Mostrando entradas con la etiqueta Luis Ugalde. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Luis Ugalde. Mostrar todas las entradas

viernes, 30 de noviembre de 2018

Gobierno de transición y elección presidencial. Por: Luis Ugalde. #Opinión #Venezuela @elucabista

Gobierno de transición y elección presidencial

El sacerdote jesuita, Luis Ugalde, llama a los actores políticos y sociales a prepararse para la designación por consenso de una junta provisional de gobierno, que deberá ser nombrada por la Asamblea Nacional el 10 de enero ante el vencimiento del período presidencial de Nicolás Maduro

Luis Ugalde

Elección presidencial. No puede haber democracia sin elección democrática, por eso el 10 de enero de 2019 no habrá presidente electo. Sabemos que el desempeño presidencial actual es dictatorial y está decidido a imponer por la fuerza su continuación por seis años más. Pero Venezuela entera quiere salir de este infierno  donde la inflación de más de 1.000.000% pulveriza todo salario y hace que la vida sea catastrófica, atrapada por la debacle de todos los servicios públicos y por la corrupción sin límites, mientras se hunde la producción y la gran mayoría (más del 80%) está en la pobreza. Ninguna palabra engañosa del gobierno podrá ocultar esta tragedia.

 Gobierno Civil de Transición. Para salir de ese gobierno impuesto e ilegítimo, hay que unir la protesta interna y la presión internacional por un Gobierno de Transición para la inmediata (enero 2019) apertura a los cambios económico-sociales, la reconstitucionalización de la política  (reconocimiento de la AN, separación de poderes…) y la rápida creación de las condiciones democráticas para la elección presidencial que, según la Constitución debería hacerse a fines de 2018, es decir en estos días de noviembre-diciembre. 

El reciente (26-11-18), extraordinario y esperanzador Congreso Nacional Venezuela Libre incluye en su MANIFIESTO las tareas fundamentales del Gobierno de Transición para responder a la tragedia nacional con medidas inmediatas, al mismo tiempo que adelanta los cambios y ruta para unas elecciones justas democráticas y confiables antes de finalizar el año 2019. (Legalización de los partidos y candidatos, cese de su persecución, liberación de los presos políticos, regreso de los exiliados, cambio del CNE, cese de la ilegitima ANC, separación de poderes de los poderes y atribuciones constitucionales de la legítima AN y otros muchos puntos indispensables También parece necesario establecer doble vuelta electoral para la elección presidencial (con primarias o sin ellas, según se vea conveniente) y un período de 4 años con una sola reelección posible.

Medidas urgentes y apoyo internacional. Transición con medidas económico-sociales inmediatas para atajar la hiperinflación y el gasto público financiado con dinero inorgánico; fomento de la producción y de la inversión con garantías jurídicas; rescate del poder adquisitivo del salario, sustitución  de cuatro o cinco de los programas sociales (“misiones”) más necesarios con desarrollo de políticas eficientes de compensación económica. Movilización educativa con medidas excepcionales de emergencia y nuevo clima de cooperación en las escuelas con verdadera sinergia entre familia, sociedad y Estado… A lo largo de 2019 debe desarrollarse la transparencia con información veraz de los grandes saqueos y rescate (en lo posible) de miles de millones de dólares robados.

No es posible salir de esta situación de muerte sin una fuerte ayuda internacional que no llegará con el actual gobierno porque ni tiene  voluntad ni capacidad para hacer el cambio. Desde el comienzo del Gobierno de Transición se necesita un firme apoyo internacional humanitario en medicinas, alimentación, medidas de colaboración como refinanciamiento de la deuda, préstamos…  y requiere plena apertura y transparencia internacional.

En la formación del gobierno de transición tiene un papel central la legítima AN y en su integración debe haber una decidida y creíble participación del mundo empresarial, de la Fuerza Armada democrática, de una mujer destacada en las luchas sociales o en el mundo laboral  y de alguna persona significativa del “proceso”; todos decididos y con compromiso previo sobre las medidas básicas y las elecciones democráticas, con un modelo económico capaz de conseguir un fuerte apoyo internacional y estimular la producción nacional e inversión recuperadora. El presidente de la Junta no podrá ser candidato en las primeras elecciones  presidenciales.

Negociación. Para lograr eso es imprescindible una gran presión interna y externa  combinada con la negociación concreta para la salida del gobierno y  la transición con cambio de modelo, reposición de la Constitución y elecciones democráticas con condiciones y garantías internacionales. En esa negociación no deben participar aquellos actores internacionales desprestigiados por la forma en que participaron en los anteriores “diálogos”. Hace falta sí un acompañamiento internacional de  gobiernos confiables. Será también imprescindible la justicia transicional explicando a la población cómo hay que evitar la impunidad de delitos graves sin caer en la venganza y en linchamientos que dividan más al país y dificulten la reconstrucción.

Todo esto requiere (y a su vez produce) un renacer espiritual de reconciliación y de reencuentro solidario, promovidos desde ahora para que, en medio de la dureza de la situación, tengamos una FELIZ NAVIDAD con una verdadera experiencia de “Dios con nosotros”, presente en el pesebre de Belén y en el renacer solidario en toda la sociedad venezolana.

Pensemos desde ahora en los pasos para crear la Junta de Gobierno de Transición, de modo que el 5 de enero la elección de la presidencia de la AN respete los acuerdos establecidos y al mismo tiempo prevea la persona idónea para presidir pocos días después el gobierno de transición cuyas tareas son precisas y urgentes. Un presidente de transición (con una Junta) que renuncie a ser candidato a las siguientes elecciones, con capacidad, amplitud y voluntad para lograr una unidad superior para que Venezuela renazca de sus cenizas. Los diversos partidos deberán darle un fuerte apoyo, pero sus posibles candidatos se reservarán para las elecciones democráticas venideras, una vez restablecidas todas las condiciones para que sean libres, justas y transparentes.

FUENTE: EL UCABISTA 

Twitter: @elucabista


viernes, 5 de octubre de 2018

Rotundo NO a la constitución comunista. Por: Luis Ugalde #OPINIÓN #Venezuela

04 DE OCTUBRE DE 2018 12:12 AM

Rotundo NO a la constitución comunista

Por: Luis Ugalde
El Gobierno hace mucho tiempo que se divorció  de la Constitución vigente. Para imponer su “revolución socialista” en 2007 trató de sustituirla por una cubanoide dictatorial. Pero fue derrotado, gracias al valiente y decidido liderazgo estudiantil y a algunos mandos de la Fuerza Armada que llevaron al enfurecido Chávez a respetar el resultado.

Dictadura tiránica En la larga década siguiente el régimen decidió imponer sus intereses y metas, violando la Constitución cuantas veces fuera necesario. La violación de las violaciones fue la espuria creación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC): ¡Supraconstitucional, monocolor y por 4 años, prorrogables si les conviene! Esa ANC por encima de todo lo electo y constituido viene ejerciendo el poder Judicial, Legislativo, Ejecutivo, Electoral… y en  los dos últimos años ha quedado a la vista del mundo la naturaleza dictatorial del régimen. Una dictadura que además demostró su total incapacidad de gerenciar el bien de la sociedad y se convirtió en promotora y defensora armada del mal común: hambre, enfermedad, persecución, cárcel, exilio de millones, secuestro salarial, infierno de los servicios públicos (agua, luz, seguridad, transporte…). Todo esto con voluntad  y mecanismos para perpetuarse por inhabilitación de los rivales y de los partidos opositores. Ante este dramático cuadro, millones de venezolanos  salen en estampida hacia las fronteras de exilio doloroso. El régimen es dictadura y tiranía, pero todavía a los demócratas nos queda la posibilidad de esgrimir formalmente la vigente Constitución de 1999.

La nueva constitución comunista. Ahora, sin transparencia ni información, el régimen quiere imponer su nueva constitución eliminando definitivamente la vigente. Quiere implantar su legalidad dictatorial e imponernos el “deber” constitucional de acatar la  tiranía so pena de perseguirnos como subversivos. Con todo, por ahora somos defensores de los derechos humanos y estamos constitucionalmente (art. 333 y 350) obligados a salir de este gobierno.  Pero si callamos y no impedimos la imposición de la nueva constitución cocinada clandestinamente, con ella la tiranía cerrará la puerta y obligará a los súbditos a defenderla, como en Cuba.

Rotundo NO. En esta terrible encrucijada toda Venezuela debe levantarse  con un rotundo y sonoro NO, sin grietas ni divisiones entre partidos y líderes, para impedir por todos los medios éticos la imposición de la nueva Constitución, que la tienen escondida para caernos como ladrón de noche, si  nos ven distraídos, apáticos y divididos. Dicen que a primeros de diciembre nos sorprenderán con el referéndum, acompañado de nuevas dádivas económicas, que serán ilusión para hoy y más hambre para mañana. Otros serviles de la  tiranía  defienden como más seguro que la ANC elimine la Constitución de 1999, sin correr el riesgo de fracasar en el referéndum; su máximo beneficio a menor costo.

Esto es de tal gravedad que todos los demócratas defensores  de la libertad debemos estar preparados para levantarnos unánimemente e impedir esa monstruosidad. Millones de opositores y de chavistas originarios, trabajadores, empresarios, estudiantes, vecinos, miembros de universidades, gremios, asociaciones, iglesias… y todo el mundo exterior solidario con la tragedia venezolana y su agonizante democracia, debemos organizarnos desde ahora y movilizarnos contra la nueva Constitución cubanoide, sin esperar a que nos sorprendan, ni dormir hasta el día del referéndum. Si la tiranía siente que hay claridad y unidad en la oposición, no se arriesgará con el suicida cambio de la Constitución. Si a pesar de esa resistencia, se llegare al Referéndum, todo el país tendrá que moverse para defender la Constitución de 1999, como el último y definitivo baluarte. Aunque más adelante tengamos que cambiar en ella asuntos -como la reelección presidencial indefinida, la duración de sus períodos - y promover la descentralización, la Asamblea bicameral etc. Millones de chavistas no maduristas y de opositores movilizados  por la tragedia social que vivimos y unidos para impedir la imposición de la constitución dictatorial comunista, elaborada para cerrar con candado la puerta hacia la libertad, la democracia y la prosperidad esperanzada.
Caracas, martes 2 de octubre de 2018.

FUENTE: EL NACIONAL 

IMAGEN SUPERIOR: Wikipedia 

sábado, 28 de febrero de 2015

Transición somos todos. Por: SJ. LUIS UGALDE

autro image
SJ. LUIS UGALDE

Transición somos todos


“El plan era eliminarme a mí simultáneo al ataque a Siria para anular
 este portento moral y político que es Venezuela”(N. Maduro, 2014).

“…Sintió pena por la gente que se veía obligada a sembrar plátanos en sus jardines, esperanzados de comer un poco más de lo que la pobreza del racionamiento permitía. (…) No era el bloqueo el que producía la escasez de viandas, que se cultivaban en el país, sino la burocratización total del país que convertía a los plantadores en empleados del Estado y hacía que estos se despreocuparan por completo de las cosechas (…) el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, (…) no podía explicar la escasez general de alimentos que antes el país no sólo producía lo suficiente sino que llegaba a exportarlos. Se dio cuenta de que este pensamiento, de ser expresado de viva voz, sería tildado enseguida de contrarrevolucionario en cualquier centro oficial”.
No es Venezuela, es la Cuba de hace medio siglo en la pluma del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, recordando su esquizofrenia en 1965 y la de sus compañeros, funcionarios atrapados entre los restos del entusiasmo revolucionario de ayer y la brutal  pobreza y dictadura de hoy, donde el fuego de la esperanza se volvía cenizas. Rodeados de creciente miseria, a escondidas y en susurros, iban enterándose de cómo unos compañeros revolucionarios eran delatados por otros y sepultados en la cárcel de La Cabaña, si no lograban escaparse al exilio antes de que se cerrara la última puerta. Lo que soñaron como vida, al amanecer lo reconocieron como cenizas de muerte, cárcel, silencio y servidumbre, con doble moral institucionalizada.
Ya –ni allá ni aquí– nadie cree en el idealismo socialista, todo se reduce a sobrevivir en el poder al precio que sea, asediados por la propia incapacidad, demagogia y cinismo “revolucionarios”, millonarios armados que entronizan la pobreza nacional. La represión, las armas y el militarismo suplen la falta de apoyo de la gran mayoría; película estalinista repetida en la “revolución cubana” donde al inicial sueño de la libertad  y justicia le nacen rejas por todas partes.
¿Alternativa? Sincerarnos con la realidad y tomar en serio y con indignación los derechos humanos perdidos, y reafirmar activamente la vida digna, el amor a Venezuela y a la violada Constitución, renunciando a un modelo “socialista-estatista” que necesariamente lleva a la miseria  y cárcel nacional. Es la vía para que la muchedumbre cerque a una minoría aferrada al poder que endurece los golpes dictatoriales, inventa magnicidios, convierte a los opositores en criminales, apresa a líderes como Ledezma, amenaza a María Corina Machado y Julio Borges…, mantiene arbitrariamente preso a Leopoldo López y a decenas de jóvenes luchadores por la democracia, los maltrata en las mazmorras y los criminaliza con acusaciones inventadas. Todo esto rodeado de miseria creciente reflejada en las colas y en los estantes vacíos…
¿Alternativa democrática? La unión de una inmensa fuerza sin armas; unión para denunciar, para romper el cerco comunicacional y para actuar. Las armas, la represión y la manipulación comunicacional las tiene el régimen, pero ya carece de gente y de esperanza. Enfrente, el nuevo camino de esperanza realista, basada no en promesas al viento de la ilusión, sino en la dura realidad actual y las potencialidades productivas y el espíritu creativo hoy reprimidos.Transición somos todos en esta catástrofe nacional, excepto quienes se aferran a su represivo poder dictatorial. Unir a Venezuela (85% de los venezolanos, víctimas en uno y otro lado) en torno a las denuncias y a las propuestas alternativas y un triunfo electoral en las parlamentarias de este año, tan contundente que al gobierno decadente se vea obligado a reconocer que él y su modelo están derrotados. Es el camino que hay que presentar con coherencia, claridad, sin mezquindades ni dobles rostros que confunden, y con la puerta abierta a muchos que del lado del gobierno vienen con la esperanza perdida.
La cuaresma cristiana es camino de austeridad y cruz, centrado en la esperanza de la Resurrección y nueva vida. Muerta la esperanza en el falso paraíso marxista afirmemos la esperanza en nuestra dignidad, capacidades, unión y creatividad para abrir un nuevo camino para una nueva Venezuela. 
FUENTE: El Nacional

REMISIÓN: Jesús Hung.

viernes, 6 de septiembre de 2013

¿Corrupción invencible? Por: Luis Ugalde.



5 de septiembre 2013 - 00:01
Luis Ugalde.
¿Corrupción invencible?
El político Gonzalo Barrios hace unas décadas sentenció agudamente que en Venezuela se roba porque no hay razones para no hacerlo. Lamentablemente, los hechos parecían darle la razón. Más adelante, un Presidente desde su solemne tribuna “revolucionaria” afirmó que en Venezuela muchos tenían justificadas razones para robar. Ahora, desde el Gobierno, se dice: “Si no acabamos con la corrupción, ella acabará con nosotros”. ¿O ya lo hizo?
Es un chiste decir que Maduro y su predecesor no han podido combatir la corrupción  porque la población y la Asamblea Nacional no les han dado un especial poder habilitante para legislar.
Corrupción no es solamente el robo, es también el nepotismo que ha florecido de manera frondosa y descarada en los últimos años, empezando por la familia presidencial. Corrupción es el nombramiento de personas incompetentes e ineptas para los cargos por el mero hecho de ser leales a la “revolución”. En consecuencia, en sus manos se hundirá esa empresa, ministerio o instituto. Corrupción es apropiarse del poder judicial para ayudar a los míos y a la “revolución”, y perseguir a los otros. Corrupción es despojar a la mitad del país de su condición respetable por no ser del partido oficial, ni comulgar con el fracasado modelo soviético-cubano, y es elaborar listas para expulsarlos de su trabajo y convertirlos en delincuentes “fascistas” y “lacayos del imperialismo”. Corrupción es desviar los ingresos petroleros en lugar de invertirlos para incrementar la capacidad productiva nacional de bienes y servicios prioritarios y generar más trabajo fructífero. Corrupción es no producir para 70% más pobre del país una educación de calidad que les permita salir de la pobreza y disuadir a los que tienen vocación de educadores con una descalificada carrera y pobremente remunerada; es dejar que los hospitales públicos se caigan a pedazos, abandonar las políticas de salud, pagar una miseria al personal y empujar a los médicos fuera del país. Corrupción es tratar los bienes públicos como botín privado de un grupo que se los apropia para sí y los suyos, y con especiales facilidades e impunidad para los que ejercen altos puestos.
La corrupción no es una fatalidad sino la falta de voluntad eficaz y competente para vencerla por su carencia de virtudes públicas, transparencia y sanciones. Cuando la sociedad y las empresas están ante funcionarios que se compran y venden, la corrupción se vuelve ley porque, como dijo Guzmán Blanco: “Aquí ningún negocio prospera sin mi bendición, ni fracasa si yo participo y respaldo”. La oscuridad y falta de transparencia, cultivadas sistemáticamente en las finanzas y presupuestos multimillonarios son criaderos de corruptos. Si además le preparamos el piso cultural haciendo creer que somos un país riquísimo, donde lo público no cuesta sino que llueve del cielo, fomentamos la cultura del saqueo y de la corrupción.
Si los recursos son abundantes como el aire, no es delito despilfarrar, sin ahorrar, invertir, sin  crear, sin rendir cuentas, sin producir ni administrar bien. Éste es el mejor terreno para que la población tolere y cultive la corrupción y la apropiación de lo público, siempre que se deje algo para los demás. Corrupción es impedir que se enseñe en la escuela el “no matarás”, “no robarás”, “amarás al prójimo como a ti mismo”; es también anunciar una Constitución como “la mejor del mundo” y violarla cuando impide adueñarse del poder y perpetuarse en él. Corrupción es obligar a los medios de comunicación social a deformar y ocultar la realidad o vender lo falso como verdadero.
Se me acaba la página y no puedo mencionar los cientos y cientos de casos escandalosos y multimillonarios que se han denunciado y no han sido investigados porque son de “nuestro bando” (ver el Estado Delincuente de Carlos Tablante y Marcos Tarre Briceño).
¿No les parece una tomadura de pelo decir que con todo esto el Ejecutivo nada puede hacer sin poderes especiales “habilitantes” para el Presidente y si la Asamblea no le concede sus funciones de legislar? ¿No sería mejor que renunciara si no puede?
La primera fuente de anticorrupción es la responsabilidad ciudadana y el respeto a la dignidad de los venezolanos con la profunda convicción de que los actos de robo, corrupción y asesinato son atentados a la vida digna de los venezolanos, sobre todo de los más pobres. Es lamentable que estas cosas tan sencillas y evidentes se conviertan en politiquería y nos quieran tapar el sol con un dedo. 

FUENTE: El Nacional

martes, 12 de abril de 2011

AYUNO NACIONAL // Por: Luis Ugalde


AYUNO NACIONAL

La Cuaresma es tiempo de reflexión y de ayuno. ¿Pero qué ayuno? La liturgia del Miércoles de Ceniza nos advierte sobre la hipocresía que corrompe tres actitudes espirituales muy loables y necesarias.

Jesús dice: No den limosna a son de trompeta por calles y sinagogas, como los hipócritas; no hagan oración ostentosamente para que los alaben; no ayunen vestidos de saco y ceniza para que la gente note que están ayunando.

Por el contrario, oren de verdad en el interior de su corazón, que tu limosna quede en secreto y que por tu cara alegre y vestido festivo la gente no sepa que estás ayunando, "sino tu Padre que está en lo secreto" (Mat. 6 1-18).

¡Cuánta palabra, anuncio, cadena y promesa! para ocultar nuestra triste realidad y dar la falsa impresión de que el Gobierno se desvive por los pobres y estos se lo creen. La política siempre es un torrente de promesas. En parte es inevitable y no es malo si van preñadas de realidades y proyectos, pero estamos llegando a extremos inauditos de hipocresía que, con la palabra "revolución", quieren tapar las vergüenzas de la realidad desnuda. Ante la universidad que está en quiebra y el país que tiembla por el secuestro y la inseguridad, se anuncian leyes "revolucionarias" y operativos para impresionar. Terrible nos parece el encadenamiento de las cadenas bilingües con los chinos para causar la ilusión de que los asiáticos no dejarán una familia sin vivienda digna. Se denuncia la corrupción, pero se silencia el escándalo multimillonario del señor Illaramendi con los fondos de jubilación de Pdvsa; un gobierno honesto empezaría con la renuncia o destitución del ministro Ramírez.

Muchos creyeron que la revolución de Gadafi iba en serio con su Libro verde; pero ya no es posible ignorar que este criminal lleva más de 40 años transfiriendo el petróleo nacional a sus cuentas multimillonarias, mientras 40% de los jóvenes no tiene empleo y a los pobres de su país los bombardea si dejan de adorarlo.

La Cuaresma es una actitud espiritual de honestidad ante Dios y de mirada limpia al prójimo.

Gobierno y oposición tienen que sincerarse en esta emergencia nacional con la educación y la producción deprimidas, el clamor contra la descarada corrupción multimillonaria y el rescate de las empresas básicas de petróleo, petroquímica, aluminio, hierro, electricidad, alimentos...

El segundo día de Cuaresma la Iglesia nos invita a meditar la lectura del profeta Isaías, en la que 700 años antes de Cristo aparece gente religiosa hipócrita reclamando a Dios porque no escucha sus oraciones ni acoge sus ayunos. El profeta airado responde: Dios no los escucha porque mientras ayunan y oran maltratan al pobre y oprimen al trabajador. Dios no quiere oraciones y ayunos hipócritas.

"El ayuno que yo quiero de ti es éste, dice el Señor: que rompas las cadenas injustas y levantes los yugos opresores; que liberes a los oprimidos y rompas todos los yugos; que compartas tu pan con el hambriento y abras tu casa al pobre sin techo; que vistas al desnudo y no des la espalda a tu propio hermano" (Isaías 58, 1-9).

Es el ayuno que Venezuela y su sistema político necesitan. Más allá de limosnas individuales, urge un esperanzador proyecto de país con el pobre en el centro, con educación de calidad que lo potencie y con empleo digno que lo vincule a la producción económica y ciudadana; no como carne de cañón de la demagogia, mientras los corruptos bailan y la "revolución" fabrica millonarios y multiplica pobres.

Este tipo de demonios no se resuelve yéndose del país ni pasando agachados, ni
prometiendo soluciones fáciles. Hay que afrontar la demagogia, desenmascarar la mentira y superar la deformación mental más grave, que es la adicción a remedios que son enfermedades, como es el reparto limosnero sin crear oportunidades de trabajo productivo, sin estímulos a la formación y superación personal y con persecución a las iniciativas empresariales exitosas. Los países atrapados en el engañoso diálogo de promesas revolucionarias de dictaduras petroleras con pueblo pobre, como Libia, sirven para enriquecer a los dictadores, que se convierten en criminales. El diálogo para salir de la pobreza venezolana es entre la transformación educativa y productora de todo el país con la oportunidad para serlo.

EN

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...