Mostrando entradas con la etiqueta CEV. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CEV. Mostrar todas las entradas

miércoles, 31 de enero de 2018

COMUNICADO de la Conferencia Episcopal Venezolana ANTE LA CONVOCATORIA A ELECCIONES PRESIDENCIALES ADELANTADAS. @CEVmedios


ANTE LA CONVOCATORIA A ELECCIONES PRESIDENCIALES ADELANTADAS.

1.- Ante la decisión de la Asamblea Nacional Constituyente -ANC-, y su "imposición" al Consejo Nacional Electoral -CNE- de realizar elecciones presidenciales adelantadas para el primer cuatrimestre del año 2018, en comunión con nuestros hermanos Obispos de Venezuela, llamamos a la comunidad nacional a reflexionar serena y seriamente sobre lo que ello significa.

2.- En primer lugar, ratificamos lo dicho en la Exhortación Pastoral "Dios consolará a su Pueblo", del pasado 12 de enero 2018: "La Asamblea Nacional Constituyente es inconstitucional e ilegítima en su origen y en su desempeño. En vez de limitarse a redactar una nueva Constitución pretende erigirse en un supra poder con funciones ejecutivas y judiciales" (n.4). Demostración de esto es el mandato dado al CNE por parte de la ANC para que convoque elecciones presidenciales adelantadas, contraviniendo el marco legal vigente.

3.-En segundo lugar, estamos ante un hecho de extralimitación y desnaturalización de las funciones de la ANC. Tenemos una Constitución Nacional y unas leyes que estipulan claramente el procedimiento de las elecciones. Sencillamente, se desconocen y omiten estas disposiciones, para legislar según los intereses propios del poder.

4.- En tercer lugar, es, además, un despropósito ético y humano, un verdadero crimen que clama al cielo, que en medio de una situación de penuria, hambre, parálisis de servicios, muerte y colapso nacional, se privilegie un espectáculo de distracción y alienación, en condiciones desiguales, contra todo sentido de equidad y servicio a la población. En Democracia la primera responsabilidad de todo gobernante es atender las necesidades básicas de la gente, que por desgracia hoy está obligada a pasar hambre, a no contar con los servicios mínimos indispensables para la vida, en ocasiones hasta morir, y en otras, a emigrar ante la necesidad de sobrevivir.

5.- Debemos recordar lo que dice la Constitución Nacional: "La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo..." (Art. 5), por tanto, es el pueblo el que debe asumir "su vocación de ser sujeto social con sus capacidades de realizar iniciativas como, por ejemplo, que la sociedad civil lleve adelante una consulta para señalar el rumbo que quiere dar a la nación como prevé nuestra Carta Magna (Cfr. Art. 71)" (n.6). Es el propio pueblo, y no una instancia espúrea el que sitúe las cosas en su justo lugar.

6.- Para ello se necesitan instituciones del Estado que respeten la voluntad del pueblo. El CNE es la institución llamada a velar por las garantías electorales de los ciudadanos, de ahí la necesidad de su reestructuración para que "cumpla con la imparcialidad que le pide la Constitución vigente. Solo así actuará con transparencia y equidad en sus funciones y garantizará el respeto a las decisiones del pueblo" (n.7). Aunado a esto debemos recordar que si realmente vivimos en democracia, la institución electoral –CNE- debe mantener su autonomía y servir al pueblo elector.

7.- La dirigencia política debe asumir responsablemente la difícil y real situación: la comunidad internacional ha declarado abiertamente su convicción de que la actuación del gobierno es inaceptable. La dirigencia de los partidos políticos ha sido en muchas circunstancias deficiente e incoherente. Deben abrirse a buscar un consenso con los diferentes sectores de la sociedad, pues una condición imprescindible es el reconocerse y lograr una unidad política que va mucho más allá de las alianzas electorales.

8.- La situación y el momento que estamos padeciendo los Venezolanos ante esta crisis global, "requiere de una gran dosis de esperanza junto a acciones concretas que contribuyan a mejorar las condiciones de vida, a dignificar a las personas, y a fortalecer a las familias y comunidades a las que pertenecemos" (n. 9). En ello estamos dispuestos a colaborar para que encontremos el rumbo de una Venezuela fraterna y de todos. "Lo positivo y lo eficaz es el compromiso, la esperanza y la solidaridad. ¡Despierta y reacciona, es el momento!, lema de la segunda visita de san Juan Pablo II a Venezuela (1996), resuena en esta hora aciaga de la vida nacional. Despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder" (n. 8).

Que el Espíritu nos ilumine y nos dé fuerzas para servir a nuestro pueblo.

Con nuestra bendición.

29 de enero de 2018

+José Luis Azuaje Ayala
Obispo de Barinas
Presidente de la CEV

+Mario Moronta Rodríguez
Obispo de San Cristóbal
1° Vicepresidente de la CEV

+Raúl Biord Castillo
Obispo de La Guaira
2° Vicepresidente de la CEV

+José Trinidad Fernández Angulo
Obispo Auxiliar de Caracas
Secretario General de la CEV

+Jorge Cardenal Uorsa S.
Arzobispo de Caracas
Presidente honorario de la CEV

+Baltazar Cardenal Porras C.
Arzobispo de Mérida
Presidente honorario de la CEV




REMISIÓN: Vicente Narvaez Churion





viernes, 29 de abril de 2016

COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA ANTE LA GRAVÍSIMA SITUACIÓN DEL PAIS




COMUNICADO DE LA PRESIDENCIA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL VENEZOLANA ANTE LA GRAVÍSIMA SITUACIÓN DEL PAIS


1. Mediante un discernimiento espiritual, a la luz de la Palabra de Dios, los Obispos de Venezuela hemos orado y reflexionado acerca de la situación actual de nuestro país. Hacemos nuestras las angustias de nuestro pueblo del cual somos servidores. Nunca antes habíamos sufrido los venezolanos la extrema carencia de bienes y productos básicos para la alimentación y la salud, junto con otros males como el recrudecimiento de la delincuencia asesina e inhumana, el racionamiento inestable de la luz y el agua y la profunda corrupción en todos los niveles del Gobierno y la sociedad. La ideologización y el pragmatismo manipulador agudizan esta situación. Fruto del mencionado discernimiento son las ideas que ahora presentamos a la consideración de todos los ciudadanos de Venezuela.

2. En más de una ocasión, Jesús el Señor, manifestó su solidaridad con las personas sufrientes y que sentían alguna necesidad. Incluso llegó a sentir compasión ante aquella multitud que le había seguido para escuchar su mensaje. Fue cuando les pidió a sus discípulos que le dieran de comer a todos. El mismo Señor manifestó su solidaridad con ellos al multiplicar los panes y dar de comer a todos hasta la saciedad. Gesto de amor y de misericordia. (cf. Mt 14,14).  Este hecho relatado por los evangelistas nos ilumina a todos nosotros miembros de la Iglesia para poder atender a quienes en nuestro país están sufriendo por las graves carencias de alimentos y medicinas, la violencia y la inseguridad. En este Año jubilar de la Misericordia, los pastores de la Iglesia en Venezuela queremos manifestar nuestra cercanía y acompañamiento a todos, y así motivar a los creyentes discípulos de Jesús a que reafirmen con gestos concretos la solidaridad entre todos como hermanos. A pesar de lo dramático de la situación, nuestro pueblo ha vivido con gran dignidad e incluso con respuestas alternativas de solidaridad. Estas nobles actitudes constituyen signos de esperanza. ¡El pueblo nos evangeliza!. ¡Sentimos "el gusto de ser pueblo"! (Cf Francisco, La alegría del Evangelio").

3. Queremos alertar al pueblo!  Que no se deje manipular por quienes le ofrezcan un cambio de situación por medio de la violencia social.  Pero tampoco por quienes le exhortan a la resignación ni por quienes le obligan con amenazas al silencio. ¡No nos dejemos vencer por las tentaciones!  No caigamos en el miedo paralizante y la desesperanza, como si nuestro presente no tuviera futuro. La violencia, la resignación y la desesperanza son graves peligros para la democracia. Nunca debemos ser ciudadanos pasivos y conformistas, sino sujetos conscientes de nuestra propia y calamitosa realidad; sujetos pacíficos, pero activos y, en consecuencia, actuar como protagonistas de las transformaciones de nuestra historia y nuestra cultura.  ¡El Evangelio nos reclama eficacia!. Hacemos un llamado a todos los poderes públicos, en los diversos ámbitos de sus respectivas competencias, a que escuchen con respeto la voz del pueblo, las diversas expresiones de sus múltiples necesidades y sus justos reclamos.

4. También queremos hacer un llamado de atención a todos los que se aprovechan de la situación de escasez y carestía por la que atravesamos los venezolanos: a los que se dedican a especular con los precios, asaltando a los ciudadanos con la práctica del llamado "bachaqueo", como a quienes, abusando de su autoridad, exigen pagos que no les corresponden. Tal proceder es moralmente inaceptable y hace evidente la falta de valores éticos en sus vidas. Aprovecharse de la necesidad ajena para lucrarse es un crimen y un pecado mortal a los ojos de Dios, del cual tendrán que dar cuenta en algún momento.

5. Tanto los líderes del oficialismo como los de la oposición deben expresar su seria preocupación por todo el pueblo, sin dejarse llevar por intereses partidistas y particulares.  Es hora de demostrar que se está en una actitud de defensa del bien común y de los verdaderos intereses de cada uno de los ciudadanos de Venezuela.

6. El momento actual conlleva algunas exigencias que hemos de asumir todos a favor del bien común. Los dirigentes políticos, sociales, empresariales, gremiales y religiosos estamos llamados a dar testimonio tangible de responsabilidad y de compromiso de amor a nuestra patria.

7. El Gobierno debe favorecer todas las formas de ayuda a los ciudadanos. Es apremiante la autorización a instituciones privadas del país, como Cáritas y otros programas de diferentes confesiones religiosas, que no nos metemos en la diatriba política, sino que servimos directamente a los más necesitados, para que podamos traer alimentos, medicinas y otros insumos necesarios, provenientes de ayudas nacionales e internacionales, y organizar redes de distribución a fin de satisfacer las urgentes necesidades de la gente.

8. Es indispensable y justo preservar la sana convivencia. Las autoridades han de contribuir, con su discurso y sus acciones, a crear un clima de tranquilidad y paz social. Condenemos, como nos enseña Dios en el quinto mandamiento (Ex 20,13) toda forma de violencia, reñida siempre con el respeto a la vida.  Denunciemos y condenemos los horrorosos "linchamientos", perpetrados en algunas ciudades, signo de la deshumanización en que han caído algunos ciudadanos. Todos los católicos tienen la tarea de fortalecer la solidaridad entre los vecinos y en las comunidades. Este es su primer y principal apostolado. Quienes estén integrados en los Consejos Comunales, tienen un instrumento útil para este propósito. Escuchemos al Papa Francisco: "vivan los conflictos en modo evangélico, volviéndolos ocasión de crecimiento y reconciliación".

9. El respeto a la institucionalidad es un compromiso y una obligación moral irrenunciable. Los Poderes Públicos deben respetarse entre sí y articularse a favor de la nación. Lo contrario, el irrespeto y la permanente confrontación entre ellos, va en detrimento de la posibilidad real de solucionar los problemas que nos afectan a todos. Concretamente, el Poder Ejecutivo y la Asamblea Nacional, a más de respetarse y actuar según su respectiva autonomía, reconociendo el papel que a cada uno le corresponde, están llamados a dar al pueblo ejemplo de "encuentro y diálogo" en favor de la convivencia nacional. En esta misma línea,  deben buscar, de manera conjunta, soluciones, que el pueblo reclama, a  problemas de vital importancia: la recuperación económica general del país, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la falta de electricidad y calidad de los servicios públicos, la violencia y la  inseguridad, la seguridad social de los adultos mayores, el problema de los llamados presos políticos. La Ley de amnistía es un clamor nacional e internacional y una contribución a la distensión social. Desconocer a la Asamblea Nacional es desconocer y pisotear la voluntad de la mayoría del pueblo.

10. Todas las instancias de servicio de la Iglesia, diócesis, parroquias, institutos religiosos, asociaciones y grupos de apostolado, institutos educativos católicos, centros de reflexión, deben iluminar, con la Palabra de Dios y la Doctrina Social de la Iglesia, la situación concreta de cada región. Desde esta perspectiva, es imperativo seguir ofreciendo la acción decidida de la Caritas Nacional, diocesana y parroquial y las diversas acciones de la Pastoral Social. Es necesario "primerear" la caridad. Esta ha sido la lección imperecedera de la historia de la Iglesia. Todas nuestras comunidades eclesiales deben abrir un espacio, de modo que se conviertan en "casas de encuentro y diálogo" para quienes sincera y desinteresadamente buscan construir la paz. Todo esto lo sustentamos en la Palabra de Dios, la eucaristía, la oración y la caridad evangélicas.

11. En medio de las dificultades del presente y las sombras que oscurecen el porvenir, estamos invitados a ver y sentir el "paso" del Señor en medio de nosotros. Descubrirlo nos ayudará a actuar como "Testigos" del Resucitado y edificar en Venezuela el Reino de Dios, de justicia, amor y paz, sabiendo que "si el Señor no construye la casa en vano se cansan los albañiles" (Salmo 126) Para ello contamos con la intercesión de María de Coromoto, quien es Madre que nos acompaña y consuela y "estrella de la evangelización".

Con nuestra afectuosa bendición episcopal.

Caracas, 27 de Abril de 2016
FUENTE: Conferencia Episcopal Venezolana
REMISIÓN: Robert Gilles Redondo. 

martes, 25 de noviembre de 2014

LA CARTA PASTORAL. Por: Robert Gilles Redondo


23 de noviembre de 2014, 20:14
LA CARTA PASTORAL
Por:  Robert Gilles Redondo

Fue el 1 de mayo de 1957 cuando se leyó la contundente Carta Pastoral de Mons. Rafael Arias Blanco, arzobispo de Caracas, donde se le plantó cara a la crisis de los obreros en Venezuela y se dictó cátedra sobre la doctrina social de la Iglesia. Quizá aquel hecho pudo pasar desapercibido, pero nadie podrá objetar que dicho mensaje fue entonces una llamada de conciencia que logró manifestarse el 23 de enero siguiente. El día del despertar, cuando nació la democracia que perdimos en 1999.

Evoco la Carta de Arias Blanco para una vez más solidarizarme con el Episcopado venezolano. La última vez que lo hice le expresé públicamente mi humilde respaldo a S.E.R Cardenal Jorge Urosa, arzobispo de Caracas. Respaldo que él me agradeció con un mensaje en el que me recordaba las posiciones “incómodas” que la Iglesia asumió en el pasado cuando advertían sobre el corte “totalitario” del régimen de Hugo Chávez. Palabras más, palabras menos, hoy esas palabras definen con total claridad el talante del régimen de Nicolás Maduro Moros. Pero más allá de una definición, dicha afirmación se ve en la práctica. No existe en la Venezuela del aquí y ahora la más mínima tolerancia a las opiniones adversas y el Estado, o supuesto Estado, se ha convertido en pleno en una conjura que criminaliza todo tipo de disenso con la destrucción de la patria que seguimos contemplando impávidos.

Los ataques están en el menú cotidiano del verdugo Diosdado Cabello, que indignamente preside la Asamblea Nacional, aunque en la práctica no es más que el más grande frustrado por no haber sido el heredero ungido del fallecido expresidente Hugo Chávez. Pero su frustracón no es común; él trata de demostrar que no es Nicolás Maduro y deja claro que busca convertirse en el impoluto político revolucionario que no acepta de nadie, ni siquiera de sus partidarios, el disenso, los ataques a la patria, la conspiración y muchos menos la corrupción.

En días pasados cargó contra el Arzobispo de Coro y ahora la víctima es Mons. Baltazar Porras, arzobispo metropolitano de Mérida, a quien acusa de conspiración internacional contra Venezuela, como si acaso Venezuela y el chavismo (o como se llame la revolución) son una misma cosa. La criminalización de la opinión opositora es, de hecho y de derecho, un delito de lesa humanidad, este es el punto. Disentir de Nicolás Maduro y compañía no es ni puede seguir siendo un delito. Es la gran mayoría de los venezolanos los que estamos conspirando cuando pedimos medicinas por el Twitter; también conspiran las madres que pasan interminables horas en las colas para comprar alimentos racionados; conspiran los enfermos en los hospitales mientras agonizan porque no hay luz para operarlos o no hay medicina para remediarlos y sobre todo conspira aquel venezolano que al fin ha ido cayendo en cuenta que este país se nos fue de las manos.

El Episcopado venezolano, sigo insistiendo, debe asumir una postura más enérgica que deje claro su unidad y la solidaridad con estos tres prelados que han sido sometidos al escarnio público por la insensatez demencial de Diosdado Cabello, quien deja muy claras sus magras intenciones respecto al país al atacar sin más algo tan simbólico para nuestro país como es la Iglesia.

Urge que los Obispos agrupados en la CEV o bien sea individualmente alcen su voz para orientar a nuestro pueblo que está acéfalo por ese necio comportamiento de la oposición política-partidista que no es capaz de ponerse de acuerdo. La voz del Episcopado en esta hora aciaga e infernal sería la voz que convoque a la unidad de la sociedad civil para que sin más demora podamos acelerar el gran despertar y así vayamos juntos por el camino de la libertad, del progreso, de la paz, del nunca más el odio y de la justicia.

Que hablen los Obispos ante el horror nacional de los actos violentos (físicos y psicológicos) que el régimen le está infligiendo al pueblo para ver si despertamos la empatía moral que nos hace falta y así salir adelante.

Ojala algún Prelado se ciña bien la sotana y el solideo. Nuestra Venezuela reclama con urgencia una Carta Pastoral que nos oriente. Iglesia somos todos, Venezuela somos todos y, a decir, de las redes sociales: con mis Obispos no te metas. Abajo la dictadura. 


Robert Gilles Redondo <robertgillesr@gmail.com>

IMAGEN SUPERIOR: Cortesía de GANTILLANO. 

CARTA PASTORAL DEL ARZOBISPO RAFAEL ARIAS BLANCO – 1957

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias

ALGO MÁS DE CHILE. Por:Humberto Marcano Rodríguez.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS. Opinión. Venezuela. Chile.

17     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez ALGO MÁS   DE CHILE Un   amable   lec...