Mostrando entradas con la etiqueta ExPdvsa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ExPdvsa. Mostrar todas las entradas

viernes, 12 de julio de 2019

Dictadores: de Gómez a Maduro. Por: Eddie A. Ramírez S. OPINION. Venezuela



Dictadores: de Gómez a Maduro
Eddie A. Ramírez S.

En los últimos 110 años Venezuela ha tenido tres dictaduras. La de Juan Vicente Gómez, que  duró 27 años, la de Pérez Jiménez cinco, si no consideramos el período de facto de Delgado Chalbaud y de Suárez Flamerich, y la de Chávez-Maduro que tiene 20.  ¿Por  qué surgieron estas  dictaduras?  Aunque todas las dictaduras son malas y  repudiables, ¿hay  diferencias entre ellas? 

La prédica general del sector político es que los dictadores conquistan el poder solo para satisfacer sus ambiciones. Pocas veces se reconoce que también influye un deseo de enderezar entuertos y atender un clamor de muchos.  Aunque repudiables, unas pocas   tienen inicialmente cierta  razón de ser, pero quienes las lideran  intentan prolongar su mandato, lo cual gradualmente despierta rechazo. Como consecuencia,  se inician los abusos y violaciones a los derechos humanos.

Gómez y  Peréz Jiménez asesinaron, torturaron,  encarcelaron y  exiliaron selectivamente  a sus oponentes,  y fueron corruptos.  En esos tiempos la sociedad civil y el pueblo en general no participaba en política. Gómez persiguió  a los caudillos regionales, ya que  no existían partidos políticos. Pagó la deuda externa, construyó carreteras y acabó con el caudillismo. Pérez Jiménez persiguió  a los  líderes de Acción Democrática, Partido Comunista,  algunas personalidades independientes y a un grupo de militares. El resto de la población permanecía pasiva, salvo en los días finales de la dictadura. Los militares que apoyaron a Pérez no participaban en la represión, la cual cual estaba a cargo de la  Seguridad Nacional. Además, pocos militares ocuparon cargos públicos, los ascensos eran limitados y por mérito, salvo alguna que otra excepción. El país progresó y fue polo de atracción de una inmigración positiva, aunque se descuidó la educación y el interior no evolucionó  al ritmo de Caracas. Favoreció  al sector privado y al  crecimiento económico, aunque no fue capaz de promover un  desarrollo sustentable. 

Después de Pérez Jiménez, los cuarenta años de una democracia  bastante  imperfecta, aunque perfectible, influyeron en que la clase media se interesara en política. Ello explica las protestas numerosas y multitudinarias que se iniciaron en el 2001   en contra de las dictaduras de Chávez- Maduro. A medida que se deterioró la situación económica y que colapsaron los servicios públicos, las protestas se nutrieron con ciudadanos de los estratos sociales menos favorecidos. Los asesinatos, torturas, encarcelamientos,   exilio  y agresiones han  sido masivos, abarcado a civiles  de todas las edades,  y a militares de todos los grados, tanto hombres como mujeres. La corrupción ha llegado a niveles muy por encima de la de otras dictaduras.

Desde un principio, el autollamado “proceso revolucionario”, conducido por gente de extrema izquierda resentida,tenía claro que el objetivo era destruir o debilitar al sector privado y controlar la fuente de ingresos y las armas,  es decir a Pdvsa, y  a la Fuerza Armada. A la primera le fue fácil, ya que solo requería designar una directiva sumisa y mediocre, lo cual ocasionó la reacción  de los trabajadores petroleros acostumbrados a la meritocracia y a practicar principios y valores. Destruir a  la Fuerza Armada le tomó más  tiempo.

La primera medida fue lograr que en la nueva Constitución los ascensos a coronel y a general no dependieran del Congreso Nacional, sino del propio Chávez.  Reincorporó a oficiales que estaban  retirados por participar en las asonadas de 1992. Masificó los ascensos  a generales y almirantes sin mérito alguno. Además, creó numerosas empresas dependientes del ministerio de la Defensa y designó a muchos  oficiales en la administración pública. Paralelamente dejó sin cargo y después pasó a retiro a oficiales  no identificados  con  su “proceso“.     

Otra diferencia  entre las dictaduras anteriores y la de Chávez- Maduro es la sumisión a la dictadura cubana de los Castro y el contubernio   con la guerrilla colombiana, Hezbollah y el narcotráfico, además de armar a grupos paramilitares locales mal llamados colectivos. Las repudiables dictaduras anteriores enrumbaron a Venezuela hacia el progreso. La de Chávez-Maduro destruyó al  país y hoy un diez  por ciento de su población está refugiada en países amigos. Seguimos  optimistas. La sociedad civil y la militar  no se han doblegado. Debemos descartar las críticas malintencionadas al presidente (e) Juan Guaidó.

Como (había) en botica: La magistrada Carmen Zuleta de Merchán debería entender que es lamentable, pero explicable, que una mujer se prostituya por necesidad. Más  detestable es que venda su  conciencia por ideología o conveniencia. Ramón Cornieles fue un ciudadano ejemplar y un petrolero de  prestigio. Sus primer grado fue de técnico mecánico. Desde un inicio la industria petrolera identificó  su potencial,  se graduó de ingeniero mecánico  y obtuvo un doctorado en economía de los hidrocarburos.  Experto en refinación,  llegó a ser director de Maraven y se mantuvo activo en Coener. Una pérdida para el país. Ojalá el contundente Informe de la doctora Bachelet sobre las violaciones a los derechos humanos haga moderar  a quienes se aventuran a criticar sin pruebas ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!


WhatsApp Telegram Facebook Twitter LinkedIn


jueves, 26 de abril de 2018

VENEZUELA: Fausto y las sanciones a petroleros. Por: Eddie A. Ramírez S. #Opinión #ExPdvsa



Fausto y las sanciones a  petroleros


Eddie A. Ramírez S. 


El Fausto  de Goethe fue un engañador y un asesino. Nuestro guerrillero  Fausto dicen que cometió varias fechorías, pero por carecer de  pruebas no podemos  afirmarlo. Sin embargo, sí es público y notorio que engañó a muchos, entre ellos a quien esto escribe. Cuando regresó de Viena, pensamos que las brisas del Danubio habían apaciguado al antiguo guerrillero y que era un hombre serio y la mejor carta que tenía el gobierno para conducir a nuestra principal empresa. La realidad es que no es serio, sino que nunca  ríe y como conductor resultó tan malo como el reposero  del metrobús.  Es el principal responsable de la destrucción de Pdvsa, pero   16 años después los rojos quieren sancionar a quienes intentaron defender a la empresa y a la democracia.

Después del paro petrolero de abril 2002, se produjo una arremetida en contra de los defensores de la meritocracia. Fausto toleró que un grupo de “revolucionarios” desatara una campaña de amedrentamiento,   mantuvo como Gerente de Prevención y Control de Pérdidas al teniente coronel (r) Pérez Issa,  quien actuaba como comisario político, y avaló averiguaciones penales y civiles  emprendidas por amigos suyos y por diputados.  Tanto Horacio Medina, como Juan Fernández manifestaron a Fausto la preocupación ante la persecución e ideologización que se  producía en la empresa.  

Al día siguiente del paro cívico del 2 de diciembre 2002  los  petroleros fueron agredidos por la Guardia Nacional. Fausto militarizó las instalaciones,    convocó a los grupos paramilitares oficialistas a ocupar los portones de Pdvsa e  implementó un plan de contingencia paralelo al institucional. El  día 6 ordenó a los empleados de la empresa mixta Intesa  bloquear las claves que permitían  el control de las exportaciones. El día 7 asumió  poderes plenos,    removió a los gerentes de producción y refinación que estaban en sus puestos y  el 13 despidió a  Edgar Paredes, Juan Fernández, Horacio Medina  y Edgar Quijano. De allí en adelante ejecutó   despidos masivos: 726 ejecutivos, 12.371 nómina mayor, 3.705 nómina menor y 1.951 de la nómina diaria, además de unos 2.500 de Intesa y un número indeterminado a quienes no les llegó notificación de despido pero que fueron impedidos de ingresar a su trabajo. Obedeciendo órdenes de Chávez y muy probablemente de sus jefes castristas, Fausto cometió el mayor genocidio laboral de nuestra historia.

 Once años después, el ciudadano Raúl Soto y posteriormente Ramón Torres C,  ilegales   Auditores  Fiscales de Pdvsa, así como el Delegatario Paúl Alvarado Rodríguez, iniciaron  una persecución en contra de 180 trabajadores, a los cuales en forma arbitraria les endosaron  una sanción pecunaria por el petróleo que se dejó de exportar, la gasolina que tuvo que importarse y  supuestos daños no identificados a instalaciones entre el 2 de diciembre  2002 y el 31 de marzo 2003, aún cuando los sancionados habían sido despedidos entre diciembre y enero. Inventaron   una  cifra    de     más de 19 mil millones  de bolívares,  la cual distribuyeron arbitrariamente, entre 80 y casi 125 millones de bolívares por cabeza. 

En ningún caso señalaron  una acción concreta individual. Todas las acusaciones fueron por dar declaraciones,   por asistir a ruedas de prensa o ser fundadores de Gente del Petróleo o de Unapetrol. El colmo es que algunos de los sancionados no se unieron al paro, otros nunca dieron declaraciones, ni asistieron a ruedas de prensa y varios estaban de vacaciones.  Quien esto escribe ya estaba jubilado desde fines de octubre, aunque sí di declaraciones apoyando el paro una vez que se inició y por este “delito” me aplicaron la mayor sanción,  124.914.013,16   bolívares fuertes.   

Ahora, casi 16 años después, Pdvsa acudió al ilegal TSJ para solicitar   medidas de prohibición de enajenar y gravar bienes pertenecientes a los sancionados arbitrariamente. La lista incluye a un médico, abogados comunicadores sociales, economistas, capitanes de barcos, un docente e investigadores y, desde luego, especialistas en las operaciones de hidrocarburos.  El tiempo nos dio la razón. No nos arrepentimos.  Había que realizar un paro  para  intentar evitar la destrucción de nuestra principal empresa y el establecimiento de una narcodictadura. 

Por los despidos injustificados, Fausto, o sea Alí Rodríguez Araque,  es el principal responsable de la debacle de Pdvsa. Posteriormente, sus protegidos  Rafael Ramírez y Eulogio Del Pino, terminaron la destrucción por contratar muchos activistas políticos, no realizar las inversiones necesarias y por propiciar  la corrupción. Ellos deberían ser los sancionados, no quienes intentaron preservar la empresa.   En la obra de Goethe, la infeliz  Margarita intercedió para que  Fausto no fuese a los infiernos, pero Venezuela no perdonará a este Fausto, ni a sus pupilos. 

Como (había) en botica: Maduro autorizó al   general Quevedo a   contratar sin licitación. La producción y la refinación seguirán declinando y aumentará la corrupción. Repudiamos las violaciones a los derechos humanos por parte del régimen de Daniel Ortega ¡No más prisioneros políticos, ni exiliados!




24/04/18 Noticiero digital, Runrunes y Digaloahi digital


BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA  Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Desde hace tiempo,   tenía la inq...