Mostrando entradas con la etiqueta Simón Bolívar. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Simón Bolívar. Mostrar todas las entradas

miércoles, 26 de septiembre de 2018

General Padrino, sea grande y magnánimo! Por: G/D (GNV) Enrique Prieto Silva #Opinión #Venezuela @Enriqueprietos para @vladimirpadrino



General Padrino, sea grande y magnánimo!  
Enrique Prieto Silva 
Martes 25 de septiembre de 2018

General Padrino: decía Bolívar: “Yo creo que lo mejor en política, es ser grande y magnánimo” y tal vez, fue ésta la inspiración de Chávez, su mentor, para incursionar en política, no obstante, ni él ni usted han seguido sus lecciones, creyendo que la grandeza es solo el ostento de títulos y grados como lo hizo el difunto.

A Chávez, sus seguidores y usted lo han llamado "gigante”, “eterno” y muchos otros grandes epítetos; y usted lo sigue con un sol más que Bolívar y la liberación de los ascensos militares para que la mayoría obsten la grandeza de un generalato, pero todos han fallado en la grandeza que promovió El Libertador.

Ser grande no es solo el ostento, sino que implica ser magnánimo, un adorno de la grandeza que no puede revertirse en politiquería absurda y pueril, con solo decidir a serlo. Ud., ha dicho que sigue las pautas de Bolívar, que lucha por la democracia y la liberación del pueblo, pero lo engaña con sus actos prosaicos y temeros. No ve la consigna como un bastión, sino como una triste estratagema para tapar su amedrentamiento por su mala actuación en política. Ud. sabe que engaña al pueblo, que oculta su timidez en una supuesta sapiencia sin seso prevalido del poder de los soles.

General Padrino, el pueblo ha creído en su bondad negando sus mentiras. El pueblo se ha creído ser esclavo de la política y ha implorado a sus fuerzas armadas que “se pronuncien”, creyendo que estas son las tenazas que resguardan la esclavitud, pero usted ha olvidado que para Bolívar, “…la esclavitud es la hija de las tinieblas y un pueblo ignorante es instrumento de su propia destrucción”. Chávez, al igual que muchos otros politiquero, han engañado diciendo que “el pueblo nunca se equivoca”, pero luego de su usufructo viene el engaño, porque cuando se quiere gobernar con ignorancia, testarudez y odio, el resultado es este que vemos, la miseria hecha patria.

General Padrino, el pueblo pide libertad con clemencia, pero no sabe a quién. Sabe que hay un gobernante y un tren de gobierno, pero no entiende tanta testarudez, tanta insidia y tanta agonía. Sabe, si, que hay un presidente que lo aturde con sus promesas que no puede cumplir y todos sabemos que usted se angustia tratando de convencer a sus subordinados de la FAN de que deben tener confianza, pero tanto usted como nosotros sabemos que este camino no tiene salida.

Como le dije antes, general Padrino, existe un conflicto que lo angustia, por no tener, ni la orientación política, ni el necesario eufemismo, de la memoria, de quien usted ha considerado su mentor e ideólogo sublime, quien, al nunca haber tenido nada de ideología racional, creó en usted un grave y peligroso emblema, que nada tiene de sentido, ni de fruición convincente, porque es un ideal vació, soso, y más grave aún, sin sentido actual, que surgió con el fracaso en el pasado remoto, reciente y actual. Pudiéramos llamarlo inocuo y destructivo social.

Es obvio general Padrino, que no le vamos a pedir que asuma el poder ni que lo destruya; solo le pedimos que use la mesura que le da el brillo de los soles que porta y deje de inmiscuirse en la política; aparte a las FAN de esta controversia; desligue la institución militar de la inconstitucional ANC; reconcíliese con todos los venezolanos que en su mayoría quiere cambio de política gubernamental,  tanto política como económica; déjese de seguir engañando a sus subalternos militares, sobre la posibilidad de la recuperación económica del país, siguiendo las directrices que vienen de Cuba; exíjale a los integrantes de los poderes públicos ilegítimos, que se acojan a la verdad constitucional; no ayude y mucho menos avale al CNE en su terquedad de querer imponer una verdad electoral con fraude, y que se acoja a su mandante la AN; deje de seguir utilizando la justicia militar como garrote del gobierno para imponer sus falsedades, es un error político que la vicia de inconstitucional; ayude a declarar el fraude electoral del 20 de mayo pasado, para que se realice un nuevo proceso que legitime al presidente.

En fin general Padrino, recuerde a Bolívar: 

Una batalla ganada o perdida, ni afianza ni destruye para siempre el crédito de un militar”, “La vida no tiene precio sino en tanto que es gloriosa”, “El fruto de la injusticia es amargo para todos”, “La dictadura es el escollo de las repúblicas”; “El hombre de honor no tiene más patria que proteger los derechos de los ciudadanos y que se respete el carácter sagrado de la humanidad; la nuestra es la madre de todos los hombres libres y justos, sin distinción de origen y condición”.

General Padrino, ¡Sea grande y magnánimo!


@Enriqueprietos

REMISIÓN: Un cordial saludo apreciado amigo, Enrique Prieto Silva 



sábado, 22 de septiembre de 2018

SIMÓN BOLIVAR: ¿Traidor a la patria por pedir ayuda extranjera? Por: Gustavo Azócar Alcalá @GustavoAzocarA #Opinión #Historia #Venezuela



Bolívar: ¿Traidor a la patria por pedir ayuda extranjera? por Gustavo Azócar Alcalá

Una tumba, en el cementerio del barrio Guiri Guire de Juan Griego, en la isla de Margarita, mantiene desde hace 199 años los restos mortales de un personaje que, desde el más allá, debe estar revolcándose de la risa cada vez que escucha a Diosdado Cabello o a cualquier otro dirigente del chavismo/madurismo, hablando de invasión extranjera y traición a la patria.

El personaje enterrado en tierras de Nueva Esparta, se llamaba James Towers English, hijo de un rico mercante irlandés, quien nació el 22 de febrero de 1782 en Dublín y fue uno de los casi 6 mil soldados extranjeros que entre 1817 y 1822 se enrolaron en el ejército de Simón Bolívar para contribuir con la liberación de cinco naciones de américa del sur que estaban en manos del imperio español. English era un teniente de caballería que al llegar a Venezuela fue nombrado capitán del primer regimiento de Húsares.

English llegó a tierras venezolanas en diciembre de 1817. Peleó con distinción en la batalla de Ortíz, el 26 de marzo de 1818. Fue ascendido a coronel y nombrado segundo al mando de la guardia de honor Británica. Su jefe era nada más y nada menos que uno de los grandes próceres de nuestra historia: el general Rafael Urdaneta. Su labor fue tan meritoria, que Bolívar ordenó que lo ascendieran a General de Brigada.

El chavismo/madurismo jamás hablará del coronel English. Tampoco le llevará flores a su tumba y mucho menos le rendirá honores. Si lo hicieran, tendrían que meterse la lengua donde no les llega el sol, porque al hacerlo, reconocerían que la independencia de Venezuela y otras cuatro naciones suramericanas, fue posible no solamente al genio militar de Bolívar, sino también, a la ayuda de 5.898 soldados ingleses, irlandeses, norteamericanos y alemanes que pelearon y dieron su vida en Carabobo, Boyacá, Ayacucho y muchas otras tantas batallas para que esta nación pudiera declararse libre y soberana.

Hace unas pocas semanas atrás, el presidente de la ilegal y fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, anunció que esa instancia se encuentra estudiando la posibilidad de aprobar una Ley para castigar a quienes llamó “traidores a la Patria”. Según Cabello, quienes sean declarados como tal, “serán tratados como enemigos del pueblo, ya que sus acciones solo buscan desestabilizar al país”.

Cabello hizo una advertencia a todos los venezolanos que han solicitado ayuda extranjera para resolver la grave crisis de Venezuela: “Señores vende patria ruéguenle a Dios o a quien ustedes quieran que nunca nadie intente invadir esta tierra, porque los vende patria, los traidores a la patria serán tratados como enemigos del pueblo”.

El presidente de la ANC dijo que todos conocen quienes han sido las personas que tomaron la decisión de “traicionar a la patria”. En su opinión, los traidores a la patria son quienes han salido en búsqueda de una intervención extranjera y amenazó con que no se tendrá “piedad” con ellos. Es importante señalar aquí que, oficialmente, ninguna organización política ha solicitado, al menos no abiertamente, una “invasión militar extranjera” a Venezuela. Lo que sí se ha planteado, y lo ha hecho mucha gente, es una intervención humanitaria, la cual consiste, en la apertura de un canal para que puedan ingresar al país alimentos y medicinas para los enfermos.

Pero tal parece que para algunos dirigentes oficialistas, intervención humanitaria e intervención militar son la misma cosa. La dictadura está tan nerviosa que confunde ayuda humanitaria con invasión militar. Desde esa óptica, todo el que solicite la apertura de un canal humanitario podría ser considerado un traidor a la patria.

Por eso es muy importante aclarar a Diosdado Cabello, o a cualquier otro dirigente del chavismo/madurismo, que solicitar ayuda a la comunidad internacional para lograr la libertad de Venezuela no es traición a la patria. Si fuera así, el primer gran traidor sería nuestro libertador Simón Bolívar, quien como es bien sabido, viajó a Londres, Inglaterra, el 30 de junio de 1810, junto con Luis López Méndez y Andrés Bello, a buscar armas, barcos y soldados para poder llevar a cabo la lucha por la independencia de cinco naciones suramericanas que estaban sometidas por el reino de España.

Esa es la parte de la historia de Venezuela que no le agrada mucho a los chavistas/maduristas: Bolívar, el libertador, el hombre en cuyo nombre se bautizó la revolución socialista que se instauró en este país desde 1999, y cuyo pensamiento sirve como arma de propaganda al gobierno revolucionario que comenzó Hugo Chávez y que continuó Nicolás Maduro, necesitó la ayuda de soldados ingleses, irlandeses, norteamericanos y alemanes para poder ganar las batallas que permitieron conquistar nuestra independencia y libertad.

¿A quién se le ocurriría en este momento decir que Bolívar fue un traidor a la patria por buscar ayuda extranjera para liberar a su pueblo entre 1817 y 1822? Y si la conclusión es que Bolívar no fue un traidor a la patria, ¿Por qué razón han de ser traidores a la patria quienes en 2018 buscan ansiosamente la misma ayuda internacional?

Con toda seguridad, hay muchos revolucionaros y socialistas que no saben que entre 1817 y 1822 operó en Venezuela lo que se conoció como la Legión Británica, un grupo de voluntarios extranjeros, que formaron unidades militares para luchar bajo el mando del general Simón Bolívar en la guerra de independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

La legión británica estaba integrada por centenares de soldados y oficiales voluntarios de Inglaterra, Escocia e Irlanda, los cuales se unieron a las fuerzas patriotas y contribuyeron enormemente a la causa republicana. La mayoría de los hombres que vinieron a luchar a estas tierras lo hicieron porque estaban desempleados y con problemas económicos en su respectivos países. Aquí les ofrecieron muy buena paga y reconocimiento a sus méritos militares y no lo pensaron dos veces.

Bolívar buscó en Europa oficiales con experiencia en el adiestramiento de tropas y en el campo de batalla para el objetivo que se buscaba: ganar la guerra. Fue así como entre 1817 y 1822, desde los puertos de Inglaterra partieron alrededor de seis mil hombres en aproximadamente 53 naves, en expediciones destinadas a brindar apoyo a la causa independentista de suramérica. Del enorme contingente de viajeros, unos cinco mil trescientos eran soldados veteranos del Reino Unido, Irlanda, y alemanes al servicio de Inglaterra.

El responsable del reclutamiento de los voluntarios en Londres fue el venezolano Luis López Méndez, exiliado en Inglaterra, quien fue el encargado de atraer militares voluntarios utilizando toda clase de mecanismos propagandísticos y diplomáticos. Ofreció remuneraciones económicas, grados militares suplementarios y tierras fértiles para quien quisiera enrolarse en tan lejana aventura. López Méndez y Andrés Bello permanecieron en Londres gestionando todo tipo de apoyo institucional además del suministro de insumos y material de guerra para la independencia de Venezuela y la Nueva Granada.

López Méndez contrató a mercenarios europeos en su mayoría británicos y alemanes veteranos de las guerras napoleónicas. Su labor fue tan importante, que Bolívar lo llamó: “el verdadero libertador de Colombia”. López llevó a cabo su misión en medio de grandes dificultades. El Estado naciente de Venezuela no le daba apoyo económico ni información necesaria para llevar a cabo su trabajo, y por si eso fuera poco, el gobierno británico no lo terminaba de reconocer como embajador por su alianza con España. Incluso tuvo que padecer prisión por las deudas que adquirió.

Las llamadas Legiones Británicas formaron una parte importante del ejército de Bolívar, quien las acreditó en la batalla de Boyacá, proclamando que “esos soldados liberadores son los hombres que merecen estos laureles”, y en la batalla de Carabobo donde los describió como “los Salvadores de mi Nación”. En Angostura, Simón Bolívar incluyó a la Legión Británica en la fuerza que debía acompañarlo durante la campaña libertadora de Nueva Granada.

De acuerdo con las cifras suministradas por el coronel Guillermo Plazas Olarte, a las costas venezolanas llegaron en seis expediciones extranjeras, entre 1817 y 1819, un total de 5.808 soldados.

En 1819, el coronel James English, muerto y enterrado en la isla de Margarita, reclutó en Inglaterra 1.200 soldados que se encontraban a medio sueldo y que habían pertenecido al ejército de ocupación en Bélgica y Francia. El coronel Strenowitz, junto con López Méndez, reclutaron en Bruselas a un grupo de 300 hombres que llegaron a las Guyanas. El general John Dévereux, comisionado por Bolívar, llegó con seis buques cargados con 1.729 soldados desde Liverpool y Dublín.

El Coronel Gustavus Hippisley llegó en un barco con 720 soldados; el coronel Elson llegó con 572 soldados; el general Mac Gregor llegó con 600 soldados; el coronel Mecceroni vino con 300 soldados; el coronel Ferms llegó con 250 hombres; y el coronel James Rooke, quien es considerado un héroe en Colombia, llegó con 200 hombres. En total, llegaron a tierras venezolanas entre 5.800 y 6.000 soldados y oficiales extranjeros a luchar por la causa independentista. Todos bajos las órdenes de Simón Bolívar. Eso fue mucho más que una ayuda humanitaria. Fue una ayuda militar extranjera para derrotar a otra fuerza militar extranjera (el ejército realista) que se había apoderado de Venezuela mediante el uso de la fuerza bruta.

¿Qué habría ocurrido si Bolívar no se empeña en traer a esos casi 6 mil soldados extranjeros para que lo acompañaran a librar las duras batallas contra las fuerzas realistas? Muy simple: habría perdido la guerra. Verbigracia: entre 1817 y 1822, la ayuda extranjera, tan odiada por los pseudo revolucionarios y bolivarianos que nos mal gobiernan desde 1999 hasta nuestros días, hizo posible la libertad de Venezuela hace 200 años. ¿Por qué no puede ocurrir lo mismo hoy día?

En mayo de 1817, James Towers English, el irlandés enterrado en Juan Griego, se entrevistó con Luis López Méndez, el representante de Bolívar en Londres. En mayo de 1818, firmó un contrato con el gobierno patriota para reclutar y equipar una fuerza británica de más de 1000 hombres, los cuales zarparon durante los siguientes meses y llegaron a las costas de Margarita con una sola misión: liberar a Venezuela y a la Nueva Granada. English fue nombrado general de brigada y le fue dado el comando de todos los soldados extranjeros. Luchó al lado del general Rafael Urdaneta y de acuerdo con algunos historiadores, rescató al general José Antonio Páez, cuando en pleno campo de batalla sufrió un ataque de epilepsia.

English fue herido en el campo de batalla. Se retiró a la isla de Margarita donde murió enfermo de fiebre amarilla y fue enterrado en el cementerio que queda en el barrio Guiri Guire frente a Juan Griego. La tumba del coronel English en Margarita tiene una lápida en la que se lee textualmente: “Aquí yacen los restos del general de Brigada James Tower English, expedicionario inglés, quien falleció el 19 de septiembre de 1819 al servicio de la independencia de Venezuela”.

Doscientos años después, todo parece indicar que los venezolanos necesitamos, una vez más, la ayuda de muchos JAMES TOWERS ENGLISH para recuperar nuevamente nuestra INDEPENDENCIA y nuestra LIBERTAD. Como lo hizo EL LIBERTADOR entre 1817 y 1819, en el 2018 INVOCAMOS con URGENCIA la AYUDA HUMANITARIA EXTRANJERA para DERROTAR a la DICTADURA y a los EJÉRCITOS EXTRANJEROS de CUBA, RUSIA, CHINA, HEZBOLLAH, las FARC y el ELN que se han apoderado de VENEZUELA. Y eso, NO ES TRAICIÓN A LA PATRIA. Sino pregúntenle a Bolívar.

San Cristóbal, 23 de julio de 2018


Gustavo Azócar Alcalá


FUENTE: LA PATILLA

IMAGEN SUPERIOR: 
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco (Caracas, 24 de julio de 1783 -Santa Marta, 17 de diciembre de 1830), mejor conocido como Simón Bolívar, fue un militar y político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana frente al Imperio español. Contribuyó a inspirar y concretar de manera decisiva la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Venezuela y Perú. Fuente Wikipedia




viernes, 21 de septiembre de 2018

ULTIMA CLARINADA PARA LAS FUERZAS ARMADAS. #Opinión #Venezuela #TercerFactor



ULTIMA CLARINADA PARA LAS FUERZAS ARMADAS.

La Fuerza Armada constituye una institución esencialmente profesional, sin militancia política, organizada para garantizar la independencia, soberanía de la Nación y  la integridad del espacio geográfico mediante la defensa militar. Cooperar en lo interno y en el desarrollo. Está al servicio exclusivo de la Nación y no al de persona o parcialidad política alguna. Artículo 328, de la CRBV.

Presenciamos una aberración política en el manejo de la fuerza armada, en que el PSUV se confunde con este, por su parodia paramilitar. Tratar de comparar refriegas guerrilleras con los históricos hechos de armas de nuestro Ejército, no es sino una distorsión. Comparar a Bolívar, Sucre y Miranda con Fidel, Tiro Fijo y el Che Guevara, son solo aberraciones mentales, que solo la alucinación delirante del fanático, y del resentido permite. Esto es el resultado de la estrategia CUBA-PSUV, para la progresiva sustitución de las FANB, por grupos partidistas (Milicias, Guardia del pueblo, Policía nacional, FAES).

Las fuerzas armadas han tratado de ser sustituidas por milicianos que reverencian a un caudillo y un ideal político. Por eso manipulan la historia, lo social y las razas.  Oficiales corrompidos y sin méritos, que lo único que muestran es haber permitido el asesinato de jóvenes venezolanos, mientras los PRANES y el Narcotráfico toman el poder de las armas de la república, otrora en sus manos.Evitar por todos los medios posibles la destrucción de las FANB, enfrentando a quienes insisten en convertirla en una Milicia Pretoriana, es un deber histórico.

 Se debe a todo trance rescatar su noble y única misión, que no es otra que proporcionar Seguridad y Defensa al  Pueblo Venezolano honrado y trabajador. Única coraza para poder relanzar a nuestra nación por el sendero de la democracia y de la libertad. Lo demás son fantasías e intereses ya conocidos. Si precipitar un desenlace que puede evitarse es un crimen, no prepararse para lo que sea inevitable es también otro crimen.

Los reiterados y permanentes ataques de desprestigio en las redes sociales, que de algunos sectores de la sociedad civil y de miembros de partidos políticos recibe la institución armada, señalándola como la responsable de todo cuanto ocurre, son producto de una visión interesada y no tan justa del estamento militar. La desinformación que produce el mismo régimen y la infiltración de elementos no institucionales, producen un efecto negativo que es aprovechado para desviar la atención de las actuaciones ocultas e indecorosas de la dupla política MUD-PSUV,  tanto mayores que las que se le endilgan a las FANB.

Es cierto que hasta la fecha, se han incrementado los miembros de las FANB, en toda la estructura del gobierno, lo que los hace ver como los responsables de la actual crisis, pero solo es un grupo de enchufados, hay que señalar que es mayor la proporción de los que han desertado, renunciado y sublevado. Se debe rescatar la tradición del ejército de la independencia, el que derroto a la invasión cubana de los 60, el que dio la respuesta soberana durante la crisis del “Caldas” y el que demostró coraje en la lucha contra la narco-guerrilla criminal, en el pasado.

La clase política venezolana que siempre despreció a los militares, también está en deuda con el país. Son ya 18 años de componendas y traiciones que no cesan. Basta ver la actual actitud de unos parlamentarios cuyos méritos son únicamente la ambigüedad y el silencio. El liderazgo empresarial, no ha sido consistente. El sector de los trabajadores ha sido anulado por la carestía, el desempleo y la amenaza física. Síntoma de que de allí nada puede esperarse. El resto de la sociedad civil  que se apresuró a entregarle la responsabilidad a la MUD, esta desengañada y hastiada de la vieja política, del colaboracionismo de partidos y de los chillidos mediáticos, a los mejores estilos, de aquel "Eterno" Secretario General.

Se le exige a los militares que actúen, pero a su vez se espera el llamado a las elecciones, para negociar y  preservar algunos privilegios, actitud que dio origen a la situación que vivimos. Solo el dignificante coraje de la mujer venezolana, algunas de ellas de liderazgo bien ganado y consecuente, de los valientes tras las rejas, de los cuales muchos son miembros de las fuerzas armadas actualmente, y de la juventud mártir que rego el suelo patrio con su dulce sangre, lava con decoro, tan censurable conducta de los otros sectores de la vida nacional.

La institución armada originaria y de valores nacionales debe prevalecer. Tiene que asimilar los golpes traicioneros de sus malos hijos y así edificarse en el cambio inexorable que se avecina. Debe ser el protector y guardián de la recuperación y del rescate de los valores fundamentales del ser venezolano, suprimiendo todo radicalismo político y religioso extranjero. Debe valientemente allanar el camino para que Venezuela supere definitivamente este oscuro, indigno y amargo trance de su historia.

Tiene que ayudar a superar al Nacionalismo redentor y al socialismo populista del Foro de sao Paulo, para dar paso a una democracia liberal y moderna, donde el trabajo productivo y creador sea la base fundamental para el bienestar en la seguridad, la salud y la alimentación. Hay venezolanos dentro de las fuerzas armadas, tanto como en la vida civil que tienen una clara concepción del sentido histórico del deber y del ser moral, en la tragedia terminal que vivimos. ¡Hay que asumirla!

“Cuando el clarín de la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla”. Simón Bolívar.


IMAGEN SUPERIOR: Pensamientos para la Reflexión – Simón Bolívar y la Patria



NOTA DEL EDITOR: Aunque la dirección electrónica del enlace anterior, atribuye a Simón Bolívar. El Libertador, el pensamiento: “Cuando el clarín de la Patria llama, hasta el llanto de la madre calla.” Se hace necesario acotar la siguiente motivación: "Amigo Sammy: Cordial saludo. El pensamiento sobre el llamado del clarín NO pertenece a Simón Bolívar. No existe tal registro y tan solo el testimonio de un coronel del ejército quien sostiene que es de autor desconocido y de origen Uruguayo (si mal no recuerdo). El atribuírselo al Padre de la Patria, sería un plagio y pienso que él, no estaría de acuerdo con eso. Un abrazo. Atte. Richard González."

jueves, 30 de noviembre de 2017

ALMIRANTE FELIPE LUIS BRIÓN DETROX. Por: Humberto Marcano Rodriguez @Hmarcanor NARRACIONES HISTÓRICAS CONTEMPORANEAS


NARRACIONES  HISTÓRICAS CONTEMPORANEAS
Por: Humberto Marcano Rodríguez 

ALMIRANTE
FELIPE LUIS BRIÓN DETROX

Felipe Luis Brión Detrox, mejor conocido  como Luis Brión. Nació en Curazao, el 5 de julio de 1.782, veintinueve años  antes  de  que  se firmara en otro 5 de julio, El Acta de la Independencia de Venezuela, sus padres procedían de Bélgica de Thimisther de la provincia de Lieja, se llamaron Pedro Brión y María Detrox, quien llegaría a  ser por méritos propios no solo  el primer Almirante sino  el único Almirante en Jefe de la guerra independentista  de la República de Venezuela,   durante toda su vida  solo utilizó  su nombre  como Luis Brión,  y así lo ha de conocer la historia mundialmente-

Como era  costumbre en las familias pudientes en la época, Luis Brión fue  enviado a cursar  estudios en el año 1794 a Holanda y es  allí  donde  precisamente comenzó  su carrera  en las armas cuando en 1799 se incorpora al ejercito de la república para combatir  a los ingleses  en su pretensión de invadir  a Holanda, participando y distinguiéndose  en las batallas  de Bergen y Alkmaar, posteriormente cae  prisionero de los ingleses, siendo liberado  poco después  de ser firmada  La Convención de Alkmaar, regresando a Curazao en el año 1800, donde  forma  parte activa en los movimientos  insurreccionales de la época en la Isla, posteriormente  viaja  a los Estados Unidos  donde se establece y allí consolida  sus conocimientos  de náutica  y de negocios marítimos, los  que   le han de  ser de vital importancia en el futuro próximo cuando se incorpora  a la lucha independentista venezolana.

En 1807 regresa a Curazao siendo ya un prospero  comerciante y reemprende  con grandes  éxitos  sus actividades comerciales en la isla, sin dejar a un lado sus actividades  de las armas, y así se alista en  la guardia nacional curazoleña, donde en forma meteórica  en poco tiempo  por  sus méritos y actos de coraje alcanza el grado de Capitán, desde esa fuerza combate  a los ingleses en sus intentos de apoderarse  de Curazao, lo que al final sucede  dado la  mayoría  abrumadora de hombres y armamentos, lo que lo obliga a exiliarse en la isla Saint Thomas, para la época  colonia danesa y desde allí se dedica  a las actividades comerciales marítima  con costa firme.

Pero en 1813 dado  su espíritu liberal y libertario  que  siempre lo ha de acompañar y para bien de Venezuela, toma partido por la lucha de la independencia venezolana y ya para 1.814 por voluntad propia y declaración personal decide  hacerse  ciudadano venezolano y Simón Bolívar  le otorga  el grado de Capitán de Fragata, naciendo una amistad y lealtad hacia  el Libertador  hasta  su muerte, para esta fecha  Brión no solo es un acaudalado comerciante, sino  que poseía   una gran relación internacional de negocios, viaja a Inglaterra y logra  la corbeta “Dardos” y con ella cargada de fusiles, bayonetas, machetes, pólvora, balas y otros implementos militares, trata de introducirse  en Cartagena de Indas férreamente bloqueada por las  fuerzas españolas al mando  del General Pablo Morillo, pero  al no lograrlo  y a ante  la  enorme  superioridad naval de los españoles decide trasladarse   a la Isla de Haití, donde  deposita todo el cargamento militar en custodia y allí se encuentra  con Bolívar y con la  ayuda de Alejandro Petión presidente de Haití, organizan la expedición libertadora en Los Cayos  de San Luis, Bolívar lo asciende  a Capitán de Navío y posteriormente participa  en el combate naval de Los Frailes, donde sale herido, pero demostrando no  solo  sus conocimientos  navales  sino  su audacia y coraje, lo que lleva a Bolívar  siempre a visualizar el futuro y con miras a  la creación de una verdadera y fuerte flota naval que  desde ya consideraba vital para la independencia de Venezuela para nombrarlo Almirante, siendo Luis Brión  el único Almirante  en jefe de la guerra independentista.

En 1817 con la escuadra  patriota  que  reúne y logra organizar el Almirante Brión zarpa de Margarita, escuadra compuesta  con los bergantines; América Libre, Indio Libre, Conquistadora y Esparta y las goletas; Mariño, Cartago, Venganza, Zaraza. Conejo, Brión y Arismendi la balandra Aurora, el falucho El León  y doce flecheras, a  esta flota la  acompaña  el bergantín “Invencible”  poderosamente armado con 36 cañones, siendo el destino de la escuadra la Provincia de Guayana a los fines  de emprender  allí acciones navales y bloqueo, remontando  el Orinoco hasta llegar a Angostura, de avanzada de la flota de Brión va el Capitán de Navío Antonio Díaz  comandando las fuerzas sutiles y en el sitio de Pagayos  se bate con denuedo y bravura derrotando estrepitosamente  a las fuerzas sutiles  españoles  que  quisieron cortarle el paso, las fuerzas  sutiles  patriotas  todos  sus tripulantes  eran margariteños, por  eso Pagayos  se va a constituir como la página de mayor bizarría criolla  margariteña  en toda la campaña  fluvial. Brión estaba  seguro  que había  que dominar  todo el Orinoco  porque  allí estaba la clave de lo que Bolívar ambicionaba, que no era  otra cosa  que  apoderarse de toda Guayana. Hay  que  hacer mención que  es  el Almirante Brión el creador  del primer cuerpo de Infantería de Marina venezolana, El Almirantazgo Venezolano, así  como lo  que posteriormente ha de llamarse la guerra anfibia, al combinar el ataque  de la flota conjuntamente  con el desembarco y toma de posiciones  con la Infantería de Marina secundada  con la tropas de marinería hábilmente adiestradas al respecto.   

Sitiados  por  tierra  las  fuerzas realistas por  el ejercito de Piar y con la poderosa  escuadra de Brión desplegada  en batalla  en el río, el 13 de Agosto  los sitiados se ven obligados   a evacuar la plaza y emprender la salida y en 32 buques entre  naves  de guerra y transporte  con los  civiles  que se marchaban con las tropas, emprende  Brión la persecución y la lucha constante  durante  varios días  desde Angostura  hacia la travesía  del Delta y la salida de  Boca Grande, bate  a la escuadra española  en los sitios Cabrían, Isla Tórtola, Imataca y Boca Grande y de los 32  buques  españoles  solo logran huir  18, apoderándose  las fuerzas republicanas de 14 buques, 73 cañones, 350 fusiles, 160.000 pesos  en plata  y 300.000 pesos  en cobre, sufriendo la pérdida de 280 muertos y 1.731 prisioneros, mientras las  perdidas  patriotas fueron de 31  heridos y 32 muertos. Con las  naves  apresadas y una vez refaccionadas va a engrosar  la flota  nacional.

Capturada  toda la Provincia  tras la triunfal campaña  de Brión y en tierra el rotundo triunfo del General en Jefe Manuel Carlos Piar en la célebre  batalla de San Félix, el Almirante Brión es nombrado Presidente del Consejo de Gobierno y el  Doctor Francisco Antonio  Zea  Vice- presidente, correspondiéndole  a Brión asumir la pesada carga de gobernar e imponer el orden, enfrentándose  a penosas calamidades, pero  su cumplimiento del deber por la salud  de la República superara  siempre  cualquier otro miramiento. Pero el deber  va mucho más  allá  cuando le corresponde ser Magistrado de Justicia en una causa amargamente responsable, cuando es  seleccionado por el Libertador dado a su esclarecida conciencia que es  el mejor aval para ser totalmente imparcial para presidir el Consejo de Guerra  a que ha de  ser sometido  El General en Jefe, uno de los grandes paladines orientales  y héroe absoluto de  la gran batalla de San Félix, el gran  Manuel Carlos Piar cuyas  hazañas  militares  habían acumulado tantos méritos hasta alcanzar en plenos campos  de  batallas el más alto grado del generalato, quien además  es uno de  sus mayores   amigos y paisano, con inmenso dolor pero por la salud  de la república amenazada  a un presunto desmembramiento debe tomar la  muy dolorosa  decisión de declararlo culpable de los  delitos  de insubordinación, sedición y conspiración, sentencia  que lo condena  al fusilamiento.

Luis Brión, empeñoso recio e incansable al igual  que Bolívar a la vez  audaz  en las iniciativas, no vacila  en  hacerse  a la mar de nuevo con parte  de la escuadra hacia Las  Antillas en busca de los elementos  de guerra contratados  en Londres por el doctor  Luis López Méndez, pero no ha dejado desguarnecida  La Guayana  que tanto ha costado  durante un año de guerrear, ha  creado una  gran flota de flecheras y cañoneras fabricadas en los astilleros  que ha construido al igual  que los arsenales y maestranzas, dejando todo a cargo del valiente Capitán de Navío Antonio Díaz el vencedor  de la batalla naval de Pagayos, secundado  por los intrépidos Felipe Esteves, José Prudencio Padilla  (Quien será  el gran héroe  de la batalla naval del Lago de Maracaibo) y José Antonio Rosales.  En Las  Antillas  recibe  Brión  La corbeta Esmeralda y la Fragata Dawson, tropas  inglesas de artillería y cazadores, así  como  siete mil fusiles, pólvora, municiones, sillas de montar, botas y uniformes, estando  allí  se le unen varios  buques  de la escuadra  que estaban en comisiones  y algunos  que  se creían perdidos, dirigiéndose  de allí a Margarita para abastecer  al General Arismendi y zarpando  de nuevo hacia Angostura.

El Almirante Luis Brión en pleno conocimiento del pensamiento y de las ideas  de Bolívar sobre la inminente libertad  de la América del yugo español y por la compenetración  que tiene  con el Libertador y la  gran amistad  que los une, sabe  que tiene  que esforzarse  al máximo y como ya  estaban  suficientemente  abastecidos   de armas y pertrechos  los ejércitos  de los llanos y de oriente, desde Margarita en la base de la flota  y asiento del Almirantazgo en Juan Griego y con la División organizada por  el General Rafael Urdaneta, emprenden la travesía  hacia  la toma de Barcelona que es capturada después  de la  batalla  y asalto del Morro en la bahía de Pozuelos, pero  sobre la marcha sabe  Brión que debe actuar con premura  y sin descanso, que  si bien es cierto  que con la batalla  de Boyacá se ha dado un  gigantesco paso en la independencia de Nueva Granada se necesita  urgentemente consolidarla tomando el Magdalena como se hizo  en el Orinoco hasta  apoderarse Barranquilla, Santa Marta y Cartagena, a tales  efectos  organizada la campaña  zarpando  de Juan Griego de nuevo la flota rumbo a las bocas del Magdalena  en marzo de 1820, y lleva como comandante de las fuerzas terrestres  embarcadas al Coronel Mariano Montilla, fue un duro y muy rudo batallar  durante todo el año 1820 y parte del 21 a  pesar de  contaron con la activa  participación de los Neo granadinos  con sus pequeñas pero armadas embarcaciones, así  como los contingentes  terrestres  que  se fueron incorporando, fue una campaña  ardua y sangrienta que  culminó al igual  que  la de Guayana con el total desalojo de las fuerzas españolas  tanto de Barranquilla, Santa Marta  hasta la toma de Cartagena de Indias y la posesión total  del Magdalena, quedando los puertos  antes  nombrados  abierto  al comercio marítimo internacional,  sin embargo  pudo haberse  desarrollado mejor  a no  ser por  los actos continuos  de desobediencia e  intriga debido a los celos estúpidos de Mariano Montilla, que no  terminaba de entender que  el jefe absoluto de la campaña era  Brión y que  él, Montilla por  grado y mando estaba  subordinado al Almirante Luis Brión.

Fue  una  campaña  sangrienta y a pesar de la dureza,  la misma fue  un triunfo total para las  armas  de la República, pero  que  así mismo dejó en malas condiciones  la flota por falta de mantenimiento y las carencias de  dinero para  su total refacción, para la fecha  el Almirante Brión ya había consumido el total de  su cuantiosa  fortuna en el equipamiento de la flota y mantenimiento de las tripulaciones, además  había contraído grandes  deudas a comerciantes internacionales a su nombre, ante la angustia  del mal estado de la flota y la necesidad de adquirir  nuevas unidades decide trasladarse  a Bogotá donde  aparentemente  fue infructuoso  su viaje, aunado a  esto  el estado de  salud  del Almirante cada día  se va empeorando, solo se sabe  que
Fue recibido en Bogotá  con grandes fastos  en honor  a  sus grandes triunfos  alcanzados, Brión estaba sufriendo de tuberculosis y el mal avanzaba rápidamente, para el 28 de mayo le  escribe a Bolívar  que  se encontraba  en Guanare en marcha  ya el ejercito hacía lo  que habría de ser la batalla  de Carabobo, donde le explica  su  estado de salud y lo quebrantado  que  se encuentra, el 27 de  agosto de 1821  llega al puerto de Cumarebo en la goleta “Independencia” y era  tal el estado de  su salud que  el Coronel Juan Escalona le escribe  al Libertador, explicándole  que el Almirante  estaba en tan mal estado de salud  que decidió  seguir  hacia Curazao a tratar de curarse  al lado de  sus familiares, pero el 27 de  septiembre de ese mismo año en la casa de  su amigo el comerciante  americano William Smith, el Almirante Felipe Luis Brión Detrox falleció.

Levó anclas  hacia el mar de la eternidad para siempre  el más grande Almirante  de Venezuela, uno de las más  grandes  e integro paladines  de la gesta emancipadora de Venezuela. Hombre  acaudalado  que no  sólo   consumió  su inmensa fortuna con la cual contribuyo  a  la lucha independentista, sino  que  a su muerte  tenía grandes  deudas contraídas a  su nombre  en el exterior, quien nunca llegó a cobrar un salario  por  sus servicios  prestados, quién le  dio tantos  triunfos a Venezuela y Colombia, sin embargo muere en la casa de un amigo donde  había recibido hospitalidad. El Almirante Luis Brión sacrificó  su riqueza y su vida por la lucha  de la independencia, por  construir  la soberanía patria sin exigir nada a cambio, solo la satisfacción de hacer honor  a  sus ideales  de libertad que fueron siempre el norte  de  su existencia, todo lo sacrificó, todo lo entrego, su familia, su inmensa fortuna y su vida por  amor  a esta tierra  que hizo  suya. El ejemplo de Luis Brión debería  ser un gran camino a seguir en nuestras  actuales Fuerzas Armadas Venezolanas.
Los actos  de Brión nunca estuvieron reñidos  con El Decreto de Gentes, siempre respetó la dignidad humana  no solo de  sus  subordinados  sino de los vencidos, nuca permitió  que nadie degradara los principios de la justicia, fue en todo momento un gran líder naval y como tal cuidó de  su prestigio como un verdadero caballero del mar, para él. el prestigio estaba en la  bandera nacional enarbolada en los mástiles  de los buques de la flota nacional.

Venezuela y Colombia aún mantienen una gran deuda de gratitud con la memoria histórica de  este gran héroe, en Venezuela, en Caracas una humilde plaza que sin ninguna clase  de respeto se mantiene  entre la suciedad y los vendedores callejeros que más que honra  avergüenza
29 de noviembre 2017.




Bibliografía consultada:

Recopilación de Cartas del Libertador                          Editadas por La Asociación de Empleados
                                                                                       Administrativos de la UCV, Caracas
Luis Brión, recopilación documental                            E. Ortega Ricaurte, Bogotá
Bolívar y Petión                                                            Paúl Vierna, Ministerio de Educación 1970
Luis Brión, Almirante de la Libertad                            Manuel Díaz Ugueto
Biografía del Almirante Brión                                      Henry De Sola, Caracas 1921
Corte del Almirantazgo en Venezuela                           Licenciada Herminia Méndez
Corsos y extranjeros, en la Guerra de Independencia   Licenciada Hadelis Jiménez López

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de WIKIPEDIA




sábado, 25 de julio de 2015

Estimado Don Simón… ¡¡Feliz cumpleaños!! Por: Rafael Marrón G. @RafaelMarronG

 

Pensar en río revuelto

Estimado Don Simón…

por -
Hoy, ilustre compatriota, estarías cumpliendo 232 años de edad, y te imagino, entonces, inmerso en estos adelantos comunicacionales que tanto te hubieran facilitado la vida en campaña, sin embargo el motivo de mi correspondencia no es tanto para felicitarte como para informarte que tenías mucha razón – cualidad que por cierto le falta en demasía a los usufructuarios actuales de tu pensamiento político, que, como aseguraba Andrés Eloy Blanco, es oceánico, le sirve a todos y para todo – cuando, ya en el otoño de tu vida, pero apenas con 46 años, con la amargura en el corazón, gritando que habías arado en el mar, escribías esta verdad templaria: “…la destrucción de la moral pública, causa bien pronto la disolución del Estado”. Y eso, estimado Don Simón, lo estamos viviendo los venezolanos a raíz de la imposición por la ignorancia – ¿recuerdas tu sentencia de que “un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción?, ¿aquel que toma la licencia por la libertad, la traición por el patriotismo, la venganza por la justicia?”, pues así ha sido – de un gobierno revolucionario que actuando en tu nombre, para ganarse el fervor popular, con la actitud demagógica que confiere patente de impunidad a la soberanía popular, obviando tu reflexión: “la soberanía del pueblo no es ilimitada, porque la justicia es su base y la utilidad perfecta le pone término”, procedió a la destrucción sistemática de los valores y normas que hasta entonces habían servido de dique a los desmanes del poder corrompido, que, siempre ha existido, y tú lo sabes, recordando lo que escribiste a Santander en 1827 sobre “la inicua administración de robo y rapiña que ha reinado en ese Bogotá”, pero que en estos tiempos ha puesto en riesgo la existencia misma del Estado, y me atrevo a molestarte con el cuento, estimado don Simón, porque te encargaste de dejar bien claro que: “Venezuela es el ídolo de mi corazón y Caracas es mi patria, juzgue usted cuál será mi interés por su prosperidad y engrandecimiento”, lo que significa que te es importante conocer de primera mano la situación en la cual la rastrera locura castrofílica ha sumido al ídolo de tu corazón, que tuvo la oportunidad de enrumbarse ciertamente hacia su prosperidad y engrandecimiento, sin embargo, te lo confieso,  no hubo celo en el cuidado del tejido social, y se permitió que de los estadios empobrecidos de la población brotaran millones de seres de destino incierto, sujetos a las tentaciones del facilismo derivado del parasitismo político y delictivo, con las nefastas consecuencias que fácilmente podemos inferir, sobre todo para el afianzamiento de la inescrupulosidad gobernante, que ha certificado tu predicción a Juan José Flores en noviembre de 1830: “…este país caerá infaliblemente en manos de la multitud desenfrenada, para después pasar a tiranuelos casi imperceptibles, de todos colores y razas”, con la alarmante destrucción de las posibilidades de futuro para nuestra juventud estudiosa que, tal como lo predijiste no puede “hacer otra cosa sino emigrar”, porque el país entero se ha visto sometido a un desmontaje sistemático de toda referencia de progreso, civilidad y modernidad, siguiendo instrucciones ideológicas de un proyecto históricamente fracasado, dirigido por la decrepitud mental y moral que hundió su nación en la más espantosa pobreza, lo que anuncia la barbarie que nos aguarda, concediéndote de nuevo la razón, cuando afirmaste: “…si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, este sería el último período de la América”, claro te referías en ese momento a Colombia la grande, pero debo decirte que salvo Venezuela, todas las demás naciones nacidas de tu brazo y de tu pensamiento, incluyendo a la indefensa Bolivia, han logrado escapar al maligno influjo que destruye tu patria, pues solamente el actual estado  económico, social y político de Venezuela, se aproxima a tu visión apocalíptica. Y en las calles se respira el agrio olor de la barbarie, traducido en miedo, incertidumbre y resignación. Pues, la renuncia a las responsabilidades del estado por el costo político que conllevan, porque el fin último de la secta es el poder, han colocado al ciudadano de bien, al productivo y responsable, aquel que con su moral mantiene todavía algunos vestigios de civilización en la república, en la más deplorable condición de indefensión. La palabra patria es un alegato para justificar la ineficiencia y la cobardía. Y bajo su bandera se ocultan la corrupción y la traición. Las manos que izan el símbolo que ondeó en Puerto Cabello anunciando el fin del poder español en Venezuela, como tributo a tu hazaña singular, están hoy sumidas en vergüenza. Son la base de sustentación de un régimen caracterizado por el sectarismo, la coacción y la injusticia, aunado a la incompetencia y la impunidad para premiar la incondicionalidad con el enriquecimiento ilícito – ¿cuántos de estos “próceres” habrías fusilado por robarse de “diez pesos hacia arriba? – del que nada podemos esperar los hombres de mérito, pues, tal como escribiste a Santander en 1823, “no hay esperanza de justicia donde no se encuentra ni equidad ni talento para manejar los grandes negocios, y negocios de que depende la vida del Estado”. Y también la vida de la república, porque “la justicia sola es la que conserva la República”, máxima tuya que resalta tu valoración de la justicia a la que llamaste “reina de las virtudes republicanas”. Pero, a pesar de su marcha atrabiliaria, a contrapelo de tu pensamiento político, se atreven a adjetivarse “bolivarianos” mientras dilapidan las arcas de la república, contraviniendo tu mandato a Sucre en 1826: “…sobriedad absoluta en el gobierno es el único remedio”. Y, de esa manera contradictoria, te ofrendan, profanado tu nombre: Recuas de delincuentes son llevados al Panteón donde reposa tu historia. La bandera de un país esclavizado por la más larga tiranía del continente ofende tu memoria en tu sepulcro. Réplicas de tu espada, de la que te otorgó el Congreso del Perú, han sido obsequiadas a los más impresentables tiranos del mundo algunos de los cuales han perecido bajo la hoz implacable de la justicia o de la venganza de sus oprimidos. Y así, sucesivamente, estimado Don Simón. Pero a pesar de todo, seguimos tu ejemplo de amor por Venezuela y te deseamos en la voz de  millones de tus compatriotas: ¡¡Feliz cumpleaños!!
 
Rafael Marrón G.  –  @RafaelMarronG
 
 
 

lunes, 20 de julio de 2015

LA MALDICIÓN DE SIMÓN BOLIVAR. EL LIBERTADOR. @DolarToday


LA MALDICIÓN DE BOLIVAR: 

La trágica muerte del Historiador causante de la profanación de la tumba del Libertador

@DolarToday / Jul 19, 2015 @ 9:00 am
LA MALDICIÓN DE BOLÍVAR
Quienes fueron cómplices directa o indirectamente de la profanación de la tumba del Libertador Simón Bolivar han tenido la desgracia de morir de formas a troces.
Apenas el entonces “poderoso” presidente Hugo Chávez anunció la insólita decisión, en junio del 2010, de exhumar los restos de Simón Bolívar con ‘fines científicos’, un temblor que remeció todo Caracas dobló la punta de una de las torres del Panteón Nacional, donde se ubica precisamente el cadáver del Libertador junto con los restos de los próceres de Venezuela. Fueron dos profanaciones que de científicas no tuvieron nada, eran ritos santeros que luego de realizados comenzarían a cobrar víctimas mortales, extrañas y atroces, entre ellas las del propio comandante Chávez.
Una secuela de muertes de los invitados a este acto fue confirmando lo que afirmaban los creyentes de la magia negra, quienes anticiparon que de darse la exhumación, todos los involucrados serían alcanzados por la maldición de Bolívar. El primero en morir, víctima de cáncer, fue el general Alberto Muller Rojas, uno de los asesores presidenciales, semanas después de la exhumación. Luego le tocó el turno a Luis Tascón, diputado oficialista en agosto de 2010 quien murió de cáncer de colon. Ambos fueron colaboradores del presidente Hugo Chávez, y murieron con un día de diferencia en la misma semana.
A la muerte de Tascón lo siguió Guillermo García Ponce, director del diario Vea de la izquierda venezolana, quien también murió de cáncer.
El mismo día de la muerte de García, y en muy extrañas circunstancias, le llegó el turno al gobernador de Guárico, William Lara, ex diputado oficialista, quien murió luego que su camioneta se volcara y cayera al río.
En marzo de 2011 murió de un infarto Lina Ron y más adelante fue José Ignacio Meléndez Anderson quien recibió varios impactos de bala en un intento de robo. Luego, en La Habana, falleció Clodosbaldo Russián, el Contralor General de Venezuela de un accidente cerebrovascular que desembocó en una insuficiencia renal. Poco después, Hugo Chávez anunciaría públicamente que padecía de cáncer, falleciendo dos años después.
Finalmente la noche del viernes fur brutalmente asesinado en Margarita a manos del hampa el historiador Mier Hoffman, conocido por ser el responsable de la infame “hipotesis” de que Bolivar fue envenenado por la oligarquía, hecho que dio argumentos a Chávez para profanar la tumba del Libertador Simón Bolivar.
Con información de Noticiero Digital

jueves, 18 de diciembre de 2014

EL SOL DE AMERICA. Por: G/D (Ej.) Oswaldo Sujú Raffo. Pdte. IDEFV.



                                                  

EL SOL DE AMERICA
                                                                            GD. Oswaldo Sujú Raffo.
                                                                           Pdte. IDEFV.  17-12-2014.
Tal día como hoy, un 17 de Diciembre del 1830 en Santa Marta, provincia de la Nueva Granada hace ya 184 años falleció el Sol de América, el Gral. en Jefe  Simón Bolívar, El Libertador. Venezolano ejemplar cuya elipse de fructífera vida, es admirada en el bronce de plazas públicas de 180 países del Mundo y su biografía,  en miles de libros de varias lenguas y dialectos. 

En esta oportunidad, ante tanta confusión, mentiras, caos y el irrespeto de emular  su gloria, profanando su sepulcro, la imagen de su rostro y hasta el sagrado título ganado por su gloriosa Espada Libertadora, es justicia mencionar un resumen escrito desde un lejano país, más allá del océano Atlántico: Simón Bolívar; nació en cuna rica y abandonó todo por libertar pueblos oprimidos.  Con solo 47 años de edad peleó en 472 escaramuzas, combates y batallas. Participó en 79 grandes batallas, con riesgo de morir en 25 de ellas. Liberó cinco naciones y recorrió 123.000 kms, más de lo navegado por Colón y Vasco de Gama, juntos.

Fue Jefe de Estado de cinco naciones. Cabalgó con la antorcha de la Libertad, la distancia lineal de 6.500 kms, es decir casi media vuelta a la Tierra. Recorrió diez veces más distancias que el cartaginés Aníbal Barca, tres veces más que Napoleón Bonaparte y el doble de Alejandro Magno.

Sus ideales de libertad y justicia fueron escritas en 92 proclamas y en 2.632 cartas; de manera increíble, muchas de ellas fueron dictadas en forma simultáneas, en diferentes idiomas y a distintos secretarios. El Ejército que comandó nunca conquistó…solo libertó.

Compatriotas venezolanos, lo antes citado fue el argumento por el cual la B.B.C de Londres eligió al Libertador Simón Bolívar, como el AMERICANO MAS PROMINENTE DEL SIGLO XIX. En estos momentos de oscurantismo, tergiversación histórica e inversión de valores patrios, valga la difusión a los más alienados, ignorantes y manipuladores de la verdad. Venezuela es tuya, mía y nuestra. 

La Patria es primero. Fuera los castrocomunistas, chulos y vividores. 

Hasta luego!

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Venezuela

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.    Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Como hemos relatado en es...