Mostrando entradas con la etiqueta Anécdota. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Anécdota. Mostrar todas las entradas

sábado, 30 de noviembre de 2019

FUERZA AÉREA VENEZOLANA: Anécdota 7. Del Cnel. (Av.) José del Pilar Reyes Prado. Piloto Aviador Militar.




Anécdota 7. Del Cnel. (Av.): José del Pilar Reyes Prado, referida a hechos acontecidos, durante su estada de prestación de servicio, como Piloto Aviador Militar, en el Escuadrón de Transporte No. 1 (Escuadrón T-1), equipado con aviones: C-47). Esta unidad de transporte, era muy solicitada por los aviadores, quienes prestaban servicio, en unidades no de vuelo o asignados a otras entidades, donde no se ejercía tal función. Se refiere este acontecimiento: donde me toco, ser el copiloto de un piloto mucho más antiguo que yo, tanto en tiempo de servicio, como en experiencia como Capitán de Nave, del Escuadrón T-1, pero recientemente incorporado de nuevo a la Unidad. La misión, se refería a un vuelo casual de Proporciona miento de apoyo de transporte, a la Guardia Nacional en Santa Elena de Uairén, la Gran Sabana, que para la época, carecía de ayudas de navegación, pues no había Radio Faro, ni emisoras de Radio de onda corta o de cualquiera otra emisión radio eléctrica que contribuyera como punto guía en la navegación aérea, solo se contaba con la estación de radio comunicación, entre estaciones de control aéreo, para el tráfico de las diferentes aeronaves que circulaban las respectivas aerovías. Aparte de la misión de apoyo, ya mencionada, se había dispuesto, agregar a ese vuelo a Oficiales, con  relativamente, poco tiempo en la unidad (Escuadrón T-1), que no conocían esas rutas. Como mi persona, había, hecho esas diferentes y variadas rutas, desde varios sitios a Santa Elena de Uairén, se me asignó ese vuelo, como conocedor de cualquiera de las rutas de aproximación a ese remoto Aeródromo, o pista de aterrizaje. Existen en nuestro País, lugares y áreas, donde se encuentran algunas localidades, las cuales son difíciles de encontrar o penetrar en ciertas y determinadas épocas del año y horas del día. Entre ellas se pueden mencionar: Aeropuerto de Mérida, en horas de la mañana, siempre está cubierto de nubes hasta las diez o diez y media en días normales, cuando hay mal tiempo es impenetrable. Otro Aeropuerto difícil de penetrar en horas de la mañana es Barquisimeto, normalmente se medio despeja después de las nueve y media de la mañana aproximadamente. De los Aeródromos, o sea sitios de aterrizaje, sin facilidades y difíciles de encontrar; era Santa Elena de Uairén, hasta que construyeron La Pista de La Divina Pastora, en la meseta. En este caso, volábamos de Tumeremos a Santa Elena, los tripulantes y dos observadores de vuelo o de ruta, a saber: Piloto: Capitán: José Serrano López, (ya fallecido), tenía bastante tiempo fuera de la unidad y había estado volando como instructor en la Escuela de Aviación, Copiloto el que suscribe, con experiencia fresca en todo el País y en especial en la zona de Oriente, además con curso de búsqueda y salvamento, recién hecho, egresado del Curso Táctico No. 5. Y el Jefe de Máquina. Los observadores, eran: los subtenientes: Hugo Garaban Ordaz y Juan López Cordero. Debe, aclararse que la Gran Sabana, meteorológicamente hablando, es en general una Área, que exige de los pilotos, mucho conocimiento del terreno y además de un seguimiento del vuelo de gran acuciosidad tanto en los alrededores de la aeronave, sin descuidar las lecturas de los instrumentos; porque  a veces el vuelo es una alternancia de vuelo instrumental, con vuelo visual, en la que se debe conservar la altura prudentemente necesaria para un vuelo seguro y sin sobresaltos de sorpresas por la orografía envuelta  en la ruta. Sucede, que el día de la misión, despegamos desde el Aeródromo  de Tumeremos a eso de las 08:00, más o menos, con la intención de llegar a Santa Elena de Uairén alrededor de las 09:00, la ruta estaba  seminublada y volábamos visual a unos 4500 pies, chequeando todas las referencias, por mi conocidas, el Capitán Serrano López, piloteaba el avión y yo llevaba la navegación, indicándole a los observadores, las referencias más llamativas de la ruta, Norte Sur, sobre la Meseta de La Gran Sabana, con el tiempo cronometrado, esperaba ver, unas salientes de buzamiento de terreno en las cercanías del Aeródromo de Santa Elena, pero no las vi. Santa Elena, había recibido nuestro plan de vuelo, al salir de Tumeremos y entonces llame a Santa Elena, ya que el sitio que buscaba no se podía divisar por lo nublado del terreno y le comunique al Piloto, que estábamos pasado del destino, contesto Santa Elena y haciendo uso de la poca potencia de la estación de radio, tanto para escuchar los aviones como para trasmitirles, pedí al operador de la Radio de Santa Elena que saliera al exterior de su local y me dijera, después si había oído el ruido de nuestro avión, con la plena seguridad, de que para el lugar no había mas trafico que el nuestro y que el ruido, producido por el Avión C-47, para un conocedor, es inconfundible, de inmediato me llamo y me dijo, lo escuche, pero se está alejando, hacia el Sur, increíble la precisión, al asegurar la dirección del sonido,  le di las gracias y le comunique al Capitán Serrano López, que estábamos pasados e íbamos a llevar a cabo una búsqueda por cuadrado creciente, de inmediato le dije: vire a los 90° y mantenga el rumbo por un minuto, yo le aviso. Así se hizo, casi al finalizar el minuto exacto le dije vire a cero grados, Norte franco, Así se hizo y volemos dos minutos, casi a los 115 segundos le dije: vire a los 270° y Así se llevó a cabo, mientras tanto yo buscaba insistentemente las referencias del lugar y llamaba de vez en cuando a la estación, la cual daba su intentensidad de sonido del ruido del Avión. Cuando alcanzábamos, el minuto y 15 segundos, le dije: ya lo encontramos, vamos a sacar el tren. El Capitán me pregunto: ¿Dónde, yo no veo nada?. Le repetí, estoy sacando el tren de aterrizaje, ponga las condiciones para aterrizar y me dijo: procede y me dices, cuando entrar en pierna final, le respondí, siga en pierna base, ya lo va a ver y en efecto a los 20 segundos le indique: es allá. ¿lo ve?, y me respondió, ya lo vi, viro a los 90° y agrego: dame: ¼ de flap y redujo motores para 100 mph y continuo el descenso, solicito full flap, casi sin brisa,  en aproximación final y aterrizamos, la Aeronave felizmente. Estuvimos desde las 09:10 aproximadamente hasta las 10:15, esperando el Jeep de la Guardia Nacional. Inventando, juegos, de niños para mitigar la espera. Lo que sigue fue el regreso y el cumplimiento de la misión, sin más novedad. Hago este recuento, para dar una idea de cómo se navegaba en esos lugares en Venezuela, donde no había ayudas radioeléctricas y donde la meteorología, de la FAV, todavía no contaba con estaciones equipadas, para los pronósticos de ruta, sin embargo, mantenía un Meteorólogo, con todo y familia en Santa Elena de Uairén, que para esta fecha de la anécdota, no se llegaba por vehículos a motor, porque la carretera la estaba construyendo el Ejercito con los batallones de Ingeniería. Gracias a  Dios,  situación hoy superada. Lo cual hacia más valiosa la instrucción practica de conocimientos de búsqueda y salvamento impartida a algunos pilotos, en los cuales me contaba. Debo agregar, que la presencia de los Observadores y la del Piloto, ayudaron a palear el momento crítico de la búsqueda del Sitio y también la espera, en el Aeródromo, todos narrando cuentos de todos colores y muy risibles.  Situación emanada de la improntitud del apoyo de transporte del Aeródromo al Pueblo, que quedaba como a dos y medio kilómetro a pie y a pleno sol, cerca del Ecuador. Al llegar el vehículo, se nos aclaró, que el mismo estaba de regreso de Boa Vista. Haciendo mercado, para el personal. Se nos prestó el apoyo de transporte y la guardia al Avión y fuimos a merendar al Pueblo. Luego, cumplido el propósito del viaje al lugar, regresamos con el consabido: Misión Cumplida. La presencia de ese Jeep de la Guardia Nacional, amerita otra anécdota; pero de algún oficial de esa estimada Fuerza de Cooperación. Contando, como llego allá y por donde.-


Anexo: Anécdota 7

domingo, 3 de noviembre de 2019

PÁ MARACAIBO, EN SUPER PUMA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Opinión. Venezuela.

La imagen puede contener: 13 personas

PÁ MARACAIBO, EN SUPER PUMA. 
Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.
Anécdota FAV. Opinión. Venezuela
Treinta (30) Suboficiales profesionales de carrera (SOPC) de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV) de reconocida trayectoria profesional y ciudadana, fueron designados para realizar en la República de Francia,  el Entrenamiento de Mantenimiento, por la adquisición, del Super Puma AS-332B1. Recuerdo que fui a despedirlos al Aeropuerto Internacional de Maiquetía, NO le dieron viáticos de traslado, porque se los pagaban allá, a ellos les suministre en calidad de préstamo;  $ 200, por cualquier inconveniente que se les presentase en la ruta, pero a pesar de eso, muchos viajaron con un estuche ACUDE, que así llamábamos a los envases libres de impuesto, del Ron Santa Teresa, Gran Reserva, que serviría después, como souvenir, para agradecer y homenajear a nuestro instructores,  en la Aerospatiale, en Marignane, Marsella.
Una o dos semanas después,  también viajamos cinco (5) oficiales de la FAV, al Entrenamiento de Escuela en Tierra,  a saber: Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez. Mayor (Av) Sammy Landaeta Millán. Mayor (Av) Yunhy Rojas Chirinos. Capitán (Av) Orlando Silberstein Mellado  y el Capitán (Av) Senibaldo Palacios Rojas, por el area de mantenimiento, curso que culminamos, sin novedad, para iniciar la Escuela en el Aire.  Pero la fabrica Aerospatiale, cerró por vacaciones colectivas en Agosto de 1989 y el curso de vuelo, se postergó y nos regresaron a Venezuela, y en tono de chanza, les decíamos  a los compañeros de trabajo, que habíamos venido, a lavar la ropa y luego regresaríamos, a Francia.
Así se cumplió, pero por decisión de la Superioridad, como he acotado en textos anteriores, un mes después, solo nos enviaron al Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez y al Mayor (Av) Sammy Landaeta Millán, que NO sabíamos nada de Francés y veníamos de la Escuela Básica de la Fuerzas Armadas Nacionales y de la Escuela Superior FAV por estar realizando el Curso de Estado Mayor No 19, respetivamente. La instrucción se hizo sin novedad en función de formarnos como Pilotos Capitanes de Nave e Instructores de Vuelo, del Sistema Super Puma. La operación aérea fue muy intensa, volábamos en los helicopteros siglas 0121 y 1118, aeronaves pioneras de sistema en Venezuela, incluyendo aterrizaje sin tren en rampas especiales, aterrizas en ángulos de 45 grados en posiciones frontales, laterales y traseros.
Confieso que en la instrucción de vuelo, me costó adaptarme a soltar el paso cíclico (control de actitud) gobernado por el piloto automático, porque mi trabajo fue siempre en Alouette (Al-III) y  Bell UH-1 (UH-1H) que solo tenía un FORCE TRIM.  En dias pasados réferi, que como decía  mi instructor el G/B (Av) Bernardo Tomas Estrada, que los momentos difíciles, y en referencia cordial y respetuosa  a mi Coronel (Av)  Hugo Fernández Vielma, el Numero 1,  que hacen que uno pierda hasta la cabellera, y en Francia casi la perdimos. Teniamos manuales en Idiomas Inglés.  Las clases eran en Francés, traducidas al Español, por un nacional  de España y luego por una dama, también española, que a veces nos lleva a situaciones de aspectos intraducibles.
Lugo de hacer los vuelos con 1 solo motor,  apagando completamente una de las turbinas Makila, de la dos que tiene el sistema, se paralizó nuevamente la instrucción de vuelo en Francia, porque deberíamos terminar  las ultimas misiones del entrenamiento de instructores en Venezuela, relativas al traslado de equipos mediante Eslinga. Vuelos con 1 solo motor con 1200 kilos de carga lastre y entrenamiento del Cubo Alkán para extinción de incendios forestales, que realizamos en la Base Aérea EL Libertador (BAEL).
La Historia de la Aviación Venezolana del Luis Hernán Paredes, refiere en su página 512 que aparte de los pioneros, el Super Puma lo recibió en Venezuela el Coronel (Av) Pablo Argenis Romero Perdomo comandante del Grupo de Operaciones Especiales No 10 (Guopediez)  Mi coronel Romero, conocido ente su compañeros de promoción, como el chamo Romero, le correspondió ese honor. Argenis Romero Perdomo como generalmente lo mencionan es un oficial altamente técnico, acucioso, disciplinado estudioso y un profesional integral, con dotes de buena gente, compañero, superior, amigo, con autoritas incuestionable entre sus subalternos. En los anales de la recepción del Super  Puma, el Coronel (Av)  Romero   Perdomo ocupa el sitial de Honor, en la foto de la historia de la Aviación Militar y la prensa nacional. Él con su callada humildad y sapiencia, recibió los helicopteros Super Puma, Siglas, 0121 y 1118 a los cuales habíamos hecho el vuelo de aceptación del cliente en Marignane y refrendado por el MTM (Av) Amarista  y el MT1 (ARV) Martínez comisionados por la Contraloría general de la República, bajo control y supervisión del contrato, refrendado por mi Coronel (Av) Antonio Casadiego, Agregado Aeronáutico  en Francia, lo cual condujo a la aceptación del bien, a entera satisfacción del cliente, la República de Venezuela.
A los helicopteros se le desmontaron las palas del rotor principal, y rotor de cola y se enviaron en un C-130 fletado para por la contratista, y una vez aquí acompañé a mi Coronel (Av) Oscar Córdova Guédez, quien me dijo Sammy, como tu eres autoridad aquí, quiero para ver por dentro el avión en cuestión y me dijo. Tiene una anillo mas en su eje longitudinal. Pero antes de ese evento, el dia que nos veníamos de Marignane, en vuelo comercial nocturno, pasamos todo el dia en el el Departamento de compras,  revisando y ordenando facturas que algunas tenían,  pequeñas diferencias de precios, novedad que expuso el Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez, ante el  Jefe de Estado Mayor de la FAV,  G/D (Av) Roberto Gruber Odreman, quien por conocernos desde BAEL, fungió de abanderado en la revisión del  Contrato del Super Puma. Pero  también se nos habia presentado la novedad que la bandera Nacional  estampada en las aeronaves era de color Amarillo (verde limón) porque quizás la muestra de pintura se deterioró y  hubo que corregirla, como también la inscripción de la frase: Fuerza Aérea Venezolana, que NO cumplía con la directiva de la FAV respectiva y hubo que modificarla.
La demostración a la prensa y al alto mando  FAV en Venezuela, se hizo después del  ensamblaje y prueba de equipos que realizamos en el Servicio de Mantenimiento FAV, donde el Coronel (Av) Hugo Quintero Machado, comandante del  Servicio, le correspondió el honor de entregar las aeronaves previo control perceptivo de la contraloría de las Fuerzas Armadas, mientras los anfitriones  Coroneles (Av) Pablo Argenis Romero Perdomo y  Coronel (Av) Hugo Quintero Machado, entregaban y recibían los equipos para su operación a su entera satisfacción, quedando en Venezuela un representante de la Aerospatiale como Asesor Técnico permanente, mientras el Tcnel (Av) Roberto Vásquez, ahora fungía también como Jefe del proyecto, y él y mi persona recibíamos instrucción de vuelo con el Capitán (AC) Henry Bordes, piloto Francés, de la Empresa Aerospatiale. 
Pero se presentó otro inconveniente. La estructura organizacional del Guopediez hubo que adicionarle temporalmente, una nueva dependencia. El Escuadrón de Vuelo No 103 que empezaba a operar Helicoperos Super Puma, donde el Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez y el Mayor (Av) Sammy Landaeta eran el Comandante y Jefe de Operaciones respectivamente y nos asignaron 4 pilotos para instruir como copilotos del sistema, en vez de darnos 4 pilotos clasificados para impartirles  la transición del equipo Super Puma, y allí hubo mezquindad, pero los muertos NO hablan. Me correspondió elaborar y adaptar el primer manual  de operaciones del Super Puma, que de mi puño y letra fue enviado via fax, al Comandante de Operaciones Aéreas (COA) General de División Fernando Graterol Calles, firmado por Mayor (Av) Sammy Landaeta Millán, Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez y Coronel (Av) Pablo Argenis Romero Perdomo, porque ya se le buscaban detalles  a la operación en tierra y en el aire, porque la resistencia al cambio, al orden y a la NO inclusión de otros oficiales,  NO se aceptaba.
Recuerdo que estando en vuelo donde apoyamos al Comandante General de la FAV en una visita operacional, al Parque Nacional Canaima, en el Estado Bolivar. El Comandante Roberto Vásquez  con la responsabilidad de caso y además en calidad de Jefe del Proyecto del Super Puma, conversó ligeramente con el comandante General FAV, quien lo invitó a caminar a primera hora de la mañana, del siguiente dia, por la Laguna de Canaima,  y en esa conversación Roberto Vásquez, pronunció una frase que lejos de ser irrespetuosa, era informativa y aclaraba que habían detalles del Super Puma que NO  sabía el  G/D (Av) Cándido Farías Rodriguez:  “Con todo respeto, mi General de División. Usted esta desinformado”.  Lo demás son cuentos de caminos y la responsabilidad técnica y operacional tanto del Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez como la de mi persona Mayor (Av) Sammy Landaeta Millán, decía que habíamos  cumplido  a cabalidad con el deber que nos impuso la Patria, pero las voces agoreras, el amiguismo y el compadrazgo  dio al traste, en tres toques, con Romero, Vásquez y Landaeta, donde algunos dijeron en la FAV  que Sammy Landaeta Millán “se solidarizo, con  Vásquez" pero en mi actuación, de motu propio, siempre estuvo presente, el  pensamiento de Simón Bolivar. El Libertador: LA PATRIA ES PRIMERO, y para quienes como profesionales militares, pensamos así, siempre la Patria gana, así en el intento, nos reduzcan a cenizas.
Pero volviendo a la operación del Super Puma. Volábamos  de noche, sábados, domingos y dias feriados. Éramos como un carrito por puesto, pero en el Super Puma., y el cuento con la persecución de  los Garimpeiros, en el Cerro Delgado Chalbaud. Estado Amazonas, lo dejaré para después, porque también es bueno. Los daños personales que al final, NO son un carrizo, quedaron en  lista anexa. Refiero que vivía  en Caracas y tuve que alquilar un casa en la Urbanización Palo Negro, para poder atender las exigencias que demandaba la operación entrenamiento y formación de pilotos de Super Puma.  
En nuestra instrucción y entrenamiento, diseñamos una Navegación en ruta, que NO fue más que un incentivo de paseo familiar, autorizado por el comando superior, para calamar la presión y ausencia del hogar por llevar adelante la operación del Super Puma.  Se seleccionó como destino  de la ruta,  la Base Aérea Rafael Urdaneta (BARU) en Maracaibo. Estado Zulia.  La primera pierna me correspondió a mí y el comandante Vásquez llevaba el control de motores en el puesto del mecánico. Éramos tres pilotos abordo, Henry  Bordes iba callado y antes de pasar al sur de Base Sucre (BASUCRE) se llevo el dedo índice a los labios y  me preguntó, si  NO se me había olvidado algo y entonces en el chequeo post despegue, me percate que NO habia subido el tren. La transferencia negativa y el cambio de la escuela en el aire, me daba el primer zarpazo y subí el tren.  En esa navegación, teníamos previsto ir al pico Bolivar, en el Estado Mérida,  donde el Capitán (AC) Henry Bordes, nos haría una demostración de performance y aterrizaje con un solo motor, pero hubo necesidad  de  suspenderlo por la inclusión de personal militar, civil y familiares de los tripulantes a bordo del Super Puma.
Al llegar a BARU, el Mayor (Av) Antonio Narváez Chacón, mi compañero de promoción,  fue nuestro anfitrión, nos atendieron con gran afecto y camaradería,  y nos invitaron a una almuerzo de bienvenida, que los tripulantes y familiares, agradecimos en esa travesía inicial del Super Puma

Concluimos la misión sin novedad, pero llevábamos la estigma de una lucha incansable en reclamar, difundir e informar, al comando superior,  que necesitábamos en Venezuela, el equipamiento adecuado del Super Puma y la resistencia al cambio de los patrones lógicos de la Escuela en Tierra y en el aire que demandaba la operación ese equipos altamente sofisticado, “nuevo de paquete” y con bondades operaciones; insuperables.  
Pero al final, el Tcnel (Av) Roberto Vicente Vásquez y el Mayor (Av) Sammy Landaeta Millán, como pilotos pioneros  del sistema Super Puma en Venezuela, salimos del Guopediez  y nos retiramos sin despedirnos del personal, y por supuesto, sin la posibilidad de ser Jefe de Operaciones o Comandantes de la Unidad -situación que redactaré, en otra oportunidad- allí se tejieron telarañas donde había pulcritud y se crearon nubarrones, donde siempre hubo trasparencia, claridad, gestión y buen tiempo, sobre avales profesionales y ciudadanos incuestionables, razón por la cual,  la FAV nos permitió ir: PÁ MARACAIBO, EN SUPER PUMA.

Cita: “El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que produzcan los errores”.
Simón Bolivar.     


La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y exterior
Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 3 de Noviembre de 2019

jueves, 31 de octubre de 2019

Mi vida como piloto, Capitán de Nave de los siempre recordados, Douglas C-47.Por: Cnel (Av.) Jose del Pilar Reyes Prado Anécdota FAV.



Mi vida como piloto, Capitán de Nave de los siempre recordados, Douglas C-47

Anécdota FAV.-

Como quiera que se han puesto de moda las a experiencias vividas, aprovecho para dar a conocer, esta pequeña parte de experiencia vivida, allá, en el lejano pasado de mi vida como piloto, Capitán de Nave de los siempre recordados, Douglas C47, que aún vuelan, como los mejores en Australia y otros lares que no son Australia. Dios quiera y le den importancia a este hecho que les haré llegar anexo a esta nota de envío. Soy el Coronel,de la eliminada Fuerza Aérea Venezolana, oficial retirado en 1982. Dado que llenando todos los requisitos para ascenso a: General de Brigada, el Comando de la época, me excluyo de las listas de ascenso, sin razón y sin motivo, por tres veces consecutivamente, teniendo los siguientes haberes a mi favor:  Cadete ingresado a la Escuvión, como Alumno Básico; 1954-1958. ciclo aprobado, y graduado como el Alferez Auxiliar de mi curso, siendo que, después de graduado, me enteré que a quien graduaron como Alferez Mayor, este servidor le aventajaba por 9 décimas. Quiero aclarar, también, que los oficiales graduados como tales, eran y son, Bachilleres aptos para estudiar cualquier carrera universitaria, dictada el cualquier Universidad en Venezuela, sin mas requisito, que el Despacho de Oficial graduado proveniente de cualquiera de las Escuelas Militares a saber: Academia Militar del Ejercito, Escuela Naval de Maiquetía, Escuela de Aviación Militar de Maracay y Escuela de Oficiales de Guardia Nacional, Villa Zoila El Paraiso, se debe acompañar el Despacho con el Certificado de Bachiller expedido por El Director técnico de Educación Secundaria, quien lo expedirá previa la presentación del Despacho de Oficial, expedido por Mindefensa. Todo graduado por programa de educación del Ministerio de la Defensa, quien haya sido graduado por el sistema Básico, tiene ese Derecho. Siguiendo, lo referente a mi carrera militar, debo agregar que soy ex-alumno de la Escuela Superior FAV, hoy desaparecida, aprobando el Curso Táctico especial No 5, de 18 meses de duración, (los otros cursos tácticos fueron de 12 meses), el número 5 formo Oficiales Auxiliares de Estado Mayor. Es interesante saber, que la Escuela Superior FAV, ofrecía invitación a las demás Fuerzas: con la garantía de mérito de 1°,2° y 3°, en el táctico y curso de Estado Mayor respectivo a los tres invitados, según sus notas respectivamente. lo que colocaba a los alumnos locales. desde el 4° lugar hasta el 40°, es decir el 4° era el primer lugar para los alumnos FAV, en ambos casos: Táctico y Estado Mayor, ambos inclusive.-


Por: Cnel (Av.) Jose del Pilar Reyes Prado

IMAGEN SUPERIOR:   
Avión Douglas  C47. Museo Aeronáutico de #Maracay #Venezuela 
por cortesia de @FAV_CLUB

miércoles, 16 de octubre de 2019

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Venezuela




ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.  
Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. 
Anécdota FAV.

Como hemos relatado en escritos anteriores, la República Federativa del Brasil y la Dirección de Fronteras del Ministerio de Relaciones Exteriores (MRE) de la República de Venezuela, eran las encargadas de densificar, posicionar, construir y mantener hitos fronterizos, en los límites de ambos países. Los helicópteros de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV) prestaban su apoyo y los tripulantes de los equipos Franceses Alouette III (Al-III) fueron protagonistas del cumplimiento de la misión asignada a  la FAV y al Grupo Aéreo de Operaciones Especiales No 10 (GRUOPEDIEZ) donde hasta hoy LOS COBRAS, somos humildemente, un referente histórico, de la institución, por lo cual relato: ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.

Vila Tepequém ó Villa Tepequém en idioma Español,  se localiza en La Sierra de Tepequém (en portugués: Serra do Tepequém) que es una cadena montañosa ubicada en la ciudad de Amajari en  Roraima (idioma pemón: roro imã, "montaña del loro", pronunciación en portugués: /ʁoˈɾajmɐ/) es uno de los veintiséis estados que, junto con el distrito federal, forman la República Federativa del Brasil. Su capital es Boa Vista. Está ubicado en el extremo norte de la Región Norte del país. Limita al noroeste y norte con Venezuela mediante la divisoria de aguas de las cuencas del Orinoco y Amazonas, al éste con Guyana (concretamente con el territorio de la Guayana Esequiba, en litigio entre Guyana y Venezuela), al sureste con Pará y al sur y oeste con Amazonas. Con 800 habs. en 2014, es el estado menos poblado y con 2,23 hab/km², el menor densamente poblado. Fuente: Wikipedia.
Recuerdo que estábamos al final de la campaña de demarcación. Era Teniente de la Aviación  y me despeñaba como piloto al mando de un Al-III, mi copiloto era el Teniente (Av) Leonardo Méndez Martínez y el Jefe de Máquina, el ST2 (Av) Alfonso Pineda. Concidencialmente, era  2 de Noviembre de un año final de la década del 70, dia de los fieles difuntos, y fuimos a Boa Vista para buscar al Coronel del  Ejército Brasileño, Director de Fronteras, del vecino país. El traslado del helicóptero NO fue problema, pero el idioma sí, nos comunicamos con la torre de control y todo estaba en orden, porque para la recepción de las comunicaciones aeronáuticas, le colocamos un casco de vuelo al Señor Dilermando Deí, Jefe de la misión Brasileña, quien me indicaba en Español en función de la aproximación, el sitio de rodaje y rampa de estacionamiento del aeropuerto de la Ciudad de Boa Vista, donde aterrizamos sin novedad, por el poco tráfico aéreo, que había en la capital de Estado de Roraima.
Regresamos al campamento que se encontraba cerca de Icabarú en el Estado Bolivar y comenzamos el repliegue de los equipos de trabajo que estaban distribuidos en los diferentes Hitos de demarcación fronteriza que se denominan BV (Brasil-Venezuela) y el número que corresponda en  la secuencia de los limites binacionales. Es de hacer notar, que en cada viaje trasladábamos 3 personas y los tripulantes éramos tres, con sitios distantes de hasta una hora de vuelo y el helicóptero tenía 2 horas, 30 minutos de autonomía. Habíamos estado inoperativos porque el combustible de la cisterna de Fronteras, se contaminó, pero  también tuvimos la grata visita del C-123 de las FAV al mando del Capitán (Av.) Mario Escalante Ramírez, quien nos traslado los pipotes de combustible JP1, hasta Icabarú, embasados en tambores de 200 litros por el Servicio de Abastecimiento de la FAV (SABAFAV) necesarios para terminar la misión,
Refiero que siempre me ha gustado cantar y entre viaje y viaje, lo hacía para aliviar un poco la carga emotiva que producía la responsabilidad de hacer esos vuelos con personas propias y ajenas abordo, donde las posibilidades de sobrevivencia a un accidente aéreo, eran casi nulas.  Dividía las piernas de ruta de navegación, que así se llaman, en periodos de media hora, por lo tanto, media hora volaba el Teniente Méndez Martínez y yo cantaba,  y la otra media hora, yo ejecutaba mis funciones como piloto al mando.
Era un trayecto maravilloso sobre Serranías y Selva virgen, en su inmensa zona verde donde a veces solo se podía distinguir un eventual color amarillo, que asumimos podía ser de un Araguaney. En esa inmensidad de árboles, que superan los 40 metros de altura,  NO cabía ni una aguja, cuanto más, un helicóptero, con un ADF como  ayudas a la navegación, sin comunicaciones de radio, sin equipos de supervivencia, sino operado por la voluntad, la responsabilidad, el patriotismo y el sacrificio personal, profesional y familiar, de tres tripulantes, al servicio de la Nación Venezolana y en defensa de su territorio nacional, donde para darnos ánimo hacíamos trasmisiones en blanco: “Para las aeronaves en frecuencia en el area de Icabarú, y el territorio de Roraima, éste el Helicóptero Al-III, siglas 1325 de la FAV, en ruta de tal a cual sitio, en determinada altura y el tiempo estimado de vuelo, desde o hasta, Icabarú”.
En oportunidades llevábamos abordo una lata donde antes venían las galletas de soda, con comestibles NO perecederos, por si acaso sobrevivíamos a una Emergencia real o se accidentaba el helicóptero en un paraje solitario de esos INHÓSPITOS LUGARES donde con el tiempo, algunos tripulantes de la FAV, en función de hacer empatía con la sinonimia utilizada con la bases operacionales de la Fuerza Aérea,  las denominaron  BACOMA, que estimo, esas nociones coloquiales, afines;  NO llegaron a conocimiento de  los altos mandos de la FAV, porque precisamente respondían a la abreviatura de una Base Aérea ubicada en el medio de la nada, donde el maligno perdió su gorra y  estaba localizada precisamente en algun lugar donde "toño el amable" era su anfitrión. Con las debidas disculpas, a los distinguidos lectores.
Llegué a opinar que esos maravillosas tierras donde el relieve se hace ilusión y la soledad se convierte en bondades naturales, al observar cascadas y bellezas de la Amazonía,  si se nos apagaba la turbina y sobrevivíamos al caer a tierra en autorrotación (maniobra de emergencia en helicópteros)  tendíamos que integrarnos a una comunidad indígena, si la conseguíamos, y hacer vida con  los Pemónes, Yanomanis o Maquiritares, hasta que algún dia pudiésemos  ser casualmente rescatados, a los mejores estilos de la película, El Náufrago, de época reciente.
Para culminar esta misión llegó desde Maracay el Capitán (Av) Roberto Vicente Vásquez en otro Al-III, su copiloto era el Teniente (Av) Humberto Mijares Henríquez y el Jefe de Máquina era el ST2 (Av) Edgard Flores Lugo, quienes  se integraban para cumplir con los tiempos de final de campaña, pre acordados con Brasil.  Los puestos más lejanos los dejamos para final  y salimos los dos helicópteros, a cumplir nuestra misión de una hora de vuelo, una de regreso y 30 minutos de combustible para la reserva operacional.
Cargamos 2 brasileños en cada helicóptero, con su equipaje y herramientas. El Capitán (Av) Roberto Vicente Vásquez despegó primero y nosotros, en el otro helicóptero,  los hicimos después,  y avanzamos en línea visual de máquina a máquina, para regresar al campamento. Pero de repente se nos presentó un frente lluvioso que nos impedía ver hacia adelante, nos mantuvimos a distancia visual y de comunicaciones, hasta que pudimos, y al tratar de bordear el mal tiempo, perdimos contacto visual y de comunicaciones.
Nuestro curso de regreso estaba en aproximadamente los 90 grados y en el desvió para bordear el mal tiempo, nos fuimos saliendo al Sur, donde solo veíamos Selva y mas Selva. Sabíamos por tiempo, donde estábamos, pero NO podíamos cruzar hacia el campamento y comenzamos a volar en un rumbo de 120 grados aproximadamente, donde estaba claro. Luego de casi 45 minutos avistamos una Serranía y le dije a Teniente Méndez Martínez, esa es la Serranía donde está la Villa Tepequém, que por el mapa y la altura podíamos identificar como tal.  Decidimos ir hacia esa zona donde se veía menos nubosidad y después de volar cierto tiempo, vimos un poblado y unas personas, en una cancha, jugando futbol.
 Ahí aterrizamos, para reevaluar que deberíamos hacer, y por supuesto, se acabó el partido de futbol.  Preguntamos si eso era Villa Tepequém y nos dijeron que si, pero teníamos  de nuevo el problema, que se nos presentó en Boa Vista, el Portuñol que podíamos pronunciar los tripulantes, NO lo entendían y por dificultades de la radio VHF, NO nos comunicábamos  con el otro helicóptero y menos con campamento. Les dijimos a nuestros pasajeros que les indicaran a esas personas la razón de la presencia de ese helicóptero militar, en esa población del territorio Brasileño. Pero de repente alguien dijo que ahí vivía un garimpeiro (minero) venezolano, y lo fueron a buscar quien se alegró de ver a sus paisanos, y nos facilitó entendernos con las personas y nos ubicaron que al norte de ese sitio, y de  acuerdo con el mapa, estaba la población de Icabaru, nuestro pautado, destino.
Sacamos cálculos en el computador manual del helicóptero por peso, distancia contrastada con la carta aeronáutica de la zona y estábamos como a 40 minutos al Sur, pero la nubosidad todavía se veía al Norte. Esperamos casi 2 horas y prendimos para irnos con seguridad pero NO se podía pasar y apagamos, nuevamente. Despejado después de 3 horas, en horas de la tarde, cuando decidimos viajar, la selva tupida había cambiado a Selva con Praderas escasas, lo que indicaba que podíamos aterrizar si el helicóptero se apagaba.
Volamos con suficiente altura, buscando el campamiento hasta que nos quedaron treinta galones de combustible y el helicóptero consumía 1 galón por minuto, por una milla náutica de recorrido. En nuestro vuelo le dije al Teniente Méndez Martínez que llevara el helicóptero mientras yo recalculaba en el aire e identificaba la zona que era perfectamente nuestro territorio venezolano.  Pero se nos presentó otro inconveniente. Se prendió la luz intermitente de bajo nivel de combustible que avisa que a la aeronave le quedan 20 minutos para acabarse la reserva. Tomé el control de la nave y le dije a Méndez, que llevase él, el control por tiempo de la luz, mientras yo ubicaba a los lejos el sitio del campamento. El tiempo parecía que se había detenido, pero el helicóptero consumía el combustible aceleradamente, y luego cuando la luz se puso fija, que avisaba  que teníamos  10 minutos de vuelo, el ámbar de bombillo indicador era similar al amarillo de los Araguaneyes que supuestamente había avistado en plena Selva.
Aseguré mi patrón directo a pierna final para aterrizaje en el helipuerto. La luz de bajo nivel de combustible ahora en forma fija determinaba que  había que tener sangre fría y la tripulación la tenía. El dominio, la destreza y el conocimiento, se imponía para determinar el procedimiento a ejecutar, que NO era otro sino hacer una autorrotación en cualquier pradera, si se apagaba la turbina.  
Pero ya en la fase final el helicóptero se comportaba muy liviano, temía porque la cantidad remanente en el tanque tuviera impurezas, por la contaminación que habíamos experimentado en el campamento y la máquina se me apagase en cualquier momento, antes que llegase,  al sitio de aterrizaje.
Estábamos en esos momentos de recordar a nuestros instructores de vuelo el Mayor (Av.) Julio Rodriguez Pimentel y el Capitán (Av) Bernardo Thomas Estrada: Si se apaga aquí, lo pongo allá, si se apaga allá, lo pongo más allá y así sucesivamente recordar que con  la luz amarilla de bajo nivel de combustible fija,  NO se podía someter a la aeronave a posiciones o virajes fuertes o bruscos.
Lo llevé hasta la fase final de aterrizaje en el helipuerto e hice un Hover (Vuelo estacionario) y le dije al helicóptero: “Si quieres te apagas aquí.” Pero NO ocurrió, y desde ahí vi que ya mi  Capitán (Av.) Roberto Vicente Vásquez había regresado con su tripulación quien posteriormente me comento, que hizo un aterrizaje de precaución al Norte, en la carretera que conduce desde  Icabaru hacia el Paují y Santa Elena de Uairen, donde encontró un espacio abierto y pudo esperar, mientras se despejaba la nubosidad en Icabarú.  

A final nos reunimos todos, en el campamento, los Venezolanos agradecíamos a Dios y a la virgen del Loreto, patrona de los aviadores,  por habernos conducido sanos y salvos, hasta Icabarú y también expresamos nuestra eterna gratitud, al Cristo Redentor o Cristo del Corcovado,  que nos mostraban los Brasileños en estampitas, porque aseguraban que él, nos había acompañado de regreso,  después del  ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.

Cita: “Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios”.
Simón Bolivar


Coronel  ® FAV) Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 16 de Octubre de 2019

Gracias a Dios y a la  Fuerza Aérea Venezolana, por permitirme relatar aspectos de su Historia, NO contada.



FOTOS SUPERIOR E INFERIOR: Frontera de Venezuela y Brasil, en Santa Elena de Uairén y Vista do alto da Serra do Tepequém, no norte de Roraima, en el Articulo, Serra do Tepequém, por cortesía del blog: Os 1000 dias de Anna Biselli


martes, 8 de octubre de 2019

UN SÚPER PUMA, SOBRECARGADO. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.




UN SÚPER PUMA, SOBRECARGADO. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

Transcurría el inicio del segundo semestre del Año 1990, era Teniente Coronel  de la Fuerza Aérea  Venezolana (FAV) y me desempeñaba como Capitán de Nave al mando de un helicóptero Súper Puma AS-332B1 que operaba entre Santa María de los Guaicas (El Ocamo) y Parima B, en apoyo al Ministerio de la Defensa (MINDEFENSA) para la activación de un puesto militar fronterizo, en esa última comunidad, ubicada en el Estado Amazonas, y el haber sobrevivido a una  carga errónea del aparato, nos permite relatar hoy: UN SUPER PUMA, SOBRECARGADO.
Recibí instrucciones del Coronel (Av) Reyes Humberto Gil Sarrameda, comandante del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales Nº10 (GRUOPEDIEZ) para apoyar una misión de traslado de materiales de construcción y equipos necesarios para la adecuación de un Puesto Fronterizo en el Alto Amazonas  en el sitio conocido como Parima B, donde se hace necesario resaltar, que 30 dias antes, había fungido como copiloto del Teniente Coronel (Av) Roberto Vicente Vásquez  en la mencionada zona, donde aparte de transportar personal, equipos, habíamos trasladado un Mini Shower mediante Eslinga, que por su peso entre 2.581 Kg y 3.565 kg y 45 minutos de vuelo, representó una gran dificultad de traslado, pero esa maquinaria, se necesitaba para desmalezar, alargar y acondicionar  la pista, lugar donde  también habíamos trasladado  al Señor Ministro de la Defensa G/D (Av) Filmo López Uzcátegui y el Alto  Mando Militar Venezolano, que visitó, inspeccionó y compartió con la comunidad de Parima B, en ese entonces, cuando ese asentamiento, era administrado por unos misioneros denominados: Nuevas Tribus.
Estábamos familiarizados con la operación de la Aeronave en dicha zona y podemos decir que el Súper Puma, por su reciente adquisición, era la panacea de la aviación de alas rotatorias en Venezuela pero teníamos una gran limitación, solo habíamos 2 pilotos para volar 2 aeronaves, que a la par éramos también 2 pilotos instructores y estábamos orgullosos  de ser 2 pilotos venezolanos del sistema Super Puma,  de los 5 instructores, que en ese entonces, tenia Latinoamérica.
Nuestro instructor en la República de Francia había sido el Capitán de Aviación Civil francesa  el Señor Henry Bordes que a la par nos instruyó en vuelo en Venezuela y en compañía de otro piloto, voló con nosotros el 10 de diciembre de 1989 en la demostración del helicóptero frente al presidente Carlos Andrés Pérez. El capitán Bordes en su experiencia acumulaba 5000 horas de vuelo en súper puma, hablaba perfectamente español y había fungido como tripulante presidencial con helicópteros de la Aeroespatiale en la República Dominicana y la República del Ecuador.
Recuerdo que en sus charlas operacionales nos decía que nos iba a enseñar a volar Súper Puma, para que NO nos matáramos, y las correcciones en función operacional eran  dirigidas, al tren de aterrizaje retráctil, al ajuste de los motores por parte del Mecánico de Abordo, al uso obligatorio/mandatorio del piloto automático, equipo INDISPENSABLE para la operación del aparato, contrastado con la ausencia de flotabilidad de emergencia, radar meteorológico y tanque externos en el carenaje del tren, que hacían al Súper Puma Venezolano, un Helicóptero muy avanzado en tecnología, pero catalogado por ellos, como el más limitado fabricado por la Aerospatiale, para país alguno, razones que escuchamos de viva voz,  de los propios francesas allá en la fábrica de Marignane, en Marsella. República de Francia.
Pero volviendo a la operación entre El Ocamo y Parima B, confrontamos el primer problema NO operacional, sino logístico. Una aeronave de las Fuerzas Armadas Nacionales que estaba operando en la zona utilizó casi todo el combustible que teníamos en El Ocamo aun cuando estaba embasado el pipotes de 200 litros de J-P1 por el Servicio de Abastecimiento de la FAV, y cada tambor estaba identificado como la inscripción Fuerza Aérea Venezolana  porque ese recurso, se había calculado y planificado para nuestra misión.  Tomamos la decisión de abastecer el helicóptero y dejar las reservas operacionales, pero eso nos retardaba como mínimo un dia y un máximo de dos.  Pero NO obstante continuamos haciendo viajes desde El Ocamo a Parima B y viceversa, cumpliendo con la misión encomendada, pero nos sorprendió el atardecer abasteciendo y despegando con el tiempo muy limitado para llegara desde El Ocamo a Parima B. Con los malos tiempos que se presentan en esa zona, casi fuimos arropados por la nubosidad y llegamos a Parima B en horas nocturnas, pero gracias a la bondad en iniciativa del G/B (Ej.) Castor Rivas, quien estaba destacado allí en la supervisión de la misión, dispuso de unos mechurrios y logramos ver el campamento y aterrizar sin novedad.
Luego, uno o dos dias después, confirmamos  que el Avión C-130 traería el combustible, fuimos a El Ocamo, con la intención de culminar el trabajo y atender otra misión que se nos había encomendado hacer, pero en la Zona de Maracaibo. Estado. Zulia. Estábamos de polo a polo, pero la vocación de servicio, la responsabilidad y el cumplimento del deber de mi honrosa tripulación, marcaba la pauta. Hicimos hasta lo imposible porque el GRUOPEDIEZ y el Comando Superior pudieran expresar las mágicas palabras de: Misión Cumplida.
Recibimos instrucciones personales del G/D (Av) Jesús Hung Abreu, quien ocupaba el cargo de Director General de los Servicios del Ministerio de la Defensa (DIGENSER)  quien me agradeció el apoyo, y me manifestó que era prioritario transportar la carga al puesto de parima B para que los trabajos NO se retardaran y le contesté que NO había novedad, que por tiempo, la misión la íbamos a culminar en inmediato plazo  y estaríamos  presentes en Maracaibo para cumplir la subsiguiente, orden de nuestro comando.
Nuevamente abastecimos con los pipotes de combustible y cargamos el helicóptero observando las normas de capacidad de carga interna y peso y balance de la aeronave.  Supervisé personalmente que se hiciese la distribución de la carga dentro de la cabina trasera, ya que el Helicóptero podrían transportar aproximadamente 4100 kg, para lo cual contesté a MT3 (Av) Franklin Ulloa afirmativamente con  el número de láminas de Drywall y otros materiales, que transportaríamos.
Pero la mañana, se hizo mediodía y la temperatura externa rebasó los 40 grados centígrados y para salir, enfrentado en la pista de El Ocamo decidí despegar aprovechando su máxima extensión, que de acuerdo a los cálculos estábamos en operación normal. En la carrera de despegue  hacia la traslación (pase de vuelo estacionario a vuelo normal) sentí el helicóptero un poco pesado, pero los parámetros me indicaban que podía continuar el vuelo.  En efecto lo hice pero recuerdo, que pase rozando las copas de los arboles al final de pista. El helicóptero estaba en el aire, mantenía sus niveles de proeficiencia de ambos motores y funcionamiento en general, normal; pero solo ascendía a una rata de 200 pies por minuto,  y seguíamos ganando altura.
Entonces le pregunté al MT3 (Av) Franklin Ulloa con respecto al peso y me dijo que se había calculado de acuerdo con mis instrucciones,  sobre la base  del manifiesto de carga que había trasladado el Avión C-130. No había novedad, pero el helicóptero seguía ascendiendo con 200 pies por minuto, y yo permanecía dando instrucciones para calificar como Capitán de Nave al Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro, quien argumentaba que quizás posiblemente había una diferencia entre el peso de las láminas y las suministradas por el Loadmaster del C-130.
Estabilizado en vuelo visual, aproximadamente a 3500 pies nivelamos la aeronave y deje que el combustible se consumiera para los efectos del aterrizaje. Me llegaron infinidades de cosas a la mente. Eleve mis pensamientos y oraciones a Dios nuestro Señor y seguimos avanzando. Pensé en mis recomendaciones a la Gerencia de Venta de la Aeroespatiale en Francia cuando nos despidieron después de culminar el curso. A ellos les decía que asesoraran bien a la Fuerza Aérea Venezolana en virtud de prevenir que la resistencia al cambio tumbara un Súper Puma, ya que la Escuela en el Aire, había cambiado.
Ahora teníamos un tren de aterrizaje que subir y bajar. Un  Mecánico de Abordo que manipulaba el régimen de los motores en tierra y en el aire por a la distancia prudencial entre el paso colectivo (Potencia) y las manillas de los aceleradores, ubicadas en el tope de la cabina de mando, que los Helicopteros Estadounidenses  tipo UH-1H, Bell-212, Bell-214 y Bell-412, los tienen integrados en  el mando de potencia o paso colectivo. Apagar un motor como lo hice en BAEL un dia dando instrucción de vuelo, asistido por el Mecánico de Abordo aumentaba nuestra proeficiencia y calificación porque el manual operacional de la Compañía Aerospatiale lo autorizaba así, pero NO se veía bien.  
También pensé que mi persona podía estar transitando la senda de ser protagonista  de un potencial accidente en el aterrizaje del helicóptero y en términos coloquiales o jerga de pilotos, mi capacitación decía que NO me podía poner, de sombrero el Súper Puma, y evalué todas las condiciones operacionales  del helicóptero, que me llevó a definir que quizás NO podría mantenerse en vuelo estacionario, por lo cual tomé una decisión de informarle  a la tripulación, que aterrizaríamos corrido por la pista de Parima B, y estuvieron de acuerdo, razón que me permitió de inmediato enunciar, el procedimiento a utilizar.
Encargué  de los motores a MT3 (Av) Franklin Ulloa, y le di las instrucciones a Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro que colocara las manos en los controles y los pedales, de tal manera que una vez asegurado en tierra, cortaría a mis órdenes, el piloto automático, y les dije a todos:  Una sola aproximación. NO hay ida al aire. Ejecutaríamos un aterrizaje corrido en una pista de GRANZÓN y dominado el helicóptero haríamos lo siguiente: Paso colectivo abajo. Piloto automático cortado, motores fuera, por emergencia, y además les señalé la manilla corta todo, situada detrás y arriba del piloto y copiloto de la aeronave, por si era necesario.
Repetí el procedimiento NO menos de 10 veces, mientras seguíamos descendiendo con la pista de Parima B, al frente. Solo nos quedaba  descender a nivel de tráfico e  incorporarnos a la pierna final para el aterrizaje, y enfrentados con la pista cruzar la cabecera en reducción progresiva de la velocidad, de 60 nudos, para 40 nudos y de allí hasta 20 nudos o menos, para el toque final . Así lo hicimos, cumplimos con el objetivo trazado. Tocamos sin novedad y con el helicóptero prácticamente dominado éste se  asentó y se levantó por la acción de los amortiguadores  e hizo un cabeceo que nos sacó del centro de pista y advertí a los demás tripulantes,  "se me está saliendo",  bajé el paso colectivo e instruí a  Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro que  cortara el piloto automático y al  MT3 (Av) Franklin Ulloa que apagara los motores y el helicóptero quedó ligeramente corrido, del centro de pista, pero se detuvo.
Me quede sentado en los comandos, apliqué el freno del rotor y permanecí por varios minutos en el puesto de copiloto en mis funciones de Piloto Instructor y tomé la libreta de la aeronave para llenar los datos de vuelo y reportar el corte de los motores. Pero NO lo hice, en ese momento, porque me bajé a abrazar a mi tripulación, quienes me habían abierto la puerta izquierda y estaban eufóricos y llenos de regocijo de esta nueva etapa, donde el MT3 (Av) Franklin Ulloa con lágrimas en los ojos, me daba las gracias a nombre de su esposa, hijos y su familia, por haber salvado su vida, al enfrentar la situación adecuadamente, mientras repetía que  el manifiesto de carga, estaba equivocado.
Sobrevivimos y agradecimos a Dios y la virgen de Loreto, Patrona de los Aviadores, por sus bondades. Descargamos el Helicóptero ayudados por los soldados del Ejército Venezolano destacados en el lugar, para almorzar y continuar con la operación. Pero luego al ubicar todo en un depósito, el MT3 (Av) Franklin Ulloa consiguió un balanza y logró suspender mediante una amarre una de laminas para pesarla, lo cual arrojó que presentaba una diferencia significativa en kilos,  contrastada con la realidad  asentada en el manifiesto de carga que trajo el C-130, que aunado a la presión y la premura, por el cumplimiento de la misión asignada,  para ir a otro destino operacional, nos  conllevó, a cometer un error, y luego volar y aterrizar, un SUPER PUMA, SOBRECARGADO.

Cita: “Desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria”.
Simón Bolívar.

Gracias a la Fuerza Aérea Venezolana, por permitirme relatar parte de su Historia NO contada.


Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 8 de Octubre de 2019
@ProtestaMilitar

IMAGEN SUPERIOR: Helicóptero Súper Puma / Erwin Fuguet FAV-Club / AméricaMilitar 


PD: Dedico éste texto, a la Memoria de mi Señor Padre: PRESENTACIÓN DE JESÚS LANDAETA, un trabajador petrolero, conocido como PRESENTE LANDAETA, quien sucumbió a consecuencia de un disparo en la cabeza, asesinado por su compadre: Félix Márquez (El Negro Márquez) el día 8 de Octubre de 1949, en la población de El Tigrito, Estado Anzoátegui y falleció a las 7 de la noche, en el Hospital de la Mene Grande Oil Company de San Tomé, hace 70 Años. Paz a su Alma y brille para él la luz perpetua. Amén.

INFORMACION COMPLEMENTARIA: 


Sammy Landaeta Millán en Facebook:

Gracias a TODAS y cada una de las personas que han expuesto sus opiniones, motivaciones, sentimientos, agradecimientos y FELICITACIONES por lo cual les expreso mi eterno agradecimiento y me permito compartir con ustedes las consideraciones que tuvo a bien enviarme mi General de División (Av) Jesús Hung Abreu:

Apreciado compañero y amigo Cnel. Sammy Landaeta, al leer este relato tuyo que haces, me recuerda que esas misiones constituyeron una de las operaciones muy meritorias y dignas de ser registradas en la Historia de nuestra real FAV. Al leerte, me llené de emoción, orgullo y nostalgia, pues esas importantes misiones tuvieron un extraordinario e importante objetivo al que la historia no le ha registrado su verdadero valor estratégico y geopolítico. Recuerdo que recibí instrucciones, en mi condición de Director General de los Servicios de Mindefensa, por parte del Gral.Div.(Av) Filmo López Uzcátegui Ministro de la Defensa Nacional para ese entonces, de que diera todo el apoyo Logístico y Operacional para establecer en Parima B una unidad del Ejercito de Selva venezolano, que tomaría posesión de esa Base fronteriza, cuyo territorio había estado en manos de garimperios brasileros y que después de haberse hecho una demarcación limítrofe con apoyo de radares y GPS aérotransportados entre comisiones técnicas de Brasil y Venezuela, se había recuperado para nuestro país una extensión considerable de territorio que hasta el momento los pisatarios del lugar (indígenas yanomamis y garimpeirios), habían considerado ser territorio brasilero. Esta región está situada al Sur del Estado Amazonas al occidente de la sierra Pacaraima, una de las formaciones montañosas más antiguas de la Tierra. Fue así como con el apoyo de la FAV con helicópteros y aviones (C-130 y G-222) se iniciaron los trabajos de acondicionamiento de una pequeña y rudimentaria pista (utilizada ilegalmente por aviones de los garimpeirios) y de las instalaciones de esta base, por parte de un pelotón de ingenieros militares, adscritos a la Brigada de Ingenieros de la Dirección de Ingeniería Militar bajo el comando del Gral.Bgda.(Ej) Carvajal Mezones, unidad militar que estaba bajo el comando de la Dirección General de los Servicios de quien fui titular desde julio de 1989 a julio de 1990. La Fuerza Aérea Venezolana puso a mi disposición para el logro de esta misión, unidades del Grupo Aéreo de Transporte No. 6 y del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales No. 10, quienes contribuyeron en forma excepcional con la misión asignada. En varios vuelos acompañé las operaciones aéreas en G-222 desde Bael a Parima B, incluido el vuelo final en el que el Ministro de la Defensa, el Director de Ingeniería del Ejército y quien quien suscribe, hicimos la ceremonia protocolar inaugural, para que pudiésemos poner finalmente en disponibilidad la Base Operacional fronteriza Parima B, Misión Cumplida Venezuela. Well Done para la FAV y el Ejército venezolanos. Saludos amigo.


RESPUESTA:

Señor:
G/D (Av) Jesús Hung Abreu
Ciudad.


Mi General de División.
Después de enviarle mis saludos y respetos, le confieso que me sentí gratamente sorprendido por las importantes acotaciones que hace en el relación con la difusión de mi Anécdota FAV: Un Súper Puma, sobrecargado.
Le refiero que anteyer conversé con un amigo y le manifesté mi inquietud sobre el aspecto, si se estaba leyendo lo que desde dos meses para acá, emprendí -gracias a la señal de internet- en la difusión de 10 artículos de Anécdotas FAV, incluida esta última publicación, pero la respuesta me la dio ayer la página de Facebook y luego su atenta comunicación, que leí en altas horas de la noche.
Comparto con usted los sentimientos de emoción, orgullo y nostalgia, en el cumplimiento de la misión asignada.
Celebro con verdadero espíritu de cuerpo, el haber puesto todo mi empeño para cumplir sus órdenes a cabalidad y valoro sus esfuerzos y la de los tripulantes del G-6 y G-10 para que usted y los Altos Mandos expresaran con satisfacción la hermosa frase de: MISIÓN CUMPLIDA VENEZUELA.
Valoro los esfuerzos de todos, en el desarrollo de Parima B, donde en mis conversaciones de antes refería, que en una oportunidad operando un UH-1H visite el lugar, y el paludismo, la orcosincosis y las niguas, hacían estragos en la población indígena, pero ahora de la mano del Ministro de la Defensa, de Usted y de muchos, llegaba la civilización, la medicina y la seguridad militar que reforzaba el "valor estratégico y geopolítico" -como usted acertadamente lo califica- de dicha región, donde lo que conocíamos como Parima A, que tristemente veíamos perdido, lo recuperamos con el posicionamiento satelital en una franja de NO menos de 150000 km2.
Al final me di cuenta también, mi General de División, que a pesar de lo riguroso de la misión, los riesgos calculados y adicionales, que nos llevaron a un cálculo errado, NO son motivos para que en la memoria histórica militar y colectiva, no se recuerden y añoren nuestras Fuerzas Armadas Nacionales, DE ANTES, parafraseando a mi Almirante Antonio Perez Criollo, derivado de en los comentarios que observé en Facebook, donde el Coronel Arellano del Ejército Venezolano, miembro del Batallón de ingenieros, a su digno mando, expresa su testimonio de haber presenciado la maniobra que realizamos mi comandante Roberto Vicente Vasquez y mi persona, en el Súper Puma que trasladó en Eslinga, el mini shower, lo que me hace infreir respetuosamente, que NO aramos en el Mar.

Gracias mi General de División, por ser una vez más el único superior y amigo que alimenta nuevamente mi espíritu, mediante su atenta respuesta, similar a aquella que recibí en El Tigrito, Estado Anzoategui, mediante un correo electrónico, que recibí a finales del año 2000, de parte de Usted, donde sus sabías palabras, mitigaron mi dolor, por la temprana separación de las FF.AA.NN., y me estimulaban a seguir luchando, por la verdad, la justicia y la identidad de Venezuela y sus FF.AA.NN.

Reafirmandole mis respetos, consideraciones y alta estima.
Atte:
Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 10 de Octubre de 2019.

PD: Estoy evaluando la conveniencia de publicar su misiva adjunta al texto referido, o quizás en un artículo aparte. Si tiene alguna consideración al respecto, le agradecería, me lo comunicara por ésta vía. Gracias mi General de División. Feliz día!!!

Sammy Landaeta Millán en Facebook: 

RESPUESTA de mi G/D (Av) Jesus Hung Abreu:

Así mismo es mi dilecto compañero y amigo, la verdad siempre triunfará sobre las insanas mentes humanas que tratan de echar un manto de olvido y engaño sobre los hechos que, como granos de arena, van dando forma a las páginas de Historia Patria. escritas con el esfuerzo de verdaderos profesionales venezolanos como usted, que lo han dado todo y lo siguen dando, en la construcción de una Venezuela cuya integridad territorial y su real soberanía, juramos defender desde el primer día que se nos puso en nuestras manos la daga que nos calificaba como cadetes de la otrora digna Escuela de Aviación Militar. Por supuesto que puedes hacer el uso que creas conveniente de la información sucinta que te envié y que te prometo complementarla con algunas anécdotas sobre este mismo tema de Parima B, que te enviaré una vez que las ordene en mi mente. Te reitero mis palabras de aquel año 2000, pues tu actitud y tus acciones posteriores han reafirmado en mí el concepto en que te tengo, como digno y eficiente Oficial profesional de nuestra FAV y verdadero ciudadano de nuestro país y el mundo civilizado. Gracias por tus atentas palabras de respuesta a mi comunicación. 
Saludos. Jesus Hung jesushung@gmail.com


viernes, 4 de octubre de 2019

CHOQUE EN EL AIRE. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.



CHOQUE EN EL AIRE. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

Ostentaba el grado de Capitán (Av.) y nos trasladábamos desde la Base Aérea El Libertador (BAEL) Palo Negro. Estado Aragua, hasta la Base Escuela Mariscal Sucre (BASUCRE) ubicada en Boca de Rio, Maracay, del referido Estado Aragua, para cumplir con la misión asignada al Grupo Aéreo de Operaciones Especiales Nº 10 (GRUOPEDIEZ)   la cual consistía en hacer una pasaje de los HELICÓPTEROS en el desfile aéreo, en marco de la celebración de 65 aniversario de la Fuerza Aérea Venezolana (FAV) donde la formación COBRA, integraba el componente ABANDERADO encargado de transportar mediante eslinga, el Pabellón Nacional, y los Estandartes de la FAV y los grandes comandos de la Aviación Militar de Venezuela, pero en el trayecto se presentó un accidente aéreo, sin víctimas que lamentar y eso me  motivó a escribir este artículo titulado: CHOQUE EN EL AIRE.
En el libro, Historia de la Aviación Militar Venezolana del Coronel (Aviación) Luis H. Paredes Tomo II (1966-1994) tercera edición, corregida y aumentada por el Coronel (Aviación) Carlos Ortega Pérez y la Licenciada, Gregoria Caraballo Guzmán. Editado en Caracas en 1997, en la página  415, se inserta la siguiente cita textual: “EN LA BASE AÉREA "EL LIBERTADOR" TRES HELICÓPTEROS DE LA FAV CHOCARON EN EL AIRE. En la Base Aérea "El Libertador" chocaron tres helicópteros de la FAV. Las naves se precipitaron a tierra sin daños personales que lamentar. Se produjo la colisión del helicóptero Bell-21-1972, pilotado por el Mayor Jesús Gutiérrez, Capitán Humberto Mijares, e Ingeniero de Vuelo Jesús Barreto; del UH-l-H-1930 tripulado por el Capitán Noel López, Teniente Luis Silverstein e Ingeniero Néstor Madero y del UH-1H-1567, con el Capitán José Sotillo, Teniente Jorge Oropeza, el Sargento Segundo Edgar Valera y como artillero, Hugo Said. Gracias a la pericia de los tripulantes, los tres aparatos fueron puestos en tierra, en un procedimiento de emergencia logrado con éxito total; los tres aparatos fueron sustituidos, para el desfile, por dos helicópteros Allouette y un UH-l-B. Los tres pertenecen al Grupo Aéreo de Operaciones Especiales N° 10.”
Sin ánimo de pretender corregir o señalar erratas de la cita anterior, me permito relatar los hechos a fin de contribuir respetuosamente a aclarar algunos aspectos lo cuales tampoco nos exime, de tener  imprecisiones por el tiempo transcurrido,  para lo cual  refiero, que por instrucciones del ciudadano comandante del GRUOPEDIEZ, Coronel (Av.) Andrés María Gutiérrez Gutierrez, realizamos una serie de prácticas de desfile aéreo de la formación COBRA que se estructuró de la siguiente forma: 1.- Líder de la Formación: Helicóptero Bell-212, siglas 1972, Piloto Coronel Andrés María Gutiérrez Gutiérrez, copiloto Capitán (Av.) Humberto Mijares Henríquez y Jefe de máquina ST2 (Av.) Jesús Barreto González. 2.-  Plano derecho: Helicóptero UH-1H, siglas 1930, Piloto Capitán (Av.) Sammy Landaeta Millán, copiloto Tte. (Av.) Noel Santiago López Capriata y ST2 (Av.) Néstor Madero. 3.- Plano izquierdo: Helicóptero UH-1H siglas 1567, piloto Capitán (Av.) José Catalino Sotillo, copiloto Teniente (Av.) Jorge Oropeza Pernalete y ST2 (Av.) Edgard Valero.
En síntesis, la estructura del componente ABANDERADO quedó integrada por el Helicóptero Bell 212 y dos (2) helicópteros UH-1H, donde también  el comandante de la unidad seleccionó al Mayor (Av.) Jesus Gutierrez Garrido quien se encontraba en la Escuela Superior FAV atendiendo el curso de Estado Mayor, en calidad de piloto foráneo entrenado, para que sirviese de alterno, en liderar la formación, motivado a los pocos pilotos que tenia la unidad,  en el sistema de helicópteros Bell-212, donde el copiloto Capitán (Av.)  Humberto Mijares, alternaba su rol, con el Teniente (Av.)  Orlando Silberstein Mellado.  
Con respecto a los helicópteros Bell-212, se hace necesario acotar que esas aeronaves, habían estado asignados a la Casa Militar para uso y traslado del señor Presidente de la Republica, y habían sido reasignados al Grupo 10, por decisión operacional o adquisición de nuevos equipos.
Teníamos todo cubierto, a tal punto que los integrantes de la formación ABANDERADO y todos los pilotos al mando éramos pilotos instructores de la unidad. El día de aniversario, el Mayor (Av.) Jesus Gutierrez Garrido nos comunicó en el breafing, que sería el líder de la formación, lo cual NO era ninguna problema y como acotamos anteriormente, era un piloto entrenado, había asistido a las practicas  y además era uno de los pocos pilotos disponibles del Sistema Bell-212 en la FAV y en Venezuela.  
Culminada las instrucciones de última hora, puedo referir que al final mi Mayor (Av.) Jesus Gutierrez Garrido, expreso una frase jocosa, de pilotos aviadores milites: “El que NO se pega lo dejo.” Despegamos individualmente desde el sitio conocido como el P-1 ubicado en el Taxi Way de BAEL, orientado  en el rumbo de la Pista 09/27,  y pasada la torre de control, viramos a la derecha y nos reunimos al sur de de la base bajo el liderazgo del Mayor (Av.) Jesús  Gutiérrez, en el plano derecho Capitán (Av.) Sammy Landaeta, en el 1930 y en el plano izquierdo el Capitán (Av.) José Catalino Sotillo, en el 1567.
Cabe destacar  que el helicóptero 1567 presentaba una particularidad con respecto al 1930, mientas uno podía tener una eficiencia de potencia del 100%  el otro helicóptero tenía 98.8%  de acuerdo a los parámetros que hasta hoy recuerdo, como piloto de prueba, ajustados a la temperatura en la precitada eficiencia del motor, en la conocida tabla operacional, GO-NO-GO y en función del servicio de la aeronave donde el 1567, por horas de vuelo cumplidas, era un helicóptero, con menos potencia, que el 1930.  Consideramos también referir, que el Bell-212 es un helicóptero biturbina  y por supuesto tenía más potencia que el 1930 y el 1567, pero era cuestión de ajustes y adoptar la posición en cada plano de la formación, como lo habíamos hecho en las prácticas.
Una vez reunidos en el aire, ya estábamos en posición en perfecta formación e iniciamos el traslado hacia BASUCRE y NO obstante a esta condición, cuando pasamos vertical al hangar del Grupo 10 en instantes después,  se oyó un TAC-TAC, por lo cual le pregunté a mi copiloto, Noel López, quien para el momento, llevaba los controles del 1930 ¿Qué pasó? y me dijo textualmente: “Sotillo le dio al 212.” 
De inmediato el Bell-212, siglas 1972 declaró emergencia, por motor fuera, y por su parte Sotillo declaro emergencia y le dije a Noel López; “NO lo pierdas.”  Desde esa posición pudimos observar  la trayectoria de los helicópteros directos a las zonas de grama de BAEL que aterrizaban sin novedad, alineados con la pista 09 /27 y decimos aterrizar el UH-1H, siglas 1930, ahora como tercer helicóptero, en zona de grama, pero en la fase final de la maniobra, el Teniente Noel López me dice: “Mi capitán, siento los controles duros" y yo le digo: yo lo tengo y aterrizo en la zona de grama seleccionada, cerca del P-1, sin novedad, 
De inmediato llegaron los bomberos, los vehículos auxiliares, y consecuente el General (Av.) Roberto Gruber Odreman, comandante de BAEL y el Coronel (Av.) Andrés Gutiérrez Gutierrez comandante del GRUOPEDIEZ quienes nos preguntaban nuestra condición  y  nos ayudaban a evacuar el tercer helicóptero, que estaba más cerca de la instalaciones y nos informaban que la EMERGENCIA había sido satisfactoria y todos estábamos en tierra, sin novedad, según la comunicaciones de la Torre de Control y los equipos de reacción inmediata, que en ese momento, oíamos en los radios portátiles,  que cargaban, dichas autoridades. 
Ahora nuestra preocupación era  como sustituir los helicópteros para los efectos de pasar el componente  ABANDERADO. Le hice señales al Teniente Noel López  para que apagase el helicóptero y mi sorpresa fue mayor, cuando se detuvo el rotor principal, ya que pude observar que ambas palas del UH-1H, siglas 1930 estaban seccionada en la parte  exterior, en los bordes de ataque y de fuga, como si un depredador le hubiese pegado un mordisco y  hubiese quitado un porción a cada sección, de las alas rotatorias.
La situación se centraba ahora en la  responsabilidad de iniciar  el desfile del 10 de diciembre y recordaba que el día anterior le decía a unos pilotos de BAEL que los helicópteros llevamos el privilegio de ser siempre los que abrimos el desfile aniversario de la FAV y en tono jocoso les dije: Si lo helicópteros NO abren el desfile, la Fuerza Aérea, NO pasa. Pero eso ultimo, NO es verdad, sino era una simpe chanza entre aviadores. Ahora estábamos en la rampa haciendo los ajustes, para  sustituir los helicópteros en una carrera contra el tiempo, pero afortunadamente pudimos solventar la eventualidad de equiparnos, volamos y aterrizamos, en el sitio indicado, para los abanderados en BASUCRE.
Por su parte el  Tcnel (Av.) Ángel Omar Cartaya Parra, quien era el Jefe de Operaciones de la Unidad, estaba  en la tribuna presidencial de los actos aniversario y posteriormente me comentó que en ese sitio se dedicó a  calmar   los ánimos de las familiares, compañeros y demás personas allegadas a los tripulantes, que preguntaban: ¿Quienes se mataron?  Y otros lo hacían identificando las victimas: ¿Es cierto que se mataron fulano, zutano y perencejo? Y mi comandante Cartaya respondía: Todos están bien. Y la gente repreguntaban: ¿Y entonces; los helicópteros NO pasan? Y el contestaba: Claro que SI.
En aquel momento llegué a decir que habíamos salido baratos, porque en los helicópteros aparte de las tripulaciones, iban los auxiliares de enganche de la bandera nacional y los estandartes y además  personas que asistían al desfile. Recordamos que en tono jocoso que el ST2 (Av.) Metodio Gracia Peralta, decía que al ST2 (Av.) Eladio Hernández, quien era el porta estandarte del Grupo 10, iba en uno de los helicópteros, ataviado de uniforme azul pizarra, por lo tanto él decía que a Eladio, solo le faltaban los algodones en la nariz, listo para su velorio de Aviador Militar en la Funeraria Cristo Rey, lo cual era otra chanza, entre aviadores.
Sustituidos los helicópteros nos dirigimos a BASUCRE y nos dio tiempo de hacer los ajustes y enganches  e hicimos el pasaje del componente ABANDERADO, abriendo el desfile aéreo con la bandera Nacional y el estandarte de la Fuerza Aérea Venezolana,  que conmemoraba el 65 aniversario de la FAV, nacida un 10 de diciembre de 1920, donde allí  sentí, que los aplausos se podían oír en las cabinas de los helicópteros, pese al accidente aéreo que habíamos tenido.
Misión cumplida, pero después, en la tarde en Grupo 10, ardía Troya, todos los pilotos instructores de la unidad estábamos involucrados en el accidente y permanecíamos en la sala de operaciones hablando con el comandante de operaciones aéreas, quien nos interrogaba sobre las causas posibles del impacto, para determinar, en forma preliminar, sin carácter punitivo, quién le dio a quién, y eso quedó en manos de la Junta Investigadora de Accidentes Aéreos.
Los pilotos al mando, los jefes de máquina, los auxiliarles de vuelo,  los  enganchadores y además las personas que iban al acto protocolar, estábamos sanos y salvos, ahora en tierra y a pesar del accidente teníamos la satisfacción del deber cumplido, cada quien en su área de responsabilidad, que nos hacía sentir la grandeza de ser servidores públicos, útiles a la Patria, al país, a la nación, al Estado, a la fuerza aérea y a una unidad de vuelo dedicada a asistir a personas y propiedades en peligro a nivel nacional.
Calculamos que el impacto de accidente hubiese causado la muerte de NO menos entre 15 a 20 personas, incluyendo mis pequeños hijos Laura Landaeta Zambrano y Sammy Landaeta Zambrano, que quizás por el exceso de confianza en la operación de aeronaves,  que llegamos a tener los pilotos aviadores militares, conjugado con el sentimentalismo del padre o la sugerencia de la madre,  porque los niños estaban llorando, porque su papa se iba en el helicóptero, y es ahí  cuando la condición profesional te dice  que NO, pero la condición humana,  de tu entrenamiento  te dice que SI,  y terminé por llevármelos, en el helicóptero.  
Aparentemente, NO había peligro, sino los riesgos calculados, que conlleva la operación de aeronaves,  pero luego, la pesadumbre en mi familia, estaba presente, porque quizás esa  tarde, mi señora, hubiese tenido a su esposo y sus dos hijos fallecidos, en un accidente aéreo, por lo cual NO hemos dejado NUNCA de agradecer a Dios y la virgen de Loreto, Patrona de los Aviadores, por las bondades que tuvo a bien, al habernos salvado la vida, a TODOS, en ese bendito día, 10 de diciembre de 1985, en el cual los HELICÓPTEROS del GRUOPEDIEZ tuvimos un CHOQUE EN EL AIRE.

Gracias a la Fuerza Aérea Venezolana, por permitirme relatar, parte de su historia, NO contada.   

Cita: “La gloria está en ser grande y ser útil.”
Simón Bolívar


Sammy Landaeta Millán
Coronel ® (FAV)
San Antonio de Los Altos, 3 de Octubre de 2019

IMAGEN SUPERIOR: Foto referencial de Omar Quintero, por cortesìa de FAV-Club 



OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias