Mostrando entradas con la etiqueta Amazonas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Amazonas. Mostrar todas las entradas

sábado, 9 de noviembre de 2019

Narración de traslado a Kanarakuni. Por: Cnel (Av.) Jose del Pilar Reyes Prado Anécdota FAV.



Caracas, 22 de Octubre del 2012.

Este hecho que les narro, sucedió en el año 1962, si mal no recuerdo. Era oficial efectivo de la Fuerza Aérea Venezolana, con el grado de Tte, piloto aviador militar; siendo el oficial más antiguo con esa jerarquía, para ese instante, en el Escuadrón T1 del Grupo de transporte numero 6 de la Fuerza Aérea Venezolana; (hoy extinta). Mi nombre es: José del Pilar Reyes Prado, natural de Urumaco, municipio autónomo Urumaco del Estado Falcón, Venezuela. Comienzo, diciéndoles que un viernes, ya no recuerdo la fecha exacta, estando encargado del comando del Escuadrón T1, recibí un radiograma, con la siguientes instrucciones: “sírvase disponer de un avión de esa unidad, para dar apoyo de transporte a la Fundación La Salle, para trasladar personal y carga, a los siguientes lugares en el Estado Bolívar y territorio amazonas respectivamente, dichos lugares son; Cuchime, Kanarakuni y Kakuri; el avión debe estar a las 07:00 horas en el aeropuerto de la Carlota”, (todavía no existía la Base Francisco de Miranda). Tal radiograma, me provocó, cierta inquietud, por lo lacónico y sin mayores explicaciones a cerca de tales sitios, y además, con el encargo de que se hiciera una averiguación en cada lugar, respecto a visitas de aviones de otras nacionalidades; por eso llame a la Tercera División  del Estado Mayor de la Aviación y pregunte quien había, enviado el radiograma y me dijeron, que había sido el para entonces Capitán (Av) (hoy Gral. Bgda. fallecido): Arturo Rivera Fernández y pedí, hablar con él, le pregunte que donde quedaba Cuchime y los demás lugares, es decir si tenía las coordenadas y su respuesta fue: “Entre los pasajeros a trasladar, va una Doctora Ucraniana, que te va a indicar, donde están esos sitios”. Quede estupefacto con esa respuesta y le dije: y como hace el piloto el plan de vuelo y me contesto: “El Piloto eres tú, así que cuando la veas, habla con ella y haz el plan de vuelo, acá en la Carlota;” Le respondí, porque tengo que ser yo, y me respondió: “ Por qué así lo quiere el Comando y esa es tu responsabilidad”. Le respondí, si es en el Amazonas y el Estado Bolívar, el combustible más cercano está en Ciudad Bolívar o en San Fernando de Apure, la respuesta fue: “la orden está dada y el Escuadrón tiene que cumplirla, lo demás esta de tu parte y  colgó el teléfono. Busque en todos los mapas de la Fuerza Aérea Americana, en el tipo conformal de Lamber y no conseguí, ningún lugar con ese nombre, entonces busque el Mapa Shell y el Mapa Creole y le pedí, al Subteniente: Cándido Farías Rodríguez, que me ayudara a buscar los lugares, en los mapas que no eran  de la wac; pero no conseguimos, ningún lugar con esos nombres. Eso me obligo a llamar de nuevo al Capitán Rivera Fernández y se le dijo, que no había mapas con esos nombre y entonces, me respondió que me llamaría más tarde, como a las dos horas, llamó para decirme que Cuchime estaba al Sur, unos 15 minutos de Caicara del Orinoco, pero la Doctora me daría más detalles y el Kanarakuni, me sería indicado, por el Padre de La Salle, llamado Diego, que nos estaba esperando en Cuchime, a su vez,  en Kanarakuni, me darían información de Kakuri, si era que quedaba combustible para llegar hasta allá y volver a la Base El Libertador. Con eso en mente, salimos a las 06:00 horas del Sábado, para la Carlota con el avión 5BT1, que tenia, una pequeña vibración en el motor izquierdo, pero poseía, buenos frenos, lo recuerdo por que el avión, fue escogido, para esa misión, a todas luces medio suicida y llegamos a la Carlota y ordenamos llenar los tanques del avión, 804 galones, repartidos en los dos delantero principales y los dos auxiliares traseros y esperamos, casi hasta las 09:00 horas, por que la bendita Doctora no aparecía, al llegar le pregunte sobre el sitio llamado Cuchime y me dijo: “yo lo se reconocer desde el aire”, de inmediato le respondí:,  el problema es que, tenemos que llegar alto a unos seis o cinco mil pies de altura, para poder ver una buena extensión de terreno y si esta nublado, va estar muy difícil, conseguir el lugar y no tenemos mucho combustible para maniobrar. En fin vamos a ver, que resulta de todo esto y despegamos tomando altura hacia rumbo sureste vía Caicara del Orinoco. Como habíamos previsto el área estaba nublado y eran casi las once y media de la mañana, dimos tres vueltas al área y no se despejaba, en la tercera vuelta, vi un reflejo como de techo de zing y llame a la Doctora y le pregunte que si ese era el lugar y me dijo: Parece, pero no estoy segura, entonces le dije a: Farías vamos a aterrizar y que sea, sino regresamos a Ciudad Bolívar a abastecer de nuevo el avión, se veía una enorme llanura y la aprovechamos toda en una aproximación directa, toda vez que no habíamos divisado ningún obstáculo y parecía que había huellas viejas de otros aviones poniendo ruedas en el lugar. Carreteamos hasta el tinglado y vimos a un cura con su sotana puesta y dijimos: la pegamos, es aquí. Eso era Cuchime y le fijamos las coordenadas, en nuestros mapas, saludamos y preguntamos ¿dónde queda Kanarakuni? y el padre nos dijo: cerquita de acá, nos vamos bajitos por la orilla del Rio. (El Rio era el Caura, pero en esa parte se llamaba o se llama: Santa María del Herebato). Embarcamos toda la carga y la aseguramos y despegamos, rumbo Sur, todo el tiempo sobre el Rio hasta llegar una formación orográfica tipo horse, de casi mil metros de altura, allí era Kanarakuni. Aquel pedazo de suelo, desde arriba, me parecía muy corto, para detener el avión, se divisaba un rio que circundaba el espacio, que parecía disponible para aterrizar, todo se veía verde y parecía estar liso y aparentemente sin obstáculos de ninguna especie, pero desde arriba, es imposible ver la superficie, por si tiene huecos o quebradas, que puedan, no permitir un aterrizaje sin novedad: fluían por mi mente mil apreciaciones: con poco combustible, la aproximación se tenía que hacer en un viraje de 360°, continuos, pues el horse estaba situado en la única cabecera de supuesta pista, para poner las ruedas de la aeronave y debía ser un aterrizaje corto, con lo que llamamos los pilotos, con el avión colgado de los motores a mínima velocidad de sustentación, en ese caso, entre  58 y 60 millas intinerarias, de velocidad, con motor, así lo hice, no sin antes advertir al oficial: copiloto, que también era capitán de nave del aparato que volábamos. Logre colocar el avión exactamente en el borde del rio y empezamos a correr sobre piso, al principio seco y después, descubrí un lodazal, donde se hundía el aparato, por eso una vez dominada la maquina, acelere los motores en un giro máximo, de 180° y logramos sacar el avión hacia el terreno seco, en lo más próximo al borde del rio, la traspiración del cuerpo me mojo totalmente la camisa y la ropa interior y no me podía parar del asiento del piloto, a duras penas y en un máximo esfuerzo lo logre; pero las piernas me temblaban, de modo que casi no podía bajar la escalerilla del avión, ver aquello y considerar que habíamos salido ilesos de tal maniobra, era un milagro, que estuviésemos sanos: avión, tripulación, pasajero y la carga. El padre misionero, me felicito y me dijo, estaba rezando por todos ustedes, es la primera vez que aterriza un avión en este sitio y dudábamos mucho, de que eso ocurriera, mil respuestas acudieron a mi mente: nunca había llegado avión alguno a ese lugar y resonó en mi mente, la misión para la tripulación de investigar, las visitas de aviones extranjeros a los sitios, a donde nos habían mandado. La otra inquietud, era y ahora como salimos de este lugar, ya son las 14:30hrs. Fue entonces que le dije al misionero, que si era posible, que con las herramientas traídas, (Hachas y Machetes), algunos nativos del lugar fueran hasta la parte alta de los árboles y quitaran Algunas ramas; la respuesta fue: “a mundo mijo, para llegar a esos árboles se echan 3 días, desde acá”, hubo explicaciones de él porque, que no quiero mencionar y le dije al Tte. Farías: “tenemos que salir de acá, a como dé lugar, utilizando nuestros conocimientos del avión”, y nos pusimos de acuerdo, para utilizar la potencia y sustentación del avión. Poner motores a full potencia con los frenos puestos, al levantar la cola empezar a corretear para el despegue, consiguiendo de 45 a 60 millas, sacar full flap y forzar el avión , en ascenso, sin que entre en perdida y así lo hicimos, empezando el ascenso con la nariz del avión, más allá de 45°, supongo, y pasamos rozando la cimas de los arboles, para luego, de inmediato, hacer una caída de ala, por la izquierda y picar el avión hacia el cajón del rio: Santa María del Herebato. Conseguimos con la picada 95 millas y  en ascenso, muy poco pronunciado, con mezcla rica, 2.200 RPM y poco a poco superamos el borde derecho del cajón del rio, con 110 millas ascendiendo, rumbo a Ciudad Bolívar, vigilando estrechamente el combustible, que ya habíamos medido, antes del despegue y con 5.000 pies de altura, pusimos, condiciones de vuelo en crucero, eso sí muy atentos al combustible, cambiamos los tanques a los auxiliares y nos reportamos a Bolívar, dándole nuestro estimado de arribo, más allá de las 18:00 hrs y que le dijera a la cisterna de combustible, que no se fuera, que teníamos que abastecer la aeronave. A las 18:15 hrs, aproximadamente, estábamos, poniendo ruedas en la pista del Aeropuerto de Ciudad Bolívar, pero, la gran sorpresa, parquee el avión y en el preciso momento de mirar hacia la cisterna de combustible, el motor izquierdo se apago, me dije a mi mismo, Dios está con nosotros, de verdad, verdad. Le dije al Jefe de Máquina, revisa, por favor los 4 tanques y anota los resultados y abastece el avión, que nos vamos. Seguro estaba que era falta de combustible el haberse Apagado el motor izquierdo por sí solo, en efecto así fue, los resultados anotados por el Jefe de Máquina, fueron: tanque principal y auxiliar izquierdo, totalmente vacios, principal derecho: vacio, auxiliar derecho 6 galones, lo que significaba, 3 minutos más de vuelo y los dos motores se hubiesen apagado en pleno vuelo, posiblemente hubiésemos puesto el avión, sin mayores daños, ya hubiese sido en uno de los playones de la margen derecha del Orinoco, o hubiésemos, puesto el avión de barriga en el lado derecho de la pista de aterrizaje de Ciudad Bolívar. A todas estas, al llegar a Ciudad Bolívar y apearme del Avión, fui a ver quien cargaba un: C-123, que estaba al lado del avión nuestro. Era el Tte. Bastidas Díaz(QEPD) quien, se había acercado y me pregunto: ¿De dónde vienes tu: José del Pilar? Y le dije, parafraseando una Novela de un Escritor Latinoamericano, de donde el Diablo perdió el Poncho, luego agrego, viste lo que traes en el empenaje del tren de aterrizaje, y le respondí: no, voy a eso. Eran: pedazos de bejucos, ramas de hierba y puntas de arboles, que seguro se le habían pegado al avión durante el despegue de Kanarakuni, luego le referí, lo del motor izquierdo, que se había apagado solo y dijo: gracias a Dios que  están vivos y se fue, por que ya estaba oscuro. Mientras llenaban el avión, Farías y yo, fuimos a tomarnos un poco de agua y un café y a comprar galletas de soda, para palear el hambre y traerle al Jefe de Máquina, que se ocupaba de abastecer,  revisar y limpiar el avión por la barriga a ver si había algo de malo. Abastecido el avión prendió el motor izquierdo y no encontró falla alguna, ni afuera ni en los instrumentos del motor y nos dijo, estamos listos, si nos vamos a ir. Era Sábado por la noche y estábamos a unas cuantas millas de un lecho propio para dormir. Le pregunte a Farías, le damos y la respuesta fue, claro vámonos y carreteamos a la cabecera de pista, dándole a la torre de Ciudad Bolívar, nuestro plan de vuelo. Bolívar Base Libertador, para volar a 10.500 pies, se nos autorizo el despegue a las 18:45 aproximadamente. El día no había terminado para nosotros, volando desde las 06:00 hrs y todavía en la noche, echando pala, para regresar a casa. Con todo en regla y ya a la altura de crucero, veía relampaguear la atmosfera a lo lejos y tome el micrófono, llamando a Ciudad Bolívar para anunciarle que pasábamos a control de la Base Sucre, lo cual fue autorizado. Llamamos a Sucre y le informamos de nuestro plan de vuelo con rumbo a Libertador. La repuesta del Centro de Control Militar Sucre, fue: “Recibido militar 5BT1, se le sugiere dirigirse a su alternado Maiquetía, debido a tormenta eléctrica en desarrollo, sobre Valle la Pascua, moviéndose hacia el Norte”. Le respondimos: “Recibido Sucre QSY a Maiquetía. Y continuamos nuestro vuelo en ese largo día, de actividad de vuelo. A las 23:00, estábamos sobre Caracas a 12.500 pies y se lo hicimos saber a Maiquetía, con indicación que pasáramos a Control de Radar, Así lo hicimos y he aquí, otro contratiempo, las instrucciones del Control de Radar, fueron: “Comience su descenso rumbo Norte, 500 pies/minutos hasta alcanzar los 3.000 pies. Así lo hicimos y al realizar, tal maniobra, perdimos contacto visual con la costa de La Guaira, y llamamos a Radar Maiquetía haciendo la observación y la respuesta fue: “Continúe su descenso, por tal razón, debido al cansancio, fatiga del día y solicitando, nuevas instrucciones, me vi obligado a ordenarle al Copiloto, que pasara a la torre y emprendí el regreso a la costa, chequeando, combustible y presencia, posible de tráfico, a nuestro nivel de vuelo: 3.000 pies y todo estaba libre y claro para el retorno, en pierna con el viento, llamamos la torre y pedimos instrucciones para aterrizar en Maiquetía, eran la 01:20 hrs del Domingo, aterrizamos y parqueamos el avión, ir al merecido descanso, de tan larga, fatigosa y accidentada misión. Así concluyo, esta narración; agregando que tuve que hacer doble informe, por escrito, uno por la misión suicida a la que habíamos hecho frente y cumplida y otro a la in-colaboración del Centro de Radar de Maiquetía, quien a su vez envío informe a la FAV, acusándome de no atender las instrucciones que se me habían dado, lo cual fue descalificado y explicado, que había obligado y motivado, la entrada a tráfico y aterrizar con las instrucciones de la Torre, sin esperar, la cancelación de las instrucciones dadas por el operador de Radar, que parecía,  negarnos la entrada al tráfico, en condiciones de vuelo instrumental bastante precarias. De acá, deduzco, que fui, junto con mi tripulación, la primera Aeronave que ponía ruedas en Kanarakuni, lugar, donde posteriormente, a pesar de haber, recomendado que no se enviaran mas aviones al lugar, hasta tanto no se acondicionara una pista adecuada y que se debía enviar tripulaciones altamente entrenadas en aterrizaje y despegue en pistas cortas, Se quedaron para siempre: dos aviones de transporte; un C-123 y un C-47, Creo todavía hay restos de esos aviones en ese lugar.-


Por: Cnel (Av.) Jose del Pilar Reyes Prado 


Douglas C-47


IMAGEN SUPERIOR: Por cortesia de JUAN SILVA PHOTOGRAPHY

martes, 8 de octubre de 2019

UN SÚPER PUMA, SOBRECARGADO. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.




UN SÚPER PUMA, SOBRECARGADO. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV.

Transcurría el inicio del segundo semestre del Año 1990, era Teniente Coronel  de la Fuerza Aérea  Venezolana (FAV) y me desempeñaba como Capitán de Nave al mando de un helicóptero Súper Puma AS-332B1 que operaba entre Santa María de los Guaicas (El Ocamo) y Parima B, en apoyo al Ministerio de la Defensa (MINDEFENSA) para la activación de un puesto militar fronterizo, en esa última comunidad, ubicada en el Estado Amazonas, y el haber sobrevivido a una  carga errónea del aparato, nos permite relatar hoy: UN SUPER PUMA, SOBRECARGADO.
Recibí instrucciones del Coronel (Av) Reyes Humberto Gil Sarrameda, comandante del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales Nº10 (GRUOPEDIEZ) para apoyar una misión de traslado de materiales de construcción y equipos necesarios para la adecuación de un Puesto Fronterizo en el Alto Amazonas  en el sitio conocido como Parima B, donde se hace necesario resaltar, que 30 dias antes, había fungido como copiloto del Teniente Coronel (Av) Roberto Vicente Vásquez  en la mencionada zona, donde aparte de transportar personal, equipos, habíamos trasladado un Mini Shower mediante Eslinga, que por su peso entre 2.581 Kg y 3.565 kg y 45 minutos de vuelo, representó una gran dificultad de traslado, pero esa maquinaria, se necesitaba para desmalezar, alargar y acondicionar  la pista, lugar donde  también habíamos trasladado  al Señor Ministro de la Defensa G/D (Av) Filmo López Uzcátegui y el Alto  Mando Militar Venezolano, que visitó, inspeccionó y compartió con la comunidad de Parima B, en ese entonces, cuando ese asentamiento, era administrado por unos misioneros denominados: Nuevas Tribus.
Estábamos familiarizados con la operación de la Aeronave en dicha zona y podemos decir que el Súper Puma, por su reciente adquisición, era la panacea de la aviación de alas rotatorias en Venezuela pero teníamos una gran limitación, solo habíamos 2 pilotos para volar 2 aeronaves, que a la par éramos también 2 pilotos instructores y estábamos orgullosos  de ser 2 pilotos venezolanos del sistema Super Puma,  de los 5 instructores, que en ese entonces, tenia Latinoamérica.
Nuestro instructor en la República de Francia había sido el Capitán de Aviación Civil francesa  el Señor Henry Bordes que a la par nos instruyó en vuelo en Venezuela y en compañía de otro piloto, voló con nosotros el 10 de diciembre de 1989 en la demostración del helicóptero frente al presidente Carlos Andrés Pérez. El capitán Bordes en su experiencia acumulaba 5000 horas de vuelo en súper puma, hablaba perfectamente español y había fungido como tripulante presidencial con helicópteros de la Aeroespatiale en la República Dominicana y la República del Ecuador.
Recuerdo que en sus charlas operacionales nos decía que nos iba a enseñar a volar Súper Puma, para que NO nos matáramos, y las correcciones en función operacional eran  dirigidas, al tren de aterrizaje retráctil, al ajuste de los motores por parte del Mecánico de Abordo, al uso obligatorio/mandatorio del piloto automático, equipo INDISPENSABLE para la operación del aparato, contrastado con la ausencia de flotabilidad de emergencia, radar meteorológico y tanque externos en el carenaje del tren, que hacían al Súper Puma Venezolano, un Helicóptero muy avanzado en tecnología, pero catalogado por ellos, como el más limitado fabricado por la Aerospatiale, para país alguno, razones que escuchamos de viva voz,  de los propios francesas allá en la fábrica de Marignane, en Marsella. República de Francia.
Pero volviendo a la operación entre El Ocamo y Parima B, confrontamos el primer problema NO operacional, sino logístico. Una aeronave de las Fuerzas Armadas Nacionales que estaba operando en la zona utilizó casi todo el combustible que teníamos en El Ocamo aun cuando estaba embasado el pipotes de 200 litros de J-P1 por el Servicio de Abastecimiento de la FAV, y cada tambor estaba identificado como la inscripción Fuerza Aérea Venezolana  porque ese recurso, se había calculado y planificado para nuestra misión.  Tomamos la decisión de abastecer el helicóptero y dejar las reservas operacionales, pero eso nos retardaba como mínimo un dia y un máximo de dos.  Pero NO obstante continuamos haciendo viajes desde El Ocamo a Parima B y viceversa, cumpliendo con la misión encomendada, pero nos sorprendió el atardecer abasteciendo y despegando con el tiempo muy limitado para llegara desde El Ocamo a Parima B. Con los malos tiempos que se presentan en esa zona, casi fuimos arropados por la nubosidad y llegamos a Parima B en horas nocturnas, pero gracias a la bondad en iniciativa del G/B (Ej.) Castor Rivas, quien estaba destacado allí en la supervisión de la misión, dispuso de unos mechurrios y logramos ver el campamento y aterrizar sin novedad.
Luego, uno o dos dias después, confirmamos  que el Avión C-130 traería el combustible, fuimos a El Ocamo, con la intención de culminar el trabajo y atender otra misión que se nos había encomendado hacer, pero en la Zona de Maracaibo. Estado. Zulia. Estábamos de polo a polo, pero la vocación de servicio, la responsabilidad y el cumplimento del deber de mi honrosa tripulación, marcaba la pauta. Hicimos hasta lo imposible porque el GRUOPEDIEZ y el Comando Superior pudieran expresar las mágicas palabras de: Misión Cumplida.
Recibimos instrucciones personales del G/D (Av) Jesús Hung Abreu, quien ocupaba el cargo de Director General de los Servicios del Ministerio de la Defensa (DIGENSER)  quien me agradeció el apoyo, y me manifestó que era prioritario transportar la carga al puesto de parima B para que los trabajos NO se retardaran y le contesté que NO había novedad, que por tiempo, la misión la íbamos a culminar en inmediato plazo  y estaríamos  presentes en Maracaibo para cumplir la subsiguiente, orden de nuestro comando.
Nuevamente abastecimos con los pipotes de combustible y cargamos el helicóptero observando las normas de capacidad de carga interna y peso y balance de la aeronave.  Supervisé personalmente que se hiciese la distribución de la carga dentro de la cabina trasera, ya que el Helicóptero podrían transportar aproximadamente 4100 kg, para lo cual contesté a MT3 (Av) Franklin Ulloa afirmativamente con  el número de láminas de Drywall y otros materiales, que transportaríamos.
Pero la mañana, se hizo mediodía y la temperatura externa rebasó los 40 grados centígrados y para salir, enfrentado en la pista de El Ocamo decidí despegar aprovechando su máxima extensión, que de acuerdo a los cálculos estábamos en operación normal. En la carrera de despegue  hacia la traslación (pase de vuelo estacionario a vuelo normal) sentí el helicóptero un poco pesado, pero los parámetros me indicaban que podía continuar el vuelo.  En efecto lo hice pero recuerdo, que pase rozando las copas de los arboles al final de pista. El helicóptero estaba en el aire, mantenía sus niveles de proeficiencia de ambos motores y funcionamiento en general, normal; pero solo ascendía a una rata de 200 pies por minuto,  y seguíamos ganando altura.
Entonces le pregunté al MT3 (Av) Franklin Ulloa con respecto al peso y me dijo que se había calculado de acuerdo con mis instrucciones,  sobre la base  del manifiesto de carga que había trasladado el Avión C-130. No había novedad, pero el helicóptero seguía ascendiendo con 200 pies por minuto, y yo permanecía dando instrucciones para calificar como Capitán de Nave al Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro, quien argumentaba que quizás posiblemente había una diferencia entre el peso de las láminas y las suministradas por el Loadmaster del C-130.
Estabilizado en vuelo visual, aproximadamente a 3500 pies nivelamos la aeronave y deje que el combustible se consumiera para los efectos del aterrizaje. Me llegaron infinidades de cosas a la mente. Eleve mis pensamientos y oraciones a Dios nuestro Señor y seguimos avanzando. Pensé en mis recomendaciones a la Gerencia de Venta de la Aeroespatiale en Francia cuando nos despidieron después de culminar el curso. A ellos les decía que asesoraran bien a la Fuerza Aérea Venezolana en virtud de prevenir que la resistencia al cambio tumbara un Súper Puma, ya que la Escuela en el Aire, había cambiado.
Ahora teníamos un tren de aterrizaje que subir y bajar. Un  Mecánico de Abordo que manipulaba el régimen de los motores en tierra y en el aire por a la distancia prudencial entre el paso colectivo (Potencia) y las manillas de los aceleradores, ubicadas en el tope de la cabina de mando, que los Helicopteros Estadounidenses  tipo UH-1H, Bell-212, Bell-214 y Bell-412, los tienen integrados en  el mando de potencia o paso colectivo. Apagar un motor como lo hice en BAEL un dia dando instrucción de vuelo, asistido por el Mecánico de Abordo aumentaba nuestra proeficiencia y calificación porque el manual operacional de la Compañía Aerospatiale lo autorizaba así, pero NO se veía bien.  
También pensé que mi persona podía estar transitando la senda de ser protagonista  de un potencial accidente en el aterrizaje del helicóptero y en términos coloquiales o jerga de pilotos, mi capacitación decía que NO me podía poner, de sombrero el Súper Puma, y evalué todas las condiciones operacionales  del helicóptero, que me llevó a definir que quizás NO podría mantenerse en vuelo estacionario, por lo cual tomé una decisión de informarle  a la tripulación, que aterrizaríamos corrido por la pista de Parima B, y estuvieron de acuerdo, razón que me permitió de inmediato enunciar, el procedimiento a utilizar.
Encargué  de los motores a MT3 (Av) Franklin Ulloa, y le di las instrucciones a Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro que colocara las manos en los controles y los pedales, de tal manera que una vez asegurado en tierra, cortaría a mis órdenes, el piloto automático, y les dije a todos:  Una sola aproximación. NO hay ida al aire. Ejecutaríamos un aterrizaje corrido en una pista de GRANZÓN y dominado el helicóptero haríamos lo siguiente: Paso colectivo abajo. Piloto automático cortado, motores fuera, por emergencia, y además les señalé la manilla corta todo, situada detrás y arriba del piloto y copiloto de la aeronave, por si era necesario.
Repetí el procedimiento NO menos de 10 veces, mientras seguíamos descendiendo con la pista de Parima B, al frente. Solo nos quedaba  descender a nivel de tráfico e  incorporarnos a la pierna final para el aterrizaje, y enfrentados con la pista cruzar la cabecera en reducción progresiva de la velocidad, de 60 nudos, para 40 nudos y de allí hasta 20 nudos o menos, para el toque final . Así lo hicimos, cumplimos con el objetivo trazado. Tocamos sin novedad y con el helicóptero prácticamente dominado éste se  asentó y se levantó por la acción de los amortiguadores  e hizo un cabeceo que nos sacó del centro de pista y advertí a los demás tripulantes,  "se me está saliendo",  bajé el paso colectivo e instruí a  Capitán (Av) Pedro Cestari Navarro que  cortara el piloto automático y al  MT3 (Av) Franklin Ulloa que apagara los motores y el helicóptero quedó ligeramente corrido, del centro de pista, pero se detuvo.
Me quede sentado en los comandos, apliqué el freno del rotor y permanecí por varios minutos en el puesto de copiloto en mis funciones de Piloto Instructor y tomé la libreta de la aeronave para llenar los datos de vuelo y reportar el corte de los motores. Pero NO lo hice, en ese momento, porque me bajé a abrazar a mi tripulación, quienes me habían abierto la puerta izquierda y estaban eufóricos y llenos de regocijo de esta nueva etapa, donde el MT3 (Av) Franklin Ulloa con lágrimas en los ojos, me daba las gracias a nombre de su esposa, hijos y su familia, por haber salvado su vida, al enfrentar la situación adecuadamente, mientras repetía que  el manifiesto de carga, estaba equivocado.
Sobrevivimos y agradecimos a Dios y la virgen de Loreto, Patrona de los Aviadores, por sus bondades. Descargamos el Helicóptero ayudados por los soldados del Ejército Venezolano destacados en el lugar, para almorzar y continuar con la operación. Pero luego al ubicar todo en un depósito, el MT3 (Av) Franklin Ulloa consiguió un balanza y logró suspender mediante una amarre una de laminas para pesarla, lo cual arrojó que presentaba una diferencia significativa en kilos,  contrastada con la realidad  asentada en el manifiesto de carga que trajo el C-130, que aunado a la presión y la premura, por el cumplimiento de la misión asignada,  para ir a otro destino operacional, nos  conllevó, a cometer un error, y luego volar y aterrizar, un SUPER PUMA, SOBRECARGADO.

Cita: “Desprecié los grados y distinciones. Aspiraba a un destino más honroso: derramar mi sangre por la libertad de mi patria”.
Simón Bolívar.

Gracias a la Fuerza Aérea Venezolana, por permitirme relatar parte de su Historia NO contada.


Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 8 de Octubre de 2019
@ProtestaMilitar

IMAGEN SUPERIOR: Helicóptero Súper Puma / Erwin Fuguet FAV-Club / AméricaMilitar 


PD: Dedico éste texto, a la Memoria de mi Señor Padre: PRESENTACIÓN DE JESÚS LANDAETA, un trabajador petrolero, conocido como PRESENTE LANDAETA, quien sucumbió a consecuencia de un disparo en la cabeza, asesinado por su compadre: Félix Márquez (El Negro Márquez) el día 8 de Octubre de 1949, en la población de El Tigrito, Estado Anzoátegui y falleció a las 7 de la noche, en el Hospital de la Mene Grande Oil Company de San Tomé, hace 70 Años. Paz a su Alma y brille para él la luz perpetua. Amén.

INFORMACION COMPLEMENTARIA: 


Sammy Landaeta Millán en Facebook:

Gracias a TODAS y cada una de las personas que han expuesto sus opiniones, motivaciones, sentimientos, agradecimientos y FELICITACIONES por lo cual les expreso mi eterno agradecimiento y me permito compartir con ustedes las consideraciones que tuvo a bien enviarme mi General de División (Av) Jesús Hung Abreu:

Apreciado compañero y amigo Cnel. Sammy Landaeta, al leer este relato tuyo que haces, me recuerda que esas misiones constituyeron una de las operaciones muy meritorias y dignas de ser registradas en la Historia de nuestra real FAV. Al leerte, me llené de emoción, orgullo y nostalgia, pues esas importantes misiones tuvieron un extraordinario e importante objetivo al que la historia no le ha registrado su verdadero valor estratégico y geopolítico. Recuerdo que recibí instrucciones, en mi condición de Director General de los Servicios de Mindefensa, por parte del Gral.Div.(Av) Filmo López Uzcátegui Ministro de la Defensa Nacional para ese entonces, de que diera todo el apoyo Logístico y Operacional para establecer en Parima B una unidad del Ejercito de Selva venezolano, que tomaría posesión de esa Base fronteriza, cuyo territorio había estado en manos de garimperios brasileros y que después de haberse hecho una demarcación limítrofe con apoyo de radares y GPS aérotransportados entre comisiones técnicas de Brasil y Venezuela, se había recuperado para nuestro país una extensión considerable de territorio que hasta el momento los pisatarios del lugar (indígenas yanomamis y garimpeirios), habían considerado ser territorio brasilero. Esta región está situada al Sur del Estado Amazonas al occidente de la sierra Pacaraima, una de las formaciones montañosas más antiguas de la Tierra. Fue así como con el apoyo de la FAV con helicópteros y aviones (C-130 y G-222) se iniciaron los trabajos de acondicionamiento de una pequeña y rudimentaria pista (utilizada ilegalmente por aviones de los garimpeirios) y de las instalaciones de esta base, por parte de un pelotón de ingenieros militares, adscritos a la Brigada de Ingenieros de la Dirección de Ingeniería Militar bajo el comando del Gral.Bgda.(Ej) Carvajal Mezones, unidad militar que estaba bajo el comando de la Dirección General de los Servicios de quien fui titular desde julio de 1989 a julio de 1990. La Fuerza Aérea Venezolana puso a mi disposición para el logro de esta misión, unidades del Grupo Aéreo de Transporte No. 6 y del Grupo Aéreo de Operaciones Especiales No. 10, quienes contribuyeron en forma excepcional con la misión asignada. En varios vuelos acompañé las operaciones aéreas en G-222 desde Bael a Parima B, incluido el vuelo final en el que el Ministro de la Defensa, el Director de Ingeniería del Ejército y quien quien suscribe, hicimos la ceremonia protocolar inaugural, para que pudiésemos poner finalmente en disponibilidad la Base Operacional fronteriza Parima B, Misión Cumplida Venezuela. Well Done para la FAV y el Ejército venezolanos. Saludos amigo.


RESPUESTA:

Señor:
G/D (Av) Jesús Hung Abreu
Ciudad.


Mi General de División.
Después de enviarle mis saludos y respetos, le confieso que me sentí gratamente sorprendido por las importantes acotaciones que hace en el relación con la difusión de mi Anécdota FAV: Un Súper Puma, sobrecargado.
Le refiero que anteyer conversé con un amigo y le manifesté mi inquietud sobre el aspecto, si se estaba leyendo lo que desde dos meses para acá, emprendí -gracias a la señal de internet- en la difusión de 10 artículos de Anécdotas FAV, incluida esta última publicación, pero la respuesta me la dio ayer la página de Facebook y luego su atenta comunicación, que leí en altas horas de la noche.
Comparto con usted los sentimientos de emoción, orgullo y nostalgia, en el cumplimiento de la misión asignada.
Celebro con verdadero espíritu de cuerpo, el haber puesto todo mi empeño para cumplir sus órdenes a cabalidad y valoro sus esfuerzos y la de los tripulantes del G-6 y G-10 para que usted y los Altos Mandos expresaran con satisfacción la hermosa frase de: MISIÓN CUMPLIDA VENEZUELA.
Valoro los esfuerzos de todos, en el desarrollo de Parima B, donde en mis conversaciones de antes refería, que en una oportunidad operando un UH-1H visite el lugar, y el paludismo, la orcosincosis y las niguas, hacían estragos en la población indígena, pero ahora de la mano del Ministro de la Defensa, de Usted y de muchos, llegaba la civilización, la medicina y la seguridad militar que reforzaba el "valor estratégico y geopolítico" -como usted acertadamente lo califica- de dicha región, donde lo que conocíamos como Parima A, que tristemente veíamos perdido, lo recuperamos con el posicionamiento satelital en una franja de NO menos de 150000 km2.
Al final me di cuenta también, mi General de División, que a pesar de lo riguroso de la misión, los riesgos calculados y adicionales, que nos llevaron a un cálculo errado, NO son motivos para que en la memoria histórica militar y colectiva, no se recuerden y añoren nuestras Fuerzas Armadas Nacionales, DE ANTES, parafraseando a mi Almirante Antonio Perez Criollo, derivado de en los comentarios que observé en Facebook, donde el Coronel Arellano del Ejército Venezolano, miembro del Batallón de ingenieros, a su digno mando, expresa su testimonio de haber presenciado la maniobra que realizamos mi comandante Roberto Vicente Vasquez y mi persona, en el Súper Puma que trasladó en Eslinga, el mini shower, lo que me hace infreir respetuosamente, que NO aramos en el Mar.

Gracias mi General de División, por ser una vez más el único superior y amigo que alimenta nuevamente mi espíritu, mediante su atenta respuesta, similar a aquella que recibí en El Tigrito, Estado Anzoategui, mediante un correo electrónico, que recibí a finales del año 2000, de parte de Usted, donde sus sabías palabras, mitigaron mi dolor, por la temprana separación de las FF.AA.NN., y me estimulaban a seguir luchando, por la verdad, la justicia y la identidad de Venezuela y sus FF.AA.NN.

Reafirmandole mis respetos, consideraciones y alta estima.
Atte:
Sammy Landaeta Millán
Naguanagua, 10 de Octubre de 2019.

PD: Estoy evaluando la conveniencia de publicar su misiva adjunta al texto referido, o quizás en un artículo aparte. Si tiene alguna consideración al respecto, le agradecería, me lo comunicara por ésta vía. Gracias mi General de División. Feliz día!!!

Sammy Landaeta Millán en Facebook: 

RESPUESTA de mi G/D (Av) Jesus Hung Abreu:

Así mismo es mi dilecto compañero y amigo, la verdad siempre triunfará sobre las insanas mentes humanas que tratan de echar un manto de olvido y engaño sobre los hechos que, como granos de arena, van dando forma a las páginas de Historia Patria. escritas con el esfuerzo de verdaderos profesionales venezolanos como usted, que lo han dado todo y lo siguen dando, en la construcción de una Venezuela cuya integridad territorial y su real soberanía, juramos defender desde el primer día que se nos puso en nuestras manos la daga que nos calificaba como cadetes de la otrora digna Escuela de Aviación Militar. Por supuesto que puedes hacer el uso que creas conveniente de la información sucinta que te envié y que te prometo complementarla con algunas anécdotas sobre este mismo tema de Parima B, que te enviaré una vez que las ordene en mi mente. Te reitero mis palabras de aquel año 2000, pues tu actitud y tus acciones posteriores han reafirmado en mí el concepto en que te tengo, como digno y eficiente Oficial profesional de nuestra FAV y verdadero ciudadano de nuestro país y el mundo civilizado. Gracias por tus atentas palabras de respuesta a mi comunicación. 
Saludos. Jesus Hung jesushung@gmail.com


miércoles, 21 de agosto de 2019

MADERA OLOROSA, PRECIOSA MADERA. Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Parte II.



MADERA OLOROSA, PRECIOSA MADERA.
Por: Coronel ® (FAV) Sammy Landaeta Millán. Anécdota FAV. Parte II.

Estábamos por culminar, mi primera misión de capitán de Nave, en el Helicóptero UH-1H en  Santa Rosalía de Palermo. Estado Bolívar, en Agosto de 1980, y luego de abastecer los últimos puntos de acopios en las comunidades, nos disponíamos a salir para Ciudad Bolívar, por razones de rendir un informe a la Gobernación del Estado, culminar la misión, y aportar los datos necesarios, que se requerían en el Comando de la Guarnición, de la V División de Selva.
Pero en todo tiempo, estábamos a la escucha del radio HF en la frecuencia de la Defensa Civil, que en esa oportunidad era dirigida por General (FAV) Cesar Guerrero Zambrano, quien se desempeñaba como Director Nacional. Ese día observamos que había mucha premura y requerimientos de aviones, combustible en pipotes, y personal de Búsqueda y Salvamento (SAR) en las comunicaciones del ente gubernamental. 
Solicite permiso de comunicaciones y me identifiqué por el radio de la Defensa Civil. Este es el helicóptero de la Fuerza Aérea Venezolana, 4134 y el operador respondió: Adelante.  Quién modula por ahí? Contesté el Teniente Sammy  Landaeta Millán. Al momento me respondió, Enrique Santi Blanco, el operador de la BLAZER de comunicaciones, denominada: TIBURÓN  quien estaba ultimando algunos detalles de una determinada operación de Búsqueda y Salvamento (SAR).
Le pregunté: Que está pasando Santi? Y me contestó se hundió una Falca en el Rio Orinoco y a bordo de la embarcación estaba el Grupo Madera. Le pregunte: Donde? y me dijo en Samariapo, cerca de Puerto Ayacucho y a la vez preguntó. Dónde estás tú Sammy?  y le dije, en Santa Rosalía de Palermo, cerca de Caicara del Orinoco, y además le manifesté. Estoy a la orden de la Defensa Civil, y en vista de que la misión era compatible con la que nosotros realizábamos, manifesté:  vayan buscando la autorización con la Fuerza Aérea Venezolana, para trasladarme allá, porque yo estoy muy cerca del sitio del suceso, y el tiempo de repuesta, era relativamente corto.  
Me dijo: Seguro. Conteste: Voy a echar combustible y a recoger  el equipaje para  proceder a Puerto Ayacucho, y me comunico contigo al despegar, para ver que instrucciones que tiene la Defensa Civil Nacional, y por supuesto el Comando de la FAV.   
Echamos combustible, recogimos nuestros efectos personales, prendimos el helicóptero y salimos  a un nuevo destino,  enmarcado en la misma misión de ayuda a personas en peligro. NO sentíamos fatiga, pese a los días que  teníamos cumpliendo la misión asignada, porque estaba presente una  nueva faceta, que también requería SALVAR VIDAS y ya estábamos en el  aire, en ruta para Amazonas. Nos reportamos a la Defensa a Civil Nacional, al Centro de Control de la FAV  y al Grupo 10, unidad que nos  dio las instrucciones de incorporarnos al operativo, por la premura del caso de la tragedia que envolvía al Grupo Madera y sus integrantes. 
Cuando llegamos a Puerto Ayacucho, ya estábamos prácticamente sobre la puesta del Sol y en esos precisos instantes, estaba aterrizando un avión que trasladaba al Dr. Charles Brewer Carias, Ministro de la Juventud de Venezuela. Al instante lo saludamos, ya  nos conocimos de otras operaciones en el territorio nacional y allí estaba presente el Lic. Julio Lescarboura experto en operaciones SAR y ampliamente conocido en Venezuela y el exterior, por sus participaciones en labores y materia, de Búsqueda y Salvamento (SAR).  
Nos dispusimos a reabastecer el helicóptero con JP-1  y el Ministro Brewer Carias se quito la camisa  y comenzó a  abastecer la aeronave, mediante una bomba  manual de trasegar combustible, que así permitía aliviar el trabajo del Jefe de máquina y de la tripulación en general, completando el tanque con al menos  3 pipotes de 200 litros cada uno. Al terminar me dijo: Me lleva a Samariapo Capitán? y le conteste que si, aduciendo los riesgos del  vuelo, la puesta del sol y las limitaciones del helicóptero monomotor, en operación nocturna,  pero la misión lo ameritaba.
Instruí al Teniente (Av.)  Leonardo Méndez Martínez, piloto del Alouette III que ya estaba en la zona,  que nos dividiríamos el área de búsqueda en dos sectores principales, sobre el rio Orinoco.  Nos vamos señor ministro? Sí, y despegamos hacia Samariapo. El vuelo era de unos 20 o 30 minutos per no dejaba de ser riesgoso, por la entrada de la noche. Las unidades del Ministerio de la Juventud, la Defensa Civil  y otros organismos fueron colocadas en un sitio amplio cerca del rio Orinoco para demarcar con sus luces de los carros,  el área de aterrizaje, que también se podía hacer, utilizando algunos mechurrios. Hicimos un vuelo sin novedad, las luces internas del helicóptero funcionaban a la perfección y tanto la luz de aterrizaje como la luz de búsqueda, estaban operativas y además, teníamos como aval que habíamos efectuado algunas misiones nocturnas en el aérea de BAEL en el Helicóptero Alouette-III  que daba cierta ventaja, al hacer un vuelo nocturno visual. 
Como acotamos lo hicimos en 20 o 30 minutos con todas los procedimiento repasados verbal y manualmente. Aterrizamos en Samariapo próximos a la 7 y 30 de la noche. Los carros apostados en el área cercana al rio y unas viviendas,  nos brindaron una excelente perspectiva del patrón de tráfico y el aterrizaje que se efectuó sin novedad, muy cerca de Rio Orinoco que allí es caudaloso, pero no tanto, como lo conocemos frente a Ciudad Bolívar.  Nos dispusimos  a comer algo, que nos prepararon las mismas personas que estaban en el operativo, además de los miembros de la comunidad. Hasta hoy, NO sé decir donde dormí, pero asumo que fue dentro del Helicóptero.
Caí como una piedra pero ya a las 6 y 30 de la mañana estábamos en operación que realizamos por supuesto, por varios dias. Ya estando en el aire, las misiones y las alertas eran muy comunes pero también muy riesgosas, mientras yo volaba en el área de Samariapo, el Tte. Leonardo Méndez Martínez lo hacía en la zona de  Puerto Ayacucho y áreas circunvecinas.
Las espumas  que trasladaba el caudal del Orinoco  se confundían con presuntas personas que se desplazaban rio abajo que buscábamos en los Raudales de Atures, pero generalmente resultaban infructuosas, donde se podrían ver -paradójicamente-  los restos de madera de la embarcación siniestrada, pintadas de azul claro y colocadas en forma vertical como que estuviesen señalando hacia el cielo. Era una tragedia local, folklórica, cultural, religiosa, y  en general Nacional.
No  era una tragedia de blancos, de negros, de indios, de ricos o pobres, de civiles o militares, o de miembros de un partido político o NO. Todos estábamos consternados por el evento acaecido y no podíamos solucionar la angustia el dolor y la preocupación de amigos, familiares y sobrevivientes del Grupo Madera, y con el ejercicio de la misión y la presión constante de la operación, revisábamos cualquier indicio, cualquier información, cualquier dato, así fuese especulativo o esotérico.
Como acotamos antes, la zona  la habíamos dividido en dos áreas operacionales que centralizaban el aérea de búsqueda  solamente sobre el rio y sus márgenes.  Les confieso que NO  se definir cuantos dias pasaron, pero volábamos cada día, cada hora y cuando hubiese cualquier rayo de luz.  El Grupo Madera se había extinguido en las aguas del Orinoco. Los familiares y sobrevivientes  mantenían un estado de pesadumbre, que a pesar del tiempo, NO olvidaremos jamás. Revisando la internet conseguir un escrito del Licenciado, Enrique Alberto Martín Cuervo, del Grupo de Rescate Humboldt, quien nos deja una descarnada semblanza informativa, y fotográfica, de la operación, en: "SOLO SE MOJARON Y EN LA ORILLA ESTAN". 
Dos eventos más, marcaron la ejecución de la misión. De pronto nos vimos rebasados en el aire por un avión que al parecer era una Cessna 310. Preguntamos a la torre de control y NO había ninguna aeronave autorizada para el área de búsqueda. Tratamos de hacerle indicativos al piloto para que se alejara del aérea de operaciones y eso nos llevó, a una forma inédita, de una especie de interceptación aérea, donde el vuelo en formación con la aeronave incursora,  hacia contraste entre el plano del avión y la pala del rotor principal del helicóptero, que reseñó con una fotografía un diario de circulación nacional.   Logramos hacer que el piloto descendiera, e hicimos que aterrizara, y realizamos  un aterrizaje corrido por la pista de Samariapo, para impedir el despegue de la aeronave. Aclarada la situación, las autoridades permitieron, que la aeronave regresara a Colombia y al parecer se trataba de un médico que venía a prestar servicio en la comunidad colombiana de Casuarito y decidió incorporase a las labores de búsqueda   sin autorización y gracias a Dios, NO pasó nada.
El segundo evento se refiere, al aterrizaje que realice en una piedra del Rio Orinoco cerca de donde estaban incrustadas las maderas que habían quedado como testigos de la tragedia. Esperábamos que ese sitio nos indicara,  si habían personas que pudiesen haber quedado atrapadas dentro de los restos. Los caudales eran muy fuertes. Me baje del Helicóptero UH-1H y lo deje encendido mientras inspeccionaba personalmente el lugar con otras personas  que revisaban a cierta distancia la disposición de los restos de la Embarcación. Cuando me monté y me amarré en el helicóptero, me abrí los cierres de la botas de vuelo y le dije a la tripulación, esto NO está en los manuales de emergencia, pero hay que tenerlo presente cuando se vuela sobre el agua.
Instantes después, sentí que la maquina se inclinaba hacia atrás y el copiloto Mijares levanto el paso colectivo y despegó. Las revoluciones se cayeron y comenzó a sonar la señal auditiva de bajas revoluciones del motor, pero el helicóptero estaba en el aire, pero NO respondía. Ahí vi que tenía dos opciones: La primera tirar la maquina al rio y la segunda, tratar de arborizar sobre unos arbustos o arboles  de una isla que estaba al frente de la piedra del centro del Orinoco. Decidí por esta última,  y cuando me disponía a impactar sobre las copas de los arboles, gire el acelerador en el sentido de las agujas del reloj y  el helicóptero aceleró y cogió altura sobre la margen sur del padre rio.  Ajusté las revoluciones. Constaté el régimen de 6600 RPM y vi a los lejos las copas de los arboles de la Isla diciéndole al copiloto Humberto Mijares: Me debes una caja de cerveza, y la dejamos para el venadeo en el Grupo 10. El Teniente Mijares dijo;  entendido mi teniente y Flores Lugo dijo, no las tomaremos en el venadeo, allá en BAEL.
Regrese a Puerto Ayacucho y pase por la jefatura del Aeropuerto para pedir un teléfono prestado para llamar a mi Comando en Maracay y notificar lo riesgoso que se había tornado la misión, y solicitar un relevo, el cual NO fue posible, por la indisponibilidad de pilotos clasificados. Recuerdo que en el lugar, estaba el Periodista de RCTV, Alexis Rosas,  utilizando una máquina de escribir,   quien me preguntó: Todo bien, capitán?  y le dije: todo bien Licenciado.
Terminé de volar ese día y me fui al hotel donde nos habían alojado, y espere mi turno para la cena que mandé a preparar. NO sé si había almorzado, solo  pensaba cenar, bañarme y acostarme a descansar, pero cuando el mesonero empezó a traer las comidas de otras personas,  le dije tráigame a mí  un Ron con pepsi-cola, que yo se lo cancelo aparte.
Antes de la comida, el  Señor me sirvió la bebida, frente a todos. Alguien se me acercó y me preguntó. Que celebra Capitán? Y le dije NADA. Solamente me voy a tomar un ron, porque me está matando el cansancio, la fatiga, y el estrés, de esta misión, y  le dije: MADERA OLOROSA. PRECIOSA MADERA, que  NOS AFLIGE Y NOS GOLPEA, pero gracias a ella, y a  Nuestro Señor Jesucristo; hoy logramos, sobrevivir. Gracias Señor. QUE LOS FIELES DIFUNTOS DESCANSEN EN PAZ. Amén.

Cita: “La existencia es el primer bien: y el segundo es el modo de existir.”
Simón Bolívar.


Coronel  ® (FAV) Sammy Landaeta Millán.
Naguanagua, 20 de Agosto de 2019
@ProtestaMilitar
sammylandaeta@gmail.com


FOTOGRAFIAS SUPERIOR E INFERIOR:  Por cortesia de rescate.com


\



OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias

ALGO MÁS DE CHILE. Por:Humberto Marcano Rodríguez.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS. Opinión. Venezuela. Chile.

17     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez ALGO MÁS   DE CHILE Un   amable   lec...