Mostrando entradas con la etiqueta El Carabobeño. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta El Carabobeño. Mostrar todas las entradas

lunes, 13 de noviembre de 2017

¿Huir de Venezuela? Por: Pablo Aure @pabloaure ¡Hasta cuándo!


¡Hasta cuándo!
¿Huir de Venezuela?
@pabloaure

Con la llegada a Venezuela de la plaga roja hemos visto como millones de ciudadanos se han marchado. Muchos califican esta inmensa diáspora indistintamente como exilio o emigración. Ambos conceptos no se originan por las mismas causas. El exilio es una acción obligada, y por motivos políticos en los que se ven los ciudadanos a huir del régimen para evitar ser encarcelados. Quien se exilia es porque de quedarse, peligra su libertad y hasta su vida. El emigrante abandona el país por causas primordialmente económicas. Sale en búsqueda de oportunidades. Entonces, el exilio es en contra de la voluntad y la emigración es voluntaria. Desde luego en ambas figuras hay una especie de estado de necesidad que obliga a la persona a abandonar su patria.
A comienzos de la era chavista, muchos previeron lo que vendría, convirtiéndose en emigrantes al levar anclas para radicarse en otras latitudes.
Luego de los sucesos de abril del 2002 comenzaron a proliferar los exiliados, porque comenzó una persecución feroz por parte del régimen a quien desde ese entonces no se le ha aguado el ojo para inventar infamias y fabricar expedientes contra todo aquel que sea visto como su enemigo. Aparecieron testigos estrellas para imputar a individualidades incomodas, la fiscalía del ministerio público sirvió como uno de los principales instrumentos de persecución para provocar el exilio de centenares de venezolanos. Simultáneamente a estas persecuciones, comenzó a deteriorarse el aparato productor del Estado. Desde luego, la plaga roja lo devastó hasta destruirlo. Por esa razón, hoy la mayoría de los emigrantes son jóvenes profesionales en búsqueda de oportunidades. Saben que en Venezuela sus estudios o su preparación de nada servirá,  porque aquí está muy avanzada una política comunista que ha sido confeccionada para destruir la moral burguesa. Con el entendido, que todo ciudadano preparado y con conocimiento es un burgués a quien hay que destruir.
Así las cosas, Venezuela pasó de ser un país productor y exportador -por excelencia- de petróleo o de hierro para convertirse en una nación de jóvenes talentosos distribuidos en el mundo entero.
Nadie puede juzgar a quien se exilia o emigra. El uno y el otro, huye de la oscuridad. Ambos, aunque tienen distintos motivos para abandonar el país, intentan proteger sus derechos fundamentales. La libertad y el derecho a vivir dignamente. En Venezuela bajo este funesto régimen opresor y destructor, no le está garantizada la dignidad a los ciudadanos. Al contrario, la deliberada política gubernamental va dirigida a humillarlos hasta esclavizarlos.
Los que nos quedamos.
Pocos no han pensado en irse, pero no todos pueden emigrar. Por diferentes razones se quedan. Por echar el resto o por temor a lo desconocido; pero tengan la seguridad de que millones de ciudadanos que permanecemos acá lo hemos meditado. Algunas veces imaginándonos el exilio y otras, intentar la emigración.
Necesario también es dejar muy claro que, no es más patriota quien se queda que el que se va. La patria es un sentimiento que no tiene nada que ver con el sitio donde se está obligado a residir. Cualquier venezolano con sentimiento patriótico, les aseguro que en cualquier parte que esté no deja de pensar en su país y estaría dispuesto a regresar, si su vida o la de sus familiares no estuvieran en peligro. En efecto, esto también tenemos que señalarlo: en Venezuela todos corremos peligro. El hampa nos acecha y las enfermedades se han convertido en una calamidad pública por la ausencia de medicamentos o el alto costo de la vida que imposibilita el recibir un tratamiento adecuado por lo inalcanzable que resulta comprar una medicina. Esto para no referirme a la desastrosa situación de los centros hospitalarios públicos.
¿Bravos o molestos?
No pocas veces he reflexionado sobre lo que ocurre en Venezuela. La gente se está comiendo un cable. Pasa trabajo desde que se levanta hasta que se acuesta, no sabe lo que va a comer y muchas veces ni siquiera sabe si comerá. Los salarios son de hambre, los aumentos los consume la inflación. Los servicios públicos no funcionan. Es común estar sin luz, sin agua y gas doméstico varios días. Pocos se dan el “lujo” de tener carros particulares. Para mantener un vehículo es necesario percibir buenos ingresos. Solo bastaría averiguar el precio de los cauchos o hacerle cualquier reparación, desde recargar el gas del aire acondicionado hasta lo más simple como cambiarle el aceite. Cualquier tontería no te baja del millón. Los invito examinar los carros que circulan, muchos con los vidrios abiertos porque no les funciona el  aire, otros con los cauchos lisos, si los escuchan cuando están en un semáforo podrán apreciar extraños ruidos en el motor.
Por otra parte, si se decide utilizar el transporte público, no crean que es la solución, porque tampoco es suficiente para cubrir la alta demanda; tan es así, que han proliferado los camiones de estacas como medio de transporte.
Este panorama nos ha hecho retroceder casi a un siglo. Volvimos a aquella Venezuela rural acechada por plagas y enfermedades del siglo pasado, sumadas las perversiones y corruptelas de estos regímenes comunistas aderezados por el aliño del terrorismo, los carteles de la droga y, como si esto fuera poco, por la presencia de células fundamentalistas. Vaya mezcla ponzoñosa la que se ha instalado en el país.
En Venezuela, solo una cúpula vive bien y la inmensa mayoría está sometida a la desidia y al abandono. La gran pregunta ¿por qué no pasa nada? La respuesta es sencilla: el pueblo está molesto pero no bravo. Solo hay brotes de bravuras en ciertos sectores y no son permanentes. El régimen lo ha sabido hacer. Ha aplicado la técnica de la rana en la olla de agua, que poco a poco le ha subido la temperatura y “aclimató” a millones de venezolanos, ahora estamos sintiendo un poquito de calor pero resulta muy difícil saltar de la olla. Triste realidad, pero eso es lo que ha pasado.
Obstinadamente optimista.-
Este pavoroso panorama no quiere decir que ya estemos condenados a morir bajo el dominio de estos bárbaros rojos. Soy obstinadamente optimista. Esto implica que para poder encontrar la solución lo primero que tenemos que hacer es estar muy claros del berenjenal en el que estamos metidos. Cuando todos lo sepamos, y también entendamos que hay que asumir riesgos para lograr la libertad. Habrá persecución. Más de la que ha habido. Tenemos tres opciones: exiliarnos y/o emigrar, esperar morir que el calor nos termine de “sancochar” o, luchar para apagar la llama que calienta a la rana.
Repito, por un lado está la opción de huir, la cual no es para nada condenable, pero por otro lado, está la opción de hacer historia al rescatar a nuestro hermoso país y reconstruirlo, ser luz entre tanta oscuridad.
A lo Benito Juárez les digo que hay que seguir la lucha con lo que podamos y hasta que podamos.
Con dedicación, perseverancia y arrojo, lograremos abrir las puertas de la libertad y veremos regresar a todos los que se exiliaron y/o emigraron y, junto a ellos, reconstruiremos nuestra bella Venezuela. ¡Ganaremos!


Secretario de la Universidad de Carabobo y Coordinador General de la agrupación política "Compromiso Ciudadano". Abogado. email: pabloaure@gmail.com Cta Twitter @pabloaure   FUENTE: EL CARABOBEÑO 

IMAGEN SUPERIOR: 
Emigrantes venezolanos embarcando en un bote de contrabandistas que los llevará hasta la isla de Curazao. Credit Meridith Kohut para The New York Times. Cortesía de LA PATILLA


viernes, 20 de septiembre de 2013

El pronunciamiento militar que evitará el caos. Por: Alberto Franceschi G.


19 septiembre 2013

El pronunciamiento militar 

que evitará el caos.

Por:  Alberto Franceschi G.

Lo original de nuestra situación es que en verdad, quienes darán “el golpe” ni siquiera lo saben, pero sencillamente tendrán que darlo.

El vacío de poder que Maduro cava a una velocidad de vértigo, genera porfiadamente el derrumbe del Estado y pondrá a todo el mundo ante el dilema de poner orden o dejar que el caos consuma la República. 

El único que no lo sabe es Maduro que anda manifestando y echando discursitos contra Pinochet, como queriéndose parecer a Allende, pero ganando él, porque por supuesto no le gustaría padecer el final de aquel ideólogo empedernido que como hombre de conveniencias cultas pero temerario, llevó a Chile al borde de la disolución de su Estado, en medio de la anarquía económico-social.

En lo que sí se parecerá a Chile es que aquí lo que viene es un pronunciamiento militar es decir: todas las FFAA, que quedarán como la única fuerza institucional en pie, deberán decirle al señor Maduro que debe marcharse, por ser solo un presidente fraudulento e incapaz de detener y menos aún de superar la crisis. 

Para su consuelo, las FFAA no pueden cometer el disparate de poner este Estado venezolano, al borde del estallido, en manos de un polarizado lidercito antagónico mediático, producto comercial de marketing antipolítico de los grandes cacaos caraqueños, que creen que solo sus pimpollos pueden hacer lo que ellos necesitan, para seguir con el bendito proteccionismo a sus negocios y fortunas, mientras se arruinan nuestras posibilidades de construir una sólida economía realmente capitalista, que se atrasa desde hace medio siglo y ya sin remedio desde hace 15 años, cuando cayó en las manos de estos piratas rojos de la sabana. 

Vean cómo ese proceso hacia ese pronunciamiento militar ya comenzó: En los altos mandos y desde el propio Ministerio de la Defensa, casi se abandonó ese ritornelo de cacatúas rojas portando deshonrosamente el uniforme y repitiendo la cantaleta propagandista del Gobierno, con identificaciones doctrinarias y partidistas, contrarias a la Constitución. 

Aquí el único que trabaja afanosamente por “el golpe” es el propio Gobierno que no logra ni logrará detener su marcha irrefrenable hacia el abismo. 

De manera que si se ha visto este desfile mundial de vueltas atrás, ¿cómo va a evitar Maduro que se vuelva nada este ensayito marginal de rochela tropical, de un pequeño déspota que murió sin ver otra cosa que retrocesos e inviabilidades, de ver implantado su sueño de convertirnos en una satrapía castrista? 

Es difícil encontrar en la historia mundial una dirección política de pretensiones “revolucionarias” más ignorante que Chávez y sus acólitos, menos aún que pudieran igualarle en corrupción y perversidad, al disfrutar cínicamente de privilegios de grandes capitalistas, mientras siguen con su discurso fariseo de “revolucionarios”. 

De allí la tesis que lo que quedará en pie es la mayoría profesional de las FFAA desvinculadas de la gangrena gubernamental... y si Maduro insiste en asociarlos a su imagen política leprosa, lo único que logrará sería acelerar ese distanciamiento y ruptura, bajo la forma repito de un pronunciamiento militar, que sencillamente diga: señores del PSUV su gobierno no va más. 

Por más que Maduro pague las cuotas de poder que le arrebata Diosdado, a cambio de su apoyo cada vez más cuesta arriba y le obligue a las regateadas aperturas económicas del ministro Merentes, este gobiernito solo resultará más caótico en el panorama financiero y por más que Maduro vire a la derecha y al “diálogo” y reparta más dólares, de una vez puede predecirse lo que ocurrirá: deben tanto, en 14 años de avaricia a favor de su lumpemburguesía roja, que sumada esta cifra infinita al hambre atrasada de la vieja burguesía, que es la única que aún produce, sencillamente no les alcanzará ni con 100 veces más divisas, de las que roñosamente lanzan al mercado, mientras la “izquierda” se mostrará traicionada. 

El problema amigos lectores no es saber cuándo es que caerá el gobierno espurio de Maduro, lo que debe saberse, es que no llamarán a Caprilito y a la MUD para sustituirles. Porque ambos, gobierno y oposición juntos, no suman sino 30% del país. 

La verdadera estadística es que 70% quiere salir del chiquero de la polarización entre los protagonistas de estos últimos 15 años y tampoco quiere de vuelta a los de los penúltimos 20. 

Después de todo, ha ocurrido en Venezuela el proceso más lógico posible: el viejo clientelismo y el estatismo y proteccionismo alcahuete, propios de una economía rentista del petróleo y con distribución antojadiza y profundamente desigual del ingreso, ha llegado finalmente a su final con fanfarrias fúnebres en medio de esta parafernalia de farsantes de la revolución y de aspirantes sifrinos de quienes solo aspiran a sustituirlos para repartir distinto. 

Lo que viene deberá estar sustentado sobre nuevas bases y se ha dicho que “no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su hora”. Estamos a las puertas de un nuevo orden.

http://www.albertofranceschi.com 
franceschi1947@gmail.com 

FUENTE: El Carabobeño

jueves, 9 de mayo de 2013

Soldados de la FANB no están preparados para combatir la inseguridad. Por: Odell López.



09 mayo 2013 
Soldados de la FANB no están preparados para combatir la inseguridad
Por: Odell López
El anuncio del Ejecutivo de incluir a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) en un plan de seguridad para atacar a la delincuencia puede resultar contraproducente para el país, pues ni las tropas navales, aéreas y militares están debidamente preparados para combatir los altos índices de delincuencia que se desarrollan en Venezuela. 
En una entrevista para El Carabobeño, el General (R), Miguel Aparicio se repreguntó “¿pondría  usted a un cirujano especialista del corazón a aplicar inyecciones?”. Con esta interrogante recordó que la función principal de la institución castrense es cuidar de la seguridad y defensa de la nación. 
El ex militar explica que el campo de acción de los soldados de la FANB se limita a cuidar los espacios fronterizos del país, enfrentar un posible ataque o invasión extranjero y estar siempre preparado para una eventual guerra. “La FANB no recibe entrenamiento policial. Sabemos el arte de la guerra, el cual es totalmente distinto”. 
La idea del presidente Nicolás Maduro es delegar en los funcionarios verdes el resguardo y seguridad de las zonas populares del país, en donde las bandas delictivas hacen de sus fechorías. 
Aparicio sostiene que los soldados nunca actúan solos. La filosofía militar es el trabajo en equipo, escuadrón, batallón, por lo que soltar a cuatro funcionarios en un barrio venezolano es exponerlos a agredir y ser agredidos. 
Raúl Salazar, también General (R) precisó que para desplegar el plan gubernamental, los jóvenes militares deben mantener un entrenamiento de aproximadamente dos años, en el que aprendan a tratar con el civil y con situaciones que no necesariamente tienen que ser amenazantes. “La seguridad del país no es soltar hombres porque sí, es un asunto de Estado”. 
Como un apéndice militar, la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) maneja situaciones de orden público, sin embargo pensar que los soldados tengan la misma habilidad es un desacierto, considera Salazar. 
Una agravante de este asunto es el manejo de armas de guerra en plena calle. Para Aparicio, esto viola varios tratados internacionales, además que expone a la población y a ellos mismos al peligro inminente. “Los militares utilizan fusiles de guerra, de combate, armamentos individuales de altísimo poder de fuego”. 
Al respecto, Salazar agregó que desplegar militares tan jóvenes, casi novatos, con armamento de guerra en la calle, podría generar una imprudencia del cuerpo castrense. “Se le puede ir un disparo y mucha gente podría salir lesionada”. 
Inclusive Aparicio teme que los jóvenes puedan ser desarmados por bandas delictivas y armas de guerra caigan en manos del hampa común. “Si vienen diez tipos a amedrentar a cuatro soldados, ¿quién crees tu que cederá?” 
Salazar, quien fue el primer ministro de la Defensa del gobierno de Hugo Chávez sostiene que se está desestimando la actuación de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), de quien el propio Gobierno ha emprendido una campaña mediática de supuesta refundación y entrenamiento. 
La ley entra por casa
El ex titular de Defensa considera que el Gobierno debe acabar con la violencia desde su núcleo. Aseveraciones del exterminio del enemigo político, son las primeras incidencias que afectan los índices criminales en el país. 
Aunado a esto, se debe hacer una campaña de educación moral y cívica, tal como se hacía antes en los colegios.

IMAGEN SUPERIOR:  Cortesía EL NUEVO FANTASMA. Misión FAN 

INFORMACIÓN ADICIONAL: 

Aparece primera estatua del presidente fallecido Chávez

La directiva del Instituto de Previsión de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana dispuso un busto del presidente Hugo Chávez en uno de los jardines del Centro Comercial Paseo Los Próceres (antiguos Almacenes Militares) en Caracas. 

Fuente: El Nacional

viernes, 2 de septiembre de 2011

Pablo Pérez busca obtener candidatura de la oposición // El Carabobeño


Su entrada al ruedo significó un movimiento importante en el ajedrez político venezolano. (Foto Archivo)
AP
02 septiembre 2011

Pérez busca obtener candidatura de la oposición

El gobernador del estado de Zulia y precandidato opositor, Pablo Pérez, no le teme a los retos.
Sabe que en su carrera por la candidatura presidencial no solamente debe conquistar el voto opositor, sino también a aquellos venezolanos que rechazan a los políticos de partidos tradicionales y que hoy buscan un cambio, que según las principales encuestas representan más de la mitad de la población.
Pérez, un abogado de 42 años, lanzó a finales de agosto su precandidatura a las elecciones primarias de febrero del 2012 engrosando así la lista de postulados opositores que ya supera la media docena.
Su entrada al ruedo significó un movimiento importante en el ajedrez político venezolano debido a que es uno de los precandidatos más poderosos por la maquinaria que tiene en su partido Un Nuevo Tiempo (UNT), que es uno de los mayores del país, y por venir del Zulia donde se concentra el mayor número de electores luego de la región capital.
Respecto a Pérez existen opiniones divididas. Así como el presidente Hugo Chávez lo tildó de “imbécil”, otros como el político y director del diario Tal Cual, Teodoro Petkoff, lo ha identificado como un líder “inteligente”, de “elocuencia sencilla”, que puede ser un gran “conciliador” con el chavismo.
Pérez comenzó la campaña con cierta desventaja puesto que las encuestas locales lo ubican entre el segundo y tercer lugar entre los precandidatos opositores, superado por más de 30 puntos por figuras como el gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, quien cuenta con un respaldo de cerca del 49%.
“Estoy convencido que voy a ser el candidato... ¿Y por qué soy el mejor candidato?. Mira el Zulia se parece a Venezuela en todas las actividades que realizamos, y la conocemos perfectamente bien, y además tenemos un sentido muy claro de inclusión porque lo hemos hecho, y un sentido muy claro del diálogo porque también lo hemos practicado”, agregó.
A pesar del rechazo que puede haber entre algunos sectores del país hacia los partidos tradicionales, Pérez admite no sentir vergüenza por venir de las filas de la organización Acción Democrática (AD), donde militó durante su juventud hasta pasar a UNT de la mano de su padre político Manuel Rosales.
“Yo busco apoyo de todo el pueblo, de partidos políticos, de sindicatos, de individualidades, de académicos, de estudiantes, porque para ser presidente de Venezuela tu necesitas el apoyo de todos, y además de ello necesitas por supuesto tener una plataforma electoral”, acotó.
Pérez se presenta como opositor menos radical hacia el gobierno que otros de sus colegas, y dispuesto a tender puentes con el oficialismo lo que le ha permitido crear una imagen de un líder conciliador. Afirmó que se siente preparado para enfrentar al mandatario en las elecciones del 2012.
“Va a tener que caminar más que yo. Va a tener que tocar más pueblos que yo. Va a tener que trabajar 24 horas al día. Le va a tocar que enfrentarse a un equipo completo, unido, bien serio, y que pide transformaciones en el país”, indicó el precandidato al asegurar que el desgaste del gobierno y los crecientes problemas que enfrenta el país son las principales debilidades de Chávez.

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...