Mostrando entradas con la etiqueta CEDICE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta CEDICE. Mostrar todas las entradas

sábado, 17 de enero de 2015

EL COLAPSO INMINENTE DE VENEZUELA. Por: Jesús Enrique Briceño García.





EL COLAPSO INMINENTE DE VENEZUELA

 Por: Jesús Enrique Briceño García *


Les copio el más reciente análisis de Frances Coppola publicado en la revista Forbes (en inglés). Coppola, analista de vasta experiencia en banca, finanzas y economía mantiene un blog en la prestigiosa revista. Coppola escribe de manera fluida y comprensible sobre temas complejos, y en este caso, realiza un excelente análisis sobre la realidad nacional y el posible curso de nuestra economía. Es una lectura ampliamente recomendada


El pasado martes 13 de enero, la agencia Moody’s calificaciones rebajó la calificación de Venezuela a Caa3, apenas un paso por encima de la nota de impago. Esto no es ninguna sorpresa – los mercados han venido valorando la probabilidad de incumplimiento desde hace algún tiempo.


Curiosamente, sin embargo, Moody ha cambiado la perspectiva de negativa a estable:

La perspectiva estable se basa en la opinión de Moody’s sobre que incluso si el precio del petróleo cae aún más, las pérdidas esperadas a los tenedores de bonos es probable que sean consistentes con una calificación de Caa3 y poco probable que alcance los niveles asociados con puntuaciones más bajas.


Esto es demasiado generoso. La evaluación de Moody’s asume que el problema de Venezuela es principalmente una crisis de balanza de pagos causado por un precio del petróleo que cae rápidamente y un nivel de reservas internacionales inadecuado. Pero la realidad es diferente – y es mucho peor.


El problema de balanza de pagos es bastante malo. La caída de precio del petróleo está causando una brecha de divisas cada vez mayor. Venezuela necesita un precio del petróleo de 100 dólares por barril para equilibrar sus cuentas externas, pero el petróleo está cayendo rápidamente hacia los US $ 40 por barril y hasta ahora, Venezuela no ha logrado convencer a otros productores de petróleo que reduzcan la producción con el fin de apoyar el precio. La salida de divisas de Venezuela supera sustancialmente sus entradas, entre otras cosas porque está apoyando un sistema de tipo de cambio complejo e inútil: sus reservas de dólares se han reducido a $ 21 mil millones y cayendo rápidamente. Venezuela probablemente tratará de detener la hemorragia con controles de precios y de cambio más estrictos, pero todo esto lo que va a hacer es acelerar la desmonetización de la economía a medida que más y más intercambios se hagan en el mercado negro.


Pero el verdadero tema son los problemas económicos internos de Venezuela. Venezuela ha estado en recesión durante la mayor parte del año pasado. Su déficit presupuestario en octubre 2014 – antes de esta última caída catastrófica del precio del petróleo – fue del 17%. La inflación está oficialmente en el 65%, pero de manera no oficial es sin lugar a dudas mucho más. El control de las importaciones, la inflación y el bolívar sobrevaluado están causando una severa escasez de bienes esenciales.


La escasez no es nada nuevo en Venezuela. De hecho, la escasez de papel higiénico ha sido objeto de comentarios globales desde hace bastante tiempo. Sin embargo, recientemente, la escasez se ha tornado mucho peor. La semana pasada, un funcionario del gobierno fue abucheado por decir que las largas colas indicaban que “Venezuela tiene un montón de comida”, cuando filas y filas de estantes vacíos en las tiendas estaban contando una historia diferente. Bloomberg informa que la gente está haciendo cola durante la noche para poder cubrir sus necesidades tales como jabón, leche y pañales. Y esto es muy peligroso. Venezuela ya es una de las sociedades más violentas de la tierra. Y cuando la escasez comienza a afectar a los niños pequeños, la gente se enoja.


Temeroso que los disturbios públicos se conviertan en algo más serio, el gobierno ha desplegado tropas militares para controlar las colas de compradores descontentos en las tiendas medio vacías del país. Y ha introducido un sistema de racionamiento, que limita a los compradores a dos días por semana en las tiendas controladas por el gobierno. Como Bloomberg cínicamente lo expresó, “Venezuela reduce las líneas por el recorte de los compradores, no a la escasez“.


El Presidente Maduro regresó con las manos vacías de su reciente aparatosa gira mundial: China no quiere prestarle dinero, y los productores de petróleo no quieren recortar la producción. Sin embargo, parece haber obtenido algún tipo de financiación de acuerdo con Qatar para suavizar el problema de balanza de pagos. En su ausencia, sus opositores aprovecharon la oportunidad para animar las cosas. Afirman que el país está “en un estado de emergencia”, el líder de la oposición Henrique Capriles instó a la gente a “movilizarse en las calles”. Es muy fácil ver hacia dónde va esto.


A finales de 1980, los economistas Rudiger Dornbusch y Sebastián Edwards describieron cómo países como Venezuela que persiguen políticas populistas altamente expansivas en detrimento de las finanzas públicas por lo general pasan por cuatro fases distintas en lo que podría llamarse un ciclo de “auge y caída”. Esta es su descripción de la Fase 3:


Fase III: escasez generalizada, aceleración extrema de la inflación, y una brecha en el precio de las divisas que es aliciente obvio para la fuga de capitales y la desmonetización de la economía. El déficit presupuestario se deteriora violentamente a causa de un fuerte descenso en la recaudación de impuestos y por los costos crecientes de los subsidios. El gobierno intenta estabilizar mediante la reducción de los subsidios y de una depreciación real. Los salarios reales caen masivamente, y la política en general se vuelve inestable. Se hace evidente que el gobierno ha perdido.


Esta es la razón por la que Moody’s ha sido demasiado generosa con Venezuela. El problema de balanza de pagos no es más que el detonante de una enorme crisis fiscal, económica y política que en última instancia, sólo puede terminar de una manera – el colapso desordenado del régimen. Si esto tomará la forma de una revolución, un golpe militar o simple caos aún está por verse. Pero lo que estamos presenciando es la destrucción de la economía de Venezuela. Y la destrucción no es, fundamentalmente, debido a factores externos. Es la consecuencia directa de las políticas económicas aplicadas por los regímenes de Chávez y Maduro.


En los últimos quince años, el gobierno venezolano ha nacionalizado cientos de empresas y activos incautados en una escala masiva. Muchos de esos ataques han sido objeto de litigios costosos en los tribunales internacionales: el caso más reciente fue el reconocimiento a Exxon de US $ 1,6 millardos en compensación por la expropiación de sus proyectos petroleros en Venezuela. A menudo, estas nacionalizaciones han venido en respuesta a la caída de la producción debido a los precios fijados por el gobierno y el control de cambios. Por ejemplo, la producción en la industria automovilística de Venezuela se redujo en un 85% entre enero 2013 y enero de 2014: en febrero de 2014, Toyota suspendió la producción por seis semanas citando incapacidad para importar partes, dando lugar a las llamadas de los sindicatos para que la industria se nacionalizara. Con demasiada frecuencia, el gobierno venezolano ha cedido a este tipo de llamadas, en lugar de abordar los problemas de fondo.


Nacionalización generalizada de las empresas privadas y la incautación de activos desalienta tanto el espíritu emprendedor interno y la inversión extranjera y las empresas nacionalizadas con demasiada frecuencia terminan siendo menos eficientes y menos productivas de lo que eran cuando se encontraban en manos privadas. El gobierno venezolano ha administrado mal su industria petrolera nacionalizada, lo que ha resultado en ingresos muy por debajo de lo que razonablemente cabría esperar de sus vastas reservas de petróleo, y además mal asignados esos decepcionantes ingresos en el negocio: en lugar de utilizar los ingresos para diversificar su economía y desarrollar la producción nacional en otros sectores, se les ha desviado hacia programas sociales políticamente populares pero improductivos y en controles de precios y subsidios distorsionantes. En consecuencia, Venezuela se ha convertido en demasiado dependiente de los ingresos del petróleo, sus finanzas fiscales están en un estado lamentable y su industria es altamente ineficiente. Y esto ya era un lío mucho antes de la actual caída de los precios del petróleo.


En un artículo premonitorio de mayo 2014, el Centro para la Empresa Privada Internacional advirtió sobre la consecuencia probable de desorden económico de Venezuela:


¿Qué le depara el futuro a Venezuela? Mucho miedo, y algunos podrían darle la bienvenida a una intervención militar no democrática. Es difícil ver cómo una solución de este tipo podría dar lugar a la resolución a largo plazo a las divisiones del país. El Premio Nobel autor ganador Mario Vargas Llosa asistió a la conferencia de CEDICE y comentó que América Latina no puede confiar en los regímenes militares para contribuir al crecimiento económico, y mucho menos para el proceso democrático al que la mayoría de la región se ha comprometido.


Y aconseja correctamente al gobierno a adoptar un enfoque alternativo probado:


El único camino para salir del desastre económico de Venezuela es a través de la creación de consenso que conduzca al crecimiento económico y de la sociedad civil democrática como  disfrutan muchos de los vecinos de Venezuela.


Si el régimen Maduro hubiera seguido el consejo de CIPE entonces, antes de que el precio del petróleo comenzara a caer de forma significativa y la crisis de balanza de pagos se convirtiera en extrema, en mi pieza anterior , sugerí que Venezuela podría devaluar y aplicar reformas fiscales. Pero ahora creo que es demasiado tarde para esto. El default parece inevitable, no importa lo que Moody’s pueda pensar (y Maduro pueda decir), y puede venir acompañado por la hiperinflación cuando los controles de cambio fracasen. Y va a ser seguido por un ajuste fiscal desgarrador, administrado por un nuevo gobierno probablemente bajo la égida del FMI.


La privación que espera el pueblo venezolano es mucho, mucho peor de lo que están experimentando en este momento. Atraídos por el señuelo del socialismo y la igualdad prometida y la prosperidad, han caminado por un camino muy trillado – el camino al infierno.

(*) Vicealmirante, Doctor en Administración.


REMISIÓN Y COMENTARIO: 
  
Triste realidad versus análisis predictivo

APRECIADOS AMIGOS

Reciban un cordial saludo y los mejores deseos de Libertad para este 2015. Quería recomendarles leer el articulo, titulado "EL COLAPSO INMINENTE" que me envió la Dra Beatriz Olivo. Pero junto a este interesante análisis predictivo, quiero reflexionar con ustedes, estas rondas que hago, para constatar una realidad que supera con creces, estas interesantes previsiones. Hoy pasé por varios supermercados en la zona sur de Valencia y aparte de la inmundicia en las calles, su deterioro significativo de estructuras y fachadas de viviendas, vi el dolor de nuestro pueblo. Lo vengo percibiendo desde hace mucho tiempo en estos 15 años, cuando contemplan ante sus ojos el desplome de este régimen de mentiras, ineficiencia y corrupción que ha llevado al total deterioro de nuestro País. Pero lo que vi hoy, es chocante y total desestima para cualquier humano. Es una aberración contra los Derechos Humanos. Estos castrocomunistas que han traicionado todo principio y valor fundamental, ahora usan la fuerza de las armas para someter al pueblo desesperado por un kilo de pollo, para darle de comida a sus hijos.En la Aranzazu, una cola de ciudadanos desesperados se peleaban por entrar. LLanto de las madres, rabia de los padres, confusión de los hijos. Un verdadero caos. 
Amigos, hoy mas que nunca, debemos aupar la presión social en la calle para salvar Venezuela de las garras de estos traidores. !Trabajemos por salir del castrocomunismo ya!
Abrazos,

Jesús Enrique Briceño García <jesusenrique5@gmail.com>






lunes, 12 de mayo de 2014

El fin de la "Dictadura Perfecta" Por: ISABEL PEREIRA PIZANI.


El fin de la "Dictadura Perfecta"

Es una inmoralidad utilizar los propios recursos de la gente para doblegarlos


ISABEL PEREIRA PIZANI |  EL UNIVERSAL
lunes 12 de mayo de 2014  12:00 AM
En el encuentro de Cedice, "La Libertad es el futuro", se escenificó un importante debate entre la socióloga mexicana Bertha Pantoja con estudiantes y personas interesadas en el futuro de Latinoamérica. El temazo era comparar los 70 años de gobierno del PRI en México -calificados por Mario Vargas Llosa como "la Dictadura Perfecta" no marxista- con nuestro presente, pretendidamente marxista. 

La importancia de la autonomía de los poderes dio inicio al diálogo. Para nuestro asombro la socióloga Pantoja narró cómo los gobiernos del PRI, al igual que el chavismo entre nosotros, había logrado de forma certera castrar la independencia de los poderes. No existió durante la dictadura del PRI poder Legislativo, Judicial, Electoral con la fuerza requerida para garantizar los derechos de los mexicanos. Todos los poderes eran súbditos o vasallos del poderoso centralismo ejercido por los distintos presidentes mexicanos, y la gente convertida en ciudadanos sin defensas, tal como nosotros hoy.

La estrategia del PRI para mantener el respaldo popular fue otro de los temas de interés. Eran incisivos los estudiantes en su indagación: ¿Cómo el PRI logró ganar todos los procesos presidenciales desde 1929 hasta el triunfo de Fox en el año 2000, a pesar del fracaso económico y del crecimiento de la pobreza? Allí, Bertha Pantoja se esmeró en detallar la vinculación entre un poder electoral controlado por el Gobierno con la puesta en marcha del más poderoso sistema de subsidios conocido hasta el momento en América Latina. Un sistema que garantizaba una cierta satisfacción de necesidades básicas de la población y a la vez una creciente dependencia de los sectores populares al gobierno. Se recuerdan algunas consignas de la época: "La leche es poca y al niño le toca"; y el famoso programa de subsidios "El Pronasol" (Programa Nacional de Solidaridad Económica) ofrecido como impulsador de la ayuda mutua, el nacionalismo y el desarrollo social. 

El punto para el PRI no era solucionar de raíz los problemas económicos, recalcaba Pantoja. Era otro muy distinto. Con su suave acento mexicano afirmó: "No era remediar la escasez de leche o resolver el porqué no lograban los productores mexicanos abastecer los mercados y así garantizar que cualquier ciudadano tuviese acceso libre a este producto indispensable para la población infantil". El enfoque del PRI era político: liderar el reparto de la leche como muestra de preocupación por los más pobres, sin satisfacer el problema económico de fondo. Con medidas y subsidios de este tipo el PRI aseguraba la sumisión de las masas al gobierno, al tiempo que se agudizaba la crisis económica. 

Era asombroso constatar la semejanza entre la experiencia de la "Dictadura Perfecta" y los objetivos del sistema de subsidios venezolano, el cual -paradójicamente- es motivo de orgullo para nuestros actuales gobernantes, "Nunca antes se ha repartido tanto a los pobres", versión propagandística que oscurece el sometimiento de los sectores populares a la dependencia de los subsidios estatales y a su control político, en ausencia de la generación de reales oportunidades de acceso a niveles de vida que fundamenten sus proyectos de vida, sus aspiraciones y preferencias. 

La conclusión era ineludible: tanto los gobiernos del PRI como el socialismo del siglo XXI (SSXXI) utilizan las transferencias a los pobres como instrumentos clientelares, expresión de fraudes sin precedentes perpetrados contra los pueblos. Es una inmoralidad utilizar los propios recursos de la gente para doblegarlos. El interés nunca ha sido liberar a las personas de la pobreza, sino convertirlas en base política de la "Dictadura Perfecta" o del SSXXI. 

Al final, las preguntas clave: ¿Qué hicieron los mexicanos para quebrar la "Dictadura Perfecta"? Pantoja, de forma muy serena, recalcó: "Muy sencillo y muy complejo: fortaleciendo una férrea Unidad frente a la dictadura, creando conciencia sobre lo que significaba la pérdida de la libertad y acordando luchar por un gran objetivo: liberar el poder electoral". Sólo en 1997, por primera vez después de 68 años bajo el dominio del PRI, las elecciones fueron organizadas por un órgano independiente. El PRI perdió la mayoría absoluta en la Cámara de Diputados y la primera elección para jefe de gobierno de la Ciudad de México, de forma tal que la "Dictadura Perfecta" salió del poder tal como había entrado: por el voto popular. 

Esperemos que nuestros tiempos sean mucho más cortos.



FUENTE: EL UNIVERSAL

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

BÚSQUEDA NOCTURNA EN LA LAGUNA  Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.  Anécdota FAV. Desde hace tiempo,   tenía la inq...