Mostrando entradas con la etiqueta EUMENES FUGUET. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EUMENES FUGUET. Mostrar todas las entradas

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Los Locos de la Vela de Coro Por: Eumenes Fuguet Borregales. @EumenesFuguet Historia y Tradición.


Los Locos de la Vela de Coro


                   Por: Eumenes Fuguet Borregales

Fiesta tradicional, celebrada el 28 de diciembre, en el Día de los Santos Inocentes, recordando la maldad del rey Herodes “El Grande”, contra los niños. Es una réplica de antiguas tradiciones, cuando los amos les concedían a los esclavos, permiso para disfrazarse con improvisados harapos y el rostro cubierto, pudiendo parrandear, tomar y  hasta robar animales de corral.

En Carabobo se celebra en Canoabo,  en Lara en Sanare igualmente en algunas poblaciones de Cojedes; en esta oportunidad nos referiremos a la festividad que se realiza en   la Vela de Coro,  ciudad histórica, Patrimonio Cultural de la Humanidad  por disposición de la UNESCO, desde el 9 de diciembre de 1993, se lleva a cabo, esta emotiva actividad, constituyéndose en sitio de reencuentro de la Falconianidad, de visitantes de diferentes ciudades del país  y países vecinos.

El vestuario es preparado en secreto, representando animales con variados modelos; algunos trajes llegan a pesar hasta veinticinco kilos; el esfuerzo es recompensado con valiosos premios en metálico, la alegría, aplausos y la motivación de los miles de asistentes. Es una vieja tradición española con algunos matices afro indígenas, que con el tiempo, ha adaptado cierto estilo caribeño y brasilero.

Los cientos de participantes se organizan en “comparsas”, conocidas como “Las Locainas”, con su jefe denominado “Capitán” o “el Diablo Cachimbo de Piedra”, quien se desplaza con su vestimenta y un rejo, se convierte en el terror de los niños.

En 1930, durante los inicios de esta fiesta popular, se utilizaban antifaces y vestimenta de mamarrachos, elaborados con harapos; los participantes, robaban gallinas, chivos y cochinos,  para mitigar el hambre; actualmente, reciben colaboración de los comerciantes y asistentes.

El festejo, se inicia el 27 de diciembre, con la salida a las siete de la noche de “La Mojiganga”, vestida con levita, montada en un burro, en bicicleta, moto o vehículo, al son del tambor veleño, ella anuncia el inicio de la celebración y señala las casas a ser visitadas por las Locainas o comparsas.

El 28 a las siete de la mañana, se lanza un “primer cohete”, anunciando la aparición del “Pordiosero”, quien se desplaza en bicicleta o moto, conocido como “el Correo”; este personaje toca de casa en casa, invitando a los pobladores, sumarse a la festividad.

Al lanzarse el “segundo Cohete”, los comerciantes proceden a cerrar sus negocios, dada la proximidad de “las Locainas”, dispuestos a perturbar la paz del pueblo veleño; al dispararse el “tercer Cohete”, bajo lo animación de los conjuntos musicales, aparecen “las locainas”,luciendo sus brillantes trajes y ocultando sus rostros con máscaras, algunas al estilo veneciano.

En la cabeza, algunos se colocan una especie de cucurucho, decorado con colores brillantes, sus manos cubiertas con guantes o medias femeninas.

Durante la celebración, se utilizan instrumentos tales como: maracas, violín, cuatro y el conocido tambor veleño. Luego del oficio religioso y el desfile, las comparsas se distribuyen por las calles y al entrar en las casas, para jugarles broma a los residentes, distorsionan la voz, para no ser reconocidos.

Concluida  la celebración, las autoridades proceden a la premiación de disfraces y comparsas. En el Carnaval del Mundo en 1997, realizado en Bélgica, participó una representación de la Vela de Coro, recibiendo los mejores elogios y comentarios de la prensa y de los asistentes.

Esta celebración, conjuga el sincretismo religioso con la fiesta pagana.

Churuguarero777@gmail.com                                            

Historia y Tradición



Remisión del texto: May De La Vega


Día de los locos• Origen:•   Durante los primeros días del mes de agosto del año 1997 se presentó, en    Stavelot, Bélgica...
Fuente de la imagen: Falcón


miércoles, 20 de febrero de 2013

Sociedad Patriótica, primer partido político de Venezuela. Por: Eumenes Fuguet Borregales.



 Historia y Tradición
 Sociedad Patriótica, primer partido político de Venezuela
Eumenes Fuguet Borregales (*)
Antes de entrar en detalles, es importante aclarar que la organización que motivó la declaración de independencia el 5 de julio de 1811, fue la Sociedad Patriótica fundada por Miranda y no la Sociedad Patriótica de Agricultura y Economía activada el 14 de agosto de 1810 por el gobierno surgido el 19 de abril de 1810 con la denominación de Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, esta sociedad que no llegó a funcionar, estuvo presidida por el profesor  español Juan Bautista Picornell, quien junto a Sebastián Andrés, José Lax y Manuel Cortés Campomanes, participantes de la conspiración de San Blas - Madrid en 1795, remitidos a los calabozos de La Guaira a cumplir pena perpetua; inspiraron el movimiento de Gual y España debelado en julio de 1797. Nuestro siempre precursor Francisco “libertad” Miranda, en su residencia londinense había fundado en 1798 una organización denominada “Gran Reunión Americana”. Al ser visitado en agosto de 1810 por el coronel Simón Bolívar acompañado de Andrés Bello y el Dr. Luís López Méndez, sobrino político del “más universal de los venezolanos, le vino la idea de fundar en Caracas con jóvenes de avanzada un club o centro político similar al de Londres; esto explica que el francés  Pedro Antonio Leleaux, enviado por Miranda haya venido a Venezuela días antes, para adelantar los detalles de la creación de la Sociedad Patriótica. Miranda desembarcó  en La Guaira el 10 de diciembre de 1810; entre finales de diciembre y enero de 1811 se fue fraguando la organización que llegó a tener más de doscientos afiliados en Caracas, inclusive mujeres, además se activó en: Barcelona, Barinas, Valencia y Puerto Cabello. Para las reuniones se llevaba un diario de debates. Editaron el periódico “El Patriota de Venezuela” redactado por Vicente Salias y Antonio Muñoz Tébar, publicado en siete oportunidades. La Sociedad Patriótica se estableció en la esquina de Sociedad, llamada así por una antigua Sociedad de Fomento creada por órdenes de Carlos III. Tuvo varios presidentes entre ellos: Miranda, Antonio Muñoz Tébar y Francisco Espejo; entre sus miembros mencionamos a: Antonio Muñoz Tébar, Vicente Salias, Francisco Espejo, Pedro Pellín, Casiano de Medranda, Miguel Peña, Lorenzo Buroz, Francisco Antonio Paúl (Coto Paúl), Pedro Pablo Díaz, José Antonio Pelgrón, Pedro Salias, Rafael Castillo, Carlos Núñez, José María Núñez, Carlos Soublette y  Ramón García Cádiz entre otros. Las sesiones se llevaban a cabo a partir de las 6 de la tarde, a veces se extendían hasta la madrugada. El 19 de abril de 1811, al celebrarse el primer aniversario del movimiento los miembros, conmemoraron la fecha levantando un "Árbol de la Libertad", exponiendo en la fachada de su sede, retratos de Manuel Gual y José María España, identificándose con sus ideas emancipadoras. Llegó a tener tanta reputación que se pensaba que habían dos congresos: el instalado el 2 de marzo de 1811 y la Sociedad Patriótica. Cuando aún no se habían iniciado en el Congreso Constituyente de 1811 los debates relativos a la declaración de la Independencia de Venezuela, ya el tema había sido ampliamente discutido en la Sociedad Patriótica, Un hecho trascendental  ocurrido en el seno de la Sociedad, fue el encendido discurso político del Simón Bolívar  la noche del 3 de julio, cuando  rechazaba la tesis de los dos congresos y reafirmaba el respeto de la Sociedad patriótica hacia el Poder Legislativo, (extractos): "No es que hay dos Congresos. ¿Cómo fomentarán el cisma los que conocen más la necesidad de la unión? Lo que queremos es que esa unión sea efectiva y para animarnos a la gloriosa empresa de nuestra libertad; unirnos para reposar, para dormir en los brazos de la apatía, ayer fue una mengua, hoy es una traición. Se discute en el Congreso Nacional lo que debiera estar decidido! Trescientos años de calma ¿no basta?  La Junta Patriótica respeta, como debe, al Congreso de la nación, pero el Congreso debe oír a la Junta Patriótica, centro de luces y de todos los intereses revolucionarios. Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: vacilar es perdernos”.  El 25 de agosto de 1811 es fundada en Valencia una Sociedad Patriótica, Casiano de Medranda, pronunció el discurso de instalación. Sus primeros presidente y vicepresidente, fueron los presbíteros Francisco j. Narvarte y José Félix Blanco. En Puerto Cabello el 26 de septiembre de 1811, su presidente fue el coronel Manuel Ruiz. En Barcelona se activó el 10 de octubre, el discurso lo ofreció Francisco Espejo; los sacerdotes Manuel Antonio Pérez y Ramón Godoy, desempeñaron la presidencia y la vicepresidencia. La última fue la de Barinas; la Sociedad cesó sus actividades luego de la capitulación de Miranda a finales de julio de 1812.
(*) Gral. de Bgda.                                                                                        churuguarero77@gmail.com
@eumenesfuguet

 el capitán Pedro Pellín intentó salvar los archivos de la organización, llevándolos a una hacienda de Cacao que poseía Francisco Espejo en Barlovento; desconociéndose en el presente el paradero de dichos documentos

viernes, 9 de diciembre de 2011

9 de diciembre de 1824 , AYACUCHO... “CUMBRE DE LA GLORIA AMERICANA” Por: Eumenes Fuguet Borregales



Historia y Tradición
9 de diciembre de 1824 , AYACUCHO... “CUMBRE DE LA GLORIA AMERICANA
Eumenes Fuguet Borregales (*)
Extraordinaria acción bélica, ejecutada hábilmente el 9 de noviembre de 1824 por el egregio general, el cumanés de apenas 29 años, Antonio José de Sucre, “El Caballero de la Historia”. Ayacucho es la culminación de la lucha emancipadora durante catorce años y del poder español por más de trescientos años en el Nuevo Mundo; en relación a esta victoria, Bolívar decía que “se necesita un César para describirla”. Valerosos soldados de catorce países participaron en procura del mayor trofeo de la libertad, irían cerro arriba historia adentro, desplazándose por desfiladeros y montañas con alturas superiores a los cuatro mil metros que provocaban el “mal de páramo”.  Bolívar y Sucre habían iniciado el 29 de julio de 1824 desde la población peruana de Huaraz, las operaciones para destruir al invicto ejército realista. El 6 de agosto durante el avance, las caballerías se enfrentan en Junín cerca de la población de Reyes, combate inédito de 40 minutos, donde no hubo un disparo, se realizó con lanzas, sables, espadas y bayonetas; las fuerzas del general José de Canterac recibieron las cargas de Laurencio Silva con el característico “Vuelvan Caras”.
El 24 de agosto, el Libertador recibe la orden del Congreso, emitida el 28 de julio, de revocarle el mando de las tropas; a tal fin designa al general Sucre, su oficial de confianza, Comandante del Ejército Libertador diciéndole “haga usted lo que mejor le parezca, y esta autorización no incluye ni modificación ni restricción”. Las iniciativas llevadas por Sucre para organizar, equipar y adiestrar a su ejército en esta difícil área geográfica, le merece de Bolívar la opinión de “la más grande operación de la historia militar”.
Sucre se orientaba por las estrellas, durante los desplazamientos, preveía depósitos de alimentos  camuflados y adelantados, diseñó una manta para los soldados y para las bestias, dibujaba las cartas topográficas, dormía solo cuatro horas y en el suelo, enseñó a construir pasarelas con bejucos, utilizaba personal adiestrado en la búsqueda de información enemiga conocidos como “montoneros”. El 3 de diciembre el ejército se desengancha de una emboscada en Colpa Huayco;  al avanzar se instala el ejército de Sucre cerca de la población de Quinua en el sitio Ayacucho que en voz quechua significa “rincón de los muertos”, debido a los enfrentamientos que realizaban los indígenas entre sí y luego contra los españoles. Los realistas con el virrey José de la Serna al frente se instalaron en las faldas del cerro Condorcunca, “cuello del cóndor” a 3.360 metros de altura.
El  jueves 9 de diciembre a las nueve de la mañana, algunos oficiales de ambos bandos, como verdaderos caballeros, se acercaron para saludarse y despedirse entre lágrimas.  A las diez de la mañana antes del combate, el ínclito prócer cumanés al dirigirse a su ejército con una arenga, les diría “Soldados de los esfuerzos de hoy, pende la suerte de América, otro día de gloria va a coronar vuestra admirable constancia”.
Sucre con 5.780 efectivos, se enfrenta contra 9.310, quienes lanzan un ataque coordinado, apoyados por su artillería; la caballería se movilizaba con dificultad por lo accidentado del terreno. Sucre impávido se desplazaba de un sitio a otro dirigiendo las operaciones y animando a sus soldados; el general neogranadino José María Córdova, se desmontó de su cabalgadura, le dispara e increpa a sus subalternos “armas a discreción, a paso de vencedores”, “si es imposible vencer, no es imposible morir”.
El combate tuvo una  duración de tres horas, Sucre, utilizó eficazmente la reserva  para relevar a las unidades en el área avanzada;  la caballería ejecutó la persecución de las fuerzas en retirada. En el campo le concede al virrey la capitulación, “Una de las más grandiosas de todas las realizadas en la historia militar”. Sobre una roca le escribe un ligero parte de guerra al Libertador le pide ascensos y recompensas a los oficiales distinguidos en la acción, para él sólo pide le siga brindando su amistad.
Bolívar al conocer en Lima el feliz resultado, decreta el 27 de diciembre el título de Gran Mariscal y Libertador del Perú; el 12 de febrero de 1825, el Congreso del Perú lo ratifica con el dictado de Gran Mariscal de Ayacucho y el 14 de febrero el Congreso de Colombia le otorga el grado de general en jefe. Recordemos que en Ayacucho participó heroicamente Manuelita Sáenz con uniforme de soldado, pelo recogido y bigotes postizos, destacándose en la atención de los heridos, en la búsqueda de información, en el avituallamiento y batiéndose a tiros en la primera fila.
(*) Gral. de Bgda.                                                                                           eumenes7@gmail.com

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Dr. Juan Pablo Rojas Paúl, fundador de la Academia Nacional de la Historia. Por: Eumenes Fuguet Borregales. Historia y Tradición



Historia y Tradición
Dr. Juan Pablo Rojas Paúl, fundador de la Academia Nacional de la Historia 
Eumenes Fuguet Borregales (*)
El 26 de noviembre de 1826 nace en Caracas Juan Pablo Rojas Paúl, hijo de José Isidro Rojas y Mercedes Paúl, al estar residenciada la familia en Valencia el joven estudia la primaria y secundaria, continuando los estudios de Derecho en la Universidad Central de Venezuela. Con un grupo de compañeros de estudio funda y es el presidente de la Academia  de Historia  en 1849, como una organización de tipo privada, raíz de la futura institución de carácter nacional. Una vez egresado en Derecho en 1852, ocupa varios cargos en la administración pública y docencia en instituciones privadas y en la U.C.V; pudiendo mencionar gobernador de Caracas en 1856; designado ministro de Interior y Justicia  en 1869, de Relaciones Exteriores, Fiscal General de Hacienda en 1873; nombrado Miembro de la Alta Corte Federal en 1877,  Ministro de Hacienda en 1879; Administrador de la Aduana de La Guaira en 1886; en este cargo le correspondió modernizar los sistemas  de recaudación aduaneros,  también dictó medidas en beneficio de las industrias existentes;  designado Presidente del Senado de la República en 1887; ese año es nombrado de nuevo Ministro de Hacienda. Como integrante del Consejo Federal afín al general Antonio Guzmán Blanco, la convención reunida en Valencia, atendiendo recomendación del Congreso, lo designa Presidente de la República durante el período 1888-1890, ocupando la alta magistratura el 5 de julio de 1888.  Sería el segundo presidente civil después del doctor José María Vargas. Una de sus primeras  disposiciones, fue la fundación de la Academia Nacional de la Historia, el 28 de octubre, en ocasión del Día de San Simón, onomástico del Libertador. A ella ingresaron distinguidas personalidades de diferentes pensamientos políticos. La instalación oficial se realizó el 8 de noviembre del siguiente año con su  emotivo discurso como Director. La Docta Corporación decidió que el Sillón Letra “A”, permanecerá vacante en honor a su fundador. Rojas Paúl promovió algunas obras materiales tales  como: el  Hospital Vargas de Caracas; dictó una amnistía general en beneficio de todos los presos y exiliados por razones políticas; trajo monjas de Francia  para la atención en los hospitales y para la educación femenina (San José de Tarbes).  Desveló el famoso lienzo sobre la batalla de Carabobo obra de Martín Tovar y Tovar en el salón Elíptico  de la Asamblea Nacional. Durante su mandato se editó la obra “Gran recopilación geográfica, estadística e histórica de Venezuela” del general Manuel Landaeta Rosales; Inauguró el cable submarino desde La Guaira - Antillas holandesas hasta Europa. El 2 de julio de 1889  durante su  gobierno, en relación a la construcción del Teatro Municipal de Valencia (Monumento Histórico Nacional desde el 2 de diciembre de 1964), envió al arquitecto Antonio Malaussena a los Estados Unidos e Inglaterra a comprar la herrería, tanto estructural como ornamental. Los elementos decorativos de las fachadas: cordones, grecas, capiteles, mascarones etc.,  los realizó el Sr. Juan Font artesano y escultor de origen catalán residenciado en Valencia. El alumbrado incandescente se contrató con el Sr. Carlos Palacios. El Presidente Rojas Paúl  se negó aprobar un préstamo con Francia a solicitud de Guzmán Blanco, su mentor. Políticamente se distancia del general Guzmán, originado grupos de simpatizantes y de adversos. Se originaron fuertes disturbios con  derribo de estatuas de Guzmán  quien se encontraba en Paris. En 1888  ante la política de reacción antiguzmancista propiciada por Rojas Paúl, Joaquín Crespo (1841-1898), decide viajar a Trinidad donde prepara un alzamiento. No obstante la intentona fracasa, y junto con sus seguidores es arrestado el 2 de diciembre de 1888,  encerrado en  la cárcel  La Rotunda en Caracas, de donde sale a los pocos días, rumbo al exilio por un año. Crespo encabezará en 1892 la conocida Revolución Legalista contra  las intenciones de Raimundo Andueza Palacios de perpetuarse en el poder. Para sustituir a Rojas Paúl,  en febrero de 1890 se reúne el Congreso, designando al abogado guanareño Raimundo Andueza Palacio (1846-1900,) quien ocupa la alta magistratura el 6 de marzo por un período de dos años. Rojas Paúl es designado Presidente (Gobernador) del estado Carabobo. Al siguiente año sale exiliado por oponerse a las pretensiones continuistas de Andueza. Regresa en 1892 con aspiraciones presidenciales, donde resulta victorioso en 1897 el general merideño Ignacio Andrade (1839-1925), hijo del prócer Escolástico Andrade. Rojas Paúl falleció en Caracas el 22 de julio de 1905. En el Palacio de las Academias en Caracas un monumento eterniza su memoria.
(*)Gral. de Bgda                                                                                                   eumenes7@gmail.com

miércoles, 12 de octubre de 2011

Dr. Gumersindo Torres M, Primer Contralor General de la República. Por: Eumenes Fuguet Borregales

Eumenes Fuguet Borregales (*)
Historia y Tradición
Dr. Gumersindo Torres M,  Primer Contralor  General de la República
El 14 de octubre de 1830 es emitido el primer documento que dicta las normas generales para el mejor funcionamiento de la  Hacienda Pública  del país; el artículo 1ro indica: “La Tesorería  General tendrá un Tesorero y un Contador responsables de: recaudar, distribuir y llevar cuenta, razón de ingresos y egresos generales, refundiendo en su cuenta las de los demás administradores”. Existía un Tribunal de Cuentas, ente superior encargado de verificar lo presentado por la Tesorería. En el siglo XVIII, época colonial, el alto funcionario del control financiero lo realizaba el Intendente del Ejército y Real Hacienda, sus funciones eran independientes de las ejercidas por el Capitán General. El emblema de la Contraloría General en el medio civil y militar lo representan tres llaves, para mantener la tradición muy antigua de designar tres oficiales reales, los cuales llevaban un libro individual de sus actuaciones; obligados a transcribirlo en un libro  de cuentas común y existía un tercer libro de Acuerdos  referente a la Hacienda. El 17 de febrero de 1531, la Real Cédula, estipulaba que los tres oficiales reales, estaban en la obligación de depositar en un arca, todo el oro y perlas por cuanto pertenecen al rey; el arca o  cajón tipo baúl, tenía como medida de seguridad, tres cerraduras con diferentes llaves en posesión de cada uno de los oficiales reales. De modo que sólo los tres Oficiales juntos podían abrir el arca con las tres llaves diferentes; baúl que debía contener, además, un libro encuadernado denominado el Libro Común, donde se asientan las partidas especificando detalladamente los ingresos y los egresos, registrado mediante el sistema de Carga y Data, utilizado desde 1529 hasta 1786, cuando se puso en vigencia en Venezuela el sistema de Partida Doble. Este procedimiento de control tuvo su inició en Coro “Raíz de Venezuela”; en España reinaba Juana de Castilla, conocida como Juana La Loca (1479-1555). Nuestras primeras constituciones  (1821,1819 y la de 1821), establecían lineamientos sobre los impuestos y vigilancia de las  inversiones públicas. A partir de 1830 los gobiernos de turno promulgaban Códigos de Hacienda (1873 y 1884) y Leyes Orgánicas de la Hacienda Nacional (1918,1937 y 1938).  La Ley Orgánica promulgada el 15 de enero de  1938, establecía: “La fiscalización de todos los ingresos y egresos del Tesoro Nacional, así como la central, el examen y el control de todas las cuentas y operaciones fiscales  y de bienes nacionales, inclusive materiales y efectos adquiridos por oficios nacionales, correrán a cargo de un organismo autónomo que se denominará Contraloría General de la Nación”. El Congreso Nacional luego de examinar a cinco candidatos para ocupar por vez primera la  jefatura de la Contraloría General de la Nación, designó al doctor en medicina Gumersindo Torres Millet, nacido en Coro el 13 de enero de 1875; este ilustre paisano, desempeñó diversos cargos en la administración pública en: Maracaibo, Barquisimeto, Ciudad Bolívar, La Guaira,  Caracas y Falcón donde fue gobernador; ocupó el ministerio de Fomento,  correspondiéndole refrendar la Ley de Hidrocarburos. Desempeñó el cargo de Contralor General desde el 16 de julio de 1938 hasta el 23 de mayo de 1941. El Dr. Torres Mellet, sembró la semilla con buenos frutos de la importante organización,  los procedimientos iniciales de control y fiscalización; no aceptó sueldo hasta que se activó  la organización contralora. Declaró oficialmente instalada la Contraloría General  de la Nación el 17 de octubre de 1938; denominada luego Contraloría General de la República, ampliando sus potestades al establecer la valoración de la eficacia administrativa. El digno servidor público falleció en Caracas el 17 de junio de 1947; para eternizar su memoria se creó en enero de 1998 la “Orden al Mérito Gumersindo Torres”. La Constitución Nacional de 1947 creó las Contralorías Generales  a nivel estado, siendo las primeras: Aragua, Mérida y Trujillo en 1948; la de Carabobo se activó en 1961, llegando ésta felizmente a sus cincuenta años; el actual Contralor General del estado  desde el 2010, es el licenciado José Gregorio Salazar Meléndez.
(*) Gral. de Bgda.                                                                                  eumenes7@gmail.com   

lunes, 19 de septiembre de 2011

HEROÍNA LUISA CÁCERES, MUJER HECHA PATRIA. Por: Eumenes Fuguet Borregales



Historia y Tradición
HEROÍNA LUISA  CÁCERES, “MUJER HECHA PATRIA”


En Colombia, se conmemora el 14 de noviembre, “El Día Nacional de la Mujer Colombiana”, en homenaje a la joven heroína Policarpa (La Pola) Salavarrieta, fusilada el año 1817 en la Plaza mayor de Bogotá, por el delito de participar en la emancipación. En Venezuela se conmemora desde 1944, el 8 de marzo, “El Día Internacional de la Mujer”, decretado  en 1975 por las Naciones Unidas, recordando el sacrificio de 129 obreras textileras  que murieron quemadas el año 1857 Nueva York, cuando el dueño de la empresa  incendió el local con la mujeres adentro, por exigir mejoras laborales. La historia y tradición, recoge la información de tantas compatriotas de todas las clases sociales, que como madres, esposas o amantes, dejaron honda huella de abnegación y patriotismo.

 Un verdadero paradigma que nos llena de orgullo: lo representa Luisa Cáceres Díaz de Arismendi, nacida en Caracas el 25 de septiembre de 1799, hija de Don Domingo Cáceres y Doña Carmen Díaz; familia que sufrió en carne propia los avatares de la guerra por la independencia. Don Domingo es fusilado el 6 de marzo de 1814 en Ocumare del Tuy, por órdenes del sanguinario Francisco Rosette. De Caracas es enviado el coronel margariteño Juan Bautista Arismendi a combatirlo, iba acompañado de jóvenes voluntarios entre los que se encontraba  Félix, hermano de Luisa, quien sufrió igual suerte que su padre. Ante la inminente llegada a Caracas de jefe realista José Tomás Boves, Bolívar ordena desalojar la ciudad en la conocida “Emigración a Oriente”, que salió el 7 de julio del fatídico año 1814; veinte mil personas salieron en  ese calvario; de cada tres personas, una llegaba a duras penas viva a Barcelona o Cumaná.. Luisa Cáceres perdió en esa travesía a cuatro tías, pudiendo llegar a Margarita con su madre y un hermano menor, donde recibieron las finas atenciones del prócer Arismendi a quien había conocido una noche navideña en 1813 en la casa de la familia Ribas. Arismendi había enviudado ese año de Doña María Irala.

El 4 de diciembre de 1814, se casan en la isla, poco dura la unión; en septiembre de 1815, Arismendi con el cargo de Gobernador provincial de Margarita, es perseguido por las fuerzas realistas, siendo sus bienes confiscados. La joven Luisa Cáceres es aprehendida el 24 de septiembre y mantenida en la residencia de la familia Amnes en condición de casa por cárcel; es trasladada al castillo Santa Rosa en la Asunción. Cuando el jefe realista Joaquín Urreiztieta, le pedía información de su esposo, contestaba: “Jamás lograreis que aconseje a mi esposo a faltar a sus deberes”.

 El 26 de marzo  de 1816, en los lúgubres calabozos da a luz una niña que muere al nacer; Luisa Cáceres contaba apenas quince años de edad. Los jefes realistas, ordenan el trasladado de esta joven heroína hacia el castillo de San Carlos Borromeo en Pampatar; a los pocos días es enviada a los calabozos de La Guaira y el 22 de marzo de 1816, es confinada en el Convento de la Inmaculada Concepción en Caracas, sin derecho a ser visitada.

 El 3 de diciembre de 1816, es enviada a Cádiz en el navío “Populo”; embarcación abordada por corsarios norteamericanos, dejando los cien pasajeros en las Islas Azores. El 17 de enero de 1817, llega a Cádiz, negándose ante las autoridades firmar una caución de lealtad al rey y de convencer a su esposo cambiar de ideales, la respuesta de esta  joven era: “No renuncio a mis sagrados deberes”. El capitán general de Andalucía, dispone que Luisa sea llevada a la residencia del doctor José Morón, para que la familia le brinde el debido cuidado, además de asignarle una pensión de diez pesos diarios para la manutención. Gracias a las diligencias del teniente venezolano Francisco Carabaño, la joven puede escaparse y trasladarse a Filadelfia adonde llega el 3 de marzo de 1818, siendo atendida diligentemente por la familia del ilustre prócer Lino de Clemente. Regresa a Margarita el 26 de julio de 1818 a reencontrarse con su esposo, para luego instalarse en Caracas en 1835; el matrimonio procrea diez hijos. La muerte del general en jefe Juan Bautista Arismendi ocurre el 22 de junio de 1841.

 Luisa Cáceres culmina su existencia  el 2 de junio de 1866, sus restos ingresan al Panteón nacional el 24 de agosto de 1876. Es la Primera Mujer  en ingresar al Panteón, igualmente el primero y único matrimonio que se encuentra en el augusto lugar consagrado a los héroes y personalidades distinguidas. En Margarita es considerada su “Hija Adoptiva”. Cual  mejor ocasión, para designar el 25 de septiembre, fecha natalicia de esta insigne paisana “Día de la Mujer Venezolana”.


Gral. de Bgda.   Eumenes Fuguet Borregales    


IMAGEN SUPERIOR: Wikipedia

jueves, 1 de septiembre de 2011

Profética Carta de Jamaica // Por: Eumenes Fuguet Borregales



Historia y Tradición
Profética Carta de Jamaica
Eumenes Fuguet Borregales (*)
Procedente de Cartagena Bolívar llegó  a Kingston el 14 de mayo de  1815;  pasará siete meses desterrado, casi sólo y sin recursos económicos. A Doña Gertrudis Toro le escribe: “Yo no tengo nada, lo poco que traje lo he repartido entre mis compañeros de suerte”. Uno de los pocos que le tienden la mano es  el comerciante escocés Maxwell Hyslop radicado en Jamaica. De los diez mil documentos conocidos del Libertador, siete son los estelares, uno de ellos es la profética Carta de Jamaica, contestación de una misiva recibida el 29 de agosto del comerciante Henry Cullen, quien le  había presentado un cuestionario. El histórico documento fue escrito el 6 de septiembre del mismo año, en el cual expone su criterio sobre la situación americana pasada y actual, y su concepto sobre el porvenir de los pueblos. El escrito presenta un  definido valor sociológico, de alto contenido político, militar y visionario; el Libertador expone a la vez  sus perspectivas llamadas proféticas, que se cumplirían a corto, mediano y largo plazo. Escribió: “le presentaré tan solo las ingenuas expresiones de mis pensamientos”. Visualiza la unión de países, materializado con la creación de la República de Colombia el 17 de diciembre de 1819, conocida como la Gran Colombia o Colombia La Grande. En la carta manifiesta: “Yo deseo más que otro alguno, ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria”. Se anticipa once años a la realización del Congreso Anfictiónico de Panamá, reunido desde el  22 de junio al 15 de julio de 1826, cuando escribe: “Ojalá algún día tengamos la fortuna de instalar en Panamá un augusto Congreso de los representantes de  las repúblicas”. “De unirse la Nueva Granada con Venezuela, la capital podría ser Maracaibo o una nueva ciudad con el nombre del Padre Bartolomé de Las Casas, el filántropo sacerdote”. Explicaba que la lucha emancipadora no había logrado sus fines por la falta de recursos económicos y de ayuda exterior,  especialmente de Inglaterra que se niega a enviar armas. El conflicto por lograr la independencia se transformó en una guerra civil, con marcado tinte racista; Boves había logrado convencer a los pardos, de que los verdaderos enemigos eran los blancos criollos, a quienes había que destruir para distribuirse las tierras y riquezas. Los pueblos no sentían el aprecio a la libertad y se conformaban con vivir bajo el régimen colonial. Plasmó en su documento que: los hermanos del norte,  se han mantenido inmóviles espectadores en esta contienda. Los jefes enviados por los españoles solo destrozaban al pueblo; Sin duda Bolívar ratifica el infortunio de Venezuela de vivir en un estado belicoso. Provincias pequeñas como Panamá y Santa Marta y toda Centroamérica deberían ser más importantes para los españoles, pues éstas representan un gran potencial en el futuro, si esas naciones logran la independencia y un desarrollo de su economía, tienen el potencial geográfico para ser una república muy rica. Visualizaba la posibilidad de la construcción de un canal interoceánico, que conectaría el océano pacifico con el atlántico. Las islas más grandes del Caribe, son estas, en las que los españoles están más afianzados, pero acaso estas islas no quieren la independencia. No creía conveniente para Venezuela la implementación de sistemas como el federal y el monárquico, exhortaba a no caer en sistemas de anarquía totalitaria. El resto de Europa ve con asombro las acciones tomadas por España, ya que estos países poseen colonias en América, pero sin embargo, no agreden tan fuertemente a sus pueblos, no quieren perder esas colonias, pero no ocasionan tanto daño en sus pueblos. Bolívar expresaba que cuando los pueblos americanos se liberen de los españoles, será un nuevo renacer para la vida política y social de dicha república. La unión que ha mantenido la provincia de Chile y Buenos Aires ha sido vital para la batalla de independencia de ambas provincias. Exhorta a los mexicanos a no dejarse llevar por los tiranos y se refiere a Centroamérica como un territorio feliz. Culmina su reflexión con una imprecación que repetirá hasta su muerte como es la unión, porque Dios sostiene la justa causa de los americanos y les concederá la independencia. Culmina la contestación: “Tales son señor las observaciones y pensamientos que tengo el honor de someter a usted, para que las rectifique o deseche según su mérito”. La histórica Carta de Jamaica fue traducida al inglés por el general canadiense John Robertson (1767-1815), quien por cierto escribió la primera biografía que se conoce de nuestro Libertador.
Gral. de Bgda.                               



BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA  Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Desde hace tiempo,   tenía la inq...