Mostrando entradas con la etiqueta RICARDO GIL OTAIZA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta RICARDO GIL OTAIZA. Mostrar todas las entradas

sábado, 2 de abril de 2011

El guáramo de la mujer venezolana // Por: RICARDO GIL OTAIZA

 
El guáramo de la mujer venezolana
  RICARDO GIL OTAIZA |  EL UNIVERSAL
jueves 31 de marzo de 2011  10:22 AM
Soy de los que piensan que el futuro de Venezuela está en manos de la mujer. Claro, eso no quiere decir que como hombre deba colgar los guantes por aquello de que si les toca a ellas, pues que lo hagan, y punto. Nada de eso. Y no se trata tampoco de decir que ellas son las dueñas porque Venezuela es matrilineal, ya que su sociedad se basa en la línea materna. Mucho menos. Es otra cosa. Es guáramo -sí, guáramo, es el vocablo perfecto-: una fuerza, un valor, una contundencia para afrontar la vida y sus normales vicisitudes, que ya quisiéramos los hombres tener. La mujer venezolana es gallarda, de mucho temple; su coraje ha sido fuente de inspiración para la literatura, y las páginas de la historia -que a veces son como una novela- así nos lo hacen saber. Cuando en mi ciudad se desarrollan protestas, por el cúmulo que frustraciones que llevamos los ciudadanos sobre los hombros, son las mujeres en su mayoría las que están allí, dando la cara y afrontando los insultos y los gases lacrimógenos "de los buenos". En los famosos cacerolazos son las mujeres, generalmente señoras mayores, muy mayores, las que con sus ollas y cucharas se paran ensordecidas frente a sus barrios y urbanizaciones para decirnos: ¡ya basta de tanta mediocridad! Siempre veo rostros femeninos exponiéndose a los gendarmes, defendiendo sus derechos, diciendo las verdades sin tapujos. Cuando hay dramáticos sucesos en las cárceles, son ellas (abuelas, madres, esposas, hijas y hermanas) las que se enfrentan, las que reclaman, las que de alguna manera mueven la conciencia de la sociedad en busca de un mejor destino para los suyos. ¡Admirable!

Hace pocos días viajé de San Cristóbal a Mérida en transporte público. De más está decir que es un trayecto relativamente corto: a lo sumo 5 o 6 horas de tránsito. Cuando apenas salíamos de aquella ciudad y nos acercábamos a la bella población de Michelena (en la que nació el general Marcos Pérez Jiménez), detuvo el autobús un hombre de mediana edad (unos 55 años, quizá más) quien iba en compañía de unos jóvenes (al parecer habían adquirido los pasajes con anticipación) y entraron en tropel a la unidad. El hombre en cuestión, aunque no vestía el uniforme de reglamento, llevaba encima una chaqueta y una gorra en las que se indicaban que pertenecía a la Guardia Nacional; a no ser que estuviera usurpando identidad. Lo cierto es que el hombre estaba completamente ebrio y nomás entró al colectivo y se cercioró de que estaba repleto, comenzó a mentarnos la madre a grito tendido a todos los que allí viajábamos. El estupor fue evidente. Por instantes hubo un silencio espeluznante, hasta que dos mujeres que iban en los puestos delanteros tomaron la batuta de la situación, lo enfrentaron, y no tuvieron descanso hasta que lograron "expulsar" a aquel tipejo que nos maltrató moralmente y nos hizo perder casi media hora de nuestro tiempo. No contentas con eso, aquellas valientes le pidieron al chofer de la unidad que se parara en la alcabala siguiente, y con la autoridad moral que le da a la mujer venezolana el habernos parido a todos, hicieron la respectiva denuncia ante los militares de guardia aquella noche, y regresaron a sus asientos satisfechas de la jornada. De más está decir que todos los hombres que íbamos en el colectivo -por lo menos quien esto escribe- sentimos en nuestro rostro el calor del sofocón moral. Cómodos en nuestros asientos dejamos que las cosas transcurrieran a su ritmo y no movimos un dedo para ayudarlas, o siquiera para alentarlas frente a aquella odisea. De más está decir, también, que en aquel momento especial me sentí orgulloso de la mujer venezolana, y con ella de mis abuelas, que parieron en suma treinta y cuatro hijos; de mi madre que está en el cielo y que fue toda una dama, de mi esposa que es una mujer ejemplar, de mi querida hermana, de mis tías, de mis bellas hijas. En fin, de las generaciones de mujeres que han hecho de este país un espacio para la convivencia, y que de seguro tomarán las riendas para conducirlo por el camino de la esperanza.

rigilo99@hotmail.com

FUENTE: EL UNIVERSAL

 
Comentario y remisión: 
sammy.... para información nomás.... por si no lo habias leído
Yayitta rainiero

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Venezuela

ATERRIZAJE EN VILA TEPEQUÉM, BRASIL.    Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Como hemos relatado en es...