Mostrando entradas con la etiqueta FMI. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta FMI. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de octubre de 2015

Las irresponsables declaraciones de Maduro (II) Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich




Las irresponsables declaraciones de Maduro
II
         La crisis económica de su gobierno ha sido uno de los temas más irresponsablemente tratado por Nicolás Maduro en sus declaraciones. El eslogan de la “guerra económica” ha sido el más repetido, pero a su vez el más ineficiente. No quiso entender, al iniciarse su período presidencial,  que era imprescindible modificar la equivocada orientación impuesta por Hugo Chávez a la supuesta Revolución Bolivariana. Definitivamente, el miedo lo paralizó. Tenía tiempo suficiente, casi dos años sin elecciones, para lograr  el  necesario consenso político que permitiera aplicar un plan de ajuste que lograra enfrentar una posible caída de los precios petroleros y la indetenible crisis económica. Es inexplicable lo que ocurrió. Soy de los que creen que Nicolás Maduro no contaba con el liderazgo necesario para enfrentarse a los diferentes grupos de poder dentro del chavismo ni mucho menos con los conocimientos  ni la experiencia requerida para manejar la crisis exitosamente.

         Nicolás Maduro decidió mantener  la misma orientación política y económica, del régimen chavista. Sin embargo, la salida del gabinete de Jorge Giordani,  Rafael Ramírez y  Miguel Rodríguez Torres parecía indicar, inicialmente, que se iban a  realizar algunas reformas. No fue así. Por el contrario, se agravaron las grandes contradicciones del modelo chavista haciéndolo aún más ineficiente y conflictivo. El control estatal de la economía se profundizó, desestimulando  aún más  la inversión privada. Para colmo ocurrió la caída de los precios petroleros En la práctica, al desaparecer la industria nacional, Venezuela se transformó progresivamente en una economía de puertos incrementando, las importaciones de manera muy importante, El concepto del Estado comunal, el cual debería haber sido, según la doctrina socialista, la base de un nuevo modelo económico sólo se transformó en un  instrumento de control social y corrupción para incrementar el clientelismo político.

La tradicional metodología de comparar las cifras económicas de un año con otro,  para evaluar, de esa manera, la situación económica de un país, no se puede aplicar en Venezuela. El Banco Central no ha publicado las correspondientes estadísticas oficiales  de los últimos años. De todas maneras, algunos economistas han logrado establecer la proyección de las más importantes cifras económicas del 2015 para poder compararlas con las del 2012, último año del gobierno de Hugo Chávez. Veamos: Producto Interno Bruto: 2012: 5,5%; 2015: 0,1 %. Inflación: 2012: 20,1%; 2015:170%. Desempleo: 2012: 6,4 %; 2015: 10,4%. Pobreza: 2012; 25,4%; 2015:48,5%. Precio barril de petróleo: 2012: 103,46 dólares; 2015: 48 dólares. Reservas Internacionales en millones de dólares: 2012: 19 mil 995; 2015: 18 mil 985. Al hacer esta comparación queda totalmente demostrada la incapacidad de Nicolás Maduro para enfrentar una crisis que, al finalizar el año 2012, ya se percibía como de suma gravedad. 

El colmo de los colmos han sido las recientes declaraciones de Nicolás Maduro: “Tengo las pruebas de que el Fondo Monetario Internacional ha recibido la visita de un grupo de tecnócratas y pelucones que le ha pedido 60.000 millones de dólares para aplicar su plan, y el FMI le ha dicho que podría prestárselo si derrocan al gobierno revolucionario”.  Realmente sorprende que un jefe de Estado se atreva a acusar de un hecho tan grave al FMI, sin medir las consecuencias. Lo que debería explicar Nicolás Maduro a los venezolanos, en vez de realizar tan absurdas acusaciones, es cómo se pudo elevar el monto de la deuda externa consolidada de la República a la escandalosa  cifra de 249 mil 455 millones de dólares, después de haber recibido  ingresos por más de un billón de dólares,  cuando en 1998, al llegar Hugo Chávez al poder, sólo adeudaba la cantidad de 28 mil 455 millones de dólares. Los responsables de haber comprometido tan gravemente el destino de Venezuela y de nuestras futuras generaciones los reconocerá la historia como los verdaderos traidores a la Patria. 

Caracas, 18 de octubre de 2015.                   

       fochoaantich@gmail.com. 
@FOchoaAntich. 

lunes, 13 de octubre de 2014

Escasez continuada. Por: José Vicente Carrasquero A.




Escasez continuada
José Vicente Carrasquero A.
La forma como el gobierno ha venido enfrentando el grave y generalizado problema de la escasez indica su absoluta disposición a obligar que sea el pueblo el que pague el altísimo precio de haber malbaratado el mayor y más prolongado ingreso de recursos de la historia del país.

La evidencia está a la vista. Hay dólares para pagar a los voraces tenedores de bonos venezolanos pero no para paliar el problema de escasez de alimentos y medicinas. Esto solo por nombrar dos sectores en los que los venezolanos se ven sometidos a una escandalosa depauperación y deterioro de su calidad de vida. 
 
Es claro que la escasez se hace presente en casi todos los rubros de una economía maltrecha y pésimamente manejada. Es así, que para el común de los mortales es imposible comprar un vehículo nuevo, conseguir un repuesto para un vehículo que tiene ya tiempo parado, un celular a precio asequible, un cepillo de dientes de los que tiene motorcito, una afeitadora, loción para después de afeitar, tintes para el cabello, cosméticos, detergente para lavar la ropa, repuestos para los ascensores y un largo etcétera que mejor detenemos aquí para no deprimirnos y no gastar todo el espacio del artículo en el inventario de cosas con las cuales ya no contamos.

No hace falta ser un brujo de altas calificaciones para saber que esta escasez es producto de un control de cambio para el cual el gobierno carece de los dólares necesarios. En este momento los estudiantes, profesores e investigadores y pensionados que viven fuera del país son víctimas de una sequía de divisas que nos pone ante el mundo como unos parias sin recursos básicos para costear ni lo más mínimo.

La escasez de dólares se nota en casi cualquier actividad de nuestra cotidianidad. La falta de repuestos impide que los camiones recolectores de basura cumplan con la muy importante labor sanitaria en momentos de presencia de enfermedades endémicas. Cuando hay una falla eléctrica local, el personal de CORPOELEC señala que no cuenta con los repuestos necesarios para solventarla. Cuando falla el servicio de internet, la compañía telefónica no cuenta con módems de repuesto. Cuando se daña el celular debe uno conformarse con un aparatico que si acaso sirve para llamar y a precios altísimos.

Los venezolanos se ven obligados a pagar precios exagerados por tener servicios de calidad mediocre. Los altos precios no resuelven el problema de la escasez que se ha hecho crónico e inentendible para los capitostes del régimen. 

Todo esto tiene una y solo una explicación. El gobierno es el único beneficiario de un férreo control de la economía en la cual inyecta billeticos de monopolio a placer. Es política de esta administración el mantener una altísima inflación. Es política revolucionaria el empobrecimiento permanente y continuado del pueblo venezolano.

Ante la escasez de ideas y conocimiento, el gobierno saca de baúl de los recuerdos la fracasada tarjeta de racionamiento de origen cubano que también hizo sufrir al pueblo chileno por allá en la década de los setenta. La tarjeta tecnológica, que en boca de un ministro, no impide ir todos los días al mercado, pero sí que compres todos los días un producto se convierte en la peor humillación que puede sufrir una persona que cree vivir en un país rico. 

Con el capta huella el mensaje del gobierno es claro y sonoro: la escasez está aquí para quedarse. Aún más: el gobierno no tiene intención alguna de liberar el control de cambio en la medida que esa política le permite arbitrar las necesidades de la gente a su conveniencia.

Como consecuencia de la insensatez revolucionaria, los venezolanos seguirán empobreciéndose cada vez más. Los venezolanos sufren el rigor típico de los paquetes neoliberales del Fondo Monetario Internacional: límite el consumo de la población para que garantice el pago a los acreedores.

Y todavía hay quien cree que tenemos un gobierno que se interesa por el pueblo.

jueves, 8 de mayo de 2014

Política y Calidad de Vida. Por: José Vicente Carrasquero A.




Política y Calidad de Vida
José Vicente Carrasquero A.
Las políticas económicas adelantadas durante los últimos años han logrado ratificar lo que muchos estudiosos de la materia habían anunciado: el socialismo real solo conduce al empobrecimiento de los ciudadanos y a una severa disminución, sino aniquilación, de la calidad de vida del pueblo en general.
Quienes se dedican al estudio de la calidad de vida, lo ven como un concepto multidimensional. Es decir, como un asunto que tiene que ser abordado desde distintos matices. La idea de este artículo es hacer un vuelo rasante sobre los distintos elementos que nos ayuden a poner en perspectiva la calidad de vida de los venezolanos.
Comenzaremos por el bienestar físico. Esto tiene que ver con dos aspectos fundamentales. Por un lado con la salud y por el otro con la seguridad física. Es evidente que la salud de las personas depende de múltiples factores siendo uno de los más importantes lo que el individuo pueda hacer por sí mismo. También entran las garantías previstas en la constitución y en donde el gobierno tiene una responsabilidad fundamental. Lo peor que le puede pasar a un venezolano es enfermarse. Los servicios de salud son precarios. El acceso a las divisas ha perjudicado también al sector privado. Las colas para operaciones obligatorias son gigantescas, la reaparición de enfermedades erradicadas como la tuberculosis o la malaria nos indican una deficiencia evidente de los servicios sanitarios.
La seguridad física es inexistente por decirlo rápido. Aquí encontramos una de las grandes fallas en política de este gobierno. La criminalidad acaba con la vida de miles de familias todos los años. Dos decenas de planes de seguridad y miles de millones de bolívares gastados, no han servido para que el venezolano esté y se sienta seguro. En esta dimensión, la calidad de vida deja mucho que desear.
En cuanto al bienestar material encontramos también una situación indeseable. La alimentación ha sido perjudicada por las políticas más nefastas que se puedan haber aplicado al sector en la historia. Pagamos las consecuencias de las expoliaciones y de la intromisión del gobierno en áreas que le son ajenas y para las cuales no está preparado. La dificultad para conseguir vivienda, ya sea propia o alquilada es de dimensiones colosales. Las políticas del gobierno han afectado gravemente este sector y los jóvenes se ven sin futuro en la satisfacción de esta necesidad. El transporte en nuestras ciudades es una calamidad. El deterioro de la infraestructura, de las unidades de transporte, las fallas recurrentes del sistema de transporte masivo son solo algunos elementos que nos hablan del sufrimiento que significa ir de un lugar a otro. Otra dimensión en la cual nos encontramos en situación indeseable.
En la dimensión del bienestar social tenemos un ámbito básicamente privado. Sin embargo, la situación de inseguridad afecta la movilización de las personas.  El pueblo ha terminado auto imponiéndose un toque de queda. Las visitas vuelven a ser telefónicas. La gente tiene miedo de andar por la calle. Por otro lado, la división política ha afectado las relaciones personales y hasta familiares. La gente evita encontrarse para no volver a discutir sobre la situación del país e inventariar las distintas causas de lo mal que estamos viviendo.
En cuanto al desarrollo de las personas y su actividad, encontramos las deficiencias del sistema educativo venezolano, cuya calidad se encuentra entre las peores del continente. Aquellos que logran obtener un título universitario se desempeñan muchas veces en áreas distintas a las asociadas con su formación. Muchos profesionales se unen mensualmente a la fuga de cerebros que azota al país y que compromete su desarrollo futuro. Las leyes que restringen la producción y el comercio afectan el desarrollo de las personas en su productividad y capacidad para generarse un mejor estándar de vida.
Todo esto se suma en lo que tiene que ver con la quinta dimensión de la calidad de vida: el bienestar emocional. Para nadie es un secreto el estado de angustia e incertidumbre en la que vive el venezolano. Todos los factores anteriores conspiran contra su autoestima. La incapacidad de satisfacer con facilidad necesidades básicas lo pone a la cola de los pueblos del continente. La dependencia de las políticas cada vez más restrictivas del gobierno hace que la gente se conciba con cada vez menos capacidad de sentirse bien consigo misma y con el entorno que las rodea.
El capital social de los venezolanos se ha agotado. La confianza interpersonal se encuentra en los peores niveles de la historia. Hay una duda permanente en cuanto a qué esperar del otro. Los valores se han trastocado de tal forma que hemos llegado a un estado de anomía que les impide  a las personas saber a qué atenerse en cualquier circunstancia.
Como podemos apreciar en este vuelo rasante, la política tiene la capacidad de afectar la calidad de vida. En nuestro caso, de una forma negativa. Las encuestas señalan un grado de insatisfacción con lo que estamos viviendo que alcanza una cifra record desde que se hacen estas mediciones, de 80%. Es decir, cuatro de cada cinco venezolanos piensa que la situación del país está mal.
No hay nada en las políticas del gobierno que augure un cambio en sentido positivo. Por el contrario, la aplicación en cámara lenta de un programa de ajustes económicos tipo FMI, permite predecir un mayor deterioro en todas las dimensiones que componen el concepto calidad de vida.
Consecuentemente, la evaluación del gobierno seguirá siendo negativa y las razones para protestar seguirán estando vigentes. La inestabilidad política y sus nefastos efectos sobre lo económico y lo social están claramente vaticinados en el corto y mediano plazo venezolano.

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias