Mostrando entradas con la etiqueta Emilio Figueredo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Emilio Figueredo. Mostrar todas las entradas

martes, 29 de septiembre de 2015

Comunicado sobre la situación con Guyana. El Comando de campaña “Venezuela Unida” (MUD) @FOchoaAntich



COMUNICADO
COMANDO DE CAMPAÑA “VENEZUELA UNIDA”
 DE LA MESA DE LA UNIDAD DEMOCRATICA

La Intransigente Posición de Guyana es Consecuencia de la Equivocada Política Exterior del Gobierno de Venezuela

Venezuela mantuvo desde la firma del Acuerdo de Ginebra, el 17 de febrero de 1966, una política de Estado, con el total respaldo de nuestro pueblo, sustentada plenamente en los principios éticos y jurídicos que justificaban nuestra reclamación y en el derecho Internacional. Esta política tuvo vigencia, con los cambios exigidos según  las  circunstancias, por treinta años, sólo modificándose a partir del triunfo electoral de Hugo Chávez en 1998. Al iniciarse su gobierno ya era claro que,  después de diez años de aplicación de la metodología del Buen Oficiante, era necesario escoger otro  método de solución pacífica de los establecidos en el artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas. La lógica indicaba que el siguiente paso de Venezuela debió haber sido proponer la Mediación como método ante el Secretario General de las Naciones Unidas. No se hizo absolutamente nada, permitiéndose de esa manera que Guyana considerara que el nuevo gobierno de Venezuela no tenía un real interés en la reclamación por el Esequibo.

Esta realidad quedó totalmente demostrada para la dirigencia guyanesa al escucharle decir a Hugo Chávez, con total desparpajo e irresponsabilidad, las siguientes declaraciones: En el 2004: “Venezuela no se opone a ningún proyecto  de desarrollo en el Esequibo, autorizado unilateralmente por Guyana, si beneficia a su pueblo” y en el 2007: “Venezuela inició la reclamación del Esequibo por presiones  de los Estados Unidos para desestabilizar el gobierno comunista de Cheddy Jagan”. La conducta de Nicolás Maduro también produjo confusión durante su desempeño en la cancillería al guardar silencio después de recibir y analizar el informe de nuestro embajador en Guyana, Darío Morandi, el cual señalaba la decisión de Guyana de extender su plataforma continental a 350 millas, el límite máximo permitido por la comisión de límites del derecho del Mar, cercenando la plataforma venezolana del Delta del Orinoco. .Esta percepción se amplió al no protestar durante su visita oficial  a Guyana en el año 2013, ya en funciones presidenciales, la entrega de concesiones ocurridas, ese mismo año, a las transnacionales Anadarko, Exxon-Mobil y CNOOC de China. Todas estas acciones pudieron haber generado la figura del Estoppel, (Aquiescencia) gravemente nuestra reclamación. 

Esta política, de total entreguismo de los derechos de Venezuela, se mantuvo, en la práctica, hasta este año. De la noche a la mañana se decidió, sin haber realizado mayores estudios, dictar el decreto 1787, del 26 de mayo de 2015, creando las Zonas Operativas de Defensa Integral. Este decreto tenía por objetivo impactar el sentimiento nacionalista de los venezolanos y tratar de mejorar la decaída popularidad de Nicolás Maduro, pero se cometieron tantos errores que fue necesario  derogarlo y reemplazarlo por el decreto 1859 del 6 de julio, fue necesario primero derogarlo y después remplazarlo en el cual se suprimieron totalmente las anteriores coordenadas, sin lograr establecer ningún  nuevo elemento en la reclamación. De inmediato, el gobierno de Guyana, en respuesta a la anterior medida, descalificó el Acuerdo de Ginebra, descartó el mecanismo de los buenos oficios y amenazó con llevar la controversia a la Corte Internacional de Justicia.

Guyana, en su permanente accionar diplomático, logro que el embajador del Brasil en Georgetown, en un acto en conmemoración de la independencia del Brasil, el 8 de septiembre pasado, apoyara a Guyana en su controversia con Venezuela, llegando al extremo de afirmar que: “Es inadmisible para el Brasil que reclamaciones territoriales generadas en el siglo XIX  se hagan vigentes en el siglo XXI. Sur América es un lugar de paz y lo continuará siendo, porque Brasil no aceptará ningún disturbio en sus fronteras”. Sorprendentemente, ante un hecho tan grave, el gobierno nacional volvió a guardar silencio. A los pocos días, como era de esperarse, Guyana se dirigió al Tribunal de la Haya planteando la controversia con Venezuela. Ante esta circunstancia, el gobierno nacional debe clarificar públicamente que esta jurisdicción no ha sido aceptada por nuestro país, al no habernos adheridos al protocolo de Bogotá, ni haber firmado el acta final de la Tercera Conferencia del Mar, manteniendo nuestra tradición de resolver las controversias limítrofes  en forma bilateral.

El Comando de campaña “Venezuela Unida”  (MUD) considera oportuno explorar otro de los métodos de solución del Artículo 33 de la Carta de las Naciones Unidas; la Mediación, que es un mecanismo que permitiría el establecimiento de una negociación más efectiva para encontrar “una solución satisfactoria  para el arreglo práctico de la controversia”. Así mismo, exhortamos al pueblo venezolano y a nuestra Fuerza Armada Nacional a mantener una militante posición en defensa de los derechos de Venezuela en el Esequibo y no dejarse engañar por las posiciones patrioteras de Nicolás Maduro que sólo buscan obtener beneficios políticos internos para fortalecer sus escasas posibilidades de triunfo en las elecciones parlamentarias y distraer a la opinión pública de la trágica realidad de inflación, inseguridad, escasez y hambre  que vive nuestro pueblo.

Es importante resaltar, que lo sucedido ayer en la reunión con el Secretario General, Ban-Ki Moon, entre los Presidentes Maduro y Granger es el resultado de una acumulaciones de errores de ambos gobierno que hicieron que se perdiera el control bilateral de la negociación transfiriéndosele la decisión a un tercero: las Naciones Unidas.

Caracas, 28 de septiembre del año 2015

NOTA DE REMISIÓN:

Estimados amigos: :

                      Les remito anexo el comunicado del comando Venezuela Unida sobre la situación con Guyana  leído en rueda de prensa  por Timoteo Zambrano,  secretario de la comisión internacional de la Mesa de la Unidad.  La comisión sobre Guyana está constituida por María Teresa Belandria, Emilio Figueredo  Sadio Garabini y mi persona... Cordialmente, Fernando Ochoa Antich  @FOchoaAntich

martes, 3 de marzo de 2015

La pretensión GUYANESA sobre nuestra plataforma continental. Por: Emilio Figueredo. ANALITICA.


Martes 3 de marzo de 2015, 10:32 am
La pretensión guyanesa sobre nuestra plataforma continental  
Por: Emilio Figueredo

Guyana no puede ejercer derechos soberanos sobre lo que es la plataforma continental de Venezuela, que, tal como establece el derecho internacional desde hace muchos años, corresponde a la prolongación bajo el mar del territorio terrestre con la que forma una sola unidad geomorfológica.
La pretensión unilateral guyanesa de otorgar concesiones en nuestras aguas sin haber resuelto lo establecido en el Acuerdo de Ginebra de 1966 que es el mecanismo que regula la reclamación venezolana sobre el llamado Territorio Esequibo no es admisible.

Venezuela ya ha delimitado su plataforma continental con Trinidad y Tobago y si no lo ha hecho aún con Guyana es por la simple razón de que no se puede delimitar, ni la plataforma continental ni la zona económica exclusiva hasta tanto no se haya logrado un acuerdo práctico mutuamente satisfactorio para la reclamación territorial que, como es lógico, conlleva áreas marinas y submarinas.

En otras palabras, Venezuela no puede delimitar con la zona en reclamación ya que no se ha determinado qué corresponde en definitiva de ese espacio a Guyana y a Venezuela.

Es bueno, para entender lo que está en juego, aclarar algunos conceptos básicos del derecho del mar y que el país sepa por qué se deben defender, con todos los recursos, sus derechos soberanos sobre su plataforma continental y por ende sobre su zona económica exclusiva.

Es importante explicar qué son hoy, en el derecho internacional consuetudinario, la Plataforma continental y la Zona Económica Exclusiva.

La plataforma continental existe en el derecho del mar desde 1945 con la proclama Truman, mediante la cual EEUU declaraba unilateralmente su control exclusivo sobre los recursos que existían en el suelo y subsuelo marítimo.. Pero, para el derecho internacional, la plataforma continental surge como institución en la primera conferencia de las Naciones Unidas sobre derecho del mar en 1958 .

El régimen es igual al que se aplica en la zona económica exclusiva salvo que su fundamentación jurídica tiene un estrecho vínculo con la prolongación geológica del territorio bajo el mar, lo que le da al estado un derecho inherente y ab initio sobre su plataforma continental lo que permite, cuando hay continuidad geomorfológica extenderla hasta una distancia máxima de 350 millas.

La zona económica exclusiva
Es el resultado de un compromiso entre los  países que pretendían tener un mar territorial de 200 millas y el interés de preservar vastos espacios bajo el régimen del alta mar para proteger la libre navegación de los mares.
Esta zona se refiere a un área  mas allá del, y adyacente al, mar territorial y a la zona contigua, que no puede exceder de 200 millas en las que el estado ribereño tiene control exclusivo sobre los recursos vivos allí existentes, ya sea en la columna de agua como en el suelo y subsuelo. Esto es importante para aquellos países que carecen de una plataforma continental geológica.
El artículo 56 de la convención define los derechos sobre los recursos como soberanos.

Situación conflictiva con Guyana
La reclamación del territorio Esequibo, a pesar de no serlo, es el tema principal de hoy, y es importante recordar que los limites con Guyana fueron decretados en 1814 por el Libertador en un decreto dictado en Angostura que fijaba el limite entre la colonia británica y Venezuela en fuerte Moruca.
Luego ocurre la historia de la usurpación territorial británica, que es muy larga para ser tratada aquí, cuyo final, de todos conocido es el laudo de 1899 en el que se fijó, en detrimento de nuestro país, lo que hoy se conoce como la zona en reclamación.

Los intentos por resolver esta controversia se basan en el Acuerdo de Ginebra de 1966 entre Venezuela, el Reino Unido y el gobierno de Guyana; en dicho acuerdo se fija la modalidad para resolver el conflicto, buscando una solución práctica para el mismo y se establecen los mecanismos de solución de controversias que están previstos en el artículo 33 de la carta de las naciones unidas.

Guyana ha pretendido hacer caso omiso del acuerdo de Ginebra al plantear que lo que de allí se deriva es solo la validez o invalidez del laudo y que, por lo tanto, las fronteras que fueron demarcadas en ejecución del laudo son definitivas. Es por eso que pretende delimitar sus espacios marítimos con Venezuela.

Basándose en esa premisa, Guyana procedió a solicitar unilateralmente a la Comisión de límites la extensión de su plataforma continental hasta el máximo permitido, es decir 350 millas. Y la cancillería guyanesa se limitó a informar que en 2010 había consultado con Barbados, Surinam y Trinidad Tobago sobre la mencionada solicitud. La Cancillería guyanesa tuvo el atrevimiento de ni siquiera mencionar a Venezuela. El gobierno venezolano tendría que haber protestado a su debido tiempo ese exabrupto guyanés.

Si se llegara, por negligencia de las autoridades venezolanas, a admitir que Guyana pudiera tener algún derecho sobre la zona en que la que Exxon Mobil pretende iniciar perforaciones exploratorias, Venezuela vería de inmediato mermados su derechos sobre la plataforma continental del Delta Amacuro en más de un 60%.

Por ello, más allá de la adecuada nota de protesta emitida finalmente, por la cancillería venezolana frente a la pretensión guyanesa de invadir aguas en la que Venezuela ejerce sus derechos soberanos, nuestro país está en pleno derecho de actuar, como lo hizo con el buque Tecknik Perdana para impedir que cualquier otra nave o plataforma pretenda ejercer actividades económicas en nuestra plataforma continental o en nuestra zona económica exclusiva.

Guyana puede amenazar con recurrir a la OEA, a Caricom, a la ONU, a Unasur o a quién se le pueda ocurrir y eso no tendrá ninguna consecuencia jurídica si Venezuela actúa conforme a derecho e impide, por los medios necesarios, una violación de nuestros derechos soberanos sobre los recursos existentes en lo que es inequívocamente nuestra plataforma continental, generada desde tiempos inmemoriales por los residuos y detritos generados por el río Orinoco.

La soberanía no se discute, se defiende y es una obligación constitucional del gobierno venezolano proteger y asegurar nuestra integridad territorial y el pleno ejercicio de nuestra soberanía sobre nuestro territorio continental, insular y marítimo.

FUENTE: ANALÍTICA 

REMISIÓN y COMENTARIO: 
De sumo interés. Hola,  te anexo el artículo que acabo de publicar Emilio Figueredo en Analitica.com sobre la temeraria pretensión guyanesa de iniciar exploraciones a través de EXXON en la plataforma continental del Delta Amacuro. Es imprescindible que la Armada venezolana no permita esa nueva violacion a nuestros derechos soberanos por parte de Guyana. Puedes leer el artículo en http://bit.ly/18JsXcF  y te agradezco, si puedes, circúlalo. Saludos.  Luis Eladio Chacón L

miércoles, 10 de agosto de 2011

La gran estafa // Por: Emilio Figueredo/Alonso Palacios



La gran estafa
Emilio Figueredo/Alonso Palacios
Lunes, 8 de agosto de 2011


A más de una década de ejercicio del poder, el actual equipo gubernamental -el Presidente Hugo Chávez y el grupo político-militar que lo acompaña- no presenta una obra que pueda responder a las esperanzas que buena parte de la sociedad venezolana depositó sobre sus hombros


Tan alejada de la realidad venezolana está esa visión onírica que se ha dado en llamar “socialismo del siglo XXI”, que bien puede calificársela como una gran estafa.  No es ésta una afirmación gratuita; veamos por qué.


I.-  La gestión gubernamental
En primer lugar, a más de una década de ejercicio del poder, el actual equipo gubernamental -el Presidente Hugo Chávez y el grupo político-militar que lo acompaña- no presenta una obra que pueda responder a las esperanzas que buena parte de la sociedad venezolana depositó sobre sus hombros, tomando como buenas sus promesas; por el contrario, su ejecutoria sólo puede ser calificada como un estrepitoso fracaso.  
¿Es ésta una afirmación gratuita? Veamos
-) El estado de la infraestructura vial del país es, literalmente, catastrófico: en efecto, nunca en los años anteriores al proceso revolucionario  las carreteras estuvieron en tal mal estado.
-) Las industrias básicas de Guayana, después de aplicarles  los métodos de producción “socialista”, están al más bajo nivel de producción de su historia, muchas de ellas cercanas al colapso total.
-) Edelca fue, durante la era democrática, un ejemplo de empresa estatal bien manejada que procedía con base en un plan preestablecido a aumentar la capacidad de generación hidroeléctrica y mantener y desarrollar un eficiente sistema de distribución. Hoy esa empresa no es ni la sombra de lo que fue, a pesar de que permanecen en ella, como héroes ocultos, profesionales de alta calidad formados en el pasado.
-) PDVSA era la tercera empresa petrolera del mundo: sus profesionales -formados muchos por elPlan Mariscal de Ayacucho- lograban no sólo mantener  a buen nivel la producción, sino que, de no haberse interrumpido sus planes por efectos de la nociva politización de la industria, hoy estaría produciendo más de 5 millones de barriles diarios; dispondríamos, además,  no sólo del gas necesario para el consumo doméstico, sino que probablemente podríamos exportar el excedente. También  producíamos orimulsión, que exportábamos a Canadá, Dinamarca y otros países, y, que hoy nos vendría muy bien para alimentar las plantas termoeléctricas.
- Durante el periodo de ejercicio de cualquiera de los gobiernos de la era democrática se construyeron más hospitales, viviendas, y escuelas que las que ha construido el mal llamado“socialismo del siglo XXI” en 12 años.
- La inseguridad ciudadana, los robos, asaltos y asesinatos nunca alcanzaron las  elevadas cifras que hoy son cotidianas bajo el proceso pseudo revolucionario .
- Y, si bien es cierto que siempre existió la corrupción administrativa en el pasado, compararla con lo que hoy sucede es como comparar roba gallinas  con  gángsteres al mejor estilo del Chicago de Al Capone.

II.-  La falacia de “revolución política

En segundo lugar, nada es menos cierto que el modelo político de Venezuela, hoy en día, sea una  “revolución popular, protagónica y participativa”.
¿Es ésta una afirmación gratuita? Veamos:
Aquí lo que hemos podido contemplar es más de lo mismo: la clásica tradición latinoamericana y venezolana de autoritarismo, personalismo y militarismo que tanto daño le ha hecho a nuestras repúblicas.  El culto a la personalidad, el irrespeto flagrante al estado de derecho y la  violación constante y continua a la “mejor constitución del mundo” no tiene nada que envidiar a lo que sucedía bajo los gobiernos autocráticos de nuestro pasado. En Venezuela no hay "revolución" alguna, en el sentido que a ese término le confirieron Marx, Luxemburg, Gramsci y otros revolucionarios; lo que hay es la creación de una nueva clase, como la que bien definía Milovan Djilas: una nueva clase que abusa del poder y se enriquece descaradamente con la excusa de ser “revolucionarios” y acabar con los supuestos privilegios del antiguo régimen.  En fin de cuentas, no es otra cosa más que quítate tu que ahora me toca a mí…, pero a costa de la destrucción del país.

III.-  La falacia de la “inclusión social revolucionaria”

En tercer lugar, la afirmación de que este gobierno es “pionero” y "promotor” de un nivel de “inclusión social” nunca antes visto en Venezuela, es no sólo un desconocimiento histórico, sino, además una repugnante manipulación del pasado.  En efecto, tal afirmación significa desconocer los logros que, a lo largo del siglo XX, logró imponer, en Venezuela, la democracia – aún teniendo en cuenta todos sus defectos, todas sus deformaciones y todas sus insuficiencias.
¿Es ésta una afirmación gratuita? Veamos:
Desde 1935, y, en especial, en los períodos 1945-1948 y desde 1958 en adelante, los distintos regímenes democráticos – repetimos: aún teniendo en cuenta todos sus defectos, todas sus deformaciones y todas sus insuficiencias- lograron imponer: el voto popular, universal y secreto; la igualdad de la mujer; la organización de los sindicatos y los gremios profesionales; la libertad de acción de los partidos políticos; la educación popular y gratuita; la difusión en todo el país de la educación universitaria; la creación de un régimen de seguridad social;  la erradicación de la malaria y la institución de un sistema de salud pública; la verdadera campaña de alfabetización; la creación de órganos especializados de seguridad pública como lo fue la PTJ en sus orígenes, entre una larga lista de hechos muy concretos que están registrados en los anales de la historia contemporánea de Venezuela.  Esto, hasta el punto de que nadie – NADIE – podría reconoceren la Venezuela de la segunda mitad del siglo XX, al país atrasado y primitivo que existía en 1935,  el año de la muerte de Juan Vicente Gómez.
Y sería otra falacia –particularmente estúpida, por lo demás- pretender que tal proceso fue un mero “producto de la riqueza petrolera”: sin ignorar -¿quién, en sus sanos cabales, podría hacerlo? – la amplitud de las potencialidades que tal riqueza abría, es preciso reconocer que el progreso (pocas veces esta palabra ha sido mejor empleada) fue, también, y en primer lugar, producto y consecuencia de una acción de gobierno sostenida, con un claro sentido de modernización, de  democracia política y de inclusión social - aún teniendo en cuenta, de nuevo, todos sus defectos, todas sus deformaciones y todas sus insuficiencias.
-O-
Entonces, nos preguntamos: ¿en qué, salvo en la palabrería, la venta de ilusiones y la mentira institucional, es mejor el llamado “socialismo del siglo XXI” a la imperfecta era democrática? ¿Tenemos ó no tenemos razón al sostener, con toda la fuerza y el rigor necesarios,  que tal palabrería no es más que una gran estafa?

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias

ALGO MÁS DE CHILE. Por:Humberto Marcano Rodríguez.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS. Opinión. Venezuela. Chile.

17     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez ALGO MÁS   DE CHILE Un   amable   lec...