sábado, 29 de septiembre de 2018

El P.A.D., los que faltan y los vientos. Por: Enrique G. Avogadro @egavogadro #Opinión #Argentina


El P.A.D., los que faltan y los vientos
"No hay nada permanente, salvo el cambio".
Heráclito
El salvaje tsunami financiero que, una vez más, se desató contra nuestras costas esta misma semana mostró que, pese al inédito y explícito respaldo del mundo a la Argentina, ya no resulta posible continuar viviendo como si nada hubiera pasado; ha llegado la hora de ajustar el cinturón a un Estado que, aún en medio de la tierra arrasada que dejó el kirchnerismo, no ha parado de crecer a expensas de los ya exhaustos contribuyentes.
Sé que es muy difícil reflexionar sobre lo importante cuando lo urgente oscurece el horizonte pero, tal como dije en mi nota anterior, creo necesario formar una nueva fuerza política que, sin apetencias personales y ofreciendo un franco apoyo a Cambiemos, exprese a una ciudadanía mayoritaria que está descontenta con la forma en que se gestionan los asuntos públicos. Imagino llamarla Partido de la Austeridad y de la Decencia. El próximo sábado publicaré un borrador elemental del programa y, si lográramos un número significativo de adhesiones, podremos avanzar hacia la habilitación como partido y comenzar la expansión territorial.
Esta semana, más allá del paro nacional y, sobre todo, de la movilización previa de las organizaciones sociales y gremiales de izquierda, que debieran dar pie a nuevas actividades represivas de los jueces y fiscales, toda vez algunas voces llamaron directamente a la subversión y a derrocar al Gobierno, Comodoro Py generó novedades importantes.
Fueron llamados a indagatoria por el Juez Claudio Bonadio nada menos que Paolo Rocca, titular de Techint, y Marcelo Midlin, zar de la energía, tal vez dos de los más importantes empresarios del país, y los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, en su apelación a la famosa resolución del magistrado de hace unos días, pidieron a la Cámara Federal el agravamiento de varias calificaciones de delitos y otros procesamientos para imputados a los cuales se les había dictado la falta de mérito.
Pero, si bien es cierto que ha pasado muy poco tiempo desde que estallara judicialmente la "causa de los cuadernos", me llama la atención que aún no haya rozado a algunos nombres que hubieran debido estar en ella desde el principio, en especial Enrique y Sebastián Eskenazi. Estos canallas son los dueños del Banco de la Provincia de Santa Cruz desde antes que don Néstor asumiera como Presidente y tuvieron mucho que ver con el trasiego de los fondos (un total que superó los US$ 1.100 millones) junto con Ernesto Clarens y el recientemente fallecido Aldo Ducler. 
Por si no lo recuerda, los Eskenazi, actuando como testaferros del voraz matrimonio, "compraron" el 25% de YPF a los españoles de Repsol; para lograr esa "venta", el Poder Ejecutivo apretó a todas las petroleras hasta extenuarlas vía el congelamiento de los precios en boca de pozo.
En 2003, Argentina era autosuficiente en energía, a punto tal que se construyeron varios gasoductos para exportar a Chile y a Brasil, y vendía electricidad a Uruguay y a Brasil por líneas de alta tensión. A raíz de la brutal caída en la producción, consecuencia directa de la política implementada para el saqueo, todas esas vías de transporte debieron invertir el sentido de sus flujos, y comenzamos a importar en cantidades siderales. Como aún ello no resultaba suficiente para atender a nuestra demanda interna, el Gobierno debió comprar muchísimos cargamentos de gas licuado, generando así un nuevo negociado con los brutales sobreprecios que quedaron en manos de la corona. Sólo ayer, concretamente, pudimos volver a exportar gas a Chile.
De todos los delitos que cometió el kirchnerismo, éste es, sin duda, el más grave. La maniobra montada para robarse YPF significó una monumental pérdida de divisas para el país, una galopante inflación y la consecuente pobreza que afectó, y aún lo hace, al 30% de la población. Pero el desfalco continúa, los Eskenazi (en realidad, de una sociedad australiana llamada Petersen, que nadie sabe a quién pertenece) vendieron sus derechos a demandar al Estado a un supuesto fondo de inversiones, que nos reclama otros US$ 5.000 MM en juzgados norteamericanos.Resulta repugnante ver al peronismo, en todas sus formas, ofrecerse como solución para el drama que generó durante décadas; basta comprobar cuáles son las provincias más golpeadas por la pobreza y ver desde cuándo las gobierna.
Cambiando de tema, vale la pena poner la lupa sobre algunos hechos internacionales que tendrán aquí una repercusión comparable a verdaderos tifones. En primer término, las elecciones presidenciales de Brasil, que se disputarán el 7 y el 28 de octubre. La moneda está en el aire entre Jair Bolsonaro (27%), un excéntrico personaje de derecha y ex militar, y Fernando Haddad (21%) quien, por la prisión de Luiz Inácio Lula da Silva, acaba de convertirse en candidato del Partido dos Trabalhadores. ¿Cómo impactará el resultado? Si triunfara la izquierda y regresara el populismo, la preocupación del mundo crecería, y Argentina reforzaría su papel de gran estrella regional (o sea, nos beneficiaría), pero complicaría en mucho la economía de nuestro principal socio comercial, es decir, nos perjudicaría.
Luego, el 6 de noviembre llegará el turno de las elecciones de medio término en los Estados Unidos, en las cuales Donald Trump, nuestro gran aliado en el mundo, se juega la misma Presidencia. Si bien todos los indicadores lo favorecen (la economía vuela, el desempleo cae, la inflación disminuye), y es cierto que los norteamericanos votan por sus intereses internos -las opiniones del resto del mundo los tienen sin cuidado-, todo lo cual debiera redundar en un claro triunfo del Partido Republicano, hay nuevos factores que podrían complicar ese resultado.
La sociedad es allí matriarcal y, sobre todo, su moral calvinista condena la mentira; por ello, es posible que las mujeres, movilizadas por el #MeToo, concurran masivamente a las urnas para repudiar la posición machista y protectora de los abusos de la actual administración y que, además, muchos den fe a las investigaciones federales sobre su presunta complicidad con Rusia para influir en las elecciones en las que compitió con Hilary Clinton, del Partido Demócrata. El resultado dependerá, con seguridad, de la cantidad de ciudadanos que efectivamente voten esta vez; si Trump perdiera la mayoría en las cámaras, podría enfrentarse, más temprano que tarde, a un proceso deimpeachment, de consecuencias impredecibles.
Las otras situaciones que influirán en nuestro propio destino son el claro agravamiento de las hostilidades comerciales que desató Estados Unidos contra China, la inminencia del Brexit entre Gran Bretaña y la Comunidad Europea (según lo veo, si se repitiera el referéndum, la decisión sería permanecer en ésta), la posibilidad de un nuevo conflicto con Irán, y la negativa de Trump a continuar financiando a los tuertos organismos internacionales de derechos humanos, que tanto nos han maltratado.
En resumen, viviremos en los próximos meses verdaderos "tiempos interesantes", como dice la maldición china; sólo espero que, por una vez, sepamos aprovecharlos.

Bs.As., 29 Sep 18

Enrique Guillermo Avogadro
Abogado
Tel. (+5411) ò (011) 4807 4401/02
Cel. en Argentina (+54911) o (15) 4473 4003
Cel. en Brasil (+5521) 8128 7896
E.mail: ega1@avogadro.com.ar
E.mail: ega1avogadro@gmail.com
Site: www.avogadro.com.ar
Blog: http://egavogadro.blogspot.com
Skype: ega1avogadro
Facebook: enrique guillermo avogadro
Twitter: @egavogadro

REMISION: May De La Vega 

miércoles, 26 de septiembre de 2018

General Padrino, sea grande y magnánimo! Por: G/D (GNV) Enrique Prieto Silva #Opinión #Venezuela @Enriqueprietos para @vladimirpadrino



General Padrino, sea grande y magnánimo!  
Enrique Prieto Silva 
Martes 25 de septiembre de 2018

General Padrino: decía Bolívar: “Yo creo que lo mejor en política, es ser grande y magnánimo” y tal vez, fue ésta la inspiración de Chávez, su mentor, para incursionar en política, no obstante, ni él ni usted han seguido sus lecciones, creyendo que la grandeza es solo el ostento de títulos y grados como lo hizo el difunto.

A Chávez, sus seguidores y usted lo han llamado "gigante”, “eterno” y muchos otros grandes epítetos; y usted lo sigue con un sol más que Bolívar y la liberación de los ascensos militares para que la mayoría obsten la grandeza de un generalato, pero todos han fallado en la grandeza que promovió El Libertador.

Ser grande no es solo el ostento, sino que implica ser magnánimo, un adorno de la grandeza que no puede revertirse en politiquería absurda y pueril, con solo decidir a serlo. Ud., ha dicho que sigue las pautas de Bolívar, que lucha por la democracia y la liberación del pueblo, pero lo engaña con sus actos prosaicos y temeros. No ve la consigna como un bastión, sino como una triste estratagema para tapar su amedrentamiento por su mala actuación en política. Ud. sabe que engaña al pueblo, que oculta su timidez en una supuesta sapiencia sin seso prevalido del poder de los soles.

General Padrino, el pueblo ha creído en su bondad negando sus mentiras. El pueblo se ha creído ser esclavo de la política y ha implorado a sus fuerzas armadas que “se pronuncien”, creyendo que estas son las tenazas que resguardan la esclavitud, pero usted ha olvidado que para Bolívar, “…la esclavitud es la hija de las tinieblas y un pueblo ignorante es instrumento de su propia destrucción”. Chávez, al igual que muchos otros politiquero, han engañado diciendo que “el pueblo nunca se equivoca”, pero luego de su usufructo viene el engaño, porque cuando se quiere gobernar con ignorancia, testarudez y odio, el resultado es este que vemos, la miseria hecha patria.

General Padrino, el pueblo pide libertad con clemencia, pero no sabe a quién. Sabe que hay un gobernante y un tren de gobierno, pero no entiende tanta testarudez, tanta insidia y tanta agonía. Sabe, si, que hay un presidente que lo aturde con sus promesas que no puede cumplir y todos sabemos que usted se angustia tratando de convencer a sus subordinados de la FAN de que deben tener confianza, pero tanto usted como nosotros sabemos que este camino no tiene salida.

Como le dije antes, general Padrino, existe un conflicto que lo angustia, por no tener, ni la orientación política, ni el necesario eufemismo, de la memoria, de quien usted ha considerado su mentor e ideólogo sublime, quien, al nunca haber tenido nada de ideología racional, creó en usted un grave y peligroso emblema, que nada tiene de sentido, ni de fruición convincente, porque es un ideal vació, soso, y más grave aún, sin sentido actual, que surgió con el fracaso en el pasado remoto, reciente y actual. Pudiéramos llamarlo inocuo y destructivo social.

Es obvio general Padrino, que no le vamos a pedir que asuma el poder ni que lo destruya; solo le pedimos que use la mesura que le da el brillo de los soles que porta y deje de inmiscuirse en la política; aparte a las FAN de esta controversia; desligue la institución militar de la inconstitucional ANC; reconcíliese con todos los venezolanos que en su mayoría quiere cambio de política gubernamental,  tanto política como económica; déjese de seguir engañando a sus subalternos militares, sobre la posibilidad de la recuperación económica del país, siguiendo las directrices que vienen de Cuba; exíjale a los integrantes de los poderes públicos ilegítimos, que se acojan a la verdad constitucional; no ayude y mucho menos avale al CNE en su terquedad de querer imponer una verdad electoral con fraude, y que se acoja a su mandante la AN; deje de seguir utilizando la justicia militar como garrote del gobierno para imponer sus falsedades, es un error político que la vicia de inconstitucional; ayude a declarar el fraude electoral del 20 de mayo pasado, para que se realice un nuevo proceso que legitime al presidente.

En fin general Padrino, recuerde a Bolívar: 

Una batalla ganada o perdida, ni afianza ni destruye para siempre el crédito de un militar”, “La vida no tiene precio sino en tanto que es gloriosa”, “El fruto de la injusticia es amargo para todos”, “La dictadura es el escollo de las repúblicas”; “El hombre de honor no tiene más patria que proteger los derechos de los ciudadanos y que se respete el carácter sagrado de la humanidad; la nuestra es la madre de todos los hombres libres y justos, sin distinción de origen y condición”.

General Padrino, ¡Sea grande y magnánimo!


@Enriqueprietos

REMISIÓN: Un cordial saludo apreciado amigo, Enrique Prieto Silva 



INVIABLE: Indigno sueldo de militares venezolanos. Por: Armando González #Opinión #Aporrea #Venezuela


Indigno sueldo de militares venezolanos


Por:   


Paul Tabori publicó «The Natural Science of Stupidity» en 1959. Libro el cual argumenta que la estupidez es una mala utilización de los órganos sanos y vitales de los seres humanos, es contrario a la sensatez, el texto me resonaba en la mente cuando me llegó la tabla de sueldos de los militares venezolanos a partir de la tabla única de sueldos de la administración pública. Veamos un poco los elementos:
Contiene nueve indicadores: 1) Grado militar, 2) Años de antigüedad (en ese grado); 3) Número de salario mínimo; 4) Salario; 5) Prima de Profesionalización; 6) Prima por antigüedad; 7) Cesta Ticket; 8) Prima por hijo; 9) Total general.
En el 1) Grado militar, existen 10 grados o jerarquías, con diferencia en los años de antigüedad en cada uno. Inicia con los TTE/AN hasta llegar a los GJ/AJ (General en Jefe/Almirante en Jefe). Para efectos de este análisis tomaremos como ejemplo cada uno de los mencionados y uno de los grados intermedios TCNEL/CF y los CNEL/CN.
Una de las mayores deficiencias a todas luces lo constituye el ítem 3) Número de salario mínimo, donde el de menor rango no se le asigna ni un salario mínimo, sino 1.400 BsS (TTE/AN), para ganarse un salario mínimo debe llegar al mayor grado (GJ/AJ); mientras la diferencia entre un TCNEL/CF al primer año y al 5 es de 40 BsS, otro tanto ocurre con los CNEL/CN.
A esta indignante e injusta visión de los que es un salario mínimo o base, cuando su concepto implica que es igual para todos porque sino no es mínimo o base de cálculo; se calcula el salario total. En el caso de
TTE/AN es de 2.520 BsS el primer año y aumenta 16 al 3 año.
TCNEL/CF inicia con 1.600 y al 5 año alcanza 1.640 BsS
CNEL/CN empieza con 1.650 y culmina con 1.690 a los 5 años.
GJ/AJ cobrará 3.222 el primer año y 3.240 al segundo.
A estos exiguos salarios, como el de todos los profesionales y personal de carrera según las estimaciones del gobierno nacional, a los cuerpos militares le suman los ítems 5) Prima de Profesionalización y 6) Prima por antigüedad
TTE/AN de 252,80 y 25,20.
TCNEL/CF es de 450,80 y 702,72
CNEL/CN de 534,60 y 891.
GJ/AJ se le otorga 648 y 1.156,40.
Para todos se les entrega la Cesta Ticket de 180 BsS (ítem 7) y prima por hijos de 90BsS (ítem 8)
Lo anterior totaliza
TTE/AN BsS 3165.
TCNEL/CF entre 4.313,52 y 4579,92 BsS.
CNEL/CN entre 4.865,52 y 4.955,00 BsS.
GJ/AJ totaliza 5.324,40.
No hace falta ser un genio para predecir el descontento de la Fuerza Armada Nacional, quien es por Ley la que resguarda la Soberanía del Estado nacional. Inicialmente pensé que el gobierno estaba apuntalando a mantener los privilegios de la alta oficialidad nacional pero a la luz de estos datos, evidentemente que es necesario pensar en otros elementos que se juegan en la historia actual venezolana.
Desde hace algún tiempo que no se conceden la baja a las solicitudes que hacen los funcionarios, en razón de esto muchos han desertado, se han ido del país al concederles algún permiso, otros se vuelven muchos días y hasta meses después no el castigo es mínimo, vista lo menguado que se encuentra la institución armada, en todo caso cada día se percibe como más debilitada.
¿Cómo piensa mantener el gobierno la estructura coherente si materialmente ninguno de nosotros va a tener lo necesario para la vida?
Otra inquietante pregunta es que estos salarios a todas luces insuficientes van a generar mayor tendencia a la corrupción, a la usura y la especulación que anda campante. Sin duda que los militares honestos (que los hay) no van a poder vivir con estos salarios escasos mientras que los militares deshonestos (que también los hay) tienen el pretexto ideal para continuar andando por los caminos de lo indebido. Si el ejecutivo es capaz de capear esta coyuntura de descontento a nivel de los insuficientes sueldos se mantendrá muchos años en el gobierno.
Pero ¿Qué pretende el gobierno con estos sueldos de la administración pública? ¿Incitar una gran masacre como la de 1989? ¿Cuáles son las armas ocultas para hacer este agravio a la institución armada nacional? ¿Es impericia? ¿Quién asesora al ejecutivo nacional? ¿Qué se oculta tras esta mascarada humillante a todos? ¿Es solamente la estupidez humana? Si bien el presidente ha demostrado que es mucho más hábil de los adjetivos que se le atribuyen ¿Qué pretende? ¿Terminar de infiltrar la Fuerza Armada Nacional?

armand2002ve@yahoo.com

REMISIÓN: Pedro Salazar 

FUENTE: Aporrea

IMAGEN SUPERIOR: 

.

FUENTE: 800 Noticias 


lunes, 24 de septiembre de 2018

Nicolás Maduro a La Haya. La Corte Penal Internacional debe actuar. Por: Héctor E. Schamis @hectorschamis vía @elpais_inter


Nicolás Maduro a La Haya

La Corte Penal Internacional debe actuar

La semana que se inicia tendrá como evento descollante la Asamblea General de Naciones Unidas, UNGA. Todas las tragedias del mundo en una semana y días, para el hemisferio occidental hay una que se destaca sobre cualquier otra: Venezuela. Allí en Nueva York, cinco países latinoamericanos denunciarán al gobierno de Maduro ante la Corte Penal Internacional por la comisión de crímenes de lesa humanidad.
Referirán el caso a la Fiscalía de la Corte, en la terminología técnica. Argentina, Chile, Colombia, Paraguay y Perú, y tal vez alguno más, le solicitarán a la Fiscal que inicie una investigación plena de los responsables de asesinatos y ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias, tormentos, violaciones y torturas de carácter sexual, encarcelamientos por razones políticas y el uso de la desaparición forzada como táctica represiva.
Jamás ocurrió denuncia semejante, por ello debe destacarse la valentía de estos cinco presidentes. Debe elogiarse el liderazgo de Iván Duque, sin él ni siquiera habría existido suficiente capacidad de acción colectiva para esta iniciativa. Nada de esto habría sido posible con Santos en la presidencia, quien tenía a Maduro como garante de su proceso de paz con las FARC, nada menos.
Lo de Duque no sorprende. Siendo senador ya había denunciado a Maduro ante la Corte junto a senadores colombianos y chilenos. La denuncia es elemental política de seguridad nacional. Un millón de venezolanos carenciados en alimentación y atención medica han migrado a Colombia, cuya generosa política de brazos abiertos no obstante significa una pesada carga fiscal y de salud pública.
Al mismo tiempo, Venezuela se ha convertido en refugio del ELN y otros grupos delictivos, el narcotráfico entre ellos. Todo lo cual continuará mientras Maduro siga en el poder. El éxodo forzado y la protección de dichas organizaciones criminales también es una estrategia de agresión de la dictadura venezolana hacia Colombia.
La denuncia se hará en base a dos documentos que se enviarán adjuntos: el informe del panel de juristas al Secretario Almagro del 31 de mayo pasado, el cual examina la evidencia presentada en la OEA durante audiencias celebradas en 2017, y el informe del Alto Comisionado de Derechos Humanos de Naciones Unidas del 22 de junio último. Ambos reportes coinciden que existe más que razonable evidencia de la comisión de dichos crímenes y que el Estado no tiene la capacidad ni la voluntad de enjuiciar a los responsables. Por ello exhortan a la Corte Penal Internacional a involucrarse en la materia.
Es decir, a iniciar una investigación criminal acorde. El caso ya está bajo “examen preliminar” lo cual puede no significar demasiado; hay casos que permanecen en dicha condición durante años, sino décadas. Es el lugar perfecto, burocráticamente hablando, para quien no desea realmente investigar el caso.
Esa es la impresión que dio la Fiscal Bensouda en el propio texto de aquel examen preliminar. Allí recurrió a la falacia de equiparar las violaciones cometidas por funcionarios del régimen—quienes actúan en nombre de, y con recursos del, Estado—con acciones de individuos que podrían haber cometido algún crimen contra funcionarios policiales. Con dicha lógica, la Fiscal Bensouda habría suscripto de la tesis de la guerra sucia y los dos demonios, de haber tenido que intervenir en el cono sur en los años setenta. Con ella a cargo, el Plan Cóndor no habría sido investigado jamás.
Inesperadamente, además de lidiar con sus propias contradicciones, la Fiscalía de la Corte tiene que lidiar con John Bolton, el Consejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, quien ha amenazado a la Corte Penal Internacional con sanciones. No ha detallado qué tipo de sanciones exactamente, pero la Corte tiene ahora un aliciente para aliviar la presión de Washington. Tal vez allí resida la mala fortuna de Maduro.
Es una nueva época. América Latina muestra coraje. Nadie es perfecto en la región en términos de derechos humanos, pero nadie está dispuesto a convivir con el crimen como política de Estado. La dictadura venezolana ya no se sostiene, y la conversación va en dirección de acabar con ella como sea. La palabra “genocidio”, y la obligación de prevenirlo, ya está sobre la mesa. Habrá que conversar y decidir si se trata únicamente de un problema cuantitativo.
Pues, ¿cuántos muertos hacen un genocidio? Hay genocidios con bombas y con cámaras de gas en la historia, lo hemos leído. Pero también han existido genocidios sin plomo, causados por hambre como el Holodomor de Stalin. Maduro pertenece a esta categoría. Es hora, la Corte Penal Internacional debe actuar.

Intervención militar en Venezuela. Por: Saúl Hernández Bolívar @SaulHernandezB



.

 

Intervención militar en Venezuela




23 septiembre de 2018 - 12:02 AM

Todos, muy correctos, quieren evitar la fuerza, y al final los colombianos podemos ser los más perjudicados. Ellos y nosotros somos como siameses.

La insoportable corrección política que se ha tomado estos tiempos ha hecho que sea casi imposible llamar las cosas por su nombre; “al pan, pan, y al vino, vino”, como suele decirse. Ahora hay que andarse con pies de plomo e ir midiendo cada afirmación que se hace para evitar la turbamulta de imbéciles enardecidos que pueblan las redes sociales. No importa cuán evidente sea el asunto.

Lea también: Que caigan las dictaduras

Así, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, aceptó finalmente que la opción de usar la fuerza para sacar del poder al oprobioso régimen de Venezuela es una alternativa que no debe descartarse, pero tuvo que recular. Como si no fuera obvio que esa dictadura jamás dejará el poder por sí misma, la tesis de Almagro no recibió el apoyo que necesitaba en la región, aunque en el interior de Venezuela es casi seguro que una gran mayoría la apruebe.
Por eso, causa asombro que once de los 14 países que conforman el Grupo de Lima (se abstuvieron Colombia, Canadá y Guyana), hayan firmado un comunicado de rechazo a la única salida que puede tener la crisis venezolana en el corto plazo, evitando el sufrimiento de millones de personas y la desestabilización de todo el continente, puesto que ya es un problema de todos, aunque el gobierno de Maduro aduzca que la diáspora de venezolanos es un montaje.
Ciertamente, la posición de Colombia ante la propuesta de Almagro ha sido tibia. Apenas Pacho Santos, embajador ante los Estados Unidos, tuvo la fortaleza para alzar la voz y reiterar la necesidad de no desechar esa posibilidad. Lamentablemente, el presidente Duque desautorizó a su embajador, y el canciller Carlos Holmes Trujillo dijo que el país comparte el rechazo a una intervención expresado por los vecinos, pero que no firmó esa declaración porque no hubo una “coincidencia total” en sus términos. Mejor dicho, que todo bien, todo bien.
Mientras tanto, la situación de Venezuela se agrava, con perjuicio de toda la región. En Colombia ya estamos cerca de tener un millón de venezolanos refugiados en condiciones de miseria, que recorren el país a pie, arman cambuches en los parques de cualquier ciudad y viven como habitantes de calle, dependientes de la caridad humana y el rebusque. La mayoría de ellos trabaja en condiciones de informalidad, compitiendo con la mano de obra local.
Pero, no nos digamos mentiras, si en Colombia hace años que no hay empleo para los nacionales y padecemos una informalidad del 65%, si no hay salud plena y a menudo toca poner tutelas para exigir la atención, si a veces no hay cupos para matricular los niños en un colegio, ¿de dónde vamos a sacar empleos, salud, educación, recreación, viviendas y todo lo que requieren los hermanos venezolanos? ¿Cómo es qué vamos a privilegiar a ciudadanos extranjeros para practicar una solidaridad malentendida?
Tal parece que, entre otras cosas, no hemos sopesado bien el tamaño del problema. Si ya se siente el caos con menos de un millón de refugiados, ¿qué vamos a hacer cuando sean dos millones o cuando sean cinco? ¿Los vamos a dejar entrar de manera ilimitada o cómo vamos a controlar una frontera de más de 2.000 kilómetros? Es preciso entender que el colapso de Venezuela puede provocar nuestro colapso también.
Por otra parte, es obvio que nada puede justificar la xenofobia, pero muchos venezolanos ya están delinquiendo en nuestro país y eso sí es difícil de aceptar. Lo peor es que puede generar un rechazo violento hacia los inmigrantes del país vecino. Además, el gobierno de Maduro podría generar un conflicto con Colombia para ocultar su crisis. Ya nos amenazaron con dividir a Colombia destruyendo los puentes sobre el río Magdalena, y bien dice el senador Rodrigo Lara que carecemos de defensas antiaéreas.

Vea también: Venezuela perdió el miedo

En realidad, hay que ser francos y dejarse de palabrería. La dictadura vecina ni se cae sola ni lo hará por presiones diplomáticas: así, Cuba lleva sesenta años cayéndose. Por ahora, todos, muy correctos, quieren evitar la fuerza, y al final los colombianos podemos ser los más perjudicados. Ellos y nosotros somos como siameses, y un siamés no puede vivir pegado del cadáver de su hermano.
FUENTE: 
Artículo, por cortesía de EL MUNDO / Medellín / Colombia


domingo, 23 de septiembre de 2018

El buque chino como coartada. Por: Pablo Aure @pabloaure #Opinión #Venezuela ¡Hasta cuándo!

¡Hasta cuándo!
El buque chino como coartada.
Cuando el diagnóstico es errado se hace imposible encontrar la medicina que combata con éxito la enfermedad. Eso vale para cualquier situación. En este caso, trataré desarrollar lo que quizá sea el ángulo más importante de la crisis en Venezuela y el por qué se nos está haciendo tan difícil superarla.
Pues bien, lo primero es identificar a lo que nos enfrentamos, que no es precisamente a un mal gobierno como los que pudimos haber tenido con anterioridad y durante toda la historia de Venezuela. Nada de eso. Quienes rigen el destino del país son individuos perfectamente organizados internacionalmente. Pudiéramos decir que representan una especie de cartel dedicado a múltiples actividades delictivas (tráfico de droga, corrupción, explotación minera, extorsión, etc.) que establecieron su guarida aquí, en el territorio nacional. Pero en lo que quisiera hacer hincapié es que ese grupo que detenta el poder, además de gozar de un andamiaje jurídico concebido y ajustado por ellos mismos para el logro de sus objetivos, también está adscrito a intereses geopolíticos totalmente ajenos a Venezuela. En efecto, en el mundo hay diversos intereses que son manejados por las grandes potencias. Me explico. Tratemos de dibujar un gran tablero de ajedrez, cuyas piezas, digamos las blancas, son movidas por nuestros aliados encabezados por EEUU con su política del gendarme mundial y las negras, por un cónclave conformado por China, Rusia, Irán y ahora Turquía, pero donde el “gigante asiático” es quien cuenta con la supremacía económica necesaria para expandirse por América Latina. Esto podría significar que Venezuela solo representa una minúscula ficha para estas superpotencias, sin embargo, creo que se nos impone saber lo que representamos en ese difícil juego de estrategias en la geopolítica mundial y además estamos obligados a demostrarlo. ¿Qué quiero significar con esto? Primero: los cambios no se producirán ni con elecciones ni mucho menos con diálogo, porque como dije antes, el poder no está en manos de políticos sino de una organización delictiva. Segundo: la medicina la tenemos en Venezuela, aunque indefectiblemente necesitaremos la ayuda de quienes mueven las fichas blancas en el tablero de ajedrez, porque quienes mueven las negras están resteados con el cartel gubernamental.
Las potencias se vigilan.-
Ahora bien, los venezolanos que queremos que las cosas cambien, que somos de acuerdo con los sondeos de opinión, aproximadamente el 85%, no podemos comportarnos como simples espectadores y esperar que las potencias resuelvan por sí solas, ya que seguirá pasando el tiempo y esos señores podrían dedicarse solo a mantenerse vigilados unos a otros y entre mensajes subliminales disuasivos, hasta que uno de los bandos mueva la primera ficha para liberarnos o conquistarnos. De hecho, eso es lo que ha venido ocurriendo desde la llegada de Donald Trump a la presidencia de EE.UU. Que tampoco es un político tradicional sino un empresario con mayor frialdad a la hora de defender los intereses estadounidenses. Esto no quiere decir que de buenas a primeras nos invadirán militarmente, lo que si podrán hacer es facilitar la salida aportando la indispensable ayuda a quienes procuren el restablecimiento del orden en Venezuela. Reestablecer el orden quiere decir volver a tener un gobierno en manos de políticos responsables y que hayan demostrado que el país está por encima de cualquier otro interés.
Los buques hospitales.-
Los últimos acontecimientos que le dan fuerza a lo que acabo de narrar es la presencia en el Caribe de dos buques hospitales. Uno en Colombia con bandera estadounidense y el otro anclado en La Guaria con bandera china. No crean que el chino fue una respuesta al estadounidense que está en Colombia, al contrario, el que llegó a Colombia fue la respuesta a los anuncios hace más de un mes de que vendría un buque hospital chino para Venezuela. Ustedes seguirán haciendo conjeturas y se preguntarán ¿Qué pito tocan esos barcos por aquí? Una respuesta podría ser la siguiente, el que está en Colombia, representa la presencia del gobierno norteamericano en una clara demostración, no solo a Maduro, sino también a China y sus socios, de que están dispuestos a llegar hasta donde sea necesario para asegurar la estabilidad de sus vecinos continentales y la paz en su patio trasero, en este caso, demuestra su definida alianza con Colombia; pero la llegada del buque hospital chino, “casualmente” una semana antes de las sesiones de la ONU donde discutirán la situación de Venezuela y además, a tan solo días de hacerse efectiva la denuncia contra Nicolás Maduro por genocidio y otros delitos de violaciones a los derechos humanos ante la Corte Penal Internacional, tiene, entre otras, la siguiente lectura: preparar una coartada que le serviría de defensa y minimizar, al menos a nivel de discurso, los efectos de esa denuncia. El régimen de Maduro dirá que él “sí está de acuerdo con la ayuda humanitaria pero apegado al principio de no injerencia, está en libertad de escoger a los amigos y no a quienes amenazan con invadirlo”. Es más, tampoco es nada casual, que semanas atrás, la Fuerza Armada Nacional comenzara a ubicar en diversas zonas del centro del país, hospitales móviles para prestar la atención que durante años no había prestado.
Curiosamente el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, a la llegada del buque hospital chino dijo  que  “se atenderán incluso un grupo de colombianos, es decir que la atención se realizará sin ningún tipo de discriminación”.
Repito: la presencia de ese barco chino tratará de minimizar las acciones de los gobiernos de Argentina, Colombia, Chile, Paraguay y Perú que solicitarán a la Corte Penal Internacional (CPI) “que inicie una investigación preliminar sobre genocidio y crímenes de lesa humanidad en el país”. Maduro tratará de distraer la atención, pero recordemos que han sido muchos años de la deliberada destrucción del sistema de salud nacional, responsabilidad única y casi excluyente del Estado venezolano. Esa destrucción del aparato sanitario ha provocado la muerte de miles de venezolanos que padecen diversas patologías. Pacientes con cáncer no reciben su tratamiento, los enfermos renales, los diabéticos, neonatos que fallecen en los hospitales públicos por falta de insumo. Eso no podrá ocultarlo. Allí están los resultados de la política del “Socialismo del Siglo XXI” muerte y miseria. Así que debemos alentar a nuestros aliados para seguir adelante con el compromiso de esa demanda.
Unidad ciudadana y no de partidos
Finalmente quiero insistir las veces que sea necesario que el mundo ha entendido lo que pasa en Venezuela, pero no dará ningún paso más allá de lo que hasta ahora ha hecho (que es bastante) mientras nosotros los venezolanos no actuemos con mayor fuerza y entusiasmo. No esperemos que los partidos políticos se pongan de acuerdo, seamos los ciudadanos con sentido común quienes dirijamos y provoquemos los cambios. No caigamos en el chantaje de la unidad. Unidad que, ahora con tres nuevos partidos en el ruedo, se hace más difícil de lograr.   
Los ciudadanos sabemos lo que queremos y esto dista mucho de lo que los partidos desean, por eso debemos llenarnos de determinación e ir por nuestro anhelo.

Pablo Aure  
Secretario de la Universidad de Carabobo. 
Abogado de profesión y docente por vocación. 
Coordinador General de Compromiso Ciudadano. 
Valencia Venezuela

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Venezuela

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.    Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Como hemos relatado en es...