jueves, 28 de junio de 2018

El fenómeno del TSJ legítimo. Por: Luis Manuel Aguana @laguana #Opinión #Venezuela @TSJ_Legitimo



Luis Manuel Aguana: 
El fenómeno del TSJ legítimo
Jun 23 2018, 5:04 pm
Publicado en:  Opinión

Deseo agradecer al Dr. José Vicente Haro por su excelente artículo del miércoles 20 de junio y publicado en este blog titulado “¿Es legítimo y constitucional el Tribunal Supremo de Justicia venezolano en el exilio?” (ver http://ticsddhh.blogspot.com/2018/06/es-legitimo-y-constitucional-el.html). Generalmente solo hago referencia a aquellos materiales que considero relevantes para respaldar cualquier argumento. Sin embargo, el tema es tan trascendental que preferí publicar directamente la explicación enviada a mí por el Dr. Haro, con una nota explicativa.
Sin embargo esto no es suficiente. Creo necesario abordar varios aspectos que giran alrededor de lo que daré en llamar “El fenómeno del TSJ Legítimo” y que guarda relación con los ataques que desde varias trincheras está recibiendo esa institución.
Efectivamente, tal y como lo mencione en la nota explicativa previa al artículo del Dr. Haro, se está presentando una campaña de desprestigio del TSJ legítimo que opera en el exilio, y que está paradójicamente saliendo de “influencers” locales ligados a la oposición oficial. ¿Por qué está ocurriendo esto? ¿Cuál es su verdadero sentido? ¿Por qué si la misma oposición los designó en la Asamblea Nacional, -y que luego los abandonó a su suerte- ahora los atacan por mampuesto, desestimando sus decisiones o, peor aún, no acatándolas?
Esta es una situación compleja que podría considerarse una consecuencia natural del grave proceso de descomposición política que está sucediendo en Venezuela y que corre parejo a los estertores finales de una manera de hacer política en nuestro país desde hace muchísimo más tiempo del que tiene la revolución chavista. Y algo que a mi juicio es el fondo preciso del problema: al no haber existido NUNCA una verdadera separación de Poderes en Venezuela, esto que está sucediendo con los Magistrados en el exilio, que han tenido que vérselas negras para sobrevivir y hacer el trabajo de colaborar para sacar a Venezuela la dictadura, nos está mostrando de manera inédita, una perspectiva colateral que nunca habíamos imaginado: un Poder Judicial sin ataduras.
Si bien es cierto que los Magistrados en el exilio fueron propuestos por los diferentes factores políticos de la Asamblea Nacional para ocupar esos altos cargos –como siempre ocurrió- se está presentando un fenómeno inusitado: ningún jefe político como Ramos Allup, Borges, Barboza tendría se atrevería a levantar un teléfono para exigirle nada a ningún Magistrado, luego de haberlos dejado expuestos a ser masacrados por los leones de este circo romano de la revolución rojo-rojita.
Los políticos creyeron equivocadamente que los Magistrados se dispersarían en el exilio y que hasta allí llegaría el tema de esos jueces designados legítimamente para sustituir a los Magistrados “express” de la anterior Asamblea Nacional. Y se equivocaron. Los Magistrados perseguidos hicieron un esfuerzo monumental para sobrevivir en el exilio, y con la ayuda de mucha gente anónima han logrado articularse fuera del país para impartir justicia legítima. Eso deja afuera la influencia nociva y toxica de unos partidos que se creen dueños de los jueces porque fueron propuestos por ellos o les deben ese cargo.

¡Qué interesante! Esta situación les ha dado a los venezolanos un Tribunal que lo único que debe hacer es lo que les ordena la Constitución y las leyes: impartir justicia de manera imparcial y a conciencia, lo que es el fundamento y piedra angular de un Estado de Derecho. Pero eso solo es producto del esfuerzo sin precedentes de  los Magistrados del actual TSJ legítimo en el exilio, por lo que creo que la Nación les deberá por eso un reconocimiento imperecedero.

Sin embargo, ese fenómeno colateral descrito aun no corrige la situación estructural. Algún día, que espero sea muy pronto, Venezuela retornará a la normalidad y los Magistrados deberán regresar a Venezuela a ocupar sus posiciones naturales. Y de nuevo esos Magistrados que ahora actúan con independencia y aquellos que les sustituyan en el futuro, se sumergirán en el ambiente nocivo y toxico de la política “as usual” de Venezuela, donde es moneda corriente la influencia de los políticos en las decisiones de los jueces y Magistrados. Es por eso que es ahora que se deben tomar las decisiones que nos lleven a garantizar la INDEPENDENCIA del Poder Judicial. Ese caramelo que ahora estamos saboreando se acabará cuando todo comience a ser de nuevo lo que era antes. Y eso no podemos permitirlo desde la sociedad civil.
¿Ustedes creen que se hubiera producido una sentencia histórica como la que surgió el 13 de junio de 2018 de la Sala Electoral del TSJ legítimo, declarando la nulidad del sistema Automatizado de Votación y Escrutinio del CNE para la elección de los cargos de representación popular de los poderes públicos y otras elecciones, si los Magistrados hubiesen estado sometidos a la influencia de los partidos políticos dentro de Venezuela? ¡Nunca! A los partidos les interesa todavia heredar ese sistema electoral corrupto del castro-chavismo-madurismo para sus propios fines.
De allí que muchos arrugaron la cara cuando se enteraron de la decisión del TSJ legítimo en su Sala Electoral, y están aterrados de qué otras cosas puedan decidir. No se sienten a gusto con un TSJ que actué “a la libre” y sin  su control, y están intentando desesperadamente influir en los Magistrados, amenazando con desconocer decisiones que pudieran tomar, como la que actualmente cursamos en la Sala Constitucional solicitando que se designe un Gobierno de Emergencia Nacional (ver solicitud completa enhttps://tinyurl.com/y7x87ldb), dada la gravísima crisis que existe en el país y que no aguanta más dilaciones, como las que le quiere imprimir de nuevo la oposición oficial tratando otra vez de convencer a los venezolanos de asistir al circo electoral, ahora ilegal, del próximo diciembre que está convocando el CNE precisamente por la sentencia de la Sala Electoral del TSJ legítimo.
Ahora resulta que los políticos pretenden desconocer las decisiones que de pleno derecho tomen los Magistrados porque “no les convienen a sus fines políticos. ¿Y que se creen estos personajes? Somos nosotros, los ciudadanos, los que concurrimos a esas instancias porque ellos no están haciendo el trabajo que les encomendamos hacer. Y ahora de pleno derecho ejercemos nuestra prerrogativa ciudadana de exigir un Gobierno de Emergencia porque Maduro y su régimen está asesinando venezolanos.
¿Entienden ahora porque están apareciendo “expertos” pagados para desconocer la validez del TSJ legítimo en el exilio? Es por eso que los venezolanos debemos manejarnos con criterios propios y conocer lo que está pasando para no caer en el peine de quienes quieren continuar sojuzgando a la población de la misma manera que lo hicieron por años, y que ahora están en el juego del “quítate tú para ponerme yo” con el régimen pero sin cambiar las reglas de juego. De no haber sido por la presión ciudadana que realizó una población indignada no hubieran aprobado el antejuicio de Maduro en la Asamblea Nacional, esa es la lamentable realidad.
El Poder Judicial es el que marca el equilibrio del balance del Poder en los Estados. El aporte fundamental los Padres Fundadores de la nación norteamericana tuvo que ver precisamente con estas ideas. Thomas Jefferson (1743-1826) aportó en la Declaración de Independencia norteamericana, que los poderes de los gobiernos derivan de sus ciudadanos. Esta sola idea es la que prevalece en los países donde se respetan los derechos de sus ciudadanos, y es la que nos reta desde la sociedad civil a impulsar los cambios que sean necesarios para controlar el Poder que tienen los gobernantes. John Adams (1735-1826) definió que esto debía hacerse “dentro de la ley”.  Como referencia histórica, Adams es el prócer norteamericano que dijo que una República debía ser un gobierno de leyes  y no un gobierno de hombres.
James Madison (1751-1836), por su parte, concibió el texto constitucional como aquel que pone límites al Poder de las autoridades, porque su permanente preocupación fue el abuso del poder. “Madison se da cuenta muy tempranamente de que la esencia del gobierno es el poder y que todo hombre tiene dentro de sí mismo, al igual que muchas cualidades positivas, una tentación, una predisposición a abusar del poder, eso lo sabemos todos” (ver De Padres Principios y Partidos, en http://ticsddhh.blogspot.com/2014/09/de-padres-principios-y-partidos.html).
Otro de los Padres Fundadores norteamericanos, Alexander Hamilton (1755-1804), fue el autor de la idea del desempeño vitalicio de los Magistrados el cual defendió con el siguiente argumento: “el organismo judicial es el más débil de los tres organismos del Estado, porque no posee el poder militar que tiene el organismo ejecutivo, ni el poder de disponer del tesoro público y de dictar leyes, que tiene el poder legislativo. Solo posee el poder de juzgar; pero con tal poder no puede defenderse del ataque de los otros organismos. Un recurso para evitar ese ataque consiste en que los jueces que tienen buena conducta no puedan ser destituidos; y posean, entonces, independencia para juzgar la licitud o no licitud constitucional de los actos de los otros organismos del Estado(ver Sobre Jueces Vitalicios, Luis Enrique Pérez en https://ar-ar.facebook.com/notes/luis-e-perez-e/logos-sobre-jueces-vitalicios/403297803139124/).
Estas lecciones de la democracia más perfeccionada del mundo están abiertas para todo ciudadano que desee un cambio verdadero en su país. Entonces, si no entendemos que debemos tener un Poder Judicial que le ponga límites al Poder y sea verdaderamente independiente, jamás recuperaremos la República. Ni ahora que hay dictadura ni después que recuperemos al país. Y de eso se trata la necesidad de que luego de establecido ese Gobierno de Emergencia Nacional, este tenga la obligación de convocar al Constituyente Originario para reinstitucionalizar la República para enfrentar ese reto. Estoy seguro que los Magistrados en el exilio saben eso, pero también nosotros como ciudadanos conscientes. Que Dios los acompañe en sus decisiones.
Caracas, 23 de Junio de 2018
Twitter:@laguana

FUENTE: LA PATILLA



martes, 26 de junio de 2018

Ruta y aliados para salir del régimen. Por: Pablo Aure @pabloaure #Opinión #Venezuela ¡Hasta cuándo!

¡Hasta cuándo!
Ruta y aliados para salir del régimen
Nada más preocupante que la inactividad o, peor aún, seguir la agenda que nos impone el adversario por creer que no existe una estrategia para salir de él. Hoy en Venezuela hay una especie de desasosiego colectivo. Y no es para menos. Las cosas parecieran no estar nada claras, ni siquiera para quienes están en el poder. Pero no es así, la narco-dictadura tiene ´prestablecida su hoja de ruta y por eso vemos como sus aliados naturales y grupos de supuestos adversarios siguen abonando el terreno para su permanencia en el poder a pesar de la evidente debilidad en la que hoy se encuentra el régimen. Eso provoca que la gente se desanime, y por qué no decirlo: que se pierda la esperanza de cambiar este modelo empobrecedor que ha sumergido al país en la más profunda de las tinieblas. No me detendré haciendo referencia a lo que todo el mundo conoce y padece. Para qué hablar de la inflación o del costo de las cosas si eso es el pan nuestro de cada día. El tema no es ese. El meollo del asunto es ¿cómo carrizo salimos de este berenjenal?
En lo que parece no existir ninguna duda es en cómo no saldremos. En efecto, ya nadie debe dudar en que no hay salida electoral posible. Entonces rápidamente algunos saltan con innumerables preguntas, conjeturas y señalamientos. Así como lo leen, lo primero que nos dicen cuando afirmamos que no hay salida electoral es que no somos demócratas o que estamos aupando salidas golpistas. Nada más alejado de la realidad. Cuando afirmamos que no habrá salida electoral es precisamente porque acusamos la ausencia total de democracia. Solo quienes se empeñan en equivocar el diagnostico insisten en promover elecciones para vencer o desalojar a una tiranía. A estas alturas del juego, en la que hemos entendido que las tiranías simulan elecciones para disfrazarse de democracia, es indispensable romper con el círculo vicioso e imponer nosotros la agenda y no, quienes han desangrado y arruinado a nuestra nación.
¿Quiénes son nuestros aliados?
Me causó profundo desconcierto cuando algunas personas se acercaron a preguntarme si estaba proponiendo unas primarias entre opositores, a raíz de que manifesté la necesidad de definir a cuál corriente de pensamiento dentro de la oposición debíamos seguir y legitimar, precisamente atendiendo una inquietud de venezolanos preocupados por esa desesperanza que, como yo, también perciben en el ambiente. Nada más lejos de mi pensamiento cuando públicamente he manifestado mi rechazo categórico a una vía electoral gastada y sin posibilidad alguna mientras estén estos delincuentes en el poder. Sin embargo, no deja de preocuparme la forma en que los ciudadanos podríamos manifestar nuestro reconocimiento, más cuando nuestras genuinas manifestaciones han sido manipuladas de la forma más grotesca y descarada por una parte de la dirigencia que se dice opositora, y digo una parte para no caer en generalidades.
Para ello, lo primero que debemos hacer es reconocer entre grupos, discursos y propuestas. Muchas de ellas irrealizables cuando se tiene conciencia de lo que enfrentamos, con cuál nos identificamos, quienes hasta ahora han mostrado una mayor claridad sobre el enemigo que enfrenta el país y por tanto los que han manifestado mayor tino, coherencia y constancia frente a quienes creían transitar el camino políticamente correcto para una democracia, solo que parecieran no tomar en consideración que desde hace mucho rato estamos frente a una narco-tiranía. 
Víctimas del chantaje.-
Hemos sido víctimas de un chantaje sistemático que proviene no solo del régimen que nos amenaza, encarcela y asesina por adversarlo, sino también de aquellos que pretenden disolver las mejores ofertas políticas y las más concienzudas reflexiones sobre las vías para salir de este drama nacional, en un falsa unidad donde los criterios son absolutamente incongruentes y por tanto, las estrategias de lucha también lo son. Después de 20 años entubados en la misma vía que solo nos ha traído hasta este estadio de país, nos obliga a ponernos serios a la hora de reflexionar sobre a quiénes vamos a acompañar en criterio y estrategia. Dicho en lenguaje sencillo: en ideas y acción.
Una decisión que no podrá tomarse por vías convencionales de selección y que solo corresponderá al ciudadano asumir con responsabilidad a la hora de atender y seguir las propuestas de unos u otros con los riesgos que tal decisión implica.
Mensaje a la comunidad internacional
Los tiempos corren y hoy Venezuela importa mucho a la comunidad internacional que parece tener claro el problema que atraviesa la nación, tanto que finalmente hasta la ONU ha emitido un clarísimo y duro informe desde su Consejo de Derechos Humanos sobre el caso Venezuela y las violaciones por parte del régimen.
La pregunta que cabe hacernos es si esa misma comunidad internacional estará dispuesta a esperar eternamente a que los venezolanos nos pongamos de acuerdo en criterio y estrategia, siendo que un sector de la dirigencia opositora persiste en la ruta electoral justificando su fracaso en la falta de condiciones o, nos convertimos en parte de la solución haciendo lo que nos corresponde dentro del país, mientras ellos nos ayudan desde afuera ejerciendo la presión necesaria para terminar de fracturar a esta narco-tiranía.
 El régimen naufraga.-
Créanme, el régimen está muy débil pero se ha aprovechado de la confusión y en buena medida de nuestra desorganización. Por eso es válida la pregunta de “si será posible salir de esto nosotros solos”  La respuesta es: ¡claro que no! Y mientras más rápido definamos a quienes vamos a acompañar en pensamiento y acción, más rápido lo lograremos, eso sí junto a nuestros aliados internacionales.
 No desmayemos que la comunidad internacional sabe lo que ocurre en Venezuela, no tengo dudas porque así lo han manifestado y demostrado, que están dispuestos a ayudarnos. Solo hace falta se evidencie una y otra vez, nuestra determinación, que no es electoral. Aquí si es necesario que tengamos presente que la agrupación “Soy Venezuela”, viene trabajando obstinadamente en esa organización para consolidar esa alianza nacional e internacional que nos conducirá al logro final. ¿Así o más claro?    
Pablo Aure   
       

jueves, 21 de junio de 2018

El complot de La Avanzadora. Por: Carlos Blanco @carlosblancog #Opinión #Venezuela @MariaCorinaYA

Carlos Blanco           

El complot de La Avanzadora


El régimen anda en modo conspiración. Dicen haber debelado una nueva. Lo que se sabe es que quiere implicar a María Corina Machado -¡otra vez!- en la patraña. Pero, ¿qué pasa dentro de la Fuerza Armada?
Repito lo que decía Ramón J. Velásquez: si usted quiere saber lo que pasa en los cuarteles, no tiene que estar dentro de ellos; para saberlo, basta estar al corriente de lo que pasa en la calle.
El hambre, el descontento, la falta de medicinas, el hastío por la inseguridad, la rabia por las persecuciones, la ausencia de porvenires, es lo más cívico-militar que existe. Allí no hay diferencias. Tal vez, agregaría, que como los militares viven espiados por los cubanos y las estructuras de inteligencia, sus rabias contenidas deben ser más rabiosas que en otros ámbitos.
Hay más en esta oportunidad. El régimen ha detenido a decenas (¿centenas?) de militares. Ha buscado a sus familias como rehenes si no se presentan; ha torturado; ha incriminado; y seguramente tiene “confesiones” en las que dice que el propio Donald Trump está en la movida.
Sin embargo, a partir de las razias recientes el régimen ha guardado cierto silencio. ¿Por qué? Porque teme admitir que la institución a la que dice haber consentido, “el pilar de la revolución”, con todo y “la casa de los sueños azules”, experimenta la rebelión que hay en la calle.
Está obligado, entonces, a convertir la rebelión militar generada dentro de la institución, en una rebelión promovida por civiles, inducida desde afuera. Para tal propósito ha escogido de nuevo a María Corina Machado.
La maniobra no por astuta deja de ser transparente: no; no son los militares que están en rebelión sino que una mano externa y maligna mece la cuna. Queda, de todos modos, la pregunta de por qué insisten en asociar a la líder de Vente en la farsa.
La respuesta es también simple, pero no se atreven a darla: es una dirigente que le habla a los militares desde hace varios años de manera abierta, pública y notoria. Se ha solidarizado con ellos y sus familias cuando los han perseguido –como ahora-, les habla de su deber constitucional e institucional, les exige apego a la legalidad y los conmina a no ser parte de la nauseabunda operación cubana de control sobre Venezuela. Y también dice lo que aquellos no pueden decir abiertamente.
El aprieto en que se coloca esta revolución macha y cuatriboleada, vergataria y charrasqueada, es que confiesa que una mujer, sí, una mujer, se perfila más comandante que quien pretende ejercer con ilegitimidad sobrada la Comandancia en Jefe. ¡Ay, Pimentel! ¡Ay, Maduro!

Carlos Blanco
FUENTE: TURURU

miércoles, 20 de junio de 2018

COLOMBIA DIJO SÍ. Por: Paciano Padrón @padronpaciano #Opinión #Venezuela #Colombia


COLOMBIA DIJO SÍ. 
Twitter: @padronpaciano 

Celebré, con profunda emoción, la decisión del pueblo colombiano de este pasado domingo 17 de junio, cuando de forma masiva y tajante -con más de 10 millones de votos- dijo SI a la democracia, eligió a Iván Duque presidente, frenando así al representante de Maduro y del castro-narco-comunismo. Petro fue aventajado por más de dos millones de votos. Felicitaciones Colombia. Presidente Duque, haga un buen gobierno, está obligado a hacerlo. Que la suya sea una administración firme en la defensa de su pueblo y de los valores democráticos, de rechazo a ese adefesio anti-histórico y fracasado, a ese comunismo trasnochado disfrazado de Socialismo del Siglo XXI, que en realidad no es sino un retroceso brutal hacia la dictadura y el estatismo. 

Los colombianos padecen hoy la invasión de mis compatriotas venezolanos, que huyen del hambre y la muerte, del desempleo y la inflación, del desabastecimiento y la persecución. Decenas de miles, cada día, pasan la frontera hacia Colombia, muchos de ellos siguen camino hacia el sur, a Ecuador, Perú, Chile y Argentina. Un pueblo como el colombiano, que ve la angustia y la desesperación de sus vecinos que lo invaden para salvar sus vidas, mal podía darse a sí mismo un gobierno de corte totalitario, un comunismo camuflado pero que en el fondo no es sino el demodé marxismo-leninismo.  
El triunfo de Duque es considerado ya, en América y el mundo, como un éxito de la democracia sobre la dictadura. Duque cuenta con nuestra admiración y apoyo. Como latinoamericanos que somos, por nuestro Continente y por la felicidad del pueblo de Colombia, le exigimos haga un buen gobierno y logre la unidad de su gente, a la cual dijo consagrará sus fuerzas: unidad del pueblo de Colombia para marchar juntos por el camino de la democracia y el progreso. Que Dios le acompañe, Presidente Duque, en ese tránsito de cuatro años por la presidencia de Colombia. 

El domingo en la tarde entré en contacto por WhatsApp con una amiga colombiana que vive en Cali, para preguntarle si había votado tal como yo me había atrevido a recomendarle. Me confesó que no lo había hecho, que ella se abstuvo, porque ella come si trabaja, y que ninguno de los dos candidatos, ni otro cualquiera, le daría de comer, para añadir luego que ella se gana lo que requiere, que no necesita del gobierno. En el caso de ella, yo aré en el mar; afortunadamente tengo muchos otros testimonios en sentido contrario, colombianos a los que ayudé a tomar su decisión de involucrarse y cumplir su obligación ciudadana. No supo mi amiga entender, como muchos otros, que el tiempo que vivimos es agónico y de decisión, que Colombia se debate en el fondo entre democracia y comunismo. Le aclaré, que sí es verdad que ella se gana la vida con su esfuerzo personal, también es verdad que un gobierno nefasto como el de Venezuela o Cuba, arruinaría su vida y su posibilidad de producir para ella y sus hijos, porque el Estado omnipotente pretendería darle racionadamente los alimentos que le dé la gana, para administrarle su vida. Luego, no puede ser lo mismo el triunfo de uno u otro candidato. Si un ciudadano no vota, otros decidirán por él. 

Tenemos una América Latina convulsionada, que se debate en la búsqueda de camino frente al estatismo y las dictaduras de nuevo cuño del grupo de Sao Paulo. Allí están en la lucha los pueblos de Bolivia y Ecuador, mientras en las calles de Nicaragua los jóvenes ofrendan su sangre por la libertad, son chamos como los nuestros, luchan sin perder el impulso y la esperanza de sacar al delincuente de Ortega de la presidencia de su país. México -que nos dio la grata sorpresa de derrotar a Alemania en su primera confrontación del Mundial- camina hacia la encrucijada electoral del domingo 1° de julio, cuando el Maduro de allá, el Petro de allá, el Ortega de allá, el Evo de allá, el Castro de allá, pretende imponer el socialismo del siglo XXI. Alerto a México ante López Obrador, quien tiene a su favor que los gobiernos democráticos no han estado a la altura. Aun así, mexicanos, no sucumban a la tentación del populismo que solo encierra desgracia, exijan mejores gobiernos. Viva América Latina democrática y libre. Colombia dijo SI a la democracia. 


PACIANO PADRÓN 
Teléfonos: (0212) 482-4569 y (0414) 328-1848 
E-Mail: pacianopadron@gmail.com

lunes, 18 de junio de 2018

LA NUEVA TORTURA: LA TORTURA BLANCA. Por: #EkintzaZuzena #Opinión #DDHH #Venezuela


Número 34

LA NUEVA TORTURA: LA TORTURA BLANCA

Dossier: La tortura hoy (III)
Las formas de aplicar la tortura son muy numerosas. Hay que partir de la definición que la Convención de las Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes de 1948, hace de la tortura: " ... todo acto por el cual se inflija intencionadamente a una persona dolores o sufrimientos graves, ya sean físicos o mentales, con el fin de obtener de ella o de un tercero información o una confesión, de castigarla por un acto que haya cometido o se sospeche que ha cometido, o de intimidar o coaccionar a esa persona o a otras, por cualquier razón basada en cualquier tipo de discriminación, cuando dichos dolores sean infligidos por un funcionario público u otra persona en el ejercicio de funciones públicas, a instancia suya o con su consentimiento".
El problema de esta definición, en principio muy abierta, es cómo valorar la “gravedad” de los sufrimientos, un hecho que ha sido utilizado por diversos estados para legalizar ciertas prácticas de castigos físicos (como es el caso Estado de Israel), o ciertas técnicas de presión psicológica durante los interrogatorios (como sería el caso de los EE.UU). De todas maneras, lo que sí es evidente es que las técnicas más físicas y evidentes (amputaciones, aplicaciones de corriente eléctrica, golpes mecánicos con objetos contundentes) están siendo sustituidas por técnicas más sutiles, enfocadas a atacar las resistencias psicológicas y a eliminar las “marcas” físicas, razón por la que se denomina a estas prácticas como tortura blanca.
La tortura blanca también tiene un aspecto físico, si bien reviste unas características que podríamos definir como “pasivas” frente a las tradicionales formas “activas” de la tortura convencional. Con esto nos referimos a situaciones como la privación del sueño, la obligación a mantenerse posturas incómodas y muchas veces anti-naturales o las asfixias con bolsas de plástico, técnicas que en su aplicación se enfocan a lo corporal pero que, por una parte, no dejan marcas y, por otro lado, pretenden causar un mayor daño psíquico que físico. La evolución y aplicación de estas técnicas de tortura blanca están más desarrolladas en los estados occidentales que intentan mantener su apariencia de “democracias formales” y “estados de derecho”, puesto que son unas torturas mucho más difíciles de demostrar en los juzgados, donde no hay pruebas físicas que aportar. Esto es así porque muchas veces estas técnicas se concentran en la agresión sensorial (exposición a sonidos y luces intensos) o incluso en la privación sensorial (pasar horas en oscuridad y silencio totales). Algunas técnicas son tan puramente psicológicas que se presentan de una forma sólo verbal, o se trata de simulaciones (simulación de ejecución, simulación de agresión sexual, etc.) que juegan con el miedo de la persona detenida que puede, en su subconsciente, llegar a vivir y sufrir como reales situaciones fingidas por sus torturadores.
En muchas ocasiones estas técnicas se combinan para intensificar su efecto, así, tras un largo período de privación de sueño, agresiones verbales, alteraciones sensoriales (a veces con aplicación de sustancias psicoactivas) llega una simulación (como puede ser la de convencer a la persona detenida que en la habitación de al lado se está dando una paliza a un familiar, paliza de la que oiría los golpes y gritos) que puede terminar por romper la resistencia psíquica y emocional de la persona para que firme una autoinculpación reconociendo haber hecho cosas que nunca han ocurrido. Una grabación sin audio de una sesión de este tipo lo único que mostraría es una persona nerviosa que no puede dormir y a la que en ningún momento se le ha puesto la mano encima.

FUENTE: EKINTZA ZUZENA
ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Helicoide lleno, tumba fría y cueva adentro: lo que no se habla de los presos


Abogados opositores denuncian las torturas sexuales del chavismo

Las torturas en las mazmorras de Maduro: descargas eléctricas, palizas y abusos sexuales




IMAGEN SUPERIOR E INFERIOR:
Por cortesía de oyamexolat.jimdo


TORTURA BLANCA

Los abusos generalizados a los presos son la prueba del algodón de que los políticos tratan de imponer un sistema -sea político, religioso o económico- que un enorme número de sus gobernados rechaza. Del mismo modo que los ecologistas definen los ecosistemas por la presencia de ciertas "especies indicadoras" de plantas y pájaros, la tortura es un indicador de que un régimen está sumido en un proyecto profundamente antidemocrático, aunque ese régimen haya llegado al poder mediante las urnas.



El vacío de las aulas. Por: Pablo Aure @pabloaure #Opinión #Venezuela ¡Hasta cuándo!


¡Hasta cuándo!
El vacío de las aulas
@pabloaure

En medio de un discurso propio de los mandatarios populistas que se apoyan en las bayonetas para sostenerse en el poder, este fin de semana, Nicolás Maduro autorizó un ajuste sustantivo y necesario” de todas las tablas salariales al personal de la Fuerza Armada. Él siente el malestar de los uniformados, sabe que en los comedores de los cuarteles la comida no alcanza, y con lo poco que ganan, los honestos, que aunque parezca mentira los hay,  tampoco pueden llevar comida a sus casas.

Mientras ese aumento se produce por la inconformidad castrense, los trabajadores universitarios siguen pasando las de Caín, porque con las tres lochas que ganan, pueden comprar lo básico. Los militares llegan a los cuarteles, casi todos comen en sus instalaciones, algunos duermen allí e inclusive, el Estado los dota de uniforme, aunque cada vez en menor cantidad y calidad. Eso no sucede con los trabajadores universitarios ni de otros organismos públicos, que tienen que bregar contra todo para trasladarse hasta su sitio de trabajo. Las tristemente famosas perreras” están de moda. Tal cual ocurrió en Cuba. Los trabajadores se desplazan de un lugar a otro en camiones de estaca, que cuando llueve les colocan un encerado para tratar de no mojarse o, habilitan los camiones cava. Muchos cuentos he escuchado de esos camiones. Los pasajeros cuando se meten cierran la puerta y ocurre un sálvese quien pueda, los roban, porque nadie ve nada.

Me contenta que a los militares les hayan aumentado, aunque si bien es cierto en ese anuncio no se dijo el monto del incremento, de todas maneras ese sueldo dentro de muy poco se convertirá en sal y agua. Y a todas estas, la verdad más tormentosa del país se refleja en el vacío de las aulas, donde antes estaba la algarabía de la juventud, donde se formaban bachilleres y profesionales llenos de sueños, ahora solo queda el silencio de la no presencia.

Universitarios en la indigencia.-

La inflación es incalculable, y lo que se gane en bolívares por muy alto que parezca ese sueldo, siempre será insuficiente. Pues bien, a los militares le aumentaron el salario pero a los trabajadores universitarios los mantienen sumergidos en la indigencia. Dura esa palabra, pero la definición de indigencia se corresponde con la realidad del trabajador universitario, bien sea profesor, empleado u obrero. Wikipedia define la indigencia como: ‘el ingreso  insuficiente para cubrir una canasta básica  de alimentos, vestimenta, etc., para un individuo o un hogar’.  Siendo esto así, veamos el siguiente estudio publicado en mayo por el diario El Nacional El alza de los precios sigue sin freno. La canasta básica de abril llegó a 138.855.712,85 de bolívares. Una familia de 5 miembros necesitó más de 138 salarios mínimos (1.000.000 bolívares) para poder pagarla. Diariamente requirió 4.628.523,76 bolívares para cubrir su costo, según el más reciente informe del Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros”

Les pregunto entonces, los trabajadores universitarios ¿son o no, indigentes? La respuesta a la interrogante salta a la vista de todos. Eso es algo que se repite para todos los trabajadores del sector público y hasta en el privado. Quien gane en bolívares siempre será indigente mientras vivamos bajo este sistema comunista.

Humillación como política de Estado.-

La gran pregunta no es si el sueldo alcanza o no alcanza, el asunto va mucho más allá. Quizá de vez en cuando se nota cuando se anuncian aumentos en el sector militar, pues desde ese mismo instante comienzan las conjeturas. Que si Maduro está asustado, o fue un ultimátum de tal o cual general” Yo tengo mi propia tesis. Él aumenta a los militares para seguir desmoralizando a los trabajadores universitarios, a los maestros o a los enfermeros. Esa es la realidad. Así funcionan estos tipos de regímenes comunistas, humillan hasta horadar la dignidad ciudadana. Que ni siquiera considera como ciudadanos sino como súbditos o simplemente pueblo amorfo habitante u ocupante de algún lugar.

Luz de una tierra inmortal.-

Siendo esto así, la pregunta es ¿qué le pasa a los universitarios que en todas las épocas y en todo el mundo han sido beligerantes, revolucionarios, irreverentes y por qué no decirlo: come candela”, pero hoy hemos soportado (me incluyo porque soy trabajador universitario) tantas humillaciones y de manera descarada el régimen nos estruja en la cara el maltrato? Como si fuera insuficiente el castigo con la asfixia presupuestaria, ahora tolera que el hampa destruya nuestras instalaciones, hasta convertirlas en sitios inhóspitos, sin alumbrado ni los insumos necesarios para el ejercicio de la docencia en las distintas áreas del conocimiento. Insisto: el saber es enemigo del tirano. El conocimiento es sinónimo de libertad y a los regímenes despóticos no les conviene tener ciudadanos educados sino aplastados.   

Pienso que nos ha faltado sinceridad, humildad y desprendimiento  en nuestros planteamientos. Las comunidades siguen apostando a las universidades, no podemos voltear hacia otro lado cuando es a nosotros a quienes nos reclaman.

La Universidad de Carabobo debe hacer honor a su slogan  y convertirse en la luz de una tierra inmortal”. Lo mismo la UCV, ser de verdad verdad la casa que vence las sombras y no la casa opacada por la voluntad de un caudillo que obedece a otras naciones.

Resteados con la UC.-
La semana pasada, nuestra rectora Jessy Divo de Romero hizo una primera convocatoria a la que asistieron todos los gremios sin distingo de ideologías. Esa convocatoria fue un grito a la esperanza. Nos concentramos en el emblemático Arco de Bárbula, esa actividad esperemos sea, el comienzo de una serie de actividades. Así lo dijo claramente nuestra rectora magnifica en medio de cientos de estudiantes, obreros, empleados y profesores. También se hicieron presente luchadores sociales.

Hoy les pido a mis alumnos, a mis colegas profesores a mis compañeros trabajadores de la Universidad de Carabobo, a sus familiares, y también a los de las universidades hermanas que convirtamos ese silencio que nos aturde cuando vemos las aulas vacías, en un grito libertario que recorra cada rincón de Venezuela. Desde luego, hay riesgos, pero serán cada vez menores en la medida que la comunidad vea un camino libertario iluminado desde las universidades. Los sables de Maduro jamás podrán derrotar la inteligencia de los universitarios. El asunto es de estrategia. Con el monstruo nos hemos topado. Si no luchamos ahora, el oscurantismo se apoderará de todo el país. Estamos a tiempo, solo tenemos que actuar con organización, determinación y con coraje.  


Pablo Aure

martes, 12 de junio de 2018

NO MÁS EL PAÍS DE LAS “PERRERAS” Por: Paciano Padrón @padronpaciano #Opinión #Venezuela


NO MÁS EL PAÍS DE LAS “PERRERAS”                                                                                                                                                                                      
        Twitter: padronpaciano

         La salida de esta desgracia para dejar de ser el país de las “perreras”, de la decadencia, la arbitrariedad y el hambre generalizada es un imperativo que nos incumbe a todos. La salida no es electoral, tampoco es de convivencia con el régimen. De lo que se trata es de combinar una acción interna unitaria y sostenida, con la creciente presión exterior. Organización y resistencia popular en Venezuela, con coordinación y unidad en la acción de las fuerzas de la democracia y de la libertad. Cooperación humanitaria internacional que coadyuve al restablecimiento del orden, al imperio de la Constitución y, por supuesto, a la satisfacción humanitaria de los requerimientos de alimentación y salud. Dejar atrás el país de las “perreras” es un imperativo.    
         Esta semana estoy temporalmente en Nueva York, dictando unos talleres, y son varias las personas que me han preguntado por las “perreras”, si es verdad que la gente tiene como transporte público lo que mal sirve para transportar animales. Ayer me preguntaban unos ecuatorianos y guatemaltecos, si es verdad que ya han muerto más de 20 ciudadanos por accidentes en ese inhumano transporte, símbolo de la decadencia y la miseria en la que nos ha hundido el régimen. Tuve que decirles que sí, y precisarles que según el Comité de Usuarios de Transporte , al menos 25 compatriotas han fallecido por accidente en las llamadas “perreras”. Por Dios, no podemos seguir siendo el país de la postración y muerte, si tenemos sangre en las venas y amamos a Venezuela, estamos obligados -donde quiera nos encontremos- a contribuir según nuestras posibilidades a ponerle fin a este régimen de muerte, para reiniciar la reconstrucción nacional. Si bien el tango dice “20 años no es nada”, estos ya casi 20 años de dictadura han sido demasiado, el creciente absolutismo, el narcotráfico ascendente y la corrupción galopante, han generado un país de hambre, enfermedad y perreras.

         Que la salida de este régimen no es electoral, lo hemos dicho, tal vez no es ocioso repetirlo. Con un CNE absolutamente parcializado al servicio de un régimen cuyo único objetivo es la permanencia en el poder, porque está demostrado que no le interesa el bienestar del pueblo, por el contrario nos hace a todos más pobres para que seamos dependientes del Estado, que es lo único que ha crecido. Más Estado, menos ciudadanía. Más Estado, menos economía en manos de la gente. Más Estado, menos libertad y menor crecimiento del hombre y de todos los hombres, que es la razón fundamental de la sociedad. La dictadura de Estado ahoga la nación venezolana.

         La salida no es de convivencia con el régimen, de cohabitación en la conducción de la cosa pública. En un Estado venezolano democrático el Poder Ejecutivo Nacional puede estar -como ha estado en el pasado- en manos de un partido, con un Parlamento en otras manos, y las 23 gobernaciones y 335 municipalidades distribuidas en manos de diferentes colores. En un Estado democrático hay convivencia, hay cohabitación y respeto de las atribuciones y obligaciones constitucionales en cada instancia. Hace algo más de dos años se instaló, en enero de 2016, la Asamblea Nacional electa el 6 de diciembre anterior, cuando fueron proclamados diputados las dos terceras partes de los candidatos propuestos por la oposición, el 67 % de las curules fueron para la fuerza del cambio. El régimen desconoció la AN, el TSJ se ocupó de declarar inconstitucional todas sus leyes y cada uno de sus actos, persiguió y persigue, acosa y allana las casas y bienes de los magistrados designados por la AN, y eligieron de manera inconstitucional y arbitraria, a su propio antojo, una asamblea nacional constituyente integrada por 545 diputados, todos afectos al régimen. La llamada anc dice ser representación del poder popular originario y, en consecuencia, dice estar por encima de todos los poderes públicos. ¿Cómo puede haber convivencia?

         Ya lo dijimos, la salida está en la coordinación de la resistencia en Venezuela con la intervención internacional. El país agonizante exige a las fuerzas sociales y políticas su unidad en la resistencia, unidad en la conducción y la acción, exige su coordinación con la creciente fuerza de la diáspora organizada y con los países hermanos que quieren ayudarnos, que están prestos a hacernos llegar la asistencia humanitaria internacional, y lo necesario para que esa ayuda llegue a la gente, y poner fin al genocidio, ayudarnos a reordenar el país para su relanzamiento y retorno al camino del progreso. No más retroceso, no más el país de las “perreras”. 


PACIANO PADRÓN
Teléfonos: (0212) 482-4569 y (0414) 328-1848

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...