Mostrando entradas con la etiqueta Juan Carlos Apitz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Juan Carlos Apitz. Mostrar todas las entradas

sábado, 2 de octubre de 2010

¡Tibisay, hubo fraude! // JUAN CARLOS APITZ | EL UNIVERSAL

 
¡Tibisay, hubo fraude!
JUAN CARLOS APITZ |  EL UNIVERSAL
sábado 2 de octubre de 2010  03:55 PM
Camarada Tibisay, aprovecho la oportunidad, en nombre de Esteban y de la colosal mayoría que somos, para denunciar el fraude electoral flagrante y delictivo cometido por la oposición democrática venezolana en las pasadas elecciones parlamentarias del 26S, lo que explica los absurdos resultados electorales obtenidos por el gobierno revolucionario.

Nuestras fórmulas matemáticas y estadísticas evidencian una clara inconsistencia numérica en las actas, pues son imposibles esos inesperados resultados después de haber regalado tantas bolsas de comida, tanques de agua, neveras, cocinas, lavadoras, bolsas de cemento, bloques, juguetes, pañales, dinero, etc.

No es posible que esos sean nuestros logros electorales después que el Presidente en estos casi doce años de gobierno ha hecho 1.995 cadenas presidenciales, que equivalen a más de 55 días encadenados a radio y televisión, a razón de 24 horas cada jornada. Es que no puede ser, luego que nuestro Comandante durante toda la campaña estuvo todas las noches hablando en cadena nacional e hizo caravanas, a bordo de un vehículo "Tiuna" rojo, rojito, asignado por el Ministerio de la Defensa; y fueron siempre trasmitidas por medios públicos como VIVE, ANTV y VTV.

No podemos confiar en tus resultados, anunciados tempranito, ya que la página donde publicaban "Las líneas de Chávez", con una foto de campaña con la consigna "Pueblo pa´ la Asamblea", siempre dedicó parte de su contenido a comentar, sin límites, la campaña y a promover el voto por los candidatos del PSUV.

¿Cómo pueden ser estos los resultados?, luego que promulgamos recién la Ley Orgánica de Procesos Electorales en la que modificamos las circunscripciones, especialmente en siete de los ocho estados más poblados del país, en los que el CNE cambió los límites geográficos de sus circuitos internos.

¿Cómo no vamos a cantar fraude, cuando tenemos total discrecionalidad entre la proporción de candidatos nominales y lista para cada estado, con los casos emblemáticos de Zulia, en el que se elige 80% por vía nominal y apenas 20% por lista, y Amazonas con sólo 33% electo por nominalidad? Lo que permite confinar la mayor cantidad de votos, que en elecciones pasadas se han manifestado en contra del oficialismo, en la menor cantidad de circunscripciones posible. Así, se eligen diputados con una cantidad mucho mayor de votos que la que requieren los circuitos que se han manifestado históricamente a favor del oficialismo.

A ti te consta, Tibi, que todos los empleados públicos y, especialmente, el Comandante-Presidente con todos los bienes nacionales colaboraron activamente en la campaña. Tú misma los autorizaste cuando decidiste que "los mandatarios regionales, locales y nacionales son actores políticos y, por ende, la Carta Magna los habilita a ejercer sus derechos políticos como cualquier ciudadano". ¿Tú crees que todo ese gentío y los ingentes recursos con los que cuenta Miraflores no obraron en favor de nuestros candidatos?

La oposición no pudo haber sacado más votos populares que Esteban. Hemos hecho una "Campaña Admirable", libre de ventajismo, coacción y chantaje. Participaron hasta nuestros camaradas motorizados en pareja, porque este proceso es una verdadera revolución del amor.

Así que, camarada Tibisay, no cabe duda, la oposición hizo fraude.

www.juancarlosapitz.com
justiciapitz@hotmail.com
twitter: @justiciapitz
FUENTE: El Universal

sábado, 11 de septiembre de 2010

Populismo verde oliva // Por: juan Carlos Apitz // El Universal

Populismo verde oliva

JUAN CARLOS APITZ
EL UNIVERSAL
sábado 11 de septiembre de 2010 04:03 PM
El lanzamiento por Esteban al mercado electoral de su nuevo producto, la "Cédula del Buen Vivir", para realizar compras en los Abastos Bicentenario, seguido de la Proclama de Guerra a Muerte contra malandros y tierrúos por el general de Brigada, Antonio Benavides Torres, Jefe del Comando Regional Nº 5 de la Guardia Nacional Bolivariana, para quien "el destino final de un delincuente es ir a la cárcel o a estar bajo tierra"; demuestra que estamos ante un populismo militarista.

En este tipo de populismo resalta el exagerado personalismo, que hace deslizar al régimen hacia formas autoritarias que replican esquemas totalitarios de gobierno. En Venezuela estamos presenciando la vuelta del militarismo después de su derrocamiento hace décadas. Este nuevo militarismo se nos presenta tanto en la forma como en el contenido. En la forma, pues su discurso y gestión gubernamental está fuertemente saturada de lo militar, y en el contenido, ya que en la Constitución misma se consagra la participación activa de las FFAA en el desarrollo nacional, más allá del papel de garante de la independencia y soberanía de la Nación y su espacio geográfico. Todo ello cabalgando sobre el discurso y la postura antipolítica: contra los partidos políticos, contra los sindicatos, contra la Iglesia, contra los medios de comunicación social, contra los empresarios, etc., lo que es una contradicción pues el ejercicio de la política supone la exclusión de las armas; postura que podría devolvernos a la condición originaria de fusión del Estado con el Ejército, a partir de la cual las leyes no eran promulgadas sino sencillamente dictadas. Por ello, tomando en cuenta nuestros antecedentes históricos de personalismos y caudillismos, el militar en ejercicio de la representación política termina apropiándose arbitrariamente de la voluntad popular sólo que ahora montado sobre el discurso de la redención populista, distorsionando así a la democracia y sus instituciones, y deviniendo inevitablemente en autoritarismo.

Esto es lo que ha sucedido con el gobierno de Esteban. Efectivamente, a lo largo de estos casi doce años el país ha visto concentrar en la figura del Presidente los máximos poderes: el Legislativo, el Judicial, el Electoral, la Contraloría, la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Público, los cuales han actuado siempre bajo sus designios, desvaneciéndose los obligatorios contrapesos públicos sin los cuales la democracia pierde su condición de tal. Pero además, el discurso presidencial se ha encargado de profundizar el déficit institucional, atacando y hostigando implacablemente a los factores que se le oponen y negándoles toda posibilidad de autonomía.

Ello nos permite concluir que Venezuela no vive hoy en una democracia, a pesar de que aún conserva sus instituciones, o mejor dicho cascarones, que la identifican. Estamos frente a un régimen que si bien no ha logrado fundir a la sociedad con el Estado en un solo cuerpo uniformado, tiene una clara vocación para hacerlo.

En conclusión, este populismo militarista se caracteriza por una vinculación directa entre el supremo líder (el Comandante-Presidente) y la sociedad, en menoscabo de la institucionalidad y la democracia.

Contra el populismo verde oliva, vota este 26 de septiembre.


justiciapitz@hotmail.com

twitter: @justiciapitz

FUENTE: EL UNIVERSAL

IMAGEN PRINCIPAL: Diario Uno.com.ar

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...