Mostrando entradas con la etiqueta Liberalismo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Liberalismo. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de octubre de 2019

¿FIN DEL NACIONALISMO LIBERAL? Por: Enrique Prieto Silva. Opinión Venezuela


      ¿FIN DEL NACIONALISMO LIBERAL?
           Enrique Prieto Silva
Martes, 29 de octubre de 2019
A raíz de los acontecimientos turbulentos y políticos surgidos en varios países de América Latina, algunos de ellos surgidos por fallas o deficiencias en procesos electorales, creemos de interés referir la similitud de estos hechos con otros acontecidos en la historia sobre los cambios políticos que pudieran serles concomitantes o que afloren similitudes para su comprensión.
Es el caso, que se especula de lo que viene ocurriendo desde el cambio político radical surgido en Venezuela con la llamada “revolución” e implantación del movimiento acuñado como “socialismo del siglo XXI” y se le quiere asimilar como una regresión a la caótica situación política que generó en debacle por falta de educación sobre la materia. En tal sentido, queremos iniciar una serie de propuestas en el debate, a los fines de alertar a los legos, para que no caigan en falsas expectativas, muy peligrosas, especialmente en el desarrollo de los acontecimientos en Venezuela, manejados por la Asamblea Nacional bajo la batuta de Juan Guaidó.
El caso nos obliga a remontarnos en la historia, cuando a finales del siglo XIX comenzó a ceder el nacionalismo liberal, cuyo fin principal y orientación ideológica conducía a la consolidación del Estado-nación y a las oportunidades de un gobierno basado en la soberanía popular, ante el nacionalismo integral, imperial o totalitario, el cual glorifica al Estado como el punto más alto para enfocar la lealtad individual, con­centrándose fundamentalmente en la seguridad del Estado, que involucra el incremento del poderío militar frente a los demás Estados y fomenta además, políticas nacionalistas motivadoras de sus propios intereses.
Este nacionalismo, influenciado por las rivalidades industriales, comerciales, imperiales y militares de fin de siglo, dio como resultado grandes presiones populares que obligaban al Estado a su protección contra la competencia extran­jera, lo cual produjo un estallido convulsivo interestatal, que dio origen a las dos guerras mundiales del siglo pasado.
Sin embargo, convenciéndonos del auge y la decadencia de las nuevas doctrinas que afloran, y que han persistido y orientado a Europa y Occidente durante las diez décadas del pasado siglo, no podemos dejar de mirar otras latitudes, que tanto en la crea­ción de la Historia Antigua, como en la del pasado reciente, muchas de ellas han influido con su filosofa, sus ideas políti­cas y su doctrina, aun cuando independientes de las de Occidente. Entre ellas China, India, el Islam, Japón y África, que debemos tomar en cuenta en cualquier análisis socio-político y más espe­cialmente, si estamos refiriéndonos al devenir político después de los actuales acontecimientos.
En este desenvolvimiento ideológico son muchos los acontecimientos que marcaron pautas en los cambios ideológicos, tal es el caso de la cruzada contra el fascismo en la II Guerra Mundial, las acciones en favor de la paz en la posguerra, y el más notorio e importante, el conflicto ideológico de la Guerra Fría, donde los Estados Unidos y la Unión Soviética, en acción bipolar, mantuvieron una pugna política, económica y psicológica por imponer su dominación en todas las zonas del planeta.
En la conflictividad actual, no debemos olvidar, que en los años finales del siglo XVIII, durante todo el siglo XIX y al menos, durante siete décadas del siglo XX, se produjo el inicio, la implantación y el desarrollo de la práctica del capita­lismo, doctrina política fundamentada en el laissez-faire de la libre empre­sa, la propiedad privada de los bienes y de los medios de pro­ducción, un sistema competidor de incentivos y utilidades, la iniciativa individual y la ausencia de restricciones gubernamen­tales en la propiedad, la producción y el comercio, junto con los conceptos democráticos del liberalismo político, que reemplazaron el orden económico, político y social establecido por el mer­cantilis­mo y la monarquía; sistema económico y político instaurado, que produjo la Revolución Industrial, la que, desde entonces, ha sufrido variadas transformaciones, manteniéndose aún vigente como sistema económico.
Tampoco debemos olvidar, que el término socialismo, ha servido para designar a las teorías y acciones políticas, que defienden un sistema económico y político basado en la socialización de los sistemas de producción y en el control estatal, parcial o completo, de los sectores económicos, opuesto frontalmente a los principios del capitalismo. Doctrina socialista, que ha tomado diversas formas y concepción desde su aparición; desde la que acepta los valores democráticos, hasta las que establecen como necesarios el absolutismo y la dictadura; y en su evolución, el socialismo se ha centrado en la posibilidad de dos categorías: la social-democracia, que se esfuerza por lograr sus fines utilizando la maquinaria del Estado, con el que llega democráticamente al poder para modificarlo pacíficamente; ejemplos de los cuales encontramos en Suecia, Inglaterra, y en otros países de Europa; y el socialismo-marxista, que considera que el poder para el logro de sus objetivos solo puede ser obtenido mediante la violencia y la destrucción de las instituciones capitalistas y democráticas existentes.
A este último corresponde la orientación de la Unión Soviética y los países de Europa Oriental que conformaron la URRSS, y muchos países que siguieron su línea en Asia, América y África.
La revolución bolchevique de 1917, concretó las bases de la ideología marxista, con la contribución de Lenin, cuya mistificación marcó el inicio de la historia política de la Unión de Repúblicas Socialistas, de las democracias populares, como han solido llamarse, y de los partidos comunistas del mundo, ideología que ha sido teorizada por los más grandes líderes del comunismo mundial: Stalin, Kruschef, Mao Tse-Tung, Liu Chao-chi y otros, cuyas decisiones políticas, guiadas por la ideología, contribuyeron a desarrollarla.
Ahora debemos preguntarnos, ¿A cuál de las teorías se acercan más los movimientos insurgentes en América Latina, incluyendo el “socialismo del siglo XXI?
@Enriqueprietos
“Nomenclatura de Guerra” https://amzn.to/2MRqSlE



sábado, 30 de marzo de 2013

BASES DEL LIBERALISMO 13. Por Nelson Maica C.


POLITICA
BASES DEL LIBERALISMO 13
Por Nelson Maica C

1.      Nota 13. Seguimos. ¿Son mentirosos los políticos? Veamos: ¿Cuánto deben mentir los políticos? Sugerimos consultar el articulo de Pedro  Schwartz publicado en Cinco Días el lunes, 27 de noviembre de 1995, p. 4.
2.       A pesar de las consideraciones formuladas anteriormente, no debemos engañarnos: son muchas las restricciones de los políticos y en la mayor parte de las oca­siones su margen de maniobra es muy escaso.
3.      Es más, las dificultades que en el día a día de la política se producen son tantas que ha llegado a aceptarse con carácter general que una de las características típicas de los políticos sea su habilidad para engañar y mentir al electorado.
4.      ¿Es esto inevitable? ¿Cuáles son los límites que, desde nuestro punto de vista, nunca debe traspasar un político liberal? Los socialistas comunistas son, por doctrina, mentirosos. Ejemplos vivientes y actuales.
5.      El reconocimiento de las limitaciones y restricciones a las que se ve sometido el político liberal nunca debe hacerle olvidar la ineludible necesidad de seguir la estrategia dual que hemos explicado con anterioridad.
6.      El político liberal, por tanto, nunca deberá perder la guía de refe­rencia (que son los objetivos finales y sus implicaciones teóricas y éticas esenciales) y, como mucho, podrá aceptarse que adapte su comportamiento a las dificultades y escollos de cada momento.
7.      Así, podrá dis­culparse que, en determinadas ocasiones, silencie algunas reformas que piense llevar a cabo cuando las circunstancias lo permitan, e incluso que calle sobre ciertas consecuencias e implicaciones de algunas de sus de­cisiones políticas.
8.      También se pueden aceptar algunos comportamien­tos de calculada ambigüedad, sobre todo en épocas electorales, con la fi­nalidad de no plantear la discusión de algunos temas que, por su mayor complejidad, puedan hacer muy espinosa su detallada explicación a la ciudadanía, o dejen innecesariamente flancos abiertos a la demagogia fácil del contrario.
9.      Finalmente, puede aceptarse que el político liberal “sepa decir las verdades” según convenga, e incluso que haga uso de una “sana demagogia”, como cuando se defienden medidas siempre populares pero de gran contenido liberal como las relativas, por ejem­plo, a la disminución indiscriminada de los impuestos, o a la reducción o eliminación del servicio militar obligatorio.
10.  En todo caso, hay que evitar dejar el monopolio del uso de la demagogia a los partidos intervencionistas socialistas comunistas y, si bien hay que reconocer que es ciertamente más di­fícil para un liberal el recurso a la demagogia, esto no significa que no existan im­portantes prescripciones liberales cuyo contenido demagógico pueda, en ocasio­nes, ser convenientemente explotado.
11.   Pero lo que en ningún caso puede admitirse desde el punto de vista liberal es alguno de los comportamientos siguientes: a) mentir deliberadamente en relación con algún aspecto concreto de la actividad polí­tica diciendo a los ciudadanos justo lo contrario de lo que se piensa lle­var a cabo; como es sobradamente conocido, esta táctica de mentira deliberada ha sido una y otra vez utilizada por los políticos del partido socialista-comunista en el poder; b) aceptar modificaciones en el programa que desdibujen del todo el ideario liberal; y c) lo más grave, tomar medidas que vayan en la dirección opuesta a lo que se dice perseguir a largo plazo y que incluso traicionen los principios éticos o teóricos esenciales del ideario liberal.
12. No traspasando nunca los límites anteriores, puede aceptar­se incluso una estrategia de tipo “leninista”, este es, por ejemplo, el calificativo que S. Butler y P. Germanis dan a la es­trategia que proponen para las reformas liberales en su artículo “Achieving So­cial Security Reform: A “Leninist” Strategy”, The Cato fournal, vol. 3, n.” 2, otoño de 1983, pp. 547-556.
13. Sobre la estrategia más adecuada para lograr el triunfo de la libertad debe leerse el sugestivo trabajo de Murray N. Rothbard, “La estrate­gia de la libertad”, cap. XXIX de La ética de la libertad, Unión Editorial, Madrid 1995, pp. 345-367) dirigida a conseguir tan­tos apoyos como sean necesarios para sacar adelante las reformas libe­rales y que, en función del ámbito y las circunstancias concretas sobre los que se actúe, exigirá buscar aliados en unos u otros grupos e instituciones sociales.
14.  Además, como ya hemos visto, es preciso que las re­formas liberales se consoliden y se efectúen de tal manera que terminen haciéndose irreversibles.
15.  En suma, nuestra estrategia liberal debe estar siempre dirigida a ganar apoyos y a debilitar e inhibir la posición intervencionista, socialista comunista, totalitaria. Seguiremos.
TIPS:
·         Prohibido olvidar. El socialismo comunismo No volverá. Apuntes sobre el comunismo en Rusia: 1917. 25 de noviembre. Elecciones para la asamblea constituyente. Resultados no favorables para los bolcheviques. Acciones desencadenadas: prisión para los eseritas de más peso político. 18 enero 1918: toma de la asamblea por Lenin, Stalin y Bujarin y el 19, al día siguiente, el consejo de comisarios del pueblo la declaro disuelta.
·        Gueorgui Valentinovich Plejánov, nació en Rusia 1856 y murió en Finlandia 1918. Fundador del marxismo ruso, dijo que la dictadura impuesta por los bolcheviques no era “la del pueblo trabajador, sino la de una pandilla”.
·        Terror de las masas y exterminio. El terror rojo: aniquilación de clases. Dictadura de Lenin. Feliks Dzerzhinsky: comisión especial para exterminar los contrarrevolucionarios y especuladores. Creación de la CHK – Vecheka, Cheká – Comité Militar Revolucionario de Petrogrado – Implantar el terror del Estado para mantenerse en el poder – Nombres posteriores: GPU, OGPU, NKVD, MUD, KGB.
·        Lenin sostenía desde 1908: fusilar a todos los contrarios…”someter o exterminar a determinadas clases sociales”. Apoderarse de todos los medios de comunicación. Comisión de Investigación Militar para arrestar a los oficiales contrarrevolucionarios. La burguesía debía ser aniquilada. Expulsión de los mencheviques. Estrategia: provocar una guerra civil para facilitar el exterminio de toda oposición. Se aseguran de que la oposición no reciba ayuda exterior.
·         Posibles lecciones obtenidas:
A.     Los socialistas-comunistas, que son una minoría, hacen uso de la democracia para luego violentarla y hacerse con el gobierno.
B.     Enseguida ponen en práctica el terror sobre la población, mediante dos mecanismos favoritos: 1- ataque y eliminación prioritaria de la aristocracia, oficiales, clero, propietarios, partidos políticos; 2- eliminación de los distintos partidos de izquierda, todo el que se identifique como otros socialismos, comunismos.
C.     Aniquilar clases sociales enteras.
D.     Creación de diversos aparatos represivos, de terror y criminales. Procederían con cierta jerarquización: a- creación de nuevas categorías penales; b- supresión de las garantías judiciales; c-confinamiento de rehenes y sospechosos; d- creación de campos de concentración; e- ejecuciones masivas; f- disponer de un inmenso aparato de propaganda (ocultar todas las atrocidades cometidas y vilipendiar a quienes las señales, criminalización de la política).
·        Pensadores del siglo XX: JEAN-PAUL CHARLES AYMARD SARTRE: conocido comúnmente como Jean-Paul Sartre, filósofo, dramaturgo, biógrafo, crítico literario, novelista y periodista político francés, uno de los principales representantes del existencialismo y del marxismo humanista. Sartre nació en París el 21 de junio de 1905; estudió en la Escuela Normal Superior de esa ciudad, en la Universidad de Friburgo (Suiza) y en el Instituto Francés de Berlín (Alemania). Enseñó filosofía en varios liceos desde 1929 hasta el comienzo de la II Guerra Mundial, momento en que se incorporó al Ejército. Desde 1940 hasta 1941 fue prisionero de los alemanes; después de su puesta en libertad, dio clases en Neuilly (Francia) y más tarde en París, y participó en la Resistencia francesa. Sartre dejó la enseñanza en 1945 y fundó, con Simone de Beauvoir entre otros, la revista política y literaria Les temps modernes, de la que fue editor jefe. Se le consideró un socialista independiente activo después de 1947, crítico tanto a la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) como a Estados Unidos en los años de la Guerra fría. En la mayoría de sus escritos de la década de 1950 están presentes cuestiones políticas, incluidas sus denuncias sobre la actitud represora y violenta del Ejército francés en Argelia. Rechazó el Premio Nobel de Literatura que se le concedió en 1964, y explicó que si lo aceptaba comprometería su integridad como escritor. Sartre afirma que la influencia de la sociedad moderna sobre el individuo es tan grande que produce la serialización, lo que él interpreta como pérdida de identidad y que es equiparable a la enajenación marxista. El poder individual y la libertad sólo pueden recobrarse a través de la acción revolucionaria colectiva. A pesar de su llamamiento a la actividad política desde ópticas marxistas, Sartre no se afilió al Partido Comunista Francés, y así conservó la libertad para criticar abiertamente las intervenciones militares soviéticas en Hungría (1956) y en Checoslovaquia (1968). Murió en París el 15 de abril de 1980.
·         10. “Las instituciones democráticas tienen por función mediar en las tensiones y mantener el equilibrio entre las aspiraciones competidoras que son la diversidad y la uniformidad, tanto en lo individual como en lo colectivo, con objeto de reforzar la cohesión y la solidaridad sociales”. Declaración Universal sobre la Democracia, CI, 161ª sesión, El Cairo, Egipto, Septiembre de 1997.
·        Los cristianos entierran a sus muertos. Que en paz descansen.

Pero para que el que se defiende haga también la guerra, debe asestar golpes, es decir dedicarse a la ofensiva. Así la guerra defensiva comprende actos ofensivos que forman parte de una defensiva de un orden más o menos elevado”, Carl Von Clausewitz

Caracas, Venezuela, 30/03/2013.-

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias