Mostrando entradas con la etiqueta Represión. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Represión. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de mayo de 2017

Insaciable sed de represión. Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich


Insaciable sed de represión
Fernando Ochoa Antich

         La irrefrenable represión mantenida por la dictadura madurista en los últimos 40 días, contra toda expresión libertaria de nuestro pueblo, exige el más firme rechazo de todos los venezolanos. Su objetivo es preservar el poder, a toda costa, incluyendo el asesinato, de quien se atreva a protestar en contra de la ilegal convocatoria, realizada por Nicolás Maduro, a una Asamblea Nacional Constituyente, violando flagrantemente el artículo 347 constitucional, al no convocar “al pueblo venezolano, depositario del poder constituyente originario”, para que diga si o no a dicha convocatoria y a sus bases comiciales en elecciones libres, universales, directas y secretas. Esta criminal conducta ha generado la injustificada muerte, hasta hoy 11 de mayo, de 44 jóvenes en las manifestaciones de protesta. Además de esas dolorosas muertes, el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social señala un elevado número de heridos y de casi 1700 detenidos en cerca de mil marchas. Peor aún, la opinión pública ha sido testigo presencial de la participación de bandas paramilitares que impunemente utilizan armas de fuego contra inermes manifestantes, con la anuencia de los efectivos militares y policiales presentes.
         Nicolás Maduro, desde que asumió la presidencia de la República, ha violado, de manera contumaz, la Constitución Nacional y todo el ordenamiento jurídico. Enumerar las violaciones cometidas es innecesario. Todos los venezolanos las conocen. Sin embargo, mencionaré las más recientes: convencidos de que perderían las elecciones parlamentarias designaron nuevos magistrados del Tribunal Supremo de Justicia, desconociendo normas y procedimientos legales establecidos, buscando de esa manera limitar las funciones de la nueva Asamblea Nacional. Al obtener la oposición democrática las dos terceras partes promovieron ilegalmente, a través de la Sala Electoral del TSJ, la anulación de las elecciones en el estado Amazonas. Al ocurrir, como era de esperarse, el rechazo  de esa decisión se creó la figura del “desacato”, para desconocer todo acto legítimo de control del Ejecutivo por parte del Poder Legislativo. Al mismo tiempo impidieron de manera aviesa la realización del referéndum revocatorio presidencial y de las elecciones regionales. Esta estratagema pareció rendirle frutos al gobierno hasta que  entendieron que no le sería posible continuar adquiriendo deuda externa, sin la debida autorización del poder Legislativo.
Esta nueva situación, condujo al Tribunal Supremo de Justicia a dictar las sentencias 155 y 156, con las cuales pretendieron desconocer total y absolutamente la existencia de la Asamblea Nacional. Estas sentencias provocaron la sorprendente declaración de la doctora Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la República, en la cual mantuvo que había ocurrido “la ruptura del orden constitucional”, es decir un golpe de Estado.  Ante esa firme posición, el TSJ tuvo que retroceder dictando otras dos sentencias que, en la práctica, nadie tomó en cuenta. Ante ese complicado panorama, Nicolás Maduro y sus asesores optaron por plantear, de manera inconstitucional, la convocatoria a una “Asamblea Nacional Constituyente Comunal” formada por estamentos sociales afectos al gobierno, sin consultarle al pueblo depositario del poder constituyente originario. Un nuevo error. Este absurdo  truco electoral ha exacerbado el descontento popular incrementando las demostraciones de calle, en todo el país, en rechazo a Nicolás Maduro y a su camarilla. Los venezolanos han entendido con claridad que esa aviesa propuesta no pretende encontrarle solución a la catástrofe nacional, sino imponer un proyecto político  totalmente diferente al existente en la Constitución de 1999.
         Nicolás Maduro y su camarilla están convencidos que la resistencia popular se debilitará ante el cansancio de la sociedad.  Esperan que se pueda repetir la dolorosa experiencia que vivió la oposición democrática en el año 2014 al no lograr alcanzar sus objetivos políticos teniendo que pagar el elevado costo de 43 jóvenes asesinados en las manifestaciones de protesta y la prisión de numerosos dirigentes, entre los que destacan Leopoldo López y Antonio Ledezma. Se equivocan. Las circunstancias sociales y políticas son diferentes. En el año 2014, la protesta era protagonizada fundamentalmente por la clase media. La resistencia actual es impulsada por todos los estratos sociales venezolanos, con una presencia muy importante de sectores populares y juveniles. La movilización social muestra otras características fundamentales: participación de toda la dirigencia política y claridad de objetivos en la oposición. Además, se observan un conjunto de factores que es necesario tomar en cuenta: el agravamiento de la crisis social, la división interna del chavismo, el creciente descontento militar y el cada día mayor respaldo de la comunidad internacional a los sectores democráticos.
         Es tan grave la situación, que Nicolás Maduro y su camarilla han decidido utilizar todo tipo de medida represiva con la finalidad de controlar la protesta nacional. Por ejemplo, ante la negativa del Ministerio Público a prestarse para cohonestar irregularidades en la detención y procesamiento de manifestantes, han recurrido a la indebida utilización de los tribunales militares para enjuiciarlos. El artículo 261 constitucional establece con certeza que “la competencia de los tribunales militares se limita a delitos de naturaleza militar”. Un altercado en una marcha no es posible considerarlo delito militar. Sin embargo, la ilegalidad comenzó hace bastante tiempo, desde cuando la dictadura decidió emplear fuerzas militares para control del orden público. Conviene conocer parte del contenido de los artículos constitucionales 329 y 333: “La Guardia Nacional tendrá como responsabilidad básica la conducción de las operaciones exigidas para el mantenimiento del orden interno del país”; “Los órganos de seguridad ciudadana son de carácter civil”. Esa ilegalidad se origina en la conveniencia del gobierno y de los jefes militares, de confundir “orden público” con “orden interno”."Todos conocen que son conceptos diferentes.
No tengo dudas en afirmar que una de las causas del creciente descontento militar se origina en este ilegal empleo de la Fuerza Armada Nacional. La opinión pública señala, con razón, a los efectivos militares como responsables de los numerosos asesinatos ocurridos y de  la permanente violación de los derechos humanos. Aunque se desconocen las razones de la detención de numerosos oficiales, estoy convencido que se busca atemorizar con medidas disciplinarias a los cuadros activos  de la Fuerza Armada Nacional para evitar que surjan las naturales críticas ante la muy grave situación nacional. El general Padrino y los Altos Mandos tienen que entender que es imposible aislar a los cuadros militares de la tragedia que enfrenta nuestro pueblo. El clamor popular  exige un cambio de gobierno. Esa es la razón de la protesta. Nicolás Maduro tuvo distintas oportunidades para tratar de encontrarle solución a la creciente debilidad de su gobierno. Si hubiese aceptado los acuerdos de la mesa de Diálogo, como lo exigió el cardenal Pietro Parolín, Secretario de Estado del Vaticano, estaríamos, en este momento, en plena campaña electoral para gobernadores. Pensar imponer una  Asamblea Nacional Constituyente estamental es un gravísimo error que incrementará el enfrentamiento nacional. Reflexionen. Piensen en su nombre y en su familia.
Caracas, 14 de mayo de 2017.    
   fochoaantich@gmail.com.

IMAGEN SUPERIOR: Cortesía de GENTIUNO 


martes, 2 de mayo de 2017

“La inmoral estrategia de Nicolás Maduro” Por: Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

“La inmoral estrategia de Nicolás Maduro”

Caracas,30 de  abril de 2017.

La estrategia diseñada por Nicolás Maduro para tratar de mantenerse, a toda costa, en el poder, ha devenido en una feroz y criminal represión. La violencia provocada por los organismos de seguridad del Estado y los colectivos armados durante estas últimas semanas en Caracas y en el interior de la República, con sus trágicos resultados, demuestran que la evaluación que se hizo de la situación política venezolana en la inefable Sala Situacional de Miraflores, fue totalmente equivocada. Su primer error fue subestimar la capacidad de recuperación del liderazgo de la oposición democrática. Ciertamente, su prestigio se había debilitado en virtud de los errores cometidos durante las reuniones de la Mesa de Diálogo, pero definitivamente logró reponerse, con gran rapidez, como consecuencia a su valiente actuación en las acciones de protesta y la creciente caída en la popularidad del presidente Maduro y de su gobierno motivado a la tragedia nacional y al intento de golpe de Estado realizado en complicidad con el Tribunal Supremo de Justicia. Las movilizaciones convocadas por la oposición democrática para protestar la violación constitucional  han sido realmente impactantes, no sólo por  la multitudinaria presencia de marchistas sino por su innegable voluntad de lucha y su marcada disciplina en el cumplimiento de las instrucciones dictadas por los dirigentes de los partidos políticos.
         
 Otro aspecto que sorprendió a los planificadores y ejecutores de las acciones represivas del gobierno, ha sido la creciente participación que han mostrado amplios sectores populares en el enfrentamiento a  la agresión de las bandas armadas del oficialismo. Ese monopolio de la violencia, que de manera inconstitucional nos había impuesto el chavismo en estos dieciocho años de desgobierno, ha empezado a debilitarse. También es necesario considerar, en este balance de la estrategia gubernamental,  el fuerte rumor que, desde hace algunos meses, había empezado a circular en la opinión pública sobre un creciente descontento militar. La detención de diez oficiales activos, con funciones de mando en unidades de combate, como el grupo de artillería general José de la Cruz Carrillo, indica que no es verdad que la Fuerza Armada Nacional es “revolucionaria, socialista y fundamentalmente chavista” como repite permanentemente el general Padrino. Al contrario, muestra que la única manera de garantizar la unidad interna de nuestra Institución es manteniendo como norte el respeto a los principios establecidos  en la Constitución Nacional. De no hacerlo, se estaría comprometiendo aún más  la paz de la República.
         
 Tampoco se consideró, en el análisis de la situación política, la posibilidad de que la doctora Luisa Ortega Díaz, Fiscal General de la Republica, pudiese tener una posición contraria al intento de golpe de Estado. De manera sorprendente, declaró con gran firmeza: “Las sentencias 156 y 157 del Tribunal Supremo de Justicia evidencian la existencia de varias violaciones del orden constitucional y un claro desconocimiento del modelo de Estado consagrado en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, produciéndose una ruptura del orden constitucional”. Esa posición la ratifica al rechazar, con mucha fuerza, los actos represivos del régimen: “Yo quiero manifestar que repudio los hechos de violencia, soy una mujer de paz, no puedo tolerar la violencia. Lamento la muerte de 26 venezolanos…También quiero expresar mi más firme rechazo a la violencia como arma de acción política, la política no debe conducirnos a la guerra, la política es el ejercicio del dialogo y la negociación. Es la confrontación de ideas en el marco de las diferencias que pueden darse en una sociedad como la nuestra”. Esta posición de defensa de los derechos constitucionales de los ciudadanos puede transformarse en una seria amenaza a cualquier nueva acción de parte del régimen madurista que irrespete el Estado de Derecho.
         
 Este análisis nos muestra un gobierno totalmente debilitado, incapaz, en la práctica, de garantizar el normal funcionamiento del Estado y de la sociedad venezolana. Para colmo, el Consejo Permanente de la OEA convocó a una reunión de cancilleres para discutir la real situación que vive nuestro país. En el Consejo Permanente votaron 19 Estados a favor de la reunión contra 10 que se opusieron y 4 abstenciones. El gobierno, en rechazo a esa convocatoria, amenazó con iniciar los trámites para retirar a Venezuela de la OEA. En realidad, esa actitud tendrá muy poco efecto, ya que el señalamiento hecho por nuestra representación, de una posible injerencia en nuestros asuntos internos no ha tenido suficiente fuerza, ya que no puede acusarse a la OEA de una acción de ese orden cuando sólo aplica la Carta Democrática, aceptada y firmada por la propia Venezuela. Otra acción diplomática realizada por Venezuela fue la convocatoria a una reunión de cancilleres de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) para discutir el problema de Venezuela. Tengo la impresión que dicha convocatoria tampoco será exitosa debido al rechazo que produce la incontrolable y brutal violación de los derechos humanos para ahogar las justificadas protestas. De todas maneras, si el presidente Maduro aceptara la constitución de un grupo de amigos de Venezuela, en el cual se sintieran realmente  representados el gobierno y la oposición sería un importante paso en la solución de la inmanejable crisis nacional
         
Ante tan difícil situación, Nicolás Maduro ha tratado de reorientar su fracasada estrategia con nuevas acciones que permitan  superar la grave crisis nacional. Hasta este momento no lo ha logrado. Esas acciones buscan cumplir los siguientes objetivos: falsear la realidad a través de fuertes campañas de propaganda para tratar de convencer a los venezolanos y al mundo de que la violencia proviene de grupos armados contratados por “la derecha”; insistir en la invitación a reiniciar un diálogo con la oposición, pero sin cumplir las exigencias planteadas por el cardenal Pietro Parolín; y “convocar unilateralmente” a una Asamblea Nacional Constituyente para imponer “las condiciones de su convocatoria y elección”. La respuesta de la oposición debería ser: rechazar tan obsceno intento de manipulación y demostrar la verdad de los hechos ocurridos; no iniciar el diálogo si no es acompañado por el cumplimiento de las exigencias hechas por la Santa Sede; exigir la destitución de los magistrados de la Sala Constitucional, y la realización de elecciones parlamentarias en el estado Amazonas y regionales de gobernadores y de alcaldes antes de aceptar la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente, la cual sólo debe apoyarse  si ella surge de un acuerdo político entre las fracciones de los partidos democráticos y del PSUV en la Asamblea Nacional. 
fochoaantich@gmail.com 

Caracas, 30 de abril de 2017.



REMISIÓN: Fernando Ochoa Antich

FUENTE: El Columnero 

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias