Mostrando entradas con la etiqueta Silvia Schanely de Suárez. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Silvia Schanely de Suárez. Mostrar todas las entradas

lunes, 15 de agosto de 2011

EL MURO ELECTORAL “AUTORITARIO” VENEZOLANO // Por: Silvia Schanely de Suárez



EL MURO ELECTORAL “AUTORITARIO” VENEZOLANO

¡A 12 años de haberse construido un sistema electoral parcializado!

Silvia Schanely de Suárez

Muy pocos recuerdan ya las bases electorales para ir a una Asamblea Nacional Constituyente, de febrero de 1999, en el cual se establecía una nueva metodología “plebiscitaria” para consultar al pueblo. Lo señalaba Arturo Sosa sobre el carácter plebiscitario (El Universal, 07-02-99). Manuel Caballero lo consideraba originalmente fraudulenta: “… una de las perores farsas electorales que se hayan cocinado en la historia de los comicios venezolanas” (El Universal 22-04-99). Se acercaba a lo señalado por el entonces asesor de Chávez, Norberto Ceresole: “…no es un modelo ‘antidemocrático’, sino ‘post-democrático’” (en: Caudillo, Ejército y Pueblo -2000).  Las cifras de la poca participación desconfirmaban el modelo participativo, vistos en los casos del referéndum consultivo para ir a la ANC del 25-04-99 en el que se produjo un 60 % de abstención. En la elección de los miembros de la ANC del 25-07-99 con un 59.92 % de abstención. En el referéndum aprobatorio de la nueva Constitución del 15-12-99, en un 54.06 % de abstención.  En la relegitimación de los poderes, llamada “las mega elecciones” del 31-07-2000, un 43 % de abstención. Se podía señalar como causa la desconfianza ante lo nuevo y la desconocida forma de participación “popular”.

Sin embargo, luego de los episodios de 2002, el llamado a un referéndum revocatorio contra el presidente de la república por iniciativa popular opositora finalmente se dio en el 2004 de manera amordazada por “un Refirmazo” organizado por un CNE controlado por el oficialismo y avalado internacionalmente por el grupo Carter y la OEA. Sus resultados invertidos 60-40 a favor de la oposición -en encuestas a  puertas de los centros de votación, a un 60-40 a favor del oficialismo nunca se pudieron comprobar. La extensión del tiempo de votación hasta la medianoche, la intimidación en la utilización de las capta-huellas que rompe el secreto del voto -comprobado días después tras la revisión de apenas 1 % de las actas y el informe de Tulio Alvarez sobre los resultados dudosos, así como sus declaraciones sobre la localización de los software que invirtieron los mismos, condujo al enorme incendio de la torre este de Parque Central, que costó millones de bolívares a la república su recuperación.

Así sucedieron las elecciones municipales, estatales  y parlamentarias de 2005, la oposición se abstuvo de participar en la última pero no se atrevió a desconocer las nuevas autoridades parlamentarias, electas apenas con el 28 % del electorado. Se arrepiente y argumenta que fue un grave error el no participar. Todo ello aunado a la continuación del uso de las Capta-huellas en los Estados más poblados, el control absoluto de los Centros de cómputo del CNE y del Registro Electoral por parte del Oficialismo, y luego la escogencia de una directiva del CNE sin representación de los partidos opositores, sin el más mínimo condicionamiento de revisar el Registro Electoral, y exigir una representación imparcial en el CNE.

Nos acostumbramos a simular y pretender elegir autoridades en las contiendas presidenciales de 2006, en la estatales de 2009, en las parlamentarias de 2010  e incluso en la consulta plebiscitaria para la reforma constitucional de 2007, cuando en los casos anteriores la oposición  logró ganar en algunos Estados, la Alcaldía Metropolitana, ganar efímeramente desaprobando la propuesta socialista de la reforma Constitucional y habiendo triunfado con un 52% de los votos, se dejaron enrolar, los cambios de los circuitos electorales.

¿Habiendo ganado la oposición algunas alcaldías, gobernaciones y escaños parlamentarios, han podido ellos gobernar o legislar? ¿Acaso no terminó el Régimen absolutista con el triunfalismo opositor de la reforma, aprobando todas las leyes previstas en la reforma constitucional “socialista”, incluyendo el leit motiv de la reelección presidencial? Es muy triste observar a nuestros parlamentarios opositores quejándose de la mala gestión parlamentaria, habiéndose sentado triunfadores con el 52 %, aceptaron el juego y la burla del simulacro democrático.

Estamos frente a una nueva parodia electoral, la más importante en los últimos tiempos. Estamos por escoger la candidatura única opositora para la elección presidencial, pero no estamos reclamando la revisión del Registro Electoral sobre los electores fantasmas o sobre los doble cedulados, ni la inclusión de las Capta-huellas en las maquinas de votación que acaba con el secreto del voto. El Censo a celebrarse en septiembre aumentará millonariamente los electores virtuales y continuaremos pretendiendo votar. ¿Es esto Democracia?

Termino con una frase señalada por el historiador Germán Carrera Damas en el 2001: “Cuando quisieron simular que consultaban al pueblo, convirtieron la participación en grandes paradas militares, en las cuales, el individuo, célula de la democracia, desaparecía en un consenso orquestado desde un poder que había sorprendido valiéndose de la mecánica de la democracia liberal representativa (…) La expresión se aviene muy bien con las aspiraciones de quienes no esperan de la democracia, libertad e igualdad, y que entienden la participación como una apropiación privilegiada de la nación-botín” (La post democracia participativa / El Nacional 23-05-2001)

¡Mientras tanto el país desangra por todos los costados en la indolencia, sin libertades, sin igualdades, sin democracia!

A exigir pues la auditoria del Registro Electoral, la separación de las Capta-Huellas de las Maquinas Electorales, a revisar con lupa los resultados del Censo que está por darse, y a escoger a un candidato, no para la presidencia de la república, sino para presidir la transición hacia el camino democrático, hacia la transparencia administrativa, hacia el equilibrio de los poderes públicos.

Caracas 13 de agosto de 2011 

viernes, 17 de diciembre de 2010

NO HAY FELIZ NAVIDAD 2010 NI PROSPERO AÑO NUEVO 2011 // Por: Silvia Schanely de Suarez

NO HAY FELIZ NAVIDAD 2010 

NI PROSPERO AÑO NUEVO 2011

CON ESTAS LEYES QUE ESTÁN APROBANDO EN LA ASAMBLEA NACIONAL
NO PUEDO DESEAR UNA FELIZ NAVIDAD 2010 NI UN PROSPERO AÑO NUEVO 2011, PORQUE NO LA HABRÁ.

1. ES LA LEY DE COMUNAS

¿DÓNDE QUEDARÁN LOS ALCALDES Y PODER MUNICIPAL?

2. ES LA LEY DE UNIVERSIDADES ¿AMANECERÁ LA UNIV. STA. MARIA, LA UNIV. CATÓLICA Y TODAS LAS UNIVERSIDADES PRIVADAS NACIONALIZADAS ? Y LAS PUBLICAS SEMIAUTÓNOMAS EN MANOS, SUS AUTORIDADES, DEL GOBIERNO SOCIALISTA?
 

3. ES LA LEY DE TELECOMUNICACIONES. UNA SOLA VOZ EN UN SOLO INTERNET,  UN SOLO CANAL DE CONTROL?  

4. UNA LEY DE TIERRAS ????? EL AVILA ????

5. ES LA LEY HABILITANTE. QUE OTORGARÁ TODOS LOS PODERES AL PRESIDENTE PARA LEGISLAR DURANTE 12 MESES. OJALÁ SÓLO FUERA POR LA EMERGENCIA CLIMÁTICA.

YA BASTA. NO ESTÁN RESPETANDO LA VOLUNTAD DE LA MAYORÍA.

 NO ESPEREN LA ACTUACION DE LOS DEMÁS. ORGANICÉMONOS CADA QUIEN EN NUESTRO ENTORNO.

ES LA ACTUACION TUYA Y MÍA.

ESTAMOS EN EMERGENCIA !!!!

RESISTENCIA
 
 
Silvia Schanely de Suarez

martes, 14 de diciembre de 2010

AL PROFESOR MANUEL CABALLERO, CON “APLICACIÓN” // Por: Silvia Schanely de Suárez

AL PROFESOR MANUEL CABALLERO, CON “APLICACIÓN
Silvia Schanely de Suárez

Siento una deuda con el profesor. Y trataré de resaltar mis impresiones sin equivocarme en trasvolar nombres, comas o afirmaciones.

Fue mi profesor en el doctorado de Ciencias Políticas de la Universidad Central, en un año que no es necesario ahondar qué sucedió (1994),  ni tampoco en el seminario por él dictado en un momento álgido y crítico de “los partidos políticos”. Algunos compañeros no querían tomar esa materia por ser “démodé” y era preferible tomar el interesante dictado por Luis Castro Leiva sobre “el –novedoso- republicanismo”, que igualmente cursé. Sin embargo, el estudio de los partidos políticos de Venezuela –a la mano del profesor Caballero, me permitieron por primera vez ahondar sobre la estructura partidista marxista leninista que influyó no sólo en el Partido Comunista de Venezuela, pero también en Acción Democrática y en COPEI. Mi trabajo final de entrega trataría sobre las consecuencias de la división de facto de COPEI (1993) que, sacando el filo al alma social cristiana  y creyendo perturbar al profe “comunista”, no encontró otra cosa más copiosa que recibir las críticas de la entonces copeyana a la situación interna de su partido: un resultado más complejo que un simple enfrentamiento de liderzgo. Muy posiblemente se dibujaría en su rostro, sonrisa entre su bigote, acariciado por sus dedos, señalando: ¡interesante!

No sería hasta 10 años después que volvería a tener contacto con él. Esta vez, como miembro del Jurado en la defensa de mi tesis doctoral que versó sobre la “Legitimidad y Democracia en Venezuela: auge y crisis en la vida republicana” (2005), tesis que intenta extraer, ambiciosamente, el concepto de legitimidad democrática desde los inicios de la república hasta nuestros días. Tomó en serio revisar página por página, hacer las respectivas observaciones y/o correcciones, y entregármelas después de la defensa, que aún hoy conservo. Quiero resaltar alguna de ellas:

  1. Al período que le sigue a la Revolución de Octubre, considerado por  él como el ejercicio de “una democracia plebeya” (en: Las Venezuelas del Siglo Veinte-1988), se contrapuso  el de la década  militar, en la que personalmente concluía que se había violado la legitimidad democrática en el 48, desconocida en el 52 y usurpada en el 57, cito su observación :”Esto tal vez es lo más importante a destacar, para oponer la idea de ‘legitimidad de origen’ despreciada por P.J., y exaltada por Chávez”.
  2. Al señalamiento que copiosamente incluí de Luis Castro Leiva sobre el Pacto de Punto Fijo como “la decisión política y moralmente más constructiva de toda nuestra historia” (en su discurso de orden el 23 de Enero de 1998)”, porque me sentía tan identificada, me reclamaba y señalaba el profesor, cito: “esta es la mejor parte del trabajo, pero ¿Dónde está su propia interpretación?”.
  3. En la defensa de la mal denominada “Democracia Representativa de los 40 años” el profesor Caballero de manera sentida escribe y cito “Nunca en nuestra historia había vivido el país época tan brillante como en estos malditos cuarenta años; nunca nadie había vivido tanto, nunca había pasado tanta gente por la universidad, nunca se había pensado siquiera en lo que hoy es realidad, a saber la construcción de la única planta industrial del mundo en la zona tropical. En verdad lo que se pretende aborrecer de esos cuarenta años no es la corrupción (…) sino el hecho de que ese lapso haya estado ocupado por gobiernos civiles” (Artículo “Esos horribles Cuarenta Años”, El Universal 13-06 2000 p.1-6)
  4. Ante la crítica a los partidos en los últimos años de la democracia representativa señalaba el profesor que tanto AD como COPEI habían dejado de ser doctrinarios y se limitaron a ser gestionarios: “terminaron siendo electoreros y no estadistas” (Artículo, op-cit.). ¡Cuánta similitud, hoy día!
  5. Sobre la legitimidad del referéndum consultivo celebrado a inicios de 1999 para ir a una Asamblea Constituyente, señalaba Caballero que ello no tenía sentido hacerlo si no obtenía el 50 % requerido. Caso que se celebrara con el 60 % de la abstención. ¿Fue acaso legítimo, entonces?

Creo que el Profesor Caballero descansó, sin haber abandonado jamás su espíritu crítico, en defensa de los valores de la democracia, poniendo en claro- oscuro los pro y los contra de la democracia representativa con un realismo y con una racionalidad hasta el punto de escribir y defender a un antiguo opositor suyo: Rómulo Betancourt. De igual manera se opuso, con su racionalidad, a la post-democracia revolucionaria de nuestros tiempos.

Mis respetos profesor. Trataré, por decir algo elegante o por cortesía, de seguir “con aplicación” su ejemplo, aunque en estos momentos, parafraseando alguna conocida frase: “no” estoy en paz con “algunos” hombres, y estoy en guerra con mis entrañas.

 Caracas, 13 de diciembre de 2010

jueves, 4 de noviembre de 2010

1989: IMPRESIONES SOBRE LOS CAMBIOS EN EUROPA DEL ESTE // Por: Silvia Schanely de Suárez




1989: IMPRESIONES SOBRE
LOS CAMBIOS EN EUROPA DEL ESTE


Silvia Schanely de Suárez

El 9 de noviembre de 1989 se derrumba el Muro de Berlín. Muro que separaba las dos Alemanias desde 1961.  Apenas tenía dos años de edad cuando se construyó ese muro, que marcaba la afirmación de una nueva era de confrontación, luego de la Segunda Guerra Mundial, conocida luego como la Guerra Fría. Crecí bajo ese esquema de confrontación entre dos bloques antagónicos constituidos, entre dos modelos de percibir el mundo: el uno, el modelo Occidental, liberal y desarrollado, que en lo político promovía un modelo de gobierno democrático. Venezuela conoció y experimentó ese modelo hasta 1998.

El otro modelo, el soviético, el del bloque soviético, con un modelo de economía  estatizada y centralizada, monopolizada por el partido comunista en cómo producir, qué producir y cuando producir (a modo del modelo de los Sovkhozes y Kolkhozes de las colonias agrícolas en la Unión Soviética) y cómo negociar sus productos fuera de las fronteras. En lo político, un modelo de gobierno, que si bien aseguraban se trataba de un gobierno “Bolchevique” –el de las mayorías, terminó siendo un gobierno “Menchevique” –el de las minorías, de una elite dominada por los regidores del Partido Comunista Soviético –el PCUS.

Nada distinto lo era en el marco externo en su relación con al menos 6 o 7 países de Europa del Este que conformaron el Bloque Soviético, conocido como la CAME  en lo comercial – Consejo de Ayuda Mutua Económica (o en inglés llamado el COMECON), y el Pacto de Varsovia en lo militar, a saber: Alemania Democrática, Bulgaria, Checoslovaquia, Hungría, Polonia, Rumania y Albania.[1] Caracterizado por relaciones comunes comerciales y políticas, algunas de mutuo acuerdo, otras que, cuando quisieron disentir, fueron sometidos por las tropas soviéticas como ocurrió en 1956 en Hungría y en 1968 en Checoslovaquia.

Lejos estaba en mi mente cuando entre febrero y marzo de 1989 surgía los primeros vestigios de Libertad, disputados entre las repúblicas de Hungría y Polonia, en ser los precursores de los cambios, que en un solo año, las seis repúblicas sucumbían de manera estrepitosa y escalonada hacia la apertura al Occidente, poniendo fin a casi 40 años de dominación. Para entonces, en lo personal, me encontraba trabajando desde hacía algunos años los cambios ocurridos en la Unión Soviética con la llegada de Mijaíl Gorbachov al poder y la implementación de la políticas del Glasnost – o de la transparencia en la información,  y de la Perestroika – o de la reestructuración económica, en la Comisión de Política Exterior de la Cámara de Diputados de Venezuela.

Varios analistas han coincidido que, con la llegada de Gobarchov al poder y las políticas de apertura por él implementadas fueron las razones que permitieron el fin de ese mundo bipolar. Sin embargo, otros argumentos válidos apuntaron a la presión externa norteamericana, bajo el gobierno de Ronald Reagan, en la implementación de la denominada “Guerra de las Galaxias”, guerra a la cual, los soviéticos estarían en desventaja para ese momento en competir, por razones de deterioro en sus balances comerciales y económicas. En las sesiones ordinarias de la CAME para 1985, Gorbachov declaraba que la Unión Soviética no podía asumir los compromisos energéticos con los países miembros en “moneda blanda” y les proponía, por primera vez, independencia para innovar en materia de energía nuclear. En todo caso, lo que sí se puede afirmar es que los máximos líderes de la URSS en 1989 permitieron el desarrollo de los cambios en Europa del Este, sin tener que recurrir al envío de las tropas para someter nuevamente la región a los designios de Moscú. Para el momento de los cambios, Mijaíl Gorbachov y Eduard Shevardnaze afirmaban el derecho de “la libre autodeterminación de los pueblos”.

En un trabajo que he desempolvado, inédito, luego de 18 años de su realización, realizado para la Comisión de Política Exterior de Diputados, sobre los tres años que marcaron el cambio en Europa del Este, entre 1989 y 1991, recoge  la sucesión de hechos que ocurrieron, día a día,  en los países de Europa del Este  y sus consecuencias posteriores en los dos años que la siguieron. Trabajo que recoge información de prensa nacional e internacional, en la traducción de artículos escritos sobre los hechos, así como de entrevistas a Embajadores o encargados de negocios de los países de Europa del Este en Venezuela, y vice-versa, de entrevistas e informes de los Embajadores nuestros como el de Erick Becker en Berlín, o el de Milos Alcalay en Rumania.

De manera resumida trataré de resaltar los aspectos más importantes desarrollados en cada unos de los países de Europa del Este en 1989, a modo cronológico, a saber:

Primero, el caso de Polonia. El surgimiento de un movimiento opositor a finales de los años 70, conocido luego como “Solidarnosc” - o “Solidaridad” en español, había sido legalizado en 1980 tras los acuerdos celebrados en Gdansk, entre el gobierno y el movimiento sindical. Sin embargo, en 1981 se declara el Movimiento ilegal y el arresto de sus miembros, calculados para ese momento en dos millones de adherentes, junto con su líder Lech Walesa. No sería hasta el mes de febrero de 1989 que el gobierno comunista de W. Jaruzelski acepta negociar su legalización como partido político, así como el reconocimiento de la existencia de la iglesia Católica en el país. Producto de esa negociación, en el mes de junio se celebrarían  las primeras elecciones parlamentarias de la Cámara Alta, resultando ganador el movimiento Solidaridad, movimiento, que formaría un gobierno de coalición en el mes de agosto, cuando se designa a Tadeus Masowiecki como Primer Ministro, el primer gobierno no comunista en 40 años. En un escrito de  Raúl Zamora en la revista Visión del 30-10-89 sobre los cambios en Polonia señalaba lo siguiente: “la revolución democratizadora se realiza por el hambre de los Trabajadores en Polonia” .

Luego, le sigue paralelamente, Hungría. Los cambios provinieron en el mismo seno del Partido Comunista húngaro. Teniendo como terrible antecedente, el año 1956 cuando el reformista Primer Ministro Imre Nagy quiso diferenciarse de las políticas estalinistas,  y retirarse del Pacto de Varsovia y de la CAME, le costó la vida y la invasión de las tropas soviéticas, asumiendo el poder, Janos Kadar bajo estrictas instrucciones de Josef Stalin. En enero de 1989, el parlamento húngaro aprobaba la libertad e independencia de los partidos políticos. En el mes de mayo, los soldados húngaros recibían órdenes de desmantelar la “Cortina de Hierro” a lo largo de sus fronteras con Austria. En el mes de septiembre, se suspende el acuerdo que tenía con la República Democrática Alemana que impedía el paso de los este-alemanes hacia el Occidente, con la ira del gobierno de Erich Honecker. En el mes de octubre, el partido de gobierno se aparta del comunismo, triunfando el ala reformista, sobre los “kadaristas”, transformando la denominación del partido en uno Socialista. Para el mes de noviembre, Hungría se declaraba independiente de los designios de Moscú.  Al año siguiente, en 1990, en el mes de marzo, se celebraba las primeras elecciones democráticas para el cuerpo legislativo y en el mes de octubre, los primeros comicios locales, resultando ganador Josef Antall.  Según un ex -líder del PSOH, Imre Posgay: “la experiencia comunista había fracasado. Un experimento cuya ideología fue el Marxismo, cuya expresión política fue llamado Socialismo, pero cuya esencia fue, en realidad, el estalinismo”.

Siguiendo el orden de los cambios en 1989, le tocó paralelamente competir por el  tercer lugar a la República Federativa Checa y Eslovaca. Otro país que tuvo también un terrible antecedente, cuando en 1968 el líder comunista Alexander Dubcek se disponía adoptar un gobierno democrático, fue aplastado por las tropas soviéticas en la conocida “Primavera de Praga” y puesto en prisión. Todavía queda el testimonio de un joven estudiante, de nombre, Jan Palach, quien  en enero de 1969 se inmoló en una plaza de Praga, quemándose vivo ante los ojos del mundo, en protesta por la invasión de las tropas rusas. Muchos años después pude visitar junto con mi esposo ese sitio donde se inmoló éste joven estudiante.
Similar a Hungría, los cambios provinieron en parte, de la dirigencia política opositora de Vaclav Havel y  de Alexander Dubcek, pero también, por la presión de los estudiantes y de los trabajadores. Protestaron durante todo el mes de noviembre de 1989. Ante la presión, el primer Ministro Ladislav Adamec, el día 28, propone la formación de un gobierno de Coalición y una nueva Constitución para el país. A ésta protesta se le denominó “La Revolución de Terciopelo”, que barre con el gobierno comunista al renunciar 11 de los miembros del partido en el Gabinete, y al haberse dado la legalidad a los partidos políticos de oposición. Los líderes que la encabezaron: el filósofo Havel – quien había estado preso durante largos años, y el héroe trágico de la Primavera de Praga, Alexander Dubcek, electos Presidente de la República y Presidente del Congreso respectivamente, el 19 de diciembre, como representantes de un improvisado foro llamado “Foro Cívico”.  Para efectos de nuestra reflexión interna, dejo unas palabras asomadas por Havel en una entrevista que se le hiciera meses después (junio de 1990) sobre las perspectivas que tenía él, un mes antes de los cambios producidos: “Esperanza no es un pronóstico. Esperanza definitivamente no es la misma cosa que optimismo. No es la convicción de que algo va a salir bien, pero la certeza de que algo tiene sentido, en la mira de cómo saldrá”.

Mientras sucedía la Revolución de Terciopelo en el mes de noviembre de 1989, paralelamente se suscita el hecho histórico más simbólico del derrumbe del  Bloque Soviético, el derrumbe del Muro de Berlín. La mirada del mundo estaba en la República Democrática Alemana desde el mes de septiembre cuando Hungría había abierto las fronteras, provocando la fuga de centenares de alemanes al Occidente. El Presidente E. Honecker acusaba a Hungría de haberse vendido al Occidente, mientras desde Moscú volaba a Berlín el líder soviético E. Ligachev que, según algunos periodistas, venía a darle apoyo al régimen debilitado, mientras otros señalaban que venía para organizar la visita oficial de Mijaíl Gorbachov con motivo de las fiestas aniversarias de la fundación del RDA – cuarenta años de su fundación, el 4 de octubre. Por su parte, la revista norteamericana “Newsweek” publicaba para ese entonces que E. Honecker había desaparecido de la vida pública desde el mes de julio y que posiblemente había sido destituido por Egon Krens. En todo caso, el 12 de septiembre se había constituido un movimiento de unidad denominada “el Nuevo Forum” -reuniendo a 6 movimientos políticos opositores en la iglesia del Santo Salvador en Berlín, liderado por Reinhard Schult. Señalaba el Manifiesto que publicaron espontáneamente, afirmando que se quedarían en el país hasta alcanzar la libertad. En las fiestas aniversarias, M. Gorbachov, en su visita oficial, era aclamado por manifestantes en las calles de Dresden, Liepzig y de Berlín del Este. Manifestaban señalando que era la única persona que los podía ayudar en el proceso hacia la libertad –reseñado por la revista Times el 16-10-89. El 9 de octubre, Honecker daba órdenes de usar la fuerza contra los manifestantes, pero Egon Krens le convence de lo contrario. El día 18 de octubre, Honecker es obligado a renunciar. Para el mes de noviembre, 11 de los 21 miembros del Gabinete habían renunciado, de los cuales resalta el de la cartera de seguridad –Erick Mielke y el jefe ideológico del partido comunista, Kurt Hager. El día 09 de noviembre comienzan a derrumbar el Muro. Miles de berlineses atraviesan los puestos de chequeo  de “Charlie” y de “Brandenburg”,  gritando consignas de “Unidad, Justicia y Libertad”. Ese mismo día Egon Krens promete la celebración de elecciones democráticas, libres y generales. En sólo 48 horas, dos millones de berlineses habían cruzado la frontera. En el mes de diciembre era designado Primer Ministro Hans Modrow, quien lideraría la transición alemana oriental e iniciaría las negociaciones para la reunificación, en marzo de 1990.

Si bien los cambios habían sido, en cierta manera, pacíficos en los países anteriormente mencionados, no lo fue en Rumania, en el sangriento mes de diciembre de 1989. A pesar de ser uno de los gobiernos comunistas que más enfrentamientos tuvo con Moscú conduciendo incluso su salida del Pacto de Varsovia, la feroz dictadura de Nicolás Ceaucescu  hizo mella en el seno de las Fuerzas Armadas y en los disidentes que expulsara del Partido Comunista. La revolución, la cual comenzó en Timisoara el día 10 de diciembre de 1989 con el arresto del clérigo disidente Reverendo Lazlo Tokes y la orden de Ceaucescu de disparar contra los manifestantes -quienes  intentaban impedir el arresto, alcanza Bucarest el día 20 con la ayuda de las Fuerzas Armadas. Institución que depondría al Presidente y ejecutarían trágicamente a Ceaucescu junto con su esposa, el día 24, en el campamento militar de “Boteni”, en las afueras de Bucarest. En el intervalo se había formado “un Frente de Salvación Nacional” que asumiría el gobierno provisional, encabezado por Ion Iliescu, quien prometía la celebración de elecciones para el mes de mayo del ‘90 y el abandono del sistema de partido único. A finales de diciembre, la lucha continuaba entre las Fuerzas Armadas y los militantes del cuerpo de seguridad del derrocado gobierno, conocido como “la Securitate”. Sin embargo, el gobierno de Iliescu tendría rápidamente la desconfianza de los estudiantes, y de los dirigentes de los partidos opositores, quienes regresaban del exilio, temiendo que una nueva dictadura se estaría formando;  y de los militares, quienes exigían en el mes de febrero del ’90, una purga de aquellos que participaron en la matanza de civiles en el mes de diciembre; que condujo a la formación de un nuevo gobierno de coalición, llamado “El Consejo Provisional de Unión Nacional”.  Consejo Provisional que funcionó hasta las elecciones del 20 de mayo de 1990. Elecciones para algunos amañadas, cuando triunfa de nuevo el Frente de Salvación Nacional, con Ion Iliescu a la cabeza. La desconfianza en Iliescu produjo conflictividad durante todo el año 1990, obligando al gobierno a negociar con la oposición a finales de ese año para formar otro nuevo gobierno de coalición. Hay una frase que resume el caso rumano, recogido por la revista francesa Le Point,  publicada el 28 -12- 1991. “Au parfum de la liberté retrouvée se méle l’impression pesant d’une democratie en sursis, d’une eternelle partie de poker menteur”. Una traducción personal diría: “Al perfume de la libertad alcanzada se mezcla la pesada impresión de la existencia de una democracia en suspenso y de una eterna partida de poker, mentirosa”.

Por último, en la cronología de los cambios en 1989, le tocaría el turno a Bulgaria. Fue el país y el gobierno que más se identificó con la Unión Soviética de Stalin, en la dictadura de Thodor Zhivkov. Las primeras manifestaciones solicitando cambios en los cuadros políticos se iniciaron en el mes de septiembre del ‘89 dentro del Partido Comunista. Manifestaciones  de cambio hechas realidad en el mes de noviembre cuando el líder Zhivkov es remplazado por otro líder, ésta vez reformista,  Petar Mladenov, poniendo así fin a 35 años de poder, de orientación estalinista. Mladenov se identificaría con las políticas de cambio de Gorbachov.  Prometió purgar el régimen estalinista, legalizar los partidos políticos y celebrar elecciones libres para mayo de 1990. Mladenov cumplió lo prometido. Para finales de diciembre se producía la segunda purga en el Politburó y en el Comité Central del Partido Comunista. En enero del ’90 se legalizan los partidos políticos. Sin embargo, las elecciones no se celebrarían hasta el mes de junio, en el que gana el Partido Comunista, transformado su denominación en  Partido Socialista. Nadie imaginaría que las reformas en Bulgaria irían más allá de las soviéticas hasta el mes de noviembre de 1990 cuando renuncia el Primer Ministro, y la orientación política económica daría un giro de 90 grados, con la presión de los trabajadores y los estudiantes.

No pensaba incluir en este resumen de cambios a la República Popular de Albania, pues los mismos ocurrieron un año después. Sin embargo, al releer mis reseñas sobre lo ocurrido en ese país, lo incluyo para reflexión actual. País comunista desde 1946. Su líder Enver Hoxa queriendo ser “el más radical de los radicales” se había enfrentado contra aquellos líderes del bloque que habían tenido posiciones blandas con el Occidente. Rompe relaciones con  Josip Broz - Tito en 1948, se enfrenta con Nikita Kroutchev en los años 60, critica a  Den Xioping por su apertura económica y coqueteo con los Estados Unidos. Fue el primer país que se declaró oficialmente  atea en 1965. Enver Hoxa muere en 1985, pero lo sucede otro igual, Ramiz Alia, como Jefe del Partido albano, como jefe de gobierno y como jefe de la brutal seguridad “Sigurimi”. En el mes de octubre de 1989 se informaba que se habían producido desórdenes en la Universidad de Tirana y protestas antigubernamentales en Shkodra y Korka, desmentidos por el gobierno. Igualmente, entre enero y mayo de 1990 se rumoró la realización de disturbios y manifestaciones, desmentidas igualmente por el gobierno, a través de sus embajadas en Roma y Grecia. Sin embargo, para el mes de julio era imposible ocultar cuando unos 300 albanos intentaron refugiarse en las Embajadas occidentales en Tirana, siendo disparados por las fuerzas de seguridad cuando intentaron alcanzar las embajadas, e incluso, dentro de las mismas sedes diplomáticas. Los gobiernos de Alemania Federal y los Estados Unidos condenaron la represión policial. Las dos embajadas que traicionaron a los refugiados serían China y Cuba, por la existencia de acuerdos mutuos de colaboración con el gobierno albano. Sólo Alemania Federal logró negociar la salida de los asilados del país. A pesar que, en junio de 1990, se discutía la posibilidad de la libertad religiosa y política, no sería hasta el mes de noviembre de ese año, que por razones de emergencia económica, y por presión de los estudiantes quienes manifestaban reclamando democracia y apertura del país –mas de 2.000 detenidos, el gobierno decide por los cambios en la dirigencia política y promete celebrar elecciones parlamentarias en 1991.

Algunos puntos relevantes a señalar como una conclusión preliminar sobre los cambios ocurridos en Europa del Este en 1989:

1.     Lo rápido y fascinante de la escalada de cambios, de manera pacífica a nivel político, sobre todo, proveniente de la  dirigencia política comunista, como lo fue en Hungría y en Bulgaria; y empujada por cuadros de la oposición, sobre todo estudiantil y de la clase trabajadora y sindical, como lo fue en Polonia y en Checoslovaquia. E, inconcientemente, promovido por el líder soviético Gorbachov en el caso de Alemania Democrática. Menos, en el caso de Rumania que se dio de manera sangrienta: una especie de golpe de Estado surgida de la misma dirigencia comunista. Y, en el caso de Albania, dada, por la mala situación económica que obligó a la dirigencia a plantearse los cambios políticos. Todos apuntaron hacia la libertad política, en la legalización de los partidos políticos opositores y en la celebración de elecciones libres y democráticas. También hacia la libertad religiosa.

2.     Sin embargo, en el marco económico, se produjeron enormes dificultades. Casi todos los Estados apuntaron hacia la Economía de Mercado. Pero, la transición de una economía socializada, estatizada, centralizada y controlada, hacia una economía de mercado, tuvo sus grandes dificultades y estragos que tomaría muchos años, decena de años, para alcanzar una estabilización económica en la región. Numerosas fueron las inversiones extranjeras, tanto por parte de gobiernos foráneos, como de las multinacionales, así como del Fondo Monetario Internacional. La más resaltante,  la inversión millonaria que hiciera Alemania Federal para su reunificación con Alemania Democrática. Por citar algunos ejemplos de los gastos: -53.000 millones de marcos para cubrir el déficit presupuestario este alemán en 1991. -25.000 millones de marcos transportados al este-alemán para implementar la libre circulación de la moneda. – La deuda externa de la RDA para el momento de la unificación ascendía a 64.500 millones de dólares. - Sin contar con los montos pagados a la URSS en préstamos bancarios para su aceptación de la reunificación: unos 3.000 millones, por concepto del retiro de las tropas soviéticas: unos 7.600 millones de dólares adicionales.

3.           En el plano social, enorme fue el esfuerzo para combatir la inflación y la pobreza. Y sobre todo la desocupación laboral, al estar anteriormente regidos por un estado como  único ente empleador. En Polonia, en sólo el mes de febrero de 1990, la inflación aumentó de un 78 % a un 1.090 %. El desempleo pasaba de la cifra de 107.000 a 300.000 para la misma fecha. En Hungría, entre los meses de mayo-noviembre de 1990, la inflación aumentaba del 23 % al 30 %,  y el desempleo alcanzaba la cifra de 100.000, a pesar de que se había establecido una Comisión: “Blue Ribbon Comisión” para otorgar subsidios estatales en materia de vivienda, productos alimenticios y para las empresas privadas que se crearan. En el caso de la Federación Checa y Eslovaca antes de su desintegración, el gobierno había calculado que el desempleo aumentaría de 30.000 que tenía en 1990 a 400.000 en 1991. Sin embargo, la infraestructura económica industrial checa era una de las más sólidas en Europa oriental, caso que le permitió estar en mejores condiciones para combatir el desempleo. En el caso de Alemania Oriental antes de su reunificación, el desempleo rondaba los 350.000 personas, a pesar que el jefe de la Fundación para el Desempleo de la RDA denunciara que la cifra había alcanzado el millón y medio de desempleados. En Rumania, para 1990 el desempleo oscilaba entre los 15.000 y 20.000. Con la privatización de las plantas industriales estatales el desempleo alcanzó los 700.000 en el ‘91. La inflación de los precios alcanzaba el 300 %. Caso que condujo al gobierno establecer un paquete de indemnización a los desempleados. En Bulgaria, la inflación llegaba al 50 % en 1991, en una de las economías más dependientes de la Unión Soviética.

4.     En el plano externo, el eje central de sus políticas exteriores estribaría en formar parte de la Comunidad Económica Europea, el restablecimiento de relaciones con los países occidentales, el retiro de las tropas soviéticas y en algunos países, el formar parte de la OTAN. De igual manera, el asegurar, en el caso de Polonia, de su integridad territorial por parte de Alemania, tras la reunificación, de 102.000 kilómetros cuadrados en la antigua Prusia oriental, Pomerania y Silesia, así como la región de los Sudetes para Checoslovaquia.  De parte de Moscú, se temió que Rumania aspirase a reunificar el territorio de la Besarabia, gran parte del territorio de la entonces República Soviética de Moldavia. Caso que no llegó a darse, a pesar de la existencia  de conversaciones, entre ambas partes, al respecto. También, la preocupación de los yugoslavos por la aspiración de los albanos en Kosovo de volver a formar parte de Albania. Por su parte Polonia, Hungría y Checoslovaquia conformaron un bloque de unidad externa de seguridad mientras eran aceptados en la Comunidad Europea.

5.     Por su parte, a nivel latinoamericano y sobre todo venezolano, hubo interés posterior de aprovechar los cambios de Europa del Este para formar una cooperación Este-Sur: Europa del Este y América del Sur. Conversaciones que se realizaron entre el Grupo de Río y la CEE en Dublín, y luego en Budapest en 1990. Curiosamente, sería Rumania de los pocos países de Europa del Este que apoyaría esta iniciativa multilateral de la Cooperación. Gestionó su aceptación como “observador” en el Sistema Económico Latinoamericano –SELA. A nivel bilateral resalta la visita que hiciera su presidente Ion Iliescu a Venezuela en  julio de 1991, en la que se firmaron acuerdos de cooperación cultural, en las ciencias y deporte. También Bulgaria se interesó por América Latina. En 1992, su presidente, Zhelyu Zhelev visita nuestro país en miras de adquirir productos como petróleo, hierro y carbón. Por su parte, Hungría, su presidente Arpad Goncz, visita nuestro país en diciembre de 1991, buscando acentuar los acuerdos de cooperación iniciados en 1987 y explorando la posibilidad de cooperar en materia energética, aluminio, intercambio de maquinarias, productos farmacéuticos y en el área de la construcción de sistemas hidrológicos. Mientras que Checoslovaquia aprobaba un acuerdo con Venezuela de suministro energético, de unos 50.000 barriles diarios.

En fin, concluyo en que la lección de los cambios emprendidos en Europa del Este en 1989, y por ende la caída del Muro de Berlín, nos debe iluminar a modo de reflexión de las consecuencias que conlleva la imposición de criterios políticos y económicos, de sumisión, que conducen a los pueblos a rebelarse, tarde o temprano; por un lado, en el seno mismo del partido político único, y por el otro lado, producto del hambre y del deterioro económico y social, cuando un país no pueda más cumplir los compromisos sociales internos,  y no pueda cumplir sus compromisos externos, de suministro energético en la región, tal como ocurrió en la Unión Soviética con respecto a los países de Europa del Este.

Si bien los cambios en los países de Europa del Este fueron dolorosos, sobre todo en la transición hacia una economía de mercado, la libertad del ejercicio democrático prevaleció sobre las penurias suscitadas. Giuseppe Di Palma, en un escrito publicado en el diario El Univeral del 23 de abril de 1991, titulado “Porqué la democracia puede funcionar en Europa Oriental” señalaba , palabras más, palabras menos que –“cuando Europa Oriental se lanzó a las calles, no fue en busca de pan, sino de dignidad política, que ya había comenzado a saborear”.



¡A ustedes, Muchas Gracias ¡

Caracas, 3 de noviembre de 2010

EEI- FACES- UCV


[1] Pertenecían también a la CAME, por América Latina, Cuba y Nicaragua; por África, Mozambique y de Asia, Vietnam.

MENSAJE DE REMISION:
 
 Hola. Para aquellos que le interese,

Anexo les remito copia de mi exposición y reflexión sobre los cambios ocurridos en Europa Oriental en 1989, presentada hoy a los estudiantes de la EEI-FACES-UCV, en el horarrio de extensión académica.

Saludos,
Silvia

NO BASTA SER PRESIDENTE. Por: Humberto Marcano Rodríguez. Opinión Venezuela.REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS

09     noviembre       2019 REFLEXIONES DEMOCRÁTICAS       Humberto Marcano Rodríguez NO BASTA   SER PRESIDENTE No basta   ...