Mostrando entradas con la etiqueta ANTONIO GUEVARA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta ANTONIO GUEVARA. Mostrar todas las entradas

lunes, 30 de octubre de 2017

UN EPISODIO HOMERICO. Por: Coronel (EJ) Antonio Guevara Fernández @antonioguevara


UN EPISODIO HOMERICO


Para el Coronel (Ej.) Mervin Ordoñez Machado, el mejor piloto con el que yo haya volado.
La aeronave ronroneaba en sus motores en la cabecera de la improvisada pista del asentamiento indígena, muy cerca del caño Colorado en el estado Bolívar en la ruta hacia Los Pijiguaos. Mientras el piloto, el Capitán (Ej.) Mervin Ordoñez Machadohacía el protocolo de despegue, quien hacía de copiloto el General de División (Ej.) Alfonso Romero Romero, comandante de la quinta división de infantería de selva y de la guarnición militar de Ciudad Bolívar conversaba, casi a gritos, con el Capitán (Ej.) Gerson Monsalve Guerrero, comandante de la Batería de Morteros de 120 mm, asentada en Maniapure estado Bolívar. Le daba unas instrucciones para la instrucción de morteros a la tropa. El general resentía aún, que los infantes se hubieran dejado quitar por los artilleros el sistema de morteros de 120 mm. Los conocía al dedillo en su funcionamiento y escuela de pelotón y compañía. Tanto como los de 81 mm con los que arrinconaba en preguntas a todos los infantes en los cursos y los raspaba. Sentado en la última línea de puestos del YV 8226 del Ejército, Monsalve Guerrero peleaba con las cerbatanas, frascos de chuchuguaza, aceite de seje y de palo de arco que se trasladaban como compras y regalos de comando para el general mientras trataba de responder lo poco que oía del general. El motor de la aeronave seguía las instrucciones del capitán Ordoñez. Eran las 10:20 horas del 9 de marzo de 1987.
El día anterior, el general, uno de esos infantes de permanente uniforme de campaña y de manual de táctica general en la mano, había estado pasando revista de comando a la unidad, enclavada en lo más profundo de la selva, entre Caicara de Orinoco y Los Pijiguaos. Incluso, mientras colgaba su hamaca, en descampado, en la tribuna del patio de formación, se permitió una clase de escuela de compañía de morteros que dejó a Monsalve con los ojos claros y sin vista. A los artilleros no les gusta que la batería la mencionen como compañía. Entre derivas, azimuts, granadas, fuego de eficacia y puesta en batería de la unidad, se fue una larga conversación de campaña, en plena selva amazónica, entre mecidas y mecidas de la hamaca y el enjambre de puri puri, y después de una jornada de truco.
Así era la vida militar. La verdadera vida militar que conocí.
El asiento intermedio de la Cessna 307T coronaba otra conversación entre el Teniente Coronel (Ej.) Luis Roberto Ortiz Parra, comandante del batallón de ingenieros de combate Contralmirante José María García, acantonado en Puerto Ayacucho y el Mayor (Ej.) José Oscar Hernández Acero, ayudante protocolar del general Romero. Hasta que Mervin, liberó los frenos con el motor a la máxima potencia, bien centrado en la pista y con la velocidad suficiente para obtener sustentación. En ese momento todos se persignaron y mantuvieron un profundo silencio, esperando que la aeronave levantara el vuelo, dejara atrás la comunidad Panare y el caño Colorado, y se estabilizara en crucero, rumbo al aeropuerto de Caicara de Orinoco.
El 8 de marzo de 1987, en horas de la mañana, después de la parada y el protocolo reglamentario, el general recibió en la sala de operaciones, una explicación bien abundante del capitán Monsalve. La misión de la unidad, el desarrollo del plan con las misiones asignadas, el área de concentración y despliegue de la batería y como se apoyaría a las unidades de maniobra en caso de activarse la hipótesis de conflicto del sur. El general fue muy incisivo con el nivel de apresto de la unidad, la dotación, el entrenamiento, las plazas vacantes, el estado de la moral de las tropas, el uniforme, el régimen de salidas y recreación, la alimentación, la alimentación, la alimentación, la a li men ta ción de la tropa y el pago de la ración. Después de eso hubo una puesta en bateria de la unidad y el general hizo las observaciones correspondientes con una precisión de artillero y la sabiduría de un infante. Conocía su trabajo al detalle y estaba en capacidad de hacer observaciones que aceptó Monsalve con la disciplina de un soldado. Después de finalizada la jornada formal, hubo la posibilidad de distender un poco la visita protocolar y relajar el pesado ambiente castrense de una inspección. Era el momento de la cordialidad entre colegas, sin la barrera de los soles y la formalidad de los tres pasos, el permiso para continuar y la vista al frente, que separan a un superior de un subalterno en el medio militar. Era el momento de compartir a 644 kilómetros de la capital, en pleno inicio de la selva amazónica, lejos de la complicación citadina, pero en contigüidad, a pesar de todo, de la disciplina, la obediencia y la subordinación que caracterizaron a las Fuerzas Armadas Nacionales que yo conocí y viví.
 La institución armada cuya armazón era solo el artículo 132 de la carta magna y todos los artículos de la LOFAN, sin olvidar que bien cerquita, casi debajo de la almohada de donde dormíamos, estaba el Reglamento de Castigos Disciplinarios número 6. Lejos de consignas políticas, de personalismos y cerca, muy cerca del cumplimiento de sus misiones constitucionales.
Esa fue la institución armada que conocí y a la que serví profesionalmente.
En esas brumas andaban los 4 pasajeros cuando el motor de la avioneta tosió. No dio tiempo a un padrenuestro, ni siquiera a levantar el brazo para persignarse nuevamente. Solo vieron acercarse rápidamente la inmensa copa del frondoso e inmenso samán brasileño o parduzco que presidia el final de la pista y posarse con la fuerza de la gravedad, la aeronave. De allí, a aturdirse y atontarse con el coñazo, solo medió la adrenalina que los inundó desde la cabeza a los pies, a todos. Entre la conmoción solo la firmeza, el aplomo y la serenidad de Ordoñez contrastó con el resto. Con frialdad de piloto apagó el sistema y aplicó su protocolo del caso, pasó revista a los pasajeros y al final se chequeó de heridas. Solo una herida en la cara del general Romero, el susto de Ortiz Parra y el estupor de Hernández Acero. Una rama atravesó el fuselaje y abrió las piernas de Monsalve casi a punto de caparlo. Mientras cabalgaba a la rama, el susto le cerraba la boca y le abría los ojos.
La avioneta humea y gotea combustible a 15 metros sobre la copa del samán. Con cada gota que se desliza por el fuselaje, este chisporrotea ardiendo. Mientras, los indígenas, que habían observado todo, se mueven apresurados para el rescate. El general Romero saca la PGP y ante la magnitud de lo posible señala “antes de morir abrasados, es preferible pegarse un tiro”. El Capitán Ordoñez, con más horas de vuelo que el general, lo convence de guardar el arma y desde esos 15 metros de la copa del samán brasileño se empieza una maniobra de rescate, moneando, con todos los indígenas Panare de la comunidad, que al final resulta exitosa.
Este es un episodio verídico, que resume a una institución y sus oficiales, dedicados al cumplimiento de sus responsabilidades constitucionales. Allí hay una historia, pero también un pedazo de la nacionalidad y de la constitución. Allí hay 916.445 kilómetros cuadrados de honor
Esas eran la Fuerzas Armadas Nacionales (FF.AA.NN) antes de 1998. Las mismas que estuvieron combatiendo la guerrilla castro comunista durante 10 años y tuvieron éxito, las mismas que derrotaron las asonadas del El Porteñazo y El Carupanazo e hicieron frente a la incursión colombiana de la ARC Caldas en 1987 y la hicieron retroceder.
Esas son las Fuerzas Armadas Nacionales (FF.AA.NN) que yo conocí y a las que serví.
Con el Coronel Mervin Ordoñez, después, viajé como Comandante del Batallón de Infantería de Selva general Rafael Urdaneta de Caicara del Orinoco, con toda la confianza del mundo, por todos los puestos fronterizos del estado Amazonas y Bolívar. Incluso recuerdo haberme llevado a la mujer y los tres hijos para el puesto de Parima B muy cerca de donde nace el Orinoco. Donde nace Venezuela.
Esas son las Fuerzas Armadas Nacionales (FF.AA.NN) que yo conocí.
¿No voy a estar orgulloso de ellas?

Antonio Guevara @antonioguevara


*Extracto de un libro en revisión


IMAGEN SUPERIOR: Cessna 207 (EV-8226) por cortesía de @aviaretrovenezuela e IMGRUM 

lunes, 12 de noviembre de 2012

CABEZA DE HUEVO…CON “H” Por: Coronel (Ej.) Antonio Guevara Fernández.

 Fig. 1.- El liderazgo de oposición debe trascender mas allá de los "Cabeza de Huevo" que "bajean" las soluciones de la Sociedad Civil.

domingo, 11 de noviembre de 2012

CABEZA DE HUEVO…CON “H”

La oposición ha venido sobreviviendo a sus derrotas con el oxigeno político de dos articulistas en estos últimos tiempos. Los textos que los fines de semana se emiten en los conceptos alrededor de los cuales se ha venido orbitando políticamente a lo largo de los últimos veinticinco años son recogidos muy bien por dos plumas del gallinero opuesto a la Revolución Bolivariana.
Los artículos sabatinos en el diario El Universal de Carlos Raúl Hernández (PhD D y MSC en Ciencias Políticas, Profesor Titular y Jefe de la cátedra América Latina de la UCV) y los de Carlos Blanco (Economista Summa Cum Laude, Master en Planificación y Doctorado de la Universidad Central de Venezuela. Es profesor Titular jubilado de esta Universidad. Es fellow del Weatherhead Center for International Affairs de la Universidad de Harvard y ha sido Investigador Asociado de esta institución. También fue fellow del David Rockefeller Center for Latin American Studies en Harvard) en su Tiempo de Palabra, resumen la conducta del sector que adversa a Hugo Chávez desde los lejanos tiempos de la conspiración militar en la década de los 80s.
Los fines de semana para la oposición, en la lectura de ambos articulistas, son de catarsis, de mea culpa, de recuerdos, de acuerdos y de balances no tan cuerdos, de cual ha sido el comportamiento del liderazgo democrático en las etapas pre y revolucionaria propiamente dicha.
Los artículos de este fin de semana en particular de Hernández y Blanco son emblemáticos. Mente de Pollo (10 de noviembre de 2.012) y (Re)cuerdos y (re)cuentos (11 de noviembre de 2.012) reflejan lo que ha sido el errático comportamiento del liderazgo democrático desde los lejanos días de los REIN (Reportes de Inteligencia) que proyectaban una conjura militar y civil alentada por figuras tan notables académicamente como Hernández y Blanco y tan soportadas intelectualmente por sillones de número en muchas de las academias del país.
Hernández señala particularmente que quienes han venido estrujando la idea del fraude en las recientes elecciones presidenciales y quienes sirvieron en bandeja de plata la cabeza de los emblemas democráticos a lo largo de estos últimos tiempos chavistas son “mentes de pollo” con lauros académicos similares a los de él y “Desprecian la política y la entienden menos que «un niño de doce años» como diría Schumpeter.”
Son “Mente de Pollo” según Hernández y esta es una lectura mía entre líneas, resumida cronológicamente el GD (Ej.) José Antonio Olavarría Jiménez, el GD (Ej.) Carlos Peñaloza Zambrano, el GD (Ej.) Fernando Ochoa Antich, Arturo Uslar Pietri y todos Los Notables, el Presidente Carlos Andrés Pérez, El Presidente Rafael Caldera, toda la claque del MAS que formó “El Chiripero”, Teodoro Petkof, Luis Miquilena, Cecilia Sosa, todos los que formaron parte del 11 de abril de 2.002, la Plaza Altamira y el paro de diciembre, todos los que alentaron la abstención de diciembre de 2.005 (Una figura clave fue Henry Ramos Allup) y quienes criticaron el exilio de Manuel Rosales. Pero, particularmente, son “Mente de Pollo” según la tesis de Hernández, quienes han venido insistiendo en la necesidad de hacer una evaluación del comportamiento opositor y exigir mejores condiciones al CNE, después del 7 de octubre de 2.012.
A todos los embarca en “La nave de los locos”, los fusila opináticamente “Antes que anochezca” y a quienes le huyen los reta a un “Duelo al amanecer”, no importa que sean apadrinados por “Mefisto y la secta fraudulenta”. Nada para sumar y multiplicar dentro de la oposición.

En tanto que Blanco es mas cuerdo y no desliza en sus textos la posibilidad de acuerdos entre gallos y medianoche bajo el tin tin del escoces. Valiéndose del recuerdo de lo acontecido hasta el momento propone que “hay que votar en estas próximas elecciones y hay que continuar mediante el debate, las luchas sociales, las alianzas cívico-militares, y una mejor disposición a que las diferencias se empleen en sumar y no restar.”
Tal cuál como se van presentando los acontecimientos político electorales del 16 de diciembre, las elecciones de alcaldes del próximo año y la realidad económica del país, los venezolanos en la urgencia de diseñar y estructurar un nuevo liderazgo, dejaran atrás las vacas sagradas de la opinión contiguas a gallinas viejas (no ponen nada) y enfrentaran los retos del año 2.013. Probablemente pasaran por encima de las elites académicas, intelectuales, políticas, culturales, económicas y sociales que han venido contribuyendo a sostener a la Revolución Bolivariana a fuerza de restas y divisiones, quien sabe con que propósitos.
Es verdad, el liderazgo de la oposición deberá estar por encima de “Mentes de Pollo”, pero no podemos salir de gallos con espuelas cortas para entrar bajo la tutela y la orientación politica de un perfecto “Cabeza de Huevo”…con “H”.
FUENTE: Blog.   RINDIENDO CUENTAS

sábado, 19 de marzo de 2011

EL ENCOFRADO DE HENRY // Por: Coronel (Ej.) Antonio Guevara Fenández


«El silencio se extendió largos segundos. Y Canache entendió en un instante, que el partido había agotado su doctrina y hasta medio cumplido sus arcanas promesas.
Entonces dijo:
—Señores. Yo propongo que disolvamos esta vaina.

Y hasta ahí llegó la historia de Acción Democrática.»

El País según Cabrujas. Monte Ávila. 1.992. Pág. 43-49



Leo y releo la polémica del señor secretario general del partido del pueblo, el diputado al Parlamento Latinoamericano Henry Ramos Allup con el señor Pedro Carmona Estanga, presidente por horas del país en aquellos días después del 11 de abril de 2.002 y me es inevitable irme al excelente articulo de José Ignacio Cabrujas titulado El Encofrado (El país según Cabrujas, Caracas: Monte Ávila, 1992, p. 43-49.); para los internautas que no disponen del libro el articulo lo pueden ubicar en la web en el siguiente enlace (http://www.analitica.com/bitblio/cabrujas/encofrado.asp) y gozarán una bola.

Siento en la refriega del diputado una fuerza inútil y desperdiciada cuando el objetivo es Chávez. El momento en que la tarea debe orientarse hacia Chávez y las líneas políticas y estratégicas deben apuntar completas hacia Chávez, cualquier vigor político en otra dirección es estéril. Cuando los esfuerzos se orientan para confrontar hacia venezolanos que tienen los mismos objetivos, similares misiones e identidad de funciones, realmente quienes le hacemos el caldo gordo a Hugo, somos nosotros mismos.

La tarea fuera distinta si Carmona u otro sector político del país estuvieran haciéndole el caldo gordo a Chávez porque allí si es válida la energía. Pero no es así.

Me llaman poderosamente la atención de la carta del 15 de marzo del corriente con que concluye la escaramuza, algunos párrafos en particular, que permiten remitirme a la sabrosa crónica de Cabrujas. En primer lugar “AD no respaldó salidas inconstitucionales entonces ni ahora” esto lo señala el diputado para referirse a los hechos del 11 de abril de 2.002 y lo abunda más aún cuando en unas declaraciones 12 días antes expresó que estaba en “proceso un golpe de sectores plutocráticos y militares gorilas”. Este es el punto donde uno no sabe a qué atenerse políticamente en esta coyuntura en torno a la definición de los aliados y los adversarios para enfrentar ese gran peligro a la nación que representa Hugo Chávez.

Ni el diputado Ramos ni su partido, forzaron antes de los eventos del 11 de abril de 2.002, algún tipo de iniciativa para impedir la llegada al poder de Pedro Carmona Estanga y los otros dos miembros del triunvirato de la Junta Cívico Militar, prevista para reemplazar el régimen de Hugo Chávez y constituirse como gobierno de transición. Eso lo conocía completo el Diputado Ramos.

Eso de por si pone al diputado Ramos como un gran mentiroso frente al país. Para remachar esta expresión, después del 11 de abril de 2.002, su partido defendió en la Asamblea Nacional la tesis del vacío de poder. Para confirmar esto, solo hay que irse al Informe levantado por la Comisión designada dentro del Parlamento para investigar los hechos, presidida por un miembro de… Acción Democrática.

El diputado Ramos debería abundar más en detalles de lo que representa para él, en su condición de Secretario General de Acción Democrática “un golpe de sectores plutocráticos y militares gorilas”. Es bueno establecer las diferencias entre la maldad de un golpe de esta naturaleza para solucionar un problema político del país (11 de abril de 2.002) y la bondad de otro alentado por sectores pobres y populares con militares revolucionarios (18 de octubre de 1.945 y 4 de febrero de 1.992). Volvemos a caer en los predios de que hay golpes buenos y golpes malos, dictadores buenos y dictadores malos. Y ese es el discurso de Hugo Chávez.

Cuando el señor Secretario General del partido del pueblo reseña que sus declaraciones por criticar la carmonada no favorecen al gobierno, eso está afectado de un profundo relativismo. Lo más importante en este momento es el llamado que se hace a todas las fuerzas del país, a la unidad. Este concepto que esta nucleado en torno a la definición de un ente que esta magistralmente dirigido desde la gran batalla del 26 de septiembre de 2010, por ese factor unitario que lo es Ramón Guillermo Aveledo está haciendo una gran carrera a contravía de los esfuerzos no tan ingenuos del diputado Ramos; la Mesa Unitaria Democrática (MUD).

Si el diseño político es para unir a todos los venezolanos contra el régimen de Chávez, todos significa todos sin algún tipo de exclusión; los adecos, los copeyanos, los masistas, los causaerristas, los justicieros, los rosalistas, los mayameros, los peruanos, los exiliados, los presos políticos, los ticos, los pepetistas, los demócratas, los golpistas, los magnicidas, los estudiantes, los militares institucionales, los gorilas y los revolucionarios, los vecinos, los productores, las amas de casa; en general a todos los venezolanos que se sienten identificados con solucionar el problema del presente político, pero que son una gran mayoría en eso de no regresar al pasado.

Entonces la primera pregunta que surge es la siguiente ¿Contribuye a la unidad del país contra Chávez, esta polémica avivada artificialmente por el diputado Ramos?

Cuando el honorable diputado Henry Ramos Allup se desmarca de los golpistas ¿De quién lo hace? ¿De nuestros golpistas? ¿De sus golpistas? ¿O de los golpistas que están en el gobierno?

Yo recuerdo los días previos a las elecciones para la Asamblea Nacional del 4 de diciembre de 2.005 el discurso encendido del señor Secretario General llamando a todos los venezolanos a la abstención ¿Fue un error? ¡Es posible! El tiempo se encargó de colocar la jugada de aquel entonces como un gran yerro, pero el compañero Ramos sabe hacia lo interno que no lo fue en el diseño planificacional.

Me arrecha sobremanera de esta peleíta que cazó Ramos con Carmona, la alusión que hace de la aparición del “señor Carmona Estanga por televisión en Fuerte Tiuna formando gobierno con un puñado de militares sin tropa”. Aquí si es verdad que termino de cagarla políticamente de manera completa el honorable diputado y le hace el juego a lo que sistemáticamente ha venido induciendo el régimen hacia lo interno de los cuarteles, para desprestigiar eso que se llama la institucionalidad y a la cual frecuentemente se apela desde la oposición para obligar a la Fuerza Armada Nacional, al cumplimiento del artículo 328 de la Constitución Nacional de la República Bolivariana de Venezuela.

Con la purga que inició desde el mismo momento de su llegada al poder, el Teniente Coronel Hugo Rafael Chávez Frías, puso la mira en desplazar de los cargos de comando de tropa a quienes no respaldaran abiertamente la revolución. Los militares demócratas, los uniformados con criterio constitucional, los oficiales ganados para la democracia, la paz, la libertad, la independencia, la soberanía, la constitución, los derechos humanos y la unidad de la familia, la sociedad y la nación fueron desplazados y en su lugar fueron colocados siguises al servicio de la dictadura y la autocracia.

Aquellos oficiales que fueron desplazados y que hoy están exiliados en Colombia, Perú, Estados Unidos, Costa Rica, España, México y otros lugares del mundo o que vegetan injustamente en las cárceles del régimen arrinconados por la justicia roja rojita; o que simplemente fueron segregados para que pasen a una situación de indigencia en la que se encuentran la gran mayoría de los 45.000 profesionales militares en la no tan honrosa situación de retiro, son a los que usted se refiere, señor secretario general del partido del pueblo, como militares gorilas o simplemente militares sin tropas, con un parecido en la expresión a Hugo Chávez, que ya no sé dónde está el enemigo.

¿Quién le está haciendo el caldo gordo a quién? Creo que está reeditando completo el año 2.005 cuando cometió un gran error político - en esta oportunidad se equivocó de pe a pa - y le sigue tirando carne de la gorda a la sopa revolucionaria. En materia de caldo gordo, esa si fue una gran fabada asturiana que le sirvió cómodamente la mano del ejecutivo del partido del pueblo, al gobierno. A veces el salivazo que tiramos hacia los vientos, nos tapa un ojo o ambos.

La historia menuda habla del presidente norteamericano Franklin Delano Roosevelt replicándole a alguien que le censuraba por el apoyo que el gobierno de Estados Unidos le daba al dictador nicaragüense Anastasio Somoza y lo calificaba como un “hijo de puta”. Roosevelt en esa ocasión le señaló “Si… Somoza es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. En términos de la unidad actual, de las alianzas políticas, de identificación de los objetivos comunes y de los caminos políticos de la coyuntura usted, señor secretario general, no está claro.

La gran mayoría del país que transita el duro camino de la construcción del futuro y la recuperación de la democracia; para justificar en este momento, los compañeros de viaje disímiles políticos y opuestos en los arquetipos doctrinarios y conceptuales en la ruta de la unidad, siempre se solazan en la expresión dura del presidente Roosevelt. La unidad hay que construirla, así sea con un gancho de ropa en la nariz. La coyuntura lo exige. Mis compañeros de viaje político pueden ser unos hijos de puta, pero son mis compañeros de viaje.

Si lo voy a remitir a alguna lectura, la que mejor lo ilustrará es el informe presentado por la Asamblea Nacional en la comisión que presidió su propio compañero de partido el diputado Edgar Zambrano y la sentencia del Tribunal Supremo de Justicia de fecha 14 de agosto de 2.002, dictada en Sala Plena con 11 votos a favor y 9 en contra, en la ponencia elaborada por el ex Primer Vicepresidente del máximo tribunal, Franklin Arrieche.

En política, señor secretario general, las alianzas y las solidaridades se mantienen; y la unidad se sostiene en torno a grandes temas y adversarios. Y eso lo digo en el entendido que usted considera a Hugo Chávez como su adversario político.

Porque de otra manera está poniendo a los compañeritos a hacerle el caldo
gordo a Hugo.

Ojo, no estoy defendiendo a Carmona. Las emociones y los bríos de los venezolanos que salieron a marchar el 11 de abril de 2.002 y lograron sacar a Chávez por breve tiempo del poder han ido engranando pieza a pieza el rompecabezas de las responsabilidades de cada quien.

Hasta el día 12 a las 6 de la mañana formé parte de ese grueso contingente que encaramó su esperanza en un grupo de civiles y militares que izaron la bandera de la reivindicación de la democracia. A partir de allí es otra historia que escribieron también civiles y militares. El tiempo se encargará de colocar en su verdadera ubicación, la verdad de lo que ocurrió el 11 de abril de 2.002 así como lo hizo con el 18 de octubre de 1.945 en el golpe de estado contra el Presidente Medina Angarita.

Mientras escribo esta crónica de descargo, sobre todo por la parte que me atañe, oigo a lo lejos en la casa de Acción Democrática de la Calle Las Flores en Zaraza los compases susurrados de …”Adelante a luchar milicianos, a la voz de la revolución…” y me acuerdo de Cabrujas y su encofrado.


Coronel (EJ) Antonio Guevara Fenández

FUENTE: Rindiendo Cuentas.

sábado, 5 de marzo de 2011

ZAMURO CUIDANDO CARNE // Por: Coronel (Ej.) Antonio Guevara Fernàndez

 
ZAMURO CUIDANDO CARNE
La solicitud de la activación de una comisión de paz para la solución del problema interno libio, que ha sido expuesta públicamente por el Presidente de la Republica Hugo Chávez es una de sus jugadas en el mejor estilo castrense, a que nos tiene acostumbrados en la política interna de Venezuela cuando se le ponen las cosas chiquiticas.
Militar de origen profesional, el Teniente Coronel esta utilizando su acostumbrada Acción Retardatriz mediante la cual cede terreno para ganar tiempo, que tan buenos resultados le ha logrado para ganar oxigeno político en todas las crisis que sorteado desde hace doce años de Revolución Bolivariana y Socialismo del siglo XXI. El mejor ejemplo interno a la mano, el tratamiento que le dio a la reciente huelga de hambre de los jóvenes de JAVU y los resultados que se labró sobre la base de la ingenuidad y el candor de sus adversarios.
El Presidente esta ganando tiempo con esta solicitud que hace de una comisión de paz para atender el caso de Libia. Con ella, Hugo Chávez quiere poner a Muammar Al Gaddafi a ganar tiempo para negociar alternativas y opciones, abrir espacios para manejar otros caminos pacíficos, reorganizar su fuerza publica diezmada en la mayoría de las poblaciones ocupadas por las fuerzas rebeldes, retomar sus contactos internacionales para garantizar un cabildeo que le permita salir bien de la crisis. Eso le da el suficiente espacio para que las fuerzas libias leales se reagrupen  y sus aliados internacionales reaccionen y le abran el camino de otras mecanismos que le permitan salir bien librado de su peor crisis en 42 años de régimen.
Ni el misil que le envió Ronald Reagan en 1.986, que le mató a su hija Jana lo dejó tan postrado políticamente como esta rebelión interna de su pueblo que dice que “lo ama” y es capaz de dar la vida por él.
La propuesta además, expone a Chávez y a sus secuaces del ALBA para que se laven la cara como demócratas y  pacifistas porque ya vendrán pronunciamientos ingenuos y candorosos a favor, en los cuales se incorporaran factores internos y externos, no alineados con la pauta belicista de “la invasión del imperio y sus aliados”. Ya en el plano interno hay posturas cándidas e ingenuas que mordieron el peine de la solidaridad por vías interpuestas.
Esta carrera implícita en la propuesta de la mediación es contra la opinión publica mundial mayoritaria sobre el carácter genocida del régimen de Muammar Al Gaddafi, contra los portaaviones norteamericanos full de marines y las presiones de los países que votaron en la ONU a favor de las sanciones en contra del dictador libio, entre las cuales pudiera arribar la intervención militar y entrañan de manera encubierta para colocar ahora del lado bueno a Fidel Castro, Daniel Ortega y a Hugo Chávez, únicos mandatarios que se abrazaron con Gaddafi en la idea de hacer frente a su guerra civil con la inevitable carga de muerte y destrucción que deriva de ello. Pero además les abre la posibilidad de levantar una bandera de paz en medio de lo inevitable de la invasión de los marines. Ya saldrá alguno de esos jalabolas internos o tarifados internacionales al estilo Ignacio Ramonet, a proponer a Hugo Chávez para el Premio Nobel de la Paz.
Hugo Chávez se olvida con este planteamiento que el punto de negociación principal de los rebeldes libios y la comunidad internacional pasa por la salida del poder de su hermano el Coronel Muammar Al Gaddafi, quien durante 42 años ha instalado en Libia una dictadura personalista que ha servido de plataforma al terrorismo internacional y alrededor de la conformación de un nuevo régimen distinto a la Jamairiya es que debe iniciarse un proceso de negociación.
A Hugo Chávez se le olvida la poca solvencia moral para hablar de paz en una coyuntura donde el mismo se ha deslegitimado y ha llegado con un historial completamente guerrerista y de confrontaciones.
Su papel de mediador en Colombia entre el gobierno y las FARC lo encharcó con la abierta intención de abrirle caminos para la ventaja a la narcoguerrilla y ya todos conocen hasta donde llegó su papel en la crispación de las relaciones con el vecino país.
El rol que jugo durante la crisis de Honduras, por encima de arribar a una solución política, lo desnudó en sus planes de exportar la Revolución Bolivariana a contravía del planteamiento interno del pueblo hondureño.
Esos dos ejemplos, los mas actuales, mas su abierto apoyo al Coronel Gaddafi lo deslegitiman y lo presentan tendenciosamente en la propuesta de mediar hacia la paz y hacia las soluciones pacificas. Realmente todos los mentideros politicos y los analistas internacionales saben de los fines de Hugo Chávez en su intervención en el conflicto libio y todo desemboca en la prolongación hasta el máximo de la permanencia del Coronel Gaddafi en el poder. Y eso tiene su justificación.
Chávez sabe que el ejemplo libio es un referente que va a tener su impacto en la política interna de Venezuela. Con los ejemplos de Túnez y de Egipto y la inestabilidad que se ha colado en las dictaduras del medio oriente, lo que ocurra en Libia va a tener sus efectos en Nicaragua, Cuba y por supuesto en Venezuela.
La caída de Gaddafi tendrá sus repercusiones con los antecedentes de lo que se conoce en el expediente sustanciado para ejecutar las sanciones de la ONU y la comunidad internacional al régimen del Coronel. Pero creo que lo que se conocerá después, hará mayor peso para seguir enfrentando este tipo de regímenes, sobre todo en lo relacionado con la corrupción en la comercialización del petróleo y su contigüidad en la alianza con el trafico internacional de drogas y la exportación del terrorismo.
Cuando se tenga acceso a lo que no se conoce en este momento y sus vinculaciones con el régimen cubano, el nicaragüense y el venezolano, se conseguirá mucha explicación al porque de la solidaridad de Fidel, Ortega y Chávez.
Por lo demás, Chávez sabe que en política se cosecha lo que se siembra y ese es su temor. La violencia que sembró en Venezuela, como producto de calcar exactamente el modelo político de Libia en Venezuela - pensábamos que era de Cuba - con la idea de diluir su permanencia en el poder con aquello del “poder popular” es un modelo perfecto de la  Gran Jamahiriya Árabe Libia Popular Socialista.
¿Hasta donde se reflejará en Venezuela la intensidad del conflicto en Libia? La Sala Situacional de Miraflores le ha ido abriendo el camino de la respuesta a Chávez y la propuesta de la mediación de paz en Trípoli es la mas aproximada a la verdad.
La mediación de Chávez en el conflicto libio con él de protagonista o alguno de sus tarifados del petróleo, es lo mismo que zamuro cuidando carne.
FUENTE: RINDIENDO CUENTAS

sábado, 8 de enero de 2011

El CID y CAP // Por: Antonio Guevara Fernández

El CID y CAP
¿En qué momento los restos mortales de una persona se convierten en un asunto de estado y de unidad nacional? La pregunta es por la polémica legal desatada entre las familias Pérez-Rodríguez y Pérez -Matos por el lugar del sepelio del ex presidente Carlos Andrés Pérez.
Hay un momento en que los dolores familiares se repliegan ante el dolor de la nación. Creo que la tragedia venezolana va más allá de la tragedia familiar de ambas familias.
Los venezolanos necesitamos en este momento emblemas y referentes que unan la lucha política que trascienda a los partidos.
La muerte de Carlos Andrés Pérez representa en este momento un buen punto alrededor del cual, la mayoría de los venezolanos que está ubicado en la acera del frente de este gobierno, puede nuclearse y servir de soporte a un gran concepto de lucha y de resistencia. Su vida fue así, porque no encarnarlo en la muerte; y sobre todo cuando esta ocurre en un gran momento de la vida nacional que se proyecta hacia la muerte de la nación.
No se trata del dolor familiar, de la tragedia social ni del trauma organizacional a su partido Acción Democrática. En un momento de alarma en el cuerpo social, de fractura hacia la unidad familiar propiciada por el régimen de Hugo Chávez y la Revolución Bolivariana, de crisis en la republica; los restos mortales de CARLOS ANDRES PEREZ pueden ganar una nueva batalla en la lucha para la restitución de la paz, la libertad, la democracia y el valor de la Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela.
No se trata de subir a CAP a un caballo y forzarlo en su espada desde la cima de una colina para obligar a la huida de los villanos, como lo hizo en su tiempo Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid Campeador). Es el retorno de los referentes de lucha contra las dictaduras, contra el oprobio, el vasallaje y el escarnio que se representa en este gobierno y que tanto necesitan los venezolanos que no están de acuerdo con las continuas violaciones a la constitución por parte de Hugo Chávez y su claque revolucionaria.
Ante el dolor de la patria, ambas familias deben ceder sus espacios para el dolor de Venezuela.
¿Vale la pena subir los restos mortales de CAP al caballo blanco del escudo nacional de Venezuela y ceñirlo con las armas de la Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela para que libre su última batalla por la democracia y la libertad contra los moros rojos rojitos?
¡La nación bien lo merece!

Coronel (Ej) Antonio Maria Guevara Fernández 

domingo, 26 de diciembre de 2010

CHUCHO Y HUGO //Por: Antonio Guevara Fernández


Chucho Melean es un hombre de negocios y un prospero empresario. No es político. Su comportamiento en los eventos que se iniciaron con la expropiación de las 47 fincas en el sur del lago de Maracaibo, lo convirtieron en fracción de segundos en el hombre de la coyuntura para la oposición política.



Los medios en general y en particular en la web 2.0 (Facebook, Twitter, SMS, blogs, etc.) convirtieron al señor Melean en una referencia política cuando se filtró a la opinión pública la posición de la defensa de su propiedad. Eso lo elevó a niveles de popularidad y heroicidad dentro de la oposición al régimen. Chucho era el hombre que necesitaba la disidencia para encabezar el liderazgo político y enfrentar al régimen.

Lo que ocurrió posteriormente, también en la línea de un hombre de negocios, es que el señor Melean acepto una propuesta del gobierno, que le pareció aceptable y eso no es censurable en un empresario. El señor Melean no es político. Simplemente se montó sobre una coyuntura política para hacer un tremendo negocio con el gobierno, y al final en una relación ganar-ganar ambos (Chucho y Hugo) obtuvieron lo que aspiraban. Eso en teoría de juegos se llama juego de suma variable.

Hugo desmontó un vector que podía convertírsele en un foco de perturbación para la estabilidad del gobierno y Chucho materializó su exigencia como hombre de negocios. Ambos ganaron. No hay garantía de que el sur del lago no se convierta en un desencadenante de la crisis política, así como no la hay para que el gobierno le pague a Chucho su aspiración. Pero, ambos, en la mesa salieron conformes.

En menos de 72 horas el señor Melean fue desmontado del pedestal y paso de héroe a villano. Eso tiene una explicación.

Cuando el señor Melean exterioriza “De aquí me sacaran muerto y yo disparare el primer tiro” lo está haciendo como empresario y hombre de negocios con coraje, firmeza, consecuencia y resistencia en la defensa de sus propiedades. Así ha sido la tradición y la historia del ejercicio empresarial en esa zona del sur del lago y esa postura obligo al régimen a negociar con Chucho Melean. Lo demás fue el desenvolvimiento de una reunión de negocios entre Chucho y Hugo.

Al menos el señor Melean fue sincero y abierto cuando dijo a la opinión pública que si había una buena negociación él entregaba la tierra. Eso fue público.

Un hombre de negocios, que se sentó en una mesa a hacer negocios públicamente con el gobierno, la posición que debe asumir es la de…un hombre de negocios. Insistimos, el señor Melean no es político.

Dicen que el dinero no tiene corazón, sino que lo diga la conducta política de estos últimos doce años.

¿Desde cuándo venimos oyendo, en estos últimos doce años en los mentideros políticos, de líderes opositores que negocian abiertamente contratos del gobierno a cambio de posturas políticas?

¿Que diferencia a la actitud de Chucho Melean con la de Gustavo Cisneros en el año 2.004? cuando cambió en 180 grados la línea editorial de Venevisión para asumir una postura “equilibrada” en la coyuntura política ¡Ninguna¡ Ambos asumieron esa negociación, prácticamente de manera pública.

¿Es distinta la posición de Chucho a la de Mezerhane y Zuloaga (Empresarios ambos) cuando hicieron aquella jugada con el gobierno para sacar del juego de Globovision a Alberto Federico Ravell? Yo creo que no hay diferencia, lo que marco contraste fue el criterio encubierto de la negociación. Pero eso no es censurable, son empresarios que atienden sus negocios tratando de sacar el mejor partido posible en una negociación.

Mientras tanto, en los sectores democráticos siguen a la búsqueda de políticos que asuman con desprendimiento de la visión empresarial, las tareas de liderazgo y los riesgos que son inherentes al ejercicio de encausar la resistencia al régimen.

Es difícil pedirle a un empresario que asuma comportamiento de político, cuando toda su trayectoria ha sido completamente empresarial. Lo reprochable es cuando los empresarios asumen conductas políticas para conseguir sus fines empresariales y dejan en la estacada a la masa que ha depositado sus esperanzas políticas de la coyuntura.

Censurable es cuando los políticos se meten a empresarios y de manera encubierta negocian con el régimen el mantenimiento del statu quo.

Lo que se evidencia con estos eventos en el sur del Lago de Maracaibo y este comportamiento de la masa opositora es la orfandad en materia de liderazgo y la ausencia de una dirigencia que se articule en el perfil de la coyuntura de acuerdo a las exigencias de la crisis política. Coraje, firmeza, consecuencia y resistencia al tenor de la respuesta que se le debe dar al gobierno y al régimen de acuerdo a la necesidad, la proporción, la oportunidad y la conveniencia son las guías para el liderazgo de la ocasión.

Los factores mayoritarios de la oposición estamos a la búsqueda de un liderazgo político que sea capaz de enfrentar a Hugo en todos los terrenos y que asuma los riesgos que son inherentes al ejercicio de liderazgo (Cárcel y muerte).

Hemos tenido políticos con comportamientos de empresarios que han sido incapaces de asumir con coraje, resistencia, firmeza y consecuencia la tarea de llevar a la nación a los fueros de la democracia y la libertad. En ellos ha privado más el Código de Comercio que la Constitución Nacional de la Republica Bolivariana de Venezuela.

Hasta el momento las libertades empresariales han prelado por encima de las libertades políticas.

La empresa personal ha tenido prioridad ante las necesidades de todo el colectivo que se resume en la Republica Bolivariana de Venezuela.

Vamos a continuar esperando un político que diga a los cuatro vientos “De aquí me sacaran muerto y yo disparare el primer tiro”

En ningún momento se oyó a Chucho Melean hacer algún comentario de naturaleza política ni hacer algún pronunciamiento a favor o en contra del régimen. Como hombre de empresa y responsable de un negocio se limito a defender su propiedad.
Cnel (EJ) Antonio Guevara Fernández

domingo, 19 de diciembre de 2010

LA CAIDA // Por: Antonio Guevara Fernandez

laCaida
En 1.928, en plena dictadura del general Juan Vicente Gómez y en la celebración de la Semana del Estudiante que se había organizado durante el carnaval de ese año, el régimen ordenó detener a los principales líderes organizadores del acto, entre ellos Pio Tamayo un antiguo exiliado político. Los jóvenes fueron remitidos a la tenebrosa cárcel de La Rotunda.
Generacion del 28Ante la inesperada reacción oficial y en actitud solidaria frente a lo que consideraban un injusto cautiverio, el resto de los estudiantes se entregó de manera voluntaria a la policía, lo que resultó una maniobra que desconcertó completamente a los cuerpos represivos. Posteriormente, el Gobierno los trasladó al castillo de Puerto Cabello, permaneciendo allí detenidos 214 estudiantes, durante 12 días, hecho que hasta entonces nunca había ocurrido en el país.
Como siempre, los estudiantes han estado a la vanguardia de las coyunturas políticas del país. Desde aquella entrega voluntaria y solidaria con los estudiantes detenidos de la histórica Generación del 28 en la dictadura del general Juan Vicente Gómez; se afinca su participación en la caída del régimen dictatorial del general Marcos Pérez Jiménez, hasta su vanguardia de activismo y movilización que desembocó en la primera derrota electoral del régimen el 2 de diciembre de 2.007, ante la propuesta de la reforma constitucional del Teniente Coronel Hugo Chávez.
Ante tres gobiernos duros de orientación militarista y de vocación dictatorial, los jóvenes estudiantes han planteado propuestas originales que han tenido resultados más allá de lo convencional.
Los estudiantes han tenido un protagonismo indiscutible en estos últimos tiempos. La caída electoral del 2 de diciembre de 2.007 fue una consecuencia de las movilizaciones que se iniciaron después del 27 de mayo de ese año, inmediatamente del cierre de Radio Caracas Televisión. Los jóvenes calentaron la calle y eso arrinconó al régimen, que en un acto desesperado trató de tapar el error del cierre del canal con la llamada a un referendo.
La campaña electoral de esa ocasión fue de Hugo Chávez contra los jóvenes estudiantes. Al final, la “victoria de mierda” reconocida contra su voluntad, ratificaba los lauros para el liderazgo estudiantil de esa ocasión.
Una de las enseñanzas de esa oportunidad, fue el carácter no lineal, que se impone en la actual confrontación política. La estrategia de la aproximación indirecta de Lidell Hart, en la aplicación de la fuerza social actual, para generar un rendimiento político distinto a los resultados generados en una confrontación directa, propone un cambio en el diseño de las líneas políticas y el actual diseño estratégico para enfrentar al régimen de la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI.
Mientras se siga aplicando el modelo lineal para hacer oposición a Hugo Chávez y su régimen, la ventaja la llevara el gobierno. Hay que rescatar la iniciativa y la libertad de acción. Para ello debemos establecer propuestas novedosas que desconcierten al régimen, tareas originales que generen desbarajuste y confusión dentro de sus filas; pero que además permitan transferir la reacción a las filas rojas rojitas. Hasta el momento ellos han tenido el monopolio de la acción.
El gobierno ha demostrado en 12 años de ejercicio, su incompetencia para gerenciar las crisis que ha tenido. La ineptitud para el enfrentamiento de contingencias siempre lo agarra de sorpresa. Eso que llaman las eventualidades de los planes, que militarmente se llaman apreciaciones de la situación de conducción, se ha determinado que no es el fuerte de los responsables de las decisiones.
Conscientes como estamos todos los venezolanos, del camino trajinado por la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI; de la mano de su líder el Teniente Coronel Hugo Chávez la Venezuela del futuro ha hipotecado el legado que se le ha de transferir a las generaciones de relevo. Más allá de la republica, del gobierno y del estado venezolano, es la unidad de la nación lo que está en juego. En consecuencia es el momento de hacer grandes sacrificios asumiendo grandes riesgos.
Una primera propuesta no lineal que pudiera generar algún embrollo en los planes del gobierno, es el regreso inmediato y espontaneo de todos los exiliados políticos. Sobre todo de quienes tienen la responsabilidad de ser calificados como líderes en cada uno de sus orígenes.
Manuel Rosales y Carlos Ortega deben formar parte de ese retorno, es uno de los líderes importantes de un partido político. Nelson Mezerhane, Eligio Cedeño y Guillermo Zuloaga son líderes empresariales y se convirtieron en una referencia dentro del país, en la actual coyuntura. Los generales Enrique Medina Gómez, Néstor González González, Pedro Pereira, el Vicealmirante Héctor Ramírez Pérez, el Contralmirante Daniel Comisso Urdaneta y otros militares exiliados deberían regresar al país y enfrentar la cárcel abiertamente. Nixon Moreno y Oscar Pérez también deberían sumarse a esa repatriación espontánea. Patricia y Rafael Poleo, y Orlando Urdaneta son imprescindibles en una iniciativa de esta naturaleza. En general, todos los exiliados deberían de regresar al país en este momento.
Pero además, la cabeza visible de esta vuelta a la patria de estos líderes, cada uno en su área, debería encabezarla Pedro Carmona Estanga. Sería una excelente vía de retomar los cauces de su liderazgo del año 2.002 y reencontrarse con la venezolanidad con la que está en deuda desde los días de abril.
La llegada de nuestros exiliados sería una excelente manera de solidarizarse estos líderes con nuestros presos políticos, pero además es el reencuentro con los 28 millones de venezolanos presos entre Castillete, Punta Playa, Isla de Aves y la Catarata de Huá.
¿Es un riesgo? Los riesgos son inherentes al ejercicio de liderazgo.
¿Es una temeridad? Más que eso, es una iniciativa no lineal. Cuando estos líderes se dejen caer por el país, puede ser que su caída genere otra caída.
¿Es una propuesta ingenua?... ¡Puede ser! Lo fueron también en 1.928 la solidaridad de los 214 jóvenes que se fueron a entregar a los carceleros del General Juan Vicente Gómez en las puertas de La Rotunda, así como lo fueron los capitanes de abril en la Revolución de los claveles de Portugal en 1.974.
¡Peor es no hacer nada!
 ANTONIO GUEVARA FERNANDEZ  

viernes, 17 de diciembre de 2010

PIRATAS, CORSARIOS, BUCANEROS Y FILIBUSTEROS //Por: Antonio Guevara Fernández

bandera_pirata

PIRATAS, CORSARIOS, BUCANEROS Y FILIBUSTEROS


“Con diez cañones por banda,
viento en popa a toda vela,
no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín:
bajel pirata que llaman
por su bravura el Temido,
en todo mar conocido
del uno al otro confín.”
(José de Espronceda. Poesías. 1840. La canción del pirata)

 
miércoles 15 de diciembre de 2010
La canción del pirata», poema escrito por José de Espronceda y publicado en Poesías (1840) exalta a un pirata como ejemplo de personalidad original, que vive al margen de la sociedad, despreciando las convenciones y los bienes materiales; y levantando la bandera de su máximo ideal: La libertad.

Hacia la libertad es que navegamos en este momento la mayoría de los venezolanos, sorteando todo género de ataques a los navíos de la unidad y la paz; y esperanzados de llegar a buen puerto con la carga del futuro en las bodegas de la democracia y la libertad.

La travesía opondrá el mismo vandalismo oportunista de corsarios que facilitaron irresponsablemente el arribo del gobierno del pirata rojo rojito. Mientras la bandera negra con las dos tibias cruzadas y la calavera, símbolo del atraso al que nos empuja la revolución, se levante irreflexivamente desde ambos bandos políticos, estaremos destinados a continuar bajo el sable de Hugo, rey de los mares, entre ellos el de la felicidad.

¿Son honestos, serios y responsables los militares venezolanos? ¡Por supuesto…lo son en la misma intensidad que lo son ingenieros, curas, arquitectos, periodistas, abogados, médicos, internacionalistas, contadores, maestros y todo tipo de profesiones venezolanas.

¿Es inherente la planificación y la gerencia a los militares? Lo son en el mismo grado en que lo son para todos los profesionales venezolanos.

La gerencia nació en un vivac de la guerra, creció con los procedimientos del estado mayor y dio referencias para que más tarde, la gerencia pública se hiciera una especialidad abierta para todos.

Usted apareja los procedimientos de la gerencia a la secuencia de las acciones del comandante y su estado mayor y los puede resumir elementalmente para ambos en; problema, análisis, formas de acción, comparación de las formas de acción, conclusiones, recomendación, decisión.

¿Qué estudia un militar en la Academia Militar y en general en todos los institutos de formación profesional? La ciencia y el arte de la guerra. Eso debe entrañar plomo y técnicas de matar. Hasta eso se gerencia para hacer más eficiente los resultados de la guerra.

La improvisación no es exclusiva del sector militar. Los piratas que egresaron del sector militar para ir a formar gobierno, lo hicieron en yunta con piratas, corsarios, filibusteros y bucaneros civiles. Eso forma parte de la historia.

Piratas e improvisados existen en todas las profesiones.

La llegada de Hugo Chávez al poder es la máxima exposición de piratería e irresponsabilidad en que han incurrido los venezolanos en doscientos años de vida republicana desde 1810. Ni siquiera las cabriolas parranderas del General Cipriano Castro en los nueve años de la Revolución Liberal Restauradora son comparables a las piruetas bipolares y los brincos oportunistas de doce años de Revolución Bolivariana y Socialismos del siglo XXI.

Estos doce años de rebotes políticos, de giros económicos, volteretas militares y una enorme fractura social, son la acumulación de las ambiciones desmedidas de muchos piratas militares; pero también del oportunismo de una variopinta de corsarios procedentes de otras profesiones, especialmente de filibusteros de ocasión y amparados por las encrucijadas del patrocinio encubierto, refugiados en la práctica política y la experticia de sus profesiones.

Treinta años atrás, bucaneros de la pluma y de la espada, en todos los sectores del país (Políticos, económicos, sociales, culturales, etc. y procedentes de todas las profesiones) le hicieron la cama del poder a Hugo Chávez.

Los piratas militares trataron de hacer el abordaje el 4 de febrero de 1.992; la constitución de 1.961 y sus instituciones reaccionaron a cañonazo limpio e impidieron el asalto al poder, pero mas tarde los corsarios de la política indultaron a los piratas y le abrieron el camino electoral a los pata e`palo de lorito en el hombro.
Eso también es historia.

La insuficiencia de la acumulación de errores de los cuarenta años de la democracia representativa, que podían resolverse política y democráticamente abrieron una brecha en los derroteros de la institucionalidad, para que ciertos sectores de la intelectualidad venezolana de la década de los 80 y parte de los 90, se expidieran la correspondiente patente de corso para capturar y saquear los caminos constitucionales.

Arturo UslarLa democracia de esa oportunidad certificó la actividad corsaria de personalidades de la talla de Arturo Uslar Pietri, Jacinto Convit, Miguel Angel Burelli Rivas, Ernesto Mayz Vallenilla, José Vicente Rangel, Rafael Alfonzo Ravard, Alfredo Boulton y otros integrantes de Los Notables; para que en una famosa carta fechada el 10 de agosto de 1.990 se abordara a la larga el buque de la Constitución de 1.961. Todo era cuestión de tiempo y de viento.
La misiva en cuestión señalaba al final, después de valorar algunas interioridades del funcionamiento irregular del estado en el encrespado mar de la crisis, lo siguiente:

“Esperamos que esta gestión de buena voluntad pueda contribuir a señalar vías de solución a la grave situación nacional y que ofrezca a todos los venezolanos formas prácticas y realizables para responder razonablemente a las amenazas que se acumulan contra la democracia venezolana, que nuestro pueblo ni quiere, ni debe, ni puede dejar perder.”

Mientras la inteligencia venezolana agrupada notablemente, llamaba al alerta y sugería entrar en zafarrancho de combate, “las formas practicas y realizables para responder razonablemente a las amenazas” ya se habían constituido en movimiento de tanques Dragoon, reuniones de militares con políticos, empresarios, ingenieros, periodistas, médicos, abogados, internacionalistas y conspiradores profesionales.

Se intrigaba de manera encubierta contra la democracia que públicamente se decía defender para que otro grupo de venezolanos dentro de los cuarteles, se articulara política y arteramente bajo el beneficio de la ignorancia, la cobardía, el oportunismo, la ineptitud y hasta la ingenuidad de los altos mandos de la época. Eso también es historia.

rafael_alfonso_ravardLa historia de Los Notables, militares que todo el mundo conoce en el medio castrense de los años 80 y 90 fue pública y notoria. Pudiéramos incluso darle connotación de hecho comunicacional sobre la base de las actividades que permearon hacia los medios de comunicación, por virtud de sus enfrentamientos por el poder. Dentro de ellos, algunos fueron piratas, otros corsarios, algunos filibusteros y muy pocos ejercieron de bucaneros.

Para las calificaciones de piratas, corsarios, filibusteros y bucaneros solo hay que revisar quienes tienen vara alta en el régimen en eso que llaman el Estado Mayor Presidencial y asociarlos; quienes ocuparon cargos de significación dentro del régimen desde 1.998 y quienes habiendo ocupado cargos, aun ejercen alguna significación dentro del sector opositor al régimen.

La diferencia entre el pirata y el corsario es el carácter. Mientras aquel ejerce una práctica de saqueo organizado o bandolerismo marítimo de una manera unilateral y autónoma, probablemente tan antigua como la navegación misma; este lo hacia en virtud del permiso concedido por un gobierno en una carta de marca o patente de corso. Con eso capturaban y saqueaban el tráfico mercante de las naciones enemigas de ese gobierno.
Los Notables militares piratearon la erosión del gobierno constitucional de la época y saquearon la Constitución Nacional; mientras que los corsarios agrupados en la inteligencia venezolana de Los Notables de la carta de 1.990 abordaron la institucionalidad vigente. De allí al golpe de estado del 4 de febrero de 1.992 solo medió levantar la enseña negra de las tibias cruzadas y la calavera.

Pero hay más. La confluencia de venezolanos, orientados a erosionar las instituciones democráticas para acabar con todo rasgo del poder de la democracia iniciada a partir de 1.958, dejó de lado todo género de escrúpulos. El tiempo se ha encargado de confirmar unas alianzas políticas que se establecieron maquiavélicamente.

Precisamente, cada crisis de aquella ocasión lo que hizo fue desnudar con mayor amplitud, la piratería política de la coyuntura; tan igual a como se ha venido evidenciando en esta grave crisis política de los últimos doce años.

Repetimos, la simplificación de las acciones del estado mayor y la gerencia son para arribar a la mejor decisión. Desafortunadamente las decisiones en la mayoría de los casos no han sido las más viables. Veamos algunos ejemplos.

La decisión de no investigar a profundidad el caso de la salida de los tanques Dragoon el 26 de octubre de 1.988 desde Fuerte Tiuna al Ministerio del Interior ¿Fue un acto de piratería militar o una razonada decisión política civil?

La permanencia de Hugo Chávez en las filas militares, después de tantas reuniones conspirativas y expedientes instruidos durante la década de los 80 e inicios de los 90 ¿Fue una planificada gerencia de la crisis por factores militares o una deliberada piratería de los políticos de la época?

El 4 de febrero de 1.992, especialmente la fase antes de la crisis y la etapa durante el desarrollo del golpe de estado en los errores del proceso de toma decisiones ¿son consecuencia de la piratería militar de los altos mandos de la época o del filibusterismo político responsable?

¿Qué calificación puede atribuírsele al entonces senador Rafael Caldera en su famoso discurso del 4 de febrero de 1.992 en el Congreso Nacional? Húmedas como estaban las calles de Caracas, con la sangre de venezolanos inocentes que cayeron bajo las balas de los militares felones de aquella ocasión y en plena gerencia de la crisis, el ex presidente en lugar de defender la democracia, justificó el golpe.

La patente de corso que le expidió la misma democracia que contribuyo a establecer, la constitución de 1.961 que refrendó y su condición de senador, le sirvieron para justificar el golpe de estado, bajo el argumento del hambre. El mismo, por cierto, que uso el Teniente Coronel Chávez en su condición de presidente el 2 de febrero de 1.999, para justificar que un venezolano robara.

La decisión de sobreseer a muchos de los involucrados en el golpe del 4 de febrero de 1.992 y su reincorporación a las filas militares ¿fue acertada en el tiempo? Esta variable se ha encargado de confirmar que fue un error. Esa piratería es atribuible ¿a quién?

Caldera-Chavez¿Qué calificación puede atribuírsele al entonces Presidente de la Republica Rafael Caldera en su famoso sobreseimiento del mes de marzo de 1.994 mediante el cual Hugo Chávez salía de la cárcel? ¿Fue una piratería esta decisión? ¿Un acto de gobierno bajo la patente de corso del Comandante en Jefe, para que Hugo Chávez asaltara la Presidencia de la Republica por la vía electoral el 6 de diciembre de 1.998?

Las opiniones de todos los sectores en aquella oportunidad fueron favorables al sobreseimiento de Hugo Chávez y validaron una decisión que otra vez el tiempo se encargo de colocarle la bandera de las tibias cruzadas y certificar que el pueblo en algunas ocasiones no tiene la razón.

Pero además, cuantos venezolanos ayudaron abiertamente después del resultado electoral del 6 de diciembre de 1.998, para que la piratería asaltara la republica y desmontara el estado de derecho amparado en la Constitución de 1.961 ¿Quién le dio luz verde al proceso constituyente de 1.999? Destacados constitucionalistas de tronío, brillantes abogados, enjundiosos periodistas, refulgentes bi, tri y tetra borlados de ilustres universidades y de distintas profesiones se encargaron de argumentar las decisiones de aquella oportunidad y de abrirle el camino de la dictadura constitucional a Hugo Chávez.

Así como estas decisiones anteriores, hay una variopinta de errores que no son exclusividad del sector militar, los cuales han permitido el oxigeno político al régimen de la Revolución Bolivariana y del Socialismo del siglo XXI.

La decisión conclusiva y terminal que pondrá el sello final a esta coyuntura política corresponderá a todos, pero aunque a muchos duela sea cual fuere el camino (electoral o constitucional), el fiel de la balanza estará en el peso de las decisiones institucionales de la Fuerza Armada Nacional.

Por eso es que, ojo, hay que tener mucho cuidado cuando se generaliza en atribuirle el poder y el ejercicio del Teniente Coronel Presidente a los militares; estos simplemente prestaron el origen profesional, su ignorancia en algunas ocasiones, la cobardía en muchas, la ineptitud y la ingenuidad en las mas de las oportunidades. Simplemente fueron el medio para los fines de otros, que no son precisamente los piratas militares.

Los piratas militares del 4 de febrero de 1.992 son ahora los corsarios de la 5ta Republica, con la licencia para gobernar y ejercer obscenamente en la nomenclatura roja rojita, pero la patente se la expidieron los mandos civiles en aquella oportunidad. Eso es más que historia.

Mientras eso ocurre, hay mucho venezolano comiéndose su carne al bucán, esperando su oportunidad de buen viento y buena mar. 
 
Antonio Guevara Fernández

martes, 16 de febrero de 2010

EL GENERAL MATA // Por: Antonio Guevara



EL GENERAL MATA
Por: Antonio Guevara
En mi época de actividad releí en diversas oportunidades por exigencias académicas el FM 100-5 (Operations) del US Army. Recuerdo aún entre tantas concepciones doctrinarias que se desprendían de los desarrollos de los contenidos insertos en los niveles de la estrategia militar, una precisión temática que ha persistido en la ciencia y el arte militar a través de la historia; los generales concentran, los coroneles despliegan y los capitanes maniobran.
Allí, en esa sentencia juiciosa esta el resumen de la tradición estratégica, operativa y táctica de la guerra en sus interioridades; sobre todo en ese proceso técnico de producir decisiones antes, durante y después de las acciones de combate, que se llama la Secuencia de las Acciones del Comandante y su Estado Mayor. La forma de arribar a recomendaciones en el staff y de decidir en los jefes militares, es la consecuencia de una técnica que se aprende desde el mismo inicio en las escuelas de formación profesional, que se va puliendo en las escuelas de capacitación y que se termina de refinar en las Escuelas de Comando y Estado Mayor.
A lo largo de la carrera militar, el profesional de las armas se forma, se capacita y se especializa en toma de decisiones. Al final de la misma el profesional militar es un científico y un artista en eso de decidir bajo incertidumbres, riesgos y presiones donde la apuesta es la vida de un pelotón, de una compañía, de un batallón, de una brigada, de una división, de un ejército o de una nación.
Así es el deber ser que se tiene de cómo se manejan las fuerzas armadas de cualquier país serio y medianamente organizado en la concepción de la defensa y la seguridad, bajo criterios lineales, convencionales y atenidos a reglas. Nada de esas zarandajas de Guerra de Cuarta Generación o Asimétrica propia de fanáticos, sorbidos en el seso por la inducción política catalizada por la ignorancia o el culto a la personalidad de un mesías de tornillo flojo e intestinos nerviosos.
Era ese concepto bien resumido, el resultado de las experiencias de dos guerras mundiales, cualquier cantidad de conflictos de mediana y baja intensidad; y la participación activa en misiones de carácter humanitario. Nada de terrorismo  generalizado y abierto como el que se mercadea desde la Guerra de Cuarta Generación o asimétrica como se quiere vender desde la Revolución Bolivariana y el Socialismo del siglo XXI; que no es más que la inexperiencia y la incapacidad para organizar, equipar y adiestrar una institución armada con apresto para enfrentar sus amenazas en la esfera del desenvolvimiento geopolítico y geoestratégico de cualquier nación.
Los capitanes maniobran.
Los jefes directos de las tropas son este nivel de la jerarquía castrense.  En estos grados se concentra la responsabilidad logística más directa entre el combatiente y sus jefes. Las actividades de abastecimiento como la comida, el agua, las municiones, el armamento individual y colectivo, los uniformes, la atención sanitaria, la recreación, los permisos, los castigos, la seguridad, etc. son el resultado de una vinculación estrecha entre el capitán, los tenientes comandantes de pelotón y los soldados combatientes.
Eso activa una relación de confianza entre el soldado y su jefe directo, como producto del día a día.
La actividad de moverse en el terreno con la cobertura del fuego de las armas y colectivas bajo su control, para llegar hasta la conquista de un objetivo previamente definido en su proceso de planificación, sin la necesidad de una plana mayor formal, sujeto a la ciencia de su conocimiento de capitán y al limitado arte de su experiencia militar; hace de este grado militar, un poder amplio dentro de la estructura militar.
Confinada esta potencia por la restricción política de la jerarquía, los capitanes dedican toda la prioridad de sus esfuerzos institucionales al cumplimiento de su misión y al bienestar de sus soldados. Los capitanes son los dueños de la tropa, en la institución armada; ergo la institución se inclinará hacia donde se incline la maniobra de los capitanes. Esa es una verdad irrebatible. Si a un capitán, se le confiere inducción política e ideológica de una coyuntura; el poder político de las fuerzas armadas no residirá en la decisión de los generales y almirantes, este orbitará en las decisiones de los comandantes de compañía y derivará hacia la maniobra de sus capitanes. El soldado obedece directamente a su capitán.
Los coroneles despliegan.
El despliegue es un concepto más administrativo dentro de la ejecución de los planes militares. Las unidades se desplazan desde las áreas de concentración previamente determinadas y aguardan las condiciones indicadas para la activación de los planes y pasan directamente a la fase operativa desde donde maniobran, es decir, se mueven y disparan.
Realmente en este nivel entran también los tenientes coroneles en la experiencia venezolana. El Comandante de una unidad táctica y sus equivalencias dentro de los otros componentes, es el producto de un proceso de formación como miembro de un estado mayor o simplemente jefe de una unidad, en la cual sus decisiones van acompañadas del resultado de otro proceso que se llama Apreciaciones de Estado Mayor que resultan al final en conclusiones o recomendaciones que le abren un camino expedito para llegar a decisiones viables en su comando.
Ese camino se transita a través de una cadena de procesos de pensamiento, de actividades, de coordinaciones que se llama la Secuencia de las Acciones del Comandante y su Estado Mayor. Al final, el resultado es una decisión, unas acciones y unas órdenes. Estas para llegar hasta el último soldado, deben pasar por el capitán. Así funciona la línea de mando dentro de una organización militar y así se garantiza, ese valor fundamental que es parte de eso que se aprende en el libro deTáctica General, como principio de la guerra; la Unidad de Mando.
Quiebre usted la unidad en el mando, en cualquier organización militar y tendrá garantizada la victoria.
Un coronel mueve administrativamente sus unidades concentradas y las despliega  en un área geográfica determinada pero no puede maniobrarlas directamente, sin el concurso y consentimiento institucional de sus capitanes. Esto se logra a través de la autorictas, que es el resultado de la jurisdicción moral y ascendencia personal y profesional sobre los subordinados.
La sorpresa en el campo de batalla se logra desplegando las unidades sin que el enemigo logre detectar estos movimientos; de allí a la maniobra, la variable tiempo cronológico es un factor fundamental. De la misma manera impedir el despliegue de las unidades enemigas es la meta fundamental de toda planificación, antes del inicio de las operaciones.
Una decisión, en una situación de conducción de las operaciones, baja acompañada de acciones y ordenes; desde el coronel o teniente coronel comandante de la unidad directamente al capitán comandante de la compañía y hasta allí reside la posibilidad de que esta se convierta en un grito que no tiene ningún tipo de eco o una maniobra que genere fuego de las armas individuales y colectivas de la compañía y movimiento para controlar y conquistar objetivos militares.
En todo caso, el largo camino que sigue una decisión, unas acciones y unas ordenes desde el Coronel comandante de una unidad hasta el soldado que va a apretar el disparador que va a desarrollar la violencia oficial de la institución armada, es una empinada galería que pasa por la aprobación del comandante de la unidad fundamental. El capitán sigue teniendo la sartén asida por el mango.
Los generales concentran.
Un general es eso…un general. Un profesional de las armas que abarcará mucho profesionalmente en la medida que la generalidad institucional bajo su comando, asuma su autoridad moral y sus referentes personales; como algo propio. Esa magistratura se adquiere con el respeto ganado en las ejecutorias de su trayectoria profesional.
La docencia es un excelente campo de batalla en unas fuerzas armadas signadas por una vida institucional en paz y ajenas a todo desenvolvimiento político aguas adentro de sus cuarteles, los cargos de comando también son referentes obligados para ir atesorando autorictas hacia los subordinados, los iguales y superiores. El comportamiento personal, sus hábitos familiares y amistosos forman parte del patrimonio profesional que adorna a un general. Ese capital honorable va tejiendo una fortaleza de integridad que identifica al general con la institución y a la institución con sus integrantes; y a sus integrantes con el modelo que se exterioriza en ese general. Esa es la autorictas
Pero además, eso debe permear hacia los otros ámbitos de la vida nacional. Un alto oficial sin alguna opinión o concepto hacia la cultura, la economía, la sociedad en todo su desenvolvimiento, la política, la historia nacional y universal, las relaciones internacionales y el comportamiento planetario es una engañifa profesional y una nulidad corporativa; el general debe manejarse en un ambiente amplio y diverso que le dé nociones para las decisiones de naturaleza militar que van a tener una incidencia nacional, internacional o planetaria.
Cosas de la globalización o mundialización, pero en este momento del manejo de la información en tiempo real, una alta jerarquía militar que desconozca el manejo de las Tecnologías de Información de Comunicaciones (TIC) o tiene un pensamiento y un accionar decimonónico; o se hace el ignorante para medrar políticamente, es una calamidad profesional y un tonto útil al servicio de oscuros intereses. Para el caso que nos ocupa, todos los ejemplos son aplicables.
En todo caso el punto es que en la medida que un general tenga autoridad moral, concentrará unidades, decidirá hacia los coroneles para que estos las desplieguen; pero las maniobras, eso de disparar y moverse, siempre dependerán de los capitanes. Si el camino desde los coroneles era largo y tortuoso hasta los capitanes, más laberintico es cuando las decisiones, las acciones y las órdenes parten desde los generales.
Si hay autoridad moral, en los jefes militares, el camino de las decisiones, es más estrecho y hay tanta contigüidad e identificación con el modelo que se proyecta desde las altas jerarquías de los oficiales; que los capitanes deducen, asumen e interpretan en el modelo que se exterioriza desde los generales.
¿Qué concentran los generales y almirantes en este momento?
En primer lugar un poder militar limitado que se desenvuelve en los ámbitos que le permite el G-2 cubano y la Sala Situacional de Miraflores; luego la riqueza desmedida producto de corruptelas en la administración pública y por último el cúmulo de desprestigio con el que arrastran a una institución armada que aun se resiste a dejarse empujar por el abismo de la ineficiencia corporativa y el incumplimiento de sus misiones constitucionales.
Pero además concentrarán las responsabilidades de permitir la división de la unidad nacional, la politización extrema de la Fuerza Armada Nacional, la invasión abierta y grosera de una nación extranjera a la soberanía nacional, el uso de la violencia oficial del estado a través de la Guardia Nacional de Venezuela para reprimir y hostigar a venezolanos, la lenidad en el combate a las bandas armadas alentadas por el gobierno y a la guerrilla extranjera, la permisividad en el trafico de drogas; todo eso formará parte de la concentración de las responsabilidades de los generales y almirantes de la actual Fuerza Armada Nacional en una etapa post régimen de la Revolución Bolivariana y Socialismo del siglo XXI.
En algún momento, tal cuál como se deriva del patético discurso pronunciado por el General en Jefe Carlos José Mata Figueroa, Ministro del Poder Popular para la Defensa, durante su juramentación fantochesca y circense del 4 de febrero de 2.010; el sector fanatizado en la institución armada, hará armas a la Sociedad Civilpara defender la revolución.
Eso tiene una alta probabilidad de ocurrencia con un gobierno que perdió su ganchocon el pueblo hace mucho tiempo y se aferra a la desvergüenza de permanecer hasta el 2.030 en el poder; para ello disponen de las bandas armadas urbanas y rurales, los milicianos infiltrados dentro de la FAN, el grupo de cubanos desplegados en todo el país y la permisividad desvergonzada y malinchista de muchos como Mata.
Yo estoy seguro que las decisiones que bajarán desde el general Mata hasta loscapitanes seguirán el serpentino y enmarañado camino descrito anteriormente y descargaran en los capitanes; los responsables de maniobrares decir disparar y moverse; la decisión de ser genocidas y perseguidos por el Tribunal Penal Internacional (TPI).
En ausencia de moral, de referentes profesionales, académicos y operativos; y con la carga de una gran dosis política en el origen de una decisión impúdica, unas acciones deshonestas y unas órdenes indignas, los capitanes no matarán y dejarán esa responsabilidad en el general Mata.
Probablemente, la historia recogerá; si se activa ese escenario y las bandas armadas estimuladas por el régimen accionan hacia los venezolanos, que el régimen se vaya por el estercolero de la historia, los generales concentrarán toda la responsabilidad y al final el veredicto será irrefutable…! El  general mata!

Caracas, 13 de febrero de 2.010

XXXXXXXXXXXXXXXXXXXX 
Leer mas articulos del autor en el Blog RINDIENDO CUENTAS  
__._,_

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias

LA FRANQUICIA CUBANA. Una dictadura científica. Por: Eduardo E. Hurtado. ¿Lo que pasa en Venezuela y en Latinoamérica, está preparado? LIBRO. POLITICA. MILITAR. VENEZUELA.

EX MILITAR CUENTA EN UN LIBRO EL POR QUÉ EN VENEZUELA SE VIVE UNA “DICTADURA CIENTÍFICA” 6 meses ago  Hernan Porras Molina   8 m...