Mostrando entradas con la etiqueta HUMBERTO GONZÁLEZ. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta HUMBERTO GONZÁLEZ. Mostrar todas las entradas

miércoles, 1 de febrero de 2017

El espejo del general Baduel. Por Humberto Gonzalez Briceño @humbertotweets


El espejo del general Baduel
 
Muchas veces la realidad es más espectacular que la ficción. Y en política las salvajes luchas por el poder y los ajustes de cuentas reviven y superan lo mejor de las tragedias griegas. En Venezuela, por ejemplo, aún es historia fresca los episodios de ascensos y caídas de personajes de la era chavista. Es una historia que resume lo más intenso de las oscuras pasiones como la traición, la sumisión y la venganza.

Personajes como Francisco Arias Cárdenas, Lucas Rincón Romero, Raúl Isaías Baduel, Guaicaipuro Lameda, Jorge Giordani, y Miguel Rodríguez Torres, entre otros, se han visto enredados en esa inevitable relación amor-odio que provoca el chavismo. Algunos como Arias Cárdenas y Rincón Romero rompieron temporalmente con el chavismo para luego regresar en forma humillante pidiendo clemencia. Otros como Giordani y Rodríguez Torres optaron por romper lazos con los herederos de Chávez, mas no con su modelo.

Pero en la pirámide chavista hay muchos más como Baduel, que aun probando su lealtad con el proyecto de Chávez, se vieron envueltos en irreconciliables disputas por el poder que los arrastraron a romper en forma definitiva con Chávez y el Chavismo.

Como toda secta el chavismo oficialista castiga en forma brutal todo tipo de disidencia. Pero es particularmente cruel con aquellos a quienes considera traidores. Y es que para todos los efectos y consecuencias, un traidor no es necesariamente alguien que esté conspirando contra el régimen. Basta que ese operador caiga en desgracia con la facción dominante en el gobierno, o que exprese su pensamiento propio para que sea linchado moralmente y físicamente como un traidor.

El general Raúl Isaías Baduel ha sido un ejemplo de esa ironía. Un 13 de Abril de 2002 el general Baduel lograba el consenso de la mayoría de las facciones de las FANB para rescatar a Hugo Chávez y entregarle nuevamente el poder que le había sido arrebatado con el golpe militar del 11 de Abril. La acción de Baduel lo posicionó como un líder indiscutido en las FANB. Pero su curiosidad intelectual y opiniones propias lo descubren como una amenaza latente al liderazgo de Hugo Chávez.

En muy corto tiempo, el general Baduel hizo su fantástico viaje de la gloria a la desgracia, con un final dramático que la ficción no ha podido superar. En Junio de 2006 es designado por Hugo Chávez Ministro de la Defensa. En julio de 2007 pasa a retiro. En noviembre de 2007 se pronuncia contra de la reforma Constitucional promovida por Hugo Chávez, cuya consulta perdería en noviembre de ese año. Otro día de abril del 2009 el general Baduel era arrestado por el DIM siguiendo instrucciones del Presidente Chávez por presuntos hechos de corrupción.

Hoy, a pesar de haber purgado su condena, el general Baduel es encarcelado nuevamente por presuntamente violar su libertad condicional. Además, él y su familia son perseguidos y hostigados quizás con el único propósito de disuadir a otros que consideren seguir su comportamiento. El mensaje es claro. Si esto es lo que sufre el hombre que juró con Chávez en el Samán de Güere y lo devolvió al poder, los demás que le sigan ya saben a qué atenerse y a lo que podrían exponer a sus familias.

El espejo del general Baduel es el mismo en el que se ven las caras los operadores civiles y militares del régimen. Muchos de ellos genuinamente preocupados por el colapso de la revolución, pero incapaces de expresar sus reservas por temor a correr la suerte del general Baduel.

Es imposible saber cuántos operadores del régimen sufren sentimientos encontrados y padecen estas crisis de identidad. Lo que sí está claro es que la mayoría de ellos están convencidos que no importa cuántas ofrendas de lealtad le hagan al régimen, caer en desgracia es un hecho súbito que puede ocurrir en cualquier momento. El espejo de Baduel les recuerda cada día el único motivo por el cual siguen ahí: el miedo.


Por Humberto Gonzalez Briceño @humbertotweets




domingo, 2 de octubre de 2016

Hay problemas con los militares. Por. Humberto González Briceño @humbertotweets



Hay problemas con los militares

Es cierto que las Fuerzas Armadas de hoy se han formado con gran influencia ideológica del gobierno.

Desde el principio Chávez decidió vacunarse contra la disidencia en el sector militar y desarrolló un plan perverso para poner a toda la institución a su servicio personal.

Los sucesores de Chávez heredaron igualmente el poder para someter a los militares a sus caprichos.

Para instrumentar esto los pervirtieron llevándolos a la política y a posiciones de poder donde nunca hubo control ni rendición de cuentas.

 Abrir la participación de los militares a la política fue como abrir una caja de pandora.

Nunca se sabrá lo que hay allí hasta que definitivamente esa caja se abra y de allí salga todo lo que hay.

Aunque en su mayoría los oficiales de las FANB se autodefinen como chavistas, no todos se consideran Maduristas, ni Cabellistas, ni Pesuvistas.

La diversidad de grupos y facciones que pululan en el interior de las FANB ha obligado a Maduro a prorrogar varias veces la gestión del general Padrino López para tratar de mantener cierto equilibrio entre los grupos.

Pero hoy, como ya se sabe, la situación es insostenible.

La oposicion y el rechazo de militares que se auodenotninan como chavistas en contra del gobierno es masiva, visible y casi inevitable.

Padrino López ha hecho todo lo que puede dentro de las limitaciones naturales de las circunstancias para servir de la mejor forma a Maduro.

Esto no parece ser suficiente.

No está funcionando.

Al proceso de degradación y debacle moral de las FANB por la pestilente corrupción se suma el deterioro de las condiciones materiales de los soldados en los cuarteles donde no hay comida, agua y en algunos casos ni siquiera electricidad.

La desmoralización es tal que los frecuentes y masivos casos de deserción ya no se castigan, se justifican para que los oficiales no hagan el ridículo y pierdan el respeto de los que aún quedan en los cuarteles.

Esto ocurre en el único estamento orgánico de defensa que le queda al régimen.

Si este estamento colapsa todo se viene abajo.

Padrino López no puede solo. La crisis interna de las FANB y las nuevas tareas de repartir comida que no existe han desbordado la capacidad de respuesta de este general.

El nombramiento de la Almirante Carmen Meléndez como Ministra de la Secretaría de la Presidencia de la República marca su retorno al anillo íntimo de Maduro en tiempos donde no se puede confiar ni en la sombra de uno.

Carmen Meléndez ha demostrado ser fiel y leal a Maduro y llega al gobierno para protegerlo y reforzar desde allí las labores de Padrino López.

La nueva designación de esta ex ministro de la defensa solo confirma lo que ya se sabe.

 Hay problemas en los cuarteles.




IMAGEN SUPERIOR: Cortesía de AlbaCiudad



miércoles, 3 de agosto de 2016

¿Cuánto valen las FANB? Por: HUMBERTO GONZÁLEZ. @humbertotweets



3 DE AGOSTO 2016 - 00:01

¿Cuánto valen las FANB?


Para tratar de entender el conflicto político en Venezuela es importante ponderar el valor real de cada uno de los factores. ¿Cuál es el peso específico de cada uno de los actores en escena? ¿Cuánto representa en términos de legitimidad y de eficacia política cada uno de ellos para actuar e incidir en el resultado?
La nueva Asamblea Nacional, por ejemplo, aparece revestida de indiscutible legitimidad como resultado de las últimas elecciones de 2015. Esa legitimidad significa el reconocimiento del resto de la sociedad para el desempeño de sus funciones. Pero esa misma legitimidad luce truncada por la ausencia de eficacia para hacer valer sus decisiones. El desconocimiento del poder ejecutivo y el resto de los poderes a la Asamblea Nacional han puesto a esta en situación de inoperatividad técnica. Desde este punto de vista su capacidad para incidir en el resultado del conflicto aparece disminuida.
El gobierno por su parte ve disminuida su legitimidad al obtener una contundente derrota en esas mismas elecciones y ser objeto de un rechazo continuo medido en diversos estudios de opinión. Sin embargo, a pesar de estar sustancialmente disminuido en su ascendencia social el régimen mantiene intacto su poder de coacción, todo lo cual le permite influir en el resultado del conflicto.
Pero hay otro actor del que se habla mucho y cuyo papel no se puede subestimar, ni sobreestimar. Las Fuerzas Armadas. En condiciones normales las FANB deberían ser valoradas como parte del gobierno. Pero en el caso de Venezuela la dinámica política ha permitido que las FANB actúen como un órgano deliberante y partidista. La organización como tal y sus facciones asumen posición pública frente al conflicto por lo que deben ser consideradas como otro actor político.
Pero, ¿cómo se podría medir el valor real de las FANB en el conflicto político venezolano? Esa corporación no participa como tal en elecciones. ¿Cómo determinar cuál es su peso específico? Los sondeos de opinión que se usan para evaluar la percepción de los partidos políticos dicen que las FANB caen en la categoría de las instituciones más desacreditadas y que genera menos confianza en el país. Esto podría sugerir su pérdida de legitimidad en la sociedad. Desde esta óptica podríamos concluir que su capacidad para ser una fuerza decisiva en el conflicto es muy limitada, pero esto igual podría llevarnos a subestimar su valor real.
Hay otra forma más popular de calibrar cuánto valen las FANB. Es el acceso y uso discrecional de las armas, cosa que los civiles no pueden hacer. En un sistema gobernado por leyes e instituciones públicas autónomas las Fuerzas Armadas están al servicio de toda la sociedad. Pero eso no ocurre en Venezuela donde las FANB y sus armas están al servicio del partido de gobierno.
Pareciera que el acceso y uso de la fuerza convierte a las FANB en un factor clave para el desarrollo y resolución del conflicto político. Pero esto también podría llevarnos a subestimar su valor real. ¿Cuánto, en términos políticos, valen unas FANB desacreditadas ante la sociedad por sus prácticas represivas y escándalos de corrupción? ¿Cuánto vale en términos operativos una FANB con salarios bajos y sin comida para sus tropas? ¿Cuál es el estado de la moral de los soldados al ver a sus oficiales superiores enriquecerse obscenamente con la crisis? ¿Estamos sobreestimando el valor político real de esta corporación sólo por su acceso a las armas?
No se puede subestimar ni sobrestimar el rol de las FANB en el conflicto político. Pero su acceso a las armas tampoco debería inhibir o paralizar al resto de la sociedad a la hora de ponerle límites y exigir su apego a las leyes.
Con la anuencia del alto mando militar el régimen redujo a las FANB a una entidad partidista y beligerante. Eso la convierte en un actor más de la pugna por el poder y no en el fiel de la balanza. Y aunque nadie duda de su eficacia militar para sostener por la fuerza al régimen su legitimidad y, por ende, su valor político es cada vez menor.
@humbertotweets

FUENTE: EL NACIONAL 

REMISIÓN: Maximilano Hernández

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA  Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Desde hace tiempo,   tenía la inq...