Mostrando entradas con la etiqueta TRANSICIÓN. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta TRANSICIÓN. Mostrar todas las entradas

viernes, 30 de noviembre de 2018

Gobierno de transición y elección presidencial. Por: Luis Ugalde. #Opinión #Venezuela @elucabista

Gobierno de transición y elección presidencial

El sacerdote jesuita, Luis Ugalde, llama a los actores políticos y sociales a prepararse para la designación por consenso de una junta provisional de gobierno, que deberá ser nombrada por la Asamblea Nacional el 10 de enero ante el vencimiento del período presidencial de Nicolás Maduro

Luis Ugalde

Elección presidencial. No puede haber democracia sin elección democrática, por eso el 10 de enero de 2019 no habrá presidente electo. Sabemos que el desempeño presidencial actual es dictatorial y está decidido a imponer por la fuerza su continuación por seis años más. Pero Venezuela entera quiere salir de este infierno  donde la inflación de más de 1.000.000% pulveriza todo salario y hace que la vida sea catastrófica, atrapada por la debacle de todos los servicios públicos y por la corrupción sin límites, mientras se hunde la producción y la gran mayoría (más del 80%) está en la pobreza. Ninguna palabra engañosa del gobierno podrá ocultar esta tragedia.

 Gobierno Civil de Transición. Para salir de ese gobierno impuesto e ilegítimo, hay que unir la protesta interna y la presión internacional por un Gobierno de Transición para la inmediata (enero 2019) apertura a los cambios económico-sociales, la reconstitucionalización de la política  (reconocimiento de la AN, separación de poderes…) y la rápida creación de las condiciones democráticas para la elección presidencial que, según la Constitución debería hacerse a fines de 2018, es decir en estos días de noviembre-diciembre. 

El reciente (26-11-18), extraordinario y esperanzador Congreso Nacional Venezuela Libre incluye en su MANIFIESTO las tareas fundamentales del Gobierno de Transición para responder a la tragedia nacional con medidas inmediatas, al mismo tiempo que adelanta los cambios y ruta para unas elecciones justas democráticas y confiables antes de finalizar el año 2019. (Legalización de los partidos y candidatos, cese de su persecución, liberación de los presos políticos, regreso de los exiliados, cambio del CNE, cese de la ilegitima ANC, separación de poderes de los poderes y atribuciones constitucionales de la legítima AN y otros muchos puntos indispensables También parece necesario establecer doble vuelta electoral para la elección presidencial (con primarias o sin ellas, según se vea conveniente) y un período de 4 años con una sola reelección posible.

Medidas urgentes y apoyo internacional. Transición con medidas económico-sociales inmediatas para atajar la hiperinflación y el gasto público financiado con dinero inorgánico; fomento de la producción y de la inversión con garantías jurídicas; rescate del poder adquisitivo del salario, sustitución  de cuatro o cinco de los programas sociales (“misiones”) más necesarios con desarrollo de políticas eficientes de compensación económica. Movilización educativa con medidas excepcionales de emergencia y nuevo clima de cooperación en las escuelas con verdadera sinergia entre familia, sociedad y Estado… A lo largo de 2019 debe desarrollarse la transparencia con información veraz de los grandes saqueos y rescate (en lo posible) de miles de millones de dólares robados.

No es posible salir de esta situación de muerte sin una fuerte ayuda internacional que no llegará con el actual gobierno porque ni tiene  voluntad ni capacidad para hacer el cambio. Desde el comienzo del Gobierno de Transición se necesita un firme apoyo internacional humanitario en medicinas, alimentación, medidas de colaboración como refinanciamiento de la deuda, préstamos…  y requiere plena apertura y transparencia internacional.

En la formación del gobierno de transición tiene un papel central la legítima AN y en su integración debe haber una decidida y creíble participación del mundo empresarial, de la Fuerza Armada democrática, de una mujer destacada en las luchas sociales o en el mundo laboral  y de alguna persona significativa del “proceso”; todos decididos y con compromiso previo sobre las medidas básicas y las elecciones democráticas, con un modelo económico capaz de conseguir un fuerte apoyo internacional y estimular la producción nacional e inversión recuperadora. El presidente de la Junta no podrá ser candidato en las primeras elecciones  presidenciales.

Negociación. Para lograr eso es imprescindible una gran presión interna y externa  combinada con la negociación concreta para la salida del gobierno y  la transición con cambio de modelo, reposición de la Constitución y elecciones democráticas con condiciones y garantías internacionales. En esa negociación no deben participar aquellos actores internacionales desprestigiados por la forma en que participaron en los anteriores “diálogos”. Hace falta sí un acompañamiento internacional de  gobiernos confiables. Será también imprescindible la justicia transicional explicando a la población cómo hay que evitar la impunidad de delitos graves sin caer en la venganza y en linchamientos que dividan más al país y dificulten la reconstrucción.

Todo esto requiere (y a su vez produce) un renacer espiritual de reconciliación y de reencuentro solidario, promovidos desde ahora para que, en medio de la dureza de la situación, tengamos una FELIZ NAVIDAD con una verdadera experiencia de “Dios con nosotros”, presente en el pesebre de Belén y en el renacer solidario en toda la sociedad venezolana.

Pensemos desde ahora en los pasos para crear la Junta de Gobierno de Transición, de modo que el 5 de enero la elección de la presidencia de la AN respete los acuerdos establecidos y al mismo tiempo prevea la persona idónea para presidir pocos días después el gobierno de transición cuyas tareas son precisas y urgentes. Un presidente de transición (con una Junta) que renuncie a ser candidato a las siguientes elecciones, con capacidad, amplitud y voluntad para lograr una unidad superior para que Venezuela renazca de sus cenizas. Los diversos partidos deberán darle un fuerte apoyo, pero sus posibles candidatos se reservarán para las elecciones democráticas venideras, una vez restablecidas todas las condiciones para que sean libres, justas y transparentes.

FUENTE: EL UCABISTA 

Twitter: @elucabista


domingo, 20 de mayo de 2018

VOTAR Y TORTURAR. La hoja de ruta de una transición en #Venezuela Por: HÉCTOR E. SCHAMIS @hectorschamis #ElPaìs


Votar y torturar

La hoja de ruta de una transición en Venezuela


Día viernes y hay rueda de prensa en el Consejo Nacional Electoral de Venezuela. Comparece el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero. Dúctil, articulado, de dicción perfecta y buenas maneras, daría gusto escucharlo si no fuera que nadie puede creerle. Es que trabaja de relacionista público de un régimen paria.
Justamente, mientras Zapatero hablaba, el Departamento del Tesoro decretaba sanciones para Cabello, su esposa, su hermano y su testaferro. Con cargos de narcotráfico, lavado y otros crímenes conexos, la orden también congela 14 propiedades en Florida y Nueva York. Retrato perfecto de la revolución bolivariana.
Lo anterior entre paréntesis. Volviendo a Zapatero, también se refirió a la elección del domingo 20. Dijo que estaba allí como acompañante, no como fiscalizador ya que el proceso electoral venezolano ofrece todas las garantías necesarias. Razón por la cual aseguró “no tener dudas de que los venezolanos van a votar libremente”. Votar y torturar, en realidad.
Es que pocas horas más tarde, las presas políticas recluidas en el Helicoide iniciaban una huelga de hambre. En su petitorio exigen la presencia del Fiscal General de la República. Se leen los nombres de 19 mujeres, y una leyenda que aclara que otras tres no firmaron por estar en delicado estado de salud. Zapatero nos adeuda su definición del concepto de libertad.
El hecho es un corolario del motín iniciado por los presos políticos el día miércoles. El Helicoide es un centro de reclusión del SEBIN, la policía política de Venezuela, lugar donde casi toda violación del debido proceso imaginable, ocurre. Hacinamiento, torturas, presos políticos junto a presos comunes, menores de edad junto a mayores, adolescentes mujeres con hombres, personas sin proceso legal, presos con orden de excarcelación incumplida, alimentación no adecuada, falta de atención medica.
El motín fue iniciado por todas estas causas. La respuesta del gobierno fue un sitio inmediato del lugar por parte de fuerzas especiales y el traslado de los presos comunes a otros lugares. Los familiares y grupos de derechos humanos se congregaron en la puerta esperando lo peor; continúan allí desde el miércoles. Aparentemente, el motín concluyó pero no se conoce con precisión en qué términos.
La simultaneidad de estos hechos es un buen descriptor de la descomposición en curso. El tweet de Marco Rubio acerca del talle del traje de presidiario color naranja para Cabello dice mucho más que las palabras de Zapatero y el baile grotesco de Maradona. La comunidad internacional debe comenzar a definir la hoja de ruta de una transición, pues la tragedia venezolana nos pertenece a todos. Cinco puntos a continuación.
Primero, habrá un rechazo importante del resultado del domingo, desconociendo al gobierno que de allí surja. Técnicamente, eso supone retirar embajadores, pero no sería una buena decisión. Ello significaría dejar a los venezolanos sin testigos, solos. Al contrario, las misiones diplomáticas en Caracas deben ser más activas, no menos, exigiéndole al gobierno respetar el derecho internacional y los tratados firmados. Los embajadores del llamado “Grupo de Lima”, por ejemplo, debieron acudir a la puerta del Helicoide.
Segundo, y en similar espíritu, estos mismos países deben comenzar con sanciones de una vez por todas, tal como lo han hecho Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea, Suiza y Panamá. Los jerarcas del gobierno de Venezuela poseen activos en varios países de la región.
Tercero, la presión internacional debe ir sobre Cuba. Los oficiales militares en Venezuela, entre 20 mil y 50 mil según cálculos diversos, deben comenzar la retirada. El envío de petróleo—importado—desde Caracas esta semana es sugerente, un intento de consolidar la relación antes del domingo. Tal vez Maduro ya se haya convertido en un pasivo para La Habana. Es hora.
Cuarto, es necesario comenzar a implementar la ayuda humanitaria, una operación con base en Cúcuta (Colombia) y en Boa Vista (Brasil). Por supuesto será necesario crear una fuerza logística multinacional—léase, sanitaria y militar—para efectivizar la distribución de alimentos y medicinas. En el lenguaje de las Naciones Unidas el concepto es “intervención humanitaria” y así se ejecuta, con un subsecretario a cargo de dicha misión.
Quinto, debe ser creado el gobierno en el exilio, tal cual hicieron nueve países europeos durante la ocupación en la Segunda Guerra. Un cuerpo colegiado debe asumir funciones Ejecutivas y otro, funciones Legislativas. Ello en paralelo al Tribunal Superior de Justicia en el exilio, el cual funciona y emite sentencias. Venezuela también está ocupada, solo que por un conjunto de organizaciones criminales.
La transición se acerca, la comunidad internacional debe actuar para acelerarla. Que comience el lunes 21, inmediatamente después de la farsa electoral.

lunes, 11 de diciembre de 2017

¡Transición YA! Por: Pablo Aure @pabloaure ¡Hasta cuándo! OPINIÓN.


¡Hasta cuándo!
¡Transición YA!

En la abstención de las recientes elecciones municipales, va implícito un mensaje contundente. Me pregunto si ese mensaje habrá sido recibido por aquellos que tienen la responsabilidad de velar por el orden constitucional.   

El pueblo se expresó con su silencio. Esa elevadísima abstención fue un triunfo de la verdad contra la mentira. Respeto a quienes votaron apegados a un romanticismo democrático, vaya para ellos mi saludo. Pero era necesario que se produjeran estos resultados para iniciar  la reconstrucción del país.

Ya pasó la farsa de las municipales, como también ocurrió con las regionales. Ninguna sorpresa, la abstención creció porque la gente entendió que en dictadura no hay elecciones sino negociaciones. Stalin lo explicó claramente: “no importa quiénes votan ni por quiénes lo hagan, lo que en realidad le interesa es quién es el encargado de contar los votos”

Los ciudadanos venezolanos se cansaron de acudir a circos, a shows, a farsas electorales. Lo ocurrido ayer es demostración palmaria que la gente no cree en el régimen pero tampoco cree en quienes han pretendido dirigir a la oposición.

Ahora que esos capitostes de los partidos políticos  que se han prestado para las negociaciones en República Dominicana no nos vengan con cuentos baratos; que no se les ocurre decir que hubo poca participación porque ellos no llamaron a votar, cuando todos sabemos que cada partido político con representación en el “diálogo”negoció el apoyó de sus candidatos.

Aquí no habrá excusa que valga, el régimen desde ayer -ya de manera formal- tiene todos los espacios de poder, con la excepción de pequeños e insignificantes rincones. No podrá echarle la culpa de la basura ni tampoco del mal estado de las calles a los golpistas” alcaldes opositores. ES el PSUV el único que exhibirá sus fichas en la conducción de los municipios.

Pacto 2018.-
El compromiso ciudadano nos impone la organización para elaborar la hoja de ruta que debemos seguir para salir de este atolladero (ya está bastante adelantada). No es un lugar común esta frase. Desde hace algunos meses un equipo multidisciplinario se ha venido reuniendo para darle forma al Pacto del 2018”. Economistas, ingenieros, abogados, médicos, educadores y profesionales de las distintas carreras, al igual que técnicos y ciudadanos con diversos oficios, han diseñado las medidas de reconducción del país para ser implementadas por lo que se ha denominado el Gobierno de transición”.

Se ha comenzado a recorrer el país para darlo a conocer. Venezuela sí tiene salvación, pero con el concurso de los mejores ciudadanos.

Basta de indiferencia.
No podemos dejar que nuestro país siga muriendo en manos de esa gente desalmada que comete sus desafueros en nombre del Socialismo del Siglo XXI. Tampoco permitamos que los que le hacen la cama a los tiranos que se mimetizan con la oposición sigan jugando con las esperanzas de un pueblo desesperado.

Hoy más que nunca es imperioso tender puentes para la conformación de ese gobierno de transición”. Trabajar sin excluir a nadie, lo que verdaderamente  importa es la firme determinación de rescatar el país.

Cuando digo sin exclusión, es que tanto civiles como militares serán necesarios, también nacionales y extranjeros, estos,  no solamente son necesarios sino indispensables. Con el entendido que habrá que abordar el tema de la crisis humanitaria y la gravísima situación económica. Los organismos internacionales tendrán que servir de garantes de ese gobierno de transición.

A los militares hay que decirles, que no habrá cacería de brujas, que esas medidas de reconducción nacional también tendrá un capítulo dedicado a ellos. Un militar que siga militando y defendiendo el Socialismo del Siglo XXI debe intuir que está cavando su propia fosa. Solo basta leer la historia para entender que este tipo de régimen termina acabando con cualquier vestigio de institución profesional.

Sigue la mala costumbre.-
Hay una mala costumbre que no debemos seguir permitiendo. En efecto, por lo general, alcaldes o gobernadores cuando las cosas salen mal en los territorios donde ellos gobiernan, pretenden excusarse en funcionarios cuyos nombramientos dependen de la administración nacional.

Este tema en Carabobo se ha convertido en una constante cada vez que se va la luz o falla el servicio del agua. Ante cualquier contingencia con esos servicios, inmediatamente sale el gobernador a responsabilizar al jefe de CORPOELEC o al de HIDROCENTRO, como que si ambos no pertenecieran a la misma escudería destructora liderada por Nicolás Maduro.

Dicho esto y estando claros de que todo el gobierno está en manos de funcionarios que obedecen las directrices del Socialismo del Siglo XXI, pues entonces, ahora, lo que nos queda es organizarnos para construir esa oposición seria y decente que será la que se encargará de sacar a esta tiranía de Miraflores. Ya basta de engaños, ya basta de negociaciones para llenarle las alforjas a algunos disfraces opositores. Ya no habrá más elecciones para negociar inhabilitaciones, salidas o  entradas a la cárcel. ¡Llegó la hora del Compromiso Ciudadano!

Pablo Aure     

        


sábado, 8 de abril de 2017

VENEZUELA: Luego de la huida, la transición. Por: Miguel Henrique Otero.


  • "Maduro y su pandilla, dejarán atrás un país en ruinas. Cuando se revise el estado de los bienes públicos, los venezolanos experimentaremos un espanto que hasta ahora no hemos conocido". (Ilustración: Victor Sanjinez)




  • Luego de la huida, la transición, por Miguel Henrique Otero

    "Dentro y fuera de Venezuela hay las energías, los recursos y talentos necesarios para afrontar lo que viene".

  • Miguel Henrique Otero
  • Presidente editor de El Nacional de Venezuela

  • No creo que sea posible, a esta hora, especular con alguna certidumbre, sobre cuál será el camino que nos conducirá a la transición. Me explico: dentro y fuera de Venezuela, se comparte un mismo criterio general: la narcodictadura es inviable. Llegó a un punto de colapso y resquebrajamiento interno. No me refiero solo al avance de las investigaciones sobre la participación de numerosos jerarcas en el negocio del tráfico de drogas hacia México, Estados Unidos y Europa, cuya gravedad está causando asombro en los organismos especializados. Hablo, también, del punto final de la gobernabilidad, de una gestión impotente ante el crecimiento del hambre y la enfermedad, cuyas políticas, día a día, no mejoran sino que empeoran los problemas.
Cómo llegaremos a la transición, eso es algo que está por definirse. ¿Se producirá una estampida hacia la Base Aérea Francisco de Miranda, desde la que despegarán los cuatro aviones previstos para ello, rumbo a La Habana? ¿Se verá obligado el gobierno a llamar a la conformación de un gobierno de transición, que incluya a factores ajenos al chavismo-madurismo? ¿Se producirá un desenlace como producto de una exigencia del sector militar? ¿Finalmente, se producirá una convocatoria a elecciones, cuyo resultado, como sabemos, será una derrota sin matices para el gobierno? ¿Habrá una revuelta en el propio en el seno del propio gobierno para remplazar a Nicolás Maduro e intentar un gobierno sin la participación de los narcofuncionarios?
Todas estas opciones son posibles. Los analistas, incluso los del gobierno de Maduro, no saben cuál será el procedimiento que nos conduzca a la transición. He tenido la oportunidad de escuchar a un alto funcionario de seguridad del gobierno, que me ha contado los escenarios de evacuación que Casa Militar, la Dirección de Contrainteligencia Militar del Ejército y el Sebin, han previsto. Se ha hecho una contabilidad de los vehículos blindados y en buen estado, que están disponibles –hay varios parados por falta de repuestos–. Hay cuatro rutas dispuestas para llegar a La Carlota, así como las unidades que estarán a cargo de la escolta. El problema es que el número de butacas disponibles para salir de Venezuela, es limitado en relación a la demanda. La opinión de los militares responsables de la huida es que no puede seguir retrasándose la decisión de quiénes tendrán su asiento asegurado en el exilio habanero.
Pero la cuestión más importante, es el complejo proceso de transición que se iniciará muy pronto. La sociedad democrática debe tomar conciencia de ello y prepararse con la responsabilidad necesaria. Venezuela está destruida. Destruidos sus hospitales y escuelas. Destruidas la infraestructura y las empresas públicas. Destruidas y saqueadas sus instituciones. Destruidas las instalaciones de la industria petrolera.
Hay un empobrecimiento visible –el que causa el declive de la producción petrolera, el arrasamiento del sistema productivo nacional y la corrupción que no cesa–, pero también realidades que permanecen ocultas en galpones, en estacionamientos, en patios de almacenamiento, en enormes terrenos alejados de las vías de circulación o en el interior de edificaciones públicas. Maduro y su pandilla, dejarán atrás un país en ruinas. Cuando se revise el estado de los bienes públicos, los venezolanos experimentaremos un espanto que hasta ahora no hemos conocido.
Aun así, soy optimista. Dentro y fuera de Venezuela hay las energías, los recursos y talentos necesarios para afrontar lo que viene. No solo contamos con experiencias y gerentes del más alto nivel mundial: también me he encontrado con la disposición de centenares de profesionales venezolanos que están en distintas ciudades, que me aseguran que, apenas cambien las cosas, volverán al país. Volveremos desde todas partes. Muy pronto. A dar inicio a la reconstrucción de Venezuela. La transición está cerca. Basta asomarse a la calle para escucharla.
FUENTE: EL COMERCIO 
REMISIÓN: Cnel (Av) Francisco Daniel Gonzáñez Villanueva 

sábado, 28 de febrero de 2015

Transición somos todos. Por: SJ. LUIS UGALDE

autro image
SJ. LUIS UGALDE

Transición somos todos


“El plan era eliminarme a mí simultáneo al ataque a Siria para anular
 este portento moral y político que es Venezuela”(N. Maduro, 2014).

“…Sintió pena por la gente que se veía obligada a sembrar plátanos en sus jardines, esperanzados de comer un poco más de lo que la pobreza del racionamiento permitía. (…) No era el bloqueo el que producía la escasez de viandas, que se cultivaban en el país, sino la burocratización total del país que convertía a los plantadores en empleados del Estado y hacía que estos se despreocuparan por completo de las cosechas (…) el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, (…) no podía explicar la escasez general de alimentos que antes el país no sólo producía lo suficiente sino que llegaba a exportarlos. Se dio cuenta de que este pensamiento, de ser expresado de viva voz, sería tildado enseguida de contrarrevolucionario en cualquier centro oficial”.
No es Venezuela, es la Cuba de hace medio siglo en la pluma del escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, recordando su esquizofrenia en 1965 y la de sus compañeros, funcionarios atrapados entre los restos del entusiasmo revolucionario de ayer y la brutal  pobreza y dictadura de hoy, donde el fuego de la esperanza se volvía cenizas. Rodeados de creciente miseria, a escondidas y en susurros, iban enterándose de cómo unos compañeros revolucionarios eran delatados por otros y sepultados en la cárcel de La Cabaña, si no lograban escaparse al exilio antes de que se cerrara la última puerta. Lo que soñaron como vida, al amanecer lo reconocieron como cenizas de muerte, cárcel, silencio y servidumbre, con doble moral institucionalizada.
Ya –ni allá ni aquí– nadie cree en el idealismo socialista, todo se reduce a sobrevivir en el poder al precio que sea, asediados por la propia incapacidad, demagogia y cinismo “revolucionarios”, millonarios armados que entronizan la pobreza nacional. La represión, las armas y el militarismo suplen la falta de apoyo de la gran mayoría; película estalinista repetida en la “revolución cubana” donde al inicial sueño de la libertad  y justicia le nacen rejas por todas partes.
¿Alternativa? Sincerarnos con la realidad y tomar en serio y con indignación los derechos humanos perdidos, y reafirmar activamente la vida digna, el amor a Venezuela y a la violada Constitución, renunciando a un modelo “socialista-estatista” que necesariamente lleva a la miseria  y cárcel nacional. Es la vía para que la muchedumbre cerque a una minoría aferrada al poder que endurece los golpes dictatoriales, inventa magnicidios, convierte a los opositores en criminales, apresa a líderes como Ledezma, amenaza a María Corina Machado y Julio Borges…, mantiene arbitrariamente preso a Leopoldo López y a decenas de jóvenes luchadores por la democracia, los maltrata en las mazmorras y los criminaliza con acusaciones inventadas. Todo esto rodeado de miseria creciente reflejada en las colas y en los estantes vacíos…
¿Alternativa democrática? La unión de una inmensa fuerza sin armas; unión para denunciar, para romper el cerco comunicacional y para actuar. Las armas, la represión y la manipulación comunicacional las tiene el régimen, pero ya carece de gente y de esperanza. Enfrente, el nuevo camino de esperanza realista, basada no en promesas al viento de la ilusión, sino en la dura realidad actual y las potencialidades productivas y el espíritu creativo hoy reprimidos.Transición somos todos en esta catástrofe nacional, excepto quienes se aferran a su represivo poder dictatorial. Unir a Venezuela (85% de los venezolanos, víctimas en uno y otro lado) en torno a las denuncias y a las propuestas alternativas y un triunfo electoral en las parlamentarias de este año, tan contundente que al gobierno decadente se vea obligado a reconocer que él y su modelo están derrotados. Es el camino que hay que presentar con coherencia, claridad, sin mezquindades ni dobles rostros que confunden, y con la puerta abierta a muchos que del lado del gobierno vienen con la esperanza perdida.
La cuaresma cristiana es camino de austeridad y cruz, centrado en la esperanza de la Resurrección y nueva vida. Muerta la esperanza en el falso paraíso marxista afirmemos la esperanza en nuestra dignidad, capacidades, unión y creatividad para abrir un nuevo camino para una nueva Venezuela. 
FUENTE: El Nacional

REMISIÓN: Jesús Hung.

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...