Mostrando entradas con la etiqueta Guerras. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Guerras. Mostrar todas las entradas

martes, 3 de diciembre de 2019

NOMENCLATURA DE GUERRA. Por: Enrique Prieto Silva. Opinión, Venezuela.






NOMENCLATURA DE GUERRA

Enrique Prieto Silva
Lunes, 2 de diciembre de 2019
Pocos políticos partidistas militantes y apolíticos pacotilleros se han percatado del éxito que viene logrando la guerra de diferentes nombres desarrollada en el acontecer nacional, que se inició desde el comienzo de este gran percance nacional denominado “chavismo”; “la peste del siglo XXI” como lo han llamado en la gran pantalla, o la “maldición del militarismo” encumbrado en la prédica de la pos república, luego de la muerte de El Libertador.
La denominación más reciente ha sido la de “guerra del teclado”, que obviamente surgió a consecuencia del maravilloso auge de las lecciones del internet, que sin lugar a dudas, han hecho realidad la humanización encumbrada en nuestro siglo, después de enfrentarse con el desarrollo de lo grandioso de la globalización surgida con la mass media de McLujan y el excelso progreso del Microsoft de Bill Gates y Paul Allen.
Entre nosotros tomo la orientación del seudo militar Chávez, que logró encumbrar el militarismo ígneo forjado en la Escuela Superior del Ejército, cuando se dio a la tarea de iniciar el cambio de la doctrina OTAN por una vernácula que se tradujo en el bodrio que hoy tenemos. Mientras algunos militares entre los que nos contamos, luchábamos por  una doctrina propia que se forjó desde que se incorporó a la Guardia Nacional como componente fundamental en la guerra moderna y se le quiso imponer una doctrina que percibimos como el “empleo militar de la Guardia Nacional” por allá en los inicios de la década de los 70’, otros líderes de esta ballesta se dedicaron a tratar de fortalecer el liderazgo militar político, que concluyó en el “por ahora” de 1992, luego con el gozo de tener un militar presidente, hasta que se hizo el desfase constitucional que minimizó a la institución con el soplo de FAN como una sola fuerza, discriminatoria, de lo cual muchos no se han percatado y siguen creyendo que es la misma del 136 de la Constitución del 61.
  Este es el introito de nuestro segundo tomo de “La Guerra por la Paz”, que bautizamos como “Nomenclatura de Guerra”, que como decimos en su motivación, “Con la toma de posesión de la presidencia de la República de Venezuela en 1998 por el teniente coronel Hugo Chávez, se inició en Venezuela un ciclo político diferenciado de los anteriores en todos los tiempos de la historia republicana venezolana, que a la fecha ha marcado un signo de incertidumbre y hoy de fracaso entristecedor, dada la inconsistencia de su orientación política y de gobierno. Éstos, como se pensó, marcharon por la senda que condujo al país a un cataclismo tosco y lamentable, por cuanto logró reunir en una sola idea y orientación todos los poderes públicos, dirigidos en su mayoría por gobernantes y magistrados subyugados a él, quien sin empacho les reclamó cualquier desviación que tuviera de su línea, que era ninguna, pero que logró encumbrar con el calificativo pomposo de ‘revolución bolivariana’, que no es más que una idea socavada de la vieja y fracasada tendencia marxista, que a la fecha solo impera en Corea del Norte y Cuba.
Pero de mayor gravedad en esta quimérica ‘revolución’, ha sido el tinte y orientación guerrerista que dio Chávez a su ‘loco’ idealismo que mal llamó ‘bolivariano’, por ello, uno de estos rechazos ha sido precisamente el deseo de un pueblo por lograr un país en paz, que obviamente rechaza la guerra ya que hablar de revolución y de socialismo como orientación para gobernar, es recordar la historia reciente de los dos últimos siglos donde los promotores de estos regímenes han fracasado y donde el mundo político se ha oscurecido en la órbita del no querer entender la casusa del fracaso. No hay que hurgar en las causas, cuando los resultados han sido evidentes: ‘un mundo en tensión y en guerra’”.
En el orden estatal se establecen las bases estructurales para la conducción y la ejecución de las guerra, con el convencimiento de que, para evitar la guerra hay que prepararse para ella. Surge así el eslogan de que: “Para mantener la paz, hay que prepararse para la guerra” y no existen dudas, que en la relación interestatal, causar daño con fines políticos o de venganza ha sido la costumbre universal, mas no podemos verlo de esta manera, cuando nos referimos a la relación del hombre en la familia y en la sociedad.
Hay frases inolvidables, como la de Barack Obama, al aceptar el Premio Nobel de la paz cuando manifestó: “A veces la guerra es necesaria, y en cierta medida la guerra es una expresión de los sentimientos humanos”. Señaló que “Estados Unidos ha ayudado a asegurar la seguridad mundial durante más de seis décadas con la sangre de nuestros ciudadanos y la fuerza de nuestras armas”. Esto pareciera una justificación política recordando a Clausewitz, sin embargo, justifica la guerra en un país en guerra, cuando considera a Estados Unidos como una nación en guerra, declarada como tal luego del 11S, pero en Venezuela, la guerra es una ficción de amedrentamiento político injustificable que no debe existir ni siquiera como justificación de otro medio político.
Como decimos en nuestro mencionado libro “La guerra es siempre indeseada, sin embargo, en toda la historia ésta siempre ha sido el medio para dirimir cualquier tipo de disputa que, en su mayoría se derivan de conflictos por el poder o por la supremacía política y por el liderazgo en la "aldea global". La guerra es Idea que está en todas las mentes, desde la infantil, y desde los Juegos de la edad más temprana, hasta los recuerdos de senectud, por las escenas vividas o evitadas, por las conocidas o estudiadas, por las escritas o leídas.
Muchos políticos hablan de guerra y su mención inmediata es Mao Tse-Tung, sin embargo, estudiando su pensamiento hay que reconocer, que Mao concibió la guerra como un fenómeno que se da en un determinado lugar y en un momento preciso de la historia y no como algo necesario a la "naturaleza humana". Decía al respecto: "Somos partidarios de la abolición de la guerra; no deseamos la guerra. Pero la guerra solo se puede abolir mediante la guerra. Para acabar con los fusiles, se debe empuñar el fusil". "Hacer la guerra es, en general, algo malo en sí. Sólo la necesidad debe hacer emprenderla. Los combates, cualquiera que sea su naturaleza, son siempre algo funesto incluso para los vencedores; hay que librarlos cuando sea imposible hacer otra cosa". "En lo concerniente a nuestro deseo, no quisiéramos combatir ni un solo día. Pero si las circunstancias nos obligan a luchar, podemos hacerlo hasta el fin".
Analizando a Mao, tenemos que concluir que la guerra nunca servirá para resolver los problemas políticos; por ello, nunca debemos pensar en acción militar como solución política.
Nomenclatura de Guerra https://amzn.to/2MRqSlE


viernes, 13 de septiembre de 2019

Colombia recibe apoyo internacional ante desafío bélico de Maduro.




El desafiante despliegue militar que ordenó Nicolás Maduro a la frontera colombo-venezolana, acompañado de un amenazante discurso con anuncios de guerra y la retadora protección que mantiene a grupos ilegales, despertaron ya la solidaridad internacional que en los próximos días podría decidir la suerte del régimen chavista, que no sólo expulsa a su pueblo a la mendicidad sino que se convierte en un peligro para la estabilidad democrática de la región.
De esa manera acogieron Colombia y el pueblo venezolano el apoyo que recibió la denuncia presentada este miércoles por la Cancillería colombiana ante el Consejo Permanente de la OEA, y respaldada por una solicitud del presidente encargado de Venezuela, Juan Guidó, mediante el cual doce países aprobaron la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (Tiar), un pacto militar también llamado Tratado de Río, firmado por 23 países en 1947 con el fin de mantener la paz y la seguridad del continente, y en el cual “las Partes Contratantes convienen que un ataque armado por parte de cualquier Estado contra un Estado Americano, será considerado como un ataque contra todos los Estados Americanos” y, además, que en caso de conflicto entre dos o más Estados Americanos, se observará la aplicación inmediata de las medidas que se acuerden contra el país agresor en la reunión de consulta.
Y esa reunión de consulta, a la que se convocarán los cancilleres de todos los países del área, se hará la segunda quincena del presente mes, con el fin de que allí se puedan evaluar los riesgos de carácter regional que representan la posición de Nicolás Maduro y la más grave crisis migratoria de la región ocasionada por su régimen, por lo que las decisiones podrían ir desde una rotura de relaciones diplomáticas y económicas, hasta la aprobación de una intervención militar en el país vecino.
Los países que firmaron la convocatoria del órgano de consulta del Tiar fueron Colombia, Argentina, Brasil, Chile, El Salvador, EE.UU., Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, República Dominicana y Venezuela (con delegados de la oposición de Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por más 50 países).

Por orden de Maduro, desde el Aeropuerto Nacional Francisco García de Hevia, en la localidad de La Fría, estado Táchira, Venezuela, se movilizaron elementos y personal militar hacia la frontera.
Denuncia ante la OEA
La Convocatoria del Órgano de Consulta del Tiar, con doce votos a favor, cinco abstenciones y un ausente, fue aprobada luego de la extensa denuncia que hizo el ministro de Relaciones Exteriores colombiano, Carlos Holmes Trujillo, sobre los vínculos del régimen de Nicolás Maduro con organizaciones armadas ilegales como el Eln y el grupo residual anunciado por alias iván márquez y alias jesús santrich.
“Colombia viene a pedir que saquemos adelante, desde el punto de vista de las acciones, todas las medidas de cooperación para efecto de combatir eficazmente el terrorismo en un momento en el cual se anuncia una nueva amenaza, el nacimiento de un nuevo grupo narcoterrorista y ese grupo tiene el amparo de un régimen dictatorial y tiránico”, expresó el canciller colombiano.
Subrayó que “los grupos residuales, terroristas, mantienen vínculos con las autoridades venezolanas de tipo local y regional, ejecutan actividades económicas, logísticas y de control social, entrenan milicias y controlan  algunos pasos fronterizos”.
Denunció que “en los últimos tres años los grupos armados ilegales han pasado de tener una retaguardia estratégica a constituir un enclave criminal en Venezuela con el beneplácito del régimen de Nicolás Maduro. Las Farc y el Eln se han afianzado mucho más en las últimas dos décadas como resultado de sus afinidades ideológicas con los gobiernos de Chávez y Maduro e intereses económicos cada vez más superpuestos, es lo que dice el International Crisis Group en febrero de este año. El Eln es ampliamente tolerado por autoridades venezolanas y el grupo es capaz de operar con casi total impunidad gracias a los cercanos lazos que tiene con las fuerzas de seguridad, dice el Insight Crime en un informe de marzo del presente año”.
Agregó que la relación de la dictadura de Maduro con estos grupos es de mutuo beneficio, pues el régimen recibe respaldo político y control social en las zonas en las que operan, mientras que las organizaciones ilegales reciben protección, apoyo logístico, entrenamiento y armamento.
Según señaló el ministro, el relacionamiento del Eln con el régimen venezolano se da en tres niveles: estratégico, con la intervención de altos funcionarios de Maduro; operacional, con las fuerzas e instituciones de seguridad; y táctico a través de los colectivos y milicias.
También recordó que Venezuela hace movimientos de equipos bélicos en la frontera con Colombia y que “esa bravuconada corresponde a una estrategia de disuasión del régimen para responder a la presión internacional ante las evidencias de la relación de ese régimen con organizaciones narcoterroristas”.
Señaló que los jefes del Eln tienen campamentos en territorio venezolano, en tanto que los jefes de disidencias de las Farc, que anunciaron su rearme, mantenían reuniones clandestinas en territorio venezolano desde hace un año.

Colombia no habla de guerra
La tensión en la frontera colombo-venezolana es cada vez mayor. Al hambre y la miseria que se ha amontonado en inmediaciones del puente internacional Simón Bolívar y en el área metropolitana de Cúcuta, por las precarias condiciones en que llegan a Colombia los migrantes venezolanos que huyen de la crisis económica, social y política que hunde su país, se suma ahora el desplazamiento de militares y la exhibición de un poderoso arsenal con alto poder destructivo, que se ubican a escasos tres kilómetros del paso fronterizo, en el estado Táchira, además del anuncio de aviones de guerra que podrían llegar a Bogotá en apenas segundos, según Maduro, todo eso para defender la soberanía de su país ante un supuesto complot que se planea desde Colombia para asesinarlo a él y desestabilizar a su país.
“Nosotros no estamos en el plan de agredir a nadie. Pero también somos claros: Colombia no va a dejar de denunciar lo que está ocurriendo con esta dictadura”, dijo el presidente Iván Duque frente a la situación con el vecino país.
“Colombia nunca ha agredido a Venezuela, Colombia nunca ha estado en una carrera belicista; nosotros somos defensores de la democracia y de los valores democráticos”, indicó.
Por esta razón, el jefe de Estado aseguró que “la invitación respetuosa es a que las propias Naciones Unidas, sobre la evidencia que existe y, además, sobre el material que es absolutamente evidente, también puede hacer respetar no solamente la Carta de la organización, sino que también haga respetar la Resolución 1373 del organismo, que les prohíbe a los países auspiciar, promover y patrocinar terroristas en su territorio, para atentar contra otros Estados”.
Y agregó que “sobre esa base, Colombia sigue manteniendo su posición, porque nosotros ni estamos agrediendo a nadie, ni nosotros estamos haciendo provocaciones de carácter militar. Nosotros estamos defendiendo nuestro territorio, a partir del derecho internacional”.

Nueva exigencia a Cuba
En carta enviada a la Embajada de Cuba, el Gobierno de Colombia le exigió a su par de la isla la inmediata entrega de los máximos líderes del Eln que se encuentran en su territorio, antes de llevar el caso ante las máximas instancias de la ONU.
El canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, recordó que “desde enero pasado se hizo esta solicitud en relación con dos de sus máximos jefes, Nicolás Rodríguez Bautista, alias gabino, e Israel Ramírez Pineda, alias pablo beltrán, sobre quienes han sido expedidas circulares rojas, lo que impone la obligación a Cuba de dar cumplimiento al Tratado de Interpol, que ambos países han ratificado”.
De paso, el canciller expresó que Colombia respeta y dará aplicación a la Resolución 1373 del 28 de septiembre del 2001, aprobada por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, por lo cual denunciará ante las más altas instancias de la ONU a aquellos Estados que alojen, protejan, financien o permitan la circulación en su territorio de miembros de grupos que hayan cometido, cometan o planeen cometer actos terroristas en Colombia.
En el mensaje la Cancillería colombiana también hace referencia  “al  reciente anuncio público hecho por alias iván márquez, en compañía de alias jesús santrich, alias romaña, alias el paisa y otros miembros de las Farc, sobre la creación de un grupo criminal en alianza con el Eln”, cuyos máximos jefes se encuentran en Cuba, incumpliendo así con sus obligaciones de no repetición y con sus responsabilidades frente a la Justicia Especial para la Paz”.

FUENTE:  elMundo.com 

miércoles, 4 de septiembre de 2019

¡EL PLAN “B”! Por. Enrique Prieto Silva Opinión. Venezuela.











¡EL PLAN “B”!

Enrique Prieto Silva
Domingo, 01 de septiembre de 2019
La situación política venezolana ha puesto en boga el concepto de plan u opción denominado “B”, que obviamente, sería un reemplazo del plan u opción “A”, tomado este último como el tipo ideal o más sustentable, para la conducción operativa hacia un fin determinado o en cumplimiento de un objetivo.
Es muy claro y preciso el sentido interpretativo de las opciones, por cuanto se justifica el proyecto sobre bases concretas o formas de acción perfectamente implementadas, en base a suposiciones reales y concretas puesta de manifestaciones como posibilidades en la ejecución de un plan.
Nuestra intención con este escrito es dar claridad a una posible confusión existente en planificadores políticos, quienes siempre promueven para las propuestas, formas de acción que nada tienen que ver con el plan que se encara y propone, y que lo que sugieren muchas veces es la contradicción del sentido fáctico de las acciones que se prevén en el proceso de planificación, el cual puede sugerir la necesidad de prever propuesta de acciones distintas necesarias, cuando se visualizan posibles antagonismos que pudieran poner en peligro el cumplimiento del objeto establecido en el plan, dada la dificultad[M1]  que pudiera resultar cumpliendo la forma de acción que denominamos “A”.
    Asumiendo que “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, debemos aclarar que el denominado “plan B”, no es otra cosa que un plan o planteamiento diferente al que se asume con la propuesta del “plan a”; una forma de acción diferente para cumplir el objetivo, pero tomando como base que se cumplan las presunciones diferentes previsibles, que pudieran poner en peligro la ejecutoria del plan original. Esto queda muy claro en la instrucción militar, cuando se aprende que, para la elaboración de un plan de operaciones se generan varias formas de acción, considerando cada una de ellas, para ejecutar el plan considerando cada una de las presunciones previstas en la apreciación de la situación.
Para muchos, son planes obligatorios a preparar, pero para quienes conocen la técnica de la planificación, saben que conforme al estudio estratégico, cada forma de acción se elabora considerando los posibles obstáculos previstos, y cuando existen antagonismos insalvables o ineludibles, que realmente puedan hacer cambiar  la ruta en un plan. Es decir, con el inicio o marcha en la ejecución de un plan, se pueden eludir las rutas antagónicas que no ofrezcan posibilidades de rechazo real de la acción, pero no aquellas que puedan ser superadas sobre la marcha. Es lo que en la teoría militar para la conducción de operaciones se denomina “cambio a órdenes verbales”, que no es otra cosa que ese cambio de acción sobre la marcha, que habiéndose previsto su posibilidad, no generará frustraciones ni perdida de la iniciativa en el plan.
En conclusión, queremos dar luz a los pesimistas que siempre ven la posibilidad del fracaso de un plan de acción, porque no se divulga un “plan B”, o porque no se publican las posibles estrategias cuando se elabora un plan, para estar seguros de que no fracasará. ¡Craso error!, las estrategias no se deben divulgar, porque ello sería enseñar al adversario las armas de ataque, dándoles la oportunidad para cambiar su estrategia, que es también un plan contrario.
No olvidemos lo que antes dijimos: “la guerra es la continuación de la política por otros medios”, de allí, que cuando fracasa la política, generalmente viene la guerra, que al fin de cuentas, tendrá que enfrentarse con planes de guerra, continuando con la ejecución de un plan de operaciones bélicas y no creo que sea buena idea dar a luz las estrategias para enfrentar al adversario.  

@Enriqueprietos


domingo, 28 de enero de 2018

VENEZUELA: Estamos en guerra. Por Pablo Aure @pabloaure OPINIÓN. ¡Hasta cuándo!



¡Hasta cuándo!
Estamos en guerra
@pabloaure

En Venezuela estamos en guerra pero no hemos querido reconocerlo.
No es una guerra contra otros países, es una confrontación interna. En efecto, el régimen considera como enemigo interno a todo aquel que se resiste aceptar su política cuyo objetivo fundamental es perpetuarse en el poder.

Chávez llegó con aspiraciones de quedarse para siempre, lo mismo Nicolás Maduro, para ellos y sus mentores, esto es tierra conquistada.

El modelo que representa el Socialismo del Siglo XXI establece la manera de controlar la sociedad, no es el convencional, ese que está regido por el principio de la separación de poderes, donde debería prevalecer la independencia plena entre el ejecutivo, legislativo y judicial para que de esa manera se garanticen las libertades ciudadanas. No amigos, aquí hay un solo poder, que lo encarna “la revolución” y entiéndase bien: la voluntad de la revolución se expresa a través de su ventrílocuo llamado Nicolás Maduro.

En las guerras se destruye al enemigo.
Así como lo leen, en la guerra el objetivo es destruir al enemigo, por eso hemos visto ataques sistemáticos contra todo lo que considere “la revolución” como un peligro para lograr su permanencia.

Devastó los medios de comunicación libres, solo permanecen activos muy pocos que le llegan a poca gente, eso lo tiene bajo control. Lo mismo con las fuentes de producción. Deliberadamente inició una cruzada de expropiaciones de empresas en plena actividad que generaban empleos y ganancias, fincas, acabó con el sistema de salud prefiriendo contratar pólizas de seguros para que los trabajadores del sector público acudan a los centros de hospitalización privados antes que invertir en las centros hospitalarios del Estado, lo que ha causado un colapso en las clínicas privadas.

Todos tienen que depender del Estado.-
La estrategia del régimen es muy clara: minar todos los caminos que conduzcan a las libertades. El control es absoluto. No puede haber un solo venezolano que pueda considerarse libre. Todos, absolutamente todos, deben depender del Estado para subsistir.
Acaba con el efectivo y proporciona libretas de tickes, destruye las fuentes de trabajo y asigna pensiones, desaparece los alimentos y proporciona las cajas “Clap”. Promueve las elecciones pero define cuáles deben ser sus contendores.

En las guerras el fuerte exhibe su fortaleza para infundir el miedo y paralizar al enemigo. Un buen estratega escoge el terreno donde pelear. “La revolución” siempre lleva a sus enemigos al campo de batalla. Debemos decirlo: hemos sido tímidos para calificar al régimen. Nuestros temores nos impiden reconocer que estamos en guerra y querámoslo o no, todos estamos involucrados.

El régimen nos ve como soldados y dependiendo de nuestro comportamiento seremos considerados como aliados o como enemigos. Lo sabemos y preferimos callar quizá porque pensamos que nuestro silencio nos apartará de cualquier desenlace. Queremos libertad pero nos da miedo transitar por el camino de la liberación. Deseamos prosperidad pero preferimos que otros luchen. Queremos salir del régimen pero aceptamos sus estrategias para combatirlo.

Elecciones anticipadas.-
Considero una necedad abordar el tema electoral, constituye una garrafal ingenuidad imaginarnos que las guerras se acaban con eventos electorales. En las guerras gana el más fuerte, el mejor armado, el que diseñe mejor su estrategia de lucha  y no necesariamente el que tenga más soldados.

Adelantar las elecciones no es un mensaje para la oposición, ese adelanto obedece a una clara estrategia del régimen, que consiste en ratificar al “comandante de los ejércitos revolucionarios”. Maduro seguirá siendo el comandante presidente y nadie más de sus filas. No tiene ningún sentido lógico realizar unas elecciones presidenciales con nueve (9) meses de anticipación a la toma de posesión. Recordemos, de acuerdo a la Constitución los presidentes deberán tomar posesión de su cargo el 10 de enero, es decir, en este caso, Nicolás Maduro asumiría para iniciar su segundo periodo, el 10 de enero de 2019.

Tiempo de alianzas.-
Si admitimos sin ambages que estamos en guerra, tendríamos solo dos opciones: involucrarnos para enfrentar al enemigo o simplemente huir.

Ambas son absolutamente entendibles y respetables.

Lo que jamás pudiéramos entender es la conducta de muchos que piensan que siendo indiferentes es la mejor manera de subsistir, vaya que están equivocados, porque a ellos también les llegará su hora. Seguir tolerando esta situación es resignarnos a vivir como esclavos. Dejaremos de ser ciudadanos para convertirnos en individuos sin derechos y estaremos condenados a permanecer a merced de los designios del régimen.

En las guerras deben definirse estrategias, las más importantes son buscar alianzas y escoger el terreno de las confrontaciones.

En este sentido, quienes han tenido la necesidad de huir, no por miedo o por ser indiferentes sino para moverse con mayor facilidad en el terreno de las alianzas, han hecho buen trabajo. Varios países están dispuestos a ayudarnos y a unirse a las ideas libertarias. No desaprovechemos ningún espacio, la batalla no será electoral será mucho más grande que eso, esa batalla la ganará quien demuestre más poder y más armas; quien posea mayores herramientas para someter al enemigo. En lo interno hemos perdido  las batallas. El enfrentamiento siempre lo ha provocado y ganado el régimen, en lo sucesivo es indispensable evitar enfrentamientos en tanto y en cuanto no estemos seguro de nuestra victoria.

Del mismo modo como el régimen ha logrado paralizarnos infundiéndonos terror, ellos también pueden ser neutralizados si están conscientes del poderío de nuestros aliados.
Dejemos la ingenuidad y dediquémonos a buscar alianzas.       

Pablo Aure
pabloaure@gmail.com
Fecha: 28 de enero de 2018, 12:49 PM


martes, 12 de abril de 2016

La guerra que Maduro rehúye. José Vicente Carrasquero A. @botellazo




La guerra que Maduro rehúye

José Vicente Carrasquero A.

Con la misma edad que tiene el sistema político que nace en 1958, no recuerdo una época en que Venezuela haya estado tan mal como ahora. Se hace difícil escoger un tópico sobre el cual discutir. Son tantos los problemas que sufrimos los venezolanos y tantas las preocupaciones que nos asaltan el espíritu que nos parece corto cualquier espacio para analizar y sugerir soluciones.

La clase política gobernante y sus seguidores presentan una posición ante la situación del país que se parece al locus de control externo. Es decir, no asumen responsabilidad alguna sobre cualquier problema que estemos padeciendo. Por el contrario, siguiendo al pie de la letra las instrucciones de la quincalla discursiva cubana, culpan a cualquier ente externo que se les pueda ocurrir. 

Es así como el culpable de la situación económica que estamos viviendo es una supuesta guerra que no se sabe de dónde viene pero que, en todo caso, nos tiene contra la pared y con capacidad nula de reaccionar. Este argumento de la supuesta guerra económica se traduce para un analista en una dicotomía. O los políticos que usan esta excusa son mentirosos, falsos y verdaderamente desvergonzados, o extremadamente ineptos como para habiendo manejado la mayor cantidad de recursos de la historia, resultar vencidos por unos entes fantasmas que en ningún caso tenían mayor poder económico, político o social que ellos. Ya se amigo lector, su astucia lo lleva a sugerir una combinación de estas posibilidades y creo que tiene razón.

Ahora, entrando en el tema que quiero analizar, es evidente que en Venezuela hay una guerra que no se puede esconder. Es una confrontación omnipresente que mantiene a los venezolanos en zozobra. Es un combate permanente de las fuerzas del mal, armadas hasta los dientes y con una capacidad organizativa superior a la de los cuerpos de seguridad del Estado, contra los venezolanos a quienes mantiene en estado de sitio.

Esta batalla entre una delincuencia armada y una población indefensa cobró solamente en 2015 más de veintiocho mil víctimas. Miles de familias tuvieron que sufrir la pérdida de un familiar. Estos números resultan dantescos. Los venezolanos consideran el crimen uno de los problemas más grave solo comparable con el de la escasez. 
Y es que estas dos dificultades tienen una consecuencia común: atentan contra la vida. O te mueres porque fuiste víctima del hampa o te mueres porque no se consiguió el medicamento para curarte o la comida que necesitas tú o tus hijos para sobrevivir. 

Maduro, principal contador de cuentos de la nomenclatura chavista, rara vez menciona el tema. Peor aún, no califica esta tragedia que estamos viviendo como lo debe hacer: una guerra del hampa contra el pueblo. Y digo pueblo porque las cúpulas podridas gozan de los privilegios de carro, chofer, gastos de representación y guardaespaldas. 

Es así como el venezolano de a pie ha ido asumiendo que en cualquier momento tendrá un encuentro cercano del tercer tipo con un malandro que viene, cual depredador, a  confiscarle la vida. Ese venezolano está solo, inerme ante el hampón o hampones fuertemente armados. Solo le resta una última oración y un querer despedirse de ese ser querido que en algún lado está esperando su regreso.

¿Le importa este problema al chavismo? Todos los elementos a los que podemos acudir indican que no. La tasa de asesinatos no ha hecho otra cosa que aumentar durante los últimos quince años. El crecimiento es tal que dos ciudades venezolanas figuran entre las diez más peligrosas del planeta en términos de asesinatos por cada cien mil habitantes.

El gobierno de vez en cuando lanza unos operativos espasmódicos cuyos resultados quedan en evidencia por ese crecimiento indetenible del crimen. Al punto que hay bandas criminales que se apropian de territorios y los controlan a placer. Son como una especie de pequeños estados donde la ley del más fuerte se impone.

Soy de los que creo que el auge delictivo de debe a la incompetencia de una clase política cuyo compromiso con el pueblo es nulo. Seres primitivos que ven el gobernar como un mecanismo de sumisión del gobernado. No le reconocen a ese pueblo la soberanía que en él reside. Sin embargo, hay quienes plantean que el crimen es una especie de control social que el gobierno permite en la medida que le ayuda a mantener al pueblo sometido a un estado de miedo y parálisis permanente.

La segunda hipótesis tiene asidero en la orden que por cobardía dio Chávez de desarmar las policías. En su pequeñez y egoísmo pensaba el teniente coronel que esos cuerpos de seguridad tenían poder de fuego suficiente para propinarle un golpe de estado. Prefirió someter a los agentes del orden a una situación de minusvalía frente al hampa mucho mejor armada y organizada.

Los acontecimientos de los últimos meses hablan de una africanización del país. La ausencia de Estado ha llevado a los individuos a tomar la justicia por propias manos. Las escenas que ruedan por las redes sociales son verdaderamente escandalosas. Personas linchadas a golpes, hombres prendidos en fuego, individuos a los que les amputan dedos para que no vuelvan a robar, venezolanos ajusticiados por cometer fechorías. Esto aunado a las peleas en las colas para conseguir comida habla de un país venido a menos, hasta el cuarto mundo. Este es el país que los chavistas defienden y quieren para todos, siempre que ellos disfruten las mieles del poder.

De esta guerra no habla Maduro. No es buena para su maltrecha imagen. No es buena para la evaluación de su pésima gestión. Mantiene en el ministerio de interior a un general que balbucea unos galimatías que dan fe de su escasa formación para ejercer un cargo tan importante y que pone en tela de juicio el sistema de ascenso de los militares en nuestro país.

Esta guerra Maduro, está acabando con el país. También está construyendo el legado de Chávez. Un país sumido en la barbarie bajo el mando de un déspota ignorante que se empeña en no reconocer lo mal que estamos. 

@botellazo

viernes, 10 de julio de 2015

La guerra de Maduro Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich


La guerra de Maduro
Fernando Ochoa Antich.

Jugar a la guerra puede terminar siendo sumamente peligroso. Así lo muestra la historia… Sólo con recordar la tragedia que significó para el pueblo japonés el  error histórico de atacar la base naval de Pearl Harbor, es un excelente ejemplo de ese riesgo.  Permitió al gobierno de Franklin Delano Roosevelt romper el aislacionismo de su pueblo e intervenir en la Segunda Guerra Mundial. En la América Latina, el doloroso caso de la Guerra de las Malvinas debería hacernos reflexionar para no cometer los mismos errores. El 2 de abril de 1982,  los argentinos se despertaron con la noticia de que las islas Malvinas habían sido recuperadas por un sorpresivo desembarco del Ejército. El criterio estratégico que imperó fue que Inglaterra no enviaría tropas a recuperar las Islas. Craso error. El verdadero objetivo del régimen militar era fortalecerse ante el desastre económico y las graves denuncias por violación de derechos humanos. El resultado: la derrota y la muerte de cerca de 650 jóvenes argentinos.

La creación de la Zona de Defensa Integral de la Fachada Atlántica debería haber sido la respuesta necesaria ante la provocativa e intransigente posición mantenida tanto por el anterior como por el actual gobierno de la República Cooperativa de Guyana.  Lo que no es fácil de explicar es la rectificación del decreto 1787, alegando “fallas en los originales”.  La nueva versión del decreto, aparecida el 8 de junio de 2015, tras indicar las mismas coordenadas plantea “que existe un área marítima  por delimitar que será determinada  una vez se resuelva  la controversia pendiente entre la República Bolivariana de Venezuela y la República Cooperativa de Guyana según el Acuerdo de Ginebra”. Esta rectificación deja en claro que los puntos T, U, V en la práctica no existen. El colmo es que en ese mismo decreto se creó la Zona de Defensa Integral Occidental produciendo tal grado de preocupación en Colombia que su gobierno emitió una nota de protesta, la cual, según creo, no ha tenido respuesta..

Crear esta crisis con Colombia es inexplicable. Nuestras relaciones se encontraban totalmente normalizadas después de la firma del Acuerdo de San Pedro Alejandrino entre los presidentes Barco y Pérez y el reconocimiento por ambos gobierno de los principios de la bilateralidad y de la globalidad. Es verdad que las relaciones durante estos últimos años han  sido muy complejas, pero nunca los delicados enfrentamientos  se originaron por problemas limítrofes. Ahora, volvemos de nuevo al doloroso pasado que parecía superado. Regresar a tensiones militares como la  producida por la presencia de la Corbeta Caldas en aguas territoriales venezolanas no es lo más conveniente para ninguno de los dos países. Después de haber superado tan delicada situación, surgió un período realmente positivo en nuestras relaciones que permitieron fortalecer importantes vínculos económicos y comerciales. Reconstruir ese pasado reciente debería ser el objetivo del liderazgo democrático.

En verdad, Nicolás Maduro está conduciendo a Venezuela a  un delicado enfrentamiento internacional difícil de superar sin graves consecuencias para Venezuela. Lo curioso, es que se haya escogido un momento de marcada debilidad de nuestro país para provocarlo. Generar, al mismo tiempo, un incremento de tensiones militares con Guyana y Colombia no tiene sentido. Al analizar la situación con Guyana se requiere tomar en cuenta  que ese país tendrá un firme apoyo de la Comunidad del Caribe y del Reino Unido, motivado a sus estrechas relaciones históricas. Tampoco se puede olvidar la reciente reunión realizada en Jamaica entre el presidente Obama y el Caricom y las difíciles relaciones entre Venezuela y Estados Unidos. En el caso de Colombia, su potencialidad militar es similar a la de Venezuela, pero se debe considerar  como un factor fundamental sus privilegiadas relaciones con los Estados Unidos.

Lo inaceptable, como lo entiende perfectamente bien el pueblo venezolano, fue tratar de hacer creer que la maniobra de crear la Zona de Defensa Integral de la Fachada Atlántica era una respuesta a la posición de Guyana de rechazar “una solución práctica de la controversia” como lo establece el Acuerdo de Ginebra. Si hubiese sido así no se habría rectificado, de manera mucho más discreta, dicho decreto manteniendo que tres de los cuatro puntos  que definen dicha Zona Estratégica está en discusión con Guyana. En definitiva, el real objetivo de esta maniobra ha sido  tratar de obtener la mayoría en las elecciones parlamentarias. No creo que se logrará. Es demasiado el descontento nacional. Además, la experiencia de la Guerra de las Malvinas indica que es un grave error histórico diseñar una política  exterior que sólo busca satisfacer objetivos  de un gobierno en particular y no verdaderos intereses nacionales.

Caracas, 5 de julio de 2015.

@FOchoaAntich.  

martes, 2 de diciembre de 2014

Insólito: La guerra que los tomó por sorpresa. Por: José Vicente Carrasquero A.




Insólito: La guerra que los tomó por sorpresa
José Vicente Carrasquero A.
Los oficialistas han usado como argumento de gobierno las amenazas que según ellos se ciernen sobre Venezuela. Se han querido presentar ante sus seguidores como los protectores dispuestos a hacer lo que sea para defenderlos de la cantidad de enemigos que, entre otras cosas, querrían invadir al país para apoderarse de nuestras casi infinitas riquezas.

Ese discurso cargado de advertencias, la totalidad de ellas falaces, sirvió para justificar un inmenso gasto en baratijas y chatarra militar. Supuestamente contamos con unas fuerzas militares capaces de enfrentar al hipotético enemigo, el imperialismo yanqui, y de esa forma garantizar nuestra soberanía territorial.

El asunto de la guerra y de las amenazas llevó a un ¿prestigioso? conductor de un programa de VTV a cometer la atrocidad de leer un supuesto cable de noticia según el cual los inexistentes portaviones rusos y chinos acudían en defensa de Venezuela ante los disturbios que se produjeron a principios de 2014. Si quiere reír un poco viendo al personaje de marras, pinche aquí http://www.youtube.com/watch?v=UaWj5VrQ21Q
 
También asistimos a la denuncia de la fantasmagórica guerra económica que enfrentaba el país. Según estas tretas mediáticas, unos grupos traidores a la patria y con una supuesta e inconmensurable capacidad económica, torpedean los esfuerzos del gobierno para mantener los anaqueles llenos y defender el salario de los venezolanos. No hace falta ser muy avezado para darse cuenta que el gobierno perdió esta guerra fantasmal hace ya unos años. 

Y la perdió porque en realidad estas guerras solo ocurren en salas situacionales que se ocupan de crear excusas para justificar las terribles pifias de un gobierno incapaz e incompetente en materia económica.
Pero, mientras todo estos discursos belicistas tenían lugar, las salas situacionales del gobierno y de PDVSA fallaron en detectar la verdadera guerra que se estaba desarrollado desde hace años y que representa hoy la derrota definitiva del modelo económico que este gobierno se empeña en mantener.

En tierras remotas, el temido imperio gringo desarrolla un arma letal para la economía de los países petroleros. El avance de la tecnología en explotación permite extraer gas y petróleo de una roca conocida como lutita. El proceso desarrollado por los temidos enemigos imperiales se ejecutó a plena luz del día y con amplia difusión de los medios. Expertos petroleros venezolanos llevan años advirtiendo el advenimiento del petróleo de esquisto y el ascenso de los Estados Unidos al puesto del primer productor de hidrocarburos del mundo. En este video podrá apreciar el funcionamiento de la técnica http://www.youtube.com/watch?v=3S-D6NTKUSk

¿Cómo es posible que las salas situacionales del gobierno y de PDVSA no fuesen capaces de detectar estas amenazas a nuestra endeble economía?  ¿Cómo es posible que no se hayan anticipado las medidas para reducir el impacto que sobre nosotros tendría la guerra petrolera anunciada? 

Lo cierto del caso es que vivimos un momento sin precedentes en los anales de nuestra historia petrolera. Estamos a punto de quebrar con precios de petróleo que todavía son mucho mayores que los más altos que disfrutaron todos los gobiernos anteriores.

Las medidas anunciadas por Maduro son infantiles. La reducción de sueldos a capitostes del régimen no representa ni el 0,1% del presupuesto de 2015. Sería mucho más impactante al cambio de 160 bolívares por dólar americano, suspender la beca que disfruta el pretendido piloto de F1 que financia PDVSA.

Lo que nos espera a los venezolanos es una hecatombe económica de dimensiones estelares. Todo por el manejo irresponsable de unos recursos que beneficiaron a los gobiernos parásitos del socialismo del siglo 21, pero que dejaron a los venezolanos en una situación que ya no será de pobreza sino de miseria.

 El gobierno y sus personeros tienen que aprender que arrogarse responsabilidades conlleva consecuencias. No es suficiente asumir la culpa. Además hay que someterse a las sanciones que, sin duda, los venezolanos aplicarán a quienes conducen el gobierno más maula de nuestra historia.

No importa lo que haga o deje de hacer Maduro. El año 2015 será terrible pese a los anuncios del gobierno. No hay manera de escapar del costo político que la acción o la inacción del gobierno provocará. El modelo chavista fracasó tal como lo habíamos predicho durante los últimos quince años.

Lo lastimoso es que las consecuencias serán peores para quienes no disfrutamos del festín de dinero y petróleo botado en el exterior, colitas en los aviones de PDVSA ni costosas y lujosas cenas en restaurantes de Nueva York.

En los oídos me retumban todas esas acusaciones que Chávez lanzaba contra los gobiernos anteriores. Pero esta vez, aplicadas a su gobierno y los incapaces que lo sucedieron en el poder.

Lo peor, Venezuela perdió la guerra petrolera. La única que debió haber anticipado. La única para la cual debió haberse preparado.

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias