Mostrando entradas con la etiqueta INDEPENDENCIA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta INDEPENDENCIA. Mostrar todas las entradas

viernes, 9 de noviembre de 2018

INDEPENDENCIA Y LIBERTAD. Por: HUMBERTO MARCANO RODRÍGUEZ @Hmarcanor #Opinión #Venezuela NARRACIONES HISTÓRICAS CONTEMPORÁNEAS—XXV



NARRACIONES HISTÓRICAS  CONTEMPORÁNEAS—XXV
HUMBERTO  MARCANO  RODRÍGUEZ

INDEPENDENCIA Y LIBERTAD
Dos  expresiones  que en el tiempo y el espacio se  sustentan entre sí, pero  mientras  la independencia es el hecho  de no depender  de nadie, la libertad es  el acto de hacer valer   el libre  albedrío de cada  quién,  en el caso de un país  ambos términos  se  complementan, sin independencia   no hay libertad y viceversa,  en cuanto a lo  deseamos tratar nos remontamos a la Venezuela   antes  de 1810 y el deseo de  aquellos venezolanos  de declararse independiente  del dominio español y por  ello hacen uso  del libre albedrío para   declarar la independencia de Venezuela para que los venezolanos  vivieran en total libertad.

No es nada fácil  entrar en un tema  como este, pero en historia nada es fácil en realidad, porque hay  que dedicarse  con mucha atención  a la investigación, para  relatar la verdad  de los hechos  en forma objetiva, de allí  es  que trato de explicarme en relación a las  dos grandes fechas sobre la emancipación de Venezuela  del yugo español y las mismas no  son otras  que  el 19 de abril de 1810 y el 5 de julio de 1811, fechas  que muchas personas  tienden a confundirlas sobre  el  significado  de  su acontecimiento.  El 19 de  abril es  el momento  de  declararnos independiente  del poder español, tras la renuncia obligada del Capitán General Vicente Emparan, aún cuando  al principio la idea  era  mantener la obediencia  a la Regencia, acto  que cambia  con los  días al conformarse  La Junta Suprema de Gobierno y en especial por la  presión ejercida  por la Junta Patriótica, conformada  esta por un grupo de venezolanos radicales en cuanto no aceptar el yugo español, donde  se encontraban  entre otros Simón Bolívar y José Félix Rivas, el 19 de abril no fue en realidad un acto espontáneo ya  que después  del complot de Gual y España  en 1797, la  expedición de Miranda en 1806 y la conspiración develada  de los mantuanos en 1808, un grupo de mantuanos  caraqueños  comenzaron a tener reuniones  conspirativas que también se  estaban haciendo en diferentes provincias de las  que conformaban La Capitanía General de Venezuela, esto debido  a los  acontecimientos  que  se  estaban desarrollando en Europa y la pretensión de Napoleón Bonaparte  de  apoderarse  de España  para  lo cual había  apresado  a Fernando VII sustituyéndolo  por  su hermano José. un borrachín  a  quien  apodaban Pepe botella, la pretensión del Capitán General que con  su arrogancia   abandono  el Cabildo para dirigirse  a la Iglesia  a los actos  del Jueves  Santo, precipitó  la  situación y obligó   a los miembros  del Cabildo y otros  ciudadanos a tomar  la  decisión.

El 19 de abril es en realidad la fecha histórica que ha de marcar el comienzo de la lucha independentista venezolana, para  esa  fecha  había  sido  convocada  una reunión extraordinaria  del Cabildo caraqueño y se   solicitó la presencia   del Capitán General, debido  a la renuncia  de la Junta  Suprema de Gobierno de España y la retención del Rey  Fernando VII por  parte  de Bonaparte, la idea primaria  era formar una regencia presidida  por  el Capitán General y gobernar en nombre de Fernando VII, pero la  actitud indecisa  de  este  y la manifestación de trasladarse  a la Catedral  a los actos  del Jueves  Santo y  que eso podía esperar para otra oportunidad, a  esto  se  sumó  el hecho  que no  solo estaban presente los miembros  del Cabildo  sino gran número de la oligarquía y que los habitantes  de caracas comenzaban  a reunirse  fuera, obligó  a  que  se tomara la decisión de hacer devolver al Capitán General al Cabildo y prácticamente  se le obligo  a renunciar, estableciéndose  de inmediato una Junta Suprema de Gobierna y  un poder  ejecutivo conformado  por un Triunvirato  compuesto  por Cristóbal Mendoza, Juan Escalona y Baltasar Padrón, firmándose un acta  que recogía los  acontecimientos,  llamada Acta del 19 de abril.

De inmediato la Junta  de Gobierno  nombra   comisiones para  que  se dirijan a las  diferentes provincias: Maracaibo, Cumaná, Barinas, Coro, Barcelona, Guayana, Mérida, Trujillo y Margarita, a los fines  de  que nombraran Juntas  de Gobiernos,  pero las provincias de Maracaibo, Coro y Guayana se  negaron  y se declararon leales  a la corona española, he  ahí la razón   del porque   nuestra bandera   llevaba   solo  siete  estrellas, porque  siete  fueron las provincias  que  se declararon independientes  del yugo español. Abre la Junta una vez  establecida a Venezuela  al comerció libre exterior, prohíbe   la venta  de esclavos, crea una Academia de matemáticas, envía  comisionados  a Estados Unidos  e Inglaterra solicitando  la  ayuda  de  estos países, se nombran jefes  militares provisionales  para  encargarse  de las milicias existentes.

Al desconocerse  la autoridad del Capitán General y con ello la autoridad del Reino de España  sobre Venezuela  se daba un paso transcendental y se comienza  el camino   a lo  que ha de  ser  el 5 de Julio.  La firma del Acta  de la Independencia, es la  senda  hacia la lucha independentista que se ha de prolongar hasta  el 24 de julio de 1823, tres  grandes personajes  jugaron un gran papel este  19 de abril de 1810; Francisco Salias, el Presbítero  José Cortes Madariaga y Juan Germán Roscío.   

En cuanto  al 5 de julio de 1811, es La Firma  del Acta de La Independencia de Venezuela, es  el sacro y glorioso momento  de declarar definitivamente  a Venezuela libre  del yugo español  después  de 300 años  de colonialismo, también  aquí   fue  determinante la  presión constante  ejercida por la Junta Patriótica, dándose  también comienzo  a la guerra  de  emancipación que va  a prologarse  hasta  el 24 de julio  de 1823  con la Batalla Naval del Lago de Maracaibo y la Capitulación firmada por  el ultimo Capitán General español en Venezuela  dando termino a la presencia  del poder español   aquí, siendo Venezuela  el país   de Latinoamérica donde más  batallas  se libraron y la  que  aporto  el mayor  número de muertos y de  destrucción, donde  se  calcula  según algunos reputados historiadores los  muertos   fueron alrededor  de 400.000, cifra extremadamente  alta para la época y la población existente.

La Junta  Suprema de Gobierno Provisional  surgida por  los  acaecimientos  del 19 de abril, se  dedicó hacer  algunas reformas, pero  sobre todas las  cosas a tratar  de unificar  las provincias y para  ello  convocó   a un Congreso de representantes   de las mismas, efectuada la convocatoria se procedió  a las  elecciones  entre  octubre y noviembre  de 1810,  teniendo  solo derecho  votar los hombres mayores  de 25  años y  que fueran libres, lo  que dejaba por  fuera a las  mujeres  los esclavos y jornaleros, escogiéndose   un representante por cada  20.000 habitantes, de lo  que resultaron 44  diputados, distribuidos  en la forma  siguiente: Caracas 24, Barinas 9, Cumaná 4, Barcelona 3, Trujillo1, Margarita 1, Mérida 2, las Provincias  de Coro, Maracaibo y Guayana  se negaron  a  enviar representantes, para  el  día 2 de marzo de 1811 se reunieron  los  Diputados en la casa  del Conde  de San Javier  (actual esquina  del Conde).  En la medida que  se  desarrollaban las  sesiones  del Congreso  se fue  arraigando la idea y la intención de  declarar la independencia absoluta  de Venezuela  con la oposición del padre Vicente Maya, pero constantemente  acorralado  por las exposiciones  de Francisco Miranda, Juan Germán Roscio y Fernando Peñalver  entre otros, a  esto  se  sumaba la presión constante  de los jóvenes  que formaban La Junta Patriótica.

Para  el día 3 de julio en la Capilla  Santa Rosa de Lima se inicia  el debate  del Congreso  sobre la  declaración de la Independencia y para  el día 5 a las 2-30 PM, se  declara  aprobada La Independencia  Absoluta  de Venezuela  de la corona española, con 43 votos  de los 44  representantes  asistentes, siendo el voto negativo  del padre Vicente Maya uno de los representante  de Mérida,(Alegaba  que  el poder  que le habían otorgado no especificaba  declaración de independencia),  el acto  de  declaración es  anunciado por  el Presidente  del Congreso Diputado Juan Antonio Rodríguez, nombrándose  para que redactara  el acta   a Juan Germán Roscio y Francisco Isnardi, para  el día  7 de julio como consta  el libro de actas fue  firmada   la mencionada Acta  de Declaración solemne de la In dependencia de Venezuela, y el secretario de decretos  del Poder  Ejecutivo José Tomas  Santana le  correspondió  leer  en voz  alta  El Acta  tanto en la plaza principal  (hoy Plaza Bolívar) como en las  principales esquinas  de Caracas. El  15  de julio  en la sede del Congreso  se procedió hacer  el reconocimiento y juramentación  de obediencia  Al Acta  de  Declaración de Independencia, por  los Diputados  del Congreso, El Poder Ejecutivo, La  Alta Corte  de Justicia, El Arzobispo y el Gobernador  Militar, así  como a los  comandantes  de las milicias.

El Libro  de actas  donde  está  asentada  el original  de la Declaración de La Independencia  de Venezuela, reposa  en una  Arca Especial en la sede  del Palacio Legislativo  y la llave  se le entrega  en su oportunidad  al mandatario  en ejercicio, de igual manera  el acta  que  se  firmo  el 19 de  abril  en el Cabildo Municipal  de Caracas reposa  en el Concejo Municipal  de Caracas

Nora  del autor: Con esta  narración  llegamos   a los 25 escritos, donde  se han hecho todos  los esfuerzos posibles desde el punto de vista  de la historia, para  recordarles  a los lectores  sobre  hechos y personajes   de nuestra historia, extremadamente vulnerada durante   estos  últimos veinte  años de  este régimen, que  ha tratado por todos  los  medios  de  desnaturalizarla y acomodarla  a su gusto y capricho, de  allí  que  a verdaderos  héroes como al General en Jefe José Antonio Páez se ha tratado de sacar  de los anales históricos, al igual  que  se tratado  de silenciar lo concerniente  al  fusilamiento del General en Jefe Manual Carlos Piar, mientras  se ha pretendido  elevar a la condición de héroe la  figura totalmente negativa de un  Ezequiel Zamora hasta llevar  sus restos  al Sagrado Panteón Nacional….Los  venezolanos  deberíamos  preocuparnos de  conocer en profundidad  sobre  la historia verdadera  de nuestro país, sus personajes   civiles y militares y los hechos  históricos  realizados, no  solo  durante la lucha independentista  sino  hasta los actuales momentos.


hjmrodriguez@gmail.com   ------- @Hmarcanor

25   de octubre  2018   
  
Imagen superior: Batalla de Carabobo. Wikipedia 



sábado, 22 de septiembre de 2018

SIMÓN BOLIVAR: ¿Traidor a la patria por pedir ayuda extranjera? Por: Gustavo Azócar Alcalá @GustavoAzocarA #Opinión #Historia #Venezuela



Bolívar: ¿Traidor a la patria por pedir ayuda extranjera? por Gustavo Azócar Alcalá

Una tumba, en el cementerio del barrio Guiri Guire de Juan Griego, en la isla de Margarita, mantiene desde hace 199 años los restos mortales de un personaje que, desde el más allá, debe estar revolcándose de la risa cada vez que escucha a Diosdado Cabello o a cualquier otro dirigente del chavismo/madurismo, hablando de invasión extranjera y traición a la patria.

El personaje enterrado en tierras de Nueva Esparta, se llamaba James Towers English, hijo de un rico mercante irlandés, quien nació el 22 de febrero de 1782 en Dublín y fue uno de los casi 6 mil soldados extranjeros que entre 1817 y 1822 se enrolaron en el ejército de Simón Bolívar para contribuir con la liberación de cinco naciones de américa del sur que estaban en manos del imperio español. English era un teniente de caballería que al llegar a Venezuela fue nombrado capitán del primer regimiento de Húsares.

English llegó a tierras venezolanas en diciembre de 1817. Peleó con distinción en la batalla de Ortíz, el 26 de marzo de 1818. Fue ascendido a coronel y nombrado segundo al mando de la guardia de honor Británica. Su jefe era nada más y nada menos que uno de los grandes próceres de nuestra historia: el general Rafael Urdaneta. Su labor fue tan meritoria, que Bolívar ordenó que lo ascendieran a General de Brigada.

El chavismo/madurismo jamás hablará del coronel English. Tampoco le llevará flores a su tumba y mucho menos le rendirá honores. Si lo hicieran, tendrían que meterse la lengua donde no les llega el sol, porque al hacerlo, reconocerían que la independencia de Venezuela y otras cuatro naciones suramericanas, fue posible no solamente al genio militar de Bolívar, sino también, a la ayuda de 5.898 soldados ingleses, irlandeses, norteamericanos y alemanes que pelearon y dieron su vida en Carabobo, Boyacá, Ayacucho y muchas otras tantas batallas para que esta nación pudiera declararse libre y soberana.

Hace unas pocas semanas atrás, el presidente de la ilegal y fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, anunció que esa instancia se encuentra estudiando la posibilidad de aprobar una Ley para castigar a quienes llamó “traidores a la Patria”. Según Cabello, quienes sean declarados como tal, “serán tratados como enemigos del pueblo, ya que sus acciones solo buscan desestabilizar al país”.

Cabello hizo una advertencia a todos los venezolanos que han solicitado ayuda extranjera para resolver la grave crisis de Venezuela: “Señores vende patria ruéguenle a Dios o a quien ustedes quieran que nunca nadie intente invadir esta tierra, porque los vende patria, los traidores a la patria serán tratados como enemigos del pueblo”.

El presidente de la ANC dijo que todos conocen quienes han sido las personas que tomaron la decisión de “traicionar a la patria”. En su opinión, los traidores a la patria son quienes han salido en búsqueda de una intervención extranjera y amenazó con que no se tendrá “piedad” con ellos. Es importante señalar aquí que, oficialmente, ninguna organización política ha solicitado, al menos no abiertamente, una “invasión militar extranjera” a Venezuela. Lo que sí se ha planteado, y lo ha hecho mucha gente, es una intervención humanitaria, la cual consiste, en la apertura de un canal para que puedan ingresar al país alimentos y medicinas para los enfermos.

Pero tal parece que para algunos dirigentes oficialistas, intervención humanitaria e intervención militar son la misma cosa. La dictadura está tan nerviosa que confunde ayuda humanitaria con invasión militar. Desde esa óptica, todo el que solicite la apertura de un canal humanitario podría ser considerado un traidor a la patria.

Por eso es muy importante aclarar a Diosdado Cabello, o a cualquier otro dirigente del chavismo/madurismo, que solicitar ayuda a la comunidad internacional para lograr la libertad de Venezuela no es traición a la patria. Si fuera así, el primer gran traidor sería nuestro libertador Simón Bolívar, quien como es bien sabido, viajó a Londres, Inglaterra, el 30 de junio de 1810, junto con Luis López Méndez y Andrés Bello, a buscar armas, barcos y soldados para poder llevar a cabo la lucha por la independencia de cinco naciones suramericanas que estaban sometidas por el reino de España.

Esa es la parte de la historia de Venezuela que no le agrada mucho a los chavistas/maduristas: Bolívar, el libertador, el hombre en cuyo nombre se bautizó la revolución socialista que se instauró en este país desde 1999, y cuyo pensamiento sirve como arma de propaganda al gobierno revolucionario que comenzó Hugo Chávez y que continuó Nicolás Maduro, necesitó la ayuda de soldados ingleses, irlandeses, norteamericanos y alemanes para poder ganar las batallas que permitieron conquistar nuestra independencia y libertad.

¿A quién se le ocurriría en este momento decir que Bolívar fue un traidor a la patria por buscar ayuda extranjera para liberar a su pueblo entre 1817 y 1822? Y si la conclusión es que Bolívar no fue un traidor a la patria, ¿Por qué razón han de ser traidores a la patria quienes en 2018 buscan ansiosamente la misma ayuda internacional?

Con toda seguridad, hay muchos revolucionaros y socialistas que no saben que entre 1817 y 1822 operó en Venezuela lo que se conoció como la Legión Británica, un grupo de voluntarios extranjeros, que formaron unidades militares para luchar bajo el mando del general Simón Bolívar en la guerra de independencia de Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.

La legión británica estaba integrada por centenares de soldados y oficiales voluntarios de Inglaterra, Escocia e Irlanda, los cuales se unieron a las fuerzas patriotas y contribuyeron enormemente a la causa republicana. La mayoría de los hombres que vinieron a luchar a estas tierras lo hicieron porque estaban desempleados y con problemas económicos en su respectivos países. Aquí les ofrecieron muy buena paga y reconocimiento a sus méritos militares y no lo pensaron dos veces.

Bolívar buscó en Europa oficiales con experiencia en el adiestramiento de tropas y en el campo de batalla para el objetivo que se buscaba: ganar la guerra. Fue así como entre 1817 y 1822, desde los puertos de Inglaterra partieron alrededor de seis mil hombres en aproximadamente 53 naves, en expediciones destinadas a brindar apoyo a la causa independentista de suramérica. Del enorme contingente de viajeros, unos cinco mil trescientos eran soldados veteranos del Reino Unido, Irlanda, y alemanes al servicio de Inglaterra.

El responsable del reclutamiento de los voluntarios en Londres fue el venezolano Luis López Méndez, exiliado en Inglaterra, quien fue el encargado de atraer militares voluntarios utilizando toda clase de mecanismos propagandísticos y diplomáticos. Ofreció remuneraciones económicas, grados militares suplementarios y tierras fértiles para quien quisiera enrolarse en tan lejana aventura. López Méndez y Andrés Bello permanecieron en Londres gestionando todo tipo de apoyo institucional además del suministro de insumos y material de guerra para la independencia de Venezuela y la Nueva Granada.

López Méndez contrató a mercenarios europeos en su mayoría británicos y alemanes veteranos de las guerras napoleónicas. Su labor fue tan importante, que Bolívar lo llamó: “el verdadero libertador de Colombia”. López llevó a cabo su misión en medio de grandes dificultades. El Estado naciente de Venezuela no le daba apoyo económico ni información necesaria para llevar a cabo su trabajo, y por si eso fuera poco, el gobierno británico no lo terminaba de reconocer como embajador por su alianza con España. Incluso tuvo que padecer prisión por las deudas que adquirió.

Las llamadas Legiones Británicas formaron una parte importante del ejército de Bolívar, quien las acreditó en la batalla de Boyacá, proclamando que “esos soldados liberadores son los hombres que merecen estos laureles”, y en la batalla de Carabobo donde los describió como “los Salvadores de mi Nación”. En Angostura, Simón Bolívar incluyó a la Legión Británica en la fuerza que debía acompañarlo durante la campaña libertadora de Nueva Granada.

De acuerdo con las cifras suministradas por el coronel Guillermo Plazas Olarte, a las costas venezolanas llegaron en seis expediciones extranjeras, entre 1817 y 1819, un total de 5.808 soldados.

En 1819, el coronel James English, muerto y enterrado en la isla de Margarita, reclutó en Inglaterra 1.200 soldados que se encontraban a medio sueldo y que habían pertenecido al ejército de ocupación en Bélgica y Francia. El coronel Strenowitz, junto con López Méndez, reclutaron en Bruselas a un grupo de 300 hombres que llegaron a las Guyanas. El general John Dévereux, comisionado por Bolívar, llegó con seis buques cargados con 1.729 soldados desde Liverpool y Dublín.

El Coronel Gustavus Hippisley llegó en un barco con 720 soldados; el coronel Elson llegó con 572 soldados; el general Mac Gregor llegó con 600 soldados; el coronel Mecceroni vino con 300 soldados; el coronel Ferms llegó con 250 hombres; y el coronel James Rooke, quien es considerado un héroe en Colombia, llegó con 200 hombres. En total, llegaron a tierras venezolanas entre 5.800 y 6.000 soldados y oficiales extranjeros a luchar por la causa independentista. Todos bajos las órdenes de Simón Bolívar. Eso fue mucho más que una ayuda humanitaria. Fue una ayuda militar extranjera para derrotar a otra fuerza militar extranjera (el ejército realista) que se había apoderado de Venezuela mediante el uso de la fuerza bruta.

¿Qué habría ocurrido si Bolívar no se empeña en traer a esos casi 6 mil soldados extranjeros para que lo acompañaran a librar las duras batallas contra las fuerzas realistas? Muy simple: habría perdido la guerra. Verbigracia: entre 1817 y 1822, la ayuda extranjera, tan odiada por los pseudo revolucionarios y bolivarianos que nos mal gobiernan desde 1999 hasta nuestros días, hizo posible la libertad de Venezuela hace 200 años. ¿Por qué no puede ocurrir lo mismo hoy día?

En mayo de 1817, James Towers English, el irlandés enterrado en Juan Griego, se entrevistó con Luis López Méndez, el representante de Bolívar en Londres. En mayo de 1818, firmó un contrato con el gobierno patriota para reclutar y equipar una fuerza británica de más de 1000 hombres, los cuales zarparon durante los siguientes meses y llegaron a las costas de Margarita con una sola misión: liberar a Venezuela y a la Nueva Granada. English fue nombrado general de brigada y le fue dado el comando de todos los soldados extranjeros. Luchó al lado del general Rafael Urdaneta y de acuerdo con algunos historiadores, rescató al general José Antonio Páez, cuando en pleno campo de batalla sufrió un ataque de epilepsia.

English fue herido en el campo de batalla. Se retiró a la isla de Margarita donde murió enfermo de fiebre amarilla y fue enterrado en el cementerio que queda en el barrio Guiri Guire frente a Juan Griego. La tumba del coronel English en Margarita tiene una lápida en la que se lee textualmente: “Aquí yacen los restos del general de Brigada James Tower English, expedicionario inglés, quien falleció el 19 de septiembre de 1819 al servicio de la independencia de Venezuela”.

Doscientos años después, todo parece indicar que los venezolanos necesitamos, una vez más, la ayuda de muchos JAMES TOWERS ENGLISH para recuperar nuevamente nuestra INDEPENDENCIA y nuestra LIBERTAD. Como lo hizo EL LIBERTADOR entre 1817 y 1819, en el 2018 INVOCAMOS con URGENCIA la AYUDA HUMANITARIA EXTRANJERA para DERROTAR a la DICTADURA y a los EJÉRCITOS EXTRANJEROS de CUBA, RUSIA, CHINA, HEZBOLLAH, las FARC y el ELN que se han apoderado de VENEZUELA. Y eso, NO ES TRAICIÓN A LA PATRIA. Sino pregúntenle a Bolívar.

San Cristóbal, 23 de julio de 2018


Gustavo Azócar Alcalá


FUENTE: LA PATILLA

IMAGEN SUPERIOR: 
Simón José Antonio de la Santísima Trinidad Bolívar Palacios Ponte y Blanco (Caracas, 24 de julio de 1783 -Santa Marta, 17 de diciembre de 1830), mejor conocido como Simón Bolívar, fue un militar y político venezolano, fundador de las repúblicas de la Gran Colombia y Bolivia. Fue una de las figuras más destacadas de la emancipación hispanoamericana frente al Imperio español. Contribuyó a inspirar y concretar de manera decisiva la independencia de las actuales Bolivia, Colombia, Ecuador, Panamá, Venezuela y Perú. Fuente Wikipedia




miércoles, 29 de agosto de 2018

GENERAL JOSÉ FÉLIX RIVAS BETHENCOURT HERRERA. Por: Humberto Marcano Rodríguez @Hmarcanor #Historia #Venezuela



NARRACIONES HISTÓRICAS CONTEMPORÁNEAS –XXI
HUMBERTO  MARCANO  RODRÍGUEZ
GENERAL JOSÉ FÉLIX RIVAS BETHENCOURT HERRERA

General José Félix Rivas, como  simplemente lo ha reconocido la historia, nace  en Caracas  el 19 de  septiembre de 1775 y muere  asesinado  en Tucupido (Guárico) el 31  de  enero de 1815, su paso  en la gesta emancipadora fue  como el de una estrella fugaz, pero  con su muerte su luz no dejo de brillar, su tenacidad y valor  sin límites fue  un ejemplo  para  los  que  siguieron  en la gesta independentista, muere  a la temprana edad  de 40 años, fueron  sus padres  Don Marco Rivas Bethencourt y Doña Petronila Herrera Mariñas y Mesones, ambos  de la más alta  aristocracia caraqueña, su padre  es identificado por  el historiador Francisco  Herrera Luque  como uno de los llamados “amos  del valle”, por  descender de tan distinguida familia habrá de recibir  una  esmerada educación, en su  primera  juventud piensa dedicarse   a la religión tratando  de ingresar en la Orden Franciscana, desistiendo  luego  de la idea a para dedicarse  a los variados  negocios  de la familia, se casa  con una dama  también de la  alta sociedad, Josefa Palacios, tía  de Simón Bolívar lo  que lo convierte en tío político  del mismo. José Félix Rivas fue  uno de los héroes más importantes de la primera parte  de la  lucha  por la independencia patria, defensor  apasionado y radical  de la causa  republicana, un total anti-monárquico.

En 1799 presencio en Caracas la ejecución de José María España, hecho  que lo marcó  definitivamente para consagrarse en lo  que  terminaría  en  su lucha  independentista, para  el año 1808 ya  se encontraba  afanosamente  participando en reuniones clandestinas conspirativas  con otros jóvenes   incluidos pardos contra  el dominio español y a través  de  estas reuniones y las lecturas de publicaciones  extranjeras  liberales prohibidas por las  autoridades monárquicas  se refuerza mucho  mas  su republicanismo, por  eso  para el 19 de abril de 1810 lo encontramos  alentando a los vecinos  para  que salieran a apoyar y a participar en   el movimiento independentista  que  ya había comenzado a desarrollarse, y para  el 25 de abril forma  parte  de la Junta Suprema de Caracas  como representante  de los pardos  que no tenían representación  en esa Junta  Suprema, y desde entonces se  erigió  en su  líder y representante, de inmediato  se convierte en uno de los creadores  de lo que fue  a llamarse La Sociedad Patriótica, donde también entre otros  se  encontraba Bolívar y después Francisco Miranda, siempre en representación de los pardos.

Para  1811 se le encargó  la primera tarea militar de importancia, la creación de las Milicias Regladas de Barlovento con el grado de Coronel otorgado  por la Junta Suprema y pasa  a luchar  bajo las ordenes  directas del General Francisco Miranda y en 1812  asume  el cargo de Comandante Militar de Caracas, teniendo bajo  su  comando a  los  futuros próceres como  Piar y Bolívar, para  1812  perdida la primera  república por la capitulación de Miranda ante Monteverde junto   con Bolívar logran escaparse  hacia  Curazao y de  allí embarcan  y llegan hasta Nueva Granada  donde  en compañía  de otros venezolanos  como Urdaneta  a la ordenes  del gobierno republicano de Nueva Granada y bajo el comando de Simón Bolívar,  emprenden  la victoriosa  campaña  del río Magdalena, concluida  exitosamente  esta, solicita permiso  Bolívar  que  ostentaba  el grado de general para  invadir  a Venezuela dese Cúcuta   en lo  que se llamará  la Campaña  Admirable o de occidente que ha de culminar en Caracas, donde  el Ayuntamiento  le otorgará Simón Bolívar   el título de Libertador.  Los  triunfos  de Rivas  se  consolidan  en los  las batallas  de Niquitao, Los Horcones, Vigirima y la célebre batalla  de La Victoria   donde  con un contingente  de tropas en su mayoría conformado  por  seminaristas y estudiantes universitarios sacados  de las  aulas con un elemental conocimiento  de las armas, hace  lo  que parecía imposible  derrotar a las  enormes  huestes  del sanguinario Boves y de  su segundo Morales, en esa  batalla según la descripción que de la misma  hace en Venezuela Heroica, el historiador Eduardo  Blanco, esta batalla  duró  desde las primeras horas de la mañana  hasta casi caer la noche  y ante las  constantes cargas de infantería y caballería  de los realistas  contra las fortificaciones republicanas  Rivas no tuvo descanso, ya  que  se  siempre se encontraba   combatiendo  en los  sitios  de mayor peligro y donde  se le reconocía en medio  del fragor de la batalla por  el gorro  frigio de la libertad  que  siempre portaba, en esta batalla  también se  distinguieron por  sus actos  de bravura Mariano Montilla y Campo Elías.  Bolívar  al tener  información de la derrota  de Boves, le otorga   al José Félix Rivas el título  de “ Vencedor  de los Tiranos”,  posteriormente   José Félix Rivas teniendo  como  segundo  al aguerrido e impetuoso Coronel José Francisco Bermúdez, vuelve  a  llenarse  de gloria  en la primera batalla  de Carabobo.  Posteriormente  siempre  acompañado de Bermúdez  con un   ejército  de 4.000 hombres, temerariamente  se enfrenta  a los  7000  comandados  por Boves y Morales  en la sangrienta  batalla  de Urica, donde  a  pesar  que en la misma  fue muerto  Boves  los republicanos sufrieron una gran derrota. Reorganizado el ejercito republicano por  Rivas y Bermúdez  se lanzan de  nuevo a enfrentarse   a las  fuerzas  realistas  comandadas  por  el heredero de Boves  el General Morales, pero triplicado en número los patriotas por  los realistas además  de pésimamente armados, no bastó todos  los actos  de valor   desplegados, ya  que  al final  fueron derrotados en una  muy sangrienta batalla

Después  de esta  derrota, José Francisco Bermúdez se retira  hacia Maturín de  allí  se traslada más  hacia  el oriente pasando por Carúpano y llegando a Guiria enfrentando y derrotando  en varios  sitios  avanzadas  realistas, Rivas  se niega  acompañar  a Bermúdez  y emprende la retirada a hacia los llanos  tratando  por esa vía  de llegar a Caracas, pero es  descubierto  por un contingente  realista  que lo apresan   a él  su sobrino y un sirviente  que eran  su única compañía, a  estos últimos  los fusilan en el sitio, pero al General José Félix Rivas  lo trasladan Tucupido, (Guárico),  donde  es fusilado  en la plaza pública, su cabeza  fue  cortada, frita en aceite y enviada  a Caracas  donde  es exhibida en una jaula a  la entrada  de esta ciudad.

La  muerte de José Félix Rivas, las  derrotas   a las tropas repúblicas tanto en Urica  como en La Puerta  marcan la caída  de la segunda República y con ello  la desdichada  huida  del pueblo de Caracas en masa  hacia  el oriente venezolano, la incipiente república con la muerte  de Rivas pierde  uno  de  sus grandes paladines, quien  como Atanasio D’Eluyer, Ricaurte, Campo Elías, Zaraza y otros  próceres se  consumieron temprano  en esa  gran vorágine  que  fue la lucha independentista, la más larga, sangrienta y costosa de la  América contra  el yugo español, catorce  años  de luchas continuas que desbastó  los campos y las ciudades  venezolanas y apagó la vida  de más  de medio millón de venezolanos, de todas las naciones  de la entonces América española que lucharon por  su independencia donde más  se combatió y fue más  larga  la lucha y se  consumieron más vidas fue  Venezuela.

En honor  a  José Félix Rivas  se consagró  el 12  de febrero como DIA  DE LA JUVENTUD VENEZOLANA, por  el  enorme sacrificio  de  aquel puñado de jóvenes  estudiantes  que sacados  de las aulas se enfrentaron  al ejercito realista y lo derrotaron ese  12 de febrero de 1814, esta  es la  arenga dirigida por Rivas  a  su ejército  antes  de la batalla: Soldados  de la patria, lo que tanto hemos deseado va a realizarse hoy, he ahí  al sanguinario Boves con un ejército  quizás  diez  veces mayor que viene  a combatirnos, pero aún me parece escaso pára disputarnos  esta victoria, defendamos  con honor, valor y bizarría la vida  de nuestros familiares y el honor  de la patria, mostrémosle  nuestra omnipotencia en esta  jornada  memorable, no podemos optar entre vencer o morir, es necesario vencer. Viva la República.

En los estados  Aragua y Guárico existen  dos municipios  con su  nombre, en el año 1987  fue creada  la condecoración “Orden General  José Félix Rivas” para premiar a los jóvenes que brinden destacada   contribución  en  el arte, la ciencia, la cultura y el deporte. Los  restos  del General de División José Félix  Rivas  reposan en el Panteón Nacional. De igual manera  uno  de los  billetes  del nuevo cono monetario lleva  su efigie-

Humberto Marcano Rodríguez 

@Hmarcanor


BIBLIOGRAFÍA  CONSULTADA:

Venezuela Heroica                                                                       Eduardo Blanco
Batallas Venezolanas 1810---1824                                            Edgar Esteves González
Los  amos  del Valle                                                                      Francisco Herrera Luque
Historia  de Venezuela                                                                 J. M. Siso Martínez
Historia Constitucional de Venezuela                                       José Gil Fortoul

27 de agosto de 2018

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de Wikipedia

miércoles, 15 de agosto de 2018

GENERAL EN JEFE JOSÉ FRANCISCO BERMÚDEZ. Por: HUMBERTO MARCANO RODRIGUEZ @Hmarcanor ·#Historia #Venezuela


NARRACIONES HISTÓRICAS CONTEMPORÁNEAS          
HUMBERTO  MARCANO  RODRIGUEZ
29 julio 2018
GENERAL EN JEFE JOSÉ FRANCISCO BERMÚDEZ

José Francisco Bermúdez de Castro y Figuera de Cáceres, nace San José  de Aerocuar, provincia de Cumaná, el  23  de enero de 1782, siendo  sus padres: Don Francisco Antonio Bermúdez de Castro y Casanova y  Doña Josefa Antonia Figuera de Castro y Sotillo, ambos oriundos  de Cumaná, pero de  fuerte ascendencia española y de gran posición social y económica.  José Francisco recibe   una  muy buena  educación acorde  con la posición holgada familiar, de alta estatura y porte  arrogante, se caracterizaba  por  su trato campechano que le  atraía infinidades  de  amistades, de  hecho lo  apodaban cariñosamente “Juan pueblo”, pero  así mismo era de una gran impetuosidad.

Anterior  a los  sucesos  del 19 de  abril de 1810,  José Francisco con otro grupo de  personas donde destacaba  Don Vicente Sucre, (padre  de Antonio José de Sucre) se  reunían clandestinamente  en actos  conspirativos  contra  las autoridades españolas, al estallar los  sucesos  en Caracas del 19 de abril, toma parte  activa  en los actos  de la destitución de las  autoridades españolas y en la formación de la  junta de gobierno patriótica  de Cumaná;  poniendo en ello  toda  su prestancia y su gran  ascendencia entre  la población, ya  para  el año  1811 lo encontramos  encuadrado en el batallón comandando  por Don Vicente Sucre  con  el despacho de Sub-teniente y el cargo de  ayudante. Marchan hacia Barcelona y derrotan  a los realistas en las cercanías de Puerto Piritu, tomando esta población, pero  ante los acontecimientos adversos de acuerdo  con las noticias  que  les  llegan desde Caracas deciden retornar a Cumaná  a los fines  de  preparar la defensa  de la misma, posteriormente   ante la capitulación  de las  fuerzas patriotas se ve obligado  a marcharse  de Cumaná junto a  otros patriotas   a bordo del bergantín “Botón de Rosa”, llegando  a  la costa  de Guiria y luego a Trinidad, no teniendo descanso  aquí  en las reuniones  clandestinas, y bajo  el mando de Santiago Mariño salen hacia Chachacare donde poseía una hacienda   la hermana  de Mariño y de allí planifican invadir  a Venezuela por Guiria, en  ese  grupo destacan también Antonio José  de Sucre, Manuel Piar y Bernardo Bermúdez  entre otros;  lo que históricamente  se ha  de conocer  como la gloriosa  campaña de oriente, en la cual ha de tomar parte muy activa, lo que  lleva  a  que Mariño  le haga entrega  de un grupo de  setenta y cinco hombre y ya con el grado de Coronel avanza y cae  sobre  Irapa  donde  derrota  estrepitosamente  al Coronel español  Cervériz  a pesar de lo numeroso  de las tropas  realistas el 13 de  enero de 1813, obtiene  otros   triunfos  en diferentes  encuentros  en su marcha  hacía  Cumaná, de la cual desaloja  a los  realistas y ocupa totalmente.


Pero paralelamente a  esto  su hermano Bernardo ha  sido hecho preso por la tropa de  Cervériz, quien ordenó  su fusilamiento, al caer  herido clama   para  que  se le perdone la vida  pero el propio Cervériz  lo asesina, al enterarse  Bermúdez  de esta infausta noticia, monta en cólera y con la impetuosidad  que  siempre lo ha de caracterizar jura  que  de ahora en adelante no tendrá piedad  con cuanto  español caiga  en sus manos. Ya  decretada la guerra  a muerte por  Simón Bolívar, en la invasión de occidente, sobresale Bermúdez  por  su dureza en el trato con los prisioneros españoles, este estado  de tanta dureza y crueldad lo acompaña  varios años y  solo su nombre causaba pavor  entre las filas  españolas, situación que  lo lleva  a un fuerte choque  personal  con el Libertador  tras la victoria de la primera batalla  de Carabobo, donde tomó  parte  muy activa, pero ordeno  el fusilamiento  de los españoles  que  se habían rendido, hecho por  el cual  Bolívar lo increpó personalmente en público, a lo  que  Bermúdez  en la misma  forma le replicó: “ Que  quien  había firmado   y proclamado el decreto de guerra a muerte  era él”. A partir  de  ese  momento  se  desata  una mutua  animosidad entre ambos paladines.   Sin embargo  cuando Mariño  tras  la  solicitud   del Libertador  se  decide marchar en su auxilio, asume   Bermúdez  la vanguardia de las tropas de oriente  que marchan hacia el centro, cubriéndose  de gloria  en las batallas  de Boca Chica y Aroa y batiéndose  valientemente  en la desastrosa  batalla  de La Puerta, tras la derrota  de las fuerzas republicanas  se retira ordenamente  hacia Cumaná donde  reorganiza  sus fuerzas y las apertrecha y marcha  con 2.000 soldados hacia Aragua de Barcelona, donde  no rehúye  el combate  al enfrentarse  a los 5.000 hombres  comandados  por  Francisco Tomás Morales, batalla  que  se conoce    como una de las más cruentas de todo  el conflicto oriental.  Esta batalla  según el historiador Francisco Alejandro Vargas, fue  de una  dureza tal,  que en la misma perecieron entre  ambos bandos combatientes 4.711 personas. Posteriormente  ante el avance  de  Boves y la  inminente toma de Cumaná, deciden Bermúdez y su jefe el General José Félix Rivas hacerle  frente  a Boves, pero  Rivas se empeña en dividir  el  ejercito a lo  que opuso  con vehemencia Bermúdez,  viéndose  por  disciplina   obligado a obedecer, José Francisco Bermúdez  marcha  a enfrentarse  a Boves  antes  de  que  este  logre reunirse con el gran refuerzo de tropas  que  trae   Morales, enfrentándose  en el sitio denominado “Los Magueyes” y tras un duro  combate y la imposibilidad de romper el frente  y la falta de municiones, decide retirarse a Maturín a los  fines  de  reorganizar  la tropa  y equiparla convenientemente y parte  inmediatamente  para hacerle frente a Morales  ya que Boves  no se atrevió  a perseguirlo hacia Maturín, enfrenándose  de nuevo a Morales  a quien le inflige  una derrota total  el 12  de septiembre  de 1814, al retirarse   Morales   se une  a las tropas  de Boves, ante  esta nueva  situación  vuelve  Bermúdez  a  disentir  con Rivas  sobre la no  conveniencia  de enfrentar  a Boves y  a Morales unificados con las menguadas  fuerzas  que ellos  comandan,  pero una vez  más  se impuso  la autoridad ejercida  por Rivas  sobre  el  sentido  común de Bermúdez y  así  llegan   a la desastrosa batalla  de Urica: donde  a pesar  del derroche  de valor  desplegados  tanto  por Morales  como por Rivas, no pueden evitar  la gran derrota  ante  la  enorme  superioridad numérica  de los realistas y la escasez    de parque  de los patriotas, logra  Morales  salvarse y retirarse con un grupo de  sus tropas a Maturín  donde  es  de nuevo atacado y a pesar  de los prodigios  de valor desplegados  se ve en la imperiosa necesidad de retirarse hacia  Guiria a principios  de 1815, donde  a pesar de lo poco de sus fuerzas resiste varios  ataques  enemigos, de  esta ciudad   se embarca  con su gente  hacia Margarita, donde va  a conseguirse  con un cuadro desolador, ya  que  Arismendi y la mayoría  de los  jefes  republicanos en La Isla,  ante  la  enorme  superioridad en tropas veteranas y elementos  de guerra  de Morillo  optan por la rendición  a lo  que  se opone  rotundamente  Bermúdez, quién   con  sus  soldados y varios  margariteños  que no aceptaban rendirse  se embarcan en la flechera “Golondrina”,  donde  en un  acto de  valor incomparable atraviesan a pesar de lo sobre cargado  de la embarcación  por el medio de la escuadra  española  que  asediaba  a Margarita.

En su huída tocan en algunas islas antillanas y enfilan hacia Cartagena de Indias que  se encontraba  sitiada  por las fuerzas españolas, de igual manera  burla  el bloqueo y pasa  por  el medio  de las naves   sitiadoras, al llegar a Cartagena le hacen entrega  del mando  de la guarnición patriota  que  estaba en mano  del brigadier colombiano Manuel del Castillo y Rada,  no vacila  en aceptar  este  y trata  de   reorganizar la  defensa de Cartagena, pero a pesar  de los prodigios  de valor  desplegados en un incansable  batallar  animando  constantemente  con el ejemplo  a los  defensores, se  consigue  que la falta de recursos  y de  soldados   son mayores  cada  día, decide entonces en concejo de oficiales  que hay  que  abandonar a Cartagena y con todos  los   soldados  que  desearon seguirlo se  embarcan en las goletas “Constitución y Sultana del corsario republicano  Luis  Aury, haciendo rumbo a Jamaica y de  allí  a los Caños  de San Luis en  Haití, donde  de nuevo no tiene  descanso a los  fines  de  aglutinar  a los  patriotas   refugiados  en esa nación.  Asiste  a una  reunión convocada por  Bolívar, donde  se plantea  por  parte  del Libertador  que hay que invadir a  Venezuela y  que contaban con la ayuda ofrecida por  el Presidente de Haití Alejandro Petión, pero  al momento  de  elegirse  quien ha de comandar la expedición surgen los nombres  de Bolívar y de Bermúdez, siendo  electo  el primero   por mayoría  cosa  que  le  disgustó a Bermúdez, aceptando a regañadientes  quedar  bajo  el mando  del Libertador, en el transcurso  de la planificación  surgieron muchas discordias entre los dos, ante lo cual Bolívar  en su  carácter de comandante   de la expedición dicta  una orden  donde  excluye  a Bermúdez  de la misma, este  contratiempo no  arredra  al héroe  oriental,  y  por  su propia cuenta fleta  una goleta, la equipa  en guerra y con su gente  se embarca rumbo a Venezuela, arribando a Margarita  donde  Arismendi solo le permite  detenerse  para carenar la embarcación y aprovisionarse  de víveres y agua  y zarpa hacía Carúpano, encontrándose  que  esta  ciudad estaba  tomada por  los realistas, después  de algunos  encuentros  victoriosos  contra naves  españolas y con la ayuda de
la goleta  corsario “Félix” marchan hacía Ocumare  de la Costa  donde arriban y encontrándose  allí con El Libertador   olvidando los  agravios anteriores  le ofrece sus servicios y por instrucciones  del Almirante Luis Brión parte   de nuevo hacia Guiria donde  se reúne  con Mariño y luego en combinación  con el Almirante  Brión recorren  el litoral desde Guiria  a Cumaná obteniendo varios  triunfos  sobre fuerzas realistas donde  de nuevo hace   muchos  despliegues  de valor y audacia, desembarca  en Cumaná, y con el grado de General de División  marcha  hacia Barcelona donde  debe encontrarse  con Urdaneta que defiende  esta ciudad de las embestidas realistas, llega  Barcelona bate  a las fuerzas realistas  que amenazaban a esta,  y de  allí parte  hacia Maturín  donde  abastece  a la tropa y la reorganiza, ante  los  reiterados  pedidos  del Libertador  a Mariño para  que  acuda a auxiliarlo, este  decide marchar hacia el centro y le corresponde a Bermúdez comandar la vanguardia  como jefe expedicionario, abriéndose  paso  como un huracán ante  las  fuerzas  realistas  que intentaron detener  su marcha  hasta  alcanzar   al Libertador   derrotando  en su totalidad a las  fuerzas realistas que lo amenazaban, acto  en el cual en forma  sincera y agradecida  públicamente Bolívar lo aclama  como “El Libertador  del Libertador”, esta  actitud  de Bolívar coloca  a Bermúdez  desde ese momento al lado  del Libertador tanto en obediencia  como en afecto. A partir  de  ese momento continúa  Bermúdez  en forma incansable  en la campaña de oriente, luego marcha  a Angostura  donde también combate.

Acepta disciplinadamente y cumple  los términos de la tregua decretada, pero al, romperse  esta  en Angostura recibe  instrucciones precisas  del Libertador  para  que  marche  con su ejército haciendo una maniobra de  distracción  al grueso de las  fuerzas realistas  acampadas en San Carlos, en las  instrucciones  Bolívar le  escribe: Si usted logra entrar en Caracas para el 15 de mayo y atrae   sobre el ejército de oriente alguna División importante  de las  fuerzas realistas , tenga  la seguridad  que obtendremos un triunfo total en Carabobo, al leer las instrucciones Bermúdez, según relata uno de  sus edecanes  de apellido Mejía, dijo “Juro que  cueste lo cueste  estaré  en Caracas para  el 15 de mayo o no existo”.  Bermúdez  apresta  su  ejército y con una  tropa  de  1200 hombres  sale  hacia  Caracas, el primero de mayo cruza  el río Unare, evita  las fortificaciones  realista  de Tacarigua y enfrenta  al batallón realista Hostarich al mando del Brigadier Ramón Correa a quien bate  y el 8 de mayo entra en Caucagua, prosigue  con su marcha  y el 11 vence a los  realistas comandados Hernando Monagas en el Rodeo, toma Guatire y  vence  a la concentración realista  que  pretendió  cerrarle  el paso  allí sigue  adelante  y el 14 de mayo entra victorioso a Caracas, un día  antes de las  órdenes  recibidas, sigue  de inmediato hacia la Guaira derrota  la guarnición de este ciudad y regresa a Caracas  y marcha  sobre el Valle  de Aragua y el 20 de  mayo  derrota  al Brigadier Correa de nuevo en los  encuentros  de La  Laguneta y el Concejo y entra  a la Victoria, ha  sido toda una marcha triunfal, donde ha vencido a todos  los  contrincantes, ha cumplido   satisfactoriamente  las instrucciones  que recibió  del Libertador.

El General Miguel de La Torre y Pando Capitán General  español de Venezuela, sabedor  de las  victorias  acumuladas por  Bermúdez, le ordena  a  su segundo  el  General José Tomás Morales para  que combata  a Bermúez:  quien al frente  de 2.000 hombres del batallón Valencey se enfrenta   a Bermúdez  en las Lajas, Bermúdez  escaso  de municiones y con menos  efectivos y como ya había cumplido  su principal motivo rehúye el combate retirándose  ordenamente y seguido  por el Coronel español Lucas González a quien  derrota  el 19 de junio y ese mismo día  entra a Petare, combate y vence  al Brigadier Pereira  en el Calvario y vuelve a tomar Caracas, en un asombroso acto de  valor  y astucia abandonándola  de nuevo y marchando hacia Clarines, considerando  que  el esfuerzo realizado por  su tropa  ha  sido fructífero  cuando se  enteran  del triunfo de los patriotas en Carabobo, al llegar Bolívar a Caracas le escribe  y le  comunica  que  con   ese gran y victorioso esfuerzo contribuyó grandemente al triunfo de la república en Carabobo.

Posteriormente Bolívar le ordena  a Bermúdez  que  sitie y tome  a Cumaná  en manos  de los realistas en ese momento, acto  que  acomete, sitiando a  Cumaná  desde septiembre de 1821 hasta  el 16 de octubre cuando logra a rendición  de la guarnición española  que  ocupaba  esta ciudad, para 1822 parte  para Puerto Cabello a  auxiliar al General Páez  que  sitiaba  a Puerro Cabello,  para  1823 abre operaciones  sobre Rio Hacha  y por La Goajira llega  hasta Los Puertos  de Altagracia  en  Maracaibo, esa  presencia  del ejercito de Bermúdez  allí obliga  a Morales  como ultimo Capitán General español en Venezuela y tras el triunfo de la escuadra  republicana en el Lago de Maracaibo  a Capitular y  marcharse  del país, regresa  a Puerto cabello y  ayuda  a Páez  en la toma definitiva  de ese último bastión realista en Venezuela. Para el año  1828 derrota  al General José Tadeo Monagas  que  se había  alzado en armas  contra  la república, para  el  año 1830  estaba  de  Intendente y Comandante General del Departamento de Oriente, solicitando  su baja  de los  servicios  con la in tención de retirarse  a la vida civil  a una  hacienda  que poseía  en Guiria, pero  el 15 de  diciembre de 1831  es  asesinado alevosamente por un joven cumanés  de nombre Rafael Berrizbetia cuyos motivos  jamás  se  supieron. 49  años  de edad tenía en ese momento. Sin duda alguna y así lo consagra la historia José Francisco Bermúdez  fue uno de los grandes jefes  de la gesta libertaria, siempre  se destacó  por  su valentía y arrojo sin límites  en los combates, sin medir jamás   el peligro  a  que  se exponía en la lucha la cual jamás  evadía, su mayor  gesta  es  su marcha triunfal  desde oriente a Caracas, hazaña  que  contribuyo grandemente a la victoria  republicana en Carabobo, como así  se lo reconoció  El Libertador.

@Hmarcanor 

BIBLIOGRAFÍA  CONSULTADA
Los Generales  de la Independencia                                                    Tomás Pérez Tenreiro
Bermúdez, el gran héroe oriental                                                                      Guillermo Morón
Biografías  de héroes independentistas                                                           Vinicio Romero Martínez
Historia  de Venezuela                                                                             J.M. Siso Martínez
Historia Constitucional de Venezuela                                                  José Gil Fortoul 

IMAGEN SUPERIOR: Por cortesía de Wikipedia 


ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Venezuela

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.    Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Como hemos relatado en es...