Mostrando entradas con la etiqueta Luis Betancourt Oteyza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Luis Betancourt Oteyza. Mostrar todas las entradas

domingo, 24 de febrero de 2013

¡Chávez está muerto! Por: Luis Betancourt Oteyza.


Excelente artículo de Luis Betancourt Oteyza:
¡Chávez está muerto!
“Alea jacta est”
La suerte está echada

El 30 de diciembre pasado, durante nuestra visita a algunos nietos en Londres, porque están por todo el mundo gracias a la diáspora que ha producido en nuestras familias la tragedia chavista, recibí la noticia de la muerte de Chávez en Cuba ocurrida alrededor de las 10 a.m. Desde entonces y hoy, 23 de febrero de 2013, he recibido, como todos, toda clase de mentiras, falsas informaciones, excusas y demás intentos de cambiar la realidad de Hugo Chávez Frías: que no volverá a mandar ni a dirigir su PSUV. La presión de los estudiantes ante la embajada de la metrópoli chavista, Cuba, obligó a los farsantes que manejan el fantasma de Chávez desde La Habana, a presentar una vieja foto familiar que nada tenía que ver con la realidad; después, se les ocurrió la acción desesperada de “traerlo”, de noche, sin recibimiento protocolar cónsono con la investidura de un presidente y declarar que lo tienen guardado en el hospital militar Carlos Arvelo. Sin embargo, no lo muestran, no declara, no se fotografía ¿Por qué? Porque no está en ningún hospital ni en Miraflores ni en la residencia oficial del ministro de la defensa, acondicionada para atender emergencia médica. No está.

Toda esta macabra comedia ha sido montada por los hermanos Castro que tienen que mantener de alguna forma, por absurda que sea, su dominio sobre Venezuela, en especial sobre sus recursos petroleros, aun a costa de poner en ridículo a todo un país, su tribunal supremo y sus FAN. Nada les importa y para su propósito cuentan con la cuerda de cómplices que lidera Nicolás Maduro, vicepresidente de un gobierno fenecido y sin capacidad de revivirse legal y constitucionalmente, con la sangre fría de un Elías Jaua, que se hace llamar canciller por obra de una firma chimba, y el desconcierto alcahuete de Diosdado Cabello, que no respeta ni hace respetar la asamblea que preside. Todos mienten y todos son cómplices del gobierno de facto, ilegal e inconstitucional que manejan desde La Habana Raúl Castro y Ramiro Valdés. Si no fueran cosas de muertos, darían risa las tonterías que inventan para soportar la engañifa que siguen. Que si Chávez no habla pero escribe; que si se reúne por horas con un gabinete que no tiene acceso a él; que está pendiente de los eventos a donde no va pero les manda versos de Neruda u opiniones sobre el cambio climático con Jaua en su papel de falso canciller ¿Será que no se les acaba el carnaval y tienen obsesión con los disfraces o el “a qué no me conoces” de nuestras queridas “negritas” de las carnestolendas?

No obstante su absurdo, el problema es serio y hasta contagioso pues han logrado convencer al ingenuo Petkoff que Chávez, y no Raúl Castro, fue el que ordenó la última devaluación, según declaro con toda seriedad en el programa “Aló Ciudadano” este jueves 21 de febrero; o ponen a Capriles ligerito a reunirse con Maduro y mandarle peticiones de estado. Es como una epidemia de sinsentidos para servir de argumento al nobel de literatura Saramago. Es una especie de complot variopinto para hacernos creer que Chávez existe, que está ahí, adonde lo mandó a poner Raúl Castro, no fueran a culparlo de su muerte y desmerecer el nuevo prestigio del aparato hospitalario cubano, fuente esperanzada de divisas para incautos turistas con malestares cuando se les cierre la yugular petrolera entregada por el chavismo a costa de reconocimiento revolucionario y socialista.

En esta parodia participan, con un desparpajo digno de payasos profesionales, los miembros del tribunal supremo de justicia, que están prestos a juramentar al invisible con caras de jugadores de póker. Se dice que ya tienen el acta parcialmente firmada, sin haber entrado al hospital, para mantener la especie que a falta de juramento oportuno el 10 de enero de 2013, según la constitución, puede el escurridizo presidente electo juramentarse en cualquier momento, como si se fuera a sacar la cédula en un operativo. No vamos, por seriedad profesional, a comentar la sentencia más tonta que se ha producido en nuestra ambidiestra jurisprudencia, pero baste decir que el momento para la juramentación de Chávez como presidente electo precluyó; y como el término parece petulante para los legos en derecho, les diré que quiere decir que no se puede, no se permite, repetir: su oportunidad constitucional fue el 10 de enero de 2013, y si el electo no pudo juramentarse ante la asamblea, por motivos sobrevenidos a ésta, ha debido coger su carro y escoltas y presentarse al tribunal supremo para que lo juramentaran. Que la excusa de lo “sobrevenido” no se refiere al electo sino a la asamblea, porque si fuere un impedimento del electo, tampoco podría trasladarse al tribunal. Elemental ¿no?

De todo esto lo más sensato, y conveniente para la paz de los venezolanos, oigan bien en Fuerte Tiuna, es entender que estamos gobernados por una tanda de farsantes, truhanes del engaño, que ocupan cargos sin legitimidad y que en cualquier momento unos jóvenes estudiantes de nuestras universidades, pero también de las academias militares, van a salir a ponerlos otra vez en evidencia, y entonces no habrá Raúl Castro que dé la cara, porque no es su estilo, y deje a todos los cómplices de esta tuerta historia de enfermedad y muerte, de chulerías y corrupción, al desnudo.

Recuerdo una anécdota del dictador Gómez, el que sembró a mi padre en La Rotunda por ocho años, luego de torturarlo salvajemente por mano de su hijo “Vicentico” en Villa Zoila, pero que dejó obra, dejó el ejército y la hacienda pública, un lactario, etc., que heredamos hasta que se metieron Fidel y Raúl a destruirnos Venezuela. Se trata de unas señoras muy pobres que vivían en alguna población aledaña a Maracay, capital gomecista del país entonces, y a las cuales el Benemérito, en sus recorridos por la zona para revisar sus toros y vacas, las visitaba y gratificaba con una morocota u otra buena generosidad, y que advertido de ello algún desalmado, de los que gracias al odio chavista hoy nos abundan, las robó y mató. El dictador ordenó su captura inclemente y al cabo de los días uno de los jefes civiles de la zona, que no podían ser sino coroneles por el encargo de cuidar al “dueño”, le comunicó, por telégrafo, que había capturado al asesino, y pedía instrucciones: si lo mantenía en ésa o lo remitía a Maracay, a lo que el delicado Benemérito respondió: “Ni lo mantenga en esa ni lo envié a ésta”. Como entenderán, el sujeto fue “desaparecido”. Pues por todo lo que vemos podemos afirmar que Chávez ni está en La Habana ni está en Caracas…

Caracas, 23 de febrero de 2013
Luis Betancourt Oteyza (*)
IMAGEN SUPERIOR:   
Para los estudiantes. Remitida por Silvia Schanely de Suárez
FUENTE ORIGINAL DEL TEXTO:  
 Joaquin Chaffardet (@) /

Abogado venezolano nacido en Caracas, de la Universidad Central de Venezuela, con postgrado en Derecho Constitucional y Ciencias Políticas de la Universidad de Paris, Francia. Socialcristiano con trayectoria en el partido COPEI y actualmente, sin actividad partidista, dedicado al ejercicio privado de la profesión y al rescate del Estado de Derecho y la vida en libertad para Venezuela. 

miércoles, 5 de diciembre de 2012

¡QUE RENUNCIE YA! Por: Luis Betancourt Oteyza.




¡QUE RENUNCIE YA!

“Unidad no es confusión, ni solidaridad es complicidad”
Exclamación de copeyanos
 contra la avalancha pragmática del “Tigre”  Eduardo Fernández”

Hugo Chávez se fue a La Habana y no ha vuelto más. Se fue entre gallos y medianoche, como es el estilo de quienes se esconden en los momentos de aprieto. Como excusa de su nuevo viaje se nos han dicho mentiras, como siempre. Se nos habla de tratamientos hiperbólicos que al final resultan bolserías que no sirven para nada en el caso de enfermos terminales de cáncer. El hecho es que no pudo asistir a la última vergüenza de nuestras FAN: la celebración del acto de felonía que se cebó en la propia Academia de los pilotos que volaban ese 27 de noviembre de 1992, como manifestación de un odio inculcado a la que les sirvió de Alma Mater, la negación de la cordura y la nobleza. En aquella fecha luctuosa, como bien la calificó Fernando Ochoa Antich, se perdió un avión, un Bronco, que se estrelló sobre La Carlota en Caracas; en la celebración frustrada estrellaron 4: dos Broncos la víspera, un transporte chino antiimperialista del nuevo Imperio chino y un helicóptero Cougar, de factura francesa ¡Un éxito militar, para unos militares sin vergüenza! Pero lo más resaltante fueron las palabras rastreras del marino ministro del ramo, una vergüenza mayor. No sé si en el interior de las FAN han considerado estos hechos y si les parecen propios de oficiales profesionales y serios, espero que no.
Paralelamente a estas anécdotas, la sociedad asiste a un sainete que escenifican oficialistas y opositores mientras el país se anarquiza cada vez más, se hunde en la anomia, se desarticula como Estado y empieza a verse amenazada la Nación. Nunca Venezuela había llegado a los extremos trágicos de hoy; ni siquiera durante los más peligrosos y sangrientos conflictos armados del siglo XIX. Aquellas fueron batallas a machete entre peones de haciendas comandadas por generales “repollo”, pero comandados al fin. Lo que vivimos hoy es un “sálvese quien pueda”, mientras, los llamados a dirigir los dos sectores de la población parecen estar pendientes del sexo de los ángeles: las elecciones regionales. De ellos definitivamente no saldrá ni la paz ni la solución para los venezolanos.
El problema central es Hugo Chávez; enfermo terminal, incapaz de dirigir nada ni retomar el impulso del proceso de destrucción que inició en 1992. Sus cómplices, en el gobierno, Asamblea, TSJ y tribunales, Fiscalía, Contraloría, Defensoría, FAN y CNE, siguen la inercia de los acontecimientos con el audaz cálculo que la muerte de su líder les permitirá mantener su poder por un tiempo, o al menos salvar las bienhechurías mal habidas. Muchos han tomado sus previsiones, como lo intentó la familia Gadhafi, y han colocado a resguardo “ahorros”, mientras otros invierten por mampuesto en quintas y haciendas, en espera de que luego de la tormenta escampe, como tantas veces ha ocurrido en Venezuela. Todos cavilan pero con ánimo.
Mientras tanto, los que se oponen al chavismo juegan a las posiciones menores del Estado en manos de un árbitro espurio, tramposo, parcial y descarado con la esperanza de que esta vez les permitan mejores resultados que en la anterior. Para no enrarecer demasiado el ambiente deportivo que se han diseñado, hacen votos para que “…la persona del Jefe del Estado recobre su salud plenamente.”, como reza el comunicado de la MUD recogido por la prensa el 28 de noviembre pasado. Me pregunto: ¿Para qué quieren que recobre la salud quien ha destruido las instituciones de la patria, anulada su soberanía en entrega insólita al Tirano cubano, despilfarrado la mejor oportunidad de desarrollo que ha tenido Venezuela desde 1830, encarcelado y torturado a hombres y mujeres dignas sin piedad ni justicia, destruidas sus honorables Fuerzas Armadas, alcahueteado la narcoguerrilla en nuestro suelo, sembrado el mapa de cadáveres con el estímulo del resentimiento y el odio entre venezolanos? ¿Para qué? ¿Se lo creerán ellos? ¿Por qué estos ejercicios de  “pierde tiempo”?
¿Qué hay detrás de todas estas maromas, de lado y lado?
Aquí lo que se impone es la exigencia al presidente que renuncie, que ya está bien; el nombramiento de un nuevo CNE, serio, imparcial y honesto que purgue el REP, regale las máquinas de votar a las loterías, que es para lo que se diseñaron, y organice una renovación general y total de las Instituciones. ¿Qué eso no es posible con el juego actual? ¡Claro que no! Por eso hace falta otra vez una Junta Patriótica ¡Ya basta!
Caracas, 4 de diciembre de 2012                                
  
Luis Betancourt Oteyza

IMAGEN SUPERIOR: 
Abogado venezolano nacido en Caracas, de la Universidad Central de Venezuela, con postgrado en Derecho Constitucional y Ciencias Políticas de la Universidad de Paris, Francia. Socialcristiano con trayectoria en el partido COPEI y actualmente, sin actividad partidista, dedicado al ejercicio privado de la profesión y al rescate del Estado de Derecho y la vida en libertad para Venezuela.







OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias