Mostrando entradas con la etiqueta Laureano Márquez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Laureano Márquez. Mostrar todas las entradas

lunes, 17 de enero de 2011

Memoria y cuenta (atrás) // Por: Laureano Márquez

 Memoria y cuenta (atrás)
Quitando éste, quedan dos.
Dos mensajes a la Asamblea Nacional del que te conté.
    Mañana por primera vez en años, Esteban tendrá que hablar frente a personas que no le son absolutamente incondicionales. Naturalmente que la bancada oficialista está en la obligación de hacer más ruido que de costumbre, aplaudir más que de costumbre y más ovaciones de pie de las de costumbre. La bancada opositora está obligada a escuchar con más respeto que de costumbre y a aguantar el chaparrón, el deslave que seguramente le caerá desde la tribuna de oradores, sin el derecho a réplica que tanto agrada al poder, cuando lo ejerce.
    Pero mañana, mañana Esteban tendrá que ver caras que le son absolutamente desagradables, público que no le va a aplaudir, rostros que no van a asentir. Eso para alguien con tanto dominio del auditorio (¡nunca tan bien dicho!), es complicado.
    Los ojos se te van siempre para el que mira feo; hacia el que, moviendo la cabeza, muestra desagrado; al que bosteza sin taparse la boca.
    Mañana es un día interesante. Es el comienzo de un entrenamiento que la gente del gobierno no había hecho en años. Sentarse al lado del que piensa diferente. Escuchar al que piensa distinto. Oír argumentos en contrario de esos que te ponen a pensar, de esos que te confrontan con el “¿y no será verdad?”.
    Mañana es la antepenúltima “memoria y cuenta”. Antepenúltima ya suena a final, a que hay algo que termina, un límite que se acerca, un vencimiento próximo, unas maletas que hay que hacer, muchas fotografías que guardar y quizá hasta muchas cosas que ir ocultando. Quizá, ¿quién quita?, a uno de los que allí estarán sentados tendrá que colocarle la banda presidencial y darle un abrazo. Mañana comienza el entrenamiento. Aunque ya estamos acostumbrados a que más que “memoria y cuenta” el tercio nos “cuenta sus memorias”… Tribilín, arañitas, La Llorona, El Silbón… seguramente, cabrá esperar una soberana mentada de madre a Insulza y a los traidores a la Patria con medio hemiciclo de pie enardecido. Todo se ha vuelto tan predecible. Nada nuevo bajo el sol…
    ¿Nada nuevo?… Sí habrá algo nuevo esta vez: La oposición allí presente le recordará a Esteban, que 52% de la población (por ahora) no está de acuerdo, no acepta, no se la cala. Le recordará que el país es más que gente aplaudiéndole a rabiar todo lo que dice. Pero, sobre todo, le recordará en esta antepenúltima memoria y cuenta, que la cuenta que verdaderamente cuenta es la regresiva que para él ha comenzado. Eso su rostro no lo podrá ocultar. Quizá sea oportuno que en ciertos momentos, mientras habla, las cámaras de TV hagan como cuando toman la palabra los diputados opositores: toma fija de la pared del fondo. Así que como diría Lázaro Papaíto Candal: ¿Y mañana?… ¡¡¡Aaay mañana!!!

¡No se lo pierdan, hermanos!…
Laureano Márquez
                                   14 de Enero, 2011

viernes, 4 de diciembre de 2009

Comenzó el bombardeo // Por: Laureano Márquez

Laureano Márquez
TalCual / ND Diciembre 4, 2009
Comenzó el bombardeo

Se ha denunciado esta semana que Colombia prepara una agresión militar a Venezuela. Muchos se lo toman a fiesta sin darse cuenta de que el bombardeo ya comenzó, claro que no se trata de una guerra tradicional, sino de una agresión bélica mucho más astuta y socarrona, al estilo Uribe, que sabe nadar y guardar la ropa. Para comenzar, quien viene, desde hace tiempo, influyendo en la quiebra de nuestro sistema productivo, propiciando invasiones de fincas y confiscaciones de tierras, mediante infiltrados en el INTI, para que dependamos cada vez más de las importaciones de productos colombianos: él.

Lo último ha sido la ruina de nuestro café. ¿A quién le puede interesar que nuestro café quiebre? La respuesta la sabe cualquier detective de pueblo: a quién beneficia el delito. “Álvaro Uribe… ¿Tú estás colando?” Este hombre ha fomentado, con poderosos lobbys y burrys, que el precio de la gasolina en Venezuela esté artificialmente bajo para propiciar el contrabando a Colombia, que él y sus allegados controlan.

¿Por qué si no se le ha visto tan frecuentemente en la frontera? Cuidando que el negocio esté bien. Hay quien incluso afirma haberle visto chupando mangueras de gasolina del lado colombiano. Aunado a esto, ha propiciado un plan de destrucción de la infraestructura nacional que es peor que un bombardeo: Ya tiene casi en ruinas la autopista (si cabe la palabra) a oriente y quiere hacer lo mismo con la Regional del Centro, que vive prácticamente colapsada.

No es casualidad: por Tazón tendrían que salir nuestros tanques rumbo a Colombia. Con la tranca que allí se forma tardaríamos meses en llegar a la frontera.Todo está fríamente calculado.

¿No les parece que de un tiempo a esta parte hay más basura en Caracas y mayor inseguridad? Pero la guinda de la torta es lo que el Presidente colombiano ha hecho esta semana con algunas instituciones financieras del país.

Estamos penetrados por la inteligencia cachaca que ha colocado hombres claves en las más altas esferas del poder para hacerse pasar por lo que el vulgo ha dado en llamar “boliburguesía”, fomentando la corrupción administrativa tradicionalmente ajena a nuestros valores nacionales.

¿Les parece casual que el único banquero que ha sido detenido, gracias a la oportuna intervención de nuestras autoridades, sea de apellido Berrueco? Para los que lo ignoran, Berruecos es una selva de Colombia, donde los antepasados de Uribe asesinaron a Sucre, para más señas. Es que el Chespirito de Nariño se las sabe todas. Pero no va a poder con nosotros.

Aquí estamos todos como un solo hombre, como siempre, nunca movidos por ambiciones personales, sino por el progreso de nuestra patria. Con Sucre, nuestros líderes patriotas y nuestros banqueros comunistas dicen: “yo no quiero para mí poder, riqueza o victoria, yo sacrifico mi gloria por la gloria del país”.






Diseño: Alberto Rodriguez Barrera

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...