Mostrando entradas con la etiqueta MARIO I. CARRATÚ. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MARIO I. CARRATÚ. Mostrar todas las entradas

domingo, 4 de marzo de 2018

VENEZUELA: Nicolás Maduro viola el Código Orgánico de Justicia Militar al expulsar y degradar militares. @rociosanmiguel #ControlCiudadano




FOTO REFERENCIAL // Foto: @ceofanb

Control Ciudadano: Maduro viola el Código Orgánico de Justicia Militar al expulsar y degradar militares


Mar 2, 2018 8:30 am
A través de un comunicado la Asociación Civil Control Ciudadano asegura que presidente Nicolás Maduro Moros retoma la degradación, separación y expulsión de oficiales de la Fuerza Armada Nacional, como sanción militar, al ordenarlas contra veinticuatro (24) oficiales de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), la mayoría de los cuales se encuentran detenidos y algunos exiliados del país.
El documento refiere que las sanciones se emitieron mediante los Decretos 3.298 y 3.299, ambos de fecha 28 de febrero de 2018, publicados en la Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela Nro. 41.350, de esa misma fecha, y sin esperar sentencia definitivamente firme de los afectados con este tipo de pena accesoria a la pena principal, según lo prescribe el Código Orgánico de Justicia Militar.
“El presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, ha degradado, separado y expulsado de la Fuerza Armada Nacional a los siguientes oficiales:
1. GJ. Raúl Isaías Baduel, cédula de identidad Nro. 4.309.405.
2. MG. Hebert Josué García Plaza, cédula de identidad Nro. 7.713.057.
3. GD. Jesús Alberto Milano Mendoza, cédula de identidad Nro. 7.234.106.
4. V.A. Mario Iván Carratú Molina, cédula de identidad Nro. 2.126.515.
5. V.A. Carlos Rafael Molina Tamayo, cédula de identidad Nro. 3.806.667.
6. GB. Ángel Omar Vivas Perdomo, cédula de identidad Nro. 4.629.893.
7. GB. Antonio José Rivero González, cédula de identidad Nro. 6.355.302.
8. GB. Ramón Antonio Lozada Saavedra, cédula de identidad Nro. 4.314.607.
9. GB Eduardo José Báez Torrealba, cédula de identidad Nro. 4.566.781.
10. Cnel. Antonio Ramón Semprúm Valecillos, cédula de identidad Nro. 5.200.560.
11. CC. Leamsy José Salazar Villafaña, cédula de identidad Nro. 11.992.552.
12. Cap. Juan Carlos Caguaripano Scott, cédula de identidad Nro. 8.289.733.
13. Cap. Javier Enrique Nieto Quintero, cédula de identidad Nro. 10.155.129.
14. PTTE. Marco Antonio Briceño Camacho, cédula de identidad Nro. 19.965.816.
15. PTTE, Ronald Leandro Ojeda Moreno, cédula de identidad Nro.20.760.807.
16. PTTE. José Ángel Rodríguez Araña, cédula de identidad Nro. 19.825.312.
17. PTTE. Luis Alejandro Mogollón Velázquez, cédula de identidad Nro. 17.354.295.
18. PTTE. Eliezer Daniel Vásquez Guillén, cédula de identidad Nro. 17.718.514.
19. PTTE. José Daniel González Bolaños, cédula de identidad Nro. 19.349.782.
20. PTTE. Luis Eduardo Berbesi Torres, cédula de identidad Nro. 19.541.245.
21. PTTE. José Ignacio Medina Marmolejo, cédula de identidad Nro. 19.349.869.
22. PTTE. Josué Abraham Hidalgo Azuaje, cédula de identidad Nro. 18.002.866.
23. PTTE. Francisco Pablo Rodríguez Ojeda, cédula de identidad Nro. 19.720.578.
24. PTTE. Jefferson Gabriel García Dos Ramos, cédula de identidad Nro. 22.440.758”.

Agrega que “la medida, que ya había sido aplicada por Maduro en 2016 contra militares incursos en delitos de tráfico de drogas, se aplica en esta ocasión por delitos contra la Integridad, Independencia y Libertad de la Nación, entre ellos traición a la patria y probablemente espionaje, según se deduce de los considerandos que contiene el Decreto”.
“Para Control Ciudadano, con estos Decretos se violan los principios contenidos en el Código Orgánico de Justicia Militar, pues las medidas de separación, degradación y expulsión de la FANB son penas accesorias a la principal y los decretos no mencionan cuales han sido los delitos por los cuales han sido juzgados estos veinticuatro oficiales, como tampoco las penas principales que deben cumplir. En el caso de todos los oficiales almirantes y generales mencionados en el Decreto 3.299, incluidos el Coronel Antonio Ramón Semprún Valecillos, el Capitán de Corbeta Leamsy José Salazar Villafaña, y los Capitanes Juan Carlos Caguaripano Scott y Javier Nieto Quintero, ordena expresamente la pérdida del grado y de condecoraciones”, sigue el documento.
Para Rocío San Miguel, Presidente de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, “llama la atención la forma como han sido redactados los decretos. Generalmente este tipo de penas accesorias son decretadas y publicadas de manera individual contra los afectados”.
En el caso de los decretos 3.298 y 3.299 se mezclan los nombres de oficiales, presuntamente involucrados en hechos punibles que se cometieron sin conexión de tiempo modo y lugar entre ellos, al punto que algunos de estos oficiales, se encuentran en el exterior exiliados.
San Miguel considera que “este tipo de decretos, la forma como han sido redactados y el momento en que son promulgados, dada la profunda crisis política, económica y social, resultan eficaces como medios para ejercer mayor coerción a lo interno de la Fuerza Armada Nacional, a la vez que demostrar, por parte del Jefe de Estado y Comandante en Jefe, frente a competidores, que tiene el poder sobre la FANB”.
“Estas sanciones son básicamente morales y no suelen ser aplicadas por delitos políticos en Venezuela. Al punto que Hugo Chávez Frías, por los hechos del 11, 12 y 13 de abril del 2002, no las aplicó. Tampoco fueron utilizadas en su momento, contra los involucrados en las intentonas de golpe de estado del 4 de febrero y del 27 de noviembre de 1.992, quienes han conservado sus grados y condecoraciones”, explicó la Presidenta de Control Ciudadano.
Revise la Gaceta Oficial Nro. 41.350 de fecha 28 de febrero de 2018:

by La Patilla on Scribd


FUENTE: LA PATILLA


miércoles, 20 de mayo de 2015

Mario Iván Carratú Molina (II) Por: ALFREDO CEDEÑO @bandolero69 BlogTextos y Fotos


MARIO IVÁN CARRATÚ MOLINA (II)



Por: Alfredo Cedeño  


“La gente que estuvo en el poder no construyó instituciones, las destruyó, y al destruirlas estás destruyendo todo. Es como un palomar donde las palomas se meten, y ponen  un huevo, y crían sus pichones hasta que salen, y se vuelan, y regresan…  nosotros los venezolanos desde chiquitos destruimos el palomar y nos quedamos en el aire. Chávez lo que hizo fue sentarse en los escombros de lo que era la institución venezolana que ya todos habíamos ido destruyendo por intereses, grupos de poder, abusos excesivos, bipartidismo…”
El pasado domingo el Vicealmirante Carratú Molina comenzó a contar su experiencia como jefe de la Casa Militar durante el segundo mandato de Carlos Andrés Pérez. Vio infinidad de situaciones de toda índole y no duda en mencionarlas con nombres y apellidos. “Cuando llegué me encontré que el ecónomo del Palacio se robaba la gasolina, el periódico y la comida, lo denuncié: nada; conseguí una pareja haciendo el amor en un escritorio: no los botaron; hice una información cruzada con DISIP, PTJ y Guardia sobre el personal del Palacio con antecedentes y había 400 referidos policialmente, se lo llevé al presidente: ¿Qué es esto? La seguridad entra por casa, aquí hay una cantidad de gente que miren lo que son… No quiso limpiar todo eso, tampoco me dejó. “¡No almirante, tenemos que botar a todos!” 400 personas y no se tocó a uno. Estoy es dando pinceladas. Un Alto Mando Militar donde cada quien iba por su lado. El presidente reunía al Gabinete de Seguridad que eran todos los militares, todas las policías, los ministros del área de seguridad y algunos agentes de inteligencia que tenía, después que Pérez decía bueno Izaguirre, quien era el ministro de Relaciones Interiores, los dejo para que usted se encargue. Y en lo que se iba el presidente se paraban los ministros y se iban, los generales no se hablaban: el de la DIM no le hablaba al de la Guardia, el de la Guardia tenía peos con el comandante de la Armada, el de la Armada con el Ministro de la Defensa, el Ministro de la Defensa manejando sus intereses… ¿Cómo un presidente puede gobernar así? Sin dejar de mencionar que en el consejo de ministros, que eran catorce, de los cuales seis eran técnicos: Miguel Rodríguez y su grupo, pero habían representantes del grupo Jirahara, del Grupo Roraima, del Grupo Santa Lucía y del Grupo Cisneros. Pérez daba instrucciones asignaba tareas, y salían o no salían, porque todo dependía de los intereses de cada grupito. La primera reunión que Pérez tuvo con los dueños de medios en Miraflores, durante mi presencia,  yo tenía como una semana en el cargo, él me llama y me entrega una lista de los que van a entrar a esa reunión con él; me dice: primero entran los que tiene el signo más, en el segundo grupo entran los que tienen el signo menos, y el resto en el tercer grupo. Yo agarré eso, me lo metí en el bolsillo, y llamé a un edecán: este es tu trabajo, primero van estos, pásalos al salón Pantano de Vargas y me avisas. Cuando me dice que estamos voy a buscar al presidente, cuando vengo con él entrando al salón, Pérez no entra, se devuelve: ¿Qué vaina es esta almirante? ¿Usted no cumple mis órdenes? ¿Qué le dije yo? ¿Por qué está Marcel sentado con Cisneros juntos? Yo los puse separados, porque tienen una guerra entre ellos y quieren que el gobierno se meta en la guerra y yo no acepto eso, sáquelos. Tuve que sacar a Marcel y a Cisneros. ¿Qué pasó con el edecán? Billete, billete, ahí toda vaina era así.”
Las quejas de aquellos días no son pocas y eran tanto foráneas como internas. “Me encontré que a nivel de los edecanes había unos que estaban cuadrados con Cecilia Matos y otros con la Primera Dama.  Los reuní a todos y se los dije: el que me meta un chisme aquí lo saco. A Paredes Niño, que era subjefe de la Casa Militar, un bandido, le dije: o te acomodas o te saco; le metí cinco días de arresto. Si tú arrestas a un coronel, ese no llega a general… el carajo llegó a general de división y comandante de la Fuerza Aérea, ¿quién lo puso? Alfaro Ucero con Caldera. Repito: ¡Putearon la Fuerza Armada! Yo recibí en total 800 coroneles en audiencia privada conmigo y le metí 150 militares al presidente en audiencia privada, los viernes, escogidos por mí, y no eran generales eran tenientes, sargentos y suboficiales, puros hombres jóvenes  para que hablaran con él. Les hablaba un minuto. Se lo decía: Presidente hable con los oficiales, usted es el comandante en jefe, el civil no tiene idea de lo que es ser comandante en jefe, por eso el militar se resiente, porque el Comandante en jefe no es tal, los maneja políticamente.  El presidente es líder del poder ejecutivo, presidente de la república y comandante en jefe, tienes tres sombreros y tienes que ejercer los tres, para eso eres presidente, para eso te elegí.  Los presidentes confunden esa vaina y creen que es una sola, y manejar la institución militar es una pelota de futbol pero con espinas que si le das mal te la clavas esa vaina, no saben manejarla porque no conocen el pensamiento militar. El gobernar es una vaina muy grande y por eso  es que yo dudo que estos pibes María Corina, Henrique, logren gobernar a Venezuela  en estas circunstancias, nosotros con esos carajos vamos a un barranco más grande.”


Carratú asegura que el escenario en Palacio era un verdadero saco de gatos del cual “el presidente no se daba cuenta. Pérez entraba al palacio de Miraflores a las cinco de la mañana, yo lo recibía a esa hora, y se iba a la una de la mañana o se quedaba durmiendo, lo cual hacía con frecuencia. Generalmente dormía en la suite presidencial, donde lo hacía en una hamaca, él ahí no dormía en una cama, ese era un cuarto sin muebles, un escritorio, una caminadora para hacer ejercicio, una camilla para masajes, y en la hamaca.” Revela el almirante que en los hoteles Carlos Andrés Pérez rara vez dormía en las camas. “Muchas veces dormía en el piso, no dormía en la cama de la habitación, el presidente Pérez era un hombre muy particular y yo de rechazarlo en el año 1990, cuando me llamó,  a admirarlo antes de su muerte, es un trayecto de identificar lo cochino y falso de la sociedad, lo circunstancial de los hombres que integran ese entorno, el cinismo político, ahí uno dice: coño si este es el poder qué queda para el resto de los venezolanos? Y por eso estamos en esto. En ese tiempo el bipartidismo desplazó al estado; Gonzalo Barrios era el piache que hablaba los domingos  y entonces la agenda política y todo lo que era el país lo decía él que no era presidente, igualmente Alfaro Ucero, igualmente Caldera, y lo mismo con Teodoro Petkoff y José Vicente, eran los polos que marcaban el rumbo. El Estado era una figura tenue que flotaba sobre la cabeza de todos nosotros. Tú buscabas de ver al Estado y no lo conseguías, conseguías a un partido, una figura pública, un general, un jurista famoso, pero el Estado: NO. El venezolano siempre estuvo esperando: ¿y dónde está el Estado? ¡No había! Fue desplazado por las corrientes políticas y los intereses, el bueno era sacado, estaban construyendo una institucionalidad de bahareque, que cualquier animalito se lo come, acaba con eso. Chávez fue un comején, acabó con lo que estaba, con lo que habían ido destruyendo toda la gente que estaba pasando factura desde 1945 empezando por Uslar Pietri. Desde el 45 Venezuela soportó, y soportó, y soportó hasta que cayó, por eso es que Venezuela tiene que ser reconstruida con nuevos hombres y nueva orientación política, con vocación ciudadana. En Venezuela no hay ciudadanos, en Venezuela hay residentes, oportunistas, vejados, desplazados, ignorados, pero ciudadanos no. Necesitamos ciudadanos. Nos acostumbraron a ser obsecuentes con el poder, y cuando tú ibas a votar votabas pero por lo mismo, o por una opción de trabajo, o por una opción de militar, pero no para gobernar un país, esa fue la tremenda equivocación de nosotros los venezolanos, no votamos para gobernantes sino para oportunistas que llegaron al poder.”


Revela el militar retirado que su respeto por el ya fallecido presidente Pérez, no está exento de reconocer los errores que aquel cometió.  “Estoy diciendo las vainas que son, como yo las viví, yo no digo mentiras, ni hablo mal de nadie tampoco, lo que te cuento es lo que viví. ¿Los problemas de Pérez? Su doble vida familiar ese fue el peo. Yo le dije divórciese presidente. ¿Cómo? Si, su conducta afecta a todos los que estamos aquí, porque es la Primera Dama con su grupo y Cecilia Matos con su grupo y nosotros estamos en el medio. El ambiente que lo rodeaba era un infierno, un revoltillo de intereses y de presiones y de chismes; cuando te oponías a uno te jodían por aquí y cuando tú favorecías a este te caían por allá. Él reconocía sus propios errores y luego, cuando ya estaba exiliado acá en Miami me decía que había cometido errores desde pequeño, él me lo decía: “Yo cuando tenía 15 años no estudiaba y me iba para la calle a  hablar de política, después me di cuenta de la falla de no formarme, por eso es que después cuando fui presidente por primera vez apoyé tanto las becas Mariscal de Ayacucho, porque si no te formas no puedes dar todo lo que puedes.” El presidente Pérez me fue contando muchas cosas en los momentos de soledad cuando presidente y después cuando yo venía aquí, invitado por él todos los años y caminaba con él por la playa; yo lo que hacía era escuchar. Él nunca se quitó la espina de que no lo tumban los militares, lo tumban los políticos y empresarios a quienes él ayudó a construir fortuna y riqueza, en quienes él creyó que estaba ayudándolos para  hacer un mejor país, y esas mismas personas fueron los que lo tumban y acaban con Venezuela. La doctora Hildegard Sansó es una bandida.”


Dice que el 4 de febrero no lo agarró por sorpresa. “Se sabía. Los sistemas de inteligencia venezolanos estaban controlados por los militares rebeldes y por los generales y comandantes militares que sabían que había una conspiración y estaban conspirando con empresarios, con los copeyanos, con los adecos y con los dueños de los medios de comunicación. Los medios de comunicación hacen la influencia de la opinión publica de uno u otro lado, para bien o para mal. Cuando llego a Casa Militar los oficiales comienzan a decirme: aquí hay un malestar creciente; también veía como los periodistas que cubrían la fuente de Miraflores decían cosas que eran mentiras, yo decía: pero esto no es lo que dijo el presidente.  Periodistas a los que mandé con su familia de vacaciones para La Orchila, o periodistas  a los que Pérez les regaló carros de agencia. Es más, en la dirección de administración del Palacio de Miraflores, había una pared que hacía esquina en forma de L donde los fines de mes había bolsas con dinero, cada una tenía el nombre de los periodistas y cada uno llegaba y sacaba su bolsa y se iba, yo los vi, no fue que me lo contaron, ¡los vi! Por eso cuando yo veo periodistas que se la tiran de honestos y serios, me pregunto: ¿y esos carajos que iban ahí, a qué iban? Yo le llevaba plata a muchos dueños de periódicos del interior, YO se los llevaba, paquetes de billetes. ¿Uno de ellos? Esteban Pineda, el de Panorama, jalabola de Pérez, metido en Miraflores todo el tiempo, chismeándole al presidente Pérez, después el carajo se hizo chavista. ¿Entonces? Esa es una vida de circo, el centro del poder es un circo donde tú ves payasos disfrazados pero no identificas quienes son esos carajos, esa es mi experiencia personal y por eso es que lo digo, por eso es que me tienen arrechera. Hay gente que no dice las cosas porque son parte del problema, son parte de los intereses en juego,  una sociedad política es un conflicto de intereses es lógico y entendible, cada quien quiere ocupar espacio, pero cuando tú ocupas espacio y desplazas la institución desplazas la estructura de Estado, tú estás derrumbando el Estado, estás derrumbando  la estructura política de la Nación y eso no se puede tocar, es como si tú tocas las bases de un edificio. ¡Se te cae el edificio! En Venezuela no hay ética de gobierno, no hay  ética de Estado.”


El chorro de frases es un mar de leva que va arrasando con todo a su paso: “Se sabía que venía algo raro, los grupos de inteligencia no funcionaron porque estaban controlados por los conspiradores, quien alertó al presidente Pérez fue el general  Heinz Azpurua, quien era director de la DISIP. El 6 de enero del 92, le dijo: Presidente aquí está en este sobre el informe  de la conspiración en el Ejercito, yo soy militar, pero soy el director de la DISIP y no tengo acceso al Fuerte Tiuna, aquí tiene. Y se lo entrega a Pérez en mi presencia. Pérez agarra el sobre le dice a Ochoa Antich: “Ministro, encárguese de esto, a mí regreso hablamos, estoy cansado de estar oyendo vaina de ruidos de sables y conspiraciones, yo quiero acabar con esto.”  Entre una cosa y otra nos vamos para Davos en un avión de Siwssair y al regresar en el aeropuerto estaba Ochoa quien lo recibe: bueno presidente los mismos rumores de siempre… Lo paró es seco: ¡Móntese en el carro! y le forma tremendo peo. Nos vamos a Caracas, el presidente se va a Miraflores y yo a mi casa en Macaracuay, cuando me avisan que hay unos tanques disparándole a La Casona (residencia presidencial), me paré, me vestí y me fui al Palacio. Cuando llego a Miraflores está Pérez en la oficina con Ávila Vivas y Alfaro Ucero, y es cuando me entero que los tanques de guerra estaban en la calle desde las diez de la mañana del 3 de febrero y nadie hizo un coño, ¡nadie!, diez horas las tropas en la calle y nadie dijo nada. Cabronería de las policías, cabronería del Mando Militar, cabronería de los medios de comunicación,  todos estaban complicados, pudo más el deseo de tumbar a Pérez, empresarios en su manía de tumbarlo, los medios de comunicación en su vaina para tumbarlo y no se daban cuenta que estaban acabando con el único líder político que había, ¡no había más!  Lo cierto es que en medio de aquel zafarrancho me doy cuenta que el presidente está solo. Cuando decidimos salir del Palacio ante el asalto inminente de los rebeldes ¡no hay carros! Los carros de la caravana presidencial estaban inoperativos, ¡no tienen llave!, me traen un carro negro. Les pego cuatro gritos y me acuerdo que había un carro LTD cuerpo ancho blindado, que estaba asignado a Jaime Lusinchi que se estaba reparando, ¡tráeme el carro de Lusinchi!, y me lo traen, pongo un chofer, voy a buscar al presidente cuando  vengo no tengo chofer, ¡el chofer se fue pa´l carajo! Agarro un guardia: tú metete, maneja el carro, si Almirante, metí un soldado atrás, metí  al jefe de escolta civil, que era un hijo de Erasto Fernández, y al presidente; adelante íbamos el chofer, Ávila Vivas y yo, y salimos.  Yo no sé quien salió a inventar esa zoquetera de un Maverick verde y de que habíamos estado escondidos en un hotelito del frente de Venevisión. Eso es mentira, ganas de hablar pendejadas de algunos que todavía andan por ahí.  Éramos seis personas, sin escolta, esos nada más, salimos vía Baralt hacia arriba y cuando vamos por el seminario me comunico con Venevisión y le digo al comisario Efrén, el jefe de la escolta civil de Cisneros, necesito hablarle al país, me dice: como no, vente y te saco en cinco minutos. Él no sabía que iba con Pérez, y la Primera Dama que me tenía idea había estado llamando y diciendo que el jefe del golpe era yo, así que el hombre de seguridad creía que yo iba a hablar porque era el jefe del golpe… Él no sabía que yo llevaba al presidente Pérez. Cuando llegamos a Venevisión me bajo del carro, me pongo delante, con una ametralladora que tenía conmigo,  arriba en la azotea estaban los escoltas armados con fusiles, les digo: traigo al presidente Pérez ábranme la puerta, me abren y entro corriendo con el presidente y lo llevamos a la oficina de Cisneros: vacía, no había ni un lápiz, ni un papel, ¡nada!,  ni papel toilet en el baño… Ese es el discurso presidencial más arrecho que yo he escuchado en Venezuela, ese discurso sin papel, en una crisis, tumbado, porque estaba tumbado y él carajo con gran aplomo se dirigió a las Fuerzas Armadas: les ordeno regresar a los cuarteles…"



Revela Carratú que en las horas posteriores conmina al presidente a destituir al Alto Mando Militar, también narra como vio al día siguiente, “en la mañana, las elites políticas venezolanas  van a Miraflores a pedir perdón por Chávez, a que lo suelte, la Iglesia Católica, los adecos,  los copeyanos, los empresarios,  los medios de comunicación, excepto Caldera que no fue, todos fueron a pedir por Chávez, inclusive el ministro Ochoa. En el Palacio se habían metido conspiradores en todos lados, había policías, edecanes complicados, de toda vaina, ese blindado que aparece entrando al Palacio Blanco fue filmado por el general Müller Rojas y un Azpurua cineasta, ellos sabían la vaina, y fueron a hacer esa toma que fue preparada por ellos para ponerla a rodar de inmediato, y el primero que lo tira al aire es Marcel Granier por Radio Caracas Televisión al mundo, ¿entonces mi hermano?“ Fueron horas que se convirtieron en días, y estos en semanas, y estas en meses donde el vértigo era cotidiano. “A Uslar Pietri lo mandaron a allanar y vino Beatrice Rangel: no lo allanen yo me encargo de eso. Se sabía que la conspiración era en la casa de Uslar Pietri, con Burelli Rivas, con Vivas Terán, Mario Moronta; también se reunían en una casa entre Prados del Este y Cumbres de Curumo, en la casa de Contreras Laguado.


Es mucha el agua que ha visto pasar bajo el puente, afirma que tiene sus canales de comunicación con las actuales fuerzas armadas y vaticina un desenlace que pasa por un gran acuerdo nacional para reencauzar al país. “Las Fuerzas Armadas nuestras están destruidas, nosotros no tenemos capacidad de defensa, no tenemos defensa interior, que es lo que tiene que preocupar al ciudadano, porque la defensa es la defensa militar, pero la defensa interior es el aporte de las Fuerzas Armadas al control interno a través del poder civil que es el presidente, pero eso no existe, Chávez lo acabó, la institución es una guardia pretoriana del gobierno, una guardia represiva, corrompida porque el gobierno es corrupto, una mafia de bandidos en el poder y ahí todo el mundo se cuadra. Si el militar percibe que la sociedad está organizada y percibe que hay una componente ético en la dirección de esa sociedad el militar cambia mentalmente y se orienta, por supuesto que hacen falta otras variables que manejar pero sobre todo que el militar perciba que hay un cambio ético en quienes dirigen o van a dirigir el país. Eso no se ve, nadie lo ve. En las fuerzas armadas están viendo que vamos a un conflicto interno, a una revuelta, a una expresión civil espontanea por hambre, porque ya la ideología bajó de aquí (se señala la cabeza) al estómago. Ellos están viendo que viene un problema nacional inmanejable y vamos al caos, en el caos el militar tiene la obligación de  intervenir, para bien o para mal. El militar sabe que viene un problema y está tratando de que no se presente porque le va a caer en las piernas, la ecuación en Venezuela pasa por el militar, pero resulta que el militar no quiere ser parte de la ecuación, sin embargo va a caer en eso y no está preparado. ¿Qué veo? Viene una ruptura en Venezuela, por fuerza, en la cual podríamos perder territorio, ya estamos perdiendo la Guayana Esequiba y podemos perder el Golfo de Venezuela, que son las ambiciones de Colombia.”


Está convencido de que la casta política-castrense que ha creado Diosdado y Maduro va para fuera.  Aspira a que el ciudadano tenga confianza de lo que va a hacer el mundo militar, “tenemos que raspar, limpiar todo en el momento que corresponda, no empezando pero en la medida que se desarrolle tendremos que ir purgando la institución militar, traer militares viejos, retirados, incorporarlos, dos, tres años, cuatro años y después que se vayan, pero que ayuden a reconstruir, y rescatar a la institución.  Tiene que ser un borrón y cuenta nueva en las fuerzas armadas, hay que restructurarlas. El militar tiene que aprender a respetar al ciudadano y a trabajar para los ciudadanos, porque a nosotros nunca nos formaron así, yo nunca recibí una clase de Derechos Humanos, nunca. Hemos llegado a un punto en el cual el pueblo no cree en las instituciones, ni en los funcionarios públicos, eso hay que reconstruirlo.  Tú no construyes reparando muertos, tú construyes con nueva gente, con nuevas caras, con una  manera diferente de hacer política, de gobernar, tú no puedes seguir gobernando con las élites, tienes que darle cara social al gobierno.


Carratú Molina concluyó sus declaraciones así: “A los ciudadanos y a las fuerzas armadas, en su rol de ciudadanos que también son,  digo: el país está transitando una convergencia de crisis, que no es solamente Maduro ni la presencia  cubana en Venezuela, ni la perdida de la soberanía, la crisis nuestra está en la esencia del venezolano, en la  manera de ser, de conducirse; esto nos obliga a no ver hacia atrás, a ver hacia adelante para construir un nuevo camino, que tiene que ser la concordia, el respeto mutuo, las oportunidades a quien se las merece y darle un contenido social, no social político, sino social ciudadano a la gestión de gobierno.  Mientras que en el país no se hagan esos cambios la estructura militar seguirá siendo el aparato represivo  de los gobiernos como en el pasado ocurrió y en este se ha evidenciado 100%. De no haber construcción de democracia, ni de valores éticos, ni de valores ciudadanos, no hay en el mundo ningún gobierno que pueda sostenerse en el tiempo. Queda de los venezolanos reconstruir el país, Venezuela no se va a perder, el territorio siempre estará ahí, lo que va a ser diferente son las clases sociales, los hombres y las mujeres y la juventud, los nuevos hombres del país, eso hay que cuidarlo. Urge un cambio de actitudes de los venezolanos para que nosotros podamos resurgir; esto no depende de un líder, de un mesías, de un chamo, de un viejo, de un equipo de políticos, etcétera, no. Primero que los partidos están los ciudadanos, la organización social básica venezolana es Venezuela y es por los venezolanos independientemente de cómo piensen. Los militares tienen que regresar a los cuarteles, tienen que revisar lo que son, muchos tendrán que salir del juego y como la fuerza armada es una institución en defensa de la Nación bajo el control civil, los venezolanos que asuman el rol bien sea por presidencia de la república o por  instituciones  importantes de los poderes del estado tienen que cuidar que las fuerzas armadas no se desvíen ni sean desviadas por intereses en cosas que  no le corresponden. En el pasado el militar era el caballito de batalla de todos los caprichos de los políticos, el cachifo de los políticos, las fuerzas armadas tienen que ser restructuradas total y absolutamente, restructurarlas en el concepto político de la institución militar. El militar no es que sea apolítico el militar tiene que ser apartidista y el militar no puede trabajar para un presidente, trabaja para el estado, para la nación. Cuando el militar trabaja para un presidente deja de ser profesional.”

© Alfredo Cedeño @bandolero69 


 



MARIO IVÁN CARRATÚ MOLINA (I) Por: Alfredo Cedeño. @bandolero69 Blog Textos y Fotos


sábado, mayo 02, 2015


MARIO IVÁN CARRATÚ MOLINA (I)

“¡Putearon la Fuerza Armada! Antes de Chávez ya lo habían hecho, entonces ¿qué van a pedir ahora? ¿Van a pedir próceres ahí? Si los putearon desde hace tiempo…” Famoso por su intemperancia y manera de decir las cosas, este vicealmirante retirado, ha estado de una u otra manera en la manida palestra pública desde el 4 de febrero de 1992, cuando siendo jefe de la Casa Militar del entonces presidente Carlos Andrés Pérez lo sacó del palacio de Miraflores en la cara de unos golpistas desordenados y poco coordinados, para llevarlo a los estudios de Venevisión para que le hablara a Venezuela.

     
Mario Iván Carratú Molina nació en Caracas en 1945, en la misma esquina donde naciera ocho años antes José Ignacio Cabrujas, de Poleo a Santa Bárbara, en su caso, “eso era parte de la parroquia La Pastora, una calle que ya desapareció, en una casita colonial, heredada por mi madre de mi abuelo, escasamente a 50 metros de la entrada principal del palacio de Miraflores. Un buen día el gobierno de Pérez Jiménez compró todas las casas de ese sector para tumbarlas y construir lo que después sería el palacio Blanco y el Regimiento de la Guardia de Honor. Nos mudamos de ahí cuando yo tenía 8 años.”

       
Desde finales del año pasado ha estado convocando junto a Alberto Franceschi  a la conformación de UNO (Un Nuevo Orden) movimiento que ellos aseguran “nació para reconstruir la República y la Democracia de la mano de los ciudadanos.” Como dije en el primer párrafo estuvo al frente de la seguridad del presidente venezolano cuando el entonces teniente coronel Hugo Chávez intentó dar un golpe de estado que fracasó. En ese momento Carratú ya tenía casi dos años ejerciendo ese cargo y había sido testigo de excepción de innumerables situaciones poco edificantes, había aprendido en carne propia lo que es el poder. “Cuando yo veía todo aquello, me daba asco, tanta miseria junta no podía dejar de dar grima.”

        
En la pastoreña calle natal vivió y jugó junto a los hijos del general Araque, quien fue una alto funcionario del gobierno de Pérez Jiménez, también recuerda a la familia de Ramos Allup, la de los Jattar Doti, y muchos otros de origen libanés o sirio.  Luego de la compra y demolición de la casa natal su familia se muda a Los Rosales. Su mamá era un ama de casa y su padre un exitoso zapatero, propietario de la zapatería Carratú, con la cual mantenía de manera holgada a sus seis hijos.  Eran tiempos en los que un par de zapatos en la Rex costaba 5 bolívares y los que hacía su papá 60… “La zapatería quedaba de Piñango a Llaguno, lo que ahora es la Baralt, al lado del edificio Kolster, uno de los mejores de entonces, de los más modernos, ahí la tenía mi papá. Le iba muy bien, era un buen comerciante, le vendía a diputados, miembros del gobierno, generales, estaba muy bien ubicado en el comercio de los zapatos, que eran de muy buena calidad. Él tenía su taller de corte, los montadores de zapatos, las hormas, él dirigía todo el proceso. Yo iba mucho allá, porque era muy pegado a él, muy consentido de mi papá, lo acompañaba para todas partes. Ya nos mudamos a Los Rosales, avenida El Paseo, cerca de la clínica Atias.” 


Cuando tenía 8 años pierde a su padre de manera trágica y su mamá tiene que hacerle frente a terminar de criar a los hijos. La zapatería debió ser vendida y al poco tiempo Mario Iván decide  irse interno a un local educativo. “Me fui al liceo militar Mariscal de Ayacucho porque la situación en mi casa era un poco precaria, teníamos una buena calidad de vida porque mi mamá se preocupaba de todo lo que era la formación nuestra, de todo lo que era la parte del hogar pero yo veía que mis hermanos mayores estaban pidiendo otros gastos con los cuales mi mamá no podía cumplir. El Mariscal de Ayacucho quedaba en Catia, donde luego estuvo la Miguel Antonio Caro. Yo ingresé ahí a los 11 años de edad por voluntad propia, me fui interno. En aquel tiempo si a uno le decían te voy a internar eso era disuasivo para uno portarse distinto, pero yo me fui voluntario. Fue duro al principio, desprenderme de la familia, primero perder mi padre, después desprenderme de mi mamá fue duro.  Pero son las circunstancias de la vida; cada persona tiene que arrastrar, arrancar y construir sobre lo  que tiene, no sobre sueños ni sobre dadivas de otras personas, sino que uno tiene que hacerse su ruta, su rumbo.”


De su paso por el liceo militar le quedó el gusto por la Armada. “Me gustaban los barcos, el mar, y me fui a la Escuela Naval de Venezuela. Me gustaba la amplitud, me gustaba viajar, me gustaban los barcos, no solo el combate, era la curiosidad de cómo se manejaban, cómo se movían, cómo flotaban, se impulsaban, los comandantes en los puentes, los marineros en la borda, todo eso. Entré en la vieja Escuela Naval que quedaba la calle Los Baños, de Maiquetía, que funcionaba ahí desde 1938. Entramos 250 aspirantes en mi año, 1961, comenzaba la democracia.  De esos 250 nos graduamos 30, se quedaron 220 en el camino, para que se hagan una idea del nivel de selectividad, selección  y exigencia que había en la Escuela Naval para ese tiempo. Para ingresar necesité la firma de tres personas que me conocieran, no me pidieron carta por politicismo, en absoluto. Fueron 4 años de carrera, salí en el 65 como oficial de Alférez de Navío,  y de esos 30, a almirantes llegamos 5 los almirantes Molleja Rodríguez, Martínez Medina, Ender Zambrano Morales, Sosa Larrazábal, sobrino de Wolfgang, y yo. De esos contraalmirantes solo yo asciendo a vicealmirante en julio del 92.” Pasó a retiro en 1995 con 30 años de servicios, de los cuales “estuve 18 años embarcado”.


Hizo innumerables cursos de especialización en el área naval, amén de una maestría en la Universidad de Monterrey, California, donde asistió becado por el plan de becas Mariscal de Ayacucho, para estudiar Análisis de sistemas y optimización; también cursó Estado Mayor en Italia, durante 18 meses, “y un periodo de 7 meses embarcado en las unidades navales italianas en el Mediterráneo, yo navegué por el Mediterráneo con la Sexta Flota, como fase práctica del curso de Estado Mayor. Siempre estuve vinculado a comunicaciones durante 18 años en los barcos, hasta que llegué al grado de Director de Comunicaciones Naval por 2 años.” También fue Director de Operaciones del Estado Mayor Naval, Director de la Escuela Naval de Venezuela, Jefe de la Casa Militar y Director del Instituto de Defensa Nacional, durante 3 años, “pero después el presidente Caldera me destituye y me saca del país. A mí me sorprendió muchísimo esa actitud de Caldera, fui a hablar con él en su despacho, no me explicaba por qué me destituía como Director del Instituto de Defensa, ese no era un puesto de comando militar, era importante pero no un puesto político, y llegó un punto donde le solté en su cara que era una factura porque él era un conspirador. Me sacó del país y me mandó para Washington 18 meses como agregado de Defensa. Al principio no me quería ir, menos mal que me fui porque me equilibré emocionalmente. Mi periodo en Miraflores y los meses siguientes fueron tremendamente terribles, estuve preso 8 meses, me acusaron de corrupción, me metió preso Caldera, por una trampa que me armaron José Vicente Rangel y el almirante Daniels y el general Ochoa Antich que era el ministro de la Defensa de Pérez, pero me tuvieron que soltar, y es cuando me destituyen  para sacarme.”


Afirma que la inquina de Ochoa comenzó cuando delante de Carlos Andrés Pérez lo tildó de traidor. “Se lo dije: usted es un traidor ministro, usted es partícipe de este golpe. Eso me trajo esa  factura pesada, y ese intento de señalarme como corrupto. Me defendí solo, no tenía abogado designado, los abogados militares nunca me apoyaron, ni el ministerio de la Defensa, ni el comando de la Armada nunca me apoyaron; una fiscal supo que me estaba perjudicando y me dijo: yo lo voy a ayudar a usted pero mi nombre que no  aparezca. Ahora si puedo decir su nombre: la doctora Oporto. Esa señora sin yo conocerla me ubicó y me llamó: yo a usted lo voy a ayudar en toda la parte legal pero yo no aparezco, porque a usted lo están perjudicando y es un proceso político. Mis escritos y todas mis cuestiones las hacía con esa abogada. A mí me tenían preso en Fuerte Tiuna, y me escapaba de allá y me iba  a hablar con ella y regresaba, yo agarraba mi carro y me iba. El ministro de la Defensa,  me decía: ¿Tú te vas? SI, yo me voy, porque soy inocente, esta es una factura que me están pasando porque contribuí a salvar la democracia en el 92. No le decía para qué salía, pero lo hacía porque tenía que defenderme.  Y nadie me tendia una mano porque la verdad es que el 4 de febrero de 1992, todo el mundo, todo el estamento militar, salvo contados casos, estaban en la conspiración, entonces yo era un enemigo. Luego Caldera me saca del país en mayo del 94 y un mes antes había puesto libre a Chávez y lo había perdonado. Le dije: ¿cómo es posible que usted me saque a mí que defendía la democracia y usted esté perdonando al golpista, al rebelde militar, al que viola la Constitución?  Yo no lo entiendo presidente, usted es un conspirador. Me respondió que me iba a sacar del país. Yo salí del despacho y a los 50 metros me llamó el ministro: Te vas mañana del país. No me voy, me quedo. Pero mi familia me convenció que me fuera porque estaba retando al poder político del presidente Caldera. Y no puedo dejar de decir que en realidad yo me había enfrentado a una conspiración brutal de las Fuerzas Armadas, donde estaban los agentes de izquierda metidos, los medios de comunicación y grandes grupos económicos.”

               
 Haciendo gala de su bien ganada fama de hombre frontal y de pocos pelos en la lengua no duda en confesar que cuando llega a Miraflores al cargo de Casa Militar “yo no quería trabajar con el presidente Pérez, estamos hablando de 1990, yo era Director de la Escuela Naval, un cargo importantísimo en la Marina, porque le da a uno el vuelo para los grados superiores, y le da a uno el conocimiento y la potestad de introducir los cambios en la formación de los nuevos oficiales, yo venía de 18 años embarcado, tenía una gran experiencia en el campo naval, porque no todos los que se visten de blanco son marinos. Sólo el 20% de esos que tú ves de blanco son marinos, gente que navega, no burócratas; habían sido 18 años montado en un barco, 18 años lejos de tu casa, comiendo mal, durmiendo mal, un barco de guerra no tiene las comodidades de un trasatlántico, sin embargo me gustaba. A mí mi profesión siempre me gustó y no me arrepiento; y si vuelvo a nacer volvería a ser marino. Es cuando me designa el ministro de la Defensa y le digo: yo no quiero trabajar con el presidente Pérez, era ministro el general Filmo López Uzcategui, y Héctor Jurado Toro, que era Comandante de la Armada, me dicen: Carratú, vas a trabajar con el presidente Pérez. Les digo: no quiero trabajar con él. Bueno, díselo a él. Y el presidente Pérez me llama a su despacho, era el propio Pérez quien me había pedido para la Casa Militar.  Yo no lo conocía, ni nunca había hablado con él, lo conocía como presidente, y ya.  Voy a hablar con él y me recibe: “Caramba almirante, yo lo mando a llamar porque he visto su expediente, viene de la Flota, usted es formado en Estados Unidos y una carrera profesional con una trayectoria excelente como oficial, no tiene ninguna mancha en su expediente y quiero que usted me acompañe hasta que termine mi periodo.”   Yo iba con la intención de decirle que no, y no quería porque estaba montado en la comidilla publica que hablaba mal del presidente, yo no lo conocía, solo me estaba guiando por los comentarios esos que había, estaba prejuiciado con esa basura que circula en la sociedad venezolana, en el boca a boca, chismografía, esa cantidad de cosas que nada tiene de cierto, con partículas de algunas cosas que ocurren, pero la certeza con que la gente habla, enfoca y califica no es. Aparte que su manera de ser, su actitud en el primer gobierno, siendo yo militar, no me caía, me caía más Caldera, lo veía mejor formado, mas académico, mas reposado, y me equivoqué. Me equivoqué con los dos: Caldera es un hombre que engañó y utilizó el poder para su beneficio, y Pérez con todos sus defectos utilizó el poder para ayudar, para construir otro país, y lo intentó en el segundo gobierno y no lo dejaron.”

                
Sigue sosteniendo 25 años más tarde que su intención siempre fue la de negarse a aceptar el cargo, pero una larga conversación con Pérez comenzó a hacerlo ver de otra manera. “Ya casi finalizando, él me dice: “le voy  a pedir a usted antes de que usted decida que le pregunte a su esposa si ella acepta o no que usted venga para acá." Le digo: no presidente, en mi carrera mi esposa nunca ha influido, han sido mis decisiones y la profesión es mía, yo no tengo nada que consultar con ella, yo le diré a ella después, y mire presidente acepto el cargo. “Muy bien, mañana recibe.” Me fui, le avisé a mi mamá y a mi señora. Al día siguiente ellas van cada una por su lado y cuando llega el momento de mi juramentación, que entramos al salón Pantano de Vargas, donde juramentan a los ministros y a las altas autoridades nacionales, un salón histórico destruido por los rebeldes el 4 de febrero, me llamó la atención que en la ceremonia, que era con el presidente, el secretario del consejo de ministros el jefe de la casa militar que me entregaba, el general González Beltrán, y mi persona, acompañado con mis dos invitados, había más de 200 personas en la ceremonia. Yo me dije: Coño, ¿y esta gente quién la invitó?  Ahí supe lo que eran los clásicos oportunistas que llegaban al palacio de Miraflores a conocer los movimientos de allá, a ver cómo se meten, a  ver cómo manipulan para mantenerse en el lobby político del Palacio, del poder.  Pero más sorpresa tuve cuando llego a mi oficina por primera vez y la encuentro llena de regalos, pero ¡llena! no se podía caminar: cajas de champaña, cajas de vino, cajas de whisky, timones, flores, globos, pistolas, un sable español de esos de la época de la conquista, libros, frutas, ramos de rosas.  Todos me sorprendieron porque a ninguno lo conocía, a ninguno, a ninguno; y al poco se me fueron presentando, me fueron llegando: ¿qué te pareció la pistola que te regalé? Yo no me quedé con ninguna de esas vainas, todo eso lo regalé, el whisky, estamos hablando de empresarios, políticos, periodistas importantes del país, como Omar Lares para decirte alguno, lo que te quiero significar es que el poder en Venezuela es ambicionado desde el chofer de una autoridad importante del Estado, su secretaria, un policía, un oficial, un general hasta los empresarios más importantes y los empresarios más millonarios que puede haber, todos quieren estar en el poder. Lo que digo lo hago con conocimiento de causas, yo era el encargado de la seguridad presidencial y la planificación interna y poco a poco logré ir ocupando espacios, espacios que no eran de la Casa Militar pero que el Presidente me los asignaba porque él sabía que se cumplía y se hacía como él quería. Yo coordinaba todo lo que eran las giras presidenciales, las visitas de los presidentes extranjeros, la cancillería iba a mi oficina, yo dirigía todo y todo salía perfecto porque el presidente Pérez no aceptaba errores. Además de eso era excesivamente puntual y no le gustaba la gente que yo llamaba la revoloteadora, que estaba girando, volando alrededor para que lo vieran o para aparecer en la foto.  En las fotos importantes yo veía como Marcel Granier, Eladio Lares, Cisneros, se mataban por una foto al lado del presidente, ¡pero es que se mataban! Yo le cerré las puerta a Cisneros en una reunión con el Rey de España, privada, que se quería colear y le tuve que cerrar la puerta: Saque la pierna, no puede entrar. ¡A Cisneros! Al ministro de la defensa lo bajé del avión presidencial  porque se coleó, ministros que se querían meter en el avión presidencial, esposas de ministros, esposas de gente importante.  Me di cuenta en Miraflores que no hay ética ni hay solidez en las personas, todos son acomodaticios a las vueltas y triquiñuelas del poder por estar ahí, no porque se lo ganan o se lo merecen o tienen capacidad técnica, empresarial, política, militar, no. Es una suerte de gatear, brincar, pisotear a quien esté en el medio por llegar a la primera fila. Te pisotean a gente buena, a gente que vale, desplazan a los que son calificados. Ahí uno dice: coño si este es el poder ¿qué queda para el resto de los venezolanos? Y por eso estamos en esto.”
© Alfredo Cedeño 

PS: La semana que viene publicaré la segunda parte.




lunes, 3 de marzo de 2014

MARIO IVAN CARRATÚ MOLINA: CARTA A LOS CIUDADANOS XXIV. CIVILES Y MILITARES ARTICULADOS POR LA LIBERTAD


CARTA A LOS CIUDADANOS XXIV

CIVILES Y MILITARES ARTICULADOS POR LA LIBERTAD

“Con particular mensaje a los oficiales de la Armada Venezolana comandados por un almirante traidor a la patria y servil a un régimen asesino, quien no ha superado animadversiones e insuficiencias personales, y postulante a cómplice de lessa humanidad”


Cuando la tiranía se hace ley, la rebelión es un derecho
simón bolívar

Al otro lado del miedo, se esconde la libertad del hombre
micm
Denver, Co



1.   A título de ambientación de los lectores.
Reciban mi cálido saludo que, desde la distancia, les dirijo a todos los ciudadanos venezolanos y a quienes nos acompañan, en el país o desde el extranjero, en este arduo escenario de luchas por LA LIBERTAD en las calles, barrios, municipios, ciudades y estados de nuestra sufrida, traicionada, robada, ultrajada y ensangrentada Venezuela. Presenciamos, escribimos y somos actores en tiempo presente de todo lo que nos acontece, más aún, somos portadores del gen libertario de nuestro Libertador, por la Libertad nos asiste “El derecho a la Rebelión…”
Solo la lucha en su representación extrema de rebelión civil y militar nos dará la fuerza para expulsar del Poder a toda esta caterva de traidores, asesinos y prevaricadores que desde 1960, bajo la adversa ordenación de los hermanos Castro y la corte de radicales a escala planetaria, trazaron para la conquista política, militar económica y social de América Latina, que hoy, desde 1992, apoyados en tránsfugas venezolanos y del continente, nos despojan de la libertad y acaban con todo lo que por años y elevados costos habíamos construido.
Hemos ejercitado todos los caminos y agotado todos los procedimientos constitucionales para evitar el despojo y la invasión cubano-rusa-iraní-china-bielorrusa; hemos dejado, bien atrás en el camino, la muletilla discursiva de la soberanía, ya no existe y no lo somos; hemos sacrificado importantes recursos humanos, entre ellos nuestro capital social, en aras de la preterida paz social, al negociar y dialogar con una sarta de bandidos, pilletes y asesinos de cuello rojo, familiares resentidos de guerrilleros, asaltantes, asesinos de militares y policías, y ladrones marxistas de los años 60 al 70, cuyos ascendientes (no generalizo), al igual que hoy, prefirieron venderse a Fidel Castro y sus huestes radicales y chulas del ámbito internacional.  Hoy esos hijos de la guerrilla son los consortes del robo, la represión, la eliminación física, desaparición y violaciones bajo el oscuro manto de la impunidad.
Muchos venezolanos desconocen la historia, por eso hemos caído en este bache histórico, en esta ausencia de cultura histórica de cómo se llegó a la democracia y quienes eran sus acérrimos enemigos
Errores, envidias, sectarismo, incapacidad, y muchos desencuentros personales, grupales intra y extra partidos se han confabulado en contra de la necesaria unión de trabajo, visión estratégica, evaluación sistemática, planes y objetivos; se ha entronizado como aceptable hasta la figura del salto de talanqueras, el trasvase pase de oportunistas y causantes de esta tragedia, el chantaje, la cofradía con las fuerzas del mal y fuga de información al gobierno desde los grupos en disputa. Esta terrible pandemia política nos ha conducido a la actual hecatombe política, social y militar… Y me quedo corto, nunca ha existido unidad, tal y como nos enteramos hoy.    
El Objetivo del Foro de Sao Paulo en 1989 ha sido siempre el control de las fortalezas libertarias de Venezuela, de su libertad y poder económico, de su particular y única forma democrática de gobierno por elecciones, y del espíritu de ciudadanía en ejercicio soberano que irradiaba en el ámbito político, geopolítico regional, de la seguridad continental y de mezzo América, también de la geopolítica energética y de nuestros recursos mineros en general. En resumen, control político y militar; no en vano el fallecido (2012) exterminador y maléfico gobernante, dijo el 2 febrero de 1999: “Esta revolución no es como la de Allende, esta revolución está armada”… Los ministros de defensa desde entonces han avalado, propiciaron, cohonestaron esta frase y acción progresiva con indiscutibles hechos que pueden configurar delitos de traición a la patria.
Todo lo arriba mencionado brevemente, ha sido alcanzado y ejecutado milimétricamente por factores políticos y radicales nacionales e internacionales, nos han controlado y también destruido como núcleo social; esa fue la mentira donde notables, empresarios, medios de comunicación, académicos, algunos ciudadanos y militares, se embarrancaron en la traición, la misma que muchos hoy evaden o se esconden, pero saben que sí fueron y son perjuros, no solamente son los militares.  
Pero lo que no han logrado, ni lograrán, es arrodillar, desarticular y poner en trance de traición a los jóvenes estudiantes, a los profesionales decentes y a los ciudadanos en general que, por todo este tiempo y de manera silente y hasta desarticulada, han venido asumiendo su conducta ciudadana y han resistido y hoy lo hacen crecientemente, pues siendo libres (única manera de lograrlo), construyeron nuestra nacionalidad e independencia uniendo el crecimiento social con el económico. Esa verdad no tiene objeciones en el continente, éramos la referencia obligada en todo y de todos.
Por eso solamente, por lo que aquí concluyo, apoyo, sustento y fortalezco como pueda y con todo mi aliento de ciudadano hoy, otrora militar.
LA RESISTENCIA TOTAL DESDE CADA PALMO DE TERRENO Y CON EL ALIENTO DE CADA VENEZOLANO, HASTA QUE SEAN OBLIGADOS A RENUNCIAR.
Nuestros mártires caídos en esta brutal matanza, heridos, detenidos, vejados, violados, perseguidos y desaparecidos, nos exigen NO CEDER, RESISTIR y EXPULSARLES DE NUESTRA TIERRA, el tiempo de diálogo y negociación ya se agotó.
Expreso mi opinión, como una alerta, ante la degradación e incoherente manejo de aquellos ciudadanos que se ofrecen, impúdicamente, como fichas únicas en el fatídico ajedrez que ambos sectores juegan sordos y mudos, pero auto ungidos de su razón política. La anomia existente podría avanzar hacia el caos, situación esta que avizoro compleja ante la ausencia de liderazgo situacional y humildad de los actores en pugna. Esta desgracia nacional, se acrecienta cada día como las procelosas aguas en una tormenta, la ceguera es congénita, por ellos llegamos a este derrotero que nos conduce hacia un barranco.
Como experimenté en mis tiempos de oficial activo, no percibo la  disposición de reconocer que esta convergencia de crisis tiene su centro de gravedad en la institución militar, que oscila como péndulo en belicoso escenario, es esa institución, la misma que hoy rechazamos por servil y enemiga de la libertad por inducción castrista y la concupiscente conducta de los generales y almirantes desde 1998. La salida no es, ni será de librito leído por bisoños, tercos e inexpertos liderzuelos mediáticos. Es la hora de los pantalones largos y millas navegadas en funciones de gobierno. Improvisar con inmaduros asoma el drama del caos sin cabeza ni articulación social. La institución militar, para mí, tiene la pelota en su campo y no hay arqueros.

2.   Como marino de muchos años en la mar… estoy ajustando mis velas para los tiempos procelosos por venir …

Los militares pueden servir a un dictador o al país, pero no a los dos,
Un verdadero profesional militar, solo está para servir a su Nación
y para la defensa de los ciudadanos a quienes debe respetar y proteger.
micm
Denver, Co

Propicia esta nueva Carta a los Ciudadanos el hecho de haber recibido por las redes sociales una comunicación, mensaje de distribución general, no clasificado, como es conocido en el argot naval, (refrendado por el comandante de la fuerza escogido por el dictador y verdugo de Cuba) sin que hasta este momento pueda yo precisar su categoría de veracidad oficial. Les convoco a volver sobre este anodino mensaje (anexo al final de esta carta) y al mismo tiempo lo comparto con los ciudadanos. Es dirigido, aparentemente, a los oficiales de la Armada venezolana.
No me dirijo a quien la origina, ya que nunca he acostumbrado a entablar disputas personales ni profesionales con quienes no les asiste la razón, hacen uso de la mentira y, en este caso, han servido con su inacción a la destrucción de la institución. Es más, prefiero ignorarle… 

Relación de los hechos, a título de aclaratoria e información.
Actualmente me encuentro en USA, país al cual vine a comienzos del mes de dic del 2013, razones familiares e investigación académica me trajeron hasta aquí, no me he fugado ni escondido, no tengo por qué hacerlo, he preservado mi integridad física y la de mi familia, todos conocemos la suerte de un preso político del comunismo, sobre todo cuando nos enfrentamos a resentidos, incultos y fanáticos. Me mantengo centrado en Venezuela y en su destino, con la certeza existencial de que muy pronto asumiremos el rumbo correcto, echando este pesado y pútrido lastre fuera de borda.   
Todos conocen cual era mi posición militar en 1992, cuando ocurre el brutal y asesino asalto militar al Palacio de Miraflores, cuyo objeto fue, sin lugar a dudas, la toma del poder y, en ese cometido, asesinar al presidente (f) Carlos Andrés Pérez, a otros miembros del poder político, miembros de la Casa Militar y mi persona. Un oportuno y rápido repliegue conducido por la Casa Militar a mi mando, frustró la acción, que: a) salvó la Democracia, b) salvó la institucionalidad, c) resguardó el centro del Poder Político Nacional y d) salvó la vida del presidente. Como referencia, este ataque fue llevado adelante por 213 efectivos y 16 blindados Dragón, fracasando en su intento. Lo ocurrido después, corresponde al grupo de notables, magistrados, cómplices y electores, NO a las Fuerzas Armadas que fueron leales a la Constitución de 1961.
El entonces (centauro) capitán Rodríguez Torres, opera hoy como celador comunista de Raúl Castro en funciones como Ministro de Interior y Justicia, ostenta además el rango de Mayor General (ej.) en servicio activo. Este general considerado por algunos fantoches opositores como buena gente, asediado por intereses clientelares y muy equilibrado, fue quien comandó el asalto a La Casona la noche del 3 feb 92, razón por la cual lo señalo como principalísimo actor material del asesinato de 3 miembros de la casa militar, 2 funcionarios de la escolta civil y de 2 funcionarios de la policía del entonces Distrito Sucre.
Desde marzo de 2013, poseo información precisa que el ministro Rodríguez Torres en persona adelanta y sustenta la conformación de un expediente en mi contra por conspiración, pero no había concretado la orden que, dictada desde de Cuba, ordenaba la detención de algunos opositores, entre ellos la de mi persona.
En dic del 2013, la Ministro de Información, Delcy Rodríguez, libera una lista de viajeros al extranjero en donde aparezco reflejado como oligarca y, según comentarios de la ministro, poseedor de bienes que disfruto en el extranjero (evidente estrategia de lucha de clases) que insta, como es la usanza comunista, a la agresión y represión por parte medios de comunicación oficialista y hasta impunes agresiones armadas por grupos entrenados para el terrorismo selectivo.       
Mi regreso al país estaba pautado, según se puede comprobar en boletos adquiridos en el 2013, para la primera semana del mes de enero del 2014. Una llamada telefónica de un militar en servicio activo me alertó que no regresara aún, pues había intenciones ciertas para detenerme a mi arribo en el aeropuerto.
Por esa razón, pospuse mi viaje dejando abierta la fecha de mi regreso. El 12 de febrero del 2014, el mismo informante me envió un correo con el vínculo de internet, al abrirlo pude ver con asombro un audio y video del programa “Zurda Konducta” que va al aire por la estación Venezolana de Televisión VTV, en horario nocturno (ver link Publicado el 11/02/2014)

Vínculo del montaje de VTV. 

En ese fraude y manipulación técnica de voces, aunado a comentarios incisivos y amenazantes por parte de dos de los moderadores, simulan grotescamente una conversación telefónica entre el Embajador Fernando Gerbasi y mi persona, siendo evidentemente la burda truculencia en doble delito, seguido de señalamientos sin previa y comprobada investigación, evidencia al mismo tiempo la construcción y falsedad abusiva de un hecho punible por parte de la planta televisora y sus directivos. En este burdo montaje, la voz que Maduro Moros, sin recato ni seriedad, me atribuye, no es mía, ni presenta las características de mi firma vocal.  
A esa misma hora lo difundí calificándolo como un burdo, grosero y falaz montaje del gobierno, asociándolo inmediatamente, con clara certeza, con las enfermizas e ilegales intenciones del Ministro Rodríguez Torres.
Conozco al Emb. Fernando Gerbasi, no converso con él desde 1991 cuando por razones de mi cargo tuve la ocasión de conversar desde el palacio de Miraflores.
Mucho más grave aún, Maduro Moros, a quien no reconozco como presidente, en cadena nacional desfasado, desaforadamente alterado y en desmedido arranque de cólera, me señala por dos días consecutivos (ver vínculos adjuntos) como responsable de un maléfico plan desestabilizador que él, a priori y sin bases ciertas, lo califica como conspiración; también me acusa de los lamentables hechos y muertes de ciudadanos el 12 de febrero en la marcha pacífica convocada por la oposición. De manera incoherente, compulsiva y arbitraria ordenó de inmediato mi captura, instando a la fiscal instruyera un expediente por conspirador en mi contra, me acusa de responsable, entre otros cargos, de lo acontecido; además, adelanta juicio, sanciones y amenazas, demostrando su reiterada falta de cordura y seriedad, razón que lo hace más ilegítimo y peligroso. Demasiado peligroso para intentar fungir como comandante en jefe de las FAN, cosa que los actuales generales y coroneles (equivalente armada) no perciben y que los arrastra a la comisión de crímenes de lessa humanidad… Prepárense pues.
Vínculos de videos.
·         Maduro el 12 de febrero del 2104

·         Maduro el 15 de febrero del 2014

Mensaje a los oficiales de la Armada (Con Dios y por la Patria)
Es a Uds. a quienes va dirigida esta CARTA A LOS CIUDADANOS XXIV, son Uds. profesionales de las FAN de la República de Venezuela, todos Uds. han sido engañados, manipulados, comprometidos y utilizados por esta cuerda de traidores y falaces superiores, los han comprado y corrompido, han reventado la tradición naval de nuestro país y de nuestra fuerza, la que otrora fue ejemplo de preparación, profesionalismo, calificación y respeto a las instituciones de la República y a los ciudadanos, este comunismo irredento y salvaje les ha trastocado y desnaturalizado a limites históricamente inimaginables.
Les recomiendo reflexionen, observen dónde están como venezolanos rechazados Uds. y sus familias, estas últimas, inocentes de todo lo atroz y criminal de la brutal y sanguinaria represión en contra de ciudadanos, no es solo la GN y el Ejército, son todos Uds. La justicia llegará muy pronto, les exhorto no obedecer órdenes ilegítimas, así estas dimanen de Maduro o de otros comandantes ilegítimos como los de ahora.
La ofensiva, falaz y cretina comunicación abajo replicada, en la cual se miente, acusa, asocia y falsifica acusaciones desde su posición política y cobarde actitud, son  contrarias a mi conducta y tradición naval, además, este calumnioso y por lo tanto ilegítimo comandante, es el mismo que permite la presencia de milicianos cubanos en la sede de la Comandancia de la Armada, los cuales, pisotean nuestra soberanía, abusan de palabra a subalternos, incluidas damas, y sobre todo porque este miliciano disfrazado de almirante recibe y cumple órdenes ilegitimas de un comando militar mixto extranjero que funciona en las oficinas del Comando Estratégico Operacional (CEO) a cargo de    Padrino López. Este equipo que comanda y dirige las operaciones de brutal y asesina represión, está constituido por cubanos, rusos, iraníes y bielorrusos.  
Al pie de esta carta, encontrarán el texto que se atribuye a esta persona, a quien Uds. siguen y reciben órdenes, no voy a responder sus acusaciones, aseveraciones y burdos señalamientos como la satrapía de Maduro Moros. Ellas las tendrá que sustentarla en los tribunales de la república cuando corresponda y funcione el sistema de justicia nacional.
El compromiso del militar, de Uds. y de la institución es con el Estado, jamás con la figura de quien dirige un gobierno totalitario, mucho menos por la ideología que este represente, comunista-totalitario-militarista como es el caso venezolano. Por circunstancias solo conocidas por Uds., los militares en servicio activo han sido desnaturalizados y convertidos entre muchas cosas en: a) cuerpo represivo del régimen, b) fragmentada su misión y tareas de defensa, compartidas con milicias nacionales, milicias cubanas y grupos civiles armados de respuesta rápida, c) pérdida de la identidad institucional, d) manipulados, engañados  bajo el comando y control de Raúl y Fidel Castro, e) inermes ante la pérdida de nuestra soberanía, f) responsables de la invasión y colonización cubana, g) represores y asesinos de los ciudadanos, h) rechazados y cuestionada su condición institucional por los ciudadanos, i) actuación al margen de la constitución de 1999, además, cargan con el pesado lastre de la corrupción ética, moral y profesional. Venezuela ha sido convertida y es un “Estado Fallido” y sus Fuerzas Armadas inservibles para su tarea primaria de seguridad y defensa de la Nación.
Les pregunto: Quién es el líder que Uds. obedecerán y respetarán en todos los actos de servicio? Cuál es la ley cubana que les gobierna?, Qué piensan y qué hacen para ubicarse en el marco constitucional en esta precaria circunstancia y desajuste operacional, institucional? Y finalmente, por qué reprimen y hacen armas en contra de los ciudadanos? Saben bien que es atroz, y los caídos son asesinados por las FAN.   
Me despido de Uds., la mayoría no me conoce, algunos, quizás, cuando fui Director de la Escuela Naval como jóvenes en formación naval. Ya son hombres, adultos y maduros, con esposas e hijos; les recomiendo no transformar ni trasladar a sus familias en dolor y arrepentimientos, fuera de tiempo, por haber sido brazos asesinos materiales o intelectuales de la represión cubana a nuestro pueblo. Es un asunto de profunda reflexión y de conciencia, con la fortaleza y valor personal que aún queda en ustedes. Trasciende el ámbito legal que no existe en Venezuela, es mucho más, es humano, entre militares y de violación de DDHH. 

EL MOMENTO ES AHORA O NUNCA, SON UDS…
LA PATRIA HERIDA Y LOS JÓVENES ASESINADOS SE LOS DEMANDA…
DIOS Y PATRIA

Mario Iván Carratú Molina
Ciudadano venezolano


Twitter  


Skype geminis451 




OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias