Mostrando entradas con la etiqueta Paz. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Paz. Mostrar todas las entradas

jueves, 12 de diciembre de 2019

EDUCACIÓN PARA LA PAZ. Por: Enrique Prieto Silva. Opinión. Venezuela.



EDUCACION PARA LA PAZ 
Enrique Prieto Silva.
Miércoles, 11de diciembre de 2019 

Derivada del análisis que hicimos en la tesis: “Una Educación Especial para la Guerra y para la Paz en Venezuela”, nos propusimos utilizar el enfoque que hicimos en ella, para tratar una propuesta educativa orientada a la educación para la paz, entendiendo que en todo caso, el fin que se persigue con la convivencia humana es lograr o mantener la paz, considerando que es la situación normal de toda sociedad inmersa en cualquier sistema de gobierno y con cualquier sistema político que utilice.

Hoy, cuando nos proponíamos enfocar el tema de la educación para la paz, que creemos sea el fin necesario para enfrentar el futuro por venir luego de la transición y del proyecto electoral necesario en la avizorada nueva democracia, leemos el artículo “Educar para la civilidad y el desarrollo” del periodista Juan José Peralta, del cual destacamos aspectos que consideramos importantes y relevantes en esa nueva educación que avizoramos, tales como que: “El populismo es una enfermedad del subdesarrollo... herencia judeo cristiana de los descubridores… El populismo se nutre de la ignorancia de los pueblos… como dijo Simón Bolívar "moral y luces son nuestras primeras necesidades". Y siguen siendo. Educar para la civilidad y el desarrollo. Chávez ha sido el más populista. Y han terminado -los populismos- en feroces dictaduras… No hemos entendido que los militares deben estar en sus cuarteles porque no están formados para gobernar: sólo mandar y obedecer. No saben de diálogos, discusión de ideas, disenso y escuchar al otro. Después de cuarenta años de democracia civil, la gente se enamoró de Chávez y así estamos desde 1999. Los militares enamoran al pueblo con ofertas engañosas que terminan con las instituciones. Cultivan el nepotismo y la corrupción. Los pueblos latinoamericanos tenemos una cultura militarista y en los años 30, 40 y 50 los Estados Unidos apoyaron las dictaduras militares en el continente para prevenir el comunismo y hubo gobiernos de fuerza en casi toda Latinoamérica.”

Y es que concuerda este escrito con nuestra propuesta de “Educación para la Paz”, toda vez que las dos ideas fluyen en un mismo sentido: la ignominia esplendorosa que impuso Chávez, un personaje vil ejemplo del militar y excelso impulsor del antimilitarismo, que por ignorancia, hasta creyó haber logrado el poder por las armas y gobernó con ellas, en contra del sentido de paz que es contrario al belicismo innato en el militar.

Así, cuando abordamos el tema de la educación para la paz, aprovechamos el análisis de las observaciones obtenidas de la práctica programática y participativa, tanto en la planificación como en el ejercicio operativo profesional, para comprobar que en Venezuela, la educación especial necesaria para la emergencia nacional que se origina cuando la paz es alterada o resquebrajada por actos de violencia tanto internos como externos, y que ponen en peligro la estabilidad del sistema de gobierno, el libre ejercicio de los poderes de la República y limita, suspende o elimina el ejercicio ciudadano de sus derechos; adolece de estar desintegrada y no tener una orientación definida hacia la unidad nacional, por cuanto a la fecha, los sistemas educativos son preparados como individualidades específicas y autónomas, sin una orientación sistémica y concurrente, que permitan su integración para actuar in so facto en caso de ocurrir la emergencia natural o nacional, sin alarmas y sin traumas que transmuten los hechos y las acciones en crisis; más grave aún, que la tenue educación existente al respecto, es además de dispersa, fuera de sentido e integración real para dar al ciudadano la seguridad requerida para enfrentar la situación de crisis.

Igualmente, hemos también entendido, que en Venezuela, la educación relativa para lograr y mantener la paz solo se aplica en institutos especializados militares para la seguridad externa y en institutos para la seguridad interna, que se han hecho incompatibles con los conceptos y normas constitucionales, al extremo de crear las situaciones críticas de inseguridad que ha hecho crisis en el país. Tanto más grave es, que no existe la educación especial para la seguridad ciudadana, sino que se han programado actos, algunos absurdos llamados “educación premilitar”, que lo que han hecho es tergiversar la idea de las funciones de los militares, que no son los únicos responsables de la seguridad del Estado y paradójicamente, institucionalmente no tienen competencia en la seguridad ciudadana.

En este sentido, hemos querido resaltar, que imbuidos en el contenido del pensamiento pacifista de las organizaciones internacionales, que involucran como elemento importante y necesario el uso de la educación para lograr su objetivo pacifista, aprovechamos nuestra investigación, para plasmar en el compendio que hoy damos a luz, una versada idea programática sobre el tema y para tal fin, utilizar parte de nuestra obra dedicada a la guerra y a la paz, que veníamos desarrollado, para dedicarle a la educación para la paz, nuestra versión preliminar con un contenido no solo didáctico, sino que sirva a su vez de material bibliográfico de estas disciplinas concomitantes estudiadas desde hace mucho tiempo, pero que la mayoría de las veces se les malentiende o malinterpreta, confundiendo su razón existencial, su vinculación y antagonismo, que es el sustrato de lo que podemos entender y tratar en cualquier estudio que hagamos de ellos.

En lo posible, obviamos conceptos innecesarios para nuestra motivación, pero a medida que nos fluyeron ideas complementarias para el tema, que consideramos inédito, fuimos agregando los necesarios, tratando de no desviar el objetivo que nos planteamos, dejando para los otros compendios de La Guerra por la Paz, el tratamiento más profundo de los componentes aquí tratados; y queremos dejar claro, que en este contexto, desarrollamos nuestra comprensión sobre los idearios ya publicados sobre la educación para la paz, tal como lo enunciamos al comienzo de este artículo, pero no dudamos en entender y exponer como base conceptual de todo este entramado, que lo que nos lleva al análisis, comprensión y exposición es entender y ubicar esta educación dentro de lo que llamamos: educación para la seguridad ciudadana.

En tal sentido, para desarrollar el tema que nos planteamos sobre educación para la paz, partimos de abordar criterios teóricos sobre los elementos intervinientes en el logro, la recuperación y el mantenimiento de la paz y así, con nuestro afán didáctico dedicamos tiempo y oportunidad al estudio breve y concatenado de estos elementos, que interrelacionaremos para lograr un entramado necesario para el fin propuesto.

Por otra parte, afiliamos el estudio a desarrollar con las tres concomitantes que ineludiblemente intervienen en la relación del proceso de la educación para la paz: educación, conflicto y paz; tratando los intríngulis del conflicto con su forma más violenta: la guerra, que en realidad es el que utilizamos en nuestra tesis, cuyo desarrollo teórico nos permitió entender los límites de la violencia y con su teoría, entender cuál ha sido el desvío del tratamiento de las alteraciones del orden público en Venezuela que asimilamos con nuestra idea, que también ha de servir para entender y complementar el programa para la paz de la Organizaciones de los Estados Americanos, (OEA), tal como lo planteamos.

Partiendo de la base de que el fundamento de este escrito es el referido a la educación para la paz, que relacionamos con la concomitante guerra; nos comprometemos a tratar aparte los temas de la guerra y del militarismo, toda vez, que en nuestra educación militar solo aprendemos, como es lógico, las acciones militares en guerra, que para eso es el militar, para prepararse para la guerra, que como hemos visto se distorsiona con el empleo del militar en otras tareas no convenientes de las cuales debe deslastrarse, ya que son dicotómicas y controversiales la guerra y la paz. 

En este sentido, en nuestra propuesta de “Educación para la Paz”, proponemos una educación con contenido esencial y didáctico que instruya y sirva de formación ciudadana evitar la guerra y prevenir la paz. No debe ser una educación bélica, sino una educación especial para la emergencia nacional que se origina cuando la paz es alterada o resquebrajada por actos de violencia, internos o externos que ponen en peligro la estabilidad del sistema de gobierno, el libre ejercicio de los poderes de la República y limita, suspende o elimina el ejercicio ciudadano de sus derechos, Esta educación vendría a programar con efectividad la educación aprobada por la OEA como “Educación para la Paz”, a la vez de complementar la formación ciudadana para la seguridad y la defensa, y para enfrentar las situaciones de emergencia nacional originada de alteraciones sociales de orden público o por desastres naturales. 

@Enriqueprietos


jueves, 27 de abril de 2017

“La amenaza de Maduro” Por Fernando Ochoa Antich @FOchoaAntich

“La amenaza de Maduro” 
Por @FOchoaAntich
  Caracas23 de abril de 2017


La reciente declaración de Nicolás Maduro, en el acto protocolar organizado para celebrar el séptimo año de la creación de la Milicia Bolivariana, constituyó una inaceptable amenaza en contra del destino de Venezuela y el de su Fuerza Armada Nacional. Atreverse a afirmar que “si algún día ustedes amanecen con la noticia de que la ultraderecha  ha pretendido imponer alguna forma de golpe de Estado, salgan a la calle, como el 13 de abril, a tomar el poder total de la República”, agregando de manera irresponsable que “está decidido a incrementar en 500.000 los efectivos de la Milicia Bolivariana, entregándole un fusil a cada miliciano, para que defiendan su barrio, su estado, las costas, los ríos, las selva y las ciudades, de la agresión imperialista”. Estas graves afirmaciones no pueden tomarse como una declaración más de las tantas que Nicolás Maduro da con gran frecuencia. Exigen de un detallado análisis para determinar su verdadero sentido y objetivo político.
          El primer aspecto a considerar es que esa declaración la emitió, en medio de un gran temor, dos días antes de que se realizara una abrumadora demostración de los sectores democráticos en rechazo al contenido de las sentencias 156 y 157 del Tribunal Supremo de Justicia que en palabras de la doctora Luisa Ortega Díaz, fiscal general de la República, “evidencian la existencia de varias violaciones del orden constitucional y un claro desconocimiento del modelo de Estado consagrado en nuestra Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, produciéndose una ruptura del orden constitucional”. Nicolás Maduro, al aceptar y apoyar el contenido de dichas sentencias, comprometió, aun más, la legitimidad de su gobierno. Ante esta realidad, los ciudadanos y las propias Instituciones del Estado, de acuerdo al contenido del artículo 333 constitucional, tienen la obligación moral y legal de desconocer los actos de ese gobierno. Una de esas instituciones es la Fuerza Armada Nacional. Precisamente, fue esa misma Institución, la que cuestionó la forma en que Hugo Chávez provocó la crisis política y la protesta nacional del 11 de abril de 2002 y la manera como quiso reprimirla.
        ¿Qué quiso decir Nicolás Maduro al invitar a la Milicia Bolivariana, de manera particular, a salir a la calle, como el 13 de abril, a tomar el poder total de la República?  ¿Qué significa anunciar el fortalecimiento de la Milicia Bolivariana al incrementar sus efectivos en 500.000 milicianos, dotarla con fusiles modernos y aceptar públicamente que están al servicio del PSUV? Curiosamente, esta irresponsable  declaración ocurre en medio de fuertes rumores de un creciente descontento en los cuadros activos del Ejército, la Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, la detención del vicealmirante ® Pedro Pérez Rodríguez, del general de brigada ® Ángel Vivas Perdomo y de los primeros tenientes, en situación de actividad, José Ángel Rodríguez A., Ronal Ojeda M., Osman García V., Marcos Antonio Briceño C., Daniel González B., Rafael Arreaza S., Carlos Terán L., Eliecer Vásquez G., David Vásquez R. y Luis Eduardo Berbesi M., todos pertenecientes a  unidades de combate, y el sorprendente mensaje público de los  primeros tenientes Alfredo Rodríguez C y José Méndez S., pertenecientes al 145 grupo de artillería General José de la Cruz Carrillo y Ángel Mogollón M., instructor de la Escuela de operaciones especiales.
La inaceptable y peligrosa arenga del presidente Maduro debe ser aclarada, a la brevedad posible. No hacerlo incrementaría aún más las tensiones políticas existentes ya que de continuar dándose las condiciones necesarias para que el presidente Maduro abandone la presidencia de la República por su permanente irrespeto a la Constitución Nacional,  él y su camarilla considerarían esa circunstancia como un “golpe de la derecha”, procediendo a utilizar las milicias y  las bandas armadas en contra de las unidades de la Fuerza Armada regular, que tendrían que hacer respetar el mandato constitucional. Ese lamentable enfrentamiento podría ser el preámbulo de una guerra civil. Los venezolanos no podemos aceptar que nuestro destino como sociedad y como país sea irresponsablemente comprometido por las ambiciones desmedidas de Nicolás Maduro y su camarilla. La Fuerza Armada Nacional tampoco puede continuar siendo escarnecida y despreciada por respaldar a un gobierno que se ha deslegitimado totalmente en medio de la tragedia que vive nuestro pueblo. El general Padrino y el Alto Mando deben reflexionar con serenidad sobre el contenido del mensaje hecho público por los oficiales mencionados. No entender que lo expresado por ellos puede ser, en este momento, lo que sienten la mayoría de los integrantes de nuestra Institución es un gravísimo error. 
La Fuerza Armada tiene el deber de ser un factor fundamental en la búsqueda de una solución que permita superar la tragedia que vivimos. Es verdad que quienes han tenido la responsabilidad de conducirla han cometido gravísimos errores al incumplir el contenido del artículo 328 constitucional y parcializarse a favor de la ideología política de Hugo Chávez, de Nicolás Maduro y del PSUV, debilitando su prestigio, credibilidad y autoridad moral ante los venezolanos.  Sin embargo, estoy seguro que la sociedad acogería con beneplácito una rectificación de esa reprobable conducta. Lo único que se les ha exigido permanentemente ha sido el estricto cumplimiento de lo pautado en ese artículo 328 constitucional. Esa posición, le daría a la Fuerza Armada, la suficiente autoridad moral para influir como factor de equilibrio en una negociación que conduzca a dar cabal cumplimiento a lo exigido por el Estado Vaticano, a través de la carta del Cardenal Pietro Parolín. De lo contrario, insistir en mantener un comportamiento político partidista, alejado de su papel constitucional, solo contribuiría  a un mayor rechazo de la sociedad y a un destino incierto para nuestra  Institución. 
Estimados compañeros de armas: ustedes no pueden permitir la criminal arremetida  de las bandas armadas del gobierno en contra de un  pueblo inerme. Lo ocurrido esta semana en El Valle es inaceptable. Tampoco, es posible aceptar que  la Fuerza Armada Nacional continúe siendo utilizada como un instrumento de coerción y represión del gobierno  de Nicolás Maduro que sólo busca amenazar a los venezolanos para  satisfacer sus desmedidas ambiciones de poder y sus constantes abusos y atropellos. Los venezolanos siguen esperando una verdadera rectificación institucional. Estoy seguro, que si la Fuerza Armada Nacional lo lograra, recuperaría plenamente su prestigio nacional e internacional. Reflexionen, piensen en Venezuela, y verán que este es el camino.
Fernando Ochoa A.  @FOchoaAntich

viernes, 21 de abril de 2017

VENEZUELA: "Con la mirada alta fija en la #LIBERTAD que pronto llega. Y es tan bonita". #Andrea #Unimet.


Este texto me lo envía hoy un estudiante de la Unimet. No sé quien lo escribió. [Crónica :] Te cuento, la cosa fue que estaba con Miguel bien adentro de la manifestación, a pocos metros de la pared de guardias y ya habíamos recibido la primera descarga de las bombas. Aunque tiene los ojos claritos y se supone que la gente así los tiene más sensibles, a él no le afectan mucho las bombas pero a mí sí y con ese primer disparo ya sentía la piel ardida desde la garganta hasta los párpados. Por cierto que las bombas, más que un arma de represión son un estorbo enorme y fastidioso porque son eso que te impide seguir avanzando cuando vas como nosotros -y la gran mayoría- fuimos hoy: sin un arma, ni una máscara, ni nada porque a pesar de que ya sepamos cómo son las cosas fuimos a marchar y no a hacer la guerra que el gobierno desea a un punto casi obsceno.
El caso es que ahí estábamos, como parte de la masa que recibió una descarga de frente en la Autopista y otra del lado derecho a nivel de El Recreo, y como ésta última fue inesperada nos sentimos vilmente emboscados pero no corrimos, nadie lo hizo. Muchas voces gritaban que mantuviéramos la calma, que no corriéramos –uno se suma a ellas, claro- y así lo hicimos Miguel y yo, agarrados fuertemente de una mano y yo con la otra apoyada en la espalda del de enfrente porque no podía abrir los ojos. Una señora dijo “¡Dale a la chama!” y en seguida recibí en mis manos una dosis de Maalox que me eché hasta en el cuello. Miguel no quiso porque no lo necesitaba. Di las gracias y avanzamos en bloque un poco más lejos del humo de las bombas pero sin retroceder demasiado.
A un lado de la calle como estábamos vimos tanta, tanta, tanta gente pasando. Eran ríos. Gritaban que siguiéramos adelante, que éramos más, que somos mayoría y te juro que era Venezuela entera la que gritaba que ya no había miedo. Negros, catires, morenos, indígenas, misses, actores y actrices, viejos, jóvenes casi niños, señoras de Cafetal y otras de Horno de Cal, tipos con tatuajes, sin tatuajes, con dientes, sin dientes, con bastón o cojeando, todos estábamos sobre el asfalto caliente con un mismo sentido, con un mismo latir, con un mismo sentimiento y te juro también que en ninguno de esos corazones palpitaba el miedo. Yo hoy sentí que con cada paso que daba le estaba pisando la cara al gobierno y vaya que era una pisada fuerte porque no era solo mía sino la de todos que hoy fuimos uno.
Hoy sé como sé que me llamo Andrea que somos mayoría y sé también que los venezolanos somos luchadores, arrechos, guerreros, con bolas, hermanos, hijos todos de eso por lo que estamos peleando a muerte y es que así se siente, como una lucha encarnizada por recuperar algo que nos quitaron y que nos hace una falta grandísima.
Y ahí fue que casi pasó el llanto bíblico.
Estábamos del lado izquierdo de la autopista sentido Oeste cuando se oyeron un par de detonaciones más y de repente la calle se abrió en dos para dejar a pasar a decenas de chamos que iban con sus máscaras improvisadas y el rostro cubierto, de frente a los guardias del diablo, con piedras en la mano y con una mirada que podía congelar al mundo si les daba la gana. Y les aplaudimos y los vitoreamos y los animamos y todo el mundo estaba con los chamos. Éramos un gentío que veía en ellos a sus hermanos, a sus primos, a los hijos que no hemos tenido marchando directo a los demonios en nombre de todos y por todos, por ti, por mí, por Bassil, por Robert, por Mónica, por su futuro, por el de Venezuela. “¿Te vas a poner a llorar?”, me pregunta Miguel abrazándome y le contesto que no moviendo la nariz para desanidar el llanto que me provocó darme cuenta de lo que te voy a contar:
Aquí estamos y aquí seguiremos, sin miedo y con la mirada alta fija en la libertad que pronto llega. Y es tan bonita.
Creo que llegamos al llegadero y colectivamente decidimos que las letras de nuestro himno son algo más que lo que suena a la medianoche. Creo que nos dimos cuenta de qué significa ser el tipo de venezolano que el país necesita ahorita y déjame decirte que esa realización es una para romper en llanto, darte cuenta de cuál es tu lugar en el universo y entender que lo compartes con un montón de gente buena, trabajadora, alegre y resuelta como lo eran los que pisaron la calle hoy.
Estoy orgullosa de ser de acá, de estar viviendo todo esto y de saber que estoy haciendo el país de la mano de millones de personas que son mías. Es un orgullo tan fuerte y real que incluso ahorita cuando termino de escribir esto, se me mete en el ojo y sale en forma de agua salada; discúlpame la cursilería, no suelo ser así pero es que hoy no fue un día como cualquier otro.
REMISIÓN: @ODINvzla
IMAGEN: Cortesia de chinopla78

martes, 14 de febrero de 2017

El Negocio del Premio Nobel de la Paz. Por:Yitzhak B. Solórzano @betancour OPINIÓN.


El Negocio del Premio Nobel de la Paz.

Era agosto de 2010 cuando el gobierno de Colombia a través de su (1)Policía Nacional anunció la captura del Empresario y Narcotraficante Walid Makled quien se encontraba en el Norte de Santander donde al parecer ya hace muchos meses estaría residiendo, sin embargo el silencio de la media oficial de Venezuela fue como siempre ensordecedor, las entrevistas que daría después a través de la Media Colombiana donde daría explosivas Primicias “Sus Revelaciones” y el pedido de extradición por parte del gobierno Americano hicieron sonar las alarmas en Venezuela, la Fiscal General doña Luisa Estela, salió a dar sus declaraciones  en ruedas de prensa  y en una jugada maestra entonces declaró que Colombia no podía extraditar a Makled a los Estados Unidos donde este cumpliría una pena Mínima de 30 años de Prisión, o quizá negociaría rebaja de la pena en cambio de información de sus asociados.

El Presidente recién electo Juan Manuel Santos entonces planteaba una política de continuar con la política de su padrino y mentor político Álvaro Uribe, sin embargo Santos siempre tuvo sus aspiraciones personales, (2) “Léase Mi Confesión de Carlos Castaño, donde el declara ante el periodista German Santamaría, que el mismo planteaba darle un Golpe al ahora camarada Samper, en una conspiración junto a Álvaro Leyva, el Esmeraldero Víctor Carranza” atrás quedaron esos días que cuando ministro de la defensa  dio la orden de bombardear una base Terrorista en el País vecino de Ecuador, la cual hizo al Otrora Hugo Chávez movilizar por parte del Ejercito Venezolano los viejos AMX30 con una logística que dejo mucho que desear en cuanto movimiento de tropas en casos excepcionales. (3)

Ante los chantajes bélicos y de desestabilización de Colombia financiado por Venezuela a través de los Petrodólares y línea blanca de las FARC, el entonces Presidente  Santos fue marcó una reunión de emergencia en Santa Marta costa Caribe de Colombiana, (4) y nunca dejaremos de preguntarnos ¿que conversaron?, ¿de qué trato la agenda?, hoy parece que ya lo sabemos, ya el presente encaja las piezas formidablemente: los resultados a mediano plazo:

1.- La deportación a Venezuela del Narcotraficante Walid Makled

2.- Reposición de las Relaciones bilaterales.

3.- Las reuniones Secretas en la Habana.

4.- Comienzo de los Diálogos de Paz en la Habana.

5.- Proceso de Paz en Colombia.

Por tanto resulta claro que ese Premio Nobel fue tan comprado como el Premio de la FAO al gobierno de Maduro, el cual hace a sus ciudadanos hurgar la basura en busca de algo que comer, pero algo nunca podrán comprar y es la conciencia de los que pensamos que Santos y Chávez son y serán un par de conspiradores y traidores.

Yitzhak B. Solórzano
C.I. N° 16774442
Twitter: @betancour 
--------------
Referencias
2.    http://nemaloknig.info/read-258426/?page=33 – Mi Confesión Carlos Castaño

4.    https://youtu.be/5e3hdzGPN-4 - Chavez en Santa Marta


OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias