sábado, 24 de julio de 2010

MILITAR PERSEGUIDO POR NEGARSE A PERTENECER A UNA MILICIA A FAVOR DE UN PROYECTO POLITICO PERSONAL



TRANSCRIPCION:
A mediados de los años 90, me gradué en la “Escuela Naval de Venezuela” como Oficial de la Armada, con el rango de Alférez de Navío, y trabajé en diferentes Batallones de Infantería Marina. Unos tres años despues, fui promovido a Teniente de Fragata.

Entre finales de los años 90 y principios del 2000, fui asignado a la frontera Colombo-Venezolana, en el Estado Apure, Venezuela, en un sector conocido como El Amparo, cerca del Puente Río Arauca Internacional, en el Comando Fluvial Fronterizo Teniente de Navío Jacinto Muñoz, también conocido como Puesto Naval El Amparo Naval.
Había 150 militares en el Comando Fluvia Fronterizo, y otros 150 militares que estaban asignados en diferentes puestos navales bajo la jurisdicción del Puesto Naval El Amparo. Este Comando Fluvial Fronterizo estaba bajo la jurisdicción del llamado Teatro de
Operaciones Nº 1, el cual es una unidad militar del Ministerio de la Defensa de Venezuela localizado en el pueblo de Guasdualito, en el Estado Apure, Venezuela.

En el año 1998, se comentó ampliamente que el ex Teniente Coronel Hugo Chávez estaba postulándose para Presidente por el partido político “Movimiento Quinta Republica”, también conocido como “MVR”, y entre los oficiales, sub-oficiales y personal de tropa se rumoraba que Hugo Chávez iba a mejorar a los militares y la vida militar porque él venía del ejército. Evité hablar de política porque la formación y educación militar que había recibido nos abstenía para tomar una posición politica específica. Fui entrenado para defender la soberanía del país y sus instituciones democráticas, y no tenia sentido para mi el realizar comentarios políticos.

Durante 1998, y luego de que Hugo Chávez quedara electo Presidente de Venezuela y Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Nacionales,llevé a cabo, y de manera personal, operaciones regulares en la frontera, una vez por semana, mientras que otro personal militar realizaba otras actividades de patrullaje, de modo que estábamos todos los días presentes en la frontera. Durante mi patrullaje semanal, me tocaba detener a diferentes personas, pero como una vez al mes me tocaba detener a Colombianos a quienes identificaba como miembros de las Guerrillas del ELN o de las FARC, y que se encontraban en territorio venezolano, y quiénes llevaban consigo identificaciones así como folletos de propaganda de dichos grupos al margen de la ley.Tomaba a esos guerrilleros y los llevaba al “Comando Fluvial Fronterizo, Teniente de Navío Jacinto Muñoz”, también conocido como el Puesto Naval El Amparo, y de allí, oficiales del ejército del Teatro de Operaciones No. 1 venían a recogerlos, los llevaban al puesto del pueblo de Guasdalito, en el Estado Apure, Venezuela, a fin de realizar sus investigaciones legales y militares de rutina.
A finales del  año 2000, inmediatamente después de Hugo Chávez había sido re-electo Presidente por un término de seis años, un nuevo Comandante fué asignado al Comando Fluvial Fronterizo,Teniente de Navío Jacinto Muñoz. Se llamaba Capitán de Navío Norman Miranda Aguilera, un fuerte simpatizante del Presidente Hugo Chávez y de su Revolución Bolivariana. Al mismo tiempo, el General de Brigada Vidal Rigoberto Martínez fue nombrado como nuevo Comandante del Teatro de Operaciones No. 1. Se rumoreó en mi Comando Fluvial Fronterizo que el General de Brigada Vidal Rigoberto Martínez también era un fuerte simpatizante del Presidente Hugo Chávez y de su Revolución Bolivariana.
Como dos semanas después de que los dos nuevos comandantes tomaran posesión de sus cargos, me encontraba asignado al Puesto Naval Río Arauca Internacional bajo la jurisdicción del Comando Fluvial Fronterizo, Teniente de Navío Jacinto Muñoz, y estaba reemplazando al Comandante de ese puesto porque él se encontraba realizando una comisión militar en otro sitio. En ese momento había cuatro soldados al frente del puesto naval, y uno de los soldados detuvo a un hombre que estaba manejando una bicicleta. El soldado le pidió a ese hombre sus documentos de identidad, y notó que ese hombre tenía una insignia de las Guerrillas del ELN, y no tenía ningún documento de identidad.Ese soldado me informó acerca de esa novedad, escribí un informe con respecto a este evento, y notifiqué al Comando Fluvial Fronterizo,Teniente de Navío Jacinto Muñoz,el cual a su vez notificó al Teatro de Operaciones No. 1. Una comisión del Teatro de Operaciones No. 1 fué enviada al Puesto Naval en el que me encontraba, y ese hombre Colombiano fue detenido y llevado al Teatro de Operaciones No. 1.

Como dos semanas después, soldados de mi Puesto Naval detuvieron al mismo hombre colombiano que había sido identificado como miembro del ELN. Esto llamó mi atención porque pensé que ese hombre había escapado.Notifiqué de inmediato al Comando Fluvial Fronterizo acerca de esta irregularidad, y después de tres horas recibí la orden del Comando Fluvial Fronterizo para que lo soltáramos por órden directa del Teatro de Operaciones No. 1.Estaba realmente desconcertado por este tipo de decisión ya que nunca había visto que un hombre claramente vinculado con las Guerrillas del ELN fuese liberado. Le comenté esto al que estaba de primero en comando en el Puesto Naval, al Teniente de Navío cuyo nombre no voy a revelar; sin embargo, él no estaba nada sorprendido por este tipo de decisión.

Como una semana después, el General de Brigada Vidal Rigoberto Martínez visitó el Puesto Naval al cual yo estaba asignado, y realizó una reunión en la Comandancia del Puesto Naval Río Arauca Internacional. En el momento de esta visita, el Comandante del puesto,el Teniente de Navío cuyo nombre no voy a revelar, no se encontraba en el sitio ya que se había ausentado por tres días, y el General  de Brigada Vidal Rigoberto Martínez me dijo que no le estuviera comentando a nadie que un miembro de las Guerrillas del ELN había sido liberado por el Teatro de Operaciones No.1 porque ese hombre del ELN simplemente no existía; que no existía ningún distintivo del ELN en los papeles que yo había enviado con la detención de ese hombre colombiano al Teatro de los Funcionamientos No. 1, y que yo debí haber cometido un grave error. Le dije al General de Brigada, Vidal Rigoberto Martínez, muy respetuosamente, que yo mismo había visto la identificación del ELN. Entonces, el General de Brigada Vidal Romero Martínez me dijo esto: “A ESTAS ALTURAS, USTED DEBERIA SABER QUE A VECES LAS  PERSONAS VEN LO QUE NO DEBEN VER.” Le dije que no entendía lo que él me había querido decir por sus palabras, y este General me dijo: “MIRE, LAS COSAS ESTAN CAMBIANDO. AHORA MISMO EN NUESTRO PAIS. NO DEBERIAMOS ESTAR PERDIENDO TIEMPO EN ETIQUETAS DE NOMBRES Y HACIENDO CONCLUSIONES A LA LIGERA PORQUE LAS ETIQUETAS CON NOMBRES SON PRUEBA DE NADA”. Entonces, le dije a este hombre que no entendía sus palabras ya que nosotros, como oficiales de la Armada, habíamos sido entrenados para defender la soberanía de nuestro país y nuestras instituciones democráticas, y que un hombre con una insignia del ELN en territorio venezolano era de hecho una amenaza en contra de nuestra soberanía nacional. Entonces, el General de Brigada Vidal Rigoberto Martínez me dijo lo siguiente: “USTED DEBERIA DE ESTAR CONSCIENTE DE QUE EXISTE UN PROFUNDO PROCESO REVOLUCIONARIO QUE SE ESTA LLEVANDO A CABO AHORA MISMO EN NUESTRO PAIS POR PARTE DE NUESTRO COMANDANTE EN JEFE, HUGO CHAVEZ. ALGUNAS DE LAS COSAS QUE SE ESTAN ENSEÑANDO EN LAS ESCUELAS MILITARES ESTAN BAJO REVISION Y CAMBIO EN ESTOS MOMENTOS, Y MIENTRAS USTED SEA MAS COOPERATIVO Y VIGILANTE A ESTE NUEVO PROCESO REVOLUCIONARIO, MAS RAPIDO SE DESARROLLARA DENTRO DE LAS FUERZAS ARMADAS DE VENEZUELA.” Entonces, no dudé en decirle lo siguiente: “CON TODO EL DEBIDO RESPETO, MI COMANDANTE, CREO QUE NO DEBEMOS ESTAR MEZCLANDO LA POLITICA CON NUESTRO TRABAJO EN LAS FUERZAS ARMADAS.” Y este general concluyó: “ESCUCHE PACHECO, NO SE OLVIDE DE LO QUE LE ACABO DE DECIR, POR SU PROPIO BIEN Y POR EL BIEN DE SU PROPIA CARRERA MILITAR”.

Una semana después de aquella visita, se suspendió el patrullaje diario que se realizaba a lo largo de la frontera Colombo-Venezolana, y la excusa que dieron nuestros superiores en la Armada era “falta de presupuesto”. Para mí, estaba muy claro que el Gobierno venezolano le permitía al ELN y a las Guerrillas de las FARC operar libremente en territorio Venezolano. No estaba de acuerdo con todas las cosas que estaba viendo dentro de la Armada, por lo que un mes después viajé a Caracas, y pedí ser transferido fuera de la Frontera, y un mes después, me enviaron a que tomara un curso especializado. Estuve fuera de la frontera por unos siete meses.

Durante el tiempo qu eestuve fuera de la frontera, tomando el curso,comencé a buscar trabajo fuera de las Fuerzas Armadas Venezolanas.Supe que una importante institución del Estado Venezolano estaba solicitando funcionarios de seguridad y supervisores en esa área. Para esa posición de trabajo, aquella institución del Estado Venezolano estaba buscando a personas que habían estado en las Fuerzas Armadas y que tuvieran experiencia en manejo de personal.

Tres meses despues de iniciado el curso especializado, tuve una entrevista preliminar, y dos meses después, me entrevistaron y presenté mi curriculum vitae.

Luego de culminar el curso, pedí ser dado de baja de la Armada porque no estaba de acuerdo con el Proceso Revolucionario del Presidente Hugo Chávez ya que el mismo estaba convirtiendo a nuestras Fuerzas Armadas en una milicia de un proyecto político personal.

El proceso a través del cual pedí ser dado de baja de la Armada fue una pesadilla para mí. Duró alrededor de veinte (20) días, y tenía que pasar por unas seis (6) entrevistas. Esta solicitud tuvo que ser aprobada finalmente por el Ministro de la Defensa de Venezuela, quien en ese momento era el Sr. José Vicente Rangel, quien luego fue Vicepresidente de Venezuela.

Después de que pedí ser dado de baja de la Armada, finalmente conseguí una oferta del trabajo en una Institución del Estado Venezolano.

Un mes despues de culminado el curso, y como parte del procedimiento de la baja en la Armada, fui entrevistado por el Contraalmirante Leonardo Rodríguez Tineo, quien era Comandante Naval de Educación.Esta persona me preguntó por qué estaba pidiendo ser dado de baja. No quise mencionar el hecho de que el Proceso Revolucionario del Presidente Hugo Chávez estaba convirtiendo a nuestras Fuerzas Armadas en una milicia para su proyecto político, por lo que había visto en la frontera Colombo-venezolana, por miedo a recibir represalias por parte de las Fuerzas Armadas. Le dije que la Armada no había llenado mis expectativas con respecto a la estabilidad financiera y de ingresos, y que tenía una atractiva oferta de trabajo en una institución del Estado Venezolano. El Contraalmirante Leonardo Rodríguez Tineo me dijo que él había hablado con el General de Brigada Vidal Rigoberto Martínez,quien era el Comandante del Teatro Operaciones No. 1 en el área fronteriza Colombo-venezolana, en donde estuve asignado, y me dijo que se estaban haciendo cambios dentro de las Fuerzas Armadas, y  que al yo pedir ser dado de baja de la Armada, no estaba apreciando esos cambios y que estaba menospreciando a las Fuerzas Armadas Venezolanas,las cuales me habían dado una formación y educación militar. Le dije que yo apreciaba toda la educación militar y formación que habia recibido de la Armada pero que necesitaba hacer un cambio en mi vida.Entonces, este hombre me dijo que tenía que entender que mi carrera y formación no había terminado, más ahora que había un proceso de cambio ocurriendo en nuestro país y que las Fuerzas Armadas Venezolanas estaban llamadas a jugar un papel importante en ese proceso. Cuando este Contraalmirante me dijo esto, entendí que él estaba hablando acerca del Proceso Revolucionario del Presidente Hugo Chávez, aunque él no lo mencionó abiertamente. Entonces, le dije a ese hombre que yo pedía la baja principalmente por razones económicas y financieras.Finalmente, el Contraalmirante Leonardo Rodríguez Tineo me dijo que dejara mi solicitud en su escritorio, y que él se encargaría de la misma.

Como cinco días después, pedí hablar con el Contraalmirante Leonardo Rodríguez Tineo, y me dijo que mi caso lo estaba manejado el Contraalmirante Armando Laguna Laguna, quien era Comandante de la Armada. Le pregunté al Contraalmirante Leonardo Rodríguez Tineo por qué tenía yo que hablar con el Comandante de la Armada si yo estaba bajo su jurisdicción; sin embargo, él me dijo que no quería saber más de mí, y que yo era un traidor a la patria por dejar la Armada; y aquel hombre me pidió que dejara su oficina.
Como tres días después, fui a hablar con el Contraalmirante Armando Laguna Laguna, quien era el Comandante de la Armada, y esta persona me maltrató verbalmente, e incluso me amenazó. Este hombre me dijo que al dejar la Armada, yo era un traidor y un vende patria, y que yo tenía que andar con mucho cuidado porque sabía cosas que no debían salir a la luz pública, que me estaba prohibido hacer comentarios a cualquier persona con respecto a la vida militar en la frontera Colombo-Venezolana, y que solo firmaría mi baja si yo le prometía que iba a obedecer sus ordenes. Me sentí amenazado por sus palabras, y por miedo a tener cualquier problemas con la Armada, le prometí que iba a obedecer sus órdenes. El Contraalmirante Armando Laguna Laguna me dijo que si yo no estaba totalmente alineado a los cambios, que había hecho lo correcto, y que él iba a aprobar mi baja bajo la condición de que no hablara.

Un mes después, comencé a trabajar en el área de seguridad de una de las instituciones del estado, cuyo nombre no revelo para no comprometer a mi familia, que aun se encuentra en Venezuela. Como parte de mi trabajo, tenía que salvaguardar la integridad de las instalaciones físicas de la institución así como la integridad física de todo el personal dentro de la misma y sus alrededores. La sede de esta institución se encuentra relativamente cerca del Palacio Presidencial de Miraflores.

Un sábado, un mes después de iniciar mi nuevo trabajo, cerca de las 8:30 p.m., recibí una amenaza telefónica en mi teléfono celular en la que un hombre no identificado me dijo que debía tener cuidado porque me estaban vigilando, que nada me iba a pasar con tal de que mantuviera mi boca cerrada y no hiciera nada estúpido. Traté de preguntar quién llamaba, pero no obtuve ninguna respuesta porque ese hombre me colgó. También recibí amenazas telefónicas similares unas dos veces por mes. No le presté mucha atención a esas llamadas en ese entonces porque estaba más que seguro que yo no estaba haciendo nada malo o ilegal.

A finales del 2001, empecé a participar en marchas de la  oposición con mi novia, Andreina Novoa, durante los fines de semana. Nosotros participamos principalmente en la Avenida Bolívar, la cual está al lado de los edificios del Parque Central, en Caracas, cerca de donde ella vivia con sus padres. Aunque no era miembro de un partido político específico, era una persona que tenía la fuerte convicción de que el Presidente Hugo Chávez no era un Presidente democrático por la experiencia que había tenido en la Armada donde vi como las Fuerzas Armadas estaban convirtiéndose en una milicia a favor del proyecto político de Hugo Chávez; específicamente, la Revolución Bolivariana.

El jueves el 11 de abril de 2002, por la tarde, cerca de las 3:30 p.m., había una gran protesta en la calle organizada por la “Coordinadora Democrática”, la cual estaba marchando hacia el Palacio Presidencial de Miraflores a través de la Avenida Bolívar, y la misma pasaba cerca de la institución para la cual yo trabajaba. Cerca del Palacio Presidencial de Miraflores, había simpatizantes del Presidente Hugo Chávez por todos lados, incluyendo miembros de los Círculos Bolivarianos y de la Guardia Nacional Venezolana. Como parte de mi trabajo, envié al guardia de seguridad para proteger la entrada principal de la institución del estado para la cual trabajaba; sin embargo, encontré resistencia por parte de muchos de los guardias de seguridad bajo mi mando, porque la mayoría de ellos eran simpatizantes del Presidente Hugo Chávez, y se negaron a impedir el acceso a los alrededores de los grupos chavistas que estaban siendo convocados por Juan Barreto por televisión. Desde mi sitio de trabajo pude ver cuando miembros de los Círculos Bolivarianos incendiaron un camión de la Policía Metropolitana de Caracas, la cual está identificaba con el Alcalde del Área Metropolitana de Caracas, Alfredo Peña, un fuerte líder de la oposición en contra de la Revolución Bolivariana. No pude controlar a mis propios guardias de seguridad aquel día porque ellos decían que las personas a las que nosotros le estábamos quitando el acceso a las instalaciones de la institucion para esconderse con sus armas, estaban protegiendo a su Presidente, y que eran su propia gente; en otras palabras, muchos de los guardias de seguridad de la institucion del estado para la cual trabajaba eran simpatizantes del Presidente Hugo Chávez, y algunos de ellos me preguntaron si yo estaba en contra de Chávez. Intenté explicarles que se suponía que nosotros protegíamos tanto la integridad de las instalaciones físicas de la institución como la integridad física de todo el personal dentro de la misma y sus alrededores; sin embargo, la mayoría de aquéllos guardias de seguridad creyeron que yo estaba en contra del Presidente Hugo Chávez. Esta situación quedó fuera de control, y no pude hacer nada para impedirla.Los simpatizantes de Chávez y los miembros de los Círculos Bolivarianos utilizaron las instalaciones de la institución del estado, para la cual trabajaba, para hacer bombas Molotov, y lo peor de todo aquello es que aquellos grupos chavistas hacian las bombas Molotov delante de la Guardia Nacional de Venezuela quienes no hicieron nada al respecto.

Dos días después, el sábado 13 de abril de 2002, viví una situación similar en la institución para la cual trabajaba. Durante el día entero, había protestas en las calles, realizadas por simpatizantes del Presidente Hugo Chávez, incluyendo  miembros de los Círculos Bolivarianos de diferentes barrios, los cuales exigían el regreso de Hugo Chávez a la Presidencia de Venezuela. De nuevo, la mayoría de mis guardias de seguridad se negaron a proteger la entrada principal de la institución del estado, y les permitieron a los manifestantes a que entraran a la institución para protegerse.

Después de estos dos eventos, la mayoría de los guardias de  seguridad bajo mi mando se negaban a proteger el edificio de la institución para la cual trabajaba cada vez que los simpatizantes del Presidente Hugo Chávez, incluyendo miembros de los Círculos Bolivarianos, marchaban por los alrededores. Intenté impedir que esto pasara de nuevo, y hablé con el Presidente del Sindicato de Trabajadores de la Institución porque no podía despedir a ninguno de los guardias debido a restricciones del Sindicato;, sin embargo, mis esfuerzos fueron infructuosos porque el Presidente del Sindicato era un fuerte simpatizante del Presidente Hugo Chávez. Como resultado de mi trabajo,tanto el Presidente del Sindicato como los guardias de seguridad que estaban bajo mi mando me identificaron como un “ESCUALIDO” y como una persona que estaba en contra de la Revolución Bolivariana del Presidente Hugo Chávez. Algunos guardias de seguridad hasta me desafiaron, diciédome que ellos no iban a obedecer mis órdenes si yo no permitía que los miembros de los Círculos Bolivarianos protestaran en los alrededores de la institución porque ellos decían que tal institución pertenecía al pueblo de Venezuela y a la Revolución.

A mediados de abril del año 2002, las amenazas telefónicas realizadas a mi celular se intensificaron. Eran hechas por diferentes hombres que no se identificaban, y ahora decían que yo había sido identificado como “ESCUALIDO” quién estaba en contra de la Revolución Bolivariana, que yo era un traidor por dejar la Armada y por estar en contra de la Revolución. Esas amenazas telefónicas se hicieron una o dos veces por semana.

Para dejar de recibir amenazas telefónicas a mi celular, a finales de mayo del 2002, cambié el número de mi teléfono celular. En ese momento, pensé que haciendo esto, esas personas que me estaban llamando se olvidarían de mí. Por otro lado decidí no contestar ninguna llamada desconocida.

No obstante, unos tres meses después, fui a recoger a mi novia Andreina Novoa a la Universidad Central de Venezuela, también conocida como “UCV” donde tomaba clases de postgrado, y luego fuimos recoger a su hermana, Maria Alejandra Novoa, que estaba en la casa de uno de sus amigos, muy cerca de la  “UCV”, en un sector conocido como “Santa Mónica.” Estacioné el carro delante del edificio para llamar a su hermana a través del Intercomunicador. Eran como las 8:30 p.m. De repente, sentí que alguien me tocó con un algo frío de metal en la espalda. Me voltee y vi a un hombre joven que me apuntaba con su arma a mi pecho, mientras me decía: “OYE TU, COÑO DE TU MADRE, “ESCUALIDO”,TRAIDOR Y VENDE PATRIA. NO TE MUEVAS, O TE QUIEBRO”. Yo estaba sorprendido, y le dije que se quedara tranquilo, que él podía llevarse mi dinero y mi automóvil si quería. Mientras decía esto pude ver que había dos motocicletas, tipo scooter, detenidas, una delante y otra en la parte de atrás de mi automóvil. Había dos hombres jóvenes en esas motocicletas, mientras otro hombre estaba delante de la puerta de mi automóvil, apuntando su arma a mi novia que estaba en el asiento del piloto. El hombre que me apuntaba con su arma me dió la orden de moverme y poner mis manos en mi carro. Pude ver a mi novia que se pasaba al asiento trasero mientras que el otro tipo la apuntaba con su arma, y los otros dos hombres que estaban en las dos motocicletas, se fueron. El hombre que me apuntó con su arma, me ordenó que me metiera en el asiento trasero del automóvil. Me metí en el asiento trasero de mi automóvil, y mi novia estaba sorprendida y aterrada. Nos fuimos. Mientras que uno de los hombres manejaba, el otro nos seguía apuntándo con su arma, y dijo que ellos iban a darnos una lección por estar en contra de la Revolución Bolivariana. Este hombre nos ordenó que nos agacharamos y que cerraramos nuestros ojos. Estos hombres nos empezaron a decir que ellos pertenecían a la Quinta República y que yo pertenecía a la Cuarta; que él sabia que yo había estado en la Armada, que yo era un traidor y un vende patria y un oficial mediocre; que no había tomado en serio las advertencias que me habían dado; que ahora yo estaba en contra la Revolución Bolivariana e intentando joder el trabajo evolucionario que realizaban los Círculos Bolivarianos al no dejarlos manifestarse. Este hombre también siguió diciendo que yo merecía la muerte por estar en contra de la Revolución y por ser un traidor. Mi novia no paró de llorar, mientras yo seguía diciéndole al hombre que nos dejara ir. Pense que esa noche ibamos a morir. Esos hombres siguieron manejando todo el tiempo, hasta que se detuvieron en un sector conocido como “Coche”, en las afueras de Caracas. Ellos nos ordenaron que saliéramos del automóvil, y que nos arrodilláramos. Entonces, el hombre que nos seguía apuntando con su arma me dijo: “ESCUCHA, COÑO DE TU MADRE, TE ESTAMOS VIGILANDO. ESTA ES UNA ADVERTENCIA. NO JUEGUES CON LA REVOLUCION DE NUESTRO COMANDANTE CHAVEZ. HOY NOS LLEVAMOS TU CARRO; MAÑANA PODREMOS TOMAR LA VIDA DE CUALQUIERA DE USTEDES.” Y esos hombres se metieron dentro de nuestro automóvil, y se fueron.

La pesadilla entera duró aproximadamente tres horas. A las 11:30 p.m.,empezamos a caminar hacia la casa de un familiar, y tardamos cerca de veinte minutos en llegar a su casa. Una vez allí, algunos de nuestros vecinos nos llevaron en carro a la Estación de la Policía Técnica Judicial, también conocida como “PTJ”, que se encuentra en la urbanización Santa Mónica. Estando ahí, hablé con los agentes de policía de turno, les expliqué lo que pasó exactamente;específicamente, que mi novia y yo habíamos sido secuestrados por dos simpatizantes del Presidente Chávez; que nuestro secuestro se llevó a cabo por motivos políticos, y que ellos se habían llevado mi automóvil. El agente de policía que estaba escuchando mi testimonio me dijo, en un tono irónico, que nosotros más bién debíamos agradecerle a Dios que nada nos hubiera pasado, que nos habian podido matar, y que dicho evento nos había pasado porque éramos miembros de la oposición y estábamos en contra del Gobierno del Presidente Hugo Chávez, y que sólo podían levantar un informe con respecto al robo de nuestro vehículo. Insistí en levantar un informe policial en el que pudiera mencionar el secuestro, pero él dijo que no iban a hacerlo. Conseguí un informe policial en el que la policía sólo mencionó acerca del robo de mi vehículo, y nada más.

La falta de protección policial que encontré en la estación de la “PTJ”, me dejó sin ninguna esperanza. Era un sentimiento terrible no poder conseguir protección en ninguna parte.

Para protegerme de cualquier problema futuro, evité salir por la noche. También cambié las rutas para ir a trabajar y retornar a casa.Mi novia también hizo esto. Mi novia quedó psicológicamente traumatizada por el secuestro. Mi novia y yo ya teniamos planes para casarnos, y a pesar de toda esta situación, decidimos no cambiar nuestros planes. Así que llevé a mi novia a un Psicólogo para ayudarla a olvidar la terrible experiencia que nosotros habíamos vivido. Para mí, la vida tenía que continuar, y nuestros planes de bodas también.Ademas, había la esperanza generalizada de que el Presidente Chávez pudiera salir del poder de una manera democrática y constitucional, de modo que creí que era solo una cuestión de tiempo el sacar al Presidente Chávez del poder.

A mediados de agosto de 2002, recibí una llamada telefónica en mi teléfono celular de un Capitán de Corbeta, cuyo nombre no divulgaré por cuestiones de seguridad, y a quien conocía desde la época en la Escuela Naval de Venezuela. El me dijo que él se había enterado que yo había pedido ser dado de baja de la Armada, y que él estaba consciente de que yo no estaba de acuerdo con el Proceso Revolucionario del Presidente Chávez. Ese Capitán de Corbeta me invitó a asistir a una reunión informal a realizarse el siguiente sábado en la tarde en un restaurante del este de la ciudad de Caracas, Venezuela. Él me dijo que varios oficiales militares estaban discutiendo cómo podían protestar, dentro de la Ley y la Constitución, el ascenso de oficiales debido a su lealtad con el Proceso Revolucionario del Presidente Hugo Chávez, entre otros temas, y que él quería saber si yo podía darles algún tipo de apoyo logístico para su causa. Le dije que estaba planeando mi boda en ese momento y que podríamos buscar la forma de poder ayudarlos.

A principios de octubre de 2002 tomé mis vacaciones, y mi novia Andreina Novoa las tomó pocos días después. Aunque esa semana nos ibamos a casar, participé en la gigantesca marcha del 10 de octubre de 2002 para pedir la renuncia del Presidente Hugo Chávez.

Luego de esa marcha, nos casamos y salimos de viaje de luna de miel hasta finales de octubre de 2002, y poco días después regresé a mi trabajo. Luego de casarnos, mi esposa y yo nos mudamos a la población de Catia La Mar, en el Litoral Central, a 25 minutos de Caracas,frente a la playa, en el Estado Vargas, a fin de vivir en un apartamento.

A finales de octubre del 2002, y mientras estaba en mi luna de miel, supe que varios oficiales militares se habían declarado en “desobediencia legítima”, sin romper la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para pedir la renuncia del Presidente Hugo Chávez, de acuerdo al artículo 350 de la Constitución que dice:

“El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición republicana, a su lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá a cualquier régimen, legislación o autoridad que contrarie los valores, principios y garantías democráticas o menoscabe los derechos humanos.”

A mediados de noviembre de 2002, contacté a mi amigo el Capitán, y le dije que había contactado a una empresa privada en Caracas, y que por medio de la misma se podría proporcionar apoyo logístico a los oficiales militares de la Plaza de Altamira. Le dije que era mejor hablar personalmente acerca de eso. Después de esa semana, nos reunimos en la Tasca-Restaurant Guillermo Tell dentro del “CENTRO CIUDAD COMERCIAL TAMANACO”, también conocido como CCCT, en Caracas. Nos encontramos el sábado a las 5:30 p.m., y le dije que había encontrado el apoyo del dueño de una empresa quien iba a proporcionar cinco camionetas para cubrir las necesidades de transporte de los militares de la Plaza Altamira.
La primera semana de diciembre de 2002 contacté una vez más a mi amigo el Capitán, y le dije que necesitaba encontrarme con él porque tenía más cosas. En ese momento no mencioné nada por teléfono como medida preventiva. Nos encontramos en la Plaza Altamira el jueves por la noche a las 7:30 p.m., y le dije que había contactado algunos amigos en la oficina central de una empresa de celulares en Caracas, quienes podrían proporcionar alrededor de veinte teléfonos celulares a los militares que se encontraban en la Plaza Altamira. Al día siguiente, hubo una masacre en la Plaza Altamira, en la que tres personas fueron asesinadas y alrededor de veinte heridas.

Durante la huelga general en diciembre del 2002 y enero del 2003, tuve algunos problemas en mi trabajo, muy similares a aquellos que experimenté el 11 y 13 de Abril de 2002. Se realizaban protestas en las calles y saqueos por parte de simpatizantes del Presidente Hugo Chávez y miembros de los Círculos Bolivarianos en contra de varios establecimientos comerciales de los alrededores de la Avenida Urdaneta de Caracas. En ese momento, la mayoría de mis guardias de seguridad se negaron a seguir mis órdenes para proteger la entrada principal del instituto, y ellos les permitieron a los manifestantes esconderse dentro de las instalaciones. En tres ocasiones diferentes, los guardias vinieron a mí a decirme: “ESCUCHE, MI TENIENTE, MEJOR DEJE DE METERSE CONTRA ESOS MANIFESTANTES PORQUE ELLOS ESTAN PROTEGIENDO A NUESTRO PRESIDENTE.” Uno de ellos me dijo en otra ocasión: “TENIENTE PACHECO, ¿ESTA UD. CON EL PUEBLO O EN CONTRA DEL PUEBLO?.” No pude colocar una denuncia en contra de la insubordinación de esos guardias de seguridad porque el Presidente del Sindicato era simpatizante del Presidente Chávez.

También, durante la huelga general, mi esposa y yo participamos en las marchas diarias y en los “Cacerolazos” a las 8:00 p.m., en Catia La Mar, donde estaba localizada nuestra casa, y también en la zona en donde vivian mis suegros, cerca de Parque Central, en Caracas.

Finalmente, durante la huelga general, empecé a participar en algunas de las reuniones que los militares disidentes realizaban en el Hotel “Four Season”, al frente de la Plaza Altamira. Mi participación consistió en brindale apoyo logístico a esos oficiales militares que permanecían en la Plaza. Les llevé comida, cobijas, agua, así como los automóviles que había conseguido y los teléfonos celulares. Participé en estas reuniones desde mediados de diciembre de 2002 hasta mediados de mayo del 2003.

A mediados de mayo de 2003, recibí la primera amenaza telefónica en mi casa en Catia La Mar, Estado Vargas, Venezuela, cerca de las 10:30 p.m. Esta llamada telefónica fue hecha por un hombre que preguntó por “DANIEL PACHECO”, y él me dijo esto: “COÑO DE TU MADRE, SABEMOS QUE ESTAS ENVUELTO EN LAS ACTIVIDADES REVOLUCIONARIAS EN CONTRA DE LA REVOLUCION DE NUESTRO COMANDANTE CHAVEZ. MENOSPRECIASTE NUESTRAS ADVERTENCIAS. NO SOMOS TONTOS, COÑO DE TU MADRE, SABEMOS QUE ESTAS CASADO Y QUE TE MUDASTE PARA CATIA LA MAR. TE VAMOS A JODER, TRAIDOR Y VENDE  PATRIA.”

Esta amenaza telefónica me asustó porque la persona que llamó sabía en donde vivíamos mi esposa y yo. Para protegernos, mi esposa y yo acordamos irnos  de Venezuela por un periodo de un mes con la esperanza de que esas amenazas cesaran en el futuro. Mi esposa y yo le pedimos a nuestros empleadores que adelantara nuestras vacaciones. Yo pude adelantar mis vacaciones para mediados de mayo de 2003; sin embargo, mi esposa no pudo hacerlo. En vista de esto, mi esposa y yo decidimos que yo viajaría solo fuera del país durante un mes mientras ella se mudaba a la casa de su madre en Caracas. Viajé a los Estados Unidos a finales de mayo de 2003, y ese  mismo día mi esposa se mudó a casa de su madre.
Un mes después, a finales de junio de 2003, mi esposa Andreina Novoa recibió una llamada telefónica de uno de nuestros vecinos en Catia la Mar, en la que le dijeron que varios hombres en motocicletas rondaban la calle en donde estaba ubicado el apartamento, y que los mismos le lanzaron piedras a nuestro apartamento, rompiendo varias ventanas mientras gritaban mi nombre, diciendo que yo era un escuálido, un traidor, y un vende patria, y que también gritaron “VIVA LA REVOLUCION BOLIVARIANA”, “LA REVOLUCION MARCHA A PASO DE VENCEDORES”, y “MUERTE A LOS OLIGARCAS Y TRAIDORES DE LA CUARTA REPUBLICA”. Mi esposa se asustó porque esos hombres todavía me estaban buscando, y sabían en donde vivía.

Al día siguiente, regresé de mi viaje a los Estados Unidos, y supe por mi esposa que los Círculos Bolivarianos habían ido a nuestro apartamento en Catia La Mar. Me asusté porque comprendí que esas personas todavía me estaban buscando. Para protegernos, continuamos viviendo en el apartamento de su madre y no regresamos a nuestro hogar en Catia La Mar.

Pocos días después, la madre de mi esposa tuvo un accidente de automóvil, y la enviaron a un hospital. Durante ese fin de semana en el que mi esposa pasó  todo el tiempo con su madre, hablé con un tío de mi esposa, el Sr. Andrés Acosta, y me dijo que había tenido noticias de uno de sus vecinos, el cual era Coordinador de un Círculo Bolivariano en la zona de Montalbán, en Caracas, que mi nombre aparecía en una lista de personas que estaban dando apoyo logístico a los militares disidentes de la Plaza Altamira, y me dijo que debía tener cuidado. El Sr. Andrés Acosta es un simpatizante del Presidente Chávez, y conoce a las personas del partido político “Movimiento Quinta Republica”, también conocido como “MVR”, y a las de los Círculos Bolivarianos en la zona de Montalbán; sin embargo, él nos dijo que no se ha inscrito en ese partido debido a su edad.

Después de hablar con su tío, me asusté muchísimo. Hablé con mi esposa y le expliqué lo que su tío me había dicho; específicamente, que yo había sido identificado por los Círculos Bolivarianos como una de las personas que apoyaban a los militares de la Plaza Altamira, y que mi vida estaba en grave peligro. Mi esposa se negó a huir del país conmigo en ese momento porque ella estaba muy preocupada por la salud de su madre. Yo renuncié a mi trabajo, y huí de Venezuela para los Estados Unidos a principios de julio de 2003 a fin de salvar mi vida.

Unos veinte días después de mi huida, cuando mi esposa regresaba al apartamento de su madre, cerca de Parque Central, en Caracas, después de salir de la ESTACION DEL METRO DE BELLAS ARTES en Caracas, la asaltaron dos hombres a mano armada, quitándole todas sus pertenencias. Mi esposa se puso muy nerviosa porque temió que aquéllos que la robaron podrían estar vinculados de algún modo con los Círculos Bolivarianos. Le dije a mi esposa que renunciara a su trabajo y que viajara a los Estados Unidos a fin de proteger su integridad psicológica, considerado que ella ya había estado en tratamiento psicológico cuando fuimos secuestrados en julio de 2002.

Mi esposa renunció a su trabajo, y a principios de agosto de 2003, viajó a los Estados Unidos para reunirse conmigo.

Ya han pasado casi cinco años, y tenemos miedo de regresar a Venezuela. En lo personal, temo tortura física y psicológica, secuestro, e incluso la muerte, por parte de simpatizantes del Presidente Hugo Chávez, incluyendo a miembros de los Círculos Bolivarianos y miembros de las Fuerzas Armadas de Venezuela que apoyan el Proceso Revolucionario que se está llevando a cabo en mi país,Venezuela. Esas personas ya han amenazado mi vida en varias ocasiones porque defendí la Constitución venezolana y las Leyes de mi país, las cuales son los pilares fundamentales de nuestra Democracia y Libertad,y porque siempre las coloqué por encima del proyecto político del Presidente Hugo Chávez, quien quiere convertir a nuestras Fuerzas Armadas en una Milicia Partidista de su Revolución Bolivariana.También he sido perseguido en Venezuela por haber colaborado con los
oficiales militares que se declararon en desobediencia legítima en la Plaza Altamira de Caracas.

Ya he sido identificado como enemigo del Proceso Revolucionario del Presidente Hugo Chávez, y mi vida y la vida de mi esposa y de nuestro pequeño hijo nacido en los Estados Unidos corren un grave peligro si regresamos a Venezuela.Y para empeorar las cosas, no existen instituciones en Venezuela a las que yo pueda acudir para proteger mi vida, la de mi esposa, y la de mi
hijo, nacido en los Estados Unidos, ya que las mismas estan secuestradas por Hugo Chavez y sus agentes revolucionarios que conspiran en contra de nuestra forma de vida republicana. Por otro lado, los grupos chavistas violentos armados que defienden la revolución chavista, así como un sector de las Fuerzas Armadas que apoyan la Revolución Bolivariana, tienen la capacidad de localizarnos a mí, a mi esposa y a nuestro hijo en cualquier parte de Venezuela si regresamos, ya que actuan con total libertad e impunidad en todo el territorio nacional, y de paso cuentan con la protección y el apoyo del Gobierno de Venezuela.

Esperamos el día que se acabe esta pesadilla para regresar a nuestra amada patria Venezuela.

FDT.
 
FUENTE:
http://orvex.org.p11.hostingprod.com/ruedalo_hrc_digno_soldado.html
 
 
"No se puede enseñar nada a una persona; solo se puede ayudarla  a encontrarlo dentro de si misma".
Galileo.

Este mensaje es transmitido INVOCANDO la proteccion de la DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS, artículos 2, 12, 19 y 30; adoptada y proclamada por la Resolución de la Asamblea General 217 A (iii) del 10 de diciembre de 1948.

OTROS BLOG EDITADOS POR SAMMY LANDAETA MILLÁN

PRENSA ESCRITA

FRASES CELEBRES

FRASES CELEBRES
FRASES CELEBRES contiene una recopilación muy completa de las mejores frases y citas célebres de la historia clasificadas por temáticas y autores, además de un buscador de frases célebres dentro de la web. Haga click en la imagen, por favor. Gracias.

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán

10 DE DICIEMBRE.DIA DE LA FAV // Por: Sammy Landaeta Millán
Hoy 10 de Diciembre de 2010 es el día de la FUERZA AÉREA VENEZOLANA -FAV- Paladín del Espacio Soberano; y en el marco de la celebración del 90° Aniversario de su creación, acaecida el 10 de Diciembre de 1920, DENUNCIAMOS, RECHAZAMOS y NO ACEPTAMOS el cambio de fecha, hacia el 27 de Noviembre promulgado por el SOCIALISMO VANDÁLICO que pretende imponernos el COMUNISMO en Venezuela, amparándose en el ejercicio de una NARCO DICTADURA CONSTITUCIONAL que hoy desconoce el 10 DE DICIEMBRE. DÍA DE LA FAV. Para seguir leyendo haga click sobre la imagen........Gracias

HACIENDA LA CAROLINA /VENEZUELA











Pueden seguir de cerca los acontecimientos sobre el atropello a la propiedad privada de Diego Arria Salicietti por parte del desgobierno de Hugo Chávez Frías y sus Secuaces, accediendo a su blog en worldpress, haciendo click en la imagen. Gracias.

Lea: SUPER PUMA, por la justicia y la ley / Por: Sammy Landaeta Millán

Lea: SUPER PUMA, por la justicia y la ley / Por: Sammy Landaeta Millán
A finales del año 1989, diversas polémicas se suscitaron en la Fuerza Aérea Venezolana, por la selección “no amañada” de algunos oficiales para asistir al curso de entrenamiento de los helicópteros AS-332B1 (Súper Puma) en la República de Francia. Fueron seleccionados el Tcnel (Av.) Roberto Vicente Vásquez, el Mayor (Av.) Yunny Rojas Chirinos, el Capitán (Av.) Orlando Silberstein Mellado, el Capitán (Av.) Senibaldo Palacios Rojas y el Mayor (Av.) Sammy Landaeta Millán. / Haga click en la imágen para seguir leyendo

Lea: Carta abierta de Eligio Cedeño/Prisionero del regimen chavista/ para "Manuel"

Lea: Carta abierta de Eligio Cedeño/Prisionero del regimen chavista/ para "Manuel"
ND.- En ocasión de la divulgación de una conversación telefónica entre Teodoro Petkoff y un tal "Manuel" el pasado 14 de septiembre por VTV, Eligio Cedeño, preso sin juicio desde hace dos años y 8 meses se animó a refutar los conceptos que de él expresara "Manuel" en la pinchada conversación telefónica. Como leerán, el caso de Cedeño es también el de muchos venezolanos a quienes el régimen les ha eliminado el derecho al debido proceso./ Haga click en la imágen para seguir leyendo

Lea: PETRÓLEO EN LÁGRIMAS / Por: Sammy Landaeta Millán

Lea: PETRÓLEO EN LÁGRIMAS / Por: Sammy Landaeta Millán
Una inmensa mayoría de venezolanos que amamos la libertad, le dimos al actual sistema de gobierno nuestros nombres, direcciones, números de cédula de identidad, para invocar una medida constitucional revocatoria del mandato de un presidente de la República ineficiente. En contraprestación nos estafaron, nos robaron, manipularon los resultados y el automáticamente revocado, se transformó en un emisario del diablo para utilizar las listas en una penitencia y calvario, por haberse atrevido a firmar contra él. /Haga click en la imágen para seguir leyendo

PDVSA Y LOS CODIGOS DE SOCORRO/Por: Sammy Landaeta Millán

PDVSA Y LOS CODIGOS DE SOCORRO/Por: Sammy Landaeta Millán
Muchas personas pensaran, que a juzgar por el titulo de artículo, se trata de un legajo de procedimiento de Búsqueda y Salvamento; pero lamentablemente no es así. LOS CODIGOS están referidos a los procedimientos administrativos y operacionales que permitieron lograr la operatividad de la Empresa Estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) bajo control de SOCORRO Hernández. La administración inadecuada de procesos; podría estar reflejando la manipulación de -inescrupulosos terceros- que se enriquecen como jerarcas del Petróleo y el Gas y se suman a los nuevos ricos -políticos y militares.- Pero en el País no se investiga nada, excepto el supuesto golpe y magnicidio, que desestimamos. El verdadero GOLPE, se dio al ESTADO, con la publicación de 26 Leyes inconstitucionales y el indiscutible MAGNICIDIO se perpetro contra los venezolanos; cuando se destruyó PDVSA. Haga click en la imagen para continuar leyendo.

Lea: Los Esquiroles del Petróleo / Por: Sammy Landaeta Millán

Lea: Los Esquiroles del Petróleo / Por: Sammy Landaeta Millán
Cuando los Trabajadores de Petróleos de Venezuela (PDVSA) activaron un paro laboral para repudiar la Politización y la inobservancia de la Meritocracia, en la Corporación en el año 2002; no recibieron el apoyo de algunos de sus compañeros. Los participantes del conflicto fueron catalogados por el régimen Castro Chavísta como enemigos del proceso revolucionario y traidores a la Patria.” Pero los que apoyaron al desgobieron, para consolidar lo que hoy llaman, “La PDVSA del Pueblo,” también podemos señalarlos por justicia, como: Los Esquiroles del Petróleo./Haga click en la imágen para seguir leyendo

Lea: DIRECTO A BADUEL /Por: Sammy landaeta Millan

Lea: DIRECTO A BADUEL /Por: Sammy landaeta Millan
Pensamos que ya está bueno, que Raúl Isaías Baduel, trate de solaparse, confundir y alinearse como figura opositora, al régimen vandálico de Hugo Chávez Frías. Recordemos que siempre se identifico militarmente, con los Revolucionarios que apoyó y defendió. Pero sorpresas te da la vida dice un adagio: Amigos de ayer, son sus enemigos y persecutores. Compañeros de TROPELIAS se trasformaron en inquisidores y verdugos. Muchos indicios de su TRAICIÓN a la causa soberana del Pueblo, los trata de borrar. Por sus acciones políticas superfluas, elude sus culpas y difunde, que su otrora “Padre” es un COBARDE. Eso motiva, que le expresemos aspectos en DIRECTO A BADUEL. Haga click en la imágen para seguir leyendo.

Disidentes de Altamira

Lea: DE ARTÍSTAS Y PERIODISTAS/ Por: Sammy Landaeta Millán

Lea: DE ARTÍSTAS Y PERIODISTAS/ Por: Sammy Landaeta Millán
FOTO: VICENTE EMILIO MILLAN LANDAETA // El 27 de Mayo de 2007 podría establecerse un hito en el nefasto proceso político de Venezuela. Este día marcará el final, de la imagen comunicacional, de Radio Caracas Televisión, por voluntad de los “designios revolucionarios.” Como punto de honor se pretende modificar, las técnicas de difusión y fomentar una inclusión socialista, para estimular la ideologización comunista y consolidar la meta de resentidos ARTISTAS y PERIODISTAS, quienes piensan que: “Seremos como el Che,” ante el cierre de RCTV. / Haga click en la imágen para seguir leyendo

LEA: BARROTES EN NAVIDAD/ Por Sammy Landaeta Millán

LEA: BARROTES EN NAVIDAD/ Por Sammy Landaeta Millán
Foto: FELIPE MILLÁN LANDAETA (CHICHO) Elevamos una plegaria a Dios todopoderoso por la VIDA de las personas que purgan CARCEL en Venezuela. Deploramos y rechazamos los atropellos, que padecieron o sufren nuestros compatriotas. Hoy se reviven los presos políticos de ayer; pero el Castro Comunismo confina a todo aquel, que desapruebe el régimen totalitario. Demandamos -por razones humanitarias- el establecimiento de una Ley de AMNISTIA, para los presos, perseguidos y exiliados políticos en nuestra Nación. Por favor hacga click enla imagen para seguir leyendo. Gracias

LEA: TESTIMONIO EN NAVIDAD POR: SAMMY LANDAETA MILLAN

LEA: TESTIMONIO EN NAVIDAD POR: SAMMY LANDAETA MILLAN
Foto: FELIX MILLÁN LANDAETA //Hace cierto tiempo funcionaba, en la población de El Tigrito, Estado Anzoátegui una Empresa de servicios petroleros denominada: GIORMEN S.A. Su nombre combinaba la identificación de sus socios Giorgio y Méndez. En ella trabajaba nuestro tío Félix Ramón Millán Landaeta, quien conoció a un ciudadano de origen Cubano, llamado Rafael Marqués, objeto de este: TESTIMONIO EN NAVIDAD. Haga click en la imagen para continuar leyendo. Gracias.

LEA: PADRE Y MADRE/ Por: Sammy landaeta Millán

LEA: PADRE Y MADRE/ Por: Sammy landaeta Millán
Foto: PRESENTE LANDAETA Y GRACIANA MILLÁN //El proceso revolucionario en Venezuela, trata de priorizar la figura del “Padre Político,” para proteger la Madre Patria. Hasta hoy se ha obedecido la conseja del asesino Fidel Castro Ruz, para difundir la imagen de Hugo Chávez Frías como un autentico “Padre.” Al conmemorarse 40 años de la muerte de Ernesto “ Che” Guevara, la pauta gubernamental, auspicia que muchos compatriotas: “Seremos como el Che.” Haga click en la imágen para seguir leyendo.Gracias

LIBRO ARTESANAL: SAMMY: De baja como PROTESTA

LA MANSIÓN DEL INGLÉS


EL TOTEM SOCIALISTA / Por: Sammy Landaeta Millán

EL TOTEM SOCIALISTA / Por: Sammy Landaeta Millán
La crisis institucional de la Fuerzas Armadas Nacionales de Venezuela llegó a sus clímax. La aprobación de la nueva Ley Orgánica de la Fuerza Armada Nacional “Bolivariana” lo confirma. La identidad de una organización al servicio del Estado se pierde y surge por imposición pseudo-legal la potestad de “autoridad suprema” de aquel que se atavía como comandante en jefe. Se incrementa la INDISCIPLINA y se trata de contener la disidencia, desobediencia o rebelión, con la adoración al oficial de mayor graduación investido como TÓTEM SOCIALISTA . Haga click en la imagen para seguir leyendo. gracias

recivex_sandiego

Etiquetas