Mostrando entradas con la etiqueta Emisora Costa del Sol. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Emisora Costa del Sol. Mostrar todas las entradas

jueves, 27 de octubre de 2016

En torno a la impopularidad actual de las Fuerzas Armadas.


En torno a la impopularidad actual de las Fuerzas Armadas

*Los venezolanos estaban muy orgullosos de sus Fuerzas Armadas hasta hace unos años.

En algún momento de los años 90, incluso entrado ya el siglo XXI, las Fuerzas Armadas venezolanas ostentaban, en todos los sondeos demoscópicos, un enorme prestigio en la opinión de los venezolanos. Aún con la carga a cuestas, por  ejemplo, del memorial de procedimientos represivos del 27 de Febrero de 1989, y de los dos pronunciamientos militares chavistas de 1992.
Con décadas alejada del debate público, sirviendo de soporte al intercambio de gobiernos civiles, en la impresión general de los venezolanos el mundo militar era el mundo de la eficiencia. Aquella opinión descansaba, en parte, en la conclusión general que ofrecía a todos la dictadura de Marcos Pérez Jiménez: una dictadura que el país quería dejar atrás, que concretó, sin embargo, la gestión administrativa más solvente del siglo XX venezolano.
El prestigio del mundo militar estuvo en los años 90 tan consolidado, que con frecuencia los gobiernos civiles de Pérez y Caldera los utilizaban para atender contingencias; huelgas generales o entuertos de emergencia. La opinión pública, que era muy crítica del proceder civil, saludaba ocasionalmente la decisión de militarizar. Los imperativos militares sugerían disciplina, orden, seriedad, apego a lo nacional.  Las Fuerzas Armadas, los medios de comunicación y la iglesia eran los sectores  más populares de la sociedad.   Sobre aquel mito del orden militar y el amor a Venezuela pudo transitar durante un tiempo Hugo Chávez en las simpatías de ciertos sectores de la clase media y la clase media popular. Transitado lo que llevamos de chavismo, ahora que el país ha sido llevado a este tormento de gestión que adelanta Nicolás Maduro, si algo ha de producir sorpresa es, precisamente, el desplome del prestigio de la institución militar. Remontadas las victorias electorales de Chávez, y el mito de su muerte, de la mano de los militares el país asiste al teatro de su propia ruina, adquiriendo alimentos de acuerdo a lo que indique el terminal de la cédula. Hoy, de acuerdo a los últimos sondeos demoscópicos, las cotas de rechazo en las Fuerzas Armadas sobrepasan casi  65 por ciento del total del país.
No se trata únicamente de algunos de algunas voluminosas historias de dolo personal y corrupción jamás investigadas. La entronización de lo militar en la gestión pública está consolidando la cultura de las colas, del burocratismo, de la migración de mercancía, de los intereses creados, del tráfico de combustible, de la minería ilegal. Cuando se discute en torno a la existencia de un estado fallido, porque las bandas de malandros ahora portan granadas, muchas veces se suspira en torno al destino y condición actual del ejército y la guardia nacional.
Los venezolanos estaban muy orgullosos de sus Fuerzas Armadas hasta hace unos años, porque no daban golpes de estado, porque sostuvieron procesos democráticos, consolidando la cultura de la libertad, honrando la voluntad popular durante estas décadas. Hoy ya no lo están. Las imposiciones militares se parecen mucho a unas cadenas y la lectura tramposa de la Constitución se está imponiendo sobre lo que piensa la mayoría.
Fuente: El Estímulo 26-10-2016




miércoles, 26 de octubre de 2016

Padrino López y Simón Bolívar Por: José Machillanda @JMachillandaP

José Machillanda: 

Padrino López y Simón Bolívar

EMISORA COSTA DEL SOL FM · 

Padrino López dominado brutalmente por su Imaginario Político Real, aquél que entiende como valor central en el individuo la fuerza-violencia, lanza en ristre como cualquier miliciano, pretende contener la gesta democrática que desde el 6D ha dispuesto la ciudadanía venezolana. Padrino López no debe entender sobre entorno interno militar, quizás tampoco conoce sobre las raíces sanas de la organización armada, y se le olvidó de todas-todas que él deviene de la sociedad. Sociedad que lo paga y a la cual regresa a rendir cuentas de acuerdo a lo que en su trayecto socio-histórico hizo como militar y hombre, quien juró frente a la bandera y con la Constitución defender la República hasta perder la vida.
Padrino López obcecado por el valor fuerza-violencia de su imaginario, no puede entender el ambiente político real que vive Venezuela pues evolucionó desde el 6E de régimen autocrático-militarista… a madurismo militarista con protagonismo del cuerpo armado. Ese cuerpo armado –nunca más estamento militar- que en el antiguo cuartel de la Academia Militar en el acto de desagravió coordinado por el Ministro de la Defensa con presencia de Nicolás Maduro pasó a ser automáticamente partido político en armas. Partido político en armas que se hizo gobierno y se apartó por completo de la poleomología, aterrizando en un menjumbre ideológico marxistoide, primitivo y anacrónico que se llama chavismo.
Es por ello que con sus expresiones telemáticas de ayer en el Zulia y su exposición leída en la mañana de hoy, le cuesta aceptar y entender que en Venezuela desde el pasado jueves cuando el CNE -institución del segundo espacio del sistema- suspendió el Referéndum Revocatorio y a partir de allí en Venezuela se vive una dictadura. Una dictadura que él no puede y no sabe diferenciar porque su razonamiento está cercano a la de un hombre de uniforme, quien entiende a la sociedad como un cuerpo en el cual se le puede mandar por la lógica vertical y por mandato, como ocurre en las instituciones cautivas donde las relaciones son de subalterno a superior. El cuerpo societal venezolano, General Padrino, constituyente del primer espacio del sistema político, desde el 6D y después del firmazo y reafirmazo del 1% demostró que la ecuación política venezolana está impuesta, obligada, a un cambio político categórico. Entiéndalo, el surgimiento de un nuevo gobierno por la vía pacífica y constitucional del voto, capaz de instalar la democracia y reconstruir un nuevo orden social. Nuevo orden social que sepulte la perversión del militarismo brutal y primitivo que ha dejado huellas dolorosas y amargas en este ensayo retrógrado y primitivo de una supuesta revolución, atada a los dictadores de La Habana ante los cuales se arrodillan los supuestos Generales de Venezuela.
El cuerpo societal venezolano, Vladimir Padrino López, tiene clara la coyuntura política que vive y está perfectamente en cuenta lo que usted dijo ayer y se atrevió leer el día de hoy. Pero aún más claro está del contenido de los artículos 2, 5, 333 y 350 de la Constitución, con lo cual está dispuesto a hacer frente a la dictadura que usted niega, hacer valer la carta de los derechos humanos de la propia Constitución, así como el ejercicio del derecho a la resistencia civil. Resistencia civil definida desde el campo de las teorías políticas como un método de lucha política colectiva, apoyada en la idea básica de que los gobiernos dependen, en último término, de la colaboración de la sociedad civil.
Y la sociedad civil en su mayoría, más del 78%, no quiere este régimen autoritario-militarista que usted irresponsablemente defiende. Lejos de la violencia, enmarcado en la Constitución vigente y con una visión prístina, seria y definitiva la sociedad civil ha solicitado un Referéndum Revocatorio. RR para terminar definitivamente el régimen oprobioso, militarista, corrupto y corrompido que preside Nicolás Maduro. Desde Nicolás Maduro pasando por todos quienes han tenido responsabilidad de la grave regresión política que vive Venezuela, tales como como hambrear al pueblo, activar la despoblación de la Nación, incrementar la criminalidad… deberán ser juzgados como un acto de justicia social y como ejemplo para que en Venezuela se destierre el militarismo y sus grandes perversiones en el ejercicio de la política.
La sociedad civil hoy y en su devenir inmediato y futuro es y será el gran actor, no la subestime General, ni mucho menos la amenace. Parece cierto recordarle que usted deviene de la sociedad civil, pero… regresa a ella. Pareciera que usted en las últimas 48 horas se le olvidó que hace muchos años en la Academia Militar de Venezuela esa que le formó, en la cual se formaban profesionales de las armas para defensa del Estado venezolano, donde bebieron de la historia militar, la sociología militar, la poleomología, la estrategia y la trenología a usted se le confundió, o se le olvidó su rol como hombre de armas y, en la coyuntura como Ministro, su responsabilidad ciudadana.
La sociedad civil está dispuesta a defender la República aún en contra de su postura impuesta por su Imaginario Político Real, que le obliga a actuar privilegiando la fuerza-violencia y no el raciocinio propio de quien entendiéndose en circunstancia como estadista, puede comprender la importancia de interpretar la Constitución sabiamente. Usted no lo ha sabido hacer, o le tiene miedo a su defensa, o está comprometido con quienes se han dispuesto a destruir una de las creaciones más importantes de uno de los hombres más grandes del mundo: Simón Bolívar.
Es original.



Dr. José Machillanda
Director de CEPPRO
@JMachillandaP


FUENTE:  EMISORA COSTA DEL SOL FM ·


COMPOSICIÓN SUPERIOR: Colage con imágenes de la Internet libre. 


NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...