Mostrando entradas con la etiqueta RENUNCIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RENUNCIA. Mostrar todas las entradas

domingo, 22 de diciembre de 2019

Jamás imaginé que el mismo Leopoldo López desbarataría la sangre, el sudor y las lágrimas por él causadas Por: Antonio Sanchez García. A la Fracción 16J. PANAMPOST.


Anticipé que el 2019 debía ser su año, el año del fin del régimen y el año del desalojo de la tiranía. (Efe)

Jamás imaginé que el mismo Leopoldo López desbarataría la sangre, el sudor y las lágrimas por él causadas. 


Por: Antonio Sanchez García. 


A la Fracción 16J

Hace un año, cuando la oleada guaidosiana comenzaba a hacer estragos y a dominar el ambiente sociopolítico y mediático del país, preparándole una recepción a un cargo con el que el joven y desconocido diputado por el Estado Vargas y ficha dilecta del prisionero político Leopoldo López –desde que está encarcelado el líder que delega los cargos que merece en quienes están en condiciones de ejercerlos– no parecía bien dispuesto. Me cuento entre quienes le enviaron varios whatsapps, nunca contestados, instándolo a aceptar el cargo y ejercerlo con el poder que significaba contar con el mayor respaldo con el que ha contado un opositor en los tiempos que corren. Pero no contento con explicarle las perspectivas que avizoraba de su irrupción al estrellato –ser el Simón Bolívar de los nuevos tiempos y liberar a Venezuela de la sumisión y el escarnio de una inmunda dictadura– le pronosticaba el desastre que le esperaba si no cumplía con las aspiraciones que encarnaba. Y que él mismo se adelantara a formular en sus tres propósitos existenciales: fin de la “usurpación”, gobierno de transición y elecciones libres. Ninguno de los cuales adelantó un milímetro en estos 365 días próximos a cumplirse de su ilusorio mandato.
Después del 5 de enero fui más lejos. Y le anticipé que el 2019 debía ser su año, el año del fin del régimen y el año del desalojo de la tiranía. Y que no ponerse al frente de las luchas por ponerle un fin definitivo a esta tiranía significaría una vil traición. Me sentía unido a él por compartir una característica paterna: mi padre murió a los 85 años conduciendo su viejo taxi por las calles cercanas a su casa. Semiinválido y con muletas. Un hombre con unos principios morales absolutamente intraficables, comunista por vocación y un incansable luchador social por el regreso a la democracia chilena. Culto, muy culto, a su manera autodidacta. Si así no hubiera sido, yo no hubiera terminado doctorándome en Berlín. Sin haber permitido jamás un solo acto de corrupción en aquellos con quienes me he unido.
Pudimos haber tenido otro vínculo. Admiré a Leopoldo López por su infatigable voluntad de combate, reconociéndole el impulso originario con el que, negándose a acatar las órdenes de la MUD de aguantar hasta las parlamentarias, sin alterar la convivencia pacífica con el tirano –estrategia de Henry Ramos para el gradualismo con el que pretende desplazar pedazo a pedazo al tirano y consolidar esta cohabitación– se libraron las cruentas y dolorosas batallas callejeras vividas durante todo el 2014, a las que se debió el desenmascaramiento del talante tiránico y asesino del régimen ante el mundo y las simpatías despertadas urbi et orbi por quien fuera considerado el Mandela venezolano y las luchas del pueblo venezolano por él propiciadas, lográndose portadas del New York TimesLe MondeEl País y los más importantes periódicos del planeta. Así como el respaldo de grandes figuras del cine y del espectáculo. Logros de inmensa importancia, desbaratados por AD, PJ y, sorprendentemente, por la misma Voluntad Popular, con su sempiterna disposición a sacarle las patas del barro al dictador acudiendo solícitos a las mesas de diálogos y negociaciones inútiles y traicioneras. Y que llegaran al colmo de asegurarle un escaño en el Parlamento Europeo sin beberlo ni comerlo.
Jamás imaginé que el mismo Leopoldo López, a quien le dedicara en 2015 un libro jamás publicado ante el desinterés general y que recopilaba todos mis artículos del 2014 bajo el título de Corresponsal de Guerra, desbarataría la sangre, el sudor y las lágrimas por él causadas, preparando el terreno para el asalto al poder paralelo de uno de sus leales. Una operación de baja política motivada por su inconmensurable e injustificada ambición. Sin otro proyecto que desplazar a codazos a sus competidores del espectro opositor y darse por plenamente satisfecho con la inútil e inconducente diputación europea de su padre –¿habrá tomado alguna vez la palabra para denunciar la tolerancia y alcahuetería de su partido, la sociedad española y la comunidad europea con la tiranía cubana y el sátrapa venezolano?–, los monstruosos errores de su pupilo permitiendo una estafa –la convocatoria al desalojo de la tiranía, de la que fueron víctimas los principales mandatarios latinoamericanos y el propio Departamento de Estado, culminada con el acto más prostibulario cometido por un líder, su grupo y su partido, el afamado “cucutazo”–. Cuando pienso en la osadía y el descaro con los que López, Guaidó y sus “embajadores” procedieron a interrumpir las agendas de personalidades como las de Jair Bolsonaro, Iván Duque, Sebastián Piñera y Donald Trump, para hacerse presentes en una batahola sin ton ni son, me explico el menosprecio con el que hoy nos observan. Para culminar en un carnavalesco coup d’état del puente de La Carlota para sacar a López de su casa y llevárselo a la embajada de Chile y luego a la de España. Sin olvidar el empeño suyo, de su mujer y sus padres, por amoratar el caldo trayéndose al impresentable Zapatero a coser las costuras de la sexta república. Deplorable.
Confieso sentir un profundo desprecio por todas estas calamidades, pruebas de la horrible contaminación de la inmoralidad, la corrupción y el oportunismo dominantes en la sociedad venezolana desde siempre, pero llevadas al desiderátum bajo el régimen más corrupto e inmoral de nuestra historia. Nadie sabe para quién trabaja. El corrupto interinato de Guaidó y el derrumbe de Leopoldo López en la conciencia nacional son los mayores éxitos obtenidos por la tiranía. Razón que me lleva a rechazar frontalmente todo intento reeleccionista de Guaidó y el cambalache con cualquier otro diputado de esos alrededores.
Una mínima recompensa sería un mea culpa acompañado de la firma de su documento de renuncia. Lo estoy esperando.

Historiador y Filósofo de la Universidad de Chile y la Universidad Libre de Berlín Occidental. Docente en Chile, Venezuela y Alemania. Investigador del Max Planck Institut en Starnberg, Alemania
FUENTE: PANAMPOST 

domingo, 7 de agosto de 2016

Presidente Maduro, no más mentiras, renuncie Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich


Presidente Maduro,  no más mentiras, renuncie
Fernando Ochoa Antich.

         En la mañana del miércoles 3 de agosto me encontraba  reflexionando sobre el tema de mi artículo cuando escuché una  intervención de la  ministra  Gladys Requena, en la cual trató de justificar el inmenso fracaso  del régimen chavista-madurista  con la risible tesis de la Guerra Económica, la cual es dirigida, según ella, “por el imperialismo norteamericano y los apátridas de la oposición” a  través de lo que se conoce como la Guerra No Convencional. No tengo duda, que tan falaces argumentos fueron diseñados por el muy ineficiente grupo de propaganda del gobierno nacional, en el cual debe de haber algunos  cubanos enviados por los Castro para tratar de engañar a nuestro pueblo. Me impresionó, de manera particular, su total falta de imaginación. En el caso de la ministra Requena la vi totalmente fanatizada en sus creencias marxistas leninistas. Lo único cierto, es que la tragedia venezolana se ha producido por la imposición de un régimen político que siempre ha conducido a los pueblos  al hambre, a la pérdida de la libertad y a la tragedia de varias generaciones…
Nicolás Maduro debería conocer que la absurda manipulación del concepto de  Guerra Económica lo único que ha logrado es incrementar  la  indetenible caída de  su popularidad, la cual  sólo alcanza una aceptación positiva del 13 %, y la del propio Hugo Chávez  que apenas lo supera con 23,2 %. De manera sorprendente, Nicolás Maduro, en lugar de pensar en alguna solución honorable para salir del gobierno, ha diseñado una  peligrosa ofensiva política tratando de fortalecer al sector marxista-leninista del PSUV.  Esas radicales acciones pueden terminar en una tragedia nacional. Veamos: la primera, impedir por cualquier medio que el Referendo Revocatorio se realice este año y en caso que la oposición decida hacerlo el año que viene, designar al general Padrino como vicepresidente para que la oposición se desmoralice ante esa opción y prefiera que él continúe en la presidencia para no tener que enfrentar políticamente a un general y a la Fuerza Armada Nacional. Esta acción terminará en un inmenso fracaso. El Referendo Revocatorio se realizará este año. Los inaceptables retrasos del CNE no lograrán su objetivo…
La segunda acción del presidente Maduro busca enfrentar a la Asamblea Nacional hasta doblegarla. Su última gracia fue quitarle el presupuesto de funcionamiento. La respuesta de Henry Ramos Allup fue firme y decidida: “El gobierno está aprovechando cualquier cosa que esté haciendo el Parlamento para desconocerlo.  Haga lo que haga, esta  Asamblea Nacional va a seguir funcionando, así nos corten el agua, la luz o no nos paguen el sueldo”… Aparte del abuso del Tribunal Supremo de Justicia al calificar de inconstitucionales la mayoría de las leyes aprobadas por el Parlamento, ahora tratan de ilegitimar la elección de los diputados del Estado Amazona para impedir que la oposición obtenga la mayoría calificada, olvidando que esos diputados se desincorporaron por su propia voluntad para evitar que la Asamblea perdiera su legitimidad ante una medida cautelar realizada por la candidata perdedora Nicia Marina Maldonado. Ahora, la situación es distinta. Han pasado más seis meses sin que el Tribunal Supremo de Justicia haya dictado sentencia y el CNE haya convocado a una nueva elección, con lo cual ha quedado en evidencia la verdadera intención del régimen madurista..
La tercera acción de Nicolás Maduro buscó, al designar al general Néstor Luis Reverol  como ministro del Interior y Justicia, responderle a los Estados Unidos ante la decisión tomada por la Fiscal General Loretta Lynch, y ratificada por la Corte Federal del distrito Este de Nueva York, de ordenar su detención internacional por supuestas vinculaciones con el narcotráfico. No es fácil de explicar esta imprudente decisión de realizar tan cuestionado nombramiento. Pienso que realmente lo que busca es fortalecer la absurda tesis de la Guerra Económica para tratar de justificar el estruendoso fracaso del régimen chavista-madurista. Además, intenta satisfacer a un sector radical del PSUV liderado por el gobernador del estado Aragua, Tareck El Aissami. Esa irresponsable actitud puede traerle delicadas consecuencias a nuestro pueblo ya que jugar de esa manera en el campo internacional puede tener graves consecuencias. Piensen, mis amables lectores, en una sola medida. Imagínense, que en respuesta a esa provocación los Estados Unidos decidan no comprarle más petróleo a Venezuela. Nos moriríamos de hambre…
La cuarta acción se orienta a debilitar aún más la institucionalidad de la Fuerza Armada al designar a un número mayor de oficiales activos en la Administración Pública. Lo sorprendente es que el general Padrino y los actuales Altos Mandos lo acepten y evalúen positivamente conociendo  el daño que se le hace a la Institución Armada.  La  tesis de la “unión cívico militar” ha sido manipulada desde los tiempos de Hugo Chávez, ya que ese principio fundamental de la defensa nacional debe interpretarse como la integración de los ciudadanos al esfuerzo bélico, en el área de competencia de cada uno, para la defensa de la Nación, ante una amenaza externa. Las consecuencias están a la vista: la Institución Armada ha visto disminuir gravemente su prestigio y aceptación en el sentimiento popular. La quinta acción se orienta a radicalizar el régimen chavista-madurista imponiendo, de nuevo,  el fracasado Plan de la Patria y dejando sin efecto el reciente proyecto económico que buscaba reimpulsar la producción nacional mediante la inversión extranjera y el reintegro de las empresas expropiadas a sus anteriores dueños. El símbolo de esa acción fue la destitución de  Miguel Pérez Abad del ministerio de Industria y Comercio y la designación del ingeniero Carlos Faría, un reconocido marxista leninista… Presidente Maduro, los venezolanos repudian su gobierno. Renuncie…
Caracas, 7 de agosto de 2016.

fochoaantich@gmail.com

@FOchoaAntich 

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias